Wednesday, May 6, 2020

El Hotel Europa de Peón y Riestra (por Carlos A. Peón-Casas)


El Hotel Europa de Peón y Riestra
 (ca. 1945-1956)


por Carlos A. Peón-Casas



Sin dudas fue el orgullo de mi abuelo Nicolás Peón, y el emprendimiento más importante de su vida como comerciante, desde que siendo un niño de solo 9 años empezó como ayudante de su padre, el bisabuelo Don José, asturiano de pura cepa, en la bodega de aquel en el poblado de Piedrecitas.

La siguiente parada, fue el poblado de Vertientes, donde el abuelo se avecinó apenas cumplida la veintena, y allí tuvo a su cargo un próspero puesto de frutas tropicales, ubicado en la calle Línea de aquel movido poblado agro azucarero.

Ya casado y con sus dos primeros vástagos fruto de aquella unión para toda la vida con la dulce abuela Emilia, vio el filón del negocio del Europa, y principió aquella nueva empresa en sociedad con Riestra, por la próxima década en la ciudad agramontina donde muy pronto puso su casa


El Hotel Europa se ubicaba en la calle Van Horne, compartiendo edificio con el Hotel Plaza. Sus modestas proporciones no eran óbice para que gozara de una gran preferencia entre los viajeros , que desembarcaban por la Estación de Trenes, que tenía por único frente.

El establecimiento con no más de una docena de habitaciones, estaba dotado igualmente de un salón comedor y un bar muy bien puesto, como testimonian algunas fotos de la época.

En una de las entradas, eran cinco las puertas a la calle Van Horne, se ubicaba un estanquillo de prensa diaria, espacio que presumiblemente rentaba su dueño conocido por todos como Gonzalillo.

Ya dentro del salón comedor se alineaban unas muy bien surtidas vidrieras para expendio de cigarros, frutas y otras muchas menudencias.

Entre aquellas, unas muy populares dosis de mantequilla Guarina, envasadas en unos atractivos tinajoncitos de barro, y los deliciosos quesitos Patagrás, con sus rojas cubiertas de cera, que se llevaban muy orgullosos los no pocos viajeros de tránsito en los trenes de paso, cuando hacían parada obligatoria en la flamante estación de Camagüey.

La cocina del Europa era igualmente reconocida. El abuelo Peón fue siempre un excelente cocinero, y bajo su atenta mirada, el staff a su cargo, confeccionaba atractivos y bien degustados menús.

Para el año de 1949, en el Directorio Social de Camagüey, encontramos no una alusión directa al hotel, pero sí toda una página promocional de la Asociación de Comerciantes y Propietarios de las calles República y Van Horne, de la que el abuelo y su socio eran miembros.

De tales establecimientos en sucesión al Europa, se ubicaban en la propia acera: un bar no identificado, El Fénix, dedicado al expendio de los dulces de la firma Pérez Sosa, la Manzana Roja, para la venta de aquellas y otras frutas exóticas, y haciendo esquina con República, el emblemático bar y cafetería El Capitolio.

Para 1956, el abuelo liquidó su parte del negocio, y comenzó un nuevo emprendimiento esta vez como único propietario del bar San Antonio, localizado en el muy popular Mercado de Abastos de la Caridad. El sitio se mantuvo activo hasta que le fuera finalmente intervenido en el año 1963. El curioso lector podrá encontrar en este blog, otras particulares alusiones.



------------------
Ver en el blog

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator