Friday, September 23, 2016

Crónica: "Cosa más grande". Memorias del legendario Tres Patines (por Waldo González López)

 
 
 
 
 
Fotos/Facebook de Isabel Riverón
------------------------------------------

Con el título de esta crónica, el pasado lunes19 se celebró, en el Miami Dade College West Campus, de Doral, el justo homenaje a quien, sin duda, es el más grande comediante cubano: Leopoldo Fernández, cuya popularidad de alcance internacional impidió que fuera olvidado, a pesar del esfuerzo del maldito castrismo por silenciarlo, cuando en 1961, lo sometió injustamente a la cárcel (donde enfermara de bronconeumonía) tras su última presentación en el Teatro Estrada Palma, luego denominado García Lorca y hoy Alicia Alonso.

Cierto, no obstante la ilegal prisión a que fue sometido por el absolutismo castrista —que ya a inicios de los ‘60s, mostró su ferocidad y odio de fibra hitleriana, con la prohibición de ser escuchados en la radio y disfrutados en la TV los más destacados artistas (tal la icónica Celia Cruz, por poner un ejemplo), el siempre recordado creador de dos clásicos personajes: los canónicos Tres Patines y Pototo, míticas criaturas aun pasadas por la radio y vistas en la TV hispanoamericana, pues sigue vigente en los medios antes comentados, como gracias a sus seis filmes, dirigidos por Manuel Pedrosa: El vigilante Chegoya (1948), Música, mujeres y piratas (1950), Príncipe de contrabando (1950), Hotel de muchachas (1951), ¡Olé…Cuba! (1957) y Surcos de libertad (1959), en muchos de los cuales participara su inseparable colegamigo Aníbal de Mar.

TAMBIÉN LA PLÁSTICA
 
  
Sí, al ya mítico comediante (con su estrella en la Calle 8) una decena de artistas plásticos residentes en Miami le dedicaron obras: retratos, caricaturas, fotos…

De tal suerte, en la improvisada galería, ubicada en el espacio que antecede a la Sala donde se realizó el homenaje, se exponen piezas de los artistas cubanos: el caricaturista Arístides Pumariega, los pintores Yovani Bauta, Rogelio Serrano, Gustavo García y Emilio Héctor Rodríguez, como del venezolano Rafael Montilla, el colombiano Oswaldo Correa, William Vallenilla y Bryanna Jeffreys.

 
 

Además, se muestran las dos máquinas de escribir donde escribiera sus guiones el artista, su clásico traje y su sombrero, como documentos, premios, diplomas y proclamas otorgadas por su valiosa vida dedicada al humor.

Fue, en verdad hermoso el homenaje que, ideado y elaborado por su hija, la profesora universitaria de Historia del Arte y artista plástica, Vivian Pérez, contaría con el inestimable apoyo de la directiva del Miami Dade College y, en particular, del crítico de cine y presentador del programa “La mirada indiscreta”, de AméricaTV, Alejandro Ríos, quien fungiría como Maestro de Ceremonias; como por dos comediantes de la talla de Eddie Calderón (quien con su incambiable humor, dedicó hermosas palabras al homenajeado) y Olber Vargas (‘El Auténtico Imitador’), quien encarnó con su impecable carisma al genial Charles Chaplin, tal asimismo músicos de valía, como el multigenérico Víctor (‘Vitico’)Valdés, quien regaló un valioso arreglo suyo de uno de los números popularizados por Leopoldo Fernández y Aníbal De Mar: “Ahorita va a llover”, y el Combo de Jorge Triana y Bobby Ramírez, también destacados músicos cubanos que interpretaron con su grupo otros dos hits que hicieron época en las voces de los comediantes: “Chilindrón de jicotea” y “Boniatillo".

EL CINE

Y justamente, culminaría el hermoso homenaje con la cinta ¡Olé… Cuba! (1957), en la que actúan y cantan figuras de la música como Celia Cruz (“Pinar del Río”, tema luego popularizado por Benny Moré), Xiomara Alfaro, El cuarteto Los Llópis, la Orquesta Riverside y tantos otros valores de la Cuba durante la importante década del ’50 para la música cubana.

Presentada por Alejandro Ríos, la definiría como “una comedia sencillamente deliciosa”, porque con su también deliciosa sencillez, recoge la veta popular del cubano, para enseguida ampliar sobre el filme, el director y la producción cinematográfica antes de 1959, que, tal igualmente refirió el crítico, no es de tan bajo nivel, como la catalogaron los voceros del séptimo arte castrista del entonces recién creado Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficas (ICAIC).

Y este cronista añade ahora que el ¿célebre? Alfredo Guevara, quien —tras estudiar en la meca del cine italiano: Cineccitá, a su regreso apenas colaboraría con la ¿creación? del mediocre documental “La ciénaga”, que pasaría sin penas ni glorias al basurero del peor cine cubano— sería el aurea mediocritas de la institución que hoy está en crisis, pues los realizadores de mayor prestigio, con Fernando Pérez a la cabeza, están realizando sus propios filmes de manera independiente.

Fue, sin duda, una jornada inolvidable la disfrutada en la tarde-noche del lunes pasado por quienes asistimos al homenaje dedicado al icono de la comedia Leopoldo Fernández y sus dos personajes: Tres Patines y Pototo, por cuyos meritos se publicaría el volumen Leopoldo Fernández Trespatines. El Gran Cómico de América, del escritor cubano Luis González-Lalondry.

LEOPOLDO FERNÁNDEZ

 
 
Leopoldo Augusto Fernández Salgado (‘Tres Patines’), nació en Jagüey Grande, Cuba, el 26 de diciembre de 1904. Cuando era todavía un niño debió abandonar sus estudios y trabajar como repartidor de pan, para ayudar a la economía familiar.

El afán de superación llevó al adolescente Leopoldo a laborar como telegrafista y luego tabaquero, oficio que cambió por el de lector de tabaquería en la pequeña ciudad de Güines al sur de La Habana, oficio que, como en la capital, era muy socorrido, pues en estos centros el lector ponía al día a los trabajadores, leyéndoles el periódico mientras ellos torcían las hojas de tabaco.

Su gracia natural y su espíritu lúdico lo acercaron al mundo de los espectáculos y, en 1926, Leopoldo regresa a Jagüey Grande y forma una compañía teatral junto a varios amigos. En ese mismo año es contratado con Blanquita Gómez a una gira nacional. Al terminarla, retorna a su ciudad natal, se reincorpora a su compañía y viaja a La Habana, donde conoce a Candita Quintana, Federico Piñero, Alberto Garrido y Mimí Cal, quien sería su esposa durante dieciséis años.

En 1931 (en plena época de oro de la zarzuela cubana), hizo su debut teatral en el Teatro Martí, en la comedia lírica Frivolina, presentada por la Compañía Cubana de Zarzuelas.

Leopoldo sustituyó temporalmente al actor Alberto Garrido, titular de los papeles de «negrito». Integraría la Compañía de Revistas y Zarzuelas de Robreño-Grenet, en el Teatro Payret. A su labor actoral añadió las de director artístico y autor dramático. En 1939 regresa a la Isla y conoce al escritor español Cástor Vispo y al productor Mario Barral. Mas, parte a Venezuela por varios años y, en 1941, presenta en el Teatro Hispano de Nueva York a su Gran Compañía Cubana de Leopoldo Fernández, con éxito de público y crítica. Sus actuaciones lo llevarían a Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Perú y la República Dominicana, países donde actualmente continúa su popularidad.

TRES PATINES


Es en 1941 (o 1942) cuando la emisora radial RHC "Cadena Azul" inaugura "La Tremenda Corte". Su facilidad para causar la risa en los auditorios que acudían a sus espectáculos, lo convirtió en figura insuperable dentro del teatro popular cubano. Su secreto estaba en el contraste entre su gracia verbal y su carácter ríspido enmarcados en el rostro poco expresivo y la figura magra. Su fuerza estaba en la palabra, en el chiste repentino o la frase chusca dicha en el momento justo, y que consistía en decir las cosas más hilarantes y disparatadas con sólo mover las manos y sin variar la expresión. Los deliciosos libretos de Castor Vispo satirizaban el desempeño de los Juzgados Correccionales y tenían como principal resorte malabarismos de lenguaje, a partir de anfibologías y retruécanos, a los que se sumaban la capacidad de improvisación de Fernández y su excelente química con Aníbal de Mar. El programa alcanzó elevados índices de audiencia y llegó a ser muy popular.

Leopoldo Fernández también popularizó durante fines de la década de los cincuenta y principios de la siguiente, otros personajes humorísticos con gran aceptación, como el Vigilante Chegoya del programa radial “El Precinto Competidora” y “Domitilo” en la producción televisiva “Los Ricachos”. Pero junto a Tres Patines, el personaje de Pototo, fue el que nuevamente lo condujo a cimas de popularidad. El programa pasó de la radio a la televisión, y al mismo tiempo los solicitados personajes aparecían en los shows de los centros nocturnos de La Habana y en la cinematografía de la época. El personaje de El Vigilante Chegoya que aparece en radio, es el mismo del film con ese propio nombre, realizado en 1948: trata de una recopilación de “sketchs” humorísticos que ya habían aparecido intercalados en el “Noticiario Royal News”. La aparición de este tipo de películas era bastante común en esa época. Sus productores aseguraban un público basado en la popularidad de los personajes de la radio que aparecían en esos films con divertidos asuntos. En esta cinta también participan Aníbal de Mar, Mimí Cal y otros actores.

La película Música, mujeres y piratas (1950) fue otra comedia musical realizada por Manuel de la Pedrosa. En ella figuran como protagonistas Leopoldo Fernández (Pototo) y Aníbal de Mar (Filomeno), quienes encarnan a dos individuos en la búsqueda de un fabuloso tesoro, pero lo que encuentran es un grupo de piratas. Además también participaron Rosendo Rosell, Minín Bujones, Lina Salomé, Mimí Cal, Gil Mar y los bailes de Isoraysus Puñales. En la parte sonora intervienen la Sonora Matancera y la orquesta Cosmopolita. El público cubano tuvo buena recepción con esta y el resto de los films.

De nuevo Leopoldo junto con Aníbal son llevados de la mano del director Manuel de la Pedrosa en el film Príncipe de contrabando, donde Pototo simula ser un príncipe hindú que llega con su secretario a un hotel de lujo. Durante la película los simpáticos pillos obtienen una fabulosa cantidad de dinero presentando espectáculos musicales en el cabaret del hotel.

Este comediante excepcional, uno de los más raros talentos cubanos de todos los tiempos, pues hizo reír durante décadas a varias generaciones de cubanos e hizo del humor todo un estilo de vivir. Según testimonios, Leopoldo Fernández no era como tantos, ya que era la comicidad misma. Jamás dijo una mala palabra en televisión o radio y su humor hoy en día no pasa de moda, demostrando que para hacer reír, no hace falta ser grosero.

En su vida pública, Leopoldo se caracterizaba por ser muy desenvuelto en la escena, pero en su vida particular tenía más bien un carácter serio y hasta callado, rasgo muy frecuente en muchas figuras cumbre del humor.



-------------------------------------------------------
WALDO GONZÁLEZ LÓPEZ (Puerto Padre, Las Tunas, Cuba, 1946).
Poeta, ensayista, crítico literario y teatral, editor, antólogo y periodista cultural.
Cursó estudios de idioma Francés en el Instituto de Idiomas «Máximo Gorki» (1964-1966).
Se graduó en 1970 en la Escuela de Teatro (Escuela Nacional de Arte), donde creó el Archivo de Dramaturgia e impartió clases de Historia de la Literatura para Niños y Jóvenes, en la Cátedra de Teatro para Niños (cofundada por él) y de Historia del Teatro Universal y Cubano.
En 1979, se licenció en Literatura Hispanoamericana, en la (Universidad de La Habana, 1979).
Integró el Centro Cubano de la Asociación Internacional de Teatro y de Teatristas para la Infancia (ASSITEJ, auspiciada por la UNESCO), como asimismo las Asociaciones de Teatristas y de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en sus Secciones de Crítica Teatral, Poesía, Traducción Literaria y Literatura para Niños y Jóvenes.
Fue Asesor del Teatro Nacional de Cuba y de los Centros Iberoamericanos de la Décima (en la capital, La Habana, y en la ciudad de Las Tunas). 
RESUMEN DE SU TRAYECTORIA LITERARIA:
Ha publicado una veintena de poemarios, un volumen de ensayo, tres de crítica y otro de crónicas, así como una treintena de antologías de poesía y poesía para niños, décima, cuento y teatro de autores extranjeros (William Butler Yeats, Jacques Prévert, García Lorca, Rafael Alberti...) y dos de teatro cubano.
Sus versos han sido traducidos a varias lenguas y publicados en Francia, Estados Unidos, México, Colombia y Argentina. Ha traducido del francés a poetas como Marie de France, Molière, Joachim du Bellay y Jacques Prévert, y realizó versiones de poetas para la antología Poesía polaca.
Su labor como poeta, crítico teatral y literario, antólogo y ensayista ha sido reconocida, entre otros estudiosos extranjeros por las pedagogas y antólogas puertorriqueñas Flor Piñeiro e Isabel Freire de Matos en su volumen Literatura Infantil Caribeña; el profesor y ensayista jamaicano Keith Ellis, en su estudio Cuba’s Nicolás Guillén: Poetry and Ideology, y el antólogo y ensayista español Antonio Merino en el prólogo de su antología Nueva poesía cubana.
Prestigiosos ensayistas y críticos cubanos, como, entre otros: los doctores Salvador Bueno y Virgilio López Lemus, los destacados escritores: Adolfo Martí, Imeldo Álvarez y Antonio Gutiérrez Rodríguez se han ocupado de sus múltiples libros.
Ensayos suyos fueron incluidos en las antologías Nuevos críticos cubanos, Acerca de Manuel Cofiño y Valoración múltiple: Onelio Jorge Cardoso.
Fue jurado consuetudinario en eventos literarios, teatrales y de periodismo cultural, y participó en varios Congresos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), foros y otros encuentros con especialistas de Cuba y otros países. 
OBRAS:
Entre sus numerosos libros, resaltan: 
POEMARIOS: 
Que arde al centro de la vida
Salvaje nostalgia
Casablanca
Las palabras prohibidas
Estos malditos versos
Ferocidad del destino
El sepia de la nostalgia
Umbral de la nostalgia (libro de arte, con sus poemas ilustrados por la destacada artista plástica cubana Julia Valdés). 
POEMARIOS PARA NIÑOS: 
Poemas y canciones
Donde cantan los niños
Jinetes del viento
Libro de Darío Damián
Voces de la querencia. 
ANTOLOGÍAS POÉTICAS (CON SELECCIÓN Y PRÓLOGO SUYOS):
-Preciosa y el aire (textos de García Lorca, 1976)
-Los versos de tu amigo (textos de García Lorca para jóvenes, 1978)
-Que soy marinero yo (textos del español Antonio Machado, 1984 , Premio de la Crítica de libros para la infancia, 1985).
-Cazador de colores (poemas del cubano Emilio Ballagas; 1986).
-Paris at night (poemas de Jaques Prévert, con traduc. y pról. suyos, 1993).
-Y Dios… (poemas de William Butler Yeats, 1993).
-Añorado encuentro. Poemas cubanos sobre boleros y canciones (2001).
-Viajera intacta del sueño. Antología de la décima cubana (2001).
-Este amor en que me abraso (décimas de José Martí; 2003).
-De tu reino la ventura. Décimas a las madres (2003).
-Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana (2004). 
ENSAYOS: 
Escribir para niños y jóvenes (1983).
ESTUDIOS: 
-La lectura, ese esplendor (ensayos sobre lectura y literatura) publicado por Campaña Nacional por la Lectura, Quito, Ecuador (2009).
-Navegas, Isla de Oro. Panorama de la décima para niños (en colaboración con Mayra Hernández; 2009).
-Esta cárcel de aire puro. Panorama de la décima cubana en el siglo XX (en colaboración con Mayra Hernández, en 2 tomos: 2009 y 2010).
CRÍTICA LITERARIA: 

La décima dice más (2005)
La décima, ¿sí o no? (2006), ambos con sendas reediciones. 
CRÍTICA TEATRAL: 
La soledad del actor de fondo. Monólogos cubanos (1989)
Cinco obras en un acto (2001). 
CRÓNICA: 
Niebla de la memoria. 
TERTULIAS:
Entre 1990 y 2010, creó y condujo cinco (5) Tertulias de Poesía, Teatro y Música en importantes centros e instituciones culturales de la capital, como, entre otros: la Fragua Martiana, el Museo Nacional de la Música, el Museo Napoleónico y la UNEAC, donde invitó y presentó importantes poetas, escritores, cantantes, actores, narradores orales y demás artistas cubanos y latinoamericanos. 
DISTINCIONES: 
Diploma al Resultado Científico por su Colaboración a la nueva Historia de la Literatura Cubana, en tres volúmenes, otorgado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; el Laúd y la Medalla del Cucalambé (Las Tunas); Diploma por la Labor Realizada en Apoyo a la Décima (Universidad “Camilo Cienfuegos”, de Matanzas); Reconocimiento como Escritor y Crítico Literario (Presidencia del Instituto Cubano del Libro) y Distinción por la Cultura Nacional. 
EN MIAMI
Desde su arribo a Miami (julio de 2011), ha sido jurado en dos Concursos Internacionales de Poesía: el de la Editorial Voces de Hoy (2012) y «Facundo Cabral», del Gremio de Artistas Latinoamericanos (GALA, 2013).
Asimismo, ha fungido como jurado de los eventos escénicos: I Festival Internacional de Obras de Pequeño Formato (Compañía teatral ArtSpoken, 2011) y Primer Festival Internacional de la Comedia (Compañía Havanafama, 2013). Fue Jurado de Teatro durante dos ediciones de los Miami Life Awards.
Ha participado, como ponente, en dos importantes eventos teórico-escénicos: con una ponencia sobre la dramaturgia de Cristina Rebull, en el «Congreso Internacional de Dramaturgia y Artes Escénicas. Teoría y Práctica del Teatro Cubano del Exilio Celebrando a Virgilio Piñera, en su Centenario» (Universidad de Miami, 2012) y, con el también crítico Luis de la Paz, realizó la edición de la laureada pieza de Héctor Santiago: Vida y pasión de La Peregrina (Premio Letras de Oro de Teatro, 1995) para su lectura dramatizada, en el Congreso Internacional «Peregrinar sin ausentarse: Gertrudis Gómez de Avellaneda y Gastón Baquero, un puente perdurable entre Cuba y España», efectuado entre los días 5 y 8 de junio, 2014, en la Universidad Internacional de La Florida.
Integró los Consejos Asesores del Festival Internacional de Monólogo “A una voz” y del Gremio de los Artistas Latinoamericanos (GALA).
Mereció el 3er. Premio de Poesía en el Concurso Internacional «Lincoln-Martí» (mayo, 2012).
En julio de 2015, Ediciones Baquiana publicó, en su Colección Caminos de la Poesía, la antología poética Trazo estos signos en la arena, presentada en el Koubek Center por la poeta, narradora, dramaturga y profesora universitaria Dra. Maricel Mayor Marsán, el narrador y dramaturgo Rodolfo Pérez Valero y el poeta y periodista Baltasar Martín.
Miembro-Colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y su revista (RANLE, en Nueva York; 2014) y Miembro del Pen Club de Escritores Cubanos del Exilio (2016), asimismo colabora con diversas publicaciones internacionales, como las webs Encuentro de la Cultura Cubana (España) y teatroenmiami.com (Miami); las revistas digitales Otro Lunes (Alemania), Palabra Abierta (California) y Letra Urbana (Miami), como el blog Gaspar. El Lugareño.

Gala de las Estrellas del XXI Festival Internacional de Ballet de Miami (por Baltasar Santiago Martín)

 Fotos/Bernardo Diéguez
--------------------------------

Gala de las Estrellas del XXI Festival Internacional de Ballet de Miami


El sábado 10 de septiembre de 2016 tuvo lugar, en el Miami Dade County Auditorium, la Gran Gala Clásica de las Estrellas del XXI Festival Internacional de Ballet de Miami, que comenzó con la presentación, a cargo de Alina Mayo-Azze, locutora de televisión del Canal 23, del Maestro Pedro Pablo Peña, fundador y director del festival, quien tras sus sentidas palabras de bienvenida, hizo entrega del premio “Una vida por la danza” a Carlos Gacio, quien fuera partenaire de Alicia Alonso en Cuba y luego bailarín, coreógrafo y profesor en importantes compañías europeas, principalmente en la Ópera de Viena, Austria.

Perla Rodríguez e Isanusi García Rodríguez abrieron el desfile dancístico con Gracias, un emotivo dueto con el nombre muy bien escogido, ya que ambos tienen mucho que agradecer a Dios, a la vida y a ellos mismos, porque el amor de una madre por su hijo es el más grande que existe sobre la tierra.

Con música de Frederik Chopin (Nocturne no.15 in F minor, op 55, no. 1), interpretada al piano en escena por el virtuoso Daniel Daroca, Gracias, con coreografía del propio Isanusi, nos mostró a una exquisita Perla Rodríguez, primera bailarina de Danza Nacional de Cuba en su época de oro, en un mano a mano elegante, sobrio, sin la menor cursilería, con su hijo Isanusi, quien ratificó en escena sus dotes para la danza tras su milagrosa recuperación. 


A continuación, Natalia Berrios y José Manuel Ghiso, del Ballet de Santiago (Chile), seleccionaron el adagio del pas de deux del segundo acto de El lago de los cisnes, con música de Chaikosvki y coreografía de Marcia Haydée sobre la original de Petipa, para su debut en el festival.

Con adecuado y evocador fondo azul, Natalia y José Manuel revivieron el primer encuentro entre Sigfrido y Odette, la princesa convertida en cisne por el maléfico brujo Von Rothbart. 

Odette ha recuperado la forma humana por un breve tiempo, por lo que la bailarina que lo interpreta tiene que tenerlo presente, y Natalia, que lo bailó en un tempo lento, demostró su conocimiento del personaje, pues solo un leve aleteo reminiscente nos recordó su hechizada condición.

Sus manos no debieron tocar el piso cuando Sigfrido la sostiene en el adagio, ni tampoco abrirse como compás cuando la eleva, aspectos que la bailarina debe cuidar para que su desempeño sea inobjetable. 

Lo que sí me resultó desconcertante e injustificado fue que, tras el adagio, se incluyera la variación de Sigfrido, en la que José Manuel realizó un buen trabajo de pies y elegantes saltos, mientras que Natalia se quedaba casi inactiva, mirándolo, sin bailar a seguidas la de ella, y por supuesto, sin coda. 

Estheysis Menéndez y Javier Morales, del Bay Area Houston Ballet & Theater (Estados Unidos), salieron luego al ruedo, con un telón de fondo teñido de rojo, para brindar un energético y vibrante Aguas primaverales, con música de Serguéi Rachmáninov y coreografía de Asaf Messerer, en el que ambos se lucieron, sobre todo en las dos riesgosas agarradas y en la exquisita cargada final de Estheysis al hombro de Javier. 

A seguidas, Iker Murillo y Vitali Safronkine, de Uniqart Dance Company (España), interpretaron Matching Thoughts (Coincidencia de pensamientos), con coreografía de Vitali –también director artístico de la compañía– y con una pieza de Bálazs Havasi, titulada In the Act of Creation (En el acto de la creación), como fondo musical; un muy interesante y transgresor dueto, que también se podría haber titulado Él y él, pues los dos hombres –que son también pareja en la vida real– lograron transmitir a la perfección el sentimiento de búsqueda reflejado en estas palabras: “Una combinación perfecta es inexistente. Solo los pensamientos pueden traer a dos almas más cerca al unísono. En la búsqueda del alma gemela perfecta, ambas líneas se cruzan y las figuras se mueven libremente, hasta conseguir una conexión inigualable”.

Desde hace tiempo yo ansiaba ver un ballet en que dos hombres –o dos mujeres– reivindicaran su amor, e Iker Murillo y Vitali Safronkine me han dado ese gusto por partida doble, pues sobre un fondo azul turquesa, ambos, cual vista espejo uno del otro, se lucieron además técnicamente, con gran fuerza y belleza plástica, y en una yo diría que “segunda parte”, más lenta y melancólica que la primera, resultaron también actores, para culminar con un clímax cinético que un leve bache de la música no opacó en absoluto. 


Con el escenario todavía vibrante, Anna Chiara Amirante y Alessandro Staiano, del Corpo di Ballo del Teatro di San Carlo de Nápoles, salieron a escena para corporizarse como Diana y Acteón, en el pas de deux homónimo, coreografía de Agripina Vagánova y música de Cesare Pugni.

Con un fondo naranja, ambos recrearon el encuentro entre el vouyerista Acteón y la diosa griega Diana, tras haberlo ella sorprendido escondido mirándola.

Anna Chiara se vio algo lenta y pesada al inicio, pero se reivindicó con sus balances, mientras que Alessandro en el adagio fue un partenaire viril y solícito –aunque en la historia ella quiere flecharlo, y no precisamente con amorosas intenciones–, y la hizo girar muy bien, totalmente centrada.

Ya en sus respectivas variaciones, Alessandro mostró la fortaleza de su batería (el cruce o choque de las piernas en el aire durante un salto, que pueden ser simples o múltiples), especialmente de tipo “tijera”, y su habilidad para las volteretas en el aire, además de giros raudos, todo ello rematado elegantemente, pues saber caer con demi plié le dio suavidad al final, como si no le costara gran esfuerzo. 

Anna Chiara se superó en su variación, y desplegó su arsenal técnico de grand jettés y de fouettés en el lugar, ahora sí a la altura de su compañero, quien por el momento logró evadir y escapar de sus flechas (este pas de deux, afortunadamente, obvia el terrible final de Acteón, convertido en ciervo, devorado por los perros de caza de Diana). 

Esta variada Gala de las Estrellas ofreció después gustosamente su escenario al bailarín Álvaro Madrigal, de la Compañía Nacional de Danza de España, para que se volviera un cisne macho moribundo, gracias a su talento y a la coreografía de Ricardo Cué para El cisne de Camille Saint-Saëns.

Álvaro es un bailarín con magnetismo –una cualidad en extinción, cuya mención aquí se la debo a Francisco Salgado, otro bailarín que también la poseyó–, y su trabajo se vio realzado por el excelente diseño de luces y los efectos de niebla y humo, con apenas el sonido del viento al inicio como fondo.

Su viril port de bras ya de por sí hubiera bastado para el encantamiento, pero Álvaro fue mucho más allá y le otorgó a su danza el drama necesario para que su figura inquietante y sensual nos convenciera de que partía del plano terrenal.

Mayrel Martínez e Ignacio Galíndez, del Ballet Clásico Cubano de Miami, escogieron para su participación en esta gala de lujo el pas de deux de La bayadera, ballet cuyo argumento fue escrito por el dramaturgo Serguéi Kuschelok –inspirado en Sakuntala, una obra maestra del siglo V–, la coreografía de Marius Petipa y la música de Ludwig Minkus. La bayadera cuenta la historia de amor entre Nikiya y el príncipe guerrero Solor, así como las circunstancias y acontecimientos a los que se ven sometidos para impedir su unión. 

Desde su impactante aparición sobre una especie de pedestal que emergió sobre el escenario, Mayrel se convirtió en esa bayadera Nikiya que tanto cautivó a Solor, y tanto ella como su partenaire Galíndez evidenciaron en el logrado y elegante adagio dicha atracción, resaltados por el magnífico efecto de las luces sobre el humo y por esos trajes blancos que contribuyeron también a la magia de su feliz entrega. 

Tras esta azarosa historia de amor, nuevamente salieron a escena Estheysis Menéndez y Javier Morales, del Bay Area Houston Ballet & Theater (Estados Unidos), con el pas de deux de la boda de Kitri y Basilio del ballet Don Quijote, también con coreografía de Marius Petipa y música de Ludwig Minkus como La bayadera.

Con un cálido telón de fondo teñido de rojo, la pareja mostró un buen acople en el adagio, en el que Estheysis logró sostenidos balances e hizo gala de sus extensiones a 180 grados, mientras que Javier la secundó elegantemente con sus saltos, y la alzó y la dejó caer sin titubeos hasta barrer casi el piso en el riesgoso final de este adagio. 

Ya en su variación, Javier se lució aún más al complicar sus jettés con volteretas en el aire, y luego con sus raudos giros. 

Estheysis, por su lado, ejecutó su variación con musicalidad y precisión, con fouettés intercalados con pirouettes como remate, para concluir luego la coda en feliz comunión.

La segunda parte del programa se inició con Masiel Alonso, del Ballet Clásico Cubano de Miami (CCBM) y Maikel Hernández, del Bay Area Houston Ballet Theater (BAHBT), en el pas de deux del tercer acto –otra boda de cuento, por cierto– del ballet Coppelia, coreografía de Arthur Saint-Leon y música de Leo Delibes.

Si bien solo se acordaron de la posición de la mano (detrás de la cabeza) característica del estilo de este ballet cuando salieron a saludar al final –Masiel, no Maikel, para ser precisos–, ambos brindaron un adagio muy grato, en el que Maikel hizo girar muy bien a su compañera y se destacó por sus cargadas, mientras que Masiel logró balances sostenidos luego de que Maikel la soltara de la mano sin el menor temblor ni titubeo.

En las variaciones, Maikel ostentó su excelente batería, con saltos “de tijera” hacia delante, y elegantes caídas tras sus giros y volteretas en el aire. Masiel, a su vez, muy musical, sobresalió sobre todo por sus grand jettés y sus precisas diagonales, aunque su reducido óvalo de piqués me pareció corto, con muy pocos fouettés al final.

A la caravana de buen gusto de la gala se sumaron Marizé Fumero y Arionel Vargas, del Milwaukee Ballet (Estados Unidos), con Chaikovski Pas de Deux –coreografía de George Balanchine y música de Piotr I. Chaikovski–, una pareja que se destaca por su elegancia en todo lo que bailan.

Sobre un fondo rojo, los dos vestidos con trajes de color azul, sortearon el hermoso adagio sin la menor dificultad –absolutamente musicales–; ella con sus pasmosas extensiones a 180 grados, él con sus riesgosas volteretas en el aire e impetuosas cargadas de su compañera, para continuar in crescendo en sus variaciones.

Arionel volvió a hacer alarde de su facilidad para los saltos, complicados con volteretas en el aire, y Marizé de la suya para los grand jettés y los fouettés con pirouettes intercalados sin desplazarse del lugar.

Por si fuera poco, ella se lanzó dos veces hacia los brazos de su compañero, quien la recibió sin el menor fallo, y luego se despidieron con una coda perfecta que me dejó con ganas de seguir viéndolos bailar.

Continuando la cascada de talentos asistentes a este festival, Laura Massague, del Bay Area Houston Ballet & Theater, y Gian Carlo Pérez, del Washington Ballet, nos trasladaron al Medio Oriente, con el pas de deux del ballet El corsario (coreografía de Petipa y música de Drigo), donde, tras un adagio vibrante, se lucieron también en sus variaciones, pues Laura no escatimó fouettés intercalados con varios pirouettes, una rauda diagonal de piqués, amén de balances y extensiones, mientras que Gian Carlo la secundó con un óvalo de saltos con extensiones a 180 grados y audaces volteretas en el aire, algunas casi horizontales –acrobáticas diría yo– y muy veloces giros con la pierna a 90 grados. 


Y después de esta “aventura” con esclavas, corsarios y piratas, Agustina Galizzi y Argenis Montalvo, de la Compañía Nacional de Danza de México, nos llevaron nada menos que a Escocia mediante el pas de deux del ballet La sílfide –conocido también como La sílfide y el escocés–, con coreografía de August Bournonville y música de Herman Severin Lovenskiold, que, por cierto, lo pude ver completo en el Teatro Marinski, de San Petersburgo, el pasado mes de mayo de 2016.

Bueno, pues les diré que me encantó la interpretación de esta talentosa pareja, totalmente en estilo, muy atentos siempre al drama de su argumento, pues no se trata solo de ejecutar los pasos de baile, sino de saberse conectar con la historia y con el personaje, y Agustina y Argenis lo consiguieron en grado superlativo, lo que no quiere decir que descuidaran en ningún momento la técnica.

El estilo Bournonville demanda de los bailarines un gran trabajo de pies, y Auguste se hubiera sentido muy satisfecho si los hubiera visto, pues tanto Agustina como Argenis sobresalieron en esto.

De Edimburgo para la capital francesa, fueron Luciana Barrirero, del Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires (Argentina), y Lucas Erni, del Ballet Nacional Sodre (Uruguay), los encargados de regalarnos este “viaje”, con el delicioso y efervescente pas de deux del ballet La llama de París como medio, coreografía del soviético Vasily Vainonen y música de Boris Asafiev, donde Lucas brilló por sus audaces saltos, vertiginosos giros, y su entrega impecable de principio a fin, mientras que Luciana mostró un buen trabajo de pies y realizó una excelente semidiagonal en punta, y luego una diagonal completa de giros vertiginosos y elegantes, rematando su entrega con unos breves fouettés, todos sencillos, aunque cometió leves imprecisiones que debe evitar cuando vuelva a bailar este rol.

María Muñoz y Álvaro Madrigal, de la Compañía Nacional de Danza de España, prefirieron Italia para su presentación como pareja en esta gala, pues escogieron el pas de deux Scarlatti para ello, con coreografía y diseño de luces de José Carlos Martínez, y música del susodicho compositor italiano, ¡ah!, y vestidos por Agnès Letestu, con los trajes más interesantes y perturbadores de este festival. Sin música al inicio, la pareja mostró gran coordinación en el el adagio, y ya con música, verdadera bravura en sus variaciones.

Para concluir esta estelar gala, Sena Hidaka y Shushei Yoshida, del Ballet de la Ópera Nacional de Bucarest (Rumanía), salieron a escena para bailar el Pas d'sclave (Marius Petipa/ Adolph Adam), del ballet El corsario.

Tras un adagio correcto, Shushei realizó su variación con precisos saltos, volteretas y giros, mientras que Sena ejecutó una muy lucida diagonal de piqués con pirouettes, intercalados con buen gusto y musicalidad.

En la coda, Shushei la hizo girar centradamente, y el final fue muy logrado e impactante, ambos en personaje, lo cual mantuvieron durante los saludos, aspecto que considero muy loable. 




-------------------------------------
ver en el blog: Gala de danza moderna y contemporánea del XXI Festival Internacional de Ballet de Miami (por Baltasar Santiago Martín)

Fernando Alonso. Su ideario pedagógico (Editorial Acana, Camagüey 2015. Ruth Casa Editorial, Panamá 2015)

-------------------------------





-----------------------------------------------
ver en el blog:
El Ballet en Cuba y los Estados Unidos: una herencia cosmopolita (por Miguel Cabrera, Historiador del Ballet Nacional de Cuba)
El maestro Fernando Alonso (por Roberto Méndez ) 
Ballet de Camagüey estrena "Cibeles", en honor a Fernando Alonso  
Seis décadas de una Compañía cubana (por Roberto Méndez )

Thursday, September 22, 2016

Autismo normal y Autismo patológico. ¿De qué se trata? (por Christina Balinotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada a la familia por la Dra. Christina Balinotti (https://www.facebook.com/christina.balinotti), quien ha aceptado la invitación a compartir cada jueves, un tema relacionado con su proyecto Universidad de la Familia. Este programa académico comenzará a funcionar en Miami en febrero de 2017, con un programa extenso de 45 semanas, en la Humboldt International University.
El texto de esta semana forma parte de su libro De Madres a Hijas, el ABC de la Familia (Alexandria Library, 2015).Los libros de la Dra. Christina Balinotti se pueden adquirir en Amazon en este enlace.
  


Nota del autor: El siguiente artículo es el primero de tres entregas semanales posteriores dirigidas a los padres, muy en particular, a las madres. Aquí les comparto su contenido.

 Introducción

La pediatra y psicoanalista de origen austro-húngaro, Margaret Mahler comenta que el desarrollo psicológico humano se produce en dos etapas diferentes entre sí, no obstante interrelacionadas, nacimiento biológico y nacimiento psicológico. Ambas instancias, explica, no coinciden en el tiempo. La primera, (nacimiento biológico), es un acontecimiento observable y espectacular circunscripto al parto que se evidencia en las últimas semanas de gestación y el primer mes de vida.

La segunda instancia, (nacimiento psicológico), constituye un proceso de lento desarrollo ocurrido dentro de la psiquis del niño y, cuyos principales logros, se extienden desde el 5to mes de vida extrauterina a los 3 años. Mediante este período el infante adquiere su individualidad e identidad a partir de la lenta separación física de la madre. No obstante, esta última etapa continúa activa a lo largo de la vida. Sus resonancias se observan en las conductas desplegadas durante las nuevas y diversas fases de nuestro ciclo vital: adolescencia, adultez, menopausia, andropausia, vejez, donde se descubren conductas derivadas del aprendizaje obtenido en aquella primitiva infancia. He aquí otro ejemplo destacado de la extrema importancia que reviste para el ser humano la relación con la madre durante los primeros años de existencia. Pasemos a la primera etapa.

Nacimiento biológico

Conformada, a su vez, por dos subfases: autismo normal y simbiosis normal. Hoy hablaremos de la primera subfase: autismo normal y su diferencia con el autismo patológico.

Autismo normal

Te sorprenderá descubrir que, en efecto, existe un autismo normal. Se desarrolla durante las últimas semanas de gestación y el primer mes de vida. Se define como un estado centrado en el cuerpo. Etimológicamente autismo, significa retirada a uno mismo. Un estado similar a la vida intrauterina. Como ya explicamos, tu bebé es un ser totalmente abierto a los estímulos internos que vienen de su cuerpo, (hambre, sueño, sed), pero prácticamente cerrado a aquellos estímulos derivados del ambiente externo. No reconoce, por lo tanto, a la madre ni al ambiente a su alrededor. Esta conducta es una maniobra de protección que apunta a la supervivencia. Una maniobra de encapsulamiento que lo protege de lo que siente como impactos perjudiciales provenientes del mundo exterior. Ilustro lo dicho con la imagen de una tortuga. Tu bebé es hipersensible a lo que sucede afuera de sí mismo por lo cual la biología lo provee de una fuerte barrera antiestímulos que le impide salir de su caparazón. Por lo tanto no es capaz de distinguir entre el mundo externo y su mundo interno. En cosas animadas o inanimadas. El neonato es un organismo puramente biológico. Receptáculo de tensiones físicas que debe descargar para mantener su equilibrio orgánico. Y lo hace vomitando. Retorciéndose, llorando. Conductas que prevalecen las primeras semanas de vida. No tiene conciencia de la madre que lo sostiene, calma y alimenta. Que satisface sus necesidades básicas. El pecho es parte de sus propios ritmos corporales, no un objeto separado de él.

Autismo patológico

Te interesará conocer la diferencia entre autismo normal y patológico. Aquí te ofrezco la explicación. El autismo patológico es un trastorno del desarrollo que surge a partir de una perturbación ocurrida en la etapa del autismo normal y, por supuesto, sobre una base neurofisiológica previa. El niño quedaría fijado a esta fase autística del primer mes de vida. No sale de ella. Continúa sin reconocer a la madre ni a su entorno familias. Hay un muro helado entre el autista y el mundo a su alrededor. La barrera que impide el ingreso de los estímulos procedentes del mundo exterior, parece no levantarse. Muchas son las causas que concurren entre sí: Hormonales, psicológicas, ambientales, neurobiológicas. De acuerdo con algunos psicólogos, contribuyen a este cuadro, golpes corporales o escenas de violencia entre los padres. Manipulaciones médicas dolorosas. El psicólogo René Spitz habla de niños separados muy tempranamente de sus madres. Por oposición, influye de igual forma, una madre ansiosa, adherida emocionalmente al niño, el cual se constituye en el apoyo afectivo y garantía de felicidad para la madre.

En el autismo patológico profundo, el niño niega la separación de su madre y la existencia del mundo externo. Recordar que “Reconocer a la madre como un otro es precondición para reconocer a los demás y salir al mundo” 

Se habla de la falta de empatía del niño autista. Ocurre debido a que la amígdala, zona cerebral donde se procesan las emociones y la capacidad de ponerse en los zapatos del otro, no funciona de manera eficiente. Así como tampoco, la capacidad para reconocer en el rostro del semejante las señales de tristeza, alegría, preocupación.

Es conveniente aclarar que el autismo no es una enfermedad sino un conjunto de anomalías. Signos y síntomas que impiden la socialización del pequeño. Se denomina, Trastorno del Espectro Autista (TEA) el cual se presenta en distintos grados, desde un autismo profundo, ya señalado, a un autismo de alto funcionamiento, descripto por ciertos autores como Síndrome de Asperger.

Referencia de interés relacionada con este artículo: ¿Qué es un signo? Ejemplo: Al llamar al niño por su nombre, no responde. ¿Qué es un síntoma? Ejemplo: Cuando es incapaz de comunicarse e interactuar con la sociedad de manera global.

La próxima semana, desarrollaré la simbiosis normal y patológica, segunda y última subfase correspondiente al "nacimiento biológico humano".


----------------------------------------
----------------------------------------------------------
Christina A. Balinotti: Escritora, Personalidad de Televisión y Radio. Experta en temas de Cultura y Psicología. Mujer de la Semana 2015 CNN Español. Pionera del Movimiento y Organización Femenidad Holística.

Fundadora/Directora del programa académico Universidad de la Familia, Ahora Sí, Miami 2016.
www.universidaddelafamiliaahorasi.org

Universidaddelafamiliaahorasi.miami@gmail.com

https://www.facebook.com/christina.balinotti
https://www.youtube.com/user/christina5679

Autumn

 Foto/Blog Gaspar, El Lugareño

"Altamira" nueva libreria en Miami

En la noche del pasado miércoles 21 de septiembre, quedó inaugurada la librería “Altamira” (219 Miracle Mile, Coral Gables). El horario es de lunes a sábado 10 a.m.-10 p.m. y los domingos 12 m-8 p.m.  

Le deseo el mayor éxito a los fundadores de este nuevo empeño, que para algunos podría parecer anacrónico (libros “de verdad” en idioma español). 

Aparentemente el formato digital ha desplazado al libro “tradicional”, pero en la realidad el libro no está muerto.



 
 
 
 
Fotos/Facebook de Verónica Cervera

Wednesday, September 21, 2016

Los amigos camagüeyanos de Hemingway (por Carlos A. Peón-Casas)


Ciertamente Hemingway y Camagüey tienen conexiones inevitables, que pasan esencialmente, por aquella bien documentada experiencia en la cayería norte, en los primeros años de la década del 40, del pasado siglo, dándole caza a los submarinos alemanes que infestaban la zona en aquellos aciagos día de la II Guerra Mundial. 

Del suceso, queda incluso, el testimonio ficcionalizado de su novela póstuma Islas en el Golfo, bien conocida por acá. Pero, si de otras cercanías y amigos se trata, todavía el Camagüey y Hemingway, tienen otras aristas casi nada divulgadas, que pretendemos desgranar a la luz de lo que Carlos Baker, a nuestro ver el biógrafo más sólido de Papa, o al menos, el único a quien autorizó a airear su vida después de su deceso, recrea en su conocida biografía Ernest Hemingway. A Life Story; e igualmente echando mano a otras muy interesantes fuentes epocales que nos ayudan a poner en blanco y negro estos todavía inéditos detalles.

La amistad reconocida entre Hemingway y su inseparable amigo Mayito Menocal Sr., pero quien no era oriundo de esta región, lo acercan a Camagüey en 1940, a los predios del Central Santa Marta, propiedad de la familia García Menocal, un hecho igualmente bien documentado por Baker, y al que ahora solo mencionamos de pasada. 

Pero si de verdaderos amigos autóctonos de esta comarca de “pastores y sombreros” se trata, tendríamos que empezar refiriendo a dos hermanos camagüeyanos, de los que hasta aquí sólo encontramos una mínima pero ilustrativa mención en Baker y muy pocos detalles que refieran a tal relación con Papa: refiero a Graziella y Thorwald Sánchez Culmell, hijos del reconocido comandante de la Guerra de Independencia y rico hacendado local, Bernabé Sánchez Batista, quien luego fungiría como Gobernador de la Provincia de Camagüey en los tiempos del famoso alzamiento liberal de la Chambelona en 1917. 

Es un hecho que la pareja de hermanos nacieron en estas tierras, sin que podamos aún precisar el lugar y la fecha exactos, aunque con toda presunción por la época antes citada, o alrededor de las dos primeras décadas del siglo veinte entre la ciudad de Camagüey, y las propiedades de la familia en los extensos predios de la zona del Central Senado, posesión del citado Bernabé, o hasta quizá presumiblemente en la ciudad de Nuevitas. 

Junto al resto de la familia se afincaron a posteriori en La Habana, donde posiblemente conocieron a Papa. La fecha de ese primer encuentro puede perfectamente coincidir con ese primer minuto de los años treinta (1932) en que Hemingway cruza a La Habana desde Key West, donde estaba su casa, para iniciar esa nunca terminada luna de miel con la corriente del Golfo y sus infinitas coordenadas piscatorias.

La relación, al menos con Thorwald, estaría signada a no dudarlo, como la que la unía con Mayito Menocal, al mundo de la caza y la pesca. De Thorwald sabemos que detentaba una muy exquisita educación al graduarse en Harvard, y ya era reconocido en Cuba “como uno de los principales deportista de la pesca” 

La alusión que hace Baker tiene inevitablemente ese último signo. Y aunque el hecho narrado discurre ya en la década de los 40’s, es clara evidencia de la amistad que ya los unía, aunque en la relación, Baker no nos aclare nada más al respecto.

La cita de marras da cuenta de un suceso marítimo que involucra al Pilar en misión de rescate del schooner, propiedad de Thorwald a la altura de Bahía Honda, en Pinar del Río en noviembre de 1943:
Los salvajes vientos del norte hicieron muy difícil la navegación durante casi todo el mes de noviembre. El día 9 el Pilar se las arregló para rescatar el schooner de Thorwald Sánchez, al que se le había roto sus moorings cuando no había nadie a bordo y estaba camino de estrellarse contra las rocas…
Se trata sin dudas de un suceso enmarcada en el minuto en que Hemingway junto a sus socios del Crook Factory, siguen rastreando los submarinos nazis a lo largo de la costa norte cubana, un poco antes que Hemingway, pusiera fin a esa fallida aventura, y se embarcara a Europa para reportar para Collier’s las “heroicas hazañas de la Fuerza Aérea Real Británica” 

Las alusiones para Graziella, corresponden a un minuto posterior en la historia personal de Hemingway, para cuando Papa retorna a la Habana via New York de los campos guerreros en tierras alemanas a los que ha llegado desde Bélgica, y donde ha seguido los desempeños de la 4ta división y el Regimiento 22 a cargo de su amigo el general Lanham. 

El detalle que da Baker, es tan mínimo como el primero ya citado, y alude a una cena en casa de la amiga el sábado14 de abril de 1945, cita que alargó hasta las dos de la madrugada en un café de la bahía. No hay más alusiones al personaje, y tenemos que barruntar que la amistad de Papa con Graziella, viene precisamente por la que iniciáticamente lo acercó a su hermano mayor, aunque no dejamos de sospechar que quizás Graziella compartiera con aquel su gran pasión por la pesca deportiva, algo no muy común entre las damas, pero acaso no imposible, en la acaudalada muchacha.

De la vida particular de Graziella y Thorwald, sabemos no mucho más, para esa época la primera estaría casada con el ciudadano norteamericano Roy Archibald, y su hermano, quien en los años 50’s era igualmente propietario de la Fábrica de Helados Guarina S.A, con Tina Sarrá. 

Hay empero, una fuente documental, que incluye muy valiosas fotografías de la familia Sánchez, y donde presumiblemente aparecen nuestros personajes. Corresponden a un viaje de veraneo a la propiedad de la familia en los predios de la Boca de Carabelas, a la salida de la bahía de Nuevitas en los años veinte o treinta. Igualmente, hemos podido rastrear fotos de una Graziella veinteañera aparecidas en la revista Social del año 19 rodeada de lo mejor y más graneado del jet set habanera de la época.

Como dato curioso, en la última edición del Directorio Social de Camagüey, correspondiente al año de 1960, hay una entrada para Thorwald, donde se anunciaba como Industrial y Propietario, y declaraba su residencia para entonces en el muy aristocrático reparto habanero de Alturas de Miramar. Su hermano mayor Bernabé también afincado en la Habana, sí detentaba todavía oficinas comerciales en Camagüey, en el número 62 de la calle General Gómez . No hay empero ninguna referencia para Graziella.

De cualquier modo, sigue siendo un detalle no esclarecido, sobre el que sería oportuno seguir abundando, si acaso Hemingway y los Sánchez coincidieron alguna vez por tierras camagüeyanas, quizás en las interminables llanuras de su extensísima finca Santa Beatriz , o en los ardientes arenales de la playa Santa Lucía en los que ciertamente Papa recaló alguna que otra vez. El hecho no sería ciertamente improbable, y añadiría otra coordenada siempre interesante a sus inevitables cercanías a nuestro entrañable terruño.

Luna

Foto/NASA

Diana Fuentes (Video)


Tuesday, September 20, 2016

(Miami) Viernes de Tertulia con Humberto López Morales

Viernes de Tertulia, evento artístico y literario, anuncia su jornada del mes de septiembre del 2016 con el catedrático y académico cubano Humberto López Morales.

El programa Viernes de Tertulia, conducido por el escritor y periodista Luis de la Paz, es una producción del Creation Art Center, organización que preside Pedro Pablo Peña, director general del Miami Hispanic Cultural Art Center.

Viernes de Tertulia tendrá su próxima actividad el viernes 23 de septiembre del 2016, a las 8:30 de la noche, en el 111 SW 5ta. Avenida. Más información en el (305) 549-7711.

Monday, September 19, 2016

Un Poema de Félix Luis Viera

Nota: Cada lunes la poesía de  Félix Luis Viera.  Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog,  en este enlace.  Traducción al italiano de Gordiano Lupi.   


52


Te he llenado palabra tras palabra, gota tras gota de semen hasta desbordar los interiores de tus uñas. Hemos iniciado y consumado todos los ritos en esta tierra tuya. Has tenido la naranja que es la patria en una bolsa transparente en ocasiones, y en otras has estado lejos de tu patria y has creído que esa naranja, que es la patria, no ha sido más que el recuerdo de una avenida ancha y una bandera cuyos colores entonces no has podido discernir. Jamás has sido tan pobre como aquellos que nunca hemos tenido una pecera; mas, el dorso de tus panes a veces se ha persignado por los menesterosos. Te he llamado Eugenia en medio de esa noche y todas las patrias de todos los hombres, aun las patrias individuales de hombres individuales, se han acercado a mis manos. Tu voz me ha tocado el vientre y he sentido el aroma de una legión de azahares que me ha sanado de una soledad tan vieja como el primer árbol, en esta mole donde yo andaba con la patria en los ojos y el olor de tantas hembras agregaba plomo a la nostalgia. Quisiera haber escrito una oración donde me doliera por la infinitud de tu soberbia, donde clamase perdón para tu egolatría, tu neurosis. Quisiera haberte orado una oración donde pidiese para ti el escaño clímax, donde aparecieras como la princesa de las putas de toda la gigantesca ciudad de México y las villas circundantes. Te he llamado, Eugenia, solitario yo en una tarde de sol, más bien para no olvidar tu nombre ni aquella luz almendrada de tus ojos ni tus senos donde confluyen los balines del fierro candoroso. Si al fin hubieses existido, de la manera en que parecía que existías, quizás también te hubiera odiado (aunque hubiera seguido esperando de ti ese estribillo de los niños cuando rompen las piñatas: dale, dale, dale/ no pierdas el tino/ porque si lo pierdes/ pierdes el camino). Pero algunas veces sí te he odiado a matar. Sólo algunas veces, porque las más te he querido, mujer que no llegas, que llegaste y no, que a veces te vas y parece que llegas y a veces llegas yéndote, Eugenia, en esta Ciudad infinita donde cada diez minutos nadie me ama, y donde hay días en que nadie a nadie ama. Mas, creo que alguna vez tendremos una pecera, que habremos armado con los materiales que esos tipos fastuosos habrán tirado en el camino. Los pececitos serán las voces de todos los niños de la inacabable Ciudad, incluidas las de los niños que no han tenido más voz que el terror. Entonces yo te llamaré Eugenia cuatro veces cuando el sol se esté poniendo. Cuatro veces te diré: corre, no demores, eres el faro que orienta a los ángeles cuyas alas se han roto. Y nuestra naranja, nuestra patria, tendrá la piel relucientemente dorada y la verán desde todos los astros colindantes. Entonces tendremos una patria. Esa naranja enorme y brillantemente dorada. Y nadie habrá de escribir un poema que diga "hemos sido tan pobres". Y ni las plantas ni los animales ni los hombres habrán de necesitar que una mujer como tú, evidencia en el sueño, en la realidad deslumbre, viaje desesperadamente con sus aguas a salvarlos.

2001. Del poemario La patria es una naranja, 2010, 2013, 2015
(Poesía en el exilio)




52


Ti ho riempito parola dopo parola, goccia dopo goccia di seme fino a straripare dalle viscere delle tue unghie. Abbiamo iniziato e consumato tutti i riti in questa tua terra. Hai tenuto l’arancia che è la patria in una borsa trasparente in alcune occasioni, e in altre sei stato lontano dalla tua patria e hai creduto che l’arancia, che è la patria, non fosse niente più che il ricordo di un viale ampio e di una bandiera i cui colori non potevi distinguere. Mai sei stato così povero come noi che non abbiamo mai avuto un acquario; inoltre, le croste dei tuoi pani a volte sono state segnate dai bisognosi. Ti ho chiamata, Eugenia, in mezzo alla notte e tutte le patrie di tutti gli uomini, persino le patrie singole di uomini singoli, si sono avvicinate alle mie mani. La tua voce mi ha toccato il ventre e ho sentito l’aroma di una legione di fiori d’arancio che mi ha guarito da una solitudine vecchia come il primo albero, in quest’immensità dove andavo con la patria negli occhi e l’odore di tante femmine rendeva pesante la nostalgia. Vorrei aver scritto un’orazione per lamentarmi della tua superbia infinita, per reclamare perdono del tuo egocentrismo, delle tue nevrosi. Vorrei aver supplicato un’orazione chiedendo per te il seggio più alto, dove apparire come la principessa delle puttane di tutta la gigantesca Città del Messico e delle cittadine circostanti. Ti ho chiamata, Eugenia, solitario in una sera di sole, soprattutto per non dimenticare il tuo nome, la luce color mandorla dei tuoi occhi e i tuoi seni dove confluiscono le pallottole di ferro ingenuo. Se alla fine fossi esistita, nella maniera in cui sembrava che esistessi, forse ti avrei anche odiata (anche se avrei continuato ad attendere da te il ritornello dei bambini quando rompono le pignatte: dai, dai, dai/ non perdere la testa/ perché se la perdi/ perdi il cammino). Ma qualche volta ti ho odiata da morire. Nella maggior parte dei casi ti ho amata, donna che non arrivi, che arrivasti e no, che a volte te ne vai mentre sembri arrivare e a volte arrivi mentre fuggi, Eugenia, in questa Città infinita dove ogni dieci minuti nessuno mi ama, e dove ci sono giorni in cui nessuno ama nessuno. Ma credo che una volta o l’altra avremo un acquario, costruito con i materiali che certe persone ricche avranno gettato per strada. I pesciolini saranno la voce di tutti i bambini della interminabile Città, incluso quelle dei bambini che non hanno mai avuto altra voce che il terrore. Allora ti chiamerò, Eugenia, quattro volte quando il sole si sta alzando. Quattro volte ti dirò: corri, non ti fermare, sei il faro che orienta gli angeli dalle ali rotte. E la nostra arancia, la nostra patria, avrà la pelle splendentemente dorata e la vedranno da tutti gli astri confinanti. Allora avremo una patria. Un’arancia enorme e splendentemente dorata. E nessuno dovrà scrivere un poema che dica “Siamo stati così poveri”. Le piante, gli animali e gli uomini non avranno bisogno di altro che di una donna come te, certezza nel sogno, nella realtà ingannevole, di te che viaggi disperatamente con le tue acque per salvarli.


da La patria è un’arancia, da me tradotta integralmente per Il Foglio Letterario


-----------------------------------------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización.
----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960.
Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros.
Cuenta en su haber con una amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari.
Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.
Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

Gaspar, El Lugareño Headline Animator