Wednesday, December 12, 2018

Cuba en USA, de Emilio Cueto (por Carlos A. Peón-Casas)


Cuba en USA(1).
Una memorabilia de la patria,
 según Emilio Cueto.


por Carlos A. Peón-Casas

Lo que somos y lo que seremos los cubanos, cualquiera sea la coordenada donde se haya ubicado esa cubanidad, vivida a todo trance, no sería nada, sin la magia inexorable, de esa puntual memorabilia, que como patina intangible, ha perdurado tras de sí en tan especiales circunstancias.

Emilio Cueto, el coleccionista y el investigador incansable, sabedor de lo irrevocable de tan exigente trance, ha decidido hacerlo vida propia, desde su particular vivencia; la del cubano a caballo entre dos orillas y dos realidades: la de la patria nunca extinta en su memoria, y la de su vital experiencia en Estados Unidos, país que ha habitado por casi seis décadas, y a quien podemos definir a partir de una bella paráfrasis de un texto clásico(2), devenida en su lema personal que reza: Nada cubano me es ajeno.

El rescate de ese hermoso diapasón de lo cubano, expresado de manera tangible e intangible en la cultura norteamericana, explicitado desde los hondones mas remotos de la historia, es el motivo principalísimo que ahora se nos regala en este libro tan necesariamente imprescindible, obra meritísima de Cueto, expresada desde sí mismo y a través de su ejemplar y siempre perfectible colección de arte, de todo lo que sobre Cuba pueda encontrarse.

De tal suerte este magnífico libro que ahora reseñamos, cobija como bitácora imprescindible las una y mil facetas de lo cubano, en especial simbiosis, con la cultura norteamericana, y viceversa, donde cualquiera de esas trazas de cubanidad, en su multipresencia, han venido ciertamente a enriquecerla, y también desde aquella, a interactuar con nuestra realidad insular.

Un simple vistazo al nutrido índice de la obra nos lo confirma. Cueto va explicitando a través de su enjundiosa colección, todos y cada uno de tales incidencias: la de los cubanos en EE.UU, y la de los norteamericanos en Cuba. En su obertura palatal de este bellísimo tratado, lo retrata con certeza cuando apunta que:
Estamos tan cerca del vecino del Norte que en algunos mapas de Estados Unidos puede apreciarse una sección de nuestra isla, del mismo modo que un trozo de Norteamérica, cayo Sable, aparece en nuestro escudo nacional(3).
No queda entonces una franja de las expresiones culturales cubanas que no se explicite a través de memorabilia de singular prestancia recreando: la literatura, la música, las artes visuales, el teatro, la danza, el cine, la televisión, la religión, la gastronomía, la danza, los deportes…

Igual los alcances posibles son explicitados a través de bibliotecas, archivos y museos, y una larga lista de restaurantes cubanos, y ciudades norteamericanas con el apelativo de Cuba y La Habana, dispersos por todo el territorio de la Unión.

Una bella sección del libro: Un Mundo de Cosas, nos deja también el sabor de lo cubano en intangibles, que superan toda imaginación, dice allí Cueto que:
Cuba está en el tamal en cazuela de la fonda de New Jersey, en el agua de violetas que las madres de Miami siguen poniéndoles a sus niños de apellido anglosajón, en la imagen de Cachita en la repisa del apartamento de la abuela, en el juego de dominó con los vecinos del condominio de Cleveland; en el tararear de un Son de la Loma o un Quiéreme Mucho en un suburbio de Dallas; en la propaganda comercial de la película Caracortada; en el reloj con la bandera de la estrella solitaria que se vende en Kendall; en una botella de vino de uva sembrada por un compatriota de Oregón, en el alma de cada cubano que invierte en la bolsa de Nueva York, corta la hierba en las afueras de Boston, limpia de noche un rascacielos en Chicago, da clases de español en una secundaria de Iowa, lee el Diario de las Américas por internet, sueña con varadero en los Angeles. O en cualquier rincón de la Yuma, enseña a su ahijada a recitar Los zapaticos de rosa…(4)
La obra es entonces, un verdadero tratado de lo cubano con todas sus letras, en Estados Unidos, pero igualmente por todas partes, fruto merecidísimo de años de intenso bregar, que ahora nos regala, en este inmejorable ejemplar, este incansable Emilio Cueto; quien abre por su intermedio, las puertas de su apartamento, ubicado en Washington D.C, el mismo que según The Washington Post Magazine: “alberga una entre las más importantes colecciones cubanas, en el mundo”(5).



-------------------
  1. Cuba en USA. Emilio Cueto/Julio Larramendi. Ediciones Polymita S.A. Ciudad de Guatemala, 2018
  2. “Homo sum humani nihil a me alienum puto”/“Soy hombre y nada humano me es extraño”, Terencio
  3. Ibíd. p 15
  4. Ibíd. p.299
  5. The Washington Post Magazine. Sunday, May 10, 2015. En CUBA EN USA, op cit. fig 1480, p.314-315

Carta de Cuba a San Martín de Loynaz (por Dulce María Loynaz)


Carta-plegaria de Cuba
 a San Martín de Loynaz y Amunabarro


La Habana mayo 9 de 1962


Sr. San Martín de Loynaz y Amunabarro


Presente


Con la pluma en la mano y el papel delante de los ojos, no sé aun como encabezar esta carta que me estoy atreviendo a dirigirte: no sé si poner, por ejemplo, »Venerado Santo y antecesor mío» o mas bien sencillamente «Amado San Martín» o acaso «Mi celeste tío-abuelo»...

Ninguno de estos giros me complace: el primero me suena un poco pomposo y engolado; el segundo a cosa demasiado familiar y el tercero a vana exageración.

Sin embargo, de alguna manera he de llamarte y también de manera algo distinta ya que al fin y al cabo, si tú eres un santo, yo soy por uno de esos misteriosos caminos de la sangre tu humilde y mínima parienta.

Cierto que el parentesco es muy lejano, pero lejano y todo hay que contarme entre los descendientes del mismo tronco tuyo -que no fueron muchos- y aun entre esos soy de los que llevan tu apellido en primer término, que son bastante menos. Y basta ya de enumerar los títulos; por lo demás, no tengo otros, o por lo menos, ninguno que aquí cuente.

Así pues ¿Cómo he de saludarte San Martín de la Ascensión de Loynaz, en este día de gloria para tí y para nosotros, al celebrar tus bodas místicas, tu hermoso advenimiento a los altares?

¡Cuan arduo se me hace invocarte con algo más que el nombre, saludar en tí este gozo mío de ser brizna de hierba donde tú eres magna eclosión de lirios!

Bien se ve que no acierto a darte el adecuado tratamiento mas no por ello habré de detenerme y esta carta la vas a recibir por encima de todos mis tropiezos.

¿La recibirás de veras?

Olvida la pregunta Santo mío; yo olvidaré por un momento cuantas millas de cielo nos separan, cuantos millones de años-luz o de años-sombra, cuanta dureza de mi corazón incapaz de reconocerte aunque ahora mismo me tendieras la mano.

No importa, yo te escribo; pese a estos titubeos que me ves, escribir es lo único que hago más bien que mal en esta vida mía. Perdona la franqueza, te lo digo porque no sé si tú lo sabes. Es, pues, el medio más seguro que tengo de llegar a los que quiero.

Sabrás también -porque eso si te consta -que nunca te pedí cosa alguna, por más que del mentado parentesco tan ufana me sienta. Nunca tampoco para alcanzar favor que por otra razón no merecía, recordé en mis plegarías tu derramada sangre de la cual una gota siquiera habrá en la mía. No estaba bien hacerlo, desde luego, ni es cordura tratar en términos mundanos los asuntos del cielo. Pero tal vez a otros les hubiera tentado la ocasión, que un lenguaje tenemos y en él habemos de expresarnos.

Bueno, pues he aquí que vengo a hacer lo que jamás hiciera: vengo a pedirte si, por esa misma gota de sangre que nos une, que esta vez te dispongas a escucharme: es necesario que tú vuelvas los ojos, siempre elevados, siempre en éxtasis, y los hagas descender, como por un abismo, si es preciso, hasta encontrar los míos que te buscan, que se parecen quizá a los de alguna de tus hermanas, aquellas cándidas Marías con quienes jugabas de niño bajo los castañares del solar paterno. Es perentorio, imprescindible que me escuches hoy que vengo a pedirte por mi tierra.

Podría añadir que no pido para mí, pero esto no sería exacto. Si pido para ella, estoy pidiendo para mí, porque la suerte de mi tierra es mi suerte, su dolor mi dolor, su sangre, la mía, como también la tuya un poco.

Personalmente, ya tu ves… Nunca tuve menos y nunca me ha sobrado tanto. Buena madera de pobre me dio el Señor, bien que ni tú ni yo lo sospecháramos.

Empero pobre o rica, sola o rodeada del calor humano, ligada estoy a mi país, como te dije, y no sabría apartarme de él. Otros lo han hecho y allá ellos. Hablo por mí, naturalmente. También hay gentes con teorías nuevas y dicen que en el mundo no debe haber fronteras, sino un solo sistema de vivir, una sola medida, un solo pensamiento. Tal vez tengan razón, yo no lo sé; confieso que te escribo en una gran confusión de alma. No obstante, me parece que con la tierra nuestra nos sucede lo que con esos órganos vitales y entrañables: no nos apercibimos de su existencia hasta que duelen.

La mía duele ahora ¡Y como duele! Yo creo que el clamor haya llegado allá donde tu moras rodeado de ángeles próximo a la inefable Presencia. Y entonces no te cuento nada nuevo si te digo que aquella isla niña que una vez traje riendo de la mano, aquella novia de Colón, aquella benjamina bien amada, ya no es niña, ni es novia: es la más desolada de las madres porque tiene que serlo la que ve a sus hijos despedazándose entre sí, cegados por la sangre, por la fiebre del odio, por la ira; es huérfana en los hijos de estos hijos, es viuda en las mujeres que dejaron atrás y manca en el hermano que se amputó a su hermano.

La isla niña ha envejecido siglos en apenas dos lustros: sobre la curva de la espalda lleva una carga de pecados propios y ajenos que casi pesan más que las desgracias. De nada vale discernir quiénes los cometieron: de todos modo será ella la que lleve la carga.

La isla tiene sed: también el cielo le ha negado el agua. Pero no es la falta de agua, ni la falta de pan si el pan faltase; te aseguro que el animo no flaquearía por eso. Es la falta de amor, de caridad, es la ambición de unos y la torpeza de otros y la soberbia, la soberbia de todos.

Yo sé que éste dolor no es un dolor nuevo, no es dolor que estrenemos nosotros: sé que en tu propia tierra lo padeciste con los tuyos y aun la memoria de la sal pasada amarga el agua de tus ríos. Sé también que no es este o aquel pedazo del planeta, sino el planeta mismo lo que arde en la pira de tantas guerras, persecuciones y mentiras.

Pero eso justamente debe moverte a oír a quien te implora, pues su razón no es ya razón de coto adentro. Tú, que te echaste a andar por los caminos de la tierra y sobre ella elegiste el más difícil para llegar a donde estás, vuelve sobre tus pasos: no te detenga lo que antes no te detuvo y aunque sea por solo una jornada regresa a nuestro dolor de humanos, a nuestras calamidades y miserias.

Vuelve aunque sea a rescatar las almas ya que ese fue tu oficio. Y no te arredre el ver que en este siglo es más difícil cristianizar cristianos que en el tuyo moriscos y judíos.

Estos cristianos de hoy clavan a Dios todos los días en una cruz que nadie vela ya, en donde Dios está solo.

Hay que evangelizar a los que vosotros dabais por evangelizados, San Martín; hay que enseñarles otra vez a rezar de verdad el Padre Nuestro.

Tú pensarás que es mucho lo que pido, y yo también lo pienso. El diálogo es posible con salvajes inocentes y crueles; al menos muchas veces es posible. Pero nunca lo es con estos hombres civilizados, llenos de ciencia y de orgullo, llenos hasta de filosofía. No lo es, no lo es con estos hombres, aunque por conseguirlo estuvieses dispuesto, como entonces, a pagar con el precio de tu vida.

Nunca te escucharían porque ellos son siempre los que hablan. Y ciertamente no habrán sino más ponzoñosas las flechas de los indios o las lanzas de los idólatras. Ni más ponzoñosas ni más certeras.

Los pecados de las gentes que fuiste a convertir, eran pecados de ignorancia: los que por esta banda nos dejaste, son ya pecados de sabiduría. Triste es desconocer el Divino Mensaje, pero más triste es todavía haberlo conocido y olvidarlo.

Ahora no es allá donde tenéis que ir vosotros; es aquí donde tenéis que quedaros. Es aquí, en el mundo que llaman civilizado, donde está vuestro puesto, vuestra misión, y sí lo quiere Dios, vuestro martirio.

No tengo tras de mi una gran causa que defender, una luz que difundir, no soy valiente como tú, como tus compañeros, como tantos que hubo y hay todavía; el miedo muchas veces se me ha enroscado a la garganta y si no me avergüenzo de decirlo es porque en cierto modo tengo derecho al miedo ya que yo nada sirvo, nada valgo. Pero aún siendo así, aquí me tienes escribiendo una carta…

Que ella alcance gracia a tus ojos y tú la alcances para el mundo. Y si el mundo es muy grande, para Cuba, y Cuba sea al fin tierra de gracia.

Bálsamo pido para sus heridas a aquel que puede darlo. Pídelo tú conmigo hoy que es tu día y nada te va a ser negado.

Pídelo hoy, cuando el jubilo de las campanas se extienda a todo lo ancho de tus valles, allá en la noble tierra vasca donde tengo amistad, raíz y nombre.

Pídelo hoy, cuando los tuyos se regocijan de contarte la primera centuria en el coro de los Bienaventurados.

Pídelo, sí, y perdona que en medio de la fiesta alce mi voz quebrada. Pero yo, ¿qué iba a hacer con estas penas, con estas locuras que te escribo, con esta isla que te dejo como una roja flor, como una rosa ensangrentada?

Esto tenía que decirte: ahora eres tú quien tiene la palabra.

Queda a tus pies

Dulce María Loynaz


----------------
Escultura de  de San Martín de la Ascensión Loynaz.
Era patrimonio de Dulce María Loynaz,
 quien se la regaló a Aldo Martínez Malo.
 (Foto tomada del website de la revista Vitral)


-------------------------------------------------------
Este texto fue leído por primera vez en 1974, en la casa de la Dra. Emilia Delgado Carballo, en su tertulia de los domingos.

Fue publicado originalmente en el número especial dedicado a Dulce María Loynaz por la revista Vitral (Mayo 20, 1997) de la diócesis de Pinar del Río.

Además, fue incluido con una introducción de Alberto Lauro, en la Revista Hispano Cubano (Enero-Marzo, 2007), que se editaba en España.  Forma parte del libro Dulce María Loynaz. Cartas que no se extraviaron (Compilación y prólogo de Aldo Martínez Malo. Ediciones Loynaz, Pinar del Río;  Fundación Jorge Guillén, Valladolid, España 1997)

Virgen de Guadalupe



Oración a la Virgen de Guadalupe


¡Oh Virgen Inmaculada,
Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!
Tú, que desde este lugar manifiestas
tu clemencia y tu compasión
a todos los que solicitan tu amparo;
escucha la oración que con filial confianza te dirigimos,
y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso,
a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores,
te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos,
nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos;
ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado,
Señora y Madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino
De una plena fidelidad a Jesucristo a su Iglesia:
No nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos
Los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos
de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios
y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Concede a nuestros hogares
la gracia de amar y de respetar la vida que comienza
con el mismo amor con el que concebiste en tu seno
la vida del Hijo de Dios.
Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias,
Para que estén muy unidas, y bendice a la educación de nuestros hijos.

Esperanza nuestra, míranos con compasión,
Enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos
a levantarnos, a volver a Él, mediante la confesión de nuestra culpas
y pecados en el sacramento de la Penitencia,
que trae sosiego al alma.

Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos sacramentos,
Que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.

Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia,
Con nuestros corazones libres de mal y de odios,
Podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz,
que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
que con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén

México, Enero de 1979. Juan Pablo II

Christmas (by Gwen Stefani)


Tuesday, December 11, 2018

(Miami) Falleció a los 92 años el P. Jorge Bez Chabebe


Homilía predicada por el Arzobispo Thomas G. Wenski en la Misa funeral del P. Jorge Bez Chabebe, celebrada el 11 de diciembre de 2018 en la iglesia de St. Raymond, Miami.

Queridos hermanos y hermanas,

Cuando uno llegue a cumplir más que 90 años, no es de sorpresa que haya más gente allá arriba para darle la bienvenida que los que se quedan aquí abajo para despedirse de él.

Nos reunimos en torno al altar del Señor para celebrar la Santa Misa, dando gracias al Padre de las misericordias por la vida del P. Jorge Bez Chabebe. Fue una vida marcada por la triste experiencia del exilio. Llegó a Miami en el verano de 1961 en medio de la represión antirreligiosa del régimen comunista. Hijo de inmigrantes libaneses establecidos en el Oriente de Cuba, el P. Chabebe nació en la ciudad de Banes en el año 1926. Siendo muy joven sintió en su corazón la llamada de Dios y después de realizar sus estudios sacerdotales fue consagrado presbítero por el recordado Monseñor Enrique Pérez Serantes el 26 de marzo de 1950.

En la iglesia santiaguera desarrolla una intensa labor pastoral, siendo el asesor de la Juventud de Acción Católica, entre otras responsabilidades, y con una presencia diaria en la radio a través del programa “Con la Cruz y la Estrella” que transmitía la emisora CMKC, Radio Oriente. En medio de la convulsa situación que le toca vivir esos años, el P. Chabebe se convierte en testigo privilegiado de acontecimientos que marcarían la historia de Cuba. Entre ellos, y a pocos días del triunfo revolucionario, el juicio sumario e inmediato fusilamiento bajo las órdenes de Raúl Castro de más de 70 personas, a las que el P. Chabebe asistió con el sacramento de la penitencia y el consuelo de la fe. Una vivencia que él calificó de “espectáculo macabro”, que le marcaría para siempre y quedaría plasmada en su libro autobiográfico “Dios me hizo cura”.

Ya en el exilio continúa su labor pastoral, sirviendo y colaborando en diferentes parroquias a lo largo de los años. Él fue uno de los primeros sacerdotes de habla hispana, uno de los primeros cubanos, que llegó a Miami que en aquel entonces tuvo otro perfil al que tiene hoy. Fue de la generación de los bien recordados sacerdotes, de Emilio Vallina, de José Paz y de Emiliano Ordax, entre tantos otros. Y cuando yo estaba todavía en high school y me tocaba aprender castellano, trataba de sintonizarme con un programa de televisión donde él fue un locutor.

Por mantener viva en medio de la comunidad cubana la llama de la fe y el amor a las raíces patrias, con el apoyo de jóvenes de la Parroquia Inmaculada Concepción, de Hialeah, funda la revista musical “Añorada Cuba”, que por años gozaría de gran popularidad entre los exiliados cubanos.

Al ofrecer la Eucaristía por la vida del P. Chabebe, la Palabra de Dios nos ofrece en este día la hermosa imagen del Buen Pastor. En la primera lectura del Profeta Isaías escuchamos al mismo Dios exhortando al consuelo en medio de su pueblo. En ella se presenta a sí mismo como el Pastor que cuida de sus ovejas, y con entrañable afecto las guía y protege de los peligros: “Aquí está su Dios (…), como un pastor que apacienta el rebaño, reúne con su brazo los corderos y los lleva sobre el pecho” (Is. 40, 10). Una imagen modélica del servicio sacerdotal que también encontramos en el Evangelio que ha sido proclamado.

En efecto, la conocida parábola de la oveja perdida que hemos escuchado por boca de Jesús representa de manera sencilla y gráfica todo el poder sanador de la misericordia divina. Porque el Señor no se resigna ante la posibilidad de que alguno de sus hijos se pierda, y muestra su ardiente celo y cuidado por cada uno de nosotros, especialmente en los momentos de dificultad, y cuando nos vamos alejando del camino de la salvación. Se trata de la esencia de su misión y el motivo por el cual ha venido al mundo, como celebraremos en pocos días en la fiesta de la Navidad. Un mensaje de esperanza que nos ayuda a crecer en la fe y en la necesaria confianza en el Pastor de nuestras vidas. Un recordatorio de que por más que nos alejemos de él, o por grandes que puedan ser nuestras faltas, el Señor vendrá siempre en nuestra ayuda a rescatarnos y a compartir con nosotros el invaluable don de su misericordia.

Hoy recordamos a este hermano sacerdote que proclamó con esperanza que sólo Cristo tiene palabras de vida eterna, y que se esforzó por acompañar su mensaje con obras de amor en beneficio de sus hermanos. Demos gracias en esta celebración por su prolongado y fecundo ministerio.

Pidamos para que, purificado de sus faltas y pecados, sea recibido en brazos del Buen Pastor, y junto a Él, llegue a ocupar el lugar reservado a los servidores fieles. Concede, Señor, a tu siervo Padre Jorge Chabebe, el descanso eterno, y que brille para él la luz perpetua. Amen. Dale Señor a tu sacerdote el descanso eterno y que brille para el la luz perpetua. Amen.

(Texto tomado del website de la Arquidiócesis de Miami)

¿Aceptarías el reto de vivir como niño esta Navidad? (por Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota del blog: Espacio semanal de Cecilia Alegría, La Dra. Amor, dedicado al amor de pareja.


La Navidad es la fiesta de los niños. Como los niños, La Navidad también simboliza el valor de la pureza. Los más pequeños suelen ser los más puros y como consecuencia de ello experimentan una paz natural donde nada los preocupa, un amor que emana a borbotones de sus poros y un gozo espontáneo que no tiene explicación cuando viven con carencias. La Navidad -para los cristianos- es la fiesta de la paz, la pureza, el gozo y el amor por antonomasia.

El protagonista de esta hermosa celebración cristiana nos pidió que fuéramos como niños a fin de tener una relación más íntima con El: "Dejen que los niños vengan a Mí, porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos"... y hoy más que nunca antes, quienes decimos creer en Jesús como Hijo de Dios y Redentor de la humanidad, tenemos que actuar con la pureza, la paz, el gozo y el amor de un niño inocente.

Cuando pensamos, sentimos y vivimos con la pureza del corazón de un niño experimentamos la paz que sobrepasa todo entendimiento en medio del caos, un gozo inexplicable aún en las circunstancias más difíciles y un amor que nunca muere. En las preciosas Bienaventuranzas del Sermón de la Montaña, Jesús dijo "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios"... ¿Creen ustedes que los que viven en presencia de Dios tienen mayores probabilidades de experimentar la pureza de corazón, la paz, el gozo y el amor? ¿No será entonces que gran parte de nuestras desgracias son causadas por un alto grado de desconexión de La Fuente de todo aquello que es bueno, digno, noble y puro?

Muchos de ustedes pensarán que mi propuesta es ilusa. Se preguntarán quién puede disfrutar de tanta dicha en el convulsionado mundo de hoy... Mi respuesta será categórica: Aquéllos que están conectados a La Fuente Suprema del amor, la paz, el gozo y la pureza. Pero la conexión tiene que ser directa y permanente. "Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en Mí, como yo en él, dará mucho fruto; pero separados de Mí no pueden hacer nada." Son palabras del mismo Jesús quien también dijo: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas".

Un valioso testimonio de que el gozo en medio de la tribulación es posible nos lo dio el apóstol Pablo cuando escribió “Estén gozosos siempre gozosos" y "Regocíjense en el Señor siempre" desde la pocilga en la que estaba encarcelado. El gozo del Señor que es nuestra fortaleza -al que se refiere el profeta Nehemías- le enseñó a Paulo de Tarso la fórmula de la felicidad: "He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación".

Y algo similar ocurre con la paz cristiana. La calma, el sosiego, el dominio propio no vienen de nuestras propias cualidades sino de La Fuente a la que estamos conectados: el Príncipe de Paz. "Mi paz les dejo, Mi paz les doy; no se la doy a ustedes como el mundo la da. No se turbe su corazón ni tengan miedo". ¿Llegas a la Navidad agobiado, con pesadumbre y desaliento? Tal vez te convenga escuchar la promesa de La Fuente y conectarte a ella: "Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y yo los haré descansar".

¿Y qué decir sobre el amor? Lo vengo estudiando por años y sólo sé que lo poco o mucho que sé sobre el tema lo he aprendido, primero y ante todo, de La Fuente. "El que no ama, no ha conocido a Dios...porque Dios es amor". El apóstol Juan no habla aquí de un amor etéreo, idílico o fantasioso. "Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de Cristo: El que ama a Dios, ame también a su hermano", nos recuerda el discípulo que estuvo al lado de María a los pies de la cruz.

Esta Navidad escoge brillar con la luz que solamente Dios puede traer a tu vida. Conéctate a La Fuente en oración para que se haga la luz en tu conducta diaria. Purifícate. Vuelve a ser niño. Aférrate a la vid para dar fruto. Conoce al Príncipe de Paz para experimentar paz interior. Acércate a Dios para amar como El ama. Lee Su Palabra en busca de sabiduría. Ten fe, confía y descansa en El. Permanece en Su presencia y descubrirás en qué consiste la felicidad.





 ------------------------------

----------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Medios Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia.
Ha publicado nueve libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia, 2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón, USA, 2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017), Sexo Sagrado y Lazos del Alma (Indie Publishingnbsp, 2018) 

Un poema de Nuvia Estévez

Nota: Cada martes un poema de Nuvia Estévez. Puedes leer sus textos en el blog, en este enlace.


QUiERO UNA CASA VACIA

donde el mar moje descalzo
Quiero una flecha    no el falso
reloj de arena     la orgía
de la muerte     la porfía
del huracán     Quiero dos
libélulas    un adiós
para siempre levitar
y ya nunca naufragar
Quiero la mano de Dios
su mansedumbre     su todo
la pureza de la nube
aquel juguete que tuve
inocencia sobre lodo
Quiero un camino     recodo
donde apaciguar la tos
otro pájaro     la voz
transparente de mi aorta
El verso que a nadie importa
Quiero la mano de Dios.



------------------------------------
Nuvia Estévez Machado nació en Puerto Padre, Cuba, 1971. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Últimas piedras contra María Magdalena”, “Penancolía”, “Claveles para Rachel” (Poesía para niños), “Maniquí desnudo entre Escombros” (Premio David 2001), Misterio de Clepsidras”, “Preludio del Cuervo“, y “Las muñecas, las putas, las estatuas”. Ha obtenido, entre otros, el premio “Farraluque” de Poesía erótica. Su obra aparece en varias antologías y en estudios sobre poesía cubana. Actualmente reside en el Sur de La Florida

(Miami) "Vivian: Some Works", at Art Emporium

Christmas (by Josh Groban)


Monday, December 10, 2018

Vicentico Valdés (Diciembre 10, 1919-Junio 26, 1995)


Poema 53 de "La patria es una naranja" (de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.                 


Poema 53 de La patria es una naranja (Ediciones 2010, 2011, 2013) (Poesía del exilio


53

Cerezas negras. (Guillermo Castillo a punto de la Eternidad.) Yo vivía en el sur de la ciudad de México y Érika Velarde, dos o tres veces por semana, al clarear, caminaba quince o veinte minutos entre corredores arbolados para llegar hasta mí. Amanecido, mirando entre las cortinas, la esperaba con esa impaciencia de quien espera en medio de la vida un tren cargado de guirnaldas. Cuando Érika Velarde llamaba a mi puerta, se sentía el olor de su sexo atravesando la madera. Si el amanecer era soleado, la piel de Érika Velarde mostraba el mismo leve tinte del sol. El sexo de Érika Velarde era frondoso, nocturnal, mas, cuanto yo lo entreabría con mis dedos, era su interior como el interior de las granadas de mi tierra. El cuerpo todo de Érika Velarde era una esponja untada en alcohol. Yo era la flama. Su aliento, después del sobresalto subrepticio, de los quince o veinte minutos que subrepticiamente debió recorrer, se asemejaba al desierto cuando está cerca del mar; olía a peregrinaje, a bala rota. Cuando yo la penetraba sentía más de medio mundo entre las piernas, mientras los gemidos de Érika Velarde indicaban que los cristales llegaban en tropel. Los zumos de sus entrañas tomaban el punto justo de cocción en mi sexo y viajaban hasta mis ojos. En el clímax, ella se desgajaba tal si una confluencia de rayos la estuviera desmembrando. A veces ella era tan Ella que yo no sabía si existía. Los senos de Érika Velarde, tórtolas que iban a levantar vuelo; sus pezones, tortolitas que se sumaban al vuelo (miento: sus pezones eran cerezas negras). Cuando yo poseía a Érika Velarde, estaba seguro de que las cuatro esquinas del planeta se observaban entre sí. Ella se fue del sur de la ciudad de México unos días antes de que yo lo hiciera. La boca de Érika Velarde alcanzaba para que en ella libaran todos los colibríes de la ciudad de México. También, su boca, se había forjado con la medida exacta de mi pene. Hoy pido a Dios y a todos los dioses y a cada dios particular de quien sea, que la ampare. Que la macicez de sus carnes siga regando esta tierra.

(Ciudad de México, mayo de 1998)


                                                            53

Ciliege nere. (Guillermo Castillo sul punto dell’Eternità.) Io vivevo nel sud della Città del Messico e Érika Velarde, due o tre volte a settimana, all’alba, percorreva quindici o venti minuti tra viali alberati per venire da me. Dopo il sorgere del sole, guardando tra le tende, la attendevo con l’impazienza di chi attende nel mezzo della vita un treno carico di ghirlande. Quando Érika Velarde bussava alla mia porta, si sentiva l’odore del suo sesso attraversare il legno. Se l’alba era soleggiata, la pelle di Érika Velarde mostrava la stessa lieve sfumatura del sole. Il sesso di Érika Velarde era frondoso, oscuro, ancor più quando lo socchiudevo con le mie dita, il suo interno era come l’interno delle granate della mia terra. Tutto il corpo di Érika Velarde era una spugna inzuppata nell’alcol. Io ero la fiamma. Il suo respiro, dopo il sussulto nascosto, di quindici o venti minuti, che in maniera occulta dovette percorrere, ricordava il deserto quando è vicino al mare. Odorava di pellegrinaggio in modo intenso. Quando io la penetravo sentivo più di mezzo mondo tra le gambe, mentre i gemiti di Érika Velarde indicavano che i cristalli andavano in mille pezzi. Gli umori delle sue parti intime raggiungevano il punto giusto di calore nel mio sesso e viaggiavano verso i miei occhi. In piena eccitazione, lei si distruggeva come se una confluenza di raggi la stesse smembrando. A volte era così Donna che io non sapevo se esistesse davvero. I seni di Érika Velarde, tortore che prendevano il volo; i suoi capezzoli, tortorelle che si univano al volo (mento: i suoi capezzoli erano ciliege nere). Quando possedevo Érika Velarde, ero sicuro che i quattro angoli del pianeta si osservassero tra loro. Lei se ne andò dal sud della Città del Messico alcuni giorni prima che anche io lo facessi. La bocca di Érika Velarde era sufficiente perché in essa si abbeverassero tutti i colibrì di Città del Messico. Pure, la sua bocca, si era forgiata con la misura esatta del mio pene. Oggi chiedo a Dio, a tutte le divinità e a ogni dio di qualunque persona, che la protegga. Che la compattezza delle sue carni continui a irrigare questa terra.



---------------------------------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960.

Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.  Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.



La patria è un’arancia, traducida al italiano da Gordiano Lupi, fue publicada da IL FOGLIO LETTERARIO: http://www.ilfoglioletterario.it/catalogo_cubana_la_patria.htm
Se puede conseguir en www.ibs.it: https://www.ibs.it/patria-arancia-libro-felix-l-viera/e/9788876063138
En Amazon, gratis en formato e-book: ttps://www.amazon.it/patria-unarancia-F%C3%A9lix-Luis-Viera-ebook/dp/B00Z8MB9UA

Los Derechos Humanos


153. La raíz de los derechos del hombre se debe buscar en la dignidad que pertenece a todo ser humano. Esta dignidad, connatural a la vida humana e igual en toda persona, se descubre y se comprende, ante todo, con la razón. El fundamento natural de los derechos aparece aún más sólido si, a la luz de la fe, se considera que la dignidad humana, después de haber sido otorgada por Dios y herida profundamente por el pecado, fue asumida y redimida por Jesucristo mediante su encarnación, muerte y resurrección.

La fuente última de los derechos humanos no se encuentra en la mera voluntad de los seres humanos, en la realidad del Estado o en los poderes públicos, sino en el hombre mismo y en Dios su Creador. Estos derechos son «universales e inviolables y no pueden renunciarse por ningún concepto». Universales, porque están presentes en todos los seres humanos, sin excepción alguna de tiempo, de lugar o de sujeto. Inviolables, en cuanto «inherentes a la persona humana y a su dignidad» y porque «sería vano proclamar los derechos, si al mismo tiempo no se realizase todo esfuerzo para que sea debidamente asegurado su respeto por parte de todos, en todas partes y con referencia a quien sea». Inalienables, porque «nadie puede privar legítimamente de estos derechos a uno sólo de sus semejantes, sea quien sea, porque sería ir contra su propia naturaleza». (ver texto completo del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia)

Chris Botti

Sunday, December 9, 2018

Ruht Saint Denis (por Florencia Guglielmotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada al Ballet y la Danza, a cargo de la la ballerina, coreógrafa y profesora Florencia Guglielmotti.

Los textos anteriores, se pueden leer en este enlace.


Ruht Saint Denis nació el 20 de enero de 1879, en una granja de New Jersey (EEUU), en una familia cristiana. De pequeña, su madre la inicia en el estudio del método de Delsarte, estudia bailes de salón, entre ellos skirt dance, basado en la destreza para manipular una gran falda, y algo de técnica clásica en la cual, si bien no profundizó, llegó a utilizar zapatillas de punta.

En 1892 comenzó como skirt dancer en vaudevilles y casas de entretenimiento de Nueva York. En ese ámbito fue descubierta por el productor y director de Broadway David Belasco, quien la contrató como bailarina para su compañía. Allí participó en la obra “Zaza” y realizó importantes giras por Estados Unidos y Europa, lo que le dio la oportunidad de conocer a importantes figuras de la época, como la actriz Sarah Bernhardt y la bailarina de origen japonés Sado Yacco.


En el trascurso de una de las giras de la compañía de Belasco, hacia 1904, un cartel publicitario de cigarrillos donde estaba Isis (diosa egipcia) despierta en Ruth el interés por el estudio de las filosofías orientales, incluyendo sus danzas y estilos de actuación. Es así como comienza su carrera solista, con obras inspiradas en oriente: la primera fue “Radha”, basada en el hinduísmo y Krishna, estrenada en 1906; luego llegó “Translation”, con la cual viajó a Europa y actuó en varios teatros; y, ya de regreso en Estados Unidos, “O-Milka”, más cercana a la cultura japonesa, pero que no obtuvo tanto éxito. La moda de las obras solistas empezaba a decaer por lo que comenzó a incorporar más bailarines a sus obras.


En 1911, Ted Shawn asiste a una de las funciones de St Denis y, tres años después, le solicita ser su alumno. En un mismo año (1914) Shawn se convierte en su partenaire y en su marido. Juntos, en 1915, fundan la Denishawn School, en la cual colaboraron durante diecisiete años. La formación que brindaban abarcaba todo tipo de danza, diferentes estilos y técnicas, Ruth aportaba el estilo oriental y Ted sumaba danzas populares, como el ragtime, el jazz y el tango. Allí, St. Denis desarrolla su idea de "musicavisualización", que consiste en seguir la música nota a nota, siendo cada bailarín un instrumento y el conjunto dirigido por el coreógrafo (sea Denis o Shawn). Una vez que los estudiantes completaban su formación, pasaban a integrar la compañía. Por sus filas pasaron grandes intérpretes de la danza, como Martha Graham, Doris Humphrey y Charles Weidmann. Es por eso que la Denishawn School es considerada como la transformadora de la danza en Estados Unidos, sentando las bases de la danza moderna.


Luego de la separación de Shawn, hacia 1930, la escuela se disuelve y Ruth continúa trabajando de manera independiente como bailarina y coreógrafa. También funda el programa de danza de la Universidad Adelphi en 1938, el primer departamento de danza en una universidad. Participó durante varios años en "The Jacob's Pillow Festival", organizado por su ex pareja, Ted Shawn, en su granja de Massachusetts, hasta 1955, año de su retiro de los escenarios. Así mismo publicó una autobiografía, “An unfinished life”.

El 21 de julio de 1968 Ruth Saint Denis falleció en Hollywood, California, dejando una sólida base para el desarrollo de la danza moderna norteamericana.



-----------------------------
Florencia Guglielmotti reside en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es Profesora de Danza (titulada en la Escuela Nacional de Danzas "María Ruanova"), Licenciada y Profesora de Artes (recibida en la Universidad de Buenos Aires). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Es Miembro de International Dance Council CID (UNESCO).

Actualmente se desempeña como Profesora de Danza Clásica y como Profesora Titular de Historia de la Danza en la Escuela Superior de Enseñanza Artística "Aída V. Mastrazzi". Email: florenciagu@gmail.com

Christmas (by Pentatonix)


Saturday, December 8, 2018

Un año que termina (por Orlanda Torres)

Nota del blog: Sección semanal en el blog Gaspar, El Lugareño, gracias a la cortesía de la psicóloga Orlanda Torres, quien ha aceptado la invitación a compartir con los lectores sus consejos y reflexiones sobre los conflictos cotidianos.


Cuando un año va a terminar muchos de nosotros nos hacemos numerosas preguntas: ¿He cumplido verdaderamente con lo que me propuse hacer este año? ¿Logré cumplir mis objetivos? ¿Pude materializar mis sueños?

Pienso que algunos habrán cumplido sus metas, otros habrán abandonado sus propósitos o los postergaron, pero al final algo de lo planificado se habrá realizado.

Siempre que finaliza un año se lleva muchas cosas, deseos no cumplidos, sueños alcanzados, alegrías, pero también tristeza y desconcierto de hechos que no imaginamos ibamos a enfrentar.

En ese transitar muchos amores se consolidaron, otros decidieron separarse, ese vínculo de seriedad y de respeto que se estableció se terminó y cada cual escogió su camino.

Hubo amigos que nos acompañaron y que aún siguen con nosotros, pero otros decidieron distanciarse. Algunos lamentablemente partieron para siempre y esperamos en algún momento poder reencontrarnos.

La familia quizás pudo estar más unida, es el núcleo principal de todo ser humano, el eje que nos moviliza y nos motiva. Algunas lamentablemente se distanciaron, hijos que compartieron con sus padres, pero algunos decidieron escoger su camino de vida y otros simplemente los olvidaron. Hermanos que compartieron el núcleo familiar, otros se dividieron….

Cada año guarda su misterio y se lo espera con mucha algarabía, no sabemos exactamente como nos recibirá el próximo, hacemos todo lo que está a nuestro alcance para que sea próspero y nos llene de bienestar.

Hacemos cada año una maleta cargada de promesas y de propósitos, pero desconocemos realmente si todo aquello pueda materializarse. Es el deseo de todo ser humano cumplir la meta trazada, pero solo el destino conoce su misterio y él es el encargado de revelarlo con el transcurrir del tiempo.

Lo que importa es esperar cada año con una buena actitud, no le sueltes la mano a la esperanza, llénate de propósitos y sueños que alimenten tus días, piensa siempre positivamente y manten el deseo vivo de que tus sueños si se pueden alcanzar, lo más importante es ponerle acción a todo lo que hayamos visualizado y realiza lo que desees siempre en el lugar que te brinde bienestar y reafirme tu esencia como ser humano.

Proponte ser feliz y llevar a cabo todo lo que anheles, no te pongas límites y simplemente provoca tu propia dicha, recuerda que tu defines tu propia historia.

Que el año que está próximo a comenzar traiga para todos la dicha anhelada, que podamos ver nuestros sueños cumplidos, disfrutemos la vida, los seres que amamos, soñemos como niños, desdibujemos la tristeza, preocupémonos menos, démosles importancia a las simplicidades que nos brinda la cotidianidad, seamos más humildes, solidarios, pero sobre todo más humanos.

Recordemos que mientras más sencillos somos, demuestra que escondemos un ser humano verdaderamente grande y valioso.





----------------------------------------
Orlanda Torres: Psicóloga, Escritora, Educadora, Orientadora Motivacional.
Autora del libro "Volando en Solitario" año 2015, Guayaquil - Ecuador. (Disponible en Amazon Kindle)
-Estudió en Miami Dade College: Certificate of Florida “Child Development Associate Equivalency”. Maestra de Educación Preescolar e Infantil en la ciudad de Miami.
-Licenciada en Psicología graduada en el 02/2017 - Atlantic International University.
-Orientadora Motivacional y Conferencias pueden contactar a Orlanda Torres a través de la página que administra www.fb.com/vivencialhoy
Publicaciones en Revista Sapo - Santiago de Chile – 2016
-La Estancia en el Paraíso de los Sueños
-Relación de Pareja y su gran Desafío
-Es la Felicidad una Elección
Conferencia en Radio - Miami, Florida
-Positivo Extremo Radio: Entrevista 123Teconte “Regreso a Clases y La Adolescencia”
-¿Como aprender a ser feliz?- Edificio Trade Building-.Innobis Coworking, Guayaquil - Ecuador
-La Inteligencia Emocional en la Relacion de Pareja- WENS Consulting Group, Guayaquil - Ecuador
Publicaciones en Revista Sapo - Santiago de Chile – 2018
- Ser Mujer


Administra:
Facebook.com: Orlanda Torres
Instagram: orlanda.torres.3

Entre cercas (por Víctor Mozo)


El campamento de Méjico tenía historia, y muy triste. Los del primer llamado que nos habían precedido sufrieron construyéndolo y algunos de ellos fueron vejados de forma inhumana. “…el campamento estaba rodeado por una cerca cuyos postes de madera eran de caiguarán de unos 3 metros de alto, que llevaban en la punta una Y de cabillas, para poner por ambos brazos de ella 3 pelos de alambre de púas. Para cercar se usó tela metálica de cuadros que se superpusieron en número de tres”. Así lo describe muy bien mi amigo de muchos años y también compañero de las UMAP Osvaldo Betancourt Sanz, hoy médico retirado en España.

Contrariamente a otros campamentos, en el nuestro no había garitas elevadas con sus respectivos guardias armados. Según el sargento Rodríguez, era imposible fugarse y en sus arengas no dejaba de recordarlo. Aquel cercado no era el de un campamento militar normal, sino el de un campo de trabajo forzado, una suerte de mini gulag. No éramos reclutas, éramos confinados, éramos sencillamente mano de obra barata.

A solo 48 horas de nuestra llegada, los militares nos organizaban la vida, de formación en formación y de marcha en marcha. De las filas salieron los que serían cocineros, barberos ocasionales, el sanitario y un oficinista que sería Luis Peix Riverón con el número 33. En los escasos tiempos de descanso, algunos cabos de la UMAP, dando razón al refrán de que no hay peor cuña que la del mismo palo, unían sus voces a las de los sargentos utilizando siempre un vocabulario soez para pararnos en atención por cualquier cosa y verificar si había un botón desabrochado, una gorra mal puesta. Eran momentos de provocación constante. Los 45 primeros días a partir del lunes que ya asomaba a toda velocidad serían consagrados al trabajo por la mañana y a la marcha, que los sargentos llamaban entrenamiento militar, por la tarde.

Llamaba la atención no lejos del comedor un espacio cercado en lo que parecía haber sido una cochiquera. Una vez más Osvaldo Betancourt explica para qué estaba destinada esa parte del campamento y en lo que terminó. “… había un hueco cuyo destino era convertirse en una fosa, pero como nuestro SS de la compañía tenía una puerquita que se fugaba con frecuencia del campamento, condenó el animalito a guardar reclusión en el hueco destinado para la fosa convirtiéndose esta en chiquero. Pronto se convirtió aquello en un lodazal donde se mezclaban fango, excretas y restos de sancocho. En una oportunidad un confinado que había cometido una indisciplina fue sancionado a trabajar escoltado de día y a dormir por la noche en el chiquero. Era a principios del invierno, con una llovizna que caía de manera intermitente. Vi llorar a ese hombre como una magdalena, fue un espectáculo muy triste”.

Nuestra compañía sería la número 3 adscrita al batallón de Navarro, adscrito a su vez a la Agrupación Esmeralda. La compañía 1 tenía su campamento en el mismo batallón. La compañía 2, exclusiva para homosexuales y la compañía 4 se encontraban a escasos kilómetros de la nuestra.

Un largo y tortuoso camino se vislumbraba a la vez que poco a poco nos íbamos acostumbrándonos unos a otros. Los grupos se hacían voluntariamente por lugares de origen. Había confinados que se conocían entre ellos. Por mi parte, sin conocer a nadie, rápidamente entablé amistad con Peix, el 33; con Balseiro, el 34 y con Montejo que sería el 26. Montejo había sido cliente habitual de la cafetería. A ellos se añadirían luego Castillo, el 20 y el negrito Valero, el 18. Todos, menos Valero, teníamos una cosa en común: no aceptábamos nuestra condición de confinados y en mayor o menor grado maldecíamos la revolución y sus dirigentes. Valero vivía convencido de que había una equivocación porque él y toda su familia eran revolucionarios según explicaba. Bocón y provocador, pasaría el gran susto de su vida pocos días después.

El domingo 26 de junio por la tarde, luego de formarnos, el jefe de la compañía, el teniente de milicia Puro Ester Medina Cruz, un mulato de unos 50 años y pelo canoso se dirigió a nosotros de forma paternalista, pero con la mano derecha siempre descansando sobre su pistola P-38. A mí me gusta mucho la emulación, empezó a decir. Mientras más trabajen mejor, la revolución lo tendrá en cuenta. Aquí estamos para trabajar, para que la revolución sea más grande… Otra vez el sentimiento de pensar en la progenitora de sus días resurgió como un rayo en nuestras mentes. Bastaba con mirar de reojo a los demás confinados. El “rompan filas” fue bienvenido con agrado, pocos fueron los que no salieron echando pestes.

Por el momento, la dieta seguía siendo la misma. Según los comentarios salidos de los futuros cocineros, en el pequeño almacén contiguo al comedor había arroz, chícharos y carne rusa enlatada. Si bien ese día nos volvimos a acostar con la panza medio vacía, salivábamos ya la posibilidad de poder comer otra cosa. Con tal de variar, cualquier cosa sería buena. Aprendíamos a ilusionarnos con poca cosa.

Si la primera y la segunda noche caímos en las hamacas rendidos por el sueño, a la tercera empezamos a darnos cuenta de que conviviríamos además con ratas, tarántulas y otras alimañas que hacían de la barraca su terreno de juego. Revisar las botas cada mañana, se me hacía tan obligatorio como encomendarme cada noche a Dios y a todos los santos.


-------------------------
Ver textos anteriores de Víctor Mozo, en el blog.

John Lennon (Octubre 9, 1940 – Diciembre 8,1980)

Lennon by Jover
____________

8 de diciembre: Inmaculada Concepción


El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción:
... declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles...
(Pío IX, Bula Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854)

Friday, December 7, 2018

Amor es (un poema de Thelma Delgado)

Nota: Cada viernes un poema de Thelma Delgado. Puedes leer sus textos en el blog, en este enlace.



Amor es

La caricia de una mirada
El perfume de tu aliento
Es mostrarte lo que siento
Cuando la luz es apagada

Es el roce de tus dedos
Acariciando mi pensar
Es dejar libre cabalgar
El alma y los sentimientos

Es soñar estando despierto
Es la risa, es la ternura
Que se entrega sin premura
Es un barco que llega a puerto

Es mi credo, es la alegría
De ver un sueño realizarse
Es surgir, es levantarse
Es Liberarse de la agonía

El amor es la respuesta
A todas las plegarias
Es despertarme en las mañanas
Y encontrarme tu sonrisa





___________
Ver
Página de Thelma Delgado en el website del Cultural Council of Palm Beach County

Gaspar, El Lugareño Headline Animator