Loading...

Saturday, November 22, 2014

Oikos

 
 
Sección Oikos, con fotos de Juan Carlos Agüero.
Dedicada a mostrar la wildlife del Sur de la Florida,
es el espacio green (cada semana) del blog Gaspar, El Lugareño.

Friday, November 21, 2014

(Miami) Muestra de Cine Independiente Cubano en Vedado Social Club


Debate sobre cine cubano en un ambiente de música, danza y otras artes.
Curadora: Lilian Lombera

Filmes:
Confórmate con ser libre (anim)/ Huesitos (anim)/ Abecé (doc)/ La trucha (ficc)/ Una niña, una escuela (doc)/ Velas (doc)/ París, puertas abiertas (ficc)/ Easy Sailing (doc)/ Yunaisy (ficc)/ La madre (anim)/ Off line(doc)

Realizadores:
Rivero Barreiro, Gabriela Leal Carrazana, Diana Montero, Luis Ernesto Doñas, Alejandro Ramírez, Alejandro Alonso, Martha María Borrás, Hanny Marín y Nayibi Saab, Juan Pablo Daranas, Ivette Ávila, Yaima Pardo.


Lilian Lombera (1981) Lic. Historia del Arte. Fue profesora de Música Cubana en la Universidad de La Habana, Manager de músicos y más recientemente Productora de Proyectos culturales. Integrante de 3Tres Musas Producciones, red de mujeres productoras independientes en América.

Entrada: gratis
Colaboradores: Muestra Joven, Cooperativa Producciones, EICTV, FAMCA, Producciones Canek,
Cucurucho Producciones, Escuba Amarga, Televisión Serrana, Producciones
Nosotros, La concretera Producciones.

Domingo 23 de noviembre de 2014
Horario: 5:00 p.m – 10. 00 p.m. 

Vedado Social Club
5580 NE 4th Ct, Miami, Florida 33137

Cubanos premiados en los Latin Grammy 2014



(Diario de Cuba) Descemer Bueno y Gente de Zona junto al español Enrique Iglesias ganaron tres Grammy Latinos el jueves por la noche gracias al superéxito "Bailando".

El tema, que pertenece al disco Sex and Love (Universal Music/Republic Records), de Iglesias, recibió el gramófono dorado como Mejor Canción del Año, Mejor Interpretación Urbana y Mejor Canción Urbana.


Otros premiados en la ceremonia, realizada en Las Vegas, fueron Arturo O'Farrill & The Chico O'Farrill Afro-Cuban Jazz Orchestra, quienes se llevaron el galardón al Mejor Álbum Instrumental por Final Night At Birdland (Zoho).



Paquito d'Rivera se llevó el premio al Mejor Álbum de Jazz Latino junto al Trío Corriente por Song For Maura (Paquito Records/Sunnyside). El galardón fue compartido con Chick Corea, quien lo recibió por The Vigil (Concord Jazz/Stretch Records). (sigue)

------------------------------------------------------
Ver todos los premios en http://www.latingrammy.com/es

5 facts about illegal immigration in the U.S.



(Pew Research Center/by Jens Manuel Krogstad and Jeffrey S. Passel) The number of unauthorized immigrants in the U.S. has stabilized in recent years after decades of rapid growth. But there have been shifts in the states where unauthorized immigrants live and the countries where they were born.

Millions could receive relief from deportation and work visas from an executive order that President Obama is expected to announce soon. The action would be the most significant protection from deportation offered to unauthorized immigrants since 1986, when Congress passed a law that allowed 2.7 million unauthorized immigrants to obtain a green card.

Here are five facts about the unauthorized immigrant population in the U.S.

1. There were 11.2 million unauthorized immigrants in the U.S. in 2012, a total unchanged from 2009, and currently making up 3.5% of the nation’s population. (Preliminary estimates show the population was 11.3 million in 2013.) The number of unauthorized immigrants peaked in 2007 at 12.2 million, when this group was 4% of the U.S. population.

2. Mexicans make up about half of all unauthorized immigrants (52%), though their numbers have been declining in recent years. There were 5.9 million Mexican unauthorized immigrants living in the U.S. in 2012, down from 6.4 million in 2009, according to Pew Research Center estimates. Over the same time period, the number of unauthorized immigrants from Asia, the Caribbean, Central America and a grouping of countries in the Middle East, Africa and some other areas grew slightly (unauthorized immigrant populations from South America and Europe/Canada did not change significantly).

3. Six states alone account for 60% of unauthorized immigrants—California, Texas, Florida, New York, New Jersey and Illinois. But the distribution of the population is changing. From 2009 to 2012, several East Coast states were among those with population increases, whereas several Western states were among those with population decreases. There were seven states overall in which the unauthorized immigrant population increased: Florida, Idaho, Maryland, Nebraska, New Jersey, Pennsylvania and Virginia. Meanwhile, there were 14 states in which the population decreased over the same time period: Alabama, Arizona, California, Colorado, Georgia, Illinois, Indiana, Kansas, Kentucky, Massachusetts, Nevada, New Mexico, New York and Oregon. Despite a decline, Nevada has the nation’s largest share (8%) of unauthorized immigrants in its state population.

4. Unauthorized immigrants make up 5.1% of the U.S. labor force. In the U.S. labor force, there were 8.1 million unauthorized immigrants either working or looking for work in 2012. Among the states, Nevada (10%), California (9%), Texas (9%) and New Jersey (8%) had the highest shares of unauthorized immigrants in their labor forces.

5. About 7% of K-12 students had at least one unauthorized immigrant parent in 2012. Among these students, about eight-in-ten (79%) were born in the U.S. In Nevada, almost one-in-five students (18%) have at least one unauthorized immigrant parent, the largest share in the nation. Other top states on this measure are California (13%), Texas (13%) and Arizona (11%). (See full text a Pew Research Center)

Thursday, November 20, 2014

President Obama’s remarks on immigration


November 20 at 8:33 PM

A transcript of President Obama’s remarks on immigration..
(The Washington Post)

OBAMA: My fellow Americans, tonight I’d like to talk with you about immigration. For more than 200 years, our tradition of welcoming immigrants from around the world has given us a tremendous advantage over other nations.

OBAMA: It’s kept us youthful, dynamic, and entrepreneurial. It has shaped our character as a people with limitless possibilities. People not trapped by our past, but able to remake ourselves as we choose.

But today, our immigration system is broken, and everybody knows it. Families who enter our country the right way and play by the rules watch others flout the rules. Business owners who offer their wages good wages benefits see the competition exploit undocumented immigrants by paying them far less. All of us take offense to anyone who reaps the rewards of living in America without taking on the responsibilities of living in America. And undocumented immigrants who desperately want to embrace those responsibilities see little option but to remain in the shadows, or risk their families being torn apart.

It’s been this way for decades. And for decades we haven’t done much about it. When I took office, I committed to fixing this broken immigration system. And I began by doing what I could to secure our borders.

Today we have more agents and technology deployed to secure our southern border than at any time in our history. And over the past six years illegal border crossings have been cut by more than half.

Although this summer there was a brief spike in unaccompanied children being apprehended at our border, the number of such children is actually lower than it’s been in nearly two years.

Overall the number of people trying to cross our border illegally is at its lowest level since the 1970s. Those are the facts.

Meanwhile, I worked with Congress on a comprehensive fix. And last year 68 Democrats, Republicans, and independents came together to pass a bipartisan bill in the Senate. It wasn’t perfect. It was a compromise. But it reflected common sense. It would have doubled the number of Border Patrol agents, while giving undocumented immigrants a pathway to citizenship, if they paid a fine, started paying their taxes and went to the back of the line. And independent experts said that it would help grow our economy and shrink our deficits.

Had the House of Representatives allowed that kind of bill a simple yes or no vote, it would have passed with support from both parties. And today it would be the law. But for a year and a half now Republican leaders in the House have refused to allow that simple vote. Now I continue to believe that the best way to solve this problem is by working together to pass that kind of common sense law. But until that happens, there are actions I have the legal authority to take as president, the same kinds of actions taken by Democratic and Republican presidents before me, that will help make our immigration system more fair and more just.

Tonight I’m announcing those actions.

OBAMA: First, we’ll build on our progress at the border with additional resources for our law enforcement personnel so that they can stem the flow of illegal crossings and speed the return of those who do cross over.

Second, I’ll make it easier and faster for high-skilled immigrants, graduates and entrepreneurs to stay and contribute to our economy, as so many business leaders proposed.

Third, we’ll take steps to deal responsibly with the millions of undocumented immigrants who already had live in our country.

I want to say more about this third issue, because it generates the most passion and controversy. Even as we are a nation of immigrants, we’re also a nation of laws. Undocumented workers broke our immigration laws, and I believe that they must be held accountable, especially those who may be dangerous.

That’s why over the past six years deportations of criminals are up 80 percent, and that’s why we’re going to keep focusing enforcement resources on actual threats to our security. Felons, not families. Criminals, not children. Gang members, not a mom who’s working hard to provide for her kids. We’ll prioritize, just like law e enforcement does every day.

But even as we focus on deporting criminals, the fact is millions of immigrants in every state, of every race and nationality still live here illegally.

And let’s be honest, tracking down, rounding up and deporting millions of people isn’t realistic. Anyone who suggests otherwise isn’t being straight with you. It’s also not who we are as Americans.

After all, most of these immigrants have been here a long time. They work hard often in tough, low paying jobs. They support their families. They worship at our churches. Many of the kids are American born or spent spent most of their lives here. And their hopes, dreams, and patriotism are just like ours.

As my predecessor, President Bush, once put it, they are a part of American life.

Now here is the thing. We expect people who live in this country to play by the rules. We expect those who cut the line will not be unfairly rewarded. So we’re going to offer the following deal: If you’ve with been in America more than five years. If you have children who are American citizens or illegal residents. If you register, pass a criminal background check and you’re willing to pay your fair share of taxes, you’ll be able to apply to stay in this country temporarily without fear of deportation. You can come out of the shadows and get right with the law. That’s what this deal is.

Now let’s be clear about what it isn’t. This deal does not apply to anyone who has come to this country recently. It does not apply to anyone who might come to America illegally in the future. It does not grant citizenship or the right to stay here permanently, or offer the same benefits that citizens receive. Only Congress can do that. All we’re saying is we’re not going to deport you.

I know some of the critics of the action call it amnesty. Well, it’s the not. Amnesty is the immigration system we have today. Millions of people who live here without paying their taxes or playing by the rules, while politicians use the issue to scare people and whip up votes at election time. That’s the real amnesty, leaving this broken system the way it is. Mass amnesty would be unfair. Mass deportation would be both impossible and contrary it to our character.

What I’m describing is accountability. A common sense middle- ground approach. If you meet the criteria, you can come out of the shadows and get right with the law. If you’re a criminal, you’ll be deported. If you plan to enter the U.S. illegally, your chances of getting caught and sent back just went up.

The actions I’m taken are not only lawful, they’re the kinds of actions taken by every single Republican president and every single Democratic president for the past half century.

And to those members of Congress who question my authority to make our immigration system work better or question the wisdom of me acting where Congress has failed, I have one answer: Pass a bill. I want to work with both parties to pass a more permanent legislative solution. And the day I sign that bill into law, the actions I take will no longer be necessary.

OBAMA: Meanwhile, don’t let a disagreement over a single issue be a deal breaker on every issue. That’s not how our Democracy works, and Congress shouldn’t shut down our government again just because we disagree on this.

Americans are tired of gridlock. What our country needs right now is a common purpose, a higher purpose. Most Americans support the types of reforms I’ve talked about tonight, but I understand with the disagreements held by many of you at home.

Millions of us, myself included, go back generations in this country, with ancestors who put in the painstaking work to become citizens. So we don’t like the notion anyone might get a free pass to American citizenship.

I know some worry immigration will change the very fabric of who we are, or take our jobs, or stick it to middle-class families at a time they already feel they’ve gotten a raw deal for over a decade. I hear those concerns, but that’s not what these steps would do.

Our history and the facts show that immigrants are a net plus for our economy and our society. And I believe it’s important that all of us have this debate without impugning each other’s character.

Because for all the back and forth in Washington, we have to remember that this debate is about something bigger. It’s about who we are a country and who we want to be for future generations.

Are we a nation that tolerates the hypocrisy of a system where workers who pick our fruit and make our beds never have a chance to get right with the law? Or are we a nation that gives them a chance to make amends, take responsibility, and give their kids a better future?

Are we a nation that accepts the cruelty of ripping children from their parents’ arms, or are we a nation that values families and works together to keep them together? Are we a nation that educates the world’s best and brightest in our universities only to send them home to create businesses in countries that compete against us, or are we a nation that encourages them to stay and create jobs here, create businesses here, create industries right here in America? That’s what this debate is all about.

We need more than politics as usual when it comes to immigration. We need reasoned, thoughtful, compassionate debate that focuses on our hopes, not our fears. I know the politics of this issue are tough, but let me tell you why I have come to feel so strongly about it. Over the past years I’ve seen the determination of immigrant fathers who worked two or three jobs without taking a dime from the government, and at risk any moment of losing it all just to build a better life for their kids. I’ve seen the heartbreak and anxiety of children whose mothers might be taken away from them just because they didn’t have the right papers. I’ve seen the courage of students who except for the circumstances of their birth are as American as Malia or Sasha, students who bravely come out as undocumented in hopes they could make a difference in the country they love.

These people, our neighbors, our classmates, our friends, they did not come here in search of a free ride or an easy life. They came to work, and study and serve in our military. And, above all, contribute to American success.

Now tomorrow I’ll travel to Las Vegas and meet with some of these students, including a young woman named Astrid Silva. Astrid was brought to America when she was 4 years old. Her only possessions were a cross, her doll, and the frilly dress she had on. When she started school, she didn’t speak any English. She caught up to other kids by reading newspapers and watching PBS. And then she became a good student. Her father worked in landscaping. Her mom cleaned other people’s homes. They wouldn’t let Astrid apply to a technology magnet school, not because they didn’t love her, but because they were afraid the paperwork would out her as an undocumented immigrant. So she applied behind their back and got in.

Still, she mostly lived in the shadows until her grandmother, who visited every year from Mexico, passed away, and she couldn’t travel to the funeral without risk of being found out and deported. It was around that time she decided to begin advocating for herself and others like her. And today Astrid Silva a college student working on her third degree.

Are we a nation that kicks out a striving, hopeful immigrant like Astrid?

OBAMA: Or are we a nation that finds a way to welcome her in? Scripture tells us, we shall not oppress a stranger, for we know the heart of a stranger. We were strangers once, too.

My fellow Americans, we are and always will be a nation of immigrants. We were strangers once, too. And whether our forbearers were strangers who crossed the Atlantic, or the Pacific or the Rio Grande, we are here only because this country welcomed them in and taught them that to be an American is about something more than what we look like or what our last names are, or how we worship. What makes us Americans is our shared commitment to an ideal, that all of us are created equal, and all of us have the chance to make of our lives what we will. That’s the country our parents and grandparents and generations before them built for us. That’s the tradition we must uphold. That’s the legacy we must leave for those who are yet to come.

Thank you. God bless you. And God bless this country we love. 

(Miami) "Viernes de Tertulia" con William Navarrete



Viernes de Tertulia, evento artístico y literario, anuncia su jornada del mes de noviembre del 2014 con el escritor William Navarrete.

El programa Viernes de Tertulia, conducido por el escritor y periodista Luis de la Paz, es una producción del Creation Art Center, organización que preside Pedro Pablo Peña, director general del Miami Hispanic Cultural Arts Center, y cuenta con el patrocinio de Artes Miami, promotora cultural que preside la filántropa Aida Levitán.

Viernes de Tertulia tendrá su próxima actividad el viernes 21 de noviembre del 2014, a las 8:30 de la noche, en el 111 SW 5ta. Avenida, con la participación de William Navarrete. Más información en el (305) 549-7711.

----------------------------------------------------------------
William Navarrete nació en Banes, Cuba, en 1968. Historiador del arte, escritor, periodista. Es autor de unos 16 libros en los géneros de ensayo, poesía, cuento y novela. Colabora con numerosos periódicos y revistas y de manera permanente con El Nuevo Herald de Miami. Desde 1994 reside en París, FRancia, donde obtuvo en 1994 la ciudadanía de ese país. Es traductor independiente para la UNESCO y la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra.

En los últimos años ha participado en numerosas Ferias, Festivales y Salones del Libro en Europa y Estados Unidos (Madrid, Valencia, Verona, Miami, París, Deauville, Niza, Fráncfort, Saint-Louis, Enghien-les-Bains, Cosne sur Loire, Provins, Narbonne, HAY Festival Xalapa, etc.) y organizado más de 100 eventos de tema hispanoamericano en la Maison de l'Amérique Latine de París. También ha sido curador de exposiciones de arte latinoamericano en diferentes galerías y espacios culturales en Francia.

Obtuvo el Primer Premio de Poesía "Eugenio Florit" que otorga el Centro de Cultura Panamericano de Nueva York por su poemario Edad de miedo al frío y la Medalla "Vermeil" de la Sociedad de Artes, Ciencias y Letras de París (2010) por su aporte cultural en Francia.

Fundó en 1999 la Asociación por el Centenario de la República Cubana en París y publicó un boletín cultural durante tres años (100 Años) y coordinó el libro del Centenario en donde participaron 28 especialistas de temas cubanos (Ed. Universal, Miami, 2002). Fundó en 2003 la Asociación por la Tercera República Cubana y lanzó desde París junto a otras organizaciones las campañas de apadrinamientos de periodistas independientes encarcelados durante la Primavera Negra.

Su novela La gema de Cubagua (Ed. Legua, Valencia-Madrid, 2011), fue publicada en francés bajo el título de La danse des millions (Ed. Stock, 2012, colección La Cosmopolite). Su última novela es Fugas (Ed. Tusquets, 2014) se ha presentado en Lima, México, Bogotá y Miami.

(acuse de recibo) Enlac​e directo para contribuir HOY al Museo Cubano

 
Amigos:
 
Aquí está el enlace -el link- directo para entrar en la página del Museo Cubano durante GIVE MIAMI DAY, que es HOY, 20 de noviembre de la medianoche hasta la medianoche mañana. 24 HORAS PARA CONTRIBUIR CON LA LABOR DEL MUSEO CUBANO...

A nombre de la Junta de Directores, mil gracias. Ileana Fuentes


click en el enlace para donar hoy: https://givemiamiday.org/#npo/cuban-museum-inc
 
1500 South Dixie Highway Second Floor
CORAL GABLES, FL 33146
(305) 667-9007
http://www.cubanmuseum.org

To preserve Cuban cultural heritage and be the hub of Cuban emigre arts and humanities of the post-1959 era, so that future generations of diverse ethnic and national origins that live and/or visit South Florida can learn about the history of the Cuban diaspora both in the U.S. and around the world.

View Full Profile
http://miamifoundation.org/page.aspx?pid=520&orgId=a1210392-dd09-40db-a4fb-66ec3dd822cb


Calles y callejones de Camagüey: Callejón del Ángel, Paco Recio (por Marcos A. Tamames-Henderson)


Nota del blog: Cada jueves se publica en el blog, gracias a la cortesía de Marcos Antonio Tamames-Henderson, una selección de su nuevo libro Calles y callejones de Camagüey. Entre la leyenda y la historia. 


Nace en la calle de Mayor y tras cortar San Juan de Dios culmina en la intercepción de San Rafael y de la Carnicería o Contaduría. Con apenas dos cuadras el callejón del Ángel es uno de los más concurridos del Camagüey al servir de acceso a dos de los espacios patrimoniales de mayor interés en el CH: la plaza San Juan de Dios y la plazuela del Ángel o Las Cinco Esquinas. 

La modernización de su nombre tuvo como antecedente el de la plazoleta cuando, en sesión del Ayuntamiento correspondiente al 5 de diciembre de 1898, se dio lectura a una carta en la que vecinos de esta ciudad solicitan a los concejales que a la plazuela de Montoro se le “restituya” el nombre de Paco Recio, propuesta que se aprueba el 23 de enero del siguiente año. Se eliminaba así de la toponimia urbana el nombre del abogado, orador y político Rafael Montoro y Valdés (1852-1933), habanero elegido Diputado a Cortes en 1893 por Puerto Príncipe; figura importante en el parlamento español y uno de los más asiduos defensores de la implantación del régimen autonómico, posición que mantuvo durante la Guerra del 95 y le impidió entender la revolución. 

La propuesta para el cambio toponímico se acompaña de la modificación del de San Rafael y está a cargo de Ignacio Rodríguez Messa, sargento del EL, quien el 30 de julio de 1915 solicita a la alcaldía poner a Ángel el nombre de Paco Recio, bajo el argumento de rendir homenaje al comandante Francisco Recio, considerando que cayó en el campo de batalla en el fragor de la contienda envuelto en el humo y atravesado por un mortífero plomo de los rifles de los soldados del gobierno de España.
El silencio del Ayuntamiento hizo que el sargento repitiera su solicitud el 21 de octubre de ese año y la toma de acuerdo tiene lugar en sesión del 15 de noviembre, ratificado por el alcalde municipal el día 25. El acto de sustitución de las tablillas se realizó en conmoración “al día de la patria”, el 24 de febrero de 1916, y que participaron miembros del EL y estudiantes de escuelas públicas y privadas. Respaldaba este acuerdo la relación entre el patriota y el espacio urbano. En “Mis queridas calles camagüeyanas” Gustavo Sed Nieves precisa de Francisco Recio López del Castillo: “Teniente coronel del Ejército Libertador, combatiente de la Guerra de los Diez Años, quien residió por los alrededores de las cinco Esquinas y cayó combatiendo en la acción de Guareao el 29 de septiembre de 1895”.

Pero el enriquecimiento de la imagen urbana con las nuevas tablillas no modificó el nombre tradicional y sus habitantes se encargaron desde la cotidianeidad de dar permanencia al topónimo popular, intención que se afianza en el hecho de que el eje desembocara en la plazuela del Ángel o de las Cinco Esquinas. En su totalidad, Ángel, como se reconoce popularmente forma parte del PCH. 

--------------------------------------
Marcos Antonio Tamames-Henderson (Jamaica, Guantánamo, 1961). Lic. Historia del Arte (1997), MSc. en Historia del Arte y en Conservación y Rehabilitación de Centros Históricos (2007). Miembro de la Uneac, Unaic, Unhic. La Editorial Ácana ha publicado sus libros De la Plaza de Armas al Parque Agramonte. Iconografía, símbolos y significados (2001, 2da ed. 2003); Tras las huellas del patrimonio (2004); La ciudad como texto cultural. Camagüey 1514-1837 (2005); Una ciudad en el laberinto de la ilustración (2009) y La cofradía de los signos urbanos (2012). Premio Especial Roberto Balmaceda (Uneac, 2002), Juan Marinello (2006), Juan Torres Lasqueti (2005, 2010, 2011 y 2012), Ensayo Histórico Enfoque (2007), Crítica Histórica José Luciano Franco (2005), Publicaciones, teoría y crítica en el V Salón de Arquitectura (2005) y Jorge Enrique Mendoza (2004), entre otros.

Disidentes cubanos y el Embargo de los Estados Unidos (por Jennifer Hernandez)

-------------------------------------


Berta Soler. Líder de las Damas de Blanco (1):

“La posición de las Damas de Blanco es que debe recrudecerse. No oxígeno al Gobierno cubano, no acercamiento, porque no hay nada que vaya a beneficiar al pueblo de Cuba. Cuando existían el campo socialista y la Unión Soviética, en vez de evolucionar involucionamos. El Gobierno cubano lo que quiere es ganar tiempo para mantenerse en el poder”.

Jorge Luís García Pérez “Antúnez”, Líder del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo (2):

“Condenamos las acciones tomadas por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, al igual que toda iniciativa, que motivada por intereses económicos, intervenga los esfuerzos de los cubanos para alcanzar la libertad. No necesitamos inversiones en esta dictadura que oprime a los cubanos, lo que necesitamos es que el mundo, y los exiliados, apoyen a la resistencia civil”.

Antonio Rodiles, “Estado de SATS” director (3):

"Resulta vergonzosa esta embestida anti embargo asociada al silencio o apoyo de actores políticos dentro y fuera de la Isla. Las libertades fundamentales jamás han llegado por complacencia con los verdugos. Quienes sienten hoy miedo ante el tiempo que se les acaba deben escuchar palabras directas, el respeto a las libertades y derechos de sus ciudadanos es la premisa".

Rosa María Payá, (4):

“El levantamiento del embargo estadounidense no es la solución, porque no es la causa de nuestra falta de derechos políticos y económicos. Estoy a favor de una comunicación coherente, pero el compromiso y el diálogo no debería ser una recompensa para una élite militar que desde La Habana impone su agenda monológica sobre mi pueblo, mientras promueve la intolerancia y hostilidad con una impunidad absoluta”.

José Daniel Ferrer, Secretario Ejecutivo de la Unión Patriótica de Cuba (5):

"Todo acercamiento, toda cuestión entre cualquier país del mundo libre y Cuba, debe tener muy presente la situación de los derechos humanos. El régimen de los hermanos Castro es un flagrante y contumaz violador de los derechos humanos. En el punto en el que estamos, no sería ético, ni tampoco político, porque el régimen está condenado a desaparecer. No está bien que personas o instituciones, buscando beneficios económicos, quieran acercamientos".

Dr. Oscar Elias Biscet, Presidente de la Fundación Lawton y el Proyecto Emilia (6):

"Es una lástima que un periódico tan famoso como The New York Times se preste a hacer el juego al régimen de los Castro y estimule a sus nacionales y a otros ciudadanos del mundo a un acercamiento con una tiranía despiadada".

Guillermo Fariñas, (7):

“Sería un error el levantamiento unilateral de las restricciones de viajes de los norteamericanos a Cuba porque eso significaría una fuente de ingresos insospechada para un gobierno que está desesperado por obtener divisas para seguir controlando políticamente el país, ya que su salvavidas, que es Venezuela, se está desinflando”.

Manuel Cuesta Morúa, Secretario General del Partido Arco Progresista de Cuba (8):

"El embargo es un instrumento político que persigue objetivos políticos a partir de una perspectiva, de un diseño. Cuando ese instrumento político se desfasa de las esencias coyunturales del escenario que trata, queda fuera de lugar, y eso le ha pasado un poco al embargo, que el Gobierno cubano ha logrado manipularlo".

Yoani Sánchez, (9):

“El gobierno ha amplificado la real importancia del embargo. Yo voy a las tiendas de mi país y la mayoría de los productos dice ‘Hechos en Estados Unidos’. Por tanto no creo realmente el impacto económico no sea tal. Y se convierte en un argumento para explicar el descalabro económico y explicar las faltas de libertades”.

René Gómez Manzano,(10):

 “Retirar el embargo sería un error si Cuba no garantiza el respeto integral de los derechos humanos. Cualquier negociación que no tenga esto como fundamento, es perjudicial para Cuba y también para EEUU. Si EEUU concede créditos a Cuba van a ser los contribuyentes norteamericanos los que paguen el sostenimiento del castrismo”.

Laritza Diversent, (11):

“Quitando el embargo queda todo claro, porque no va a disminuir la represión policial, y no es cierto que la represión sea sólo contra los disidentes. Es contra todo el pueblo”.

Juan Carlos González, 12):

“Si se levanta el embargo de la manera que aboga el New York Times, Cuban tendrá 50 años más de miseria, 50 años más de criminalidad estatal, y 50 años más de tortura”.



 --------------------------------------------------
Notas

1) “Disidentes cubanos expresan consternación por carta de personalidades”. InterAmerican Security Watch. InterAmericansecuritywatch.com. May 20, 2014.
2) “Over 550 Cuban Democracy Activists Reject Efforts to Ease Sanctions.” Capitol Hill Cubans. Capitolhillcubans.com. June 6, 2014.
3) Ibid.
4) Payá, Rosa Maria. “El problema en Cuba es la falta de libertad, no el embargo”. Panam Post. Panampost.com. October 31, 2014.
5) Ibid.
6) Cepero, Alfredo. “La oposición cubana y el levantamiento del embargo”. Cuba Democracia y Vida. Cubademocraciayvida.org. October 29, 2014.
7) Gamez Torres, Nora. “Fariñas teme por su vida y denuncia que “intentaron comprarle” en Estados Unidos”. El Nuevo Herald. October, 30, 2014.
8) “Cuesta Morúa: El embargo es un instrumento desfasado que el Gobierno 'ha logrado manipular'”. Diario de Cuba. Diariodecuba.com. July 12, 2013.
9) “Yoani Sánchez habla sobre el embargo a Cuba.” Telemundo. Telemundo.com. March 15, 2013.
10) “Diario de las Américas: René Gómez Manzano: “Retirar el embargo sería un error”. Cubanet. Cubanet.org. June 16, 2014.
11) Santana, Ernesto. “Viendo a Cuba a través de sus leyes”. Cubanet. Cubanet.org. March 22, 2012.
12) Gonzalez, Mike. “This Blind Dissident Tells the New York Times What They Have Wrong on Cuba.” The Daily Signal. Dailysignal.com. November 4, 2014.

_________________________________________________
*Jennifer Hernandez is a Research Assistant at the Institute for Cuban & Cuban-American Studies, University of Miami.

Ariadna Gutiérrez, Miss Colombia 2014

 
 
 
 
 


(EU) Por primera vez en los 80 años de historia del Concurso Nacional de Belleza, el departamento de Sucre logró llevarse la corona. Se trata de Ariadna Gutiérrez Arévalo quien desde su llegada a Cartagena para participar en el certamen se mostró como favorita.

La actual Señorita Colombia tiene 20 años de edad, sus medidas son: 85-63-90. Es modelo y mide 1.78 metros de estatura y durante el certamen uno de sus puntos más altos fue el manejo de la pasarela y las cámaras. (sigue)

Wednesday, November 19, 2014

Elisa Armstrong Bengough: otra norteamericana de paso por el Camagüey de 1905 (Por Carlos A. Peón-Casas)



Los visitantes foráneos de la ciudad agramontina, que no han sido pocos: famosos unos como es el caso de Thomas Merton, orante y meditativo en las penumbras sacras de la iglesia de la Soledad, o recogido y extático en el bello patio del otrora Hotel Camagüey; otros, de menos prosapia, pero todos empero: reporteros impenitentes, viajeros consuetudinarios, admirando en la ciudad las prestancias medioevales que le hacían sin igual.

La viajera que da motivo a esta crónica: Elisa Armstrong Bengoug, estuvo de paso allá por el año 1905, y dejó para la posteridad, un reporte periodístico(1) publicado en su momento en la prensa norteamericana, y que hoy puede leerse en formato digital, acompañado de unas excelentes fotos de época. 

El párrafo de apertura de su crónica, leído hoy, a más de una centuria, nos parece delicioso, dice la cronista:
Camagüey, la ciudad más pintoresca y desconocida, entre sus hermanas cubanas, es un almacén de delicias para el visitante casual y una fuente de gozo perpetuo para el que mira detrás de la cámara, pues en Camagüey, lo siglos dieciséis y veinte se dan la mano, por entre callejas tan estrechas que los cocheros deben poseer una licencia especial para navegar entre ellas(2).

Con tal mirada, podemos entender, el asombro de la norteña ante los peculiares espacios citadinos de aquella ciudad, que recién estrenaba el nombre de Camagüey, el mismo que ya definía al de la provincia, la otrora y siempre extensa comarca, y que desde 1903, sustituía el antológico de Puerto Príncipe. 

Porque lo que sigue en sus elucubraciones sobre nuestra añosa urbe nos remite a ese inevitable accidente de nuestra mediterraneidad, que parafraseando al poeta es lo mismo que “la maldita circunstancia de la llanura por todas partes”(3)
Hasta hace muy poco, Camagüey estuvo tan aislada, y las facilidades de alojamiento para los viajeros fueron tan peculiares en su incomodidad que la mantuvieron definitivamente inexplorada. Aún hoy es desconocida para el viajero invernal promedio, aunque es fácilmente alcanzable desde la Habana o Santiago por medio del ferrocarril, que tiene sus oficinas en esas ciudades(…)(4)
Lo que sigue en su reporte nos parece, verdaderamente, el motivo primordial de aquella crónica que indefectiblemente estaba dirigida al potencial turismo norteamericano que pasaba de largo ante la belleza singular de nuestra ciudad, un inevitable gancho periodístico para que mediante el recién estrenado Cuban Railroad, poder atraer nuevos visitantes:
Un grande y confortable hotel ha sido inaugurado recientemente para los turistas, y pronto las medievales calles, resonarán con las voces de los visitantes norteamericanos, disfrutando los atractivos de una ciudad que hasta ahora sólo ha sido el privilegio de unos pocos que se han atrevido a soportar los horrores de un hotelucho cubano en busca de lo novedoso y atrayente(5).
La viajera no deja de reconocer que la ciudad acusa ya algunas influencias modernizadoras a saber luego del periodo de ocupación norteamericano: “su gran limpieza, las calles pavimentadas y la llegada del teléfono y la electricidad”(6). Pero los mayores atractivos para los potenciales turistas, los lectores norteños de sus crónicas, estarían en:
las interesantes tiendas de souvenirs del antiguo régimen español, y poder acaparar en sus cámaras las novedades de nuevas figuras, vehículos y paisajes en su periplo invernal(7).
Igualmente podrían admirar:
una pelea de gallos, o una partida de chicos jugando lo que ellos imaginan ingenuamente como beisbol, y a un grupo de lavanderas blanqueando las sábanas de la familia en el río y secándolas sobre los cercanos arbustos(8).
Pero de todas las maravillas por descubrir para el potencial turista norteño, todavía quedarían por ver las no pocas iglesias locales, las verdaderas “joyas de la corona” de una comarca donde proliferaron tantas como se pudieran imaginar en un espacio limitado de ciudad, gracias al sentido religioso y al peculio singulares de sus habitantes. 

Así las describe la cronista de un modo que por momentos, nos parece que excede los límites del hecho real para recrear a su gusto un escenario con tintes de ficción:
La historia de esta ciudad se escribe siempre a través de sus iglesias y otros edificios religiosos, y no hay otra que le lleve la delantera. La Iglesia Mayor, ha servido como fuerte, en su torre se ha desplegado una pieza de artillería, y la soldadesca ha habitado el mismo lugar donde los fieles rezan, y en sus recias puertas se aprecian las marcas de las balas(9)
 

Referente a la hermosa Iglesia de la Merced, por su parte, apunta:
Quizás más interesante aún es la Iglesia de la Merced, construida en 1748, por lo monjes de aquella orden. El altar está ricamente decorado en plata, lo que produce un magnífico efecto bajo la luz de los candelabros ubicados en la arcada. Aquí, como en otras partes las mujeres forman parte importante de la congregación, pero más allá de esos umbrales, en el monasterio colindante, no son admitidas(10)
Lo que sigue de su interesante relato, tiene que ver con la apariencia de los entornos citadinos, el colorido de las fachadas de las casas, y alguna que otra costumbre de ocasión de los principeños, y que la visitante hace constar, como evidencias de la vida de nuestra añosa comarca:
Los colores de las casas son extremadamente pintorescos; con tonos muy vivos: azul, anaranjado malva y rosado. Las casas pintadas de blanco se prohíben por ley, porque bajo el reverberante sol pudieran ocasionar daños a la visión. Las ventanas están dotadas de rejas de hierro forjado, o persianas moriscas pintadas o ya deslustradas, y las cocinas con su estufa de azulejos azules y blancos y el fuego avivado por el carbón vegetal, es algo digno de verse y recordarse(11)
Muchas de otras costumbres ancestrales, llaman la atención de la sorprendida viajera en su recorrido por la ciudad de antaño, como por ejemplo, la muy raigal costumbre del cortejo amoroso a través de las ampulosas ventanas o balcones coloniales, donde la dama requerida en amores, esperaba cada tarde noche a su pretendiente:
Camagüey hace gala de su conservadurismo; el cortejo amoroso todavía sucede con la dama en su balcón y su novio en la calle, algo que en nuestros ambientes es inimaginable ya. Quizás por ello, la escena de la plaza cuando toca la banda en las tardes establecidas, es especialmente alegre. Alrededor de la plaza circulan carruajes con damas ataviadas como para una fiesta, mientras en aquella pasean otras con sus chaperonas, y son admiradas a una distancia decorosa por grupos de jóvenes de punta en blanco(12).
Mirando las fotos de esta singular crónica-reportaje, uno se percata de la acuciosa mirada, que tiene esta especial cronista norteamericana, para descubrir esas esencias tan particulares que distinguían la vida de la ciudad de entonces, detalles que quizás pasaran desapercibidos, por su trivialidad para los que habitaban el terruño. Una de tales instantáneas corresponde a la de un infaltable vendedor callejero, con su atestada carretilla o su mula, colmada de los artículos más inimaginables. Así recrea esta escena:
El vendedor ambulante es un personaje necesario en Camagüey: un visitante bienvenido en cada puerta. El mantiene sus recorridos regulares como hombre de negocios. A veces es un vendedor de carbón, con su mercancía bien atada al lomo de su mula; otras, es un vendedor de aves y huevos; estos últimos acomodados en una gran cesta que porta en su brazo; y las primeras atadas vivas, pero indiferentes a su suerte. El vendedor de zapatos se le ve tan a menudo que tal pareciera que todos en la ciudad compraran sus calzados en las puertas de sus casas. Sus mercancías las porta en un gran marco de madera acomodados en filas. Los zapatos son de sorprendente buena apariencia, entre los que destacan las zapatillas en rojo, azul o amarillo(…) Otros llevan tiendas en miniatura a sus clientes, en pequeñas carretas, arrastradas por un robusto chivo, y donde apilan desde encajes hasta utensilios de latón, y desde percal hasta polvo facial(13).
Otros detalles, de la cotidianeidad no le quedan indiferentes como acaso los cortejos fúnebres de los más pobres, portando el humilde sarcófago en hombros de camino al camposanto, y sólo atendidos por hombres, pues las mujeres no solían sumarse a aquellos. Y la presencia de los más pequeños y más desfavorecidos: correteando mientras juegan por las polvorientas callejas: ”disfrutando una agradable inmunidad de ropajes, con el atuendo de la Naturaleza en perfecto confort y edénica inocencia”(14); gracias al tórrido ambiente que no es perturbado por vientos gélidos, porque en Camagüey, acaba acotando, pensando otra vez en sus potenciales lectores norteños, siempre es verano.



-------------------
Citas y Notas

  1. OLD CAMAGUEY. A Survival of the Centuries in Interior Cuba By Elisa Armstrong Bengough. Published in the June 1905 issue of "The Four-Track News—An Illustrated Magazine of Travel and Education," Vol VIII, No. 6, by George H. Daniels, New York (.Las fotos que se incluyen son las que ilustraron aquella crónica iniciática. La traducción de los textos citados es de mi autoría)
  2. Ibíd.
  3. Paráfrasis del famoso verso de Virgilio Piñera alusivo a nuestra ínsula: “la maldita circunstancia del agua por todas partes”
  4. Ibíd.
  5. Ibíd.
  6. Ibíd. Justo sería acotar que la llegada del teléfono a la ciudad ocurre justamente en mayo de 1905, el mismo de la visita, pero suponiendo que la tecnología fuera norteamericana “la concesión para una red de servicio público en la ciudad…se le otorga al español Lorenzo Coll Mora, vecino de Cienfuegos…Hasta 1912 no empiezan a funcionar realmente los teléfonos” En Índice Histórico de la Provincia de Camagüey. 1899-1952. Respecto a la llegada de la electricidad si pifia la autora si nos atenemos a lo que se explica en el ya citado Indice Histórico donde leemos: “desde 1890 la ciudad tiene una planta, propiedad de la Empresa de Alumbrado Eléctrico de Puerto Príncipe(…)”
  7. Ibíd.
  8. Ibíd.
  9. Ibíd.
  10. Ibíd.
  11. Ibíd.
  12. Ibíd.
  13. Ibíd.
  14. Ibíd.

Tuesday, November 18, 2014

Francisco: "La vaca colabora" y el "chancho se compromete"

 
 
ROMA, 18 Nov. 14 / 05:18 pm (ACI).- El Papa Francisco arrancó risas a un grupo de jóvenes reunidos en el Vaticano al recurrir a una metáfora del humorista argentino Luis Landriscina sobre el “sándwich de jamón y queso” para animar a los jóvenes cristianos a comprometerse en recuperar la dignidad de las personas.
 
Hablando en español, el Papa Francisco se dirigió al simposio de jóvenes contra la prostitución y la trata de personas, celebrado en la Casia Pio IV del Vaticano del 15 y 16 de noviembre.

En su alocución que ha sido difundida en YouTube, el Papa Francisco recordó las palabras de Landriscina, “quien hacía ver la diferencia que hay entre colaborar y comprometerse. Todos tienen que colaborar, pero los cristianos tenemos que comprometernos. Landriscina decía: ‘La vaca cuando nos da la leche colabora para nuestra alimentación. Se da la leche y se hace el queso, y entonces hacemos un sándwich. Pero un sándwich de queso es un poco soso, entonces hay que ponerle jamón. Vamos a ver al chancho, y el chancho para hacer jamón no colabora, da la vida, se compromete’”. (sigue)

Pongamos por caso (por José M. Fernández Pequeño)

Nota del blog: Agradezco al escritor y amigo  José M. Fernández Pequeño (www.palabrasdelquenoesta.blogspot.com), que comparta este texto de su reciente libro "El Arma Secreta" (Editora Nacional, Ministerio de Cultura, 2014), Premio Nacional de Cuentos “José Ramón López” en la República Dominicana, con los lectores del blog Gaspar, El Lugareño.

Recomiendo la lectura de la reseña hecha por el escritor Félix Luis Viera en Cubaencuentro.com: “El arma secreta”, de José M. Fernández Pequeño y de Fernández Pequeño responde una entrevista impertinente en el website Cruzar las Alambradas del escritor Luis Felipe Rojas

La presentación en Miami será el viernes 5 de diciembre de 2014, a las 7:00 pm, en el Centro Cultural Español de Miami (1490 Biscayne Boulevard, Miami, Florida, 33132).

El libro se puede adquirir en Amazon (http://www.amazon.com/gp/product/9945492446)




---------------------------------------------------------------------------
Veredicto del Jurado del Premio Nacional de Cuentos
 “José Ramón López” correspondiente al año 2012:

V e r e d i c t o

Los abajo firmantes, integrantes del Jurado del Concurso Nacional de Cuentos José Ramón López, correspondiente al año 2012, patrocinado por El Ministerio de Cultura de la República Dominicana


OTORGAMOS

A unanimidad el premio a la obra El arma secreta, escrita por José M. Fernández Pequeño, atendiendo a la asombrosa profundidad narrativa que el autor desarrolla en los nueve relatos del libro, en la cual reivindica el arte y la maestría de narrar, a partir —más allá de la memoria— de una profunda observación de los desconciertos que la postmodernidad introduce en los países del tercer mundo, contaminándolos y vinculándolos —tras la destrucción de sueños y promesas— a la realidad de los fracasos. Así, Fernández Pequeño une y desune la noción de memoria, historia y desconcierto en los relatos que configuran su libro, en una muestra de excelencia narrativa.

En Santo Domingo, Distrito Nacional, a los veinticuatro días (24) del mes de junio, del año dos mil trece (2013).

Ángela Hernández; Armando Almánzar Rodríguez; Efraim Castillo
---------------------------------------------------------------------------------

Pongamos por caso

 por  José M. Fernández Pequeño



Pasos en el apartamento de arriba, eso era el ruido, y no golpes en una puerta como creí cuando desperté. Iban y venían haciéndose más débiles o más fuertes según salieran o regresaran a la habitación principal, y así estuvieron un rato las pisadas, retumbando por el techo. ¿Qué mujer usa esos jodidos tacones a las cuatro de la madrugada?, me pregunté en el momento que los pasos se detuvieron encima de mí y quedó un silencio molesto, una soledad que me dejó a la espera de algún sonido, cualquier cosa que alterara el murmullo del aire acondicionado y acabara con aquella expectativa insomne. Por fin las pisadas reiniciaron su golpeo, ahora fofo, y no duraron mucho ni volvieron a salir de la habitación. Se sintió el quejido que produce una cama al ser arrastrada ligeramente para rectificar su posición y luego el silencio.

Durante los siete u ocho años que llevo durmiendo ocasionalmente en el apartamento de la Ponce nunca había ocurrido algo así. De más está decirte que no volví a pegar un ojo el resto de la madrugada. Y mira que traté, sí que traté. Daba vueltas en la cama queriendo recordar a la muchacha del octavo piso como debí verla en las ocasiones que me crucé con ella entrando o saliendo del edificio. Solo me venía a la cabeza una mujer delgada, más alta que baja, y distante; no, distante no, mejor pendiente de sí misma. Una mujer vestida con ropa de colores claros. Como no iba a encontrar una cara para aquel cuerpo borroso, salté de la cama y me puse a clasificar por su tamaño y posibilidades de abordaje las empresas públicas que saldrán a cotizar el seguro después de diciembre. Bien sabes el dinero que costó llegar hasta esa información…

Cuando bajé, pasadas las siete y media de la mañana, en la oficinita de la administración nada más se veía a Güiri, el haitianito que limpia las áreas comunes y duerme por las noches en el vestíbulo del edificio. No importa cuál sea la circunstancia en que lo encuentres o si ya te ha saludado cien veces ese día, Güiri siempre está eufórico, feliz de verte. Es un estado de ánimo que no puede evitar, anda tú a ver si el mejor sitio que ha encontrado para vivir en este país. Me recibió con su habitual grito de alegría:

–¡Tranquilo patró!

Nunca he llegado a entender si en esos casos Güiri quiere asegurarme que él está tranquilo o me está pidiendo que lo esté yo. En fin, le pregunté por Onésimo, el administrador.

–Ah, no sabe patró, desde ayer no sabe.

No había que dudarlo, cualquier información que dejara con el haitianito sonriente se perdería en el mar de la euforia. No obstante, pequé:

–Dile cuando llegue que necesito hablarle, que me llame a la oficina o al celular –y le dejé mi tarjeta, que él no intentó leer.

El administrador no me llamó ni yo me acordé más del asunto. En ese momento, con el día comenzando, te confieso que estaba molesto y curioso al mismo tiempo. Pongamos que cincuenta y cincuenta. Había ido a dormir en el apartamento de la Ponce buscando la paz que la migraña de Tatiana no me iba a permitir en la casa, y terminé encontrándome con una loca que hundía la madrugada a taconazos. Era el colmo, y lo era todavía más que yo no recordara el rostro de una mujer joven, puede que hasta bonita, con la que me había cruzado varias veces... Mal augurio para un día en el que íbamos a necesitar mucha concentración si queríamos discutirle la Corporación Eléctrica a los de Seguros Nacionales.

Y, para que veas cómo son las cosas, ese fue uno de los mejores días que hemos tenido por acá últimamente. Me lo has oído decir mil veces, nadie puede vender un seguro si no convence de su propia seguridad al cliente. ¿Sabes cómo se me ocurrió la contraoferta que mandamos cerca del mediodía? Estaba leyendo el reporte de nuestra informante en la Corporación, cuando una de las muchachas de limpieza, no sé cuál, dijo en el pasillo:

–Uh, las de Domino´s son más ricas. Las de Pizza Hut casimente ni saben a tomate.

Ahí me dije, pues vamos a poner más tomate en nuestra pizza, a puyar donde sabemos que los de la Corporación no están contentos con el paquete de Seguros Nacionales. Y di órdenes para que nuestra oferta incluyera atención personalizada las veinticuatro horas y cobertura odontológica sin subir la prima. Tú te espantaste, ¿verdad o mentira? Pero estábamos hablando de una empresa que factura cinco millones al mes. ¡Cinco millones! ¿Y qué pasó? Antes de que terminara la tarde nuestra informante llamó para decir que el director de la Corporación Eléctrica había indicado estudiar nuestra oferta como prioridad uno. Lástima que después no mantuviéramos esa agresividad…

Esa tarde fuimos a Olé Restaurant, ¿te acuerdas? Me sentía más contento que el carajo, pero entre los brindis de la cena y el relajo con el karaoke me tomé cinco o seis copas de Proseco y empecé a sentirme un poco mal. Llegué al apartamento de la Ponce faltando ocho minutos para las diez, mareado y con una chicharra sonándome en los oídos. Tanto, que me tiré en la cama sin pasar por la ducha y creo que estaba dormido antes de caer encima de las sábanas, te lo juro.

Desperté alrededor de las tres con un dolorcito no muy fuerte pero insistente en la boca del estómago. Estuve como diez minutos tratando de jugarle cabeza al insomnio, a ver si me la perdonaba esa noche. Vírate para acá, vírate para allá, trata de no pensar en nada, que ninguna cosa te preocupe a esa hora… tápate la cabeza con la almohada para no oír el murmullo del aire acondicionado… Había decidido ya ir a la cocina y tomarme una pastilla Tums, cuando sentí que los pasos venían retumbando como cañonazos por el techo. ¿Pero será que esa mujercita no duerme una noche completa, Dios mío?, me quejé. ¿Y de dónde sacará esos tacones?

Todos los apartamentos en el edificio de la Ponce tienen la misma distribución. Esa noche, completamente despierto y atento, me fue fácil seguir el desplazamiento de la mujer, incluso pude pronosticar varias veces un rumbo antes de que lo tomara. Su trayecto hasta el baño fue seguido de un silencio, y después los breves golpes de quien retrocede dos o tres pasos para verificar algo en el espejo del botiquín; pongamos por caso, si el maquillaje quedó bien retirado. De regreso a la habitación, hizo una parada en el mismo centro, probablemente para disfrutar en el espejo de pared la operación de quitarse la ropa, el asombro de ver resurgir el cuerpo propio en medio de la madrugada, la coquetería de girar para calibrarse por todas partes. Luego era inevitable que avanzara hacia la cama y, sentada, gastara otro silencio en zafar el sostén, desabrochar los zapatos y dejarlos caer con dos golpes vanos sobre el piso. Ahí supe que caminaría en pantis y chancletas hacia el clóset antes de que ocurriera, y mi premio no se hizo esperar. Los pasos frotados, casi podría decir que pícaros, iban dejando evidencia suficiente para sospechar que la muchacha era consciente de mi atención, que de alguna extraña manera el regodeo de aquellas pisadas al regresar hasta la cama tenía un destinatario: mi insomnio. Entonces llegó el silencio. ¿Qué pasa si subo y le toco a la puerta?, me pregunté… No me mires así, claro que no subí; después de todo este tiempo trabajando juntos, deberías conocerme mejor. Aquello estaba yendo demasiado lejos, me dije, hablaría sin falta con el administrador en cuanto amaneciera.

Encontré a Onésimo en el parqueo interior del edificio, maldiciendo una filtración cuyo arreglo, según él, ya había pagado por lo menos tres veces. Onésimo es un moreno claro y no muy viejo, cuarenta y uno o cuarenta y dos años como mucho, que me miró con cara de solo esto me faltaba cuando le pregunté cuál sería la mejor hora para hablar con la vecina del octavo piso.

–Uuh, hace más de un año que a la señorita no se le ve por parte –me respondió como quien aclara algo que todos deberían saber–. Su abogado vino hará unos meses y me dijo que quieren vender el piso, pero sin poner carteles ni contratar inmobiliaria. Se lo he mostrado a un par de personas, pero imagínese...

En aquel momento no había nada que mi cabeza soñolienta quisiera imaginar. Preferí dejar el asunto ahí. Le dije que tampoco corría tanta prisa, que luego podía hablar con el abogado, y dándole la espalda me dirigí hacia el vehículo. Ya tenía la puerta abierta cuando el hombre casi gritó:

–Siempre a su servicio, mi don. Y mire qué casualidad, el abogado de la señorita tiene una Ford Explorer pimpún a la suya, nada más que gris.

Apenas llegué a la oficina, y luego de comprobar que no había noticias frescas de la Corporación Eléctrica, hice dos cosas. Primero envié al mensajero hasta el Tribunal de Tierras con la misión de averiguar a nombre de quién estaba registrado el octavo piso en el edificio de la Ponce. Luego llamé a mi hermano:

Good morning. I’m William Corría, may I help you? –respondió con la suficiencia del que tiene todas las soluciones a mano.

Como sabes muy bien, mi hermano William vive en Nueva York. ¿Te acuerdas cuando le organizamos aquel almuerzo en casa para fin del año pasado? Claro, por supuesto... Bueno, el asunto es que ese día de la llamada, después de los saludos y las noticias sobre parientes de acá y de allá, le pregunté si en esa visita había sentido pasos de madrugada en el apartamento de la Ponce.

–¿Pisadas dices? Oye pichón, vete a ver lo que estás tomando. Recuerda que el alcohol siempre te dio durísimo.

El mensajero demoró como hora y media en regresar con la información. El apartamento del octavo estaba registrado a nombre de Laritza Cite Busquet, ciudadana mexicana que, si el documento de identidad fotocopiado no mentía, en este momento debería de tener treinta y tres años cumplidos. Repuse los doscientos pesos que el mensajero gastó en ablandar al encargado del Tribunal de Tierras y, ni corto ni perezoso, sometí el nombre recién adquirido a ese imperio del chisme que es Internet. En este planeta de mierda nadie se salva de un clic a tiempo, júralo. Entre otras relativas a la Cité des Arts y las ofertas para buscar cualquier cosa, incluyendo la fuente de la eterna juventud, Google me regaló tres entradas sobre el nombre de mi interés.

En la más antigua, una muchacha caminaba sola por una orilla que se supone fuera del lago Chapala, si nos atenemos al comentario que acompañaba el brevísimo video colgado en YouTube. El viento movía su bata blanca pero en la grabación no había sonido ni textos que explicaran más, solo la mujer que me tropecé varias veces en la entrada del edificio, ahora caminando junto al agua. Frente a ese andar melancólico, delicado, de veras costaba trabajo creer que aquellos piececitos descalzos fueran capaces de producir los estruendosos pasos que habían puesto patas arriba mis dos últimas madrugadas.

En la segunda entrada la persona de ese nombre ofrecía en venta de ocasión por motivos de viaje urgente un BMW prácticamente nuevo, sin otro dato que un teléfono en Monterrey, el nombre de una tal Odette como contacto, y la absoluta seguridad de que los interesados no se arrepentirían por haber llamado.

En la entrada más reciente, colgada hacía ocho meses, Laritza Cite Busquet ni caminaba ni ofrecía. Estaba muerta, y no precisamente por propia voluntad, enfermedad repentina o accidente. Le habían dado seis balazos en un barrio de Tegucigalpa, todos en la espalda y la cabeza. ¿Qué te parece?

En una nota breve y con pocos detalles, El Mensajero de Honduras informaba que el cuerpo de la mujer apareció tirado a la entrada de un callejón. Los asesinos no se habían molestado en quitarle el dinero ni los documentos de identificación, pero sí se tomaron su tiempo para ponerle encima un papel escrito a mano dejándole recuerdos de Guadalajara y Cabarete. Luego de esto, la periodista se gastaba un párrafo casi tan extenso como el resto de la nota reclamando a las autoridades hasta cuándo iban a permitir que la población viviera en la más absoluta indefensión frente al crimen organizado. Nada más.

Leía la nota por tercera vez, a punto de cruzarme al Departamento de Reclamaciones y decirles un par de vainas para que dejaran la chercha con un jodido satélite americano que al parecer se había descontrolado, cuando entraste a la oficina para decirme que la gente de la Corporación Eléctrica se reuniría a las dos de la tarde con los de Seguros Nacionales. La vida está llena de sorpresas y nadie lo sabe mejor que quienes nos dedicamos al negocio de atajar riesgos.

El resto de ese día es una historia que crees conocer bien. Que tu informante en una corporación del Gobierno también lo sea de la competencia, solo significa que no le ofreciste el dinero suficiente porque, a fin de cuentas, si es desleal con su empresa dándote información restringida, a quién le va a extrañar que sea desleal también contigo. Esas son cosas que pasan todos los días y no hay por qué tirarse a morir, aunque en este caso significaba la casi segura pérdida de una cuenta que factura cinco millones de pesos mensuales. Y hablando de morir, a las cuatro de la tarde, cuando ya era firme que Seguros Nacionales había ampliado la cobertura para enfermedades catastróficas y estaba a punto de cerrar un preacuerdo con la Corporación de Electricidad, envié un correo electrónico a la periodista que firmaba la nota en El Mensajero de Honduras.

No me mires así... Le dije que escribía a nombre de los vecinos de Laritza en Santiago, que estábamos espantados con la noticia de su muerte, que nos gustaría tener detalles más precisos porque ella era muy querida aquí, y toda esa cotorra del vecino solidario... Está bien, está bien, pongamos que no fue el impulso más cuerdo de mi vida, pero digamos también que a esas alturas del día las cosas se habían vuelto bien extrañas. Y no porque tener casi perdido el contrato con la Corporación Eléctrica fuera tan terrible, cosas peores nos han pasado en este negocio y lo sabes. Me refiero a que se percibía algo raro en el ambiente, lo mismo en la oficina que en la calle… un grosor o un brillo distintos, no sé… va y eran cosas mías.

Pero juzga por ti misma. Camino a la casa, me bajé a comprar la loto en el mini-mercado de la Avenida Metropolitana. Al frente, en la cancha del círculo social, seis muchachones jugaban baloncesto con una pelota deformada por dos protuberancias, de modo que parecía un balón de fútbol americano, y al driblarlo no era posible predecir hacia dónde saldría el bote. Ninguno de los carajos intentaba tirar al aro con aquel adefesio, todo lo que hacían era descuajarse de la risa viendo las posiciones ridículas que ponían cuando intentaban controlar el drible. Bueno, gente sin cosa mejor que hacer la encuentra uno en todas partes, pero cuando vine a caer en cuenta, yo mismo llevaba como diez minutos viendo las tonterías de esos buenos para nada.

En la casa, las niñas daban carreras con unas toallas amarradas al cuello y apenas logré que se detuvieran a saludarme. Por la nana supe que aquellas no eran toallas sino las capas que les ayudarían a levantar el vuelo y detener el malvado satélite americano antes de que destruyera la Tierra. Mi madre no estaba encerrada en su cuarto con la telenovela y escogió precisamente ese anochecer para seguirme por todas partes, preguntándome si me acordaba de no sé quién, el hijo de qué sé yo, aquel que fue pareja de mi prima Carla en su fiesta de quince, todo lo cual había ocurrido en uno de los años setenta que ella no lograba precisar, mientras yo tomaba las precauciones de rigor para quitarme el jabón de la cabeza sin que me entrara agua en los oídos. Ya sabes que soy un imán para las infecciones en los oídos.

Por último, ay dios de los excesos, Tatiana no olía a mentol, y al parecer a salvo de una migraña fulminante, dio en sentarse a la mesa, justo frente a mí, y torturar la cena interrogándome sobre lo que había hecho yo en las dos últimas noches. Te lo digo, algo raro andaba en el ambiente porque en los últimos tiempos la migraña había sido para mi mujer un escondite tan bueno como la euforia lo era para Güiri, el haitianito de la Ponce que ya te mencioné. Cuando saqué el carro del parqueo, Tatiana no hablaba por teléfono con alguna de sus amigas y por tanto le sobró tiempo para satisfacer una repentina necesidad de despedirme:

–Guarda un poco de calor para los tuyos –eso dijo.

En fin, parecía que todos se habían puesto de acuerdo para manifestarse de una forma inusual, y sé que lo entiendes porque eres mujer y porque conoces a mi madre y a Tatiana. ¿Te acuerdas de la vez que las acompañaste al zoológico? Camila llegó a la casa excitadísima, diciendo que se le habían caído los lentes en el tanque de las tortugas y te habías atrevido a meter la mano para sacarlos. Todavía habla de eso a veces, ya sabes cómo son las niñas de impresionables con el asunto de los héroes y las competencias.

Bueno, pues esa noche llegué al apartamento de la Ponce cerca de las once y me puse a consolidar los reportes del trimestre. A mucha gente le gusta trabajar oyendo música. Yo prefiero el audio de las noticias en el televisor. La BBC especulaba sobre los planes que daría a conocer la Comunidad Económica Europea para amansar la crisis en Grecia, mientras Televisión Española pasaba un reportaje acerca de los indignados que acampaban en Barcelona. Todo eso sonaba muy lejos. A fin de cuentas, yo estaba indignado por haber perdido la cuenta de la Compañía Eléctrica y nadie me iba a compadecer, ni siquiera si me quitaba la ropa en plena calle Las Carreras.

Me decidí por CNN, que al menos daba informes periódicos sobre el satélite americano salido de control y en caída libre hacia la tierra. Eso sonaba a ciencia ficción hecha realidad, y como iban de extrañas las cosas, no era de dudar que en cualquier momento apareciera una de mis niñas en la pantalla explicando al mundo los complicados cálculos que le habían permitido determinar el lugar exacto de este acongojado planeta donde caería el aparato loco.

Al momento de entrar tu correo de esa noche, la situación del supervisor asignado a Puerto Plata se iba haciendo preocupante, con un descenso significativo en los clientes captados respecto al trimestre anterior, algo menos esperado que tu noticia sobre la pérdida definitiva de la Corporación Eléctrica. No había terminado de apretar la tecla de delete para esfumar tu nefasto correo, cuando llegó la respuesta de la periodista hondureña.

Haga uno lo que haga, siempre hay un testigo, y el asesinato de mi vecina no era la excepción. Una escritora cubana que estaba de visita en un barrio de cuyo nombre nadie podría acordarse vio parte de lo ocurrido. Eso decía la periodista, y agregaba que la escritora dormía esa madrugada, cuando creyó sentir unos pasos que corrían, y como el callejón situado detrás de la casa era de tierra, las pisadas le sonaron tétricas, o al menos eso dijo la cubana, que se asomó y no vio que nadie corriera, sino a tres hombres bajando de un vehículo todoterreno. Los tipos miraban hacia el fondo del callejón, hablaban entre ellos, y por fin abrieron las puertas del vehículo, pusieron música en el estéreo y arrancaron a beber directamente de una botella.

Como los fulanos seguían ahí muy despreocupados, bebiendo y chillando canciones de Camilo Sesto, la escritora pensó que era un grupo de parranderos y se durmió en algún momento. Hasta que los disparos la despertaron otra vez. Fueron unos estampidos broncos, que la música del estéreo no logró acallar por completo, según dijo la cubana, quien volvió a asomarse muerta de miedo y vio a la mujer tirada bocabajo sobre la tierra, mientras los hombres montaban en el vehículo y se iban. Resulta que el callejón no tenía más salida que esa, así dijo la periodista, de modo que los tipos habían decidido esperar a la mujer divirtiéndose hasta que ella decidiera salir. Debe haber sido una pesadilla para mi exvecina, escondida y viendo pasar el tiempo, sabiendo que la llegada del amanecer sería también la de su muerte, y esto último lo digo yo.

Cuánta verdad y cuánta mentira hay en todo eso, nadie podrá saberlo. No olvides que la cubana es escritora y esa gente tiene el hábito de confundir las cosas. Fíjate que no dio permiso para que publicaran su declaración, ni siquiera con la promesa de mantener su nombre en el anonimato. La mujer estaba aterrorizada por lo que pudiera pensar el gobierno de su país cuando regresara, o por lo menos eso le dijo a la periodista, que se quedó con el moño hecho porque El Heraldo de Honduras le prohibió publicar una palabra más sobre el tema cuando supo que veinte días antes, más o menos, la policía dominicana había decomisado un alijo de cocaína en la playa de Cabarete, tras lo cual fueron asesinadas cuatro personas aquí, en este mismo Santiago de los Caballeros que a diario recorremos tú y yo tan tranquilos. Dos de los muertos eran mexicanos y todos tenían encima un cartel parecido al que le dejaron a mi vecina en aquel barrio de Tegucigalpa. Eso dijo la periodista y lo verifiqué yo hace unos días llamando a un amigo en el periódico La Información.

A ver, teníamos una trama criminal, un jodido fiasco en el negocio y un satélite americano probablemente a punto de caernos encima. Lindo panorama, ¿verdad? Pues esa noche volvieron los pasos en el octavo piso. Llegaron a las tres y quince, medido por mi reloj, con la puntualidad de quien cumple un compromiso. Los sentí venir desde la sala y entrar al comedor, donde me encontraba. Los acompañé rumbo a la habitación principal y allí esperé todo el tiempo que se detuvieron en el lado izquierdo, probablemente mientras su dueña iba depositando sobre algún mueble la cartera, el reloj, los anillos, los collares, los aretes, y quizás algún otro artefacto de la femenina vanidad. Luego volvieron al comedor e hicieron silencio por un tiempo aún más prolongado. ¿Estaría la mujer sentada frente al televisor? ¿Vería en ese momento la cara de alivio con que el especialista de la NASA informaba en la pantalla que el satélite fuera de control caería en el mar, a no sé cuántos kilómetros de Cabo Verde, en un punto donde solo podía asustar a los peces?

Bajé al parqueo, saqué la pistola y la linterna de la guantera del vehículo y desperté a Güiri, que pegó un brinco en el sofá del vestíbulo y miró hacia el arma en mi mano con un brote de terror:

–¡Tranquilo, patró… todo bié, todo bié! –imploró.

Le ordené que buscara las llaves del octavo piso y subiera conmigo. En el ascensor no hizo preguntas ni comentarios. Iba encogido, mirando el piso, probablemente intentando evaluar las nefastas consecuencias que todo aquello traería para su precaria situación de extranjero pobre e indeseado, además de ilegal. Cuando abrió la puerta del apartamento, la oscuridad y el encierro más completos nos echaron encima un aliento tibio como la tristeza, una soledad casi desfachatada. Dentro no había lo que se dice absolutamente nada, si descontamos un par de hojas de periódico tiradas en la sala. Cualquiera diría que por aquellos pisos cubiertos de polvo hacía meses que nadie andaba, y la blancura de los tomacorrientes en las paredes y de las bases para las lámparas en el techo resultaba un insulto grosero e inexplicable en medio de tanta quietud.

Ya de salida, el detective que todos tenemos dentro sufrió un rapto de suspicacia y recogí las hojas tiradas en el piso de la sala. Pongamos por caso que hubieran sido restos de El Mensajero de Honduras, o de algún periódico mexicano que hablaba sobre los carteles de la droga… a esa hora cualquier cosa hubiera servido para hacerme sentir menos ridículo. Pero no, eran simples pedazos de un Listín Diario viejo que ni siquiera traía la noticia del alijo de drogas confiscado en Cabarete. Por suerte a Güiri no era necesario darle explicaciones, con cien pesos resultaba suficiente para que fuera a tirarse en el sofá del vestíbulo, celebrando el final feliz de la sorpresiva expedición.

Eres mi asistente desde hace casi cuatro años y sabes que no soy hombre de andar creyendo en muertos que salen. Siempre me han gustado las cuentas claras: dos mujeres son cuatro tetas, y el resto son cosas de poetas. Recogí los reportes de negocio que había estado consolidando en el apartamento y bajé al parqueo del edificio. Seguía habiendo algo hinchado en la madrugada y los semáforos insistían en su innecesaria gesticulación de luces, que me salté sin aminorar la marcha del vehículo. Entré en mi casa con sigilo más propio de ladrón que de dueño. Ya en el cuarto, me desnudé poniendo cuidado en el empeño, cosa de no retar la sensibilidad extrema de Tatiana y su migraña hacia los más tenues sonidos, brillos y olores.

Terminaba de meterme bajo las sábanas, maldiciendo en silencio el afán de Tatiana por apagar el aire acondicionado durante la madrugada, cuando sentí una mano que buscaba en mi entrepierna. Cualquiera hubiera dicho que aquella mano había estado al acecho, esperándome, si tomamos en cuenta la forma lenta y segura con que fue sobando, engañoso preludio de la violencia que apartó las sábanas de un golpe y dejó sentado sobre mí el cuerpo de la mujer desnuda, como poseída, que respiraba hondo, y hondo comenzó a explorar su sexo usando mi sexo como instrumento.

Nunca perdí la lucidez esa noche. Con la conciencia de quien disfruta un episodio que le está ocurriendo a otro, o a uno mismo pero en otro momento, me sentí penetrar en la mujer, que se curvó hacia atrás buscando aire y comenzó a golpear con sus nalgas sobre el nacimiento de mis piernas, primero despacio y profundo, tap-tap-tap, luego cada vez más rápido e intenso, tap-tap-tap, cada vez más adentro, tap-tap-tap, cada vez más caliente… Repleto de una increíble claridad, vi crecer a la mujer en trance, con el rostro levantado hacia el techo como si nuestros sexos incrustados le propiciaran una comunicación inexplicable, inaudita, un entregarse suicida que nos habría lanzado de un empujón a la nada de no haber sido por el grito en que reventamos. 

Quedamos unos minutos tirados como quiera sobre la cama, sofocados. Al regreso del baño, Tatiana encendió el aire acondicionado y se tendió junto a mí. Pegando sus labios a mi oído derecho, dijo en un susurro: «No hay dudas, papito, tú eres mi macho». Luego dio la vuelta y se durmió. Yo demoré horas en coger el sueño, creo que me dormí quince minutos antes de que la alarma del Blackberry reclamara mi regreso al mundo de los despiertos.

Cuando salí para la empresa, Tatiana dormía desnuda y bocabajo, inmune a la frialdad que tan catastrófica ha resultado en los últimos tiempos para su migraña, mientras ofrecía a la vida un culo levantadito y orondo. Me detuve un momento, apreciándola desde atrás, tratando de seguir la quebrada de sus nalgas, que iba a perderse abajo, rumbo a un destino que desde esa perspectiva se presentía oscuro y misterioso. Era el mismo culo que estoy viendo desde hace quince años, de caderas un poco estrechas y nalgas proyectadas, que el tiempo comienza a puntear de celulitis por los lados. Pero a la vez había en su posición algo distinto, una actitud de reto que obligaba a reparar en el brillo de la piel, el delicado erizamiento de sus poros, los huequitos que flanquean la planicie de su baja espalda. No sé por qué te describo un paisaje que conoces bien, quizás solo para decir que esa mañana aquel culo me confrontaba con una arrogancia nueva, capaz de desafiar hasta a la mismísima muerte.

De las pisadas en el techo no sé, digamos que me confundí y escuché lo que no era. De hecho, no he vuelto por el apartamento de la Ponce. Han sido demasiadas las ocupaciones en casa, algo de lo que estarás enterada porque en los últimos días no me has visto darle a la oficina el calor de antes, o quizás por alguna otra fuente, ya sabemos que siempre hay un testigo para todo, hasta para lo más secreto. Y mira, aunque no me gustan las cosas que se explican mal, a lo mejor cuando haya tiempo me da por seguir investigando sobre mi exvecina. Pero como ella está muerta y nada puede hacerse al respecto, primero necesito ocuparme de mi mujer, que sí está viva, y en las muchas conversaciones de estos días me ha permitido descubrir por fin su misterio, uno tan íntimo que ahora mismo tengo la impresión de haber vivido quince años con una mujer a la que no conocía de verdad.

Bueno, ese es un tema complicado… Por ahora, te informo que a partir de este momento dejas de trabajar en la empresa y que espero no intentes acercarte a Tatiana otra vez. Ella está muy ocupada con otras experiencias; pongamos por caso, irse a dormir conmigo esta noche en el apartamento de la Ponce.

-------------------------------------------------------

“El arma secreta”, José M. Fernández Pequeño.
Editora Nacional, Ministerio de Cultura, 2014.
Imagen de portada: “Hojas y ojos” (1994), de Mario Grullón, Colección Eduardo León Jimenes de Artes Visuales, Centro León
ISBN: 978-9945-492-44-6






------------------------------------------------------------
José M. Fernández Pequeño: Escritor de origen cubano y nacionalizado dominicano. Ha publicado catorce libros en géneros como la crítica literaria, la narrativa, el ensayo y la literatura infantil. Se graduó de Licenciatura en Letras por la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba, y realizó luego estudios como asistente de dirección cinematográfica. Tiene una maestría en Ciencias de la Educación, mención investigación, por la Universidad de Camagüey, en Cuba, y la Universidad APEC, en República Dominicana. Ha desarrollado una larga carrera como profesor universitario, editor y gestor cultural.

Sus últimos libros son: Un tigre perfumado sobre mi huella (Editorial Cañabrava, 1999; Editorial Plaza Mayor, 2004), En el espíritu de las islas: los tiempos posibles de Max Henríquez Ureña (Editorial Santillana, Taurus, 2003), Cuentos para Angélica (Editorial Libresa, 2003; Editorial Oriente, 2005), La mirada en el camino (Universidad INTEC, 2006); Tres, eran tres (Grupo Editorial Norma, 2007); Distantes y distintos; comunicación profesor-estudiante en la universidad dominicana (ensayo, FUNGLODE, 2008, escrito junto a Jorge Ulloa Hung); Las voces y los ecos; incomunicación y brecha generacional en la universidad dominicana (Universidad Iberoamericana, 2012, escrito junto a Jorge Ulloa Hung), El arma secreta (cuentos, Editora Nacional de la República Dominicana, 2014). Su último libro de cuentos, “Memorias del equilibrio”, está aún inédito.
Entre los últimos premios que ha recibido están: Premio Memoria, de la UNESCO, en ensayo (1997); Premio Internacional Casa de Teatro, en cuento (República Dominicana, 2001); finalista en el Concurso Internacional de Literatura Infantil y Juvenil Libresa (Ecuador, 2003); Premio Nacional de Ensayo Pedro Francisco Bonó (República Dominicana, 2008); finalista en el Premio Iberoamericano de Cuentos Juan Rulfo (Francia, 2012); Premio Nacional de Cuento 2013 en la República Dominicana. Edita el blog Palabras del que no está (www.palabrasdelquenoesta.blogspot.com).

Gaspar, El Lugareño Headline Animator