Friday, June 23, 2017

¡Mi novio ya no me quiere tocar! (por Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota  del blog: Espacio semanal de  Cecilia Alegría, La Dra. Amor,  dedicado al amor de pareja.

Cecilia Alegría, La Dra Amor aconseja a una joven cuyo novio deprimido ya no le hace el amor y la boda está ad-portas

Querida Doctora Amor:

Hace poco acepté el anillo de compromiso de mi novio de 4 años. La boda será dentro de 7 meses. Lo amo mucho pero tengo una duda porque nuestra vida sexual está pasando por una crisis. Ha empezado a beber mucho. Tiene una deuda financiera grande que no puede pagar. El mes pasado su mamá falleció y desde entonces no tenemos relaciones sexuales. Antes hacíamos el amor casi a diario pero ahora van 29 días que no me toca. Me preocupa verlo tan deprimido.

Espero su respuesta, Teresa.


-------------------
Querida Teresa:

Tienes toda la razón en desear resolver este problema ya. No puedes esperar a hacerlo después de la boda. Cometerías un grave error.

Siempre se ha creído que la libido baja es un problema femenino más que uno masculino pero también hay hombres que adolecen de escaso apetito sexual y ésta puede ser una DISFUNCION DEL DESEO, TEMPORAL O CRONICA. Estadísticas científicas demuestran que un 32% de las parejas en los EEUU hacen el amor una vez al mes y un 20% puede ser considerado ASEXUAL porque tienen sexo menos de 10 veces al año (US National Health and Social Life Survey 1994/ National Survey of Sexual Health and Behavior 2010).

Lo más probable es que el problema de tu novio tenga que ver con una disfunción sexual ocasional y pasajera. Está atravesando por un momento sumamente difícil en su vida con dos factores que han agravado sus niveles de estrés: su deuda financiera y el fallecimiento de su madre hace un mes. La etapa de letargo, como resultado del duelo, puede mantener a la persona sin ganas de nada –ni siquiera de comer, mucho menos de hacer el amor- por unos 3 a 6 meses, dependiendo del esfuerzo personal que ponga en reponerse. Lo peor es que, para evadir el dolor, él ha recurrido al alcohol, lo que trae consigo otra consecuencia nefasta: numerosos estudios han demostrado que la INGESTA EXCESIVA DE ALCOHOL PERJUDICA NOTORIAMENTE EL RENDIMIENTO SEXUAL. Un viejo aforismo dice que el alcohol produce excitación pero impide ejercerla.

Las estadísticas también comprueban que el 75% de la gente que padece de depresión ha perdido el apetito sexual. Es cierto que el consumo de anti depresivos puede también conducir a la disminución de la libido, pero actualmente hay algunas marcas de antidepresivos que se pueden tomar junto con Viagra o Levitra para atenuar ese efecto.

Para que lo puedas ayudar tienes que hablar con él, explicándole hasta qué punto te preocupa su estado. Dile que te parece que está sufriendo un cuadro de depresión que está afectando su relación contigo, especialmente en el terreno sexual, y que deseas acompañarlo al médico. Trata de conversar en un momento en que él se muestre un poco más descansado y con más ánimos. Utiliza un tono delicado y sumamente respetuoso.

Lo fundamental ahora es lograr que él acepte visitar al médico. Si no quiere hacerlo, lo vas a tener que poner entre la espada y la pared: Dile que te sientes rechazada porque él ya no te toca y que si él no acepta ayuda para su problema sexual, te terminará perdiendo. Además, no puedes ni debes casarte hasta que él no se haya recuperado de la pérdida de su madre, deje el alcohol, reduzca su deuda a una cifra manejable y vuelva a ser el hombre del que te enamoraste. O él acepta recibir ayuda o la boda se cancela. Punto.

Para Consejería y Conferencias Internacionales contactar a Cecilia Alegría, La Dra. Amor, a través de su website www.ladoctoraamor.com


-------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Medios Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia
Ha publicado ocho libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia,2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón,USA,2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017)

(Miami) El P. José Grau celebrará misa este domingo 25 de junio, en St. Michael the Archangel Catholic Church


El P. José Grau, actualmente párroco de la iglesia de la Soledad en Camagüey, celebrará misa este domingo 25 de junio a las 11:45 a.m.,  en St. Michael the Archangel Catholic Church (2987 West Flager St, Miami 33135).

(Miami) Miguel Ordoqui expone en Miami


Sábado 24 de junio a las 7:30 p.m.
Hotel Gaythering
1409 Lincoln Road
Miami Beach

Thursday, June 22, 2017

Tratarnos bien hacia una sociedad de la paz (por Christina Balinotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada a la familia por la Dra. Christina Balinotti (https://www.facebook.com/christina.balinotti), quien ha aceptado la invitación a compartir cada jueves, un tema relacionado con su proyecto Universidad de la Familia, programa académico extenso de 45 semanas, en la Humboldt International University. Los libros de la Dra. Christina Balinotti se pueden adquirir en Amazon en este enlace.

Para información e inscribirse en el programa puede acceder en este enlace. Para comunicarse puede escribir a Universidaddelafamilia.miami@gmail.com



Resumen de la vigésimo quinta conferencia en HIU, promoción del pensum Universidad de la Familia, Ahora Sí.



Para conocer la importancia de tratarnos bien en sociedad debemos apreciar en primer término el significado trascendente de la palabra Comunicación. Derivada del latín communicare, implica unir, compartir, comulgar. Comunión que transcurre desde pequeños en la familia, primera institución que el hombre encuentra al llegar a esta tierra. En ella aprendemos las grandes filosofías de la vida. Los valores, Para sobrevivir y convivir. Un marco de referencia. Casi una religión que nos re-liga con algo superior a nosotros mismos, límites, marcos, fronteras, respeto mutuo. Coordinadas de la existencia que nos hacen ser con otro y para otro y con otro y desde otro. Marco que nos recuerda nuestra pertenencia a un mundo en que debemos ser felices y hacer felices a los demás.

La doctora Montessori afirma: los buenos modales son el aceite de las relaciones sociales yo agrego que, en la familia, son la miel que cura las congestiones emocionales.

Dos tipos de comunicación familiar prevalecen: Disfuncional y funcional (patológica o sana). Las características de la primera incluyen el consabido abuso verbal o físico, monólogos quejosos donde nadie escucha al otro, padres ausentes del hogar o padres indiferentes. Fíjense que la indiferencia es un tipo de violencia doméstica y destrato afectivo que aún no hemos explorado o tan siquiera desarrollado y que se encuentra citada en uno de mis libros. La regla por excelencia de la comunicación, nos indica que es imposible no comunicarnos, de modo que aquel que ejerce la indiferencia y se cruza de brazos frente al problema del otro, manifiesta su deseo egoísta de no colaborar. De ignorar su entorno humano. Rompe el contrato social tácito que nos une en sociedad y que nos compele a asistirnos mutuamente, a predicar las etiquetas de la convivencia y practicarlas con nuestros hijos.

Por el contrario la sana comunicación conlleva caricias positivas y una escucha atenta de las necesidades del otro. 80% escuchar y 20% hablar. Difícil en un mundo donde prevalecen las narrativas individuales. En el cual la nomofobia o, terror a separarse del celular, se erige en el trastorno mental de la época.

Sin duda, las caricias positivas incluyen palabras y gestos de amor, compasión, empatía, diálogo, estar presente en cuerpo y alma en la vida de los hijos. Características medulares del buen trato humano y que solo se aprenden en el seno de la familia. Las caricias negativas corresponden a grupos familiares acostumbrados al mal trato como única forma de comunicación conocida. Se aman, sin duda, pero con un mal amor. Se aman, pero se destruyen.

CUALIDADES Y BENEFICIOS PSICOLÓGICOS Y ORGÁNICOS DE UNA SANA COMUNICACIÓN

La comunicación funcional o sana produce en los seres humanos beneficios psico-orgánicos, múltiples e insustituibles: confianza, autoestima, alegría y seguridad que ninguna medicina o bien material puede aportar.

Si conoces e incorporas los siguientes conocimientos, a tu lista de prioridades, lograras, sin duda, una mejor vida para los tuyos y para tu persona. Presta atención.

1. Tratarnos bien libera endorfinas, en aquel ofrece y en quien recibe un trato amable. Denominadas hormonas de la felicidad, son responsables de la sensación de bienestar que puede llegar transformar el mal humor a tu día. Un abrazo, una mirada de agradecimiento, un gesto de generosidad liberan, además oxitocina,la hormona del amor, aquella que el organismo femenino secreta en grandes cantidades durante el parto y la lactancia, en la unión amorosa y que en este caso, se libera tanto en varones como en mujeres. Los buenos modales, por lo tanto, prolongan la vida, controlan la presión arterial y reducen el estrés.
Sabemos que altas dosis orgánicas de cortisol y adrenalina adjudicadas a la respuesta del estrés, induce a problemas graves de salud. El estrés es una respuesta normal evolutiva que, en la prehistoria, servía para adaptarnos a situaciones de peligro inminente y que hoy permanece intacta en nosotros. Si entraran ladrones a mi casa por la madrugada, todo mi organismo se prepararía en microsegundos para huir o atacar. Pero una vez controlada la situación, los químicos mencionados descenderían a niveles normales. Lamentablemente, vivimos en sociedades que favorecen el estrés crónico y el consiguiente desarrollo de enfermedades graves. Valga este ejemplo simple. Si la alarma de tu casa permaneciera encendida de manera constante, en algún momento el sistema dejaría de funcionar, adecuadamente, con el consiguiente colapso.
2. El trato cordial en la familia desarrolla en los pequeños la autoestima básica. Existen dos tipos de autoestima, básica y circunstancial. La básica es aquella que se desarrolla durante los primeros 6 años de vida de la mano de papá y mamá. La circunstancial nos muestra proclives a la tristeza o desolación frente a los infortunios. Me despidieron del trabajo y por lo tanto, mi autoestima circunstancial, sufre un golpe fuerte que, sin embargo, no afectará de manera permanente mi salud mental ni mi vida de relación, protegida por la autoestima o consideración básica acerca de mi persona. Un mástil en el que flamea la bandera de nuestras vidas sin desprenderse y volar a la deriva.
3. Tratarnos bien genera confianza neurológica. Cada conducta nueva que recibimos o actuamos abre nuevas carreteras en nuestro cerebro que luego revisitaremos de manera espontánea. Caminos de confianza o desconfianza, que deseamos o no revisitar.
El poeta Francisco Luis Bernárdez nos dice Porque después de todo he comprendido que lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado.
Qué clase de semillas plantas en el corazón fértil de tus hijos. ¿Cuál es el norte que le enseñas? Llegamos solos a este mundo y al morir solos nos vamos. Sin embargo durante nuestros días en la tierra, debemos aprender los ejercicios de la convivencia para crear desde la familia una sociedad de la paz y el entendimiento mutuo.
A modo de conclusión les dejo una frase del célebre Aristóteles. Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.
Hasta el próximo artículo.




-------------------------------------------------------------------------------  





Christina A. Balinotti: Escritora, Personalidad de Televisión y Radio. Experta en temas de Cultura y Psicología. Mujer de la Semana 2015 CNN Español. Pionera del Movimiento y Organización Femenidad Holística. 

 

Fundadora/Directora del programa académico Universidad de la Familia, Ahora Sí, Miami 2016.


Camagüey y el fracaso de las Cooperativas no Agropecuarias (por Roberto Peláez)


En Camagüey como en el resto de Cuba, el experimento de las Cooperativas no Agropecuarias (CNA) ha fracasado, sin que se haya publicado en los medios oficiales las causas.

El martes 11 de diciembre de 2012 se publicó en la Gaceta Oficial de la República de Cuba un paquete legislativo creando las CNA. dentro del proceso de actualización del modelo económico y social cubano como respuesta a la necesidad de descentralizar la actividad empresarial ineficiente fundamentalmente de los servicios y para potenciar el sector no estatal de la economía como vía para asimilar la mano de obra excedente resultante del proceso de perfeccionamiento de la empresa estatal socialista.

El fundamento teórico ideológico de las CNA estuvo dado directamente por los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución, 25, 26, 27, 28 y 29 e indirectamente por los lineamientos 01, 02, 03, 04 y 311. Especialmente la dirección del país dio luz verde al proceso de creación de las CNA en correspondencia al lineamiento 03, que dice ¨En las formas de gestión no estatales no se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas o naturales.¨ Esta es la clave del proceso impedir, a toda costa el enriquecimiento y consecuente empoderamiento de los nuevos actores de la economía cubana en transformación.

La creación de las CNA fue en general bien acogida por la población cubana y era un símbolo de los nuevos tiempos aperturistas que corrían con el General-Presidente en el poder. Recordemos que aunque en el Código Civil vigente, Ley 59 de 16 de julio de 1987 se reconocen a las cooperativas como una forma de propiedad colectiva que contribuye al desarrollo de la economía nacional, de hecho desde el triunfo de la Revolución solo se autorizaba la creación de cooperativas en la esfera agropecuaria a pesar de la rica historia cooperativista con que contaba Cuba antes de 1959 especialmente en el sector del transporte.

Sin duda las creación de las CNA fue una pequeña apertura en una economía planificada blindada, surgió la posibilidad de crear cooperativas de segundo grado o sea la conjugación de varias cooperativas en una sin perder la personalidad jurídica original, permitiendo así nuevos actores económicos de peso capaces de rivalizar con la empresa estatal. Aunque teóricamente según el Decreto-Ley 305 del 15 de noviembre de 2012 los principios de las CNA, recogidos en el artículo 4, voluntariedad, cooperación y ayuda mutua, decisión colectiva e igualdad de derechos de los socios, autonomía y sustentabilidad económica, disciplina cooperativista, responsabilidad social, contribución al desarrollo planificado de la economía y al bienestar de sus socios y familiares y colaboración y cooperación entre cooperativas y con otras entidades se avenían con los principios cooperativos de la Alianza Cooperativa Internacional de 1995 derivados de los pioneros de Rochdale, que son la adhesión voluntaria y abierta, gestión democrática por parte de los asociados, participación económica de los asociados, autonomía e independencia, educación, formación e información, cooperación entre cooperativas, preocupación por la comunidad e igualdad. En la realidad las cooperativas nada tuvieron de libres y mucho menos de democráticas. Así de las 498 CNA creadas durante los dos primeros años y medio de la experiencia, el 77% fueron creadas por encargo estatal pero el 23% restante que supuestamente fue creada por iniciativa de los socios, en realidad consiguió el aval del órgano de relaciones estatal demostrando que fueron convenientes y de interés gubernamental, incluso fueron aprobadas todas por el Comité Ejecutivo del Consejo de Gobierno. La creación de una CNA, por ejemplo en la cafetería de la esquina, tiene que ser aprobada por el máximo órgano ejecutivo cubano. En cuanto a las Cooperativas de Segundo Grado nunca se aprobó ninguna.

Aunque en Cuba todavía funcionan 397 CNA, según las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI). El proceso de creación de las mismas está suspendido hasta promulgar una nueva ley de cooperativas, al menos eso responden las autoridades locales a las solicitudes de iniciación. En el año 2013 se autorizaron 198, en el 2014 fueron 147 y 22 en el 2015, no contando con datos del 2016. Todo ello a pesar de que la prensa oficial informó que 12 988 entidades de la gastronomía y los servicios pasarían a esta modalidad de las CNA en el pasado 2016. Lo cual no se cumplió y en cambio conocimos que calladamente se entregaron muchas unidades estatales a personas naturales en la modalidad de arrendamiento de locales, poniendo así punto final al proceso de las CNA. Añadiendo que la mayoría de las CNA existente ya no funcionan como cooperativas sino como pantallas de emergentes inversionistas locales en un proceso de infiltración solapado.

En Camagüey la experiencia fue mínima con la creación de 7 CNA, dos de la construcción, dos de reciclaje de materias primas, una ornitológica y dos de servicios gastronómicos que fueron las más conocidas, El Pollito y La Ragazza. Se mantienen 6 en funcionamiento pero ya algunas de ellas no son en realidad verdaderas cooperativas sino tapadera de negocios particulares fungiendo realmente los cooperativistas como asalariados de un propietario del negocio. Según la última información de la ONEI, funcionaban 221 CNA en La Habana, 68 en Artemisa, 20 en Matanzas, 14 en Mayabeque y 12 en Pinar del Río lo que corrobora nuestro criterio de la marginalidad de Camagüey en esta malograda experiencia.

En cuanto a las causas del fracaso además de la consabida inexistencia de un mercado mayorista en Cuba y la imposibilidad de importar o comprar libremente los insumos, creo que la raíz está en la ineficiencia global de la economía estatal socialista, en su carácter planificado que corta toda iniciativa de sus actores y en la coexistencia de una doble moneda, el peso moneda nacional (CUP) y el peso libremente convertible (CUC) con sus distorsionadas tasas de cambio que llevan por ejemplo al absurdo que los taxistas en arrendamiento ganen más vendiendo en el mercado negro el combustible asignado por el estado, que transportando pasajeros. A veces incluso la duplicidad de moneda se convierte en triplicidad de moneda porque los CUC no tienen respaldo en divisas internacionales convertibles y sólo aquellos CUC certificados y aprobados por el estado son los que pueden canjearse para importaciones del exterior.

Dentro del balance positivo que nos dejó el proceso de las CNA deseo señalar la inédita Resolución 570/2012 sobre el proceso de licitación pública de los bienes estatales para su gestión por las CNA. En la economía corrupta y de plaza sitiada que tenemos en Cuba, esta Resolución fue como una visión de un futuro esperanzador en medio de la tempestad. Pasarán algunos años y tendremos verdaderas y libres cooperativas que podrán cumplir su rol de responsabilidad social como alternativas viables a las apetencias del gran capital internacional.

Nostalgia (by Hanine)

Saint Augustine Beach
Foto /Blog Gaspar, El Lugareño
-------------------------------------------------

Wednesday, June 21, 2017

La visita especial a Puerto Príncipe de Joseph Alden Springer, en 1874 (por Carlos A. Peón-Casas)

 Teatro Principal. Mayo de 1874
Dibujo de Alden Springer  (al igual que todos los utilizados para ilustrar el texto). 
Están tomados de la versión digitalizada por Ana Dolores García,
------------------------------------------------------------

La mano amiga, del acucioso investigador local, Sr. Gilberto Espín, me ha facilitado esta agradabilísima sorpresa. El texto digitalizado por otras manos(1) también oriundas de nuestro terruño, y también amantísimas de nuestra memoria, corresponde al viajero norteamericano y presumiblente periodista Joseph Alden Springer, quien visitara la otrora ciudad principeña en el año citado, justo en medio de las contiendas libertarias de la Guerra Grande en territorio del Camagüey.

La lectura de este breve pero sustancioso reporte(2), es ciertamente revelador. Quizás como otros viajeros de su misma época, pienso en el caso del también norteño Samuel Hazard, de quien ya he referido en otra parte; el autor de esta crónica de viaje, que se presentó en la comarca como funcionario del Consulado Norteamericano en La Habana, tiene empero la singularidad de mirar otros detalles de la vida de la comarca, quizás los que aluden a la situación tan especial con que la guerra lo permeaba todo en aquella aciaga etapa. De allí nace quizás la singularidad de este reporte, que no por breve deja de ser significativo, y que ilustró el mismo con dibujos de los sitios que más relevancia tuvieron a su vista durante aquel periplo.

Fuerte en Nuevitas
---------------------------

Veamos algunas “perlas”. El visitante que llega a la ciudad desde Nuevitas, por vía ferrocarrilera, en un convoy militar, atiborrado de noveles soldados españoles y material de guerra, en compañía de un coronel español que le servirá de cicerone durante su visita; desembarca en las proximidades del entonces Fuerte de Pueyo.


 Fuerte Pueyo
-------------------------

Su primera reacción es tomar lápiz y papel para hacer su primer dibujo del sitio, un gesto a todas luces “comprometedor” si nos atenemos a que se trataba de un área de total interés militar. La primera anécdota que suscita aquella su osadía periodística la resume en muy pocas palabras cuando es conminado a :
la entrega de mi "dibujo" para inspección del Sargento Primero o Sargento de Guardia. (…) Después de unos minutos de tardanza, el Sargento regresó con el dibujo en la mano. Me observó cuidadosamente y entonces, más bien por mi impaciente pregunta de si podía haber alguna objeción en guardar el tosco diseño que había hecho, le hizo un examen crítico. No viendo nada en particular que se asemejara a un plan de fortificación militar, lo devolvió pidiendo perdón por los inconvenientes que me habían causado y que eran debidos a la situación anormal imperante(3).
Ya en la ciudad, toma una volanta hasta el Hotel Español, que sin precisar su ubicación exacta, nos aclara se hallaba muy cerca de la Iglesia de la Soledad. La primera impresión de su entorno alude a las ya clásicas descripciones de las calles en su mayoría de tierra, pero no fangosas: “debido a la naturaleza poro-arenosa del terreno, que rápidamente absorbe las fuertes lluvias de este período del año”(4), y el detalle notorio de la pobre iluminación en las noches que según atestigua:
no están iluminadas de noche con cargo al gasto público, pero es costumbre general de cada uno colgar un farol de cristal con lámpara de petróleo. Las calles principales están por tanto bien iluminadas, mientras las otras permanecen en total oscuridad(5).
De la profusión de iglesias, signo distintivo del Príncipe, deja cumplida mención luego de un recorrido que lo acerca a las más principales, empezando por las más céntricas y terminando en la de San José, a la que describe en su cercanía a la Cárcel local, el otrora Hospital Militar, la estación del Ferrocarril y en medio de ambos la Plaza del Vapor.
 
 Hospital Militar (actual Asilo de Ancianos)
-----------------------------

Para la mirada de un extraño, que no ha conocido la ciudad en mejores tiempos, se hace notoria, la pobreza de los principeños que habitan la ciudad, y que descontando a los de mejor situación económica, que se habían sumado a la contienda y lo habían perdido todo en aras de la independencia, el otro resto de otrora mejor posición y que se han quedado en la ciudad, también se han visto arruinados a causa de aquella. Su mirada es penetrante y así lo testimonia:
Durante las largas caminatas que hice alrededor de la ciudad, especialmente en los suburbios donde las casas son de pobre y miserable aspecto, daba tristeza ver a través de la puerta entreabierta a muchas personas acostadas en el suelo. Esperando por un comprador había también un racimo de plátanos, media calabaza, unas pocas frutas y tal vez media docena de huevos(6).
Para el resto de la población la situación puede ser peor, las mujeres se ganan la vida cosiendo las camisas de lo soldados españoles, la paga es insulsa: 1.60 la docena, pero el cronista aclara que sólo la mitad del precio era en efectivo, el resto lo recibían en mercancías. Del remanente y depauperado panorama social y económico deja una evidencia sustancial cuando afirma:
Con el oro a $260.00 como está ahora, la miseria de tales salarios es evidente, más aún cuando se considera que un huevo cuesta 12¢, un dulce 20¢ y 30¢, un plátano 15¢ y 20¢, un bollo de pan 10¢, el azúcar a 25¢ la libra, la carne a $1 la libra, una gallina o un pollo a $3 ó $4, y así todo lo demás en la misma proporción. Es de maravillarse cómo la clase más pobre puede siquiera sobrevivir(7).
Lo que sigue en su narración es a nuestro ver lo más relevante de su deposición de los hechos de su visita: un recorrido en compañía de su cicerone y otros oficiales españoles por los fuertes que rodeaban la ciudad, construidos a posteriori del temerario ataque que hiciera al ciudad Ignacio Agramonte en 1869.

 Iglesia de la Caridad
------------------------------

Principiando por el de Punta de Diamante, ubicado a “media milla detrás de la Iglesia de la Caridad”, siguieron camino por entre trillos para alcanzar los de Garrido y el que denomina de forma extraña como Respiro de Agramonte(8); para pasar luego hacia el norte, al del Guayabo. Lo que sigue de aquel periplo circunvalante a la ciudad lo testimonia al decir que:
A través de dos millas o más por una vereda intrincada o trillo, llegamos al fuerte Polvorín, que se encuentra hacia el Oeste de la ciudad, cerca del Camino de La Habana. Antes de cruzar el Puente del Tínima, después de haber completado casi el circuito de la ciudad, pasamos un segundo fuerte Punta de Diamante, y luego de cruzar el puente llegamos a la Quinta Simoni, donde estaba estacionado un destacamento de Voluntarios.
Hacia el sur, nuestro cronista ubica otros fuertes como el de Serrano, ocupado por los Voluntarios, y hace mención a otros pequeños fortines, que coinciden perfectamente con las torres de vigilancia esparcidas entre aquellos, y que sumaban más de una docena.

La visita en plan “especial” de Joseph Springer al Puerto Príncipe de 1874 y el texto que la rememora, una singular “rareza bibliográfica” sólo al alcance de los pocos internautas del patio, constituye una apoyatura singular para entender la historia local, vista de manera singular por viajeros-cronistas, en un momento en que el añoso Puerto Príncipe, se debatía entre penurias sin cuento, bajo el terrible signo de Marte. Valga pues como necesaria re-actualización de hechos y memorias, en lo más cierto, parcialmente aireadas en este aquí y ahora, por los que detentan el responsable legado de Clío

Puente sobre el Río Hatibonico
-------------------------------
Iglesia Mayor



-------------------------------------------------------------
  1. El texto tomado de Internet, es según se aclara, Colaboración especial de Ana Dolores García para Camagüeyanos por el Mundo.
  2. La traducción corrió a cargo del Dr. Antonio Giroud García: “miembro de una respetable y conocida familia camagüeyana. Estudió la Carrera Diplómatica en la Universidad de La Habana y en 1946 ganó por oposición el cargo de Cónsul de Cuba en Nueva York. En el año de 1949 pasó a Washington, D.C. como Secretario de la Embajada de Cuba ante el Gobierno de Estados Unidos, cargo que desempeñó hasta su renuncia en 1959 …Comenzó entonces a laborar en la Organización de Estados Americanos hasta su jubilación en 1983. Falleció en Miami el 4 de diciembre de 1990 a la edad de 73 años. (En A Modo de Presentación, palabras introductorias para el citado texto de Ana Dolores García.
  3. La visita especial a Puerto Príncipe. p.12
  4. Ibíd. p 14
  5. Ibíd.
  6. Ibíd. p. 15
  7. Ibíd.
  8. Revisando un croquis de la ubicación de los citados fuertes que data de 1870, no encontramos referentes para este en particular, y el caso del de Garrido, no aparece como tal sino como una torre de vigilancia. En Fortificaciones de la ciudad 1870. Biblioteca Nacional José Martí. 74 x 90. Escala 1: 7000

(Miami) Alex Lima y Lizette Espinosa presentan poemario

El próximo miércoles 28 de junio, los poetas: Alex Lima (de Ecuador) y Lizette Espinosa (de Cuba) presentan en Miami, como parte de la colección Dos Alas de El Ángel Editor, sus poemarios Híbrida Cíclica y Por la Ruta del Agua. La presentación estará a cargo de la poeta María Elena Hernández Caballero

Les comparto un anticipo de sus versos y les extiendo la invitación al evento, que se celebrará el miércoles 28 de junio a las 7 00 p.m. en la Librería Altamira (219 Miracle Mile; Coral Gables, Florida 33134)




Poemas de Alex Lima:

MAMA COCHA

De todos los cuerpos en el mundo
el tuyo es el que más deseo
en la resequedad de este amanecer secular
mi cuerpo ciruela-pasa precisa
de los manantiales escondidos en las
cavernas de tu viejo continente,
de tu soplo menguante en las fisuras
de aquellas grietas de donde resurjo
Inútil e inédito a la vez,
y entonces también preciso de tus coordenadas
para reubicarme en aquel lugar
que ya no aparece en ningún mapa;
de todos los cuerpos en el mundo
el tuyo es el que más anhelo
por las imperfecciones de mi ser
por esta acolchada piel que me mantiene
a flote en desniveles.



XOCHIQUÉTZAL

Nuestro amor es tan secreto
que ni siquiera te sueño.
En las cavilaciones de los lugares comunes
se entreabre una puerta blanca
y tras ella una luz deslumbrante
en la fase REM del sueño:
Una silueta aflora y se vuelve amapola
multiplicándose hasta rellenar cada rincón
de este sueño paradójico
entonces me dejo guiar
por la fragancia de tu ausencia
y desemboco en aguas tropicales
donde unos delfines rosados se zambullen
deleitosamente
adaptación selectiva del simulacro que fuimos
en la fase liminal entre la vigilia y aquel
instante
en que la ciudad dejó de ser palabra
para volver a ser una mera cifra exorbitante.


El poeta ecuatoriano Gabriel Cisneros Abedrabbo dice sobre la obra de Lima: Alex Lima, en la alquimia de concebir las palabras, enfrentarlas a la luz, la oscuridad, la furia de un cuerpo encarcelado, la muerte escondida bajo el agua, camina por el acantilado de la vida y la muerte; el amor y el desamor al sulfato sanador de la poesía. Híbrida Cíclica nos deja ver una voz poética de gran fuerza, una donde coexiste la pasión que hace de la literatura ese cantar interminable y la tenacidad de una búsqueda donde las respuestas siempre cambian.(Nota en la contraportada)

--------------------------------------
Poemas de Lizette Espinosa:


IDENTIDAD

¿Qué nombre te retiene
tras los muros de la vieja ciudad,
qué mediodía te resistes a perder
llegado el tiempo en que crees
haber saldado toda deuda
y la proa se inclina hacia las aguas turbias?


SENTENCIA DE LA VID
Mi estirpe se tuerce en la alambrada
busca atajos para alcanzar la luz
el arma blanca que cortará su dádiva.

Sus pies abosorben la nobleza
la especie agridulce de la errancia
su vino será servido en otras copas.


ASILO

La suma de los muros que erigimos.
La piel que se aglutina en otra piel
y se vuelve corteza.
Guarida donde esconder la palidez,
las marcas del amor, los cardenales
que dejan las puertas cuando cierran.


Por su parte el poeta cubano Juan Carlos Valls nos dice sobre la obra de Lizette: ¿Hacia dónde transita Lizette Espinosa por la ruta del agua?.... Yo creo que hacia una exactitud, un mundo todo de cosas cercanas que paralelamente a su espacio real, construye en la memoria del lector una intimidad líquida que toma formas humanas. Su poesía es el cuerpo de un niño con la fuerza y el atavío de una catedral. Cuando entramos en ella, asumimos la paz y el silencio. (Nota en la contraportada)


----------------------------------------
ver en el blog
Poemas (de Lizette Espinosa)
"Pas de deux", literatura desde el prisma femenino

Summer


Tuesday, June 20, 2017

Galas del Ballet Clásico Cubano de Miami. Junio 2017 (por Baltasar Santiago Martín)


Tanto el viernes 9 como el sábado 10 de junio, el Ballet Clásico Cubano de Miami, fundado y dirigido con ejemplar dedicación por el maestro Pedro Pablo Peña, presentó su gran gala de temporada, el día 9 en el Teatro Colony de Miami Beach, y el 10 en el Miami Dade County Auditorium, con la diferencia de que en esta segunda función se presentó Le Corsaire Suite en vez de solo el pas de trois femenino de la primera, incluido por supuesto en la Suite, por lo que, aunque asistí a ambas funciones, reseñaré solo la función del sábado 10 de junio para no ser redundante.

La gala comenzó con Las sílfides, un ballet neorromántico breve y no narrativo en un acto, coreografiado por Mijaíl Fokine (1880-1942), con música de Frédéric Chopin (1810-1849), cuya premier como Chopiniana tuvo lugar en 1907 en el Teatro Marinski de San Petersburgo, Rusia, y luego fue presentado en Francia, por los Ballets Rusos de Serguéi Diáguilev, el 2 de junio de 1909, en el Théâtre du Châtelet de París, ya con el título con el que se le conoce actualmente.

Las sílfides, pese a que data de inicios del siglo XX, tiene una atmósfera de carácter eminentemente romántico, y en esta reposición miamense, Arionel Vargas, como “El poeta”, acompañó inobjetablemente a las tres sílfides –cargadas incluidas–, encarnadas por Masiel Alonso, Mayrel Martínez y Trisha Carter, quienes bailaron con gran virtuosismo totalmente dentro de ese estilo, con impecables grand jettés y elegantes arabesques, y un trabajo muy parejo.

 
Trisha Carter, Arionel Vargas, Masiel Alonso y Mayrel Martínez
 Las sílfides. Foto/Bernardo Diéguez
------------------------------------------------------------

Un solo detalle no me satisfizo: la desafortunada y precaria imagen de fondo –que pretendía ser un bosque–, en agudo contraste con las muy bien diseñadas “patas” del escenario, que tan teatralmente lo evocaban.

A continuación, Gretel Batista y Francois Llorente salieron a encender La llama de París –coreografía del soviético Vasily Vainonen y música de Boris Asafiev– con su baile vibrante y efervescente, donde Francois derrochó bravura en su variación, con grandes saltos y audaces volteretas en el aire casi horizontales, precisas caídas y vertiginosos giros, mientras que Gretel, a su vez, mostró un buen trabajo de pies y realizó una correcta media diagonal en punta, y luego una diagonal completa de piqués vertiginosos y elegantes, rematando su entrega con los correspondientes fouettés, con pirouettes al final, aunque no debió haberse desplazado hacia delante como lo hizo.

Gretel Batista y Francois Llorente en La llama de París
 Foto/Bernardo Diéguez
--------------------------------------------

De París, la magia del ballet nos trasladó a la capital cubana, para degustar Habaneras, un elegante y a la vez voluptuoso pas de six femenino, coreografiado por Eriberto Jiménez –a partir de una inspiración del Maestro Peña–, con la hermosísima música de Ignacio Cervantes para piano como banda sonora, donde Jennifer Villalón, Adriana Méndez, Tosin, Yaíma Méndez –la figura central–, Jessie Marrero y Claudia Lezcano recrearon con su estilizado baile la atmósfera de esa Habana de antes, que tuvo en Amelia Peláez a su más fiel pintora, por lo que considero más que justificada la selección de una de sus emblemáticas y coloridas creaciones como fondo.

Le tocó a Jorge Oscar Sánchez –en esta su primera aparición de la noche– ser el sensual galán descamisado de la habanera interpretada por Yaíma Méndez, y a mí me vino a la mente Yarini, Amalia Batista –y hasta Cecilia Valdés–; esos inolvidables personajes que pueblan el imaginario colectivo cubano, de ahí lo logrado de este estreno mundial, tanto por lo que muestra como por las reminicencias que provoca.

Yaíma Méndez (centro) en Habaneras
Foto/Bernardo Diéguez
-------------------------------------------

Y de esa nostálgica Habana de la primera mitad del siglo pasado, viajamos después un siglo atrás, nada menos que al Londres de 1845, donde, a iniciativa de Benjamín Lumley, director del Teatro de su Majestad, fue creado el ballet Grand Pas de Quatre, como un divertimento para reunir en escena a cuatro grandes figuras de la danza de su tiempo: Carlota Grisi, Marie Taglioni, Fanny Cerrito y Lucile Grahn.

Litografía de la época del Grand Pas de Quatre
Original: Carlota Grisi, Marie Taglioni,
 Fanny Cerrito y Lucile Grahn
-----------------------------------------------------

El coreógrafo Jules Perrot pasó un gran trabajo para poder conciliar los enormes egos de las cuatro divas juntas en escena, tanto que le dijo a un colaborador cercano algo en francés equivalente a nuestro “quedé puesto y convidado”, pero el ballet se pudo estrenar con gran éxito en Londres el 12 de julio de ese año. En 1847 la obra fue repuesta en el mismo escenario, pero después cayó en el olvido, hasta que el coreógrafo inglés Keith Lester, inspirado en la música de Cesare Pugni y en una litografía de A.E. Chalon, en 1936 recreó el ballet para la Compañía Márkova-Dolin, quien la repuso según su propia versión en Nueva York con el Ballet Theatre, el 16 de febrero de 1941, nada menos que con dos tocayas rivales en el escenario: Alicia Márkova y Alicia Alonso.
Alicia Alonso, Alicia Márkova, Nora Kaye y Janet Reed
 en Grand Pas de Quatre
--------------------------------------------------

Sobre el Grand Pas de Quatre, existe la anécdota de una ocasión en que el Ballet Nacional de Cuba se presentó en una zona montañosa de la antigua provincia de Oriente, nada menos que con este ballet, acompañado del solo La bella cubana y otras coreografías más, y al final de la función, Aurora Bosch se dirigió a los campesinos presentes y les comentó que les debía haber gustado más La bella cubana, a lo que un guajiro montado a caballo, con polainas y machete al cinto, le respondió: “Pues a mí lo que más me gustó fueron las cuatro mujeres vestidas de rosado”.

No queda dudas entonces del gran reto que significa para cualquier prima ballerina participar en una reposición de este Grand pas de quatre, que por fortuna para Miami no tuvo a grandes rivales –que se sepa– bailando juntas, sino a cuatro talentosas bailarinas interpretando a María Taglioni, Carlota Grisi, Fanny Cerrito y Lucile Grahn: Lorena Feijóo, Manuela Navarro, Venus Villa y Marizé Fumero, en ese mismo orden.
Manuela Navarro, Venus Villa, Marizé Fumero y Lorena Feijóo
 en Grand Pas de Quatre. Foto/Bernardo Diéguez
------------------------------------------------------
Si bien Giselle es el ballet romántico por excelencia, en el Grand Pas de Quatre es también requisito indispensable que ese estilo esté bien marcado por las cuatro bailarinas participantes, con un gran énfasis en la posición de las manos y de los brazos –“redondos”, suele decirse.

Antes de escribir esta reseña, busqué y vi en YouTube dos Grand Pas de Quatre que considero antológicos: el de las Cuatro Joyas cubanas, y el de Alicia Alonso, Carla Fracci, Eva Evdokímova y Ghislaine Thesmar, en un Festival Cervantino, porque no podía definir bien por qué esta reposición de Miami no me había dejado completamente satisfecho: faltó estilo y posesión o apropiación de cada personaje, aunque Manuela haya logrado hermosos balances; Marisé admirables renversés, entrechats y grand jettés; Venus desplegado su encantadora sonrisa y su indiscutible arsenal técnico, al igual que Lorena –solo que con expresión casi hierática–; y las cuatro hayan logrado impactantes composiciones “fotográficas”, gran acople en el trabajo de pies y elegancia, sobre todo en la parte de las castañuelas.

Lo repito: faltó el estilo romántico; no basta la mejor técnica si no se atiende el estilo que demanda cada ballet, si no se entiende bien la sicología de cada personaje, y aquí también estuvo ausente la contenida rivalidad, la ironía en las mutuas reverencias, porque es una competencia entre grandes divas del ballet y no una función benéfica entre colegas amigas.

Después de un adecuado intermedio, vino el plato fuerte de la velada dancística: La Suite de El corsario, con música de Ricardo Drigo (entre otros), cuya excelente versión completa ya había sido ofrecida al público de Miami por el Ballet Clásico Cubano de Miami en marzo de 2009.

Actualizo lo que escribí sobre aquella memorable ocasión:
Lord Byron se hubiera relamido de placer si hubiera podido estar en el Miami Dade County Auditorium la noche del sábado 10 de junio de 2007, al ver su poema The Corsair materializado en escena, gracias a la entrega del Maestro Eriberto Jiménez, que trabajó magistral y elegantemente la versión coreográfica de Marius Petipa, para eficaz soporte del desempeño de todos los talentosos bailarines participantes.
Y ahora, tal y como le dije al maestro Pedro Pablo Peña después que finalizó la estelar función, quiero enfatizar que esta Suite es una producción de lujo, a la altura de las mejores compañías de ballet del mundo, y sin los recursos y el apoyo que estas tienen.

Si bien el lujoso vestuario procede del Teatro Mariinski de San Petersburgo, Rusia, su eficacia depende de “cómo se lleve”, y en esta Suite, toda la compañía los “vistió” con gran elegancia y clase.

Desde el prólogo, esta Corsario Suite comenzó bien, con la acertada proyección de una gruta, con el mar y un navío fondeado a lo lejos, para dar paso a la primera escena: el bazar donde transcurre la venta de las bellas odaliscas, y desde el primer momento, Jorge Oscar Sánchez, como Lankedem, el mercader de esclavos, comenzó a brillar, tanto por su convincente caracterización como por sus sensacionales saltos acrobáticos, secundado por una segura y en total dominio escénico Venus Villa como la esclava Gulnara, tan perfecta y adorable que, al igual que el Pachá, me la hubiera querido llevar para mi palacio de Hialeah.

Tanto Jorge Oscar como Venus derrocharon bravura en el pas de deux, sin descuidar en ningún momento el “drama” inherente a la acción: Venus, asustadiza y temerosa; y Jorge Oscar, insolente, enérgico y provocativo.

Tras un partneo impecable, con giros muy centrados, sus variaciones fueron una demostración de pirotecnia, un verdadero mano a mano. Venus, muy musical, con bellos balances, raudos piqués, etéreos grand jettés y precisos arabesques; mientras que su “vendedor” la secundó con un óvalo de impresionantes saltos y luego vertiginosos giros.

Venus Villa y Jorge Oscar Sánchez en Corsario Suite
Foto/Bernardo Diéguez
---------------------------------------------

El multifacético Jesús Sanfiel, como Seyd, el Pachá –personaje secundario pero imprescindible en la trama– vistió su suntuoso traje con el histrionismo que demanda, sin excederse en la caricatura.

Desde su primera aparición en escena, Arionel Vargas, como el héroe Conrad, se creció como bailarín, con saltos y giros impecables, y como si no bastara, Marizé Fumero salió al ruedo convertida en una encantadora Medora, la otra esclava que Lankedem le trae al Pachá para que también la compre.

Marizé dotó a su Medora de toda la magia oriental requerida, e hizo ostentación de su facilidad asombrosa para los arabesques penché –no solo uno, sino todos.
Arionel Vargas y Marizé Fumero (en arabesque penché)
 en Corsario Suite.  Foto/Bernardo Diéguez
---------------------------------------------------

En el pas de trois de las odaliscas, Masiel Alonso, Gretel Batista y Mayrel Martínez realizaron sus solos con elegancia y precisión, así como un gran acople en el trabajo de conjunto.

En cuanto al cuadro del sueño del Pachá (que se desarrolla en su palacio, ahora con las paredes revestidas de rosas), el cuerpo de baile –con hasta dieciséis bailarinas en escena– impactó por su acople perfecto, evidenciando el arduo trabajo del ensayador, que fue notable desde el inicio.

Un solo detalle a señalar: una vez que el Pachá despierta, no es lógico que las paredes del palacio continúen cubiertas de rosas, pues estas solo existieron en su ensoñación, que por cierto, si este es un ballet de tema oriental (se supone que la acción se desarrolla en Turquía), no es coherente el empleo de tutús clásicos occidentales, a la manera del Festival de las flores de Genzano, en esta escena, pero sé que este ballet fue concebido así, y que históricamente se baila con esa incoherencia cultural en el vestuario (a lo mejor el Pachá era clarividente, o había viajado a Francia alguna vez de incógnito, lo cual invalidaría la observación).

Birbanto, el pirata que se amotina contra Conrad cuando este pretende liberar a las esclavas, tuvo en Francois Lorente a un eficaz intérprete, que volvió a lucir con creces los atributos técnicos que ya había mostrado en La llama de París, pero ahora con unos pantalones bombachos que le sentaban cual si fuera un verdadero beduino.

Ya en la última escena del ballet tuvo lugar el esperado pas de troi para celebrar el triunfo del amor de Medora y de Conrad, con la insólita presencia de Alí, su esclavo favorito.

Por algo las compañías ofrecen este pas de trois “editado”, eliminando a Conrad, para que tenga mayor sentido, pues el original es demasiado “vanguardista”, al sugerir un entendimiento demasiado estrecho entre amo y esclavo, con Medora en el medio.

Y hablando de Medora, en este pas de trois Marizé subió la parada, con una rauda diagonal de piqués, amén de balances y extensiones, y deslumbrantes y vertiginosos fouettés –que intercaló con pirouettes– clavada en el lugar, sin desplazarse hacia adelante, siempre secundada fielmente por Arionel, su Conrad también en la vida real, quien se lució en las cargadas y con audaces saltos de tijera hacia atrás.

Rodrigo Almarales como Alí, el esclavo favorito de Conrad
 Foto:Bernardo Diéguez
-------------------------------------------------

Rodrigo Almarales –el tercero en concordia de este menage dancístico– dotó a su esclavizado Alí del impacto visual y técnico que se espera en este recurrente trabajo coreográfico, en el que brilló en su variación, con elegantes y raudos giros, así como un óvalo de audaces saltos casi horizontales, a la par de Jorge Oscar y de Francois, por lo que podemos estar tranquilos: la Escuela Cubana de Ballet tiene garantizado su relevo masculino, al menos con estos tres jóvenes talentos.

Tras la efectista coda, Gulnara se incorporó al trío, y el cuarteto partió “a navegar en busca de nuevas aventuras”; “felices los cuatro”, tal y como dice la transgresora canción del colombiano Maluma.

Al frente: Venus Villa, Jorge Oscar Sánchez, Marizé Fumero,
 Arionel Vargas y Rodrigo Almarales
 Foto/Bernardo Diéguez
----------------------------------

¡Gracias, maestros Pedro Pablo Peña y Eriberto Jiménez, por mantener vivo el ballet en estas inefables comarcas miamenses!



Baltasar Santiago Martín
Fundación APOGEO
Hialeah, 20 de junio de 2017

Cuentapropista (by Leyser Martínez)

Mons. Cantú: "Human rights will be strengthened through more engagement between the Cuban and American people, not less"


Statement on Cuba Policy Changes by Bishop Oscar Cantú of Las Cruces, Chairman of the USCCB Committee on International Justice and Peace. June 19, 2017.

On the eve of my pastoral visit to Cuba at the invitation of the Cuban bishops, I was saddened to learn that President Trump scaled-back our country’s bilateral engagement with the island nation. The United States Conference of Catholic Bishops, in solidarity with the bishops of Cuba and the Holy See, has long held that human rights and religious freedom will be strengthened through more engagement between the Cuban and American people, not less. For decades, we have called for the U.S. travel ban and embargo against Cuba to be lifted.

In my capacity as international chairman, I urge that as the implementing regulations are drafted the President consider the ramifications for many ordinary Cubans who have taken advantage of new opportunities to support their families. The President is correct; serious human rights concerns persist. The Cuban government must be urged to respect religious freedoms and to extend greater social, political and economic rights to all Cubans. The fruits of investment in Cuba should benefit individuals and families, and not the security forces.

Pope Francis helped our nations to come together in dialogue. It is important to continue to promote dialogue and encounter between our neighboring nations and peoples.

Crónica: Matías Montes Huidobro: Polígrafo de las letras cubanas (por Waldo González López)

Esta crónica de hoy la dedico a la mayor figura de la escena en Miami: Matías Montes Huidobro, del que —al poco tiempo de mi arribo a Miami, seis años atrás— conocí mucho más de su amplia creación literaria, ya que, en La Habana, apenas tenía a mano algunos datos suyos a través de la reprimida y vigilada, troppo lenta y siempre paupérrima “Intranet”, ese engendro creado por el fascistoide castrismo en su particular Gulag, para evitar que el pueblo se comunique con el mundo exterior y disfrute del elemental derecho de libertad, que, solo ahora y con mucha lentitud, ¿permiten? los gendarmes que tienen aprehendidos a los hermanos venezolanos, como otra provincia aherrojada.

De tal suerte, me presentaron al relevante polígrafo cubano, por cuyas virtudes (cultura, bonhomía y sentido del humor), pensé que lo conocía desde mucho tiempo atrás.

Tal hecho que hoy cronico sería en el «Congreso por el Centenario de Virgilio Piñera, Teoría y práctica del teatro cubano del exilio: celebrando a Virgilio» (2012), en cuya sesión dedicada a las “Dramaturgas de la diáspora”, leí a petición suya mi ponencia: “El último bolero o la fragmentación familiar: Nostalgia y crítica en la dramaturgia de Cristina Rebull”, a la que yo conocía desde Cuba, y de la que incluí su pieza homónima El último bolero en mi segunda selección de piezas escénicas Cinco obras en un acto. Teatro cubano de fin de siglo que yo publicara en 2001 por la Editorial Letras Cubanas. (La primera sería: La soledad del actor de fondo Primera antología del monólogo teatral cubano, Ediciones Unión, La Habana, 1999).

Con su particular voluntad creadora, Montes Huidobro descollaría por su incansable quehacer, primero en La Habana, con el estreno de varias piezas suyas (la mayoría de las cuales obtendrían lauros) y con sus ensayos y críticas teatrales, hasta 1961, cuando vendría al exilio de Miami, con su inseparable esposa, la también ensayista y profesora universitaria Yara González.

De tal suerte, se dedicaría a varias facetas de la creación sobre todo en La Florida y en Miami, donde ha realizado la mayor parte de su amplia labor. En primer lugar, la investigación escénica, destacada vertiente de su quehacer por la que, sin asomo de duda, se convertiría en el mayor estudioso de la escena cubana de las dos orillas, cuyo legado integra un haz de serios estudios, iniciados por su ensayo fundacional Persona, vida y máscara y en el teatro cubano (Ediciones Universal, Coleccion Polymitia, 1971), al que luego le seguirán otros esfuerzos relevantes, tales: El teatro cubano en el vórtice del compromiso (2002, de 738 páginas), El teatro cubano durante la República (University of Colorado, 2003) y los cuatro volúmenes de Cuba detras del telón (publicados entre 2008 y 2010 por Ediciones Universal), donde examina con hondura e indeclinable aliento ocho décadas de la historia del teatro cubano en el siglo XX, a lo largo de 762 páginas.

Este trabajo de tal proyección intelectual me evoca el que realizara su colega generacional y ex profesor de Historia del Teatro Cubano y colegamigo de este cronista: Rine Leal (La Habana, 1930-Caracas, 1996), con los dos volúmenes de su historia del teatro en la Isla: La selva oscura, donde dejara la imborrable huella de la escena creada y representada en la Isla desde sus orígenes hasta fines del siglo XIX.

Mas, Montes Huidobro lo supera con creces, pues integra en su indeclinable quehacer, una amplia gama genérica: dramaturgia, narrativa (cuento y, en particular, novela, género o “función” —para decirlo con Alfonso Reyes—, donde descollará con numerosos titulos, muchos de ellos galardonados en Europa), poesía, como asimismo se dedica a la enseñanza universitaria y la edición de libros en su Editorial Persona, en Honolulu, Hawaii, donde fungieran el y Yara como profesores universitarios entre 1965 y 1977.

En consecuencia, resulta vasta y decisiva la labor desplegada por Montes Huidobro en la difusión, la investigación y el análisis de la escena cubana de las dos orillas, por cuanto nos sirve de mucho a los críticos de teatro que poseemos y consultamos sus valiosos libros como asidua referencia de las tablas cubanas de aquí y de allá.

De igual modo, los varios volúmenes de su teatro, constituyen otro factor de alta valía, en tanto resultan piezas de sólida estructura, fecundos contenidos e indudable permanencia, porque sus temas, de algún modo, tienen que ver con la (i)rrealidad de la Cuba (ya no)secreta, peor que la que antes nos revelara María Zambrano (Málaga,1904-Madrid, 1991) en su memorable ensayo homónimo.

Tanto en sus obras en un acto, reunidas en el título homónimo (Ediciones Universal, 1991), que incluye: Sobre las mismas rocas, Los acosados, Gas en los poros (cuyo estreno cumple, en 2017, 55 años, por lo que fue recién reestrenada en Miami, por Artefactus Teatro, dirigida por Eddy Diaz Souza, con las actuaciones de Daisy Fontao y Belkis Proenza), La botija, El tiro por la culata, La madre y la guillotina, La navaja de Olofe y Hablando en chino), como en el resto de sus obras —tal advirtiera la Dra. Esther Sánchez Grey-Alba en las “Palabras preliminaries” de su Teatro Cubano moderno. Dramaturgos (Ediciones Universal, 1991)—
en Montes Huidobro se advierte una marcada tendencia a la experimentación formal que lo llevó frecuentemente al teatro del absurdo, tendencia que había sido introducida por Virgilio Piñera y que José Triana sigue dentro del llamado “teatro de la crueldad”.
Tal aseveración la confirmaría José A. Escarpanter cuando señalara “la exprimentación constante como una de las características de su creación dramática”, tal apuntara en su estudio “Funeral en Teruel y el concepto de la hispanidad” (incluido en Matías Montes Huidobro. Funeral en Teruel, Editorial Persona, Hawaii, 1991).

La propia Sánchez Grey-Alba, tras vincular su dramaturgia con el influjo del existencialismo sartreano —de tanto influjo en los años de formación y aprendizaje habaneros de Montes Huidobro—, afirmará en su propio ensayo incluido en Teatro Cubano Moderno. Dramaturgos:
cuando se estudia a Montes Huidobro, ya sea en su dramaturgia o en su narrativa, se encuentra una angustia humana dominada por la asfixia y la frustracion, y saturada muchas veces de un sustrato histórico en que el que puede reconocerse la tragedia de la patria.
Por su calidad y permanencia, obras suyas han sido incluidas en dos recientes colecciones a cargo de dos autores de otras generaciones, quienes así constatan el reconocimiento de su quehacer: Tirando las cartas, en Teatro cubano de Miami (Editorial Silueta, selección de Luis de la Paz, 2010) y La sal de los muertos en Tres dramaturgos. Tres generaciones (Editorial Silueta, edición, Nota aclaratoria y entrevistas de Rodolfo Martinez Sotomayor, 2012).

 La Sal de los Muertos, puesta en escena por Akuara Teatro
Foto/Ulises Regueiro
----------------------------------- 

Ambas publicaciones pondrían de nuevo en circulación estas y otras singulares piezas del maestro, a quien Jorge M. Febles y Armando González-Pérez editaran en 1997, el importante volumen: Matías Montes Huidobro. Acercamientos a su obra literaria. A este elogioso tributo, le seguiria, una década después, el aun mayor homenaje, preparado y editado por su infaltable esposa, la Dra. Yara González Montes, quien se ocupara del importante volumen de estudios sobre integralidad creadora, en tanto profundiza en el orbe del escritor, con diversos análisis sobre su labor en la narrativa, la poesía, el teatro y el ensayo: Matías Montes Huidobro: su obsesión por la escritura (Ediciones Universal, 2007).

En consecuencia, se incluyen en este volumen, ensayos sobre su narrativa, a cargo de William Siemens (Desterrados al fuego), Elsa Gilmore y Patricia M. Montilla (Esa fuente de dolor), Jorge Febles (quien explora a fondo su “trilogía del sufrimiento colectivo e individual”: Desterrados al fuego, Esa fuente de dolor y Concierto para sordos), Luis F. González-Cruz (Parto en el cosmos) y Armando González-Pérez (“La aportacion literaria de Matias Montes Huidobro al tema negro”, donde estudia La navaja de Olofé (1982).

Le sigue un detallado análisis de su poesía, en “(Auto)crítica estética y representación de la otredad”, a cargo de Jorge J. Rodríguez-Florido.

Tras esta sección, se incluye Teatro, en la que se aprecian las valoraciones de Jesús Barquet (“Superposición de textos en La Madre y la Guillotina), Rolando D. H. Morelli (“Escribir en vilo: Expresionismo y realidad social en varias de las Obras en un acto”), Georgina J. Whittingham (“El movimiento escénico en Lección de Historia), Jose A. Escarpenter (“El metateatro en Exilio”), David William Foster (“Exilio y la representacion de la identidad gay”), Phyllis Zatlin (“Oscuro total: entre la tragedia griega y el teatro del absurdo”), Yara Gonzalez Montes (“Entre lo dionisíaco y lo apolíneo en Las paraguayas”) y Luis González-Cruz (“Hacia el «eterno masculino»: nuevas visiones de Martí en Un objeto del deseo).

Cierra el sólido bojeo, a través de las vertientes genéricas abordadas por el polígrafo, la sección dedicada al Ensayo, a cargo de la propia Yara González Montes (“La ensayística en la obra literaria de Matías Montes Huidobro”).

Presentación de la antología Teatro cubano de Miami
Matías Montes Huidobro,  Ernesto García , Julie de Grandy,
 Daniel Fernández y José Abreu Felippe 
Octubre 2010
Foto /Blog Gaspar, El Lugareño (by Eva M. Vergara)
--------------------------------------------------------------------

De acuerdo con lo antes leído, tenemos si no toda (lo que resulta imposible, dada el enorme caudal genérico y creativo del prestigioso creador), al menos he podido ofrecer, en esta crónica sintética a él dedicada, la información básica para conocer una porción de la obra del singular creador cubanoamericano, cuya juvenilia se sustenta en su infatigable laboreo. Justo es también añadir que, a pesar de su longevidad y lo distante de su hogar, él con su inseparable Yara, no dejan de asistir a los estrenos teatrales de sus colegas.

En suma, el maestro Matías Montes Huidobro, aun en los momentos más difíciles, no ha perdido su vocación de cubanidad, a cuyo teatro de las dos orillas, nunca ha dejado de apoyar, divulgar y examinar, o mejor aun: servir, tal entendía el vocablo/concepto José Martí.

PARA CONOCER MÁS SOBRE MONTES HUIDOBRO:

Matías Montes Huidobro (Sagua la Grande, Cuba, 1931), dramaturgo, narrador, poeta y ensayista, hizo sus estudios de enseñanza secundaria en el Instituto Nro. 1 de La Habana, obteniendo posteriormente el doctorado en Pedagogía de la Universidad de La Habana. En 1953 se casa con Yara González Fernández-Hermo, de cuyo matrimonio tienen dos hijos, Ana María y Eugenio. En 1951 se da a conocer como poeta con la publicación de su texto “La vaca de los ojos largos”, antologado repetidamente; como narrador, con la publicación de su cuento “El hijo noveno”, en la revista Bohemia; como ensayista, en las páginas de la revista Nueva Generación, de la que sería uno de sus fundadores; y como dramaturgo, al recibir el Premio Prometeo por Sobre las mismas rocas, estrenada ese año. Entre 1959 y 1961 reanuda su actividad creadora con nuevos bríos, estrenando varias obras dramáticas en el breve período de tres años: Los acosados, Gas en los poros, La botija, El tiro por la culata y Las vacas (que recibe el Premio “José Antonio Ramos” en 1960). Ejerce la crítica teatral en el periódico Revolución, donde también publica artículos en la página editorial; colabora extensamente en Lunes de Revolución y es comentarista teatral en un programa semanal de CMBF Televisión Revolución, enseñando en la Escuela de Periodismo hasta su salida de Cuba camino del exilio el 27 de noviembre de 1961. Entre 1962 y 1964 se establece en Meadville, Pennsylvania, donde enseña en las escuelas secundarias de la comunidad. En 1964, lo hará en la Universidad de Hawai, donde también ejercerá su esposa, la también escritora y ensayista Yara Gonzalez, hasta la fecha de jubilación de ambos en 1997 como profesores eméritos de dicha institución, pasando a residir en Miami, donde siguen escribiendo y publicando. Durante su extensa e intensa carrera profesional, Montes Huidobro también ha sido invitado a enseñar en las Universidades de Pittsburgh y en la de Arizona, como en el Swarthmore College, participando en congresos universitarios en EUA y el extranjero. A su vasto trabajo como creador y ensayista, se agrega su labor como divulgador de las letras cubanas. En 1976 funda, con la colaboración de su esposa, la revista Caribe, apareciendo cuatro números. La revista se seguirá publicando posteriormente en una nueva etapa gracias a la labor de los profesores Jorge Febles y Armando González-Pérez, deviniendo uno de los esfuerzos editoriales de mayor permanencia de las letras cubanas en EUA. Entre 1987 y 1991 fundarán Editorial Persona, destinado a preservar el patrimonio cultural cubano, publicando importantes títulos de autores cubanos del exilio, mientras que en 1995, 1998 y 2001, Anales Literarios dará a conocer números monográficos de valor incalculable sobre la dramaturgia, la poesía y la narrativa cubana. Finalmente, en el 2000 establecen Pro Teatro Cubano con un objetivo similar en relación con la escena.



------------------------------------------------------
WALDO GONZÁLEZ LÓPEZ (Puerto Padre, Las Tunas, Cuba, 1946).
Poeta, ensayista, crítico literario y teatral, editor, antólogo y periodista cultural.
Cursó estudios de idioma Francés en el Instituto de Idiomas «Máximo Gorki» (1964-1966).
Se graduó en 1970 en la Escuela de Teatro (Escuela Nacional de Arte), donde creó el Archivo de Dramaturgia e impartió clases de Historia de la Literatura para Niños y Jóvenes, en la Cátedra de Teatro para Niños (cofundada por él) y de Historia del Teatro Universal y Cubano.
En 1979, se licenció en Literatura Hispanoamericana, en la (Universidad de La Habana, 1979).
Integró el Centro Cubano de la Asociación Internacional de Teatro y de Teatristas para la Infancia (ASSITEJ, auspiciada por la UNESCO), como asimismo las Asociaciones de Teatristas y de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en sus Secciones de Crítica Teatral, Poesía, Traducción Literaria y Literatura para Niños y Jóvenes.
Fue Asesor del Teatro Nacional de Cuba y de los Centros Iberoamericanos de la Décima (en la capital, La Habana, y en la ciudad de Las Tunas). 
RESUMEN DE SU TRAYECTORIA LITERARIA:
Ha publicado una veintena de poemarios, un volumen de ensayo, tres de crítica y otro de crónicas, así como una treintena de antologías de poesía y poesía para niños, décima, cuento y teatro de autores extranjeros (William Butler Yeats, Jacques Prévert, García Lorca, Rafael Alberti...) y dos de teatro cubano.
Sus versos han sido traducidos a varias lenguas y publicados en Francia, Estados Unidos, México, Colombia y Argentina. Ha traducido del francés a poetas como Marie de France, Molière, Joachim du Bellay y Jacques Prévert, y realizó versiones de poetas para la antología Poesía polaca.
Su labor como poeta, crítico teatral y literario, antólogo y ensayista ha sido reconocida, entre otros estudiosos extranjeros por las pedagogas y antólogas puertorriqueñas Flor Piñeiro e Isabel Freire de Matos en su volumen Literatura Infantil Caribeña; el profesor y ensayista jamaicano Keith Ellis, en su estudio Cuba’s Nicolás Guillén: Poetry and Ideology, y el antólogo y ensayista español Antonio Merino en el prólogo de su antología Nueva poesía cubana.
Prestigiosos ensayistas y críticos cubanos, como, entre otros: los doctores Salvador Bueno y Virgilio López Lemus, los destacados escritores: Adolfo Martí, Imeldo Álvarez y Antonio Gutiérrez Rodríguez se han ocupado de sus múltiples libros.
Ensayos suyos fueron incluidos en las antologías Nuevos críticos cubanos, Acerca de Manuel Cofiño y Valoración múltiple: Onelio Jorge Cardoso.
Fue jurado consuetudinario en eventos literarios, teatrales y de periodismo cultural, y participó en varios Congresos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), foros y otros encuentros con especialistas de Cuba y otros países. 
OBRAS:
Entre sus numerosos libros, resaltan: 
POEMARIOS: 
Que arde al centro de la vida
Salvaje nostalgia
Casablanca
Las palabras prohibidas
Estos malditos versos
Ferocidad del destino
El sepia de la nostalgia
Umbral de la nostalgia (libro de arte, con sus poemas ilustrados por la destacada artista plástica cubana Julia Valdés). 
POEMARIOS PARA NIÑOS: 
Poemas y canciones
Donde cantan los niños
Jinetes del viento
Libro de Darío Damián
Voces de la querencia. 
ANTOLOGÍAS POÉTICAS (CON SELECCIÓN Y PRÓLOGO SUYOS):
-Preciosa y el aire (textos de García Lorca, 1976)
-Los versos de tu amigo (textos de García Lorca para jóvenes, 1978)
-Que soy marinero yo (textos del español Antonio Machado, 1984 , Premio de la Crítica de libros para la infancia, 1985).
-Cazador de colores (poemas del cubano Emilio Ballagas; 1986).
-Paris at night (poemas de Jaques Prévert, con traduc. y pról. suyos, 1993).
-Y Dios… (poemas de William Butler Yeats, 1993).
-Añorado encuentro. Poemas cubanos sobre boleros y canciones (2001).
-Viajera intacta del sueño. Antología de la décima cubana (2001).
-Este amor en que me abraso (décimas de José Martí; 2003).
-De tu reino la ventura. Décimas a las madres (2003).
-Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana (2004). 
ENSAYOS: 
Escribir para niños y jóvenes (1983).
ESTUDIOS: 
-La lectura, ese esplendor (ensayos sobre lectura y literatura) publicado por Campaña Nacional por la Lectura, Quito, Ecuador (2009).
-Navegas, Isla de Oro. Panorama de la décima para niños (en colaboración con Mayra Hernández; 2009).
-Esta cárcel de aire puro. Panorama de la décima cubana en el siglo XX (en colaboración con Mayra Hernández, en 2 tomos: 2009 y 2010).
CRÍTICA LITERARIA: 

La décima dice más (2005)
La décima, ¿sí o no? (2006), ambos con sendas reediciones. 
CRÍTICA TEATRAL: 
La soledad del actor de fondo. Monólogos cubanos (1989)
Cinco obras en un acto (2001). 
CRÓNICA: 
Niebla de la memoria. 
TERTULIAS:
Entre 1990 y 2010, creó y condujo cinco (5) Tertulias de Poesía, Teatro y Música en importantes centros e instituciones culturales de la capital, como, entre otros: la Fragua Martiana, el Museo Nacional de la Música, el Museo Napoleónico y la UNEAC, donde invitó y presentó importantes poetas, escritores, cantantes, actores, narradores orales y demás artistas cubanos y latinoamericanos. 
DISTINCIONES: 
Diploma al Resultado Científico por su Colaboración a la nueva Historia de la Literatura Cubana, en tres volúmenes, otorgado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; el Laúd y la Medalla del Cucalambé (Las Tunas); Diploma por la Labor Realizada en Apoyo a la Décima (Universidad “Camilo Cienfuegos”, de Matanzas); Reconocimiento como Escritor y Crítico Literario (Presidencia del Instituto Cubano del Libro) y Distinción por la Cultura Nacional. 
EN MIAMI
Desde su arribo a Miami (julio de 2011), ha sido jurado en dos Concursos Internacionales de Poesía: el de la Editorial Voces de Hoy (2012) y «Facundo Cabral», del Gremio de Artistas Latinoamericanos (GALA, 2013).
Asimismo, ha fungido como jurado de los eventos escénicos: I Festival Internacional de Obras de Pequeño Formato (Compañía teatral ArtSpoken, 2011) y Primer Festival Internacional de la Comedia (Compañía Havanafama, 2013). Fue Jurado de Teatro durante dos ediciones de los Miami Life Awards.
Ha participado, como ponente, en dos importantes eventos teórico-escénicos: con una ponencia sobre la dramaturgia de Cristina Rebull, en el «Congreso Internacional de Dramaturgia y Artes Escénicas. Teoría y Práctica del Teatro Cubano del Exilio Celebrando a Virgilio Piñera, en su Centenario» (Universidad de Miami, 2012) y, con el también crítico Luis de la Paz, realizó la edición de la laureada pieza de Héctor Santiago: Vida y pasión de La Peregrina (Premio Letras de Oro de Teatro, 1995) para su lectura dramatizada, en el Congreso Internacional «Peregrinar sin ausentarse: Gertrudis Gómez de Avellaneda y Gastón Baquero, un puente perdurable entre Cuba y España», efectuado entre los días 5 y 8 de junio, 2014, en la Universidad Internacional de La Florida.
Integró los Consejos Asesores del Festival Internacional de Monólogo “A una voz” y del Gremio de los Artistas Latinoamericanos (GALA).
Mereció el 3er. Premio de Poesía en el Concurso Internacional «Lincoln-Martí» (mayo, 2012).
En julio de 2015, Ediciones Baquiana publicó, en su Colección Caminos de la Poesía, la antología poética Trazo estos signos en la arena, presentada en el Koubek Center por la poeta, narradora, dramaturga y profesora universitaria Dra. Maricel Mayor Marsán, el narrador y dramaturgo Rodolfo Pérez Valero y el poeta y periodista Baltasar Martín.
Miembro-Colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y su revista (RANLE, en Nueva York; 2014) y Miembro del Pen Club de Escritores Cubanos del Exilio (2016), asimismo colabora con diversas publicaciones internacionales, como las webs Encuentro de la Cultura Cubana (España) y teatroenmiami.com (Miami); las revistas digitales Otro Lunes (Alemania), Palabra Abierta (California) y Letra Urbana (Miami), como el blog Gaspar. El Lugareño.

Gaspar, El Lugareño Headline Animator