Thursday, November 23, 2017

La gratitud y el agradecimiento (por Christina Balinotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada a la familia por la Dra. Christina Balinotti (https://www.facebook.com/christina.balinotti), quien ha aceptado la invitación a compartir cada jueves, un tema relacionado con su proyecto Universidad de la Familia, programa académico extenso de 45 semanas, en la Humboldt International University. Los libros de la Dra. Christina Balinotti se pueden adquirir en Amazon en este enlace.

Para información e inscribirse en el programa puede acceder en este enlace. Para comunicarse puede escribir a Universidaddelafamilia.miami@gmail.com



El valor de la gratitud y el agradecimiento​,​ a propósito de la celebración del Día de Acción de Gracias observado​, aquí en los Estados Unidos cada año, en el mes de Noviembre, la doctora Christina Balinotti nos habla de los beneficios psico-emocionales y sociales de extender esta práctica a nuestro diario vivir. Un principio rector de la vida humana que muy a menudo olvidamos. Entrevista televisiva.




-----------------------------------------------
Christina A. Balinotti: Escritora, Personalidad de Televisión y Radio. Experta en temas de Cultura y Psicología. Mujer de la Semana 2015 CNN Español. Pionera del Movimiento y Organización Femenidad Holística. 
Fundadora/Directora del programa académico Universidad de la Familia, Ahora Sí, Miami 2016. 

Happy Thanksgiving


 Find out which traditional recipes weren't served
 at the first Thanksgiving celebration
-------------------------------------------------------------------------

El Guanajo Relleno




Wednesday, November 22, 2017

Nostalgias a la camagüeyana (por Carlos A. Peón-Casas)

en Amazon
-----------------------

Nostalgias a la camagüeyana, o la única y sustanciosa manera de bien recordar.
A propósito del libro Nostalgias de Tinajón de Eduardo F. Peláez Leyva



por Carlos A. Peón-Casas


De mi reciente periplo por tierras floridanas, he tenido una doble satisfacción, la suerte maravillosa de reencontrarme con una parte sustanciosa de mis años de infancia y primera juventud, en las personas entrañables de parientes y amigos, alejados por las desidias de nuestra penosa realidad del agua por todas partes, y otras hierbas, y en segundo termino, last but not least, con otra generación vital que me precede en el tiempo, la de mi padre, representada por esos sus amigos entrañables, a los que dejó de ver desde sus años del Colegio Marista, o cuando hacia los primeros pininos laborales en el Bar San Antonio, propiedad de mi abuelo, en los años finales de la década de los 50s en aquel Camagüey al que no podemos mirar mas que con nostalgias de irredimible perennidad.

Carlos A. Peón-Casas y Eduardo F. Peláez Leyva,
el domingo 15 de octubre de 2017, en el
 Salón Padre Félix Varela de la Ermita de la Caridad 
Foto/Cortesía de Víctor López
--------------------------------------------------

De ese segundo grupo vital, los amigos y conocidos de mi Papa Nicolás, que desde el Cielo vela por nosotros, tuve la suerte de entablar cercanía con el Sr, Eduardo F. Peláez Leyva, autor de un libro sobre sus personales memorias camagüeyanas que con el sugerente titulo de Nostalgias del Tinajón, recibí con emoción y agradecimiento, de manos de su autor, y que hoy comento con satisfacción.

Se trata antes de todo, y como el autor lo aclara igualmente en el titulo de unas Escenas camagüeyanas de los años cincuenta, unas laminas vitales recreadas con la fruición que las vivencias y los recuerdos a tope de su niñez y juventud, desbordadas para bien de la memoria colectiva de esa camagueyanidad, que bien sabemos los que habitamos este mediterráneo terruño, es por definición, un orgullo sobreañadido que llevamos entre pecho y espalda doquier vayamos por este mundo plural.

Eduardo, es hombre singularmente memorioso, y así lo testimonia su enjundioso libro. Hay recuerdos primarios, los de su infancia, su Colegio, su casa, en aquella ciudad que se nos vuelve recuerdo hipostasiante, pero igual, de ambientes y circunstancias que se materializan con prontitud en su bien engrasada maquinaria de recuerdos, y que aluden a un modo de ser y a una realidad vital añorada a como de lugar
(…) la del carbonero con sus sacos tiznantes…el chino de la vianda..el camión de la Paloma de Castilla…la puerta de la calle que nunca se cerraba de dia…entreabierta con un ganchito…el mercado de San Francisco…y unos pollos que se amarraban en el patio hasta que la cocinera les torcia el pescuezo,…y esa noche comíamos pollo frito o arroz con pollo (…)
Pero igual, el libro desgrana otras vitales recurrencias, las de sus vivencias en el largo exilio floridano, que habita desde 1962, y donde fundo familia y sueños, y ha hecho su vida, pero desde no deja de mirar con esa nostalgia fundamental, a su natal Camagüey, del que sigue desgranando en su libro todo ese sabor local, inconfundible e irrepetible que solo es posible escuchar de los labios inspirados de quienes se llevaron la ciudad y su inquebrantable memoria en lo mas profundo del corazón enamorado y, que solo en inspirado trance rememorativo, pueden hacer brotar otra vez, para bien de los que gozamos con tales ejercicios de memoria, tan singulares y siempre bienvenidos.

Invitamos pues, al curioso lector, camagüeyano o no, a disfrutar de este titulo que se paladea con fruición, y del que quedamos con ganas de mas, una oportunidad para hacer el camino de viaje a nuestro inolvidable Camagüey de ayer, ese espacio de la nostalgia fundamental, aupadora de sueños y encantamientos de su emocionante memoria siempre proverbial.


--------------------------------
ver en el blog  

Josefina Méndez (documental)


History of Thanksgiving

In 1621, the Plymouth colonists and Wampanoag Indians shared an autumn harvest feast that is acknowledged today as one of the first Thanksgiving celebrations in the colonies. For more than two centuries, days of thanksgiving were celebrated by individual colonies and states. It wasn’t until 1863, in the midst of the Civil War, that President Abraham Lincoln proclaimed a national Thanksgiving Day to be held each November. (Read full text)

Tuesday, November 21, 2017

(USA) 5 facts about turkeys



(By Drew DeSilver/Pew Research Center). In honor of Thanksgiving, here are five facts about the big bird at the center of the table.

  1. Turkeys are getting bigger. As recently as 1980, the typical U.S. domesticated turkey weighed less than 19 pounds at slaughter — not much bigger than its wild cousin. But modern methods of poultry farming enable turkeys to put on more weight more quickly: The average turkey slaughtered last year weighed 29.8 pounds, more than twice the average weight 75 years ago, according to data from the National Agricultural Statistics Service. The result: Turkey farmers can produce more meat (nearly 5.8 billion pounds this year) from fewer birds (a projected 242 million).
  2. Minnesota and North Carolina are the nation’s leading turkey-growing states, last year producing 46 million and 36 million birds respectively, according to the Agriculture Department. This year, the 13 biggest turkey states are expected to collectively produce more than 85% of the nation’s birds.
  3. Turkeys, at least the frozen kind, are cheapest this time of year. From 2000 to 2012, the per-pound price for a whole frozen turkey fell an average of 9.5% from October to November, according to the Bureau of Labor Statistics (which collects price data on hundreds of items, including turkey, so it can calculate the Consumer Price Index). Prices typically stay low in December before rising again after the holidays. This might seem counterintuitive — shouldn’t turkeys be most expensive when demand is highest? — but as New York Times writer Catherine Rampell explained recently, the phenomenon isn’t unique to holiday turkeys, and economists have offered several hypotheses to explain it.
  4. Americans like their turkey, but their appetite has limits. After rising rapidly in the 1980s, per-capita turkey consumption leveled off at nearly 18 pounds per year, but more recently has been drifting lower. Last year, according to Agriculture Department data, Americans ate an average of 16.03 pounds of turkey. At this year’s projected consumption level (5.06 billion pounds), per-capita consumption likely will be about the same or a bit lower than 2012.
  5. More U.S. turkey is heading overseas. Turkey exports began rising sharply in the early 1990s, and are expected to account for 12.2% of this year’s total U.S. supply. Mexico is by far the biggest market for U.S. turkey, importing 412.7 million pounds last year, according to the National Turkey Federation; Canada (31.2 million pounds) and Hong Kong (26.6 million pounds) were in second- and third- place.

Monday, November 20, 2017

Plaza Padre Félix Varela en la Catedral de San Agustín en Florida, USA

 
 
 
 
 
 Fotos/Blog Gaspar, El Lugareño

Un poema de Félix Luis Viera

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.



Poema 68  de La patria es una naranja ( Ediciones 2010, 2011, 2013) (Poesía del exilio)


              68

Peregrino de sí mismo, heraldo
de un mensaje que se lleva a sí mismo
y que tal vez nunca habrá de llegar.

Su distancia siempre habrá que multiplicarla por dos.

Entre la espada y la pared
entre la lágrima y la pared
entre la lágrima y la espada
entre la lágrima y la espada y la pared
entre la espada que está entre la espada y la pared
viaja Rafael de un punto a otro de un viaje que no termina
que no termina
que no termina
todo el asfalto oscuro de la interminable ciudad de México
reconoce sus pasos,
el escaso brillo del gris de los atardeceres
se reclina para saludarlo diariamente
en su itinerar hacia sus pequeños países
  que suelen
escapar de sus manos como dunas
su viaje hacia la ida es su viaje hacia el regreso
y viceversa,
el esmog le muerde el asma,
el alma.

En la patria fue vencedor de 8 generales
y fue vencido por 150 generales,
quemó algunas Asambleas, amenazó al futuro,
fue un hijo del pueblo que
                                                   por momentos
tal parecía que quisiese quedar huérfano.
Algunos adalides de la patria lo acusaron
de ser una especie de Hermes bocón, casi altanero,
lo acusaron de ser otra fruta “inmadura de estos nuevos tiempos”,
le ofrecieron cuatro domos por su cerviz
y le dieron cuatro diplomas el día que supo callar cuatro veces lo que había dicho mil.
Él también vio un día que la patria era una naranja
donde abrevaban, luego de planear toda la logística,
el Tirano y sus generales y ministros.
Él tampoco tuvo nunca una pecera
que tuviese imitaciones de miniaturizadas rocas en el fondo.
Él también fue pobre.
Él fue de “abajo”
como el público que mira a los equilibristas
mientras, arriba, los equilibristas mandaban a los hombres a morir
por su bandera
por la que –ya ha sido dicho– nunca mueren los equilibristas
(quienes al fin y al cabo son los dueños de la bandera por la que mandan a morir).

En la inabarcable ciudad de México, Rafael
ha visto cierto candil que hace más agradable la mañana, es el candil
que los propios hombres prenden cuando no tienen más que huir hacia delante porque atrás dejaron el yerro de una montaña incendiada
un valle incendiado
un río incendiado
un océano incendiado
a los que ya no podrán tramontar nunca más.

Su estirpe
es la del optimista:
observa el andar del vagabundo
esperando que de sus zapatos caiga el rubí.

1998


           68


Nomade di se stesso, araldo
di un messaggio che non ha destinatari
e che forse mai riuscirà ad arrivare.

La sua distanza sempre dovrà essere moltiplicata per due.

Tra la spada e la parete
tra la lacrima e la parete
tra la lacrima e la spada
tra la lacrima e la spada e la parete
tra la spada che si trova tra la spada e la parete
viaggia Rafael da un punto all’altro di un viaggio che non finisce
che non finisce
che non finisce
tutto l’asfalto oscuro dell’interminabile Città del Messico
riconosce i suoi passi,
la scarsa lentezza del grigio dei tramonti
si adagia per salutarlo quotidianamente
nel suo itinerario verso i suoi piccoli paesi
  che sono soliti
sfuggire dalle sue mani come dune
il suo viaggio verso l’andata è il suo viaggio verso il ritorno
e viceversa,
lo smog gli morde l’asma,
l’anima.

Nella patria fu vincitore di otto generali
e fu vinto da 150 generali,
infiammò alcune Assemblee, minacciò il futuro,
fu un figlio del popolo che
                                                  in certi momenti
sembrava proprio che volesse restare orfano.
Alcuni condottieri della patria lo accusarono
di essere una specie di Hermes menzognero, quasi altero,
lo accusarono di essere altra frutta “immatura di questi nuovi tempi”,
gli offrirono quattro altari per la sua regione cervicale
e gli dettero quattro diplomi il giorno che seppe tacere per quattro volte
le stesse cose che aveva detto mille.
Anche lui vide un giorno che la patria era un’arancia
dove si abbeveravano, dopo aver pianificato tutta la logistica,
il Tiranno e i suoi generali e ministri.
Neppure lui ebbe mai un acquario
con rocce imitate in miniature sul fondo.
Anche lui fu povero.
Lui fu del “popolo basso”
come il pubblico che guarda gli equilibristi
mentre, in alto, gli equilibristi mandavano gli uomini a morire
per la loro bandiera
per la quale - già è stato detto - non muoiono mai gli equilibristi
(che in ogni caso sono i padroni della bandiera in nome della quale mandano a morire) .

Nell’infinita Città del Messico, Rafael
ha visto una sicura lucerna che rende più gradevole il mattino, è la lucerna
che gli stessi uomini afferrano quando non possono più fuggire in avanti
perché dietro lasciarono l’errore d’una montagna incendiata
una valle incendiata
un fiume incendiato
un oceano incendiato
a coloro che adesso non potranno tramontare mai più.

La sua stirpe
è quella dell’ottimista:
osserva il cammino del vagabondo
sperando che dalle sue scarpe cada il rubino.


1998
 
 
 
------------------------------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960. Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con una amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.  Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

Universidad de Camagüey. Acerca de su inexacta historia oficial (por Carlos Alberto González)



¨Quien controla el pasado, controla el presente, quien controla el presente, controla el futuro¨ dijo George Orwell en su libro 1984, al referirse a los regímenes totalitarios que manipulan la historia con fines políticos aprovechándose de la amnesia histórica de muchos pueblos. Lamentablemente esto está ocurriendo en Camagüey, Cuba, en relación al cacareado 50 aniversario de la Universidad de Camagüey, la ¨primera universidad fundada por la revolución¨ el 6 de noviembre de 1967.

Y es que la memoria de los camagüeyanos es muy corta, tan corta que se olvidaron que tuvimos la Universidad de Camagüey, Ignacio Agramonte, desde 1953 hasta 1959 cuando fue intervenida y borrada de la historia por la revolución triunfante. Todavía viejos lugareños guardan celosamente documentos y libros de esta corta y hermosa etapa del campus universitario agramontino. La triste realidad local es que los medios oficialistas insisten que en Camagüey existió universidad gracias a la revolución y que en el la primera mitad del siglo XX se realizaron infructuosas gestiones como parte del sueño de los camagüeyanos por tener su universidad. Yo no viví esa etapa, pero conservo testimonios familiares del profesor universitario camagüeyano Francisco Lavernia, ya fallecido.

Por si esto fuera poco, en ocasión de la celebración de los actos políticos por el 50 aniversario de la actual universidad, continuaron los ideólogos revolucionarios encabezados por su actual rector Santiago Lajes Choy, adulterando la historia. En los referidos homenajes se recordaron todos los rectores de la alta casa de estudios agramontina, desde el primero, Danilo Corchado Martínez hasta su actual rector Lajes Choy. Para mi sorpresa omitieron a la defenestrada Lianet Goyas Céspedes, Doctora en Ciencias Jurídicas y rectora en los años 2006 al 2009. Yo conocí a Lianet una joven muy preparada y con una personalidad muy independiente, no apropiada para los métodos estalinistas implantados en la universidad camagüeyana. Lianet es actualmente profesora titular agregado de la Universidad Metropolitana de Ecuador. Cualquier persona puede consultar el periódico Adelante en su edición del 11 de noviembre y apreciar en la portada la relación de los rectores y la inexplicable ausencia de la Dra. Lianet.

Por último diré que en la entrega de la medalla 50 aniversario de la fundación de la Universidad de Camagüey fueron omitidos por criterios de fidelidad política profesores de hasta 47 años de ejercicio ininterrumpido de la docencia universitaria, lo cual está en correspondencia con el principio que preside la actual comunidad universitaria cubana, ¨La universidad es para los revolucionarios¨. Muchos estudiantes y profesores a lo largo de estos 50 años fueron expulsados del claustro universitario pero eso es tema para otro artículo.

de Santana ...

Kevin Johansen






Thursday, November 16, 2017

La Habana 1762

La Habana, 1762

La violencia de nuestros adolescentes (por Christina Balinotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada a la familia por la Dra. Christina Balinotti (https://www.facebook.com/christina.balinotti), quien ha aceptado la invitación a compartir cada jueves, un tema relacionado con su proyecto Universidad de la Familia, programa académico extenso de 45 semanas, en la Humboldt International University. Los libros de la Dra. Christina Balinotti se pueden adquirir en Amazon en este enlace.

Para información e inscribirse en el programa puede acceder en este enlace. Para comunicarse puede escribir a Universidaddelafamilia.miami@gmail.com


El miedo a los hijos. Relación entre familia, violencia y tecnología. A propósito del adolescente que matara a su madre, la Dra. Christina Balinotti ofrece un análisis integral y necesario. 



-----------------------------------------------
Christina A. Balinotti: Escritora, Personalidad de Televisión y Radio. Experta en temas de Cultura y Psicología. Mujer de la Semana 2015 CNN Español. Pionera del Movimiento y Organización Femenidad Holística. 
Fundadora/Directora del programa académico Universidad de la Familia, Ahora Sí, Miami 2016. 



(Miami) William Navarrete presenta su novela "Deja que se muera España"


S
ábado 25 de noviembre, a las 4 00 pm

Books & Books
265 Aragon Ave
Coral Gables



Deja que se muera España

Elba sueña con salir de Cuba con visa europea, pues dice el rumor que España otorgará la nacionalidad a todos los descendientes de españoles. Unicamente debe probar que por sus venas corre sangre de conquistador o de colono. Al indagar en su pasado, descubre una fascinante historia cuyos personajes –militares, proscritos, traficantes, ciudadanos comunes– nos ofrecen una lección de humanidad por la entereza que mantienen a pesar de las calamidades vividas durante las dos guerras cubanas del siglo XIX. En una ambiciosa saga donde el amor, los intereses personales, las ambiciones políticas y los anhelos más profundos son los ingredientes que mueven a sus protagonistas, el autor rescata, con humor y seriedad a la vez, figuras y episodios olvidados mientras evoca aspectos de la vida actual en esa porción triangular del Caribe que comparten Cuba, México y el sur de los Estados Unidos. Una novela de amor ambientada en los años de guerra en Cuba en el siglo XIX.


-----------------------
William Navarrete (Cuba, 9 de septiembre de 1968) Reside entre Paris y Niza desde hace más de veinte años. Cursó estudios de Historia del Arte en la Universidad de La Habana, y de Civilización Hispanoamericana en la Universidad de La Sorbona Paris IV. Ha trabajado como periodista, conferencista, curador de arte y traductor. Ha publicado unos quince libros de ensayo, poesía y narrativa, dirigido varias antologías y colecciones de literatura, y obtenido diversos premios y reconocimientos por su obra. En 2015 obtuvo la beca de creación del Centro Nacional del Libro en Francia. En francés ha escrito dos volúmenes sobre la música cubana, un libro de cuentos y varios ensayos literarios, así como diccionarios de hechos y personajes insólitos de Cuba y la Florida. Su primer libro de poesía, Edad de miedo al frío, recibió el premio Eugenio Florit del Centro Cultural Panamericano de Nueva York. El último, Animal en vilo, fue publicado en México por la Universidad Autónoma de Nuevo León (Monterrey, 2016). Sus dos primeras novelas, La gema de Cubagua (Madrid, 2011) y Fugas (Tusquets, 2014) fueron incluidas en el catalogo de La Cosmopolite, dirigida por la editorial francesa Stock. Deja que se muera España es su tercera novela.

Cuba en el mundial de fútbol (Francia 1938)




Cuba participó en la Copa Mundial, llegando incluso a los cuartos de final. Fue en el año 1938 en Francia, donde empataron a tres con Rumania, luego la vencieron dos por uno, y finalmente perdieron frente Suecia, (8 por 0). El campeón ese año fue Italia.

El equipo cubano, además, resultó triunfador en los II Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en La Habana en 1930. En este torneo se impusieron a Jamaica, Honduras, El Salvador, y Costa Rica.

Entre otros datos históricos:

- Uno de los primeros juegos efectuados en la Isla, fue en el año 1907 cuando se enfrentaron el equipo Hatuey y uno conformado por los tripulantes del barco inglés Cydra, de paso por La Habana. Los cubanos vencieron en esa ocasión, ocho por cero. Esto al parecer estimuló la creación de una alineación integrada por los británicos residentes en La Habana, al que nombraron Rovers.

- Como los pioneros de este deporte en Cuba, de acuerdo a una placa que existió en La Polar, se reconocen por el equipo Hatuey: Armando Carcas, Raúl Lombardo Sierra, José Mier, Juan Irigonegaray, Alberto Gaum, Teodoro Wilde, Miguel Carcas, Juan Mas, Antonio Orobio, Juan Mensa, Manuel R. Lorenzo, Pepe Bidal y Ramón Fernández, y por el Rovers: Thompson, Meyer, Tucker, Onfroy, Orr, Stone, Evered, Lismore, Tomey, Ogilvie, Davis, Houldsworth y Edwards.

- Según, Federico Campos, el primer juego formal en Cuba con dos equipos completos, se celebró en el polígono del Campamento Columbia en 1908, aunque la prensa especializada reconoce como el primer encuentro formal el que se disputó el 11 de diciembre de 1911 en el campo de Palatino.

- En Costa Rica en 1925, fue la primera competencia de un equipo cubano (el Fortuna) fuera del país, en la que ganaron los cuatro juegos efectuados.

- El primer equipo foráneo que visitó Cuba, fue el Galicia Sporting Club, de New York en 1926. Otros equipos que visitaron el país, a fines de la década del 1920, fueron: el Real Club Deportivo Español, de Barcelona; el Coco-Colo de Chile, y el Nacional de Uruguay.

- El 10 de marzo de 1928 se construyó el primer campo de futbol en la Isla, el Deportivo Hispano América, en el Lucero, bajo el liderazgo de Rafael Armada. Luego, el 12 de octubre de 1929 se inauguró el Stadium de La Tropical.



-----------------------------------
Los datos para este texto han sido obtenidos principalmente de: Peter; Hace Medio Siglo que se Conoce el Balompié en Cuba, publicado en el Número Extraordinario: Siglo y Cuarto del Diario de la Marina, 1957

Wednesday, November 15, 2017

Ultimos días de una casa. El adiós de Papa a Finca Vigía (por Carlos A. Peón-Casas)

Finca Vigía en la actualidad
Fotos/Reuters
------------------------------------------

El año 1960 sería definitoriamente el último. Hemingway estaría de paso por última vez por la que fuera su muy especial morada cubana en el peligrosos verano de aquel año en que la situación política de la naciente revolución, empezaba a problematizarse en relación con el poderosos vecino del Norte.

El escritor era consciente de que su condición de ciudadano norteamericano afincado en la isla por mas de dos décadas, podría ser un claro signo de contradicción.

El por entonces embajador norteamericano en la Isla: Phil Bonsall, amigo de Hemingway, y quien acostumbraba a visitar su casa todos los miércoles para compartir la cena familiar, le tenía al tanto de la galopante situación diplomática, y en algún minuto les sugirió la posibilidad de que los Hemingway abandonaran la Isla.

El hecho hubiera sido muy bien visto por el gobierno norteamericano. Hemingway empero estaba opuesto a esa posibilidad, y se resistió a la idea, sabedor de que su presencia en Cuba estaba signada por su condición de escritor, alejado de todo torbellino político.

Para mayo de aquel año, se le vio por ultima vez, en los afanes piscatorios del ya muy celebrado Torneo de la Pesca de la Aguja, avalado con su nombre, que con celebración anual, atraía aquel año a muchos participantes.

Entre aquellos estuvo Fidel Castro, quien se alzaría con el preciado trofeo que el propio Hemingway le presentaría en la única oportunidad en que estuvieron frente a frente.

El hecho, no fue bien recibido en Washington, y escaló la tensión sobre el escritor. Al ser preguntado por un periodista norteamericano donde iría en caso que tuviera que dejar la Isla, Hemingway contesto con resolución: ‘’probablemente tomaría el Pilar aguas afuera donde la profundidad fuera de mas de ochocientas brazas y antes de hundirlo, saltaría por la popa’’(1).

Pero como la vida lo demostraría, la realidad de dejar Cuba para siempre gravitaba sobre el como un signo de inequívoca certeza.

En el ínterin de aquel verano, Hemingway se debatía en poner en blanco y negro su muy esperada crónica taurina prometida a Life, con los pormenores vividos en España en las famosas corridas en el no menos publicitado mano a mano entre los muy conocidos matadores españoles Dominguín y Ordoñez entre 1959 y 1960, y que saldría a la luz como libro, póstumamente, con el titulo The Dangerous Summer.

La tarea se le hacía cuesta arriba, pues el original crecía a pasos agigantados hasta alcanzar las 54.000 palabras. Zanjada la cuestión con la ayuda inestimable del por entonces muy cercano colaborador Ed Hotchner, quien vino a la Finca a finales de Junio de aquel año.

Quedaba en el aire, la inminente situación político social que se agravaba con las primeras nacionalizaciones de propiedades norteamericanas por parte del gobierno revolucionario cubano, y un inconveniente mas: el galopante deterioro físico y mental de Hemingway quien le confesaría a Hotchner que “sentía estar viviendo en una pesadilla de Kafka”(2).

Por tanto, a pesar del deseo de Papa de no abandonar definitivamente Finca Vigía, se sumaban otras coordenadas vitales que finalmente decidirían en su contra a alejarse sus predios cubanos, por los que sentía un afecto singular.

Otros detalles apuntaban hacia la posibilidad de cambiar su casa cubana a otra parte. Hotchner, ya había gestionado para la pareja de Mary y Hemingway un apartamento en New York. La idea de habitar la tumultuosa ciudad no era al parecer una opción definitoria, pero al parecer, era una posibilidad de encontrar un asidero en caso de tener que abandonar Cuba definitivamente.

En su brillante biografía sobre Papa, la académica Mary Dearborn, ya citada, tiene a bien esbozar una interesante idea poco conocida, pero ciertamente definitoria, al respecto:
Otra preocupación respecto a abandonar Cuba se resolvió cuando Ernest y Mary decidieron acceder ante la insistente petición del Museo de Arte Moderno de Nueva York de exponer en calidad de préstamo, el famoso cuadro de Miró La Granja, en posesión de los Hemingway en Finca Vigía. Mary lo envió tan pronto los arreglos fueron hechos, ante la evidencia de que hubiera sido muy difícil extraer el cuadro de Cuba, pero el préstamo hizo posible que el Miró saliera de la Isla. Esta obra era su mas valiosa propiedad, y tal acción mostraba que la pareja estaba haciendo planes para salir finalmente de Cuba.
La salida de Cuba, en dirección de Nueva York, aconteció en agosto de 1960, menos de un año después Hemingway pondría fin a su vida en Ketchum, Idaho, en la que era por entonces su morada en los Estados Unidos.

La Finca Vigía, quedaba atrás regentada por su fiel mayordomo Rene Villarreal. Para cuando Mary regresó poco después de acaecido el fallecimiento de Papa, todo seguía en su lugar, como hasta hoy, en el aséptico ambiente museable en que devino, pero ya se había extinguido, junto con el pistoletazo fatal, la magia que su dueño le transmitiera en vida, y que solo a los iniciados les he dado percibir al traspasar el mítico portón en el pequeño villorio de San Francisco, la casa de invierno hemingwayana en el cálido corazón de su amada isla.


---------------------------------------------------
  1. Ernest Heminggway. A Biography. Mary V. Dearborn. Alfred A. Knopf. NY. 2017 p.609
  2. Ibíd., p.610
  3. Ibíd. Mary pudo finalmente sacar no sin esfuerzo, el resto de la valiosa colección pictórica que había quedado atrás, y que incluían cinco Andre Mason, un Paul Klee y dos Juan Gris. Ver How it Was. Mary Welsh Hemingway. pp 506 y 507

Fragmento de la novela "Retrato de Nubia" de Rodolfo Martínez Sotomayor

Nota del blog: Agradezco a Rodolfo Martínez Sotomayor que comparta con los lectores un fragmento de su novela Retrato de Nubia (Editorial Silueta, 2017).

La presentación se va a efectuar el próximo sábado 18 de noviembre a las 12 15 p.m. en la Feria del Libro de Miami 2017.


Frente al lago


Hemos venido Cecilia y yo hasta el lago donde están tus cenizas. Ella busca flores por la orilla y con su cámara retrata gigantescas iguanas que pretenden ocultarse entre verdes mangles. El cielo nublado es un presagio seguro de la lluvia. Se siente el mismo silencio del tiempo en que habitabas este sitio. La calma se quiebra con pasos sobre la hojarasca, un gato se acerca y nos mira cauteloso. Sus ojos tienen la pupila dilatada, Cecilia lo descubre y dice que se asemeja mucho al tuyo, del que nunca se supo el paradero. Su pelaje es blanco y negro, ojos que emanan picardía e inocencia a la vez. Extrañamente no huye con la presencia de Cecilia, como si la conociera de toda la vida, roza su pierna mientras que ella, toda una experta en felinos, encuentra el momento justo de acariciarlo lentamente, sin que escape sobresaltado. Mirarla enternecida me hace sospechar que el gato se irá con nosotros. Comienza una llovizna fina, imagino que se tornará en aguacero. Tadeo y Gustavo no llegarán a tiempo para el ritual de leer fragmentos de tus libros frente al agua. Guardaré las hojas con las notas que he tomado este día, me gustaría que formaran parte de una novela donde fueras un personaje. Si es así, podría iniciarla cuando el ecologista encontró el cadáver de la joven en el pantano. Ese día comenzó tu desgracia. Siempre me aconsejabas que un escritor debería tomar notas de aquello que le impresionara, que después encontraría el sitio donde ubicarlo. Tal vez siga ese otro consejo que me diste al decirme que con los cuentos que te enseñé, podría hacer un libro titulado Cuaderno de necrofilia. Te reíste sin imaginar que le estabas poniendo título a estas notas.



(Miami) Jorge Ovies en Viernes de Tertulia


Viernes de Tertulia, evento artístico y literario, anuncia su jornada del mes de noviembre del 2017 con el actor Jorge Ovies.

El programa Viernes de Tertulia, conducido por el escritor y periodista Luis de la Paz, es una producción del Creation Art Center, organización que preside Pedro Pablo Peña, director general del Miami Hispanic Cultural Art Center.


Viernes 17 de noviembre, a las 8:30 p.m.

Miami Hispanic Cultural Art Center
111 SW 5ta. Avenida

Tuesday, November 14, 2017

Carlos Victoria en su permanencia (por Reinaldo García Ramos)

Nota del blog: Agradezco a Reinaldo García Ramos y a la Editorial Silueta la publicación del presente texto. El mismo fue escrito para presentar en la Feria del Libro de Miami 2017, en el panel "Recordando a Carlos Victoria: entre el desarraigo y el arraigo", que estuvo integrado por José Antonio Évora, Reinaldo García Ramos y Rodolfo Martínez Sotomayor, celebrado el pasado lunes 13 de noviembre.

El texto será incluido en un volumen que prepara la Editorial Silueta en homenaje a Carlos Victoria.

Foto cortesía de Eva M. Vergara
-------------------

Carlos Victoria lleva ya diez años ausente, pero su obra nos acompaña ahora más que nunca. Para mí él sigue siendo un ejemplo de nobleza y de ejemplar dedicación a la literatura. Éramos excelentes amigos, nos habíamos visto algunas veces en La Habana, pero empezamos a conocernos de verdad en 1983, después de haber llegado ambos a Estados Unidos. Fue entonces que nos unimos al Consejo de Editores de la revista Mariel, junto a Reinaldo Arenas, Juan Abreu, Roberto Valero y otros colegas que habían salido de la Isla por entonces. La revista propició nuestro acercamiento.

Carlos fue siempre muy amable, pero tímido, y yo soy bastante reservado, pero contar de pronto con un medio donde publicar nos entusiasmó a todos en el grupo y eliminó esas barreras. Pronto se abrió entre Carlos y yo un canal de comunicación que nunca dejó de reafirmarse. Yo residía en Nueva York y él siempre vivió en Miami, así que nuestro diálogo continuó luego por correo (y hablo del correo tradicional, el de estampillas y sobres, pues los mensajes electrónicos no surgieron hasta mucho después y él era muy poco propenso a usar el teléfono). Empezamos a mandarnos cartas entusiastas, minuciosas, hablando de asuntos de la revista, pero también de otros temas. Nos contábamos a menudo nuestras respectivas experiencias de recién llegados a un nuevo país. Para nosotros casi todo era sorprendente y en ocasiones confuso. Después, cuando yo empecé a venir de vacaciones a Miami, nuestro contacto se siguió ampliando en largas conversaciones; nos leíamos lo que habíamos escrito poco antes y comentábamos nuestros temores y secretos. Así se fue creando entre nosotros una especie de complicidad.

Él era un individuo muy celoso de su tiempo, vivía concentrado en reservar la mayor parte de las energías diarias para su ritual predilecto: encerrarse en su casa a escribir. Su labor literaria era el objetivo primordial de su existencia, pero nunca alardeó de su talento ni tomó actitudes de genio ni mucho menos. En una carta que me mandó en febrero de 1995 para agradecerme una reseña que yo había hecho sobre su novela La travesía secreta me dice: “He querido hacerte estas brevísimas líneas, para dejar constancia escrita (como si todo se fuera a desmoronar mañana) de mi agradecimiento.” Y añade que, tras leer mi comentario sobre su libro, había sentido “por primera vez que ya la novela es algo totalmente ajeno a mí, y que todos esos años en que estuve escribiéndola son algo que le oí contar a alguien, o que tal vez soñé”. Como Gustave Flaubert, él aspiraba a que ese mundo que creaba en su narrativa se desprendiera de él y cobrara autonomía permanente. Se dedicó de manera obsesiva a cumplir esa misión; no quiso nunca consagrar demasiados esfuerzos a nada más. En una emotiva semblanza de Carlos que escribió en enero de 2008, Daniel Fernández lo describe así: “Siempre me daba la sensación de que era poco el tiempo que tenía. Como la liebre de marzo en Alicia en el país de las maravillas, siempre se le hacía tarde, siempre tenía otra cosa que hacer, tenía que irse.”

Nunca se cohibió de mostrarse en extremo metódico; planeaba sus días con horarios muy meticulosos. Cuando yo venía a Miami de vacaciones, solíamos encontrarnos para almorzar juntos, pero sobre todo para conversar: él pasaba a recogerme en mi hotel en la playa a una hora que él mismo decidía y que no se debía modificar por ninguna razón repentina. Nos íbamos casi siempre al mismo restaurant de Lincoln Road, donde él pedía ineluctablemente el mismo plato, huevos benedictine. Y después de almorzar se marchaba a toda prisa para iniciar su jornada de trabajo en el Nuevo Herald. Pero esa concepción obsesiva del reloj no le impedía disfrutar del encuentro ni sostener conversaciones sustanciales. Tenía un notable talento para el diálogo pausado (algo poco común en muchos cubanos) y se deleitaba con los pensamientos expresados con máxima pulcritud; sabía escuchar con atención y respondía con las palabras imprescindibles, tras haberlas sopesado en su mente con cuidado. Era un maestro del ascetismo verbal.

En su conducta mostraba esa misma aspiración al rigor y al despojamiento. De la fe pentecostal de su niñez y de su triunfo contra el alcoholismo en su juventud había heredado los principios estoicos que le conferían fuerza. Gracias a esos principios logró mantener su disciplina de trabajo y establecer los múltiples esquemas en que apoyaba su comportamiento. Quizás por haber conocido los demonios del alcohol, sentía horror a salirse de los bordes y a caer en nuevas formas de disolución. Evitaba tener las mismas crisis en que usualmente colocaba a sus personajes. En un texto que publicó tras la muerte de Carlos, Luis de la Paz recuerda que este una vez le comentó: “En la vida cotidiana todos nos protegemos con máscaras y armaduras, y sólo cuando nos hallamos en callejones sin salida esas máscaras y esas armaduras se desintegran, poniendo al descubierto cómo somos, dejándonos en carne viva. A mí me interesan (...) esos momentos de total desamparo.”

La voluntad de no extraviarse, de “portarse bien”, de no caer en errores éticos, marcó su vida y su literatura. En la vida personal le dio inspiración para cuidar amorosamente de su madre, que había enloquecido al ser abandonaba por el padre de Carlos antes de que este naciera. En la literatura, esa búsqueda de pureza le confirió el repudio a los excesos estilísticos y lo hizo preferir las expresiones limpias, estrictas. Esa misma austeridad le permitió mostrar con nitidez a los lectores las carencias, las aspiraciones, las deformidades y los gestos de altruismo de los personajes que conoció o imaginó y que mostraba en su ficción.

Al final, cuando se enteró de su enfermedad, ya yo vivía en Miami. Me pidió muchas veces que lo llevara en mi auto al médico y aproveché esas ocasiones para tratar de inculcarle optimismo, o de hacerle ver su estado de salud en términos menos dramáticos. Él recibía mis comentarios con calma y gratitud, pero se negaba a creer en alguna forma de curación. Tal vez sentía ya ese extraño placer con que algunos afirman que los mártires se somenten al sufrimiento. Después de su cirugía, para facilitarle la labor de seguir escribiendo con cierta comodidad en su convalecencia, le llevé a su casa una computadora portátil, aunque bien sabía que él siempre había detestado esos aparatos. Desde luego, casi no la usó: tenía el hábito de escribir y corregir a mano. Podemos ver en eso, creo, una muestra más de su ascetismo: quería valerse únicamente de los recursos esenciales, los más difíciles.

Su obra nos entrega un paisaje sumido en una serena soledad, un universo atravesado por estallidos de espanto y bruscos intentos de lograr alguna forma de consuelo, pero no se regodea en las abyecciones ni en la depravación. Carlos buscaba otra cosa: quería dejarnos un desfile de personajes hermosos, convincentes, palpables en su ilusión y en su derrota, unos seres humanos que a pesar de todo, a pesar de haber perdido en gran medida su alegría y hasta sus mayores esperanzas, nunca llegaron a perder su dignidad.

----------------------
Reinaldo García Ramos nació en Cuba y radica en Estados Unidos desde 1980. Hasta 2001 vivió en Nueva York, donde ocupó un puesto de traductor en las Naciones Unidas durante varios años. Integró el Consejo de Dirección de la revista Mariel (1983-1985). Recibió en 2006 el Premio Internacional de Poesía Luys Santamarina-Ciudad de Cieza en Murcia, España. Ha publicado numerosos poemarios, entre ellos El buen peligro (Madrid, 1987), Caverna fiel (Madrid, 1993) y El ánimo animal (Coral Gables, 2008). Su novela testimonial Cuerpos al borde de una isla; mi salida de Cuba por Mariel (2010) ha tenido ya tres reediciones. En 2017 han salido dos libros suyos: Una medida inexacta (ensayos y comentarios), en la Editorial Verbum de Madrid, y Espacio circular, que contiene quince poemas recientes y una extensa entrevista (Ediciones La Mirada, Nuevo México, 2017).

(Miami) Manny López presenta su poemario El arte de perder/The Art of Losing


Viernes 17 de noviembre a las 7. 30 p.m., en la Librería Altamira (219 Miracle Mile, Coral Gables)

----------
Ver en el blog

Monday, November 13, 2017

Un poema de Félix Luis Viera

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.


Poema 67  de La patria es una naranja ( Ediciones 2010, 2011, 2013) (Poesía del exilio) 


                          67


La Madre de Osvaldo ha muerto, allá, en el centro de la Isla, de la patria,
de modo que para él todas las flores de los mercados de flores de la ciudad de México
han quedado congeladas.
Ahora mismo su Mamá está muerta allá en la patria y él prende una vela
y confía en que su luz llegue hasta el cadáver.
El cadáver de la Madre ya no podrá verlo a él
ni él podrá ver
cómo pasan sus hermanos el último camino por donde irá la Madre.
Son gajes del exilio, dirán.
Apenas quedan flores en los interminables mercados de flores de la interminable ciudad de México
porque Osvaldo ahora mismo se las está enviando todas a la Madre muerta.

Antes, en la patria,
este hombre era uno de aquellos fuegos invasores que se mencionan en los himnos,
fue yunque y martillo,
pistola y pluma.
¿Acaso alguna vez debió de asesinar a una margarita en nombre de la Rosa?
¿En nombre del rojo a veces debió negar algún matiz del cielo?
En la patria
escribió un poema sobre un tanque de guerra
y tuvo esos hilos que conducen a los más sagrados expedientes.

Fue un hombre sobrepuesto entre el futuro y más allá del futuro.
Pero un día vio que las montañas caían
por la tenacidad de los mismos que habían mandado levantarlas
y que las montañas volvían a caer
después que los mismos, tenazmente, mandaban de nuevo a levantarlas.
Y se agotó:
estuvo seguro de que ni una sola de las frutas largo tiempo anunciadas
daría la cosecha largo tiempo anunciada.

Y hoy, ahora mismo, desde tan lejos,
salen y salen bandadas y bandadas y bandadas de palomas
con flores en sus alas para la Madre muerta
allá, tan lejos.


1998


                               67


La Madre di Osvaldo è morta, là, nel centro dell’Isola, della patria,
in modo tale che per lui tutti i fiori dei mercati di fiori della Città del Messico
sono rimasti congelati.
In questo momento sua Madre è morta là nella patria e lui accende una candela
e confida che la sua luce arrivi fino al cadavere.
Il corpo morto della Madre ormai non potrà vederlo
né lui potrà vedere
come affronteranno i suoi fratelli l’ultimo cammino della Madre.
Sono i guadagni dell’esilio, diranno.
Rimangono pochi fiori negli interminabili mercati
di fiori dell’interminabile Città del Messico.
Perché Osvaldo in questo momento li sta inviando tutti alla Madre morta.

Prima, nella patria,
quest’uomo era uno di quei fuochi invasori che si citano negli inni,
fu incudine e martello,
pistola e penna.
Forse qualche volta dovette assassinare una margherita in nome della Rosa?
In nome del rosso a volte dovette negare qualche sfumatura del cielo?
Nella patria
scrisse una poesia su un carro armato
ed ebbe in mano i fili che conducono alle cause più sacre.

Fu un uomo teso verso il futuro e ben oltre il futuro stesso.
Ma un giorno si rese conto che le montagne cadevano
per la tenacia degli stessi che avevano ordinato di erigerle
e che le montagne tornavano a cadere
dopo che le stesse persone, tenacemente, ordinavano di nuovo di erigerle.
E si stancò:
fu sicuro che neppure uno dei frutti da lungo tempo annunciati
avrebbe dato il raccolto per lungo tempo annunciato.

E oggi, in questo momento, da così lontano,
escono ed escono stormi e stormi e stormi di colombe
con fiori nelle loro ali per la Madre morta
là, così lontano.



1998
 
------------------------------------




Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960. Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con una amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.  Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

Gaspar, El Lugareño Headline Animator