Friday, September 17, 2021

Guáimaro. La Loma Gonfau: origen del toponímico. (por Desiderio Borroto Jr.)

Nota del blog: Sección semanal en el blog Gaspar, El Lugareño, dedicada a Guáimaro, a cargo del historiador Desiderio Borroto Jr.

Plano militar de Guáimaro. Año 1896.
La flecha indica el Fuerte Mella
en la cima de la Loma Gonfau.
------------------

Obra de Juan Hernández Giró.
Representa la toma del Fuerte Mella. Año 1896.
---------------------


Cuando El Apóstol en su artículo “El 10 de Abril”, describe a la villa de Guáimaro, apunta que fuera del pueblo vibraba… “el bosque en todo rededor, y detrás, como un coro de colinas vigilantes”, dentro de ese coro de colinas vigilantes se elevaba la loma del Gonfau, toponímico que se fijó a esa elevación a mediados del siglo XIX cuando al pueblo llegó un inmigrante español Juan Gonfau Torres, maestro albañil y emprendedor, nada más asentado en la villa comenzó a ofrecer sus servicios y sabidurías de constructor que fueron bien acogidas por los moradores de la villa.

Para poder hacer rentable su negocio de maestro albañil se construyó un tejar en las faldas de la loma más cercana a la villa y a sus clientes le solicitaba que compraran los ladrillos en ese tejar, la gente comenzó a decir, cuando de comprar ladrillos se trataba, “voy a lo de Gonfau” y poco a poco se fijó el apellido del maestro albañil como toponímico de la elevación que es como una atalaya para desde ella dominar la villa y sus alrededores. Esa fue la razón básica para que los españoles construyeran en su cima un fuerte al que nombraron Mella y que en la Guerra del 95 fue objeto de una hazaña aún recordada.

Juan Gonfau Torres se casó en Guáimaro con Caridad Palomares Sola hermana de Francisco Palomares Sola padre de Luz Palomares García y mayoral de las haciendas de Francisco Vicente Aguilera, el patriarca bayamés y uno de los líderes del movimiento insurreccional del 68. Juan Gonfau y Caridad Palomares tuvieron varias hijas y un solo hijo varón, ese hijo varón fue Pablo Gonfau Palomares "Paíto", primer guaimareño ordenado sacerdote y patriota independentista. A mediados de los años 60 del siglo XIX una epidemia de cólera azotó a Guáimaro y varios miembros de la familia Gonfau Palomares fueron víctima de ella, incluyendo al cabeza de familia Juan Gonfau Torres que falleció de cólera.

Placa que indica el Fuerte Mella.
Actualmente en el Museo Nacional de Cuba
------------------

Al morir Juan Gonfau Torres dejaba en la villa unas catorce casas construida alrededor de la plaza pública y otras en calles menos céntricas además dejaba su apellido como toponímico de una de las colinas vigilantes que custodiaban a la villa de Guáimaro. Pero ocurre que los toponímico cambian, se mudan por circunstancias epocales o de otra índole además a veces tienen a confusión algunos nombres y esto ha ocurrido con la Loma del Gonfau a la que muchos guaimareños reconocen como loma de la Prindinga y que según José Pepé Cuquejo no es esa la loma de la Pirindinga sino una de las colinas que están por detrás de la del Gonfau y es una elevación que tiene su propia historia.

Estado actual de la Loma Gonfau
-------------






-------------------------------
Desiderio Borroto Jr. (Guáimaro 1961) Licenciado en Historia por la Universidad de Oriente y Master en Cultura Latinoamericana por la Universidad de las Artes en Cuba. Historiador, escritor, guionista radial y curador. Ha obtenido varios Premios y reconocimientos por su obra como investigador histórico y escritor.

Tiene publicado varios libros, entre ellos Abrazado sobre la Tierra (1996), El Guajiro Barba (2001), Historia de Guáimaro: Época colonial (2003), Historia de Guáimaro: República y Revolución (2005), La Vista Gorda (2007), ensayos, entrevistas y artículos han aparecido en colecciones y antologías como: Cien años con Soler Puig (2016), Calixto García la nobleza de servir a la Patria (2018), Cuando la luz del mundo crece: Sesquicentenario de la Asamblea de Guáimaro (1869-2019) (2019). También publicaciones suyas ocupan páginas de los Cuadernos Principeños, Revista Antena, Revista Santiago, Revista Viña Joven. Además de antologías y revistas de España, Uruguay e Israel.

Sabrás (un poema de Thelma Delgado)


Sabrás que te quiero
Cuando sientas la brisa
Acariciando tu pelo,
Y cuando veas a un ave
Abrir sus alas y emprender el vuelo.
Sabrás que te quiero
Cuando sientas tristeza,
Cuando llegue Septiembre
Y sin permiso la luna
En tu ventana aparezca.
Sabrás cuanto te quiero
Cuando cierres los ojos
Y recuerdes entonces
Lo que juntos vivimos,
Que aunque breve fue único,
Fuimos todo y fuimos nada
Porque así lo quiso el destino.




-----------
Ver

Thursday, September 16, 2021

La salud en Santiago de Cuba (por Rafael Duharte Jiménez)



La primera noticia en la prensa sobre la existencia en el siglo pasado de una institución de salud en la ciudad de Santiago de Cuba, remite a la Casa de Salud de la Colonia Española, la cual se inauguró el 25 de julio de 1902, en un edificio que había sido propiedad de la Quinta del Centro de Dependientes en terrenos de Trocha Sur; la misma más tarde se denominaría Sanatorio de la Colonia Española.

En 1917 abrió sus puertas al público la farmacia La Especial, en la calle Heredia esquina a Calvario. Al año siguiente, el incipiente sistema de salud debió verse desbordado por la terrible epidemia de Gripe Española, la cual dejó un saldo de más de 200 fallecidos en la ciudad.

En 1922, los masones orientales entregaron al Ayuntamiento el Hospital de Emergencias como parte de su obra filantrópica. El Diario de Cuba comentó sobre el acontecimiento en los siguientes términos: “El acto fue muy concurrido (…) una verdadera ola humana cubría la calle Trinidad, desde Moncada hasta Calvario y el amplio atrio del templo de la Santísima Trinidad.”

En septiembre de ese mismo año se inauguró oficialmente la Farmacia Municipal cuyo principal objetivo era la elaboración de las recetas médicas de las personas pobres.


El 17 de octubre de 1926 tuvo lugar uno de los acontecimientos más trascendentales en el campo de la salud santiaguera, la inauguración en los terrenos del que fuera el primer cementerio de la ciudad, de la Clínica de Los Ángeles, propiedad del Dr. Jose A. Ortiz. La prensa no escatimo elogios: “…parece imposible que se haya podido erigir en Santiago de Cuba, una institución benéfica de tal importancia con los aparatos y sistemas mas modernos; una institución que probablemente, no abundan en América Latina”.

Otro hito en materia de instituciones de salud fue la apertura en noviembre de 1945 del Sanatorio Anti-tuberculoso Ambrosio Grillo cerca del poblado de Megarejo, en el Cobre. Dora, la hija menor de Grillo, develó el busto de su padre a la entrada del edificio y el Dr. Jose Antonio Grillo Longoria, el nieto, pronunció un discurso ante el numeroso público allí congregado.

En 1954 se inauguró el Dispensario de la Liga Contra el Cáncer, a partir de un donativo de la familia Schueg- Bacardi, en los terrenos aledaños al Hospital Civil Saturnino Lora. Al año siguiente abrió la Clínica de Maternidad Obrera con capacidad para ochenta embarazadas.

En aquella época la prensa destacó importantes noticias del ámbito de la medicina: El Cubano Libre, 8 de agosto de 1912: “ Por primera vez se ha usado, la vacuna antitífica”; Diario de Cuba, 8 de julio de 1944: “ Se ha aplicado una dosis de Penicilina a una paciente recluida en el Sanatorio de la Colonia Española”; Oriente, 23 de marzo de 1955: “En el Hospital Civil Saturnino Lora se realizó la primera operación al corazón a un niño de 6 años de edad”; Diario de Cuba, 16 de abril de 1955:“…dos menores recluidos en el Hospital Saturnino Lora son inmunizados con la vacuna antipoliomielitica”.

En la primera mitad del siglo pasado, los periódicos santiagueros guardaron sin embargo un profundo silencio sobre una especie de zona oscura de la medicina: comadronas, curanderos, yerberos, sobadores, santeros, espiritistas, etc. Un mundo en el que la medicina verde, la sugestión y hasta la magia, desempeñaban un papel muy importante para curar algunas dolencias; un universo ilegal, a ratos satanizado por el Colegio Médico, pero muy estimado, sobre todo por los pobres.

En aquellos años algunos médicos santiagueros alcanzaron fama y prestigio en la ciudad: Hartman, Ambrosio Grillo, Beguez-Cesar, José Antonio Ortiz y Duarte, entre otros, para los cuales la medicina fue un verdadero sacerdocio.

¿Eran insuficientes el sistema de salud público y privado en aquella época? Si, entre otras razones porque la población crecía rápidamente y el dinero delimitaba las posibilidades de acceso a los servicios de mayor calidad; pero todo parece indicar que en la primera mitad del siglo pasado la salud avanzaba en Santiago de Cuba e incluso tuvo logros significativos en comparación con los tiempos coloniales que le precedieron.





-------------------------
Rafael Duharte Jiménez (Santiago de Cuba, 1947). Profesor, Historiador Ensayista y Guionista de radio y televisión. Ha publicado 12 libros, numerosos artículos y ensayos en revistas en Cuba y el extranjero y una Historia Audiovisual de Santiago de Cuba que consta de 355 audiovisuales de 12 minutos cada uno; conferencista en 28 universidades y centros de investigación en El Caribe, América Latina, Europa y Los Estados Unidos. Es miembro de la UNIHC y la UNEAC. Actualmente labora como especialista de la Oficina de la Historiadora de la Ciudad de Santiago de Cuba.

México

México
Obra de Thelma Delgado
--------------------


Un tiempo fui mexicano

South Bend, In.
Around 2008
------------

Cuando acá llegué fui a dar al norte de Indiana, me preguntaban: - ¿de donde? - de Cuba. - ¿qué parte de México? - un pequeño pueblo  cerca del DF. 

Al llegar a una fiesta, hacían un coro: "cubano tequila". Aprendí lo de la sal, el limón, y pa rriba, pa bajo, pa dentro. Es más fácil que hacer un mojito y alegra más.  (JEM)

Wednesday, September 15, 2021

Virgen de los Dolores. Oración de Gertrudis Gómez de Avellaneda. Foto Iglesia de la Soledad de Camagüey, inicios del siglo XX

Virgen de los Dolores.
Camagüey. Iglesia de la Soledad.
Inicios del siglo XX
------------------

Oración

Mirando ¡Vírgen de los Dolores! mirando con la vista de la fé aquella tristísima calle, llamada con razón de la Amargura, en la cual os encontrásteis á vuestro santo Hijo, cubierto de llagas, coronado de espinas, cargado con la Cruz y caminando al Calvario donde debia ser inmolado, nos postramos reverentes á vuestras plantas sagradas para tomar parte en el dolor inmenso de vuestra alma.

Nuestras culpas, Señora, pesaban sobre el leño de muerte que oprimia los divinos hombros de vuestro dulce Jesus. Para curar nuestras llagas recibió él todas esas de que le vísteis cubierto. Con la corona de espinas que traspasaban sus sienes, nos conquistó á nosotros la corona del Cielo! ... Oh Señora! dadle gracias por estos pecadores ingratos, que no quieren serlo más. Dadle gracias y pedidle - por todo lo que padeció y os hizo padecer en beneficio nuestro que se digne prestarnos fuerzas para participar de su Cruz, sobrellevando santamente nuestras penas y trabajos, mediante el consuelo de encontrarle siempre en el camino de nuestras amarguras. Amen.

-----------
Se respetó el texto como fue publicado

Del apellido Bacardí en el Camagüey (por Carlos A. Peón-Casas)

Iglesia de la Soledad. Año 1905
------------


Antiguos registros eclesiales de Puerto Príncipe.
Noticias de la progenie Bacardí.[1]


por Carlos A. Peón-Casas




La historia que hoy desgrano se nos hace evidente en la antigua papelería que los antiguos registros eclesiales todavía muestran al curioso investigador. Se trata esta vez de la unión matrimonial entre Juan de la O Bacardí, pardo libre y soltero, hijo natural de Clara Bacardí, nacido en Santiago de Cuba, con Elvira Norberta Millet, párvula, adoptada en su minuto por una familia principal de Puerto Príncipe: los Millet Valdés. Los detalles que sugieren estos antiguos registros resultaran de mucho interés para el lector.

Del matrimonio en cuestión nos consta un documento sometido por el párroco de entonces de la Iglesia de la Soledad, donde habría de celebrarse la unión, y donde fuera bautizada contrayente, pidiendo a su par de la Parroquial Mayor santiaguera, se sirviera:
proclamar de matrimonio y en tres días festivos en esa de su digno cargo, a Juan de la O Bacardí, pardo libre, soltero, de treinta años de edad, de esa naturaleza, vecino de esta ciudad e hijo natural de Clara Bacardí; con Elvira Norberta Millet, parda libre, soltera, de esta naturaleza y feligresía, de veinte y tres años de edad e hija de padres desconocidos. Y pasadas que sean veinte y cuatro horas después de la última, espero merecer de V, me remita de oficio el resultado de ellas, quedando obligado a la recíproca (…) Felipe Llanos. Puerto Príncipe 8 de Julio de 1887.[2]
Igualmente constan para el pretendido enlace según lo estipulado, las partidas de bautizo de cada uno de los contrayentes:
Año del Señor de mil ochocientos cincuenta y siete; en diez y nueve de febrero. Yo D. José Dolores Giró Pro. Cura R por S.M del Sagrario de la Santa Yglesia Metropolitana de esta Ciudad de Santiago de Cuba, bauticé, puse óleo y por nombre Juan de la O, a un niño que nació en dieciocho de diciembre del año ppdo hijo natural de Clara esclava de Da. Lucia Victoria M. Bacardí (…), siendo libre dicho prole según papeleta donde manda poner por libre dicha dueña quedando archivada[3]
En diez de Julio de año del Señor de mil ochocientos sesenta y cuatro: Yo el Pbro. D. Pedro Francisco Almanza de consensus Parochi en esta parroquia de término de Ntra. Sra. de la Soledad bauticé solemnemente a una párvula que nació el día 6 de junio último, la que por el color, pelo y demás señales exteriores parecía ser blanca. La puse por nombre Elvira Norberta fue expuesta en casa y a cargo de D. Buenaventura Millet. Fueron padrinos D. Manuel Esteban de la Torre y Paiña y Da. Asunción Álvarez, a quienes advertí del parentesco espiritual u obligaciones contraídas. Para que conste lo firmo en dicho mes y año-Pedro Francisco Almanza- Lic. Seferino Silva.[4]
De su lectura se derivan detalles interesantes que tiñen esta rememoración con los colores de una novela del corazón, como las que disfrutaron nuestras abuelas en los tiempos de la popularísima El Derecho de Nacer del inolvidable Félix B. Caignet.

Ese es le caso de Juan de la O, hijo de una esclava, pero que ya al nacer se le considera libre, según consta en la partida ya citada. Su madre Clara era propiedad de Lucía Victoria Moreau también conocida como Amalia Moreau, esposa de Facundo Bacardí Massó, según se nos aclara en el libro de Tom Djelten: Bacardí y la larga lucha por Cuba.[5] Facundo el que sería prominente fundador de la hoy celebérrima firma ronera homónima de fama mundial, tenía dos hermanos mayores Magín y Juan, y uno menor: José.

Los datos que anteceden ayudan a entender muchas cosas que explicaremos a continuación y que nos revela otro documento de los archivos eclesiales de la Parroquial Mayor y la del Santo Cristo. Se trata de los bautizos de los hijos del matrimonio de Juan y Elvira: Juan Andrés Avelino (1891); Magín Ynocencio (1896); Elvira Zoila (1899), y Emilio Tomás (1901).[6]

Las partidas son muy sugerentes por dos razones: primero el padre de la criatura aparece reconocido como Juan Bacardí Moreau, y luego al identificar a los abuelos paternos se dice que son Magín Bacardí y Clara Moreau. De ser así, ¿el padre de la criatura hubiera sido el hermano mayor de Facundo o acaso un hijo suyo?

Pero la lectura atenta del ya citado libro Bacardí y la larga lucha por Cuba, nos dará una respuesta más plausible y citamos del referido texto que:
José Bacardí Massó, el hermano solterón de Don Facundo, y su asociado, engendró con una esclava dos hijos, un varón llamado Juan y una mujer llamada Carmen.[7]
Una nota subsiguiente nos da la certeza de este hecho y clarifica el error de la partida ya mentada, a la hora de identificar correctamente al abuelo paterno de la progenie Bacardi- Millet nacida en Puerto Príncipe:
La madre de Juan, al parecer, era una esclava que pertenecía a Amalia Moreau. Siguiendo la tradición de la esclavitud adoptaría el apellido de su amo, por lo que el nombre completo de su hijo era Juan Bacardí Moreau. Cuando Emilio Bacardí falleció en 1922, Juan Bacardí le escribió a la viuda de Emilio para expresarle sus condolencias “por la pérdida de mi queridísimo primo hermano”. En esa carta recordaba que, tras el fallecimiento de su padre, su primo Emilio se comportó como “mi padre…y mi protector”. De acuerdo con un memorando de la compañía de 1947, José Bacardí Massó también tenía una hija llamada Carmen, nacida de una esclava que José había comprado.[8]
La progenie Bacardí, descendiente de aquel matrimonio, todavía se haría evidente en los años cincuenta del pasado siglo veinte en la otrora ciudad camagüeyana.

La paciencia espartana de nuestro colaborador el Sr. Enrique Palacio, decano a no dudarlo entre los archiveros eclesiásticos de la ciudad, nos permite citar, como colofón de esta cercanía, el matrimonio de Odilia del Risco Bacardí con José A. Guzmán Nicó en 1953, hija de María Isolina Bacardí Millet, la primogénita de los Bacardí Millet; y el bautizo de una nieta: Mercedes de la Caridad Mena, nacida en 1952, del matrimonio de otra hija: Olga del Risco Bacardí con Héctor Mena Pérez. Las partidas respectivas pertenecen a la parroquia de Nuestra Señora de la Soledad.




------------------------- 
[1] El autor agradece encarecidamente al Sr. Enrique Palacio, archivero de la parroquia de Nuestra Señora de la Soledad por poner en sus manos los valiosos documentos, de su archivo investigativo personal de la familia Bacardi-Millet en Puerto Príncipe, a los que hoy refiere.

[2] Parroquia de la Soledad. Libro de Matrimonios. Libro 10, Folio 273, No.397

[3] Lic. D. Marcelino de Vivar y Lorenzano. Pbro. Cura Ecónomo de la Parroquia del Sagrario(…) certifico que en el libro treinta y uno de bautismos de pardos y morenos al fo.159 vuelto no. 42 se halla la partida…

[4] Libro 27 de bautismos a f. 71 no. 378 (…).

[5] Bacardí y la larga lucha por Cuba. Tom Gjelten. Principal de los Libros, Barcelona, 2011, p.21[5]

[6] Hubo otras dos hijas cuyas partidas no están a mi vista: María Isolina la primogénita que nació en 1889; y María Clara(1893). Un detalle curioso de las partidas es que se registraron en el libro de Blancos y otras en el de Pardos y Morenos indistintamente.

[7] Bacardí y la larga lucha..óp.cit, p.40

[8] Ibíd.

(Bohemia. Octubre 20, 1935) Dos poemas de Carmen Cordero. Camagüey, 1935.

 

Tuesday, September 14, 2021

José Marín Varona. A 109 años de su muerte. (por Verónica E. Fernández Díaz)



José Marín Varona.  A 109 años de su muerte


por Verónica E. Fernández Díaz
para el blog Gaspar, El Lugareño



El 17 de septiembre de 1912, en La Habana, moría el músico camagüeyano José Ángel Marín Varona a consecuencia de la arterioesclerosis, según se notificó en el periódico El Mundo al día siguiente. A penas nueve meses antes había estrenado en Camagüey su himno a Ignacio Agramonte compuesto para la inauguración de la estatua del inmortal caudillo y aunque a mediados de abril se vio obligado a posponer su viaje a Francia por motivos de salud continuaba soñando la música, proyectando conciertos y rememorando los aplausos con que fueron premiadas las interpretaciones de su banda militar. Su sepelio fue una muestra multitudinaria de afecto y cariño no solo del público y la sociedad habanera sino de la comandancia militar y el gobierno cubano a quien había servido el músico camagüeyano.

Con apenas 18 años, el joven Marín Varona se vinculó a la vida militar cuando ingresó en las filas de uno de los batallones militares con banda de música que operó desde la manigua principeña. Junto a aquella fuerza militar fungió como músico mayor y escribió su primera obra para el formato: el potpurrí Los cantares de España.

Durante la guerra de 1895 Marín Varona compuso otras obras que fueron ejecutadas en liceos y sociedades lugareñas y foráneas con el fin de recaudar fondos destinados a la compra de armamento, enseres y alimentos reservados a las tropas. También desde el exilio, Marín Varona contribuyó con la independencia. Se conoce que entre 1897 y 1898 el músico camagüeyano estuvo en Estados Unidos realizando labores conspirativas. En la ciudad de Key West prestó servicios primero como vicepresidente del Club “Salvación pública” y corresponsal mambí del periódico El Yara en el que firmó sus artículos bajo el seudónimo de Juan Manigua. Más tarde prestó servicio en la Florida como miembro del Cuerpo del Consejo de Cayo Hueso donde se desempeñó como presidente, vicepresidente y secretario de los clubes revolucionarios “José Dolores Poyo”, “Libertador Máximo Gómez” y “Natalio Argenta” con los cuales colaboró hasta 1898 en que termina la guerra y se produce la primera intervención norteamericana.

En el año de 1902 se realizaron otros conciertos con obras de José Marín Varona en París con motivo de las celebraciones por el 20 de mayo. De esos conciertos no se conoce el programa ejecutado, pero se puede conjeturar que entre las piezas posiblemente interpretadas en aquellas veladas podrían encontrarse los himnos Para El Yara y Al libertador Máximo Gómez —este último publicado también en revista Cayo Hueso de 1898—, la zarzuela El 10 de octubre, las canciones El 20 de mayo, Mi Patria y la guajira Mi bandera. Así como el himno José de la Luz y Caballero, destinada a los niños y las versiones del Himno de Bayamo y el Himno invasor; o los danzones Tu ves como Cuba es libre y Los deportados.

El tema patrio en la obra de Marín Varona tuvo asiento en su temprana vida militar y que continuó al ingresar en el ejército republicano. Según consta en su expediente marcial, el 24 de enero de 1904 fue nombrado para formar parte del Cuerpo de Artillería de Costa, con sede en la Fortaleza de la Cabaña. Como miembro de este cuerpo estrechó su vínculo con las bandas de música, tanto en la dirección como en la composición de obras para el formato. Entre las bandas que dirigió se encontraban la banda de música del Cuartel General y la banda de Infantería, fusionada más tarde con la de Artillería. Así lo comentó el Boletín Musical de La Habana a propósito del estreno de su Marcha Militar:
Este laureado compositor cubano, fundador de la banda del Cuartel General de la República, (así como de la Artillería refundida en la del Cuartel General y de la Infantería, de reciente organización) que ha sabido elevarlas a la altura en que al presente se encuentran, acaba de componer una preciosa Marcha Militar que ha dedicado al Honorable Presidente de la República.

[…]

El Gobierno […] al confiarle la difícil misión de organizar las Bandas, hizo justicia al mérito, y hoy puede el pueblo de La Habana orgullecerce (sic) de tener una agrupación que tanto le honra. Prueba de ellos es que en sus noches de retreta —verdaderos conciertos— miles de personas se congregan en nuestro aristocrático Malecón a aplaudir la labor de los profesores dirigidos por su competente Jefe, el Capitán Marín Varona.

[…]
El “Boletín Musical” se honra presentando a sus lectores a tan distinguida personalidad artística.(1)
Para estas bandas Marín Varona concertó obras de diversos autores cubanos y europeos, también, piezas de su amigo Buenaventura Ibáñez, quien escribió expresamente para la banda que aquel dirigió.(2) No obstante, fue la banda de Artillería la que le dio mayor fama y reconocimiento. Esta agrupación se fundó en 1905 luego de ser certificada por el Senado a instancias del General Monteagudo. En dicha aprobación estuvo de acuerdo, también, la Cámara de Repesentantes y el Presidente de la República, recayendo el honor y la responsabilidad en el maestro Marín Varona por su consagración al arte musical y méritos militares. La primera función de la banda se efectuó el 24 de febrero de aquel año en el malecón habanero, espacio que se mantuvo durante muchos años en la preferencia de contertulios y transeúntes que allí asistían. Los programas de concierto de esta Banda fueron publicados en el periódico El Mundo. Así se ha podido conocer gran parte de la obra compuesta por Marín Varona para este formato instrumental.


La propia revista Cuba Musical se hizo eco de los logros de esta banda a pocos meses después de la función inaugural:
A riesgo de malquistarnos con nuestro director, y aprovechando las nuevas y múltiples ocupaciones que sobre él pesan y que le impiden ocuparse con la minuciosidad de antes en la confección de esta Revista, queremos darnos la legítima satisfacción de engalanar con su retrato la primera página: pocos con más títulos que él para ocuparla, por su prestigio social y artístico, por sus dotes de carácter é (sic) inteligencia y por sus indiscutibles méritos.

No es nuestro ánimo escribir una biografía de nuestro director: reciente está el artículo en que los brillantes semanarios “Cuba y América”, de esta capital, y “Cuba Literaria” de Santiago de Cuba, pusieron de relieve lo que vale el maestro Marín Varona en todas sus fases artísticas.

Refiriéndonos sólamente (sic) á (sic) su trabajo como organizador y jefe de la Banda de Artillería, debemos hacer constar que su triunfo ha sido completo y sin precedentes. En poco más de un mes, y cuando los más avezados profesores dudaban que hubiera músicos para formar una nueva Banda, y que son hoy, merced á (sic) una dirección sabia y enérgica, profesores muy distinguidos.

Muy recientes están los repetidos triunfos que ha alcanzado la nueva Banda para que hagamos su historia: en el banquete diplomático que se celebró en la Secretaría de Estado y Justicia, en el acto de las regatas en el mismo local; en la Cabaña al saludar con el himno americano antes que nadie, á (sic) los buques de la escuadra que nos visitaron; en la Kermesse del Arsenal; en las retretas extraordinarias, ofrecidas en honor de los marinos; en el Palacio Presidencial, en todas partes, se ha destacado la Banda de Artillería como una organización musical de primera fuerza. Es incomprensible cómo en tan corto tiempo de existencia, ha llegado á (sic) poseer un repertorio tan extenso y de tanta valía; y no hay más remedio que esos milagros á (sic) la competencia de su jefe, el Capitán Marín Varona.

No seríamos justos si no elogiásemos también á (sic) los profesores que con tanto entusiasmo secundan los esfuerzos de su director; entre ellos los hay de verdadero mérito: el cornetín y el clarinete primeros son de lo mejor que puede oirse (sic). Cada músico en su esfera, sabe compenetrarse con su misión y todos ellos obedecen á (sic) la privilegiada batuta que los guía. Nos complacemos en publicar, en otra página, un artístico grupo de la Banda, hecho por los afamados fotógrafos Otero y Colominas.

El arte á (sic) un lado; distínguese (sic) también la Banda de Artillería por la marcialidad de sus miembros, hábilmente guiados por el sargento mayor Oscar Marín, de figura arrogante, como puede verse por el retrato que de él publicamos.

Entre las muchas felicitaciones que nuestro director ha recibido de la prensa periódica, escogemos para reproducirla, la siguiente, de la culta “Revista del Vedado”, correspondiente al mes de marzo. Dice así:

El Sr. Marín Varona. -

“Nuestro particular amigo y querido compañero en la prensa, el notable compositor Sr. José Marín Varona, profesor de música de bien ganada reputación, director de la interesante revista «Cuba Musical» y vicepresidente de la Sociedad del Vedado, ha sido nombrado, por el Honorable Sr. Presidente de la República, Capitán Jefe de la Banda de música del Cuerpo de Artillería.

En el Sr. Marín Varona; concurren méritos extraordinarios para el desempeño del cargo que se le ha confiado. Y buena prueba de esas sus notables aptitudes, la ha ofrecido el día de la inauguración de la Banda, recogiendo, por la brillantez con que ese cuerpo ha sido organizado, por la labor artística de los que la forman, aplausos merecidos y plácemes muy justos. Y nosotros, que profesamos al distinguido maestro sincero afecto, levantamos acta de esas muestras de admiración y cariño que le fueron tributadas, para ofrendárselas como recompensas á (sic) sus méritos y nobles afanes en pró (sic) del arte.

¡A la orden, maestro, capitán y amigo!

Y ahora, que tenemos al frente de esa Banda á (sic) un profesor tan valioso y que tantas pruebas ha dado de su amor al Vedado, vamos á (sic) decirle algo que de seguro ha de atender. En este barrio, se encuentran emplazadas las Fortalezas y Baterías de nuestra Artillería. Aquí viven casi todos los que forman tan prestigioso Cuerpo. Por lo tanto, de hecho, le corresponde el disfrute de la Banda de ese Cuerpo. ¡Por qué no se organizan dos veces por semana, retretas en el poético parque del Vedado?

Esperamos que el Capitán Marín Varona atenderá nuestra súplica, en bien de este bello barrio”.

Después de dar las debidas gracias á (sic) nuestro ilustrado colega por las deferentes frases que á (sic) nuestro director dedica, sólo (sic) nos resta apoyar su oportuna petición, rogando á (sic) quien corresponda, que se sirva disponer que la Banda de Artillería ofrezca dos retretas semanales en el pintoresco caserío.

Vamos á (sic) dar fin á (sic) estos mal hilvanados párrafos, enviando un fuerte abrazo, por sus triunfos, no por esperados menos grandes, á (sic) nuestro director, el Capitán J. Marín Varona, jefe de la brillante Banda de Artillería, orgullo legítimo del Cuerpo.

Y para que no se enoje con nosotros el amigo muy querido, debemos decirle que nuestros elogios, por tratarse del primero de esta casa, han sido pálidos en comparación con los que del público se le han dedicado. No hemos querido, pues, herir su modestia, solo señalar un triunfo que nos halaga.(3)
En el sumario del informe de eficiencia como capitán incluido en el expediente militar de Marín Varona, su desempeño como Capitán director de la banda de música había sido calificado como bueno. Esta evaluación se hizo atendiendo a su esmero en el servicio, su interés profesional, sus condiciones generales y en el aspecto militar, su inteligencia y buen juicio demostrado en la instrucción, táctica y manejo de alistados; así como su dominio del idioma inglés y francés. Este expediente informa sobre otras cualidades del músico que hablan muy bien de su carácter y profesionalidad. Al respecto se comentó:
Ha aprovechado de las oportunidades que se le han presentado para mejorar en su profesión. No se ha entregado a hábitos de intemperancia durante este período. No ha sido objeto de ninguna medida disciplinaria […] Sus condiciones para el mando de tropas son buenas. Es apto mental, moral y físicamente para todos los deberes de su cargo. Se le podrán confiar servicios de importancia que requieran discreción y buen juicio (…) En caso de un rompimiento de hostilidades los servicios de este oficial serían más útiles en los de su profesión.(4)
Precisamente, los mayores reconocimientos militares recibidos al frente de la banda de Artillería fueron como autor de toques militares, ordenanzas, dianas y retretas. 72 de los “Toques militares cubanos” compuestos por Marín Varona fueron publicados en el Manual de instrucción de infantería y servicios de guardia del Capitán de Artillería del Ejército de los Estados Unidos e instructor del Cuerpo de Artillería, Dwight E. Aultman. A él, Marín Varona le dedicó la marcha two step Capitán Aultman ejecutada por la banda de Artillería en el malecón habanero el 10 de diciembre de 1905.

Estos toques se concibieron clasificados como toques preventivos, ejecutivos, de alarmas y de servicio. Los preventivos, que preceden a los ejecutivos por un intervalo de tiempo no mayor a 15 minutos constaban de una primera llamada para la formación y montar la guardia para lo cual, la banda de música y la banda de cornetas debían estar formadas; las señales de traje de servicio, de gala o de abrigos seguían al toque de servicio para el que se los prescribía. Ejercicios con la contraseña correspondiente de artillería o infantería y señales preventivas para los movimientos en los ejercicios militares.

Los toques ejecutivos incluían los de formación, llamada de ayudante (que era la señal para que las compañías o destacamentos se establecieran en el lugar de formación del batallón o de la guardia y las señales para principiar un movimiento en los ejercicios militares. Los toques de alarma referían a la señal de incendio y a las armas (con contraseña de artillería o infantería). Estos toques no presentaban señal ejecutiva y las tropas se establecían a la carrera en el lugar de formación o en los cañones, equipadas para el servicio indicado por la señal.

Por su parte, los toques de servicio estaban integrados por las dianas (que precedía a la formación de las tropas), retretas (ejecutado después de la formación de las mismas), silencios, comidas; toques de enfermos, de trabajos y de escuela. También la llamada de oficiales, de sargentos primeros, el toque de retirada, así como la marcha de la bandera, floreos y marchas para el presidente, generales y otros personajes. Los toques de formación, diana, retreta, llamada de ayudante y floreos de marchas para rendir honores se ejecutaban por la banda de cornetas, mientras los de silencios, comidas, toques de enfermo, de trabajo, de escuela (los más numerosos, pues comprende diversos ejercicios) y llamada de oficiales, de sargentos y toque de retirada se ejecutaban solo por el corneta de guardia. Estos son posiblemente los toques más interesantes concebidos dentro de la vida militar.

Este corpus de repiques militares cubanos compuestos por Marín Varona se caracteriza por el frecuente uso de figuraciones como la corchea con puntillo semicorchea, corchea con dos semicorcheas y el tresillo ya de corchea o semicorchea dependiendo del compás. La métrica es también muy variada, de modo que aparecen toques escritos en compases simples de 2, 3 o 4 tiempos y otros en compases de subdivisión ternaria como el 6 x 8 a los que tituló “Paso de marcha”.

No todos los toques son cortos en su extensión, los hay muy desarrollados con indicaciones de repetición a través del Da Capo a fin(5), tal es el caso de la “Diana o Victoria”, las retretas y los floreos de recibimiento a altos oficiales. Por lo general, lo toques que indican acciones emplean progresiones de la tríada de forma ascendente —ensillar, por ejemplo—,


y aquellos toques que indican una contraorden emplean la tríada en forma descendente —es el caso del toque para desensillar— 


Las retretas, concebidas para tres cornetas, no ejecutan al unísono, sino que el compositor juega con el acorde combinando también diversas figuraciones rítmicas para cada instrumento. 


El toque de “Atención” es casi idéntico al utilizado durante las guerras por la independencia de España, creado por el camagüeyano Eduardo Agramonte Piña y vigente en las órdenes militares actuales con el mismo nombre. Quizás esta semejanza constituya un homenaje de Marín Varona a su coterráneo. El de “A la carga” tiene la misma música del toque “Al machete”, también de Eduardo Agramonte, solo que en este Marín Varona utiliza la música para indicar la misma orden con diferente nombre, pues ya no se luchaba con machete como en el siglo XIX, sino que se utilizaban fusiles y cañones de combate. 


Otras semejanzas con los toques de Agramonte se encuentran en el titulado “Diana o Victoria” más elaboradas musicalmente que la “Diana” de Agramonte, y el “Paso de marcha” que se diferencia del de Agramonte en el cambio de acentuación métrica. Hay que señalar, además, que Marín Varona incluye toques para llamar a la banda de música, a la banda de cornetas y a la banda de tambores. Estos resultan interesantes debido a su desarrollo melódico y rítmico poco usual en este tipo de composición. 


En una nota anexa del texto en que estos toques de Marín Varona fueron publicados se reconoce que algunos “fueron adoptados de los toques de la guerra cubana”, en clara referencia a la guerra librada contra el coloniaje español y a los toques compuestos por Eduardo Agramonte antes mencionados, llevados a la partitura en 1896 por el corneta de órdenes del General Máximo Gómez comandante José Cruz; hoy conservados en el Archivo Nacional de Cuba gracias a la donación de Benigno Souza.

Estas pinceladas del accionar militar del músico Marín Varona justifican los honores militares que le fueron rendidos a su muerte y su repercusión en la prensa. De la que citaremos solo lo descrito por el periódico El Mundo el 18 de septiembre de 1912: 

EN CAPILLA ARDIENTE

A las doce del día de ayer fué (sic) trasladado el cadáver de la calle del Prado número 3, al Castillo de la Punta, siendo acompañado por la Banda del Cuartel General que él dirigía, y por gran número de amigos y particulares y miembros del Ejército.

Un carro fúnebre de la casa de Fernández conducía el cadáver.

Este fué (sic) colocado en un refrigerador al llegar al Castillo y rodeado de seis blandones dorados, para hoy pasarlo a un lujoso sarcófago metálico.

El tendido se hizo en una habitación de la Jefatura de la banda del Cuartel General, que está situada en uno de los pabellones laterales del castillo de la Punta donde residía.

LA ÚLTIMA VOLUNTAD

En el local donde se halla expuesto el cadáver, tiene cubiertas las paredes por gran número de cuadros que contienen las diferentes distinciones honoríficas que durante su carrera artística obtuvo Marín Varona.

He aquí los Diplomas que recordamos:

Una condecoración de las “Palmes de Premiére Classe”, por servicios prestados al arte musical. Es de la “Academia du Progrés” de París, y el diploma trae fecha 14 de abril de 1912.

Una condecoración del Busto del Libertador, de la República de Venezuela.

Un Diploma de medalla de Bronce, de la Exposición Universal de París, de 1900.

Un Diploma y Medalla de Plata, de la Exposición Universal de Saint Louis Missouri, por composiciones musicales, 1904.

Un Diploma y Medalla de Oro de la Exposición Nacional de 1911 y el premio efectivo del Consejo Provincial de la Habana por sus aplaudidas “Tropicales”, género musical pianístico y de concierto creado por Varona.

Antes de morir, el maestro pidió que sus diplomas, condecoraciones y originales de las obras de que es autor, se destinen a figurar en el Museo Nacional, que está hoy organizándose.

MUY VISITADO

El Castillo de la Punta ha estado durante todo el día y la noche constantemente visitado por jefes y oficiales del Ejército, así como miembros de gran número de sociedades a que Marín Varona pertenecía: altas personalidades, familias de nuestra sociedad, personas de su amistad y pueblo.

Entre los primeros visitantes, recordamos al comandante Moré; coronel Portela; comandante Landa; tenientes Fraga y Rodríguez Sigler, jefe interino de la Banda del Cuartel General; señores José de J. Portela; Francisco, Rafael y José María Grau; Emiio Rosseau; entre las damas, a las señoras Gertrudis Ruiz, Amelia Portela y Herminia Varona de Cabeza.

LAS CORONAS

Desde muy temprano empezaron a recibirse las ofrendas de los familiares y amigos del capitán Marín Varona.

Entre las coronas recibidas, vimos muchas de verdadero valor artístico.

Anotaremos las dedicatorias y el número de ellas:

Una corona de flores naturales de la Guardia Local de la Habana, “Al Capitán Marín Varona”.

Una lira de flores naturales del comandante Moré y señora, “A Pepe”.

Una magnífica corona de flores naturales de la Banda del Cuartel general: “A su inolvidable Jefe”.

Una corona de flores naturales, “A Pepe”, Herminia y Javiera.

Una corona de biscuit de la Banda de Municipal, “Al Maestro Marín Varona”.

Una corona de biscuit de la Banda de Infantería, “A nuestro maestro fundador”.

Una corona de biscuit de la directora (roto)

Una elegante corona de flores naturales de Alberto Ruiz, “A mi leal y consecuente amigo, el capitán Marín Varona”.

Una cruz de flores naturales, “A tío Pepe”, de sus sobrinas.

Una corona de biscuit de las profesoras y alumnas de la clase de Música del Centor de Dependientes, “Al inolvidable maestro Marín Varona”. Ej. 9

LAS GUARDIAS DE HONOR

Fueron prestadas por miembros del Cuartel general y la Banda de Infantería, que han ido alternando todo el día y noche.

UNA BÓVEDA

De orden del general Monteagudo, jefe de las fuerzas armadas, se inhumarán los restos del que en vida fué (sic) capitán Marín Varona, en una bóveda de la administración del Obispado.

No podemos consignar el número de la misma; porque hoy será cuando el capellán del Cementerio dispondrá la que debe utilizarse con ese objeto.

EL SEPELIO

He aquí la orden General del Cuartel General del Ejército, dictada ayer con motivo del fallecimiento del capitán Marín Varona y como homenaje a que es merecedor por la categoría militar que ostentaba:

Cumple este Cuartel General con el penoso deber de dar cuenta del fallecimiento del Capitán jefe de la Banda de Música José Marín Varona.

El cortejo fúnebre saldrá del Castillo de la Punta a las 4 p.m. del día 18 del actual, en el orden siguiente:

1-Banda de Música del Cuartel General de Ejército.

2-Escolta.

3-Clero.

4-Restos y Guardia de Honor.

5-Familiares y amigos íntimos.

6-Jefes y oficiales de las Fuerzas Armadas.

7-Otros militares.

8-Funconarios distinguidos.

9-Diputaciones.

10-Sociedades.

11-Particulares.

Formando el cortejo los militares marcharán según sus categorías, excepto la escolta que formará de la manera prescripta.

La escolta fúnebre se compondrá de una compañía del Cuerpo de Artillería de Coetas (sic) designadas por el jefe del mismo.

Los oficiales de las Fuerzas Armadas francos de servicio, concurrirán al entierro en traje de servicio con armas.

La Guardia de Honor se compondrá de los capitanes siguientes:

Capitán José González Valdés, Guardia rural.

Capitán Francisco Fernández Martínez, Ametralladoras.

Capitán Abelardo J. Herrera y Estrada, Artillería de Costa.

Capitán Otro Leonard González, Artillería de campaña.

Capitán Manuel Benítez González, Infantería.

Capitán José A. Cabrera González, C. G. del Ejército.

La escolta fúnebre formará frente al Castillo de la Punta en un lugar apropiado y marchará en columna de pelotones a paso lento, hasta Galiano, donde hará alto 5 minutos. Después tomará el paso ligero hasta llegar a la esquina del Cementerio, donde volverá a tomar paso lento, hasta llegar a la fosa en que se depositará el cadáver.

EL ITINERARIO

El itinerario será el siguiente:

Calle de Cuba, Prado (acera izquierda), San Rafael, Galiano, Reina, Carlos III y calzada del Cementerio.

El cortejo fúnebre se formará bajo la dirección del comandante de artillería de Costa. Luis Moré y del Solar, y se pondrá en marcha por las voces del jefe de escolta.

El jefe del puesto de Columbia dará las órdenes oportunas para que a la hora fijada para el entierro se encuentre en el Castillo de la Punta un armén (sic) de Artillería ligera para conducir los restos.

Los oficiales de las Fuerzas Armadas llevarán luto militar durante tres días. Los gastos que estos funerales origines serán con cargo al Fondo de Beneficencia del Ejército, de conformidad con lo dispuesto en el párrafo 990 del reglamento.

Por orden del Mayor General Monteaguado:


Juan A. Bracet, Teniente Coronel Inspector General del Ejército Jefe de Estado Mayor, p. s. r.

Copia oficial:

(f) L. de la Torriente, Comandante de Artillería de Campaña, Ayudante General.

TELEGRAMA

Se ha pasado ayer tarde un telegrama a la respetable dama doña Francisca de varona, amante madre del desaparecido, notificándole de la triste nueva, con el objeto de que si lo tiene a bien se dirija a esta capital para estar presente en el acto del entierro.

SUSPENSIÓN

Con motivo del fallecimiento del maestro Marín Varona, verdadera notabilidad musical, que formaba parte de las principales organizaciones artísticas que existen en nuestro país, un sentimiento de duelo embarga el ánimo de la generalidad de las familias cubanas, por cuyo motivo y en señal de respeto a la memoria del ilustre compositor cubano, se suspendió anoche la función que a beneficio del maestro Pablo Meroles iba a tener efecto y cuya fiesta patrocinaban distinguidas damas de esta sociedad.

GUARDIA LOCAL DE LA HABANA

De orden del comandante Luis Moré y del Solar, jefe de la Guardia Local de la Habana, se cita por este medio a todos los jefes y oficiales de dicho Cuerpo para que concurran al castillo de la Punta, a las tres de la tarde del día de hoy, con el fin de acompañar al cadáver del capitán Marín Varona hasta el Cementerio de Colón.

Deberán asistir de uniforme de servicio, con gorra y sin armas.

Al mismo tiempo se comunica a los citados jefes y oficiales que la reunión para que se había citado a las ocho de la noche en el día hoy, será transferida para el sábado 21 de los corrientes a la misma hora.

EN LA ASOCIACIÓN DE DEPENDIENTES

En la Asociación de Dependientes, donde Marín Varona era queridísimo desde los primeros días de la fundación de la poderosa sociedad, pues fué (sic) quien inauguró la Sección de Filarmonía y Declamación, se tomaron los siguientes acuerdos:

Suspender hoy y mañana las clases de Música, en señal de duelo.

Enviar una comisión en nombre de la Asociación al entierro, compuesta del doctor Parrilla, vicepresidente social, y presidente de la Sección de Filarmonía, y del señor Mariano Paniagua, secretario.

Además, las profesoras y alumnas de las clases de Solfeo y Piano, han enviado una preciosa lira de flores naturales, y los profesores y alumnos de las clases nocturnas han comisionado a los señores Gaspar Agüero y Vicente Álvarez Torres para que asistan al entierro en su representación.

LA BANDA MUNICIPAL

Los músicos de la Banda Municipal, queriendo demostrar sus simpatías y adherirse al duelo público, pidieron ir al entierro, habiendo accedido el Alcalde Municipal, doctor Cárdenas a que asista la Banda.

Muchos de sus miembros estuvieron la noche anterior en el Castillo de la Punta, acompañando a los familiares.

LAS BANDERAS

En los edificios públicos fué (sic) colocada la bandera nacional a media asta, en señal de duelo.(6)

Tal magnificencia en el sepelio supone un sepulcro bien identificado que exalte sus más encumbradas cualidades mortales. Sin embargo, su tumba es un desierto en el que ni siquiera hay una tarja muestre su nombre. 


Por otra parte, revistas como Bohemia señalaron el hecho luctuoso exaltando la personalidad del músico y sus cualidades caracterizándolo como: “una de las columnas más fuertes en las que el arte patrio se apoyaba” criterio perteneciente al periodista Luis E. Cosculluela. Sobre su carácter escribió el compositor y musicógrafo Rafael Pastor en la misma publicación “En el trato con los amigos y compañeros de profesión, fue siempre un perfecto caballero, y con una mirada de águila veía muy lejos en asuntos musicales que resolvía pronto con la entereza de su carácter, imponiéndose a los que intentaban menoscabar su fama y bien ganada popularidad”(7). Otro intelectual de la época, Conde Kostia, sentenciaba
Al llorar ante el recuerdo del amigo ideal, lloramos también ante el del exquisito artista y el acendrado patriota. No hay atril de piano donde no figuren notables composiciones del que fue (sic) Marín Varona. El sabor cubano en todas ellas porque su talento artístico era eminentemente local. No teñía su inspiración de reflejos extranjeros. Por eso sus producciones durarán mientras dure sobre su concha azul la perla de las Antillas(8).
Pocos años después, el destacado músico José Mauri señaló en un discurso pronunciado en la Academia Nacional de Artes y Letras:
Marín Varona, como Bizet, aunque con muy distinta interpretación, penetróse (sic) hasta saturarse de nuestro ritmo con la devoción de un verdadero patriota artístico […].Tan atento estaba siempre su oído al canto de la patria que no desaprovechaba la oportunidad de fijar en el pentagrama las emociones que experimentaba cada vez que la musa popular discantaba, gemía o satirizaba […](9).
Marín Varona demostró ser hombre de una organización sentimental intensa, que necesitó para revelar su alma en términos sensibles, tanto del lenguaje de la música como de la música del lenguaje.


Pese a estos reconocimientos que colocan al músico camagüeyano en un alto escaño dentro de la música cubana, Marín Varona es hoy un músico prácticamente desconocido. Hace apenas 4 años —y después de una intensa labor de socialización de su obra a través de conferencias, charlas, cursos de postgrado y la ejecución de sus piezas en versiones para piano y contrabajo a cargo del dúo de cámara A Piacere—, se comenzó a valorar el músico y se logró que pusieran su nombre a la sala de conciertos de la ciudad. Aunque todavía quedan muchas cosas por hacer con su obra —escribir su biografía sería la primera de ellas— sirvan estas breves líneas como especie de homenaje a uno de los músicos más completos del siglo XIX camagüeyano, del que se conmemora este 17 de septiembre, 109 años de su partida física.

-----------------------
Homenaje póstumo
en Bohemia. Septiembre 22, 1912
---------------

Reseña de Obertura Militar "Patria"
obra de José Marín Varona, estrenada 
en Camagüey, por la Banda del Cuartel General. 
Bohemia. Marzo 31, 1912
----------------













----------
  1. MNM. “El Capitán Marín Varona”. Suelto del Boletín Musical de La Habana. P. 9.
  2. Buenaventura Ibáñez: músico español que llegó a Cuba en 1907 y fijó residencia en La Habana dedicándose a la enseñanza del piano y la creación de bandas de música. Por un tiempo se trasladó a Guantánamo donde creó una academia de música anexa al conservatorio Orbón por 6 años. Luego fungió como subdirector del Conservatorio habanero de igual nombre.Cfr. Revista Social, Vol XII, nro. 7, julio 1927. P.7.
  3. Cuba Musical, Año III, nro. 39, 1 de abril de 1905. Pp. 106-107.
  4. Expediente militar de José Marín Varona. Archivo del Instituto de Historia de Cuba.
  5. Conde Kostia: “Un aniversario” en, Bohemia, Año IV, nro. 38, 21 de septiembre de 1913.
  6. José Mauri: “Conferencia leída por el Académico señor José Mauri en la sesión solemne celebrada a la memora del Académico fallecido señor José Marín Varona, el día 26 de febrero de 1913, en los salones del Ateneo y Círculo de la Habana” en, Anales de la Academia Nacional de Artes y Letras, Año I, tomo I, nro. 3. Habana, julio-septiembre, 1916.
  7. El Da Capo (DC) es un término en italiano que indica la repetición de un fragmento de música desde el inicio hasta donde aparece la palabra fin.
  8. El Mundo, Año XII, nro. 4172, 18 de septiembre de 1912. Pp. 1 y 3.
  9. Rafael Pastor: “Último homenaje” en, Bohemia, 22 de septiembre de 1912.




---------------------
Ver en el blog






---------------------------------
Verónica E. Fernández Díaz. Nació en Camagüey, el 28 de enero de 1972. Doctora en Ciencias sobre Arte, Profesora Titular e investigadora Auxiliar de la Universidad de las Artes y el Centro de Estudios Nicolás Guillén. Premio Anual de Investigación Cultural 2007 con “Diccionario de la música camagüeyana. Siglo XIX” y 2015 con “Música e identidad cultural. Puerto Príncipe 1800-1868. Premio CUBADISCO 2014 en Producción de Investigación Musical con el CD Páginas de vida. Música camagüeyana del siglo XIX. 3er Premio de Musicología Argeliers León de la Uneac 2017 con el estudio de la obra de José Marín Varona.

Tiene publicado el libro Diccionario de Música camagüeyana. Siglo XIX, y varios artículos en Cuadernos de Historia Principeña de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, el Anuario de la Universidad de las Artes y la revista Antenas de su ciudad natal. También tiene trabajos publicados en la revista Videncia de Ciego de Ávila, Sic de Santiago de Cuba y Clave de Ciudad de La Habana, así como artículos en varios libros. Otros trabajos suyos se han publicados en Lisboa, Portugal; Baeza, España y Santiago de los Caballeros, República Dominicana.

¿Se nos acabará el amor? (por Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota  del blog: Espacio semanal de  Cecilia Alegría, La Dra. Amor,  dedicado al amor de pareja.


Muchas parejas enamoradas se preguntan si el amor y la pasión que sienten se les acabarán con el tiempo. A nadie le gusta la idea de empezar bien, con tanto entusiasmo, pasión y romanticismo para que luego los años de convivencia se encarguen de apagar la llama de esa pasión inicial.

Pues bien, para enfrentar un asunto tan complicado, nada mejor que considerar que la vida y el amor no son procesos estáticos, sino que están en permanente cambio, y así como ahora ya no somos los mismos que cuando éramos niños, así nuestra relación cambiará forzosamente con el paso de los años pero no necesariamente para mal. Por el contrario, los cambios en su relación harán más sólido su amor y aprenderá lecciones que les resultarán sumamente valiosas para su crecimiento individual y de pareja.

Veamos las diferentes etapas que podemos encontrar a lo largo de una relación de pareja duradera.

1) La etapa del cortejo o "de luna de miel"

Es la primera fase del enamoramiento, donde la pasión está a flor de piel y en muchos casos, enceguece a la gente. Hay deslumbramiento e ilusión suficientes como para no ver con facilidad los defectos de la otra persona.

2) Construcción

Cuando se conocen mejor los defectos del otro y se sientan las bases de una relación basada en la realidad y no en la fantasía o en los sueños. Se acepta al otro tal cual es, no se pretende cambiarlo.

3) Rebelión

Cuando las peleas son más frecuentes debido a la disputa por quién manda a quién, o quien lleva el control de la relación. Es aquí donde la mayor parte de parejas tiende a preguntarse si el amor se terminó. El sentimiento cambia debido a la crisis y la relación tambalea. Para salir adelante, la pareja deberá aprender a negociar, para lo cual, en muchos casos, necesitarán asistir a terapia o ser asesorados por un experto.

4) Colaboración-sociedad-negociación

Cuando los novios o esposos se convierten en "socios" y hay mayor preocupación por el asentamiento financiero, por generar vías de crecimiento económico que le brinden estabilidad a la familia. Se reparten las responsabilidades y se comparten las obligaciones.

5) Explosión

Cuando ante situaciones difíciles (como la muerte de un familiar, la mudanza, el desempleo o la enfermedad) la pareja pone en riesgo su estabilidad. Si sobreviven a esos momentos complicados, saldrán fortalecidos de ellos y la relación de pareja se tornará más sólida.

6) Reunión

Cuando los hijos se van y entonces la pareja tiene que plantearse el reto de volver a gozar de la compañía mutua. Es una fase muy positiva y oportuna para reforzar la relación e inclusive encender, con renovados bríos, la llama de la pasión.

7) Consumación

Cuando luego de tanta prueba pasada juntos, la relación de pareja se consolida y se encuentra un tipo de dicha y satisfacción que es difícil de hallar en ninguna otra parte. Finalmente, ambos pueden declarar satisfechos que son "un solo cuerpo y un solo corazón".

A lo largo de las diversas etapas de una relación amorosa, la pasión puede mantenerse más o menos intacta si es que la pareja toma las precauciones debidas y se esfuerza porque ello ocurra. Una abierta y transparente comunicación, especialmente de los sentimientos, un deseo de hacer feliz al otro y de aceptarlo tal cual es sientan las bases para un amor duradero, de esos que parecen de película, pero que son, afortunadamente, de carne y hueso.





 -------------------
La Dra. Amor te invita a informarte sobre su CLUB DE SOLTEROS CRISTIANOS -versión virtual- visitando su website www.ladoctoraamor.com



--------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia.

Ha publicado doce libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia, 2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón, USA, 2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017), Sexo Sagrado y Lazos del Alma (Indie Publishingnbsp, 2018), Alessia (Book Master Corp. 2019), El Poder del Amor Ágape: como restaurar tu matrimonio después de una infidelidad (2021)
 
Click here to visit www.CubaCollectibles.com - The place to shop for Cuban memorabilia! Cuba: Art, Books, Collectibles, Comedy, Currency, Memorabilia, Municipalities, Music, Postcards, Publications, School Items, Stamps, Videos and More!

Gaspar, El Lugareño Headline Animator

Click here to visit www.CubaCollectibles.com - The place to shop for Cuban memorabilia! Cuba: Art, Books, Collectibles, Comedy, Currency, Memorabilia, Municipalities, Music, Postcards, Publications, School Items, Stamps, Videos and More!