Wednesday, February 20, 2019

Camagüey ante el próximo referendo constitucional (por Roberto Peláez)


Faltando horas para el próximo referendo constitucional, las autoridades cubanas arrecian una frenética campaña electoral por el voto afirmativo al proyecto constitucional. A despecho del artículo 171 sobre la ética electoral de la Ley electoral cubana, que prohíbe toda propaganda electoral, ya que el proceso electoral cubano es ajeno a toda muestra de ¨oportunismo, demagogia y politiquería¨, la prensa escrita, la radio y la televisión transmiten un incesante bombardeo mediático sobre el yovotosi, a lo que se suma las vallas anunciadoras, pancartas y carteles en carreteras, postes eléctricos y telefónicos, transporte público e instituciones estatales. Lo último fue imprimir miles de plegables con la imagen del personaje de animados, Elpidio Valdés, llamando al voto positivo y distribuirlo en las escuelas y casa por casa. También en todos los centros laborales estatales se convocó a ¨matutinos especiales ¨y ¨actos de reafirmación revolucionaria ¨ para apoyar la Constitución. Nunca en toda la historia política del archipiélago se había visto una campaña política tan agresiva e invasiva. Sin embargo en las redes sociales es otra la historia, a pesar de los esfuerzos oficialistas, la campaña yovotono se ha impuesto en el ciberespacio.

Mientras esto ocurre, los camagüeyanos muestran la mayor indiferencia ocupados en la subsistencia diaria cada vez más difícil. Productos de primera necesidad como el pollo, huevos, aceite, harina, pescado y un largo etc. Escasean y cuando se ofertan puntualmente a la población en las tiendas recaudadoras de divisas, se producen largas filas y tumultos que requieren la intervención de la fuerzas del orden, como sucedió esta semana en las tiendas El Encanto y La Manzana. Contrasta la agresiva campaña con las tiendas totalmente desabastecidas y las farmacias vacías de medicamentos. Sin embargo la indiferencia política no es total, ocurren pequeñas señales que auguran futuras sorpresas. En varios lugares de la ciudad han sido arrancados por la noche carteles del yovotosi. También en las iglesias católicas se repartió la declaración de los obispos cubanos sobre el proyecto constitucional llamando a votar según la conciencia de los cristianos pero iluminando aspectos totalitarios del proyecto incompatibles con la doctrina social cristiana. Amigos y familiares se transmiten susurrándose al oído ¨a votar no el domingo¨.

En resumen la gran incógnita será cuantos votos negativos se depositarán en las urnas del referendo y sobre todo la gran pregunta es si las comisiones electorales cubanas adulterarán los resultados a falta de observadores internacionales neutrales y si estos votos de castigo servirán para presionar a la cúpula inmovilista en el poder desde hace 60 años, a introducir reales cambios en el país hacia la democracia y la apertura económica. Esperemos la próxima semana a ver qué pasa.





----------------------
Ver en el blog la información relacionada con el "Proyecto de Constitución de la República de Cuba".

Amelia Earhart estuvo en Camagüey ( por Carlos A. Peón-Casas)


Para muchos en la ciudad, su nombre no diría hoy mucho, y quizás poco o nada para los que habitaban la ciudad de los tinajones en la siempre recordada década de los años veinte, del pasado siglo.

Sin embargo, Amelia Earhart era ya para entonces una mujer famosa. Fue la primera aviadora que logró “saltar” sobre el Atlántico en 1928, aunque en el vuelo la acompañaran dos pilotos, y que luego repetiría la hazaña, esta vez en solitario, en el año de 1932.

Su presencia en Camagüey, aunque acaso sólo fuera en una corta escala aérea, fue realidad el 9 de enero de 1929. Era el día en que la Pan American, inauguraba un servicio aéreo con escalas entre las ciudades de Miami y San Juan en Puerto Rico.

Camagüey en tal época, y como luego seguiría siendo en años sucesivos, era un punto de parada imprescindible en el tema de las comunicaciones aéreas desde la costa este de Estados Unidos, para enlazar con destinos en Suramérica y el Caribe, y fue junto con la Habana y Santiago, una de las paradas de aquel primario vuelo.

El itinerario completo era Miami-Habana-Camagüey- Santiago de Cuba-Puerto Príncipe- Santo Domingo-San Juan, y viceversa.

Para la época ya la Pan American era propietaria de los terrenos del campo de aviación en la ciudad en el lugar que hoy conocemos, pues antes hubo un primitivo campo de aviación en lo que hoy ocupan las barriadas de Garrido y La Zambrana. El vuelo fue llevado a cabo en un flamante Fokker trimotor(1), que ya era un success de la aviación de su tiempo aunque sólo podía transportar a diez pasajeros.

Amelia Earhart, fue la designada para pilotear aquel vuelo inaugural, y quien por necesidad pisó suelo camagüeyano dos veces, a la ida y a la vuelta de aquel atrevido itinerario.

Hasta donde sepamos, no hubo una reacción de la prensa de aquel minuto, destacando el hecho, ni acaso una mención de la presencia de la ya famosa aviadora norteamericana, quien capitaneaba la nave aérea que sobrevoló la ciudad de entonces, sin que sus habitantes pudieran imaginar que quien regia los destinos de aquella aeronave a, la que muchos desde tierra, mirarían con no poca curiosidad, era nada más y nada menos que una mujer.


-------------------------------------------------
  1. Todos los datos citados aparecen recogidos en Índice Histórico de la Provincia de Camagüey. 1899-1952. Instituto del Libro, La Habana, 1970.

Take Me With You (choreography by Robert Bondara)


Take Me With You

Choreography: Robert Bondara
Music by Radiohead (“Reckoner”)

Tuesday, February 19, 2019

¿Qué es el amor verdadero? (Entrevista a Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota  del blog: Espacio semanal de  Cecilia Alegría, La Dra. Amor,  dedicado al amor de pareja.


1. Mucha gente cree que el amor es la emoción bonita cuando estamos con nuestra pareja. ¿Cómo puede ser problemática esa idea del amor?

El concepto de amor de pareja que tanto las películas románticas de Hollywood como las vidas reales de sus actores promueven, es nocivo para quienes anhelan una relación estable y duradera. La propuesta amorosa de Hollywood se ve reforzada por la alta tasa de divorcios entre las estrellas protagonistas de sus películas y series de TV, donde los famosos cambian de pareja como de camisa. Cuál es el mensaje latente de las producciones audiovisuales hollywoodenses?...Que el amor es un sentimiento que tiene como finalidad primera hacerte feliz.... De allí que, si alguien ya no te hace feliz por cualquier causa -inclusive insignificante- no tienes por qué permanecer a su lado sino que eres libre para decir adiós y buscar otra persona que sí te haga feliz. Típico egoísmo de una sociedad con la escala de valores patas arriba.

En mii opinión, ésta es una de las causas del creciente número de rompimientos y separaciones: el falso concepto que la gente tiene del amor de pareja y las altas expectativas con que se mide al otro en la relación. De acuerdo a este paradigma del amor hollywoodense, el amor debe sentirse en la piel. Si ya no sientes nada especial es porque se te acabó el amor. Uno de los más graves errores que cometen los novios al casarse es pensar que el sentimiento va a garantizar que se queden juntos el resto de sus vidas. Craso error porque sabemos que los sentimientos son efímeros por naturaleza.

2. ¿Cómo define el amor entre una pareja la Dra. Amor?

El amor de pareja es el más complicado, complejo y desafiante pero a la vez el más enriquecedor y sublime. No en vano la primera institución creada por Dios es el matrimonio. Dos personas se convierten en UNA. Y son vistas como UNA ante los ojos de Dios. La complejidad se deriva del hecho de que se trata de 2 personas egoístas que para fundirse en UNA tendrán que reducir su egoísmo a su mínima expresión. De allí en adelante el desafío es claro: cómo posponer el YO para vivir desde el NOSOTROS. Cómo hacer para aceptar a una persona tan diferente, valorarla y en los momentos difícil aguantarla. Cómo poner la felicidad de esa persona por encima de la propia: eso es el amor.

3. Si tengo poco tiempo con mi pareja, ¿cómo sé si siento amor o capricho?

Mas que capricho yo le llamaría fascinación. Ese deslumbramiento dura entre 6 meses y un año. Cuando conocemos los defectos del otro y a pesar de eso continuamos a su lado, entonces podemos recien hablar de amor.

4. Si tengo mucho tiempo con mi pareja, ¿cómo se si todavía hay amor o si es sólo costumbre?

Para responder esta pregunta me permito citar a algunos famosos que la contestan magistralmente:
La novedad atrae la atención y aún el respeto, pero la costumbre lo hace desaparecer pronto; apenas nos dignaríamos a mirar el arco iris si éste permaneciese por mucho tiempo en el horizonte. (Auerbach, Berthold)

El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre.(Balzac, Honoré de)

Hay quien adquiere la mala costumbre de ser infeliz. (Eliot, George)
La costumbre es lo opuesto a lo novedoso.

De allí la importancia de reconocer el negativo efecto de la costumbre cuando ésta se convierte en una rutina aburrida que apaga la llama de la pasión y el romance.

Tanto marido como mujer deben estar conscientes de la importancia de avivar la llama de la pasión y el romance diariamente.

5. ¿Se puede volver a sentir amor hacia la pareja aunque haya sido dañado por maltratos o infidelidades?

Claro que sí, en eso se basa una de las cualidades intrínsecas del amor que es la compasión, la que predispone al perdón. Sí, el proceso es lento pero se da: la restitución se inicia con el amor ágape, el amor incondicional que acepta que la otra persona se equivocó y que hay que perdonarla.... sigue con el fileo (de amistad, lealtad y fidelidad) porque uno persevera en la opción de no abandonar al ser amado a pesar de la herida que nos abrió y termina en la reconexión suprema de la intimidad sexual, cuando ya las almas han sanado y los cuerpos pueden volver a la fusión total.

6. ¿Qué le dice la Doctora Amor aquellos que dicen, "yo ya no creo en el amor"?

Que en lo que en lo que no creen es en un pseudo-amor que creyeron vivir con algunas personas que las hirieron y que debido a que esas heridas no han cerrado -o inclusive ellos mismos no las dejan cerrar- se encuentran decepcionados del tipo de relación que experimentaron. Pero precisamente se decepcionaron, se desengañaron porque lo que vivieron no era verdadero amor, era una pasión pasajera, era una lujuria efímera, era el deseo de dos personas egoístas de estar juntas solamente en las buenas....pero aquellos que conocemos el amor en las malas, en la enfermedad, en la pobreza y en lo adverso....podemos decirles que el amor es la fuerza más poderosa en la transformación del ser humano porque el amor todo lo soporta, todo lo puede, todo lo perdona....y el amor nunca muere....



---------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Medios Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia.
Ha publicado diez libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia, 2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón, USA, 2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017), Sexo Sagrado y Lazos del Alma (Indie Publishingnbsp, 2018), Alessia (2018)

Mons. José Sarduy: "mi Iglesia ha sido como una gran abuela"

Nota previa: Conocí este texto luego de su presentación en 1989, la imagen de la Iglesia cubana, de aquellos años, como una abuela, me impactó en aquel momento, que coincidía con mi acercamiento a la religión cristiana en la Iglesia Católica, y siempre recordé esta presentación por esa imagen eclesiológica.

Recibí algunos números de la revista Enfoque de la Arquidiócesis de Camagüey, y con alegría encontré que han publicado este texto, en el # 110, Diciembre 2017-Marzo 2018, que hoy comparto con los lectores del blog.

Pepe Sarduy (quien falleció a los 83 años de edad, el 28 de enero de 2017), fue un gran cura, amigo y maestro. Este texto es uno de los documentos que mejor reflejan la realidad de la Iglesia cubana, de la segunda mitad del siglo XX. Se extiende en la década de los 80s, el tiempo en el que la Iglesia empezó a resurgir de las cenizas que quedaron de los años 60s y 70s, gracias a las abuelas, unos pocos jóvenes y un puñado de sacerdotes y religiosas. La Iglesia de “los cuatro gatos”, como también le llamaban. (Joaquín Estrada-Motalván)

----------------------------------------------

Intervención de Mons. José Sarduy Marrero en el Centro de Estudios Cubanos de la Universidad de Harvard, Boston, E.U.A., el 24 de junio de 1989.


Ante todo tengo que agradecer a Dios esta oportunidad que se me brinda de compartir con ustedes en este seminario y en este lugar. Creo que es una hermosa ocasión para enriquecernos mutuamente y profundizar los lazos que nos unen más alIá de toda frontera humana, ya que la presencia del Espíritu nos permite confesar una sola fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre(1).

He venido con temor y temblor en nombre de la Iglesia que está en Cuba, en cuyas fuentes maternales nací, me crie y a la cual ahora sirvo con las posibilidades que Dios nos ofrece.

Vengo de una iglesia que canta su esperanza en medio de dificultades, de una iglesia que trata de seguir fielmente la voluntad de su Señor y que, sujeta por naturaleza a las ambigüedades de lo humano, sabe que sola no puede peregrinar hasta el Padre. Una iglesia que no es sorda al clamor del pueblo ni ciega a los signos de los tiempos, pero que vive una experiencia única, ni mejor ni peor que otras experiencias, pero única, como toda experiencia de lo humano y de lo divino.

De esa iglesia les hablaré solo con el derecho que me dan la invitación de ustedes y el más de medio siglo de vivir en aquellas tierras, de rezar en aquellos templos compartiendo ilusiones y fracasos, triunfos y derrotas, pero viendo con estupor, y esto deseo subrayarlo especialmente: con estupor, la obra de Dios, ya que pese a nuestras infidelidades y errores cumple Él su palabra de estar con nosotros.

Nuestro estupor nace de ver cómo se hace posible lo imposible, cotidiano lo extraordinario y, sobre todo, de ver materializarse maravillosamente aquello que san Pablo nos asegura en su carta a los romanos: “Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman”(2).

Resumiendo, aquella es la iglesia que amo entrañablemente, donde me realizo como persona en mi vocación sacerdotal, aquella que, como todas, es una iglesia encarnada y divina como su Maestro, y una iglesia, quiéralo o no, que vive "de palabra que sale de la boca de Dios”.

Y aunque parezca una digresión inútil quisiera hablarles de una persona muy querida y significativa en nuestra cultura latina: me refiero a las abuelas.

La abuela es alguien que sirve para encontrar nuestra propia identidad. Ellas son como esas raíces grandes y arrugadas que asientan sólidamente el árbol a la tierra. Bien es verdad que las raicillas cumplen como nadie la función de extraer de la tierra la sustancia que da vida al árbol, pero son las viejas raíces, las "raíces abuelas", las que le permiten sostenerse en pie, las que dan prestigio al árbol maduro y lo sostienen frente a las tormentas que sacuden los cimientos.

Así es la abuela, que se hunde como raíz en el pasado, testigo de cuando comenzamos a ser. Ciertamente, las abuelas no pueden, ellas solas, mantener vivo el árbol; son otras raíces- padres o madres- las que dan vida al presente, pero la abuela nos dice quiénes somos y de dónde venimos.

Recuerdo aquel verso satírico que recitaba un mago de la poesía negra cubana(3). Mucho hemos reído con su punzante pregunta: “Y tu abuela, ¿dónde está?”, refiriéndose a alguien que, deseando pasar por blanco, ocultaba en la última habitación de su casa el color negro de la abuela. Por mucho que se quiera ser, no se puede ser sin la abuela, la cual cumple la misión de hacernos ver la realidad de los padres, realismo que nos permite llegar a la madurez en nuestros criterios y opiniones.

Volviendo a mi abuela puedo comprender mejor a mis padres; es más, muchas veces la abuela, con inconsciente picardía, nos revela el verdadero yo del padre que nos ha engendrado cuando nos descubre sus virtudes y defectos y suelta aquella frase de “eres igualito a tu padre cuando era pequeño”. Así nos devela el misterio de una vida y nos hace valorar todo lo bueno y rechazar lo malo, como ingredientes obligados que integran el don de la vida recibido de los padres.

Verdad es que muchas veces la abuela puede malcriar; pero cuántas veces más suele cubrir, como tarea subsidiaria insustituible, las deficiencias de los padres. Cuántas veces es la abuela la que le ofrece al niño o al joven aquello que los padres no han querido o no han podido darles. Ellas ponen siempre esa dosis de ternura, de sabiduría de quien ha vivido mucho, de quien tiene la experiencia de haber visto a sus hijos crecer entre caídas y levantadas, de quien, con una experiencia de humanidad, cree en la fuerza del amor porque ha visto florecer lo que en temprana edad se sembró.

Y les pido permiso para una segunda digresión: les hablaré de las "catacumbas” de La Merced. Allá, en aquella bicentenaria iglesia-convento de La Merced en donde soy rector desde hace quince años, debajo del presbiterio, se halla una antigua cripta funeraria donde, con la ayuda de amigos de allá y de algunos que ahora están por acá, encontré varias tumbas antiguas. Un día se nos ocurrió organizar alIí un museo de antigüedades religiosas: imágenes, sagrarios, cálices, etc., poseedores de algún valor, aunque fuese el de la antigüedad.

Ese museo, un pequeño gozo personal, permaneció en silencio por un tiempo, conocido solo por algunos amigos, los fieles asistentes a la iglesia y algún que otro interesado en los bienes culturales y religiosos. Pero el jueves 27 de febrero de 1986, coincidiendo con la visita del cardenal Pironio a nuestra diócesis con motivo del recién terminado ENEC, apareció en el periódico local un reportaje un tanto inexacto y sensacionalista sobre aquellas catacumbas y el precioso sepulcro de plata del siglo XVIII que guarda la imagen yacente de Jesucristo.

Aquel jueves no lo olvidaré. Acompañaba a monseñor Adolfo y al cardenal Pironio en un recorrido con las autoridades civiles cuando, interesado por los preparativos que hacían los jóvenes para una fogata nocturna con el Cardenal, llamé por teléfono y me comunicaron que habían comenzado a llegar numerosas personas que deseaban ver las catacumbas. Me Ilamó la atención aquel hecho, pero no le di gran importancia. Hasta estos días han pasado por allí más de 20 000 personas a pesar de lo reducido del horario de visita y de las prohibiciones hechas a los miembros de la UJC por temor a la labor proselitista que los jóvenes y yo- decían ellos- realizábamos allí.

Entonces este pobre cura y las catacumbas pasaron a ser noticia en los periódicos, en la radio y la TV y, desde luego, tema de comentario en las escuelas, los centros de trabajo, los medios culturales y hasta en las barberías.

Las largas esperas para entrar a las catacumbas provocaban interesantes diálogos y éramos acosados por largos interrogatorios: “¿Quién es Jesucristo?”, o la pregunta más repetida: “¿Por qué lo mataron?”, y la tradicional curiosidad de saber por qué los curas no nos casamos... Niños, jóvenes por miles, adultos, obreros, militares, profesionales, turistas, solicitan todavía ver las "catacumbas" y hasta hace poco me preguntaban qué tenían estas que recibían más visitantes que otros museos de la ciudad.

Mucho hemos conjeturado buscando una explicación a tal hecho. Un periodista me dijo un día que aquel era un museo único en Cuba, pero no me convenció; finalmente, la respuesta creo que me la ofreció, casi sin pensarlo, un visitante soviético, que labora como técnico en nuestro país. Después de un inteligente y animado diálogo me hizo esta observación, señalándome un viejo sagrario de plata: “¿Por qué usted no le ha puesto fecha de construcción a ese sagrario? No recuerdo bien qué le contesté, excusándome. Y entonces él me dijo con tono cordial, en un español no muy castizo, como quien hace una confidencia: “Póngasela, porque la mayoría de las personas que visitan este lugar y que a usted le preocupan, vienen buscando "las raíces" que las revoluciones suelen cortar”. Aquel día descubrí a mi iglesia en clave de abuela, de esas abuelas raíces que sostienen el árbol, que explican el pasado, sostienen el presente y aseguran el futuro.

Y es que mi iglesia ha sido como una gran abuela. Cuando se produjo el choque de los años ´60 y los templos fueron cerrados en mi diócesis- en dos ocasiones por más de 15 días-, las abuelas acudieron ante las puertas cerradas y frente a ellas rezaban el rosario. Cuando unos estaban presos, otros se exiliaban y otros escondían su fe o la negaban, las iglesias se mantuvieron abiertas gracias a unas cuantas abuelas- físicas o espirituales- que conservaban las llaves, tocaban las campanas, rezaban el rosario, limpiaban el templo- quizá sucio de cristales y piedras lanzadas contra los ventanales-, llevaban a sus nietos a bautizar, le preparaban comida al cura que les iba a celebrar la misa algunas veces al mes…

Fueron esas abuelas las que conservaron a toda costa, entre críticas, burlas y súplicas de conveniencia, las imágenes del Sagrado Corazón o de la Virgen de la Caridad en la sala de la casa, antes de ser quemadas, regaladas o escondidas en la última habitación o detrás del armario, como la abuela negra que tanto molestaba en el poema mencionado.

Y hoy, cuando miles de jóvenes inquietos por ese hombre llamado Jesucristo o eso que llaman “iglesia” acuden a las catacumbas o al paso de la cruz de los quinientos años de evangelización, ellos manifiestan que conocen algo de religión: una medalla, una estampa, una oración que su "abuelita" conserva en la casa. Más allá de lo folklórico de una cena de nochebuena abolida y de una procesión prohibida, de una estampa dulzona del Sagrado Corazón en la sala de la casa o de los miles de exvotos, flores y velas de la Basílica de la Virgen de la Caridad en El Cobre, brota en estos jóvenes la savia que viene de la misma raíz del pueblo, un pueblo de fe, un pueblo forjado con portavoces de Jesús como Varela, Caballero, Martí, Echeverría, Lazaga , Vitier ...

El templo de La Merced lleva ya ocho años cerrado y apuntalado esperando una reparación de la Comisión de Monumentos, que no llega. Mientras, sigue siendo, en el corazón mismo de mi pueblo, un testigo que, aunque callado, en su calidad de testimonio cultural reclama una respuesta en el presente.

Y mientras esa iglesia necesita muletas y mantenimientos para que no se derrumbe definitivamente, Dios obra maravillosamente. De entre la vieja estructura medio destruida, desde la entraña misma de la tierra, surge una fuente de vida a donde acuden sedientos buscando su raíz, como me dijo el amigo soviético. En una larga y casi interminable procesión se asombran de encontrar la Belleza y la Verdad, el Camino y la Vida aparentemente ocultos en la vieja estructura de la Iglesia. ¡Qué abuela más maravillosa ha sido mi iglesia! ¡Benditas también las mujeres que pudiéramos llamar Ana, Verónica, María, Salomé…!

Dios tiene sus propios caminos y aquello que comenzó con el éxito popular de un discutido librito de un fraile dominico, aquella vieja historia de la que la abuela sabe algo, es latir de un pueblo que busca en el presente su propia raíz, su propia identidad, para hacer su propia historia.

¡Qué iglesia la mía!, profetizada por algunos como condenada a desaparecer, pero que tiene una respuesta para el hombre de hoy; que nos habla de nuestro Padre, que era “igualito”; de que el hombre crece entre errores y aciertos; de que no puede decir no a su pasado sin quedar juguete de cualquier viento; de que hace falta conservar el tesoro sagrado de verdades que vienen del pasado, y que evitan la confusión de Babel. Iglesia que habla de lo sagrado, de la trascendencia, del misterio, mientras anuncia entre cantos un mañana mejor. Qué iglesia la mía que cumple aquello que Pablo nos dejó dicho: “Cuando soy débil soy fuerte porque brilla en mí la fuerza de Cristo…”

Y permítanme que haga otra digresión. Un día de aquellos de visitas a las catacumbas apareció un grupito de adolescentes con sus pantalones amarillos- el uniforme de las escuelas de enseñanza media-, el natural y casi insolente desenfado de la edad y una dosis de falta de educación. Preguntaron de muertos y antiguallas, hubo una que otra burla disimulada, para finalmente decirme que ellos tenían un casete con cantos de un cantante popular- Leo Dan- que mencionaba a Dios. Yo les hablé de las canciones religiosas de ese pre- evangelizador en Cuba que se llama Roberto Carlos. En fin, nos sentamos a oir aquella horrible grabación- que es un tesoro para ellos- donde adiviné, más que oi, que, efectivamente, se mencionaba a Dios entre los suspiros amorosos de una canción romántica. Aquello era un signo: ellos se extrañaban de que un cantante popular mencionara a Dios.

Algunos de ellos continuaron viniendo, especialmente dos, que aún lo hacen después de dos años. Uno no se decide a recibir el bautismo porque titubea ante la posible reacción de su familia; el otro, de quien les hablaré a continuación, un chiquillo que más parece de estas tierras que de las nuestras por el color de su piel y de su pelo, se sigue declarando ateo. Su abuelita es creyente practicante, pero él no “ve” a Dios. Entre Luisito- así se llama- y algunos otros jóvenes creyentes y yo se ha establecido una amistad. Por él supe que su padre murió siendo él pequeño y que su mamá, pocos meses después de aquel primer encuentro nuestro se ahorcó, creo que por cuestiones amorosas. Luisito dice: “Si yo me bautizara pondría contento al Padre, que es mi “padre”, pero sería una falsedad de mi parte. Pero desde que vengo aquí y me reúno con estas personas, soy un poquito mejor”.

Como Luisito hay miles de jóvenes y adolescentes cuyos padres no se ocupan de ellos o están divorciados; muchos le cuentan a su madre tres o cuatro esposos, más el actual, que no lo es, y declaran tener hermanos de dos o tres padres diferentes. ¡Bendita iglesia abuela que ha asumido esa misión de la más auténtica caridad porque es bueno proteger al huérfano y a la viuda! Y es que nuestra iglesia ha venido a ser, no solo raíz, sino espacio de libertad y ternura que hace posible que los hombres sean tal como son, para llegar a ser como Dios los quiere; iglesia que es espacio de diálogo y personalización, fuerza liberadora de pobres que no tienen a dónde acudir mendigando no precisamente oro o plata- quizás eso lo tienen-, sino al Señor Jesús hecho presente por su amor; iglesia que suprime parálisis, da vista al ciego, hace oir a los sordos, sana leprosos, perdona pecados, da paz al angustiado, resucita muertos, acoge a los hijos que se marcharon de casa…

Me pidieron que les hablara de la iglesia en Cuba: presente y futuro. Les he hablado del presente, en donde germina ya el futuro. Si me permiten ser poético, como dice Gregorio Magno en su tratado sobre el libro de Job, la iglesia es como un amanecer y, comparándola con la vida humana, mi iglesia hoy es una hermosa y prometedora adolescencia en transición histórica con mi pueblo; es semilla enterrada que comienza a germinar.

En mi país es común usar este dicho popular cuando alguien tiene mucho trabajo o muchas emociones: "Es mucho para un solo corazón", y es esta la sensación que hoy vivimos sacerdotes y laicos comprometidos. Hace algunos años, quizás solo meses atrás, nos veíamos pocos labradores para sembrar tal campo que nos parecía estéril o esterilizado, pero hoy las cosas son diferentes: el Señor ha sembrado un campo inmenso, ¿fue el testimonio de la abuela?, ¿fue la estampa del Sagrado Corazón conservada fielmente por la abuela arrinconada?, ¿fue la maternal mirada que desde las lomas de El Cobre cobija amorosamente a los hijos dispersos?, ¿es ciencia-ficción?, ¿será un milagro? Lo cierto es que vemos en esos campos que antes no pudimos sembrar brotar los retoños; todo comienza a cobrar nueva vida, se oyen cantos diferentes y no precisamente cantos de sirena. Los jóvenes vitalizan la misión atendiendo pequeñas comunidades en donde visitan las casas de los creyentes y los invitan a participar en celebraciones sin sacerdotes. Muchos de ellos, con una especie de unción apostólica, visitan a los enfermos sin familia en hospitales y casas; otros atienden alegremente a grupos de minusválidos y acompañan a ciegos, sordos y paralíticos en una peregrinación a El Cobre.

Más de 18 000 personas visitaron en dos semanas la Cruz de la Evangelización en la parroquia de La Soledad. Personalmente puedo contar a mi alrededor a seis jóvenes decididos a ser sacerdotes. No, no es ciencia ficción: es que Dios ha hecho a la mujer estéril dar a luz siete hijos…(4)

Hace algunos años un hermano sacerdote de la diócesis, el padre Paquito, en un retiro espiritual de los que solemos hacer frecuentemente, nos invitó a meditar sobre la visión de los huesos secos de Ezequiel. No sé si realmente él creía lo que nos dijo, era hablar de esa esperanza contra toda esperanza. No sé si fue profeta, lo que sí sabemos es que hoy es verdad de fe y vida. Ciertamente sentimos que es "mucho para un solo corazón” la tarea que nos espera, que no es precisamente enterrar a un muerto, sino alumbrar vida, cosechar un campo que florece.

Mi presencia aquí para compartir es también para decirles que aquella iglesia necesita mucho, pero no como mendigo moribundo que reclama el amor militante a lo Teresa de Calcuta, sino como alguien que, igual que Pedro, grita a sus compañeros de la otra barca: “Ayúdennos, que se rompe la red por tantos peces”(5).

Pienso que tal vez esperaban algo más académico, pero no es esa mi capacidad. Quizás los he entretenido con algunas incursiones poéticas o sentimentales. Pero es que vengo de esa iglesia pobre donde un ser humano, un Luisito cualquiera, es una riqueza incalculable; una iglesia carente de técnicas, pero rica en perseverancia y paciencia histórica, que sabe que “la Palabra tarda pero llega”, donde el amor es fuerza liberadora engendrando hijos de Dios de las piedras; una iglesia que vive de la fe que transforma las peñas en manantial de agua; una iglesia en la que la fe permite ver lo esencial, que es invisible a los ojos.

Un hermano sacerdote, el padre José Luis, repite a menudo: “La casualidad no existe”. Qué verdad tan grande es esta, porque el hoy y el mañana de la Iglesia en Cuba no es fruto de la casualidad ni de simples coordenadas históricas. La gran lección bíblica se ha hecho carne en nosotros: Dios escribe derecho con renglones torcidos; Dios escoge lo pobre del mundo, lo que no cuenta, para confundir a los poderosos, para demostrar que los últimos serán primeros y que la cruz es fuerza y sabiduría de Dios.

Con palabra profética Teresa de Calcuta afirmó en algún momento que nuestra iglesia tenía la mayor riqueza: la cruz. Una cruz entregó el Papa Juan Pablo II a nuestros obispos para iniciar una nueva evangelización y esa cruz, como señal discutida, recorre el pueblo anunciando una esperanza, despertando conciencias dormidas, mostrándonos a veces que somos “tardos y necios de corazón" para entender que aquel lema que nuestro obispo escogió para su episcopado se ha hecho verdad y vida en la iglesia en Cuba y que al concluir estas palabras quisiera dejarles como mensaje que viene de aquella isla: es bueno confiar en el Señor.
Gracias

------------------------
  1. Cfr.
  2. Cfr.
  3. El declamador es Luis Carbonel.
  4. Cfr. 1S. 2,5.
  5. Cfr. LC. 5,6-7.

----------------------------------------
Ver en el blog En Memoria de Pepe Sarduy

Lindsey Stirling


Monday, February 18, 2019

Francisco levanta las sanciones a Ernesto Cardenal


Comunicado de la Nunciatura Apostólica en Nicaragua

Comunicado emitido el 18 de febrero de 2019, firmado por el Nuncio Apostólico en Nicaragua, Mons. Waldemar St. Sommertag.

El Santo Padre ha concedido con benevolencia la absolución de todas las censuras canónicas impuestas al Rev.do Padre Ernesto Cardenal, acogiendo la petición que éste le había presentado recientemente, a través del Representante Pontificio en Nicaragua, de ser readmitido al ejercicio del ministerio presbiteral.

El Padre Cardenal ha estado 35 años bajo suspensión del ejercicio del ministerio debido a su militancia política. El religioso aceptó su pena canónica que le fue impuesta y se ha atenido siempre a ella, sin llevar a cabo ninguna actividad pastoral. Además, había abandonado desde hace muchos años todo compromiso político.

Poema 23 de "La patria es una naranja" (de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.


Poema 23 de La patria es una naranja (Ediciones 2010, 2011, 2013) (Poesía del exilio)




23


Mis hijos me envían cartas como si el hijo fuera yo,
me aconsejan que no beba, que fume poco, que no salga en las noches,
que escuche rancheras y corridos
en soledad.
Un año sin ver a mis hijos tiene el peso de todas las guerras,
me ha matado mil veces,
un millón de veces he visto mi sangre correr por los tragantes.
Mi hijo es dorado como una espiga dorada
y sus ojos tienen el color emergente después de la furia,
él ha sido tierno y cuando tenía 9 años
yo le escribí un poema pidiéndole que nunca abandonara esa ternura
y así lo hizo,
él fue mi gran amigo y me enseñó a jugar como yo no sabía
y hoy seguimos siendo amigos y si ya no podemos jugar juntos
nos escribimos cartas con las reglas del juego que vendrá;
estamos tan seguros de la esperanza que ya no nos importa la esperanza.
La voz de mi hija se escucha por doquier en la inacabable Ciudad,
es la voz de tantas muchachas y del Primavera que canta en el fresno
y son sus ojos los del colibrí que a diario viene a saludarme en la ventana,
yo he visto su voz en los cientos de aviones que parten el cielo de la noche
he escuchado sus ojos
en los violines que dictan la penúltima lágrima,
en mis cartas le he dicho que se cuide de los poetas de la patria,
que se cuide de los poetas,
son los poetas los que afirman que la patria es una naranja,
son los hacedores de nuevos emblemas,
son entes peligrosos que anidan debajo de los nidos,
son veleidosos, promiscuos, inconstantes
y siempre se hallan seguros de amar a la hija del poeta,
pero son también le digo quienes saben fabricar la pólvora que salva las
heridas,
son los que aman;
en mis cartas le aviso
que se cuide del Tirano:
le obedezca,
le asienta,
las barbas del Tirano están teñidas de azul
y con ellas él caza a las muchachas que andan en busca de su príncipe,
y con sus ojos rojos
mata.
Mi hijo y mi hija
nunca han tenido una pecera.


Agosto 1996



23


I miei figli mi spediscono lettere come se il figlio fossi io,
mi consigliano di non bere, di fumare poco, di non uscire la notte,
di ascoltare rancheras e corridos
in solitudine.
Un anno senza vedere i miei figli ha il peso di tutte le guerre,
mi ha ucciso mille volte,
un milione di volte ho visto il mio sangue correre per le
[condutture.
Mio figlio è splendido come una spiga dorata
e i suoi occhi hanno il colore che appare dopo la violenza,
lui è stato giovane e quando aveva 9 anni
gli ho scritto una poesia chiedendogli di non perdere mai la sua
[tenerezza
e così ha fatto,
lui è stato mio grande amico e mi ha insegnato a giocare come io
[non sapevo,
oggi siamo ancora amici e se adesso non possiamo giocare
[insieme
ci scriviamo lettere con le regole del gioco che verrà;
siamo così sicuri della speranza che adesso non ci interessa la
[speranza.
La voce di mia figlia si ode ovunque nell’interminabile Città,
è la voce di tante ragazze, della Primavera che canta sul frassino
e sono suoi gli occhi del colibrì che ogni giorno mi saluta alla
[finestra,
io ho visto la sua voce nelle centinaia di aerei che tagliano il cielo
[della notte
ho ascoltato i suoi occhi
nei violini che dettano la penultima lacrima,
nelle mie lettere le ho detto che faccia attenzione ai poeti della
[patria,
che faccia attenzione ai poeti,
sono i poeti ad affermare che la patria è un’arancia,
sono gli inventori di nuovi simboli,
sono tipi pericolosi che si annidano sotto i nidi,
sono velleitari, ambigui, incostanti
e sempre sono sicuri di amare la figlia del poeta,
ma sono anche, le dico, coloro che sanno fabbricare la polvere
che salva le ferite, sono quelli che amano;
nelle mie lettere le raccomando
di fare attenzione al Tiranno:
di obbedirgli,
di non contraddirlo,
le barbe del Tiranno sono colorate di azzurro
e con quelle raggira le ragazze che cercano il loro principe,
e con i suoi occhi rossi
uccide.
Mio figlio e mia figlia
non hanno mai avuto un acquario.




 ---------------------------------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960.
Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.  Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

El Parque Agramonte (por Eduardo F. Peláez)

Nota del blog: Texto incluido en el libro Nostalgias de Tinajón (Miami, 2017), historias y recuerdos del Camagüey de los 50s.

Agradezco a su autor, Eduardo F. Peláez, que lo comparta con los lectores de este espacio virtual.


Vivía a una cuadra del Parque Agramonte. Siendo muy pequeño mis padres se mudaron para la calle Cisneros entre Luaces y Raúl Lamar. Recuerdo perfectamente que Olga, mi manejadora, me llevaba caminando al parque los domingos cuando había retreta, y me quedaba horas oyendo embelesado a la Banda Municipal que dirigía Joaquín Mendivel, novio de Marta la cocinera de la casa y prima de mi manejadora. Debo de ser muy viejo porque cierro los ojos y me veo paseando por el parque de la mano de Olga por el lado en que caminaban las mujeres y cruzándonos con los hombres que lo hacían en dirección opuesta.

Tan pronto prescindí de la manejadora, me aventuraba a ir solo al parque todas las tardes a jugar a los escondidos con el último "salva", a los cogidos con sus dos versiones: el topatieso y el caimán de agua dulce, y a los pasos gigantes y pasos enanos, donde la persona que cantaba los pasos lo hacía desde una de las pequeñas escalinatas de la estatua de Agramonte. Después vino la época de jugar pelota con una bola que construíamos con papel y tiras de cartón de las cajetillas de cigarros "El Cuño", "Competidora" y "Partagás". Jugábamos en una plataforma de cemento a un costado de la Catedral, donde tocaba los domingos la Banda Municipal. La primera y la segunda base eran las columnas de la iglesia, la tercera era un punto imaginario al borde de la plataforma y el home plate era el sitio desde donde le pegábamos a la bola con la mano, señalado mediante cualquier objeto que recogiéramos del suelo. También jugábamos al trompo, a las bolas (el pegao, la cuarta y la olla) y a las postalitas con sus dos alternativas: el soplao y la fallunca. Esta fue una época peligrosa para estos juegos porque los trompos, los bolones de acero y las postalitas eran codiciados por los muchachos de los barrios marginales y no había una semana que los juegos no terminaran en pelea.

Fuimos creciendo y aparecieron los patines "Unión Cinco" que venían acompañados con una llave que cuidábamos celosamente colgada del cuello para apretar las ruedas que se aflojaban continuamente. Hacíamos carreras y todo tipo de piruetas. Aprendimos a caernos de rodillas y nuestras madres se hicieron expertas en primeros auxilios y en coser parches a los pantalones.

En esa época surgieron los primeros enamoramientos y el parque, además de ser nuestro patio, se convirtió también en el sitio donde las chicas nos arrancaron otro tipo de lágrimas sin habernos caído de rodillas o habernos fajado con muchachos de otros barrios.

No solamente es el parque lo que recuerdo, sino también sus alrededores: "El Parque Bar" donde, desde una vidriera, Vicente Cal nos llamaba por nuestros nombres y nos despachaba diariamente con una sonrisa; la "Dulcería Roxi" con sus inigualables coffee cakes, la "Esquina del Cambio", el "Edificio Collado", la "Farmacia Tomeu" y el puesto de frutas en la esquina de Cisneros; el Liceo con sus venerables ancianos dándose balance, y unos zánganos que en época de San Juan les tiraban almagre a los ingenuos paseantes; la Liga de los Veteranos (vergüenza me da confesar que durante los carnavales, desde un camión de paseo, les cantábamos: “los viejos de La Liga tienen barriga”); una barbería donde me hicieron mi primer corte de pelo; "La Casa Cabana", donde compré mis primeros discos "Panart" de 78 revoluciones; la casa de los Robirosa, y la esquina de Cristo por donde doblaban todos los entierros al campaneo de la Catedral.

Más de treinta años transcurrieron y regresé a Camagüey por motivos familiares unos meses después de la visita del Papa Juan Pablo II. Llegué un sábado por la tarde, y al siguiente día, domingo, asistí a misa en la Catedral. El Padre Pepito Sarduí la oficiaba y en su homilía llamaba por sus nombres a varios feligreses recomendándoles ciertas labores de la parroquia. Todos nos dimos el abrazo de la paz y cuando salía con el alma estremecida de tanto afecto y bondad, me encontré con mis queridos amigos el Dr. Raúl del Pino, Pinito como le decíamos, ex preso político, y el Dr. Manolín Paisán, el médico que me diagnosticó y curó una alarmante leucopenia cuando terminaba el bachillerato, ambos hoy ya fallecidos. Nos abrazamos y nos sentamos en uno de los bancos a conversar sobre las viejas amistades, Miami, y el Camagüey que todos habíamos dejado atrás. Mi mirada recorría atentamente la calle Independencia donde ya no existía "El Roxi" ni "El Parque Bar"; ya no había "Esquina del Cambio"; en la calle Martí, el "Edificio Collado" mantenía su nombre casi ilegible en una pared sin pintura desafiando las innumerables lluvias, y solamente quedaba la sombra de la que fuera la "Farmacia Tomeu"; y en la calle Cisneros, el Liceo, ahora convertido en biblioteca; al lado, ya no existía barbería, ni Liga, ni "Casa Cabana" ni casa de los Robirosa, ni puesto de frutas en frente. En el parque nadie patinaba y nadie jugaba a la pelota con cartones de cigarros; sin embargo, todo era igual. Bastaba un solo banco, la estatua del Bayardo, la Catedral y un par de amigos para que el mundo hubiera girado vertiginosamente y me encontrara otra vez en mi pueblo, en mi parque, en mi hogar.

en Amazon
--------------

---------------------------------------
ver en el blog
La Esquina de Rancho Chico (por Eduardo F. Peláez)

Presidents’ Day: Origin as Washington’s Birthday



The story of Presidents’ Day date begins in 1800. Following President George Washington’s death in 1799, his February 22 birthday became a perennial day of remembrance. At the time, Washington was venerated as the most important figure in American history, and events like the 1832 centennial of his birth and the start of construction of the Washington Monument in 1848 were cause for national celebration.

While Washington’s Birthday was an unofficial observance for most of the 1800s, it was not until the late 1870s that it became a federal holiday. Senator Steven Wallace Dorsey of Arkansas was the first to propose the measure, and in 1879 President Rutherford B. Hayes signed it into law. The holiday initially only applied to the District of Columbia, but in 1885 it was expanded to the whole country. At the time, Washington’s Birthday joined four other nationally recognized federal bank holidays—Christmas Day, New Year’s Day, the Fourth of July and Thanksgiving—and was the first to celebrate the life of an individual American. Martin Luther King Jr. Day, signed into law in 1983, would be the second.

Presidents’ Day: The Uniform Monday Holiday Act

The shift from Washington’s Birthday to Presidents’ Day began in the late 1960s when Congress proposed a measure known as the Uniform Monday Holiday Act. Championed by Senator Robert McClory of Illinois, this law sought to shift the celebration of several federal holidays from specific dates to a series of predetermined Mondays. The proposed change was seen by many as a novel way to create more three-day weekends for the nation’s workers, and it was believed that ensuring holidays always fell on the same weekday would reduce employee absenteeism. While some argued that shifting holidays from their original dates would cheapen their meaning, the bill also had widespread support from both the private sector and labor unions and was seen as a surefire way to bolster retail sales.

The Uniform Monday Holiday Act also included a provision to combine the celebration of Washington’s Birthday with Abraham Lincoln’s, which fell on the proximate date of February 12. Lincoln’s Birthday had long been a state holiday in places like Illinois, and many supported joining the two days as a way of giving equal recognition to two of America’s most famous statesmen.

McClory was among the measure’s major proponents, and he even floated the idea of renaming the holiday “President’s Day.” This proved to be a point of contention for lawmakers from George Washington’s home state of Virginia, and the proposal was eventually dropped. Nevertheless, the main piece of the Uniform Monday Holiday Act passed in 1968 and officially took effect in 1971 following an executive order from President Richard Nixon. Washington’s Birthday was then shifted from the fixed date of February 22 to the third Monday of February. Columbus Day, Memorial Day and Veterans Day were also moved from their traditionally designated dates. (As a result of widespread criticism, in 1980 Veterans’ Day was returned to its original November 11 date.)

Presidents’ Day: Transformation

While Nixon’s order plainly called the newly placed holiday Washington’s Birthday, it was not long before the shift to Presidents’ Day began. The move away from February 22 led many to believe that the new date was intended to honor both Washington and Abraham Lincoln, as it now fell between their two birthdays. Marketers soon jumped at the opportunity to play up the three-day weekend with sales, and “Presidents’ Day” bargains were advertised at stores around the country.

By the mid-1980s Washington’s Birthday was known to many Americans as Presidents’ Day. This shift had solidified in the early 2000s, by which time as many as half the 50 states had changed the holiday’s name to Presidents’ Day on their calendars. Some states have even chosen to customize the holiday by adding new figures to the celebration. Arkansas, for instance, celebrates Washington as well as civil rights activist Daisy Gatson Bates. Alabama, meanwhile, uses Presidents’ Day to commemorate Washington and Thomas Jefferson.  (Read full text at History.com)

Sunday, February 17, 2019

Lester Horton (por Florencia Guglielmotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada al Ballet y la Danza, a cargo de la la ballerina, coreógrafa y profesora Florencia Guglielmotti.

Los textos anteriores, se pueden leer en este enlace.


Lester Horton nació el 23 de enero de 1906 en Indianápolis, Estados Unidos. Su interés por la danza se despertó cuando asistió al espectáculo de vaudeville Wild West Show en el que se mostraban diferentes danzas indoamericanas, lo que generó una inquietud etnográfica por los pueblos indígenas de Norteamérica y, ligado a esto, por el folclore africano. Paralelamente, tuvieron gran impacto en él las representaciones de Ruth St. Denis y Ted Shawn a las que asistió.

Inició sus estudios de danza clásica en su ciudad natal con Forrest Thornburg, quien había pertenecido a la Denishawn School. Luego, en 1925, se muda a Chicago y continúa sus estudios con Adolph Bolm, formado en la Academia Vaganova de San Petersburgo.

Entre 1926 y 1927 participa de lo que será su primera obra: “The Song of Hiawatha”. En esta obra Horton no solo realizó la coreografía, el vestuario y la puesta en escena, sino que se destacó como bailarín en el rol de Hiawatha. Esta multifuncionalidad de Horton se repetirá a lo largo de toda su carrera.


Viaja a Los Ángeles donde continúa estudiando danza. Se acerca a las danzas orientales a través del bailarín y coreógrafo japonés Michio Itō, quien lo introduce también en el teatro Nō. Hacia 1930 comienza a dar clases en el estudio de danza de Norma Gould, donde muestra un estilo particular, dinámico, solicitando a sus bailarines que realicen improvisaciones con movimientos exagerados e inusuales, haciéndolos trabajar cada parte de su cuerpo independientemente de la otra, a partir de las articulaciones, definiendo así su técnica.

En 1932 formó la Lester Horton Dancers, primera compañía interracial de Estados Unidos, conformada por bailarines negros, latinos, asiáticos y blancos. El grupo debutó en el Olympic Festival of the Dance con dos obras de Horton: “Kootenai War Dance” (1931), basada en danzas indias, y “Voodoo Ceremonial” (1932), inspirada en rituales haitianos. Bella Lewitzky se sumó a las clases y luego a la compañía en 1934, transformándose en la bailarina principal y en la colaboradora más cercana a Horton durante los siguientes quince años.

El auge del fascismo y del nazismo en Europa lo llevó a realizar dos obras en señal de protesta: “Dictator” (1935) y “Prelude to Militancy” (1937). Sin embargo, la obra que se considera como más importante de todo el corpus coreográfico de Horton es “La consagración de la primera”, sobre la partitura de Igor Stravinsky, estrenada en el anfiteatro del Hollywood Bowl en 1937, con Lewitzky en rol principal de “la elegida”.

Entre 1942 y 1953 coreografió 19 films de Hollywood, entre ellos se destacan “Moonlight in Havana” (1942), “Phantom of the Opera” (1944) y “Ali Baba and the Forty Thieves” (1945).


En 1948, junto a Lewitzky y al bailarín William Bowne, abrió su propio espacio para representaciones y academia, el Dance Theater, en Los Ángeles. La noche de apertura interpretaron “Totem Incantation”, basada en un rito de iniciación nativo americano, “Salomé”, en una versión revisada de la obra de Oscar Wilde, ambas de Horton, y “The Beloved”, co-coreografeada por Lewitzky.

Tan solo dos años después de la creación del teatro varios bailarines de la compañía decidieron partir, Lewitzky y Bowne entre ellos, y Horton tuvo que rearmarse, lo que le valió el reconocimiento a bailarines como Alvin Ailey (quien lo sucedería como coreógrafo y director de la compañía luego de su muerte), Carmen de Lavallade y James Truitte. De esta época se destacan trabajos como “Another Touch of Klee” (1951), “Liberian Suite” (1952), “Prado de Pena” (1952) y “Dedication to José Clemente Orozco” (1953).


El 2 de noviembre de 1953 Lester Horton falleció de un paro cardíaco, en Los Ángeles, la ciudad que lo vio convertirse en uno de los maestros y coreógrafos más influyentes de la danza moderna estadounidense. Su legado artístico y pedagógico llega hasta nuestros días y permanecerá a través del tiempo en cada clase y en cada reposición de sus obras.



-----------------------------
Florencia Guglielmotti reside en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es Profesora de Danza (titulada en la Escuela Nacional de Danzas "María Ruanova"), Licenciada y Profesora de Artes (recibida en la Universidad de Buenos Aires). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Es Miembro de International Dance Council CID (UNESCO).

Actualmente se desempeña como Profesora de Danza Clásica y como Profesora Titular de Historia de la Danza en la Escuela Superior de Enseñanza Artística "Aída V. Mastrazzi". Email: florenciagu@gmail.com

Ajiaco camagüeyano

Nota del blog: La información está tomada del libro: Cocina en dos ciudades. Platos tradicionales de Camagüey y Sancti Spititus. publicado por la Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2001 y escrito por Olga García Yero, Luis Alvarez Alvares y Héctor Juárez Sedeño. pp 25-29.


Ajiaco es una voz indígena, del arauaco insular, cuyo origen se le atribuye a la raíz ají y el sufijo aco; este último con el significado de "lo que aparece en, o lo que esta en". Equivaldría entonces, a: en-ajizado, igual que se dice entomatado. También se sabe de la existencia del ajiaco africano, que tiene su origen en los carabalíes. Dicho plato era tan picante que la tradición dice que servía para quemar una cuchara de plata.

El ajiaco está emparentado, entre otros, con "la olla podrida" o "cocido español".


Ajiaco (variante camagüeyana)

Ingredientes

1 kg de carne de res salada y seca
1 pato de buen tamaño
2 gallinas de Guinea de buen tamaño
6 pechugas de codorniz
320 g de plátano verde
320 g de plátano pintón
260 g de malanga
370 g de maíz tierno
300 g de calabaza
320 g de boniato
380 g de ñame
350 g de yuca
7 litros de agua
Zumo de limón al gusto
Sal al gusto

Ingredientes (para la salsa criolla)

Ají al gusto
1 o 2 cebollas
7 u 8 tomates maduros
Ajo al gusto

Preparación

Se mantiene la carne en agua alrededor de 12 horas a fin de que se desale. Las viandas se pelan, se lavan y cortan en pedazos medianos. Se ponen en recipientes, y se agregan agua y limón. Es necesario que no se mezclen los plátanos con el resto de las viandas.

Se elabora una salsa criolla con el ají, las cebollas, el ajo, y los tomates maduros, que se pasan por el aceite ya caliente mezclándolos hasta que se doren.

Desde el día anterior se preparan las gallinas de Guinea, cortadas en pedazos al gusto, cuya carne se frota minuciosamente con zumo de limón (tambien puede frotarse con ajo machacado) y se reservan para el día siguiente. El pato, que se debe descuerar y cortar en pedazos, tambien puede ser frotado con zumo de limón (o naranja agria), pero no se emplea ajo.

Las pechugas de codorniz se cuecen en agua, punteadas en sal y un poco de pimienta, durante 30 minutos. Igualmente las gallinas de Guinea se cocinan al fuego lento, durante unos 40 minutos. El pato, por su parte, se cocina en agua, punteado con sal y durante una hora. La carne de res, durante hora y media aproximadamente; se extrae y deja enfriar, para luego limpiarla y cortarla en pedazos pequenos.

Mientras, el caldo de la carne se mantiene al fuego (y se le agregan los caldos en que se cocieron la demás carnes), para incorporar el maíz, el cual se deja hervir una hora. Más tarde se echa el resto de las viandas, incluido el plátano verde, y se deja cocer alrededor de 20 minutos. Sólo entonces se le unen el plátano pintón y la calabaza, para verterle la salsa criolla y dejar que se cueza todo durante 10 minutos. Luego se le rectifica la sal al gusto; y pasados 5 minutos se retira del fuego.

Se sirve preferentemente en ollas de barro.

People are different (by Florida Georgia Line)


...

Left wing, right wing, jailhouse, freedom ring
Old school, new school, everything in between
Like a snowflake, no fingerprint the same
And people are different

I wish that it was something that we all understood
Lord knows it'd do us all some good

To walk down the street and smile at a stranger
Heart on your sleeve and love thy neighbor
No matter what shape, no matter what color
Break bread instead of fighting each other
Slip on a pair of another man's shoes
You'll see by the time you get back
This whole world would be a whole lot better place
If we'd all just embrace the fact
That people are different

...

Saturday, February 16, 2019

Reflexión (por Orlanda Torres)

Nota del blog: Sección semanal en el blog Gaspar, El Lugareño, gracias a la cortesía de la psicóloga Orlanda Torres, quien ha aceptado la invitación a compartir con los lectores sus consejos y reflexiones sobre los conflictos cotidianos.


Recordemos que en la vida habrá que enfrentar dificultades a lo largo de nuestro recorrido, eso significa que hay que alegrarse, porque “estamos vivos”, pero ¿cómo manejarlas?

Cuando serenamente empiezas a reconocer y a identificar cuáles son las que te están afectando, podrás encontrarle su debida solución.

Muchas veces creemos que nunca vamos a superarlas, si se puede, sólo piensa adecuadamente, asume con responsabilidad el reto y convéncete que eres capaz de enfrentarlas.

Cree poderosamente en ti y en tu capacidad, para que la fe que guardas en tu ser sea capaz de movilizar todas las fuerzas de tu interior y así logres encontrar soluciones concretas.

Nunca mantengas deseos guardados que no puedan ser liberados.

Recuerda que las mejores cosas se derivan de las adversidades, por eso siempre es aconsejable que exteriorices todas tus ideas y todo lo que guardes en tu ser, para que puedas vivir en sosiego, siendo un ser completamente realizado.

Recuerda que vivir agobiados y turbados no causará más que desestabilizar y enfermar nuestro organismo.

Es necesario que reduzcas las cargas y tensiones que te producen los elementos externos de los cuales no podemos tener control.

Estudia tu interior buscando siempre tu paz y tranquilidad. Trata siempre de esquivar todo lo que perturbe tu serenidad y lo que ensombrezca tus días.

Confía en el poder que tienes de transformar lo que te cause daño, en armonía y quietud, para que puedas transitar serenamente el camino reservado.

Recuerda que la vida es muy frágil y guarda misterios insospechables, por eso vive con intensidad cada día, porque es un regalo divino.






---------------------------------------
Orlanda Torres: Psicóloga, Escritora, Educadora, Orientadora Motivacional.
Autora del libro "Volando en Solitario" año 2015, Guayaquil - Ecuador. (Disponible en Amazon Kindle)
-Estudió en Miami Dade College: Certificate of Florida “Child Development Associate Equivalency”. Maestra de Educación Preescolar e Infantil en la ciudad de Miami.
-Licenciada en Psicología graduada en el 02/2017 - Atlantic International University.
-Orientadora Motivacional y Conferencias pueden contactar a Orlanda Torres a través de la página que administra www.fb.com/vivencialhoy
Publicaciones en Revista Sapo - Santiago de Chile – 2016
-La Estancia en el Paraíso de los Sueños
-Relación de Pareja y su gran Desafío
-Es la Felicidad una Elección
Conferencia en Radio - Miami, Florida
-Positivo Extremo Radio: Entrevista 123Teconte “Regreso a Clases y La Adolescencia”
-¿Como aprender a ser feliz?- Edificio Trade Building-.Innobis Coworking, Guayaquil - Ecuador
-La Inteligencia Emocional en la Relacion de Pareja- WENS Consulting Group, Guayaquil - Ecuador
Publicaciones en Revista Sapo - Santiago de Chile – 2018
Ser Mujer

Administra:
Facebook.com: Orlanda Torres
Instagram: orlanda.torres.3

Paul Kidd (por Víctor Mozo)

Nota del blog: Sección semanal a cargo de Víctor Mozo. Cada sábado comparte un texto, de lo que será un libro sobre sus vivencias durante los primeros años de la llamada "revolución cubana" y su cautiverio en los campos de trabajo forzado, conocidos como UMAP. 

Los textos anteriores se pueden leer en este enlace


Gracias a los buenos contactos que habíamos hecho con los reclutas del SMO que cuidaban el campamento, podíamos enterarnos de muchas cosas. Así, un buen día supimos que tendríamos derecho de visita antes de los tres meses. Hasta ese momento los comentarios eran de visita a los tres meses y pase de diez días a los seis. Algo pasaba y si era para mejorar nuestra suerte le dábamos la más calurosa de las bienvenidas.

De la noche a la mañana, si por un lado el trabajo duro y la comida mala mantenían el ritmo, por otro, se notaban cambios, al menos cosméticos. Y un buen día se solicitaron a aquellos que eran carpinteros o conocían algo de ese oficio, mientras que los rebajados de servicio serían puestos a contribución para “embellecer” el campamento. Para nosotros, esa gota de agua que se atisbaba en el desierto se igualaba con un manantial.

De troncos de árboles cortados no sé dónde se hicieron unos bancos rústicos para que pudiéramos sentarnos tanto dentro como fuera a la entrada del campamento en previsión de la visita. Como decía Osvaldo Betancourt Sanz, “se serrucharon las cercas, aquellas cercas de las que el llamado comandante en jefe, en el discurso para concluir una graduación en la escuela inter armas Antonio Maceo había hecho una prudente y oportuna aclaración ya que para él las cercas en algunos campamentos militares eran solamente para impedir la entrada a los mismos de carneros, cabras, perros, terneros, etc. Nunca con el fin de mantener a los reclutas confinados en un espacio dado, ya que nuestros reclutas son dignos, honrados, patrióticos, revolucionarios”. En el arte de mentir Fidel Castro siempre sería el campeón en cualquier categoría.

Nuestro campamento se vestía de limpio. Pequeños jardincillos brotaban en cada esquina del campamento decorados con piedras pintadas con agua de cal. La misma lechada se les dio a los postes de las cercas ya cortadas cuyos pelos de alambres de púas en “Y” habían desaparecido como por arte de magia. Sin duda alguna, algo pasaba. Había llegado el momento de aparentar al menos que la cosa no era tan mala como se pintaba.

Lo cierto es que las UMAP empezaban a conocerse a nivel internacional y no precisamente por su buena reputación, gracias sobre todo a la labor de un periodista inglés establecido en Canadá que trabajaba en aquella época para el Southam Newspapers of Canada. Paul Kidd, (1932-2002) logró visitar y fotografiar un campamento de la UMAP en la localidad de Céspedes. Expulsado de Cuba, fue posiblemente el primero en denunciar las condiciones y la opresión que se vivía en los campamentos de la UMAP. Basta con leer la introducción de su artículo The Price of achievement para darse cuenta del riesgo tomado por el fallecido periodista: “Cuba ahora tiene igualdad racial, programas de salud pública, educación rural, rentas bajas, armarios vacíos, mercados negros, una prensa controlada por el Estado y campos de trabajos forzados”. El periodista resumía de esa manera la existencia de las UMAP tratándola de mano de obra casi esclava. Para la jerarquía comunista aquello debió ser un bombazo y para nosotros el comienzo de ver la luz al final del túnel.

Y un buen o mal día de esos que conformaban nuestras vidas de confinados, luego de entregarnos sin tanto rigor como antes el correo siempre esperado, nos anunciaron la fecha para la visita familiar que sería, por supuesto, un domingo. Negar que no hubo alegría a partir de ese momento sería absurdo. Todos o casi todos, veíamos llegar el momento de poder abrazar a nuestros familiares, saber de los amigos, recibir buenas y también malas noticias. Sin olvidar la llegada de lo que yo llamaba pertrechos de guerra que no eran otra cosa que comida que pudiera conservarse y así variar nuestro nada excelente menú cotidiano.

A partir de allí, el entusiasmo y la esperanza opacaban el resto. No era raro el momento en que alguien escribiera una carta para comunicar la fecha de visita a los familiares. Los analfabetos, porque los había, se las ingeniaban para que alguien escribiera por ellos. Nunca faltó un alma caritativa que lo hiciera. Eran momentos de gran gozo y una expresión de alegría podía verse en cada rostro.

A la mal llamada revolución no le quedaba más remedio que empezar a poner parches en los agujeros de sus perversas ideas. Todo terminaba por saberse. Mientras que la revista Verde Olivo contraatacaba con artículos ditirámbicos sobre las UMAP, los demás periodistas, sobre todo los de Camagüey, no se quedaban atrás a la hora de elogiar nuestros campamentos emborronando las páginas de sus diarios con fotos y textos dignos de la peor propaganda del III Reich.

Gracias a Paul Kidd, el mundo conocería la verdad acerca de los campos de trabajo forzado, las llamadas UMAP. Mucho le debemos.

Gaspar, El Lugareño Headline Animator