Sunday, February 24, 2019

Pina Baush (por Florencia Guglielmotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada al Ballet y la Danza, a cargo de la la ballerina, coreógrafa y profesora Florencia Guglielmotti.

Los textos anteriores, se pueden leer en este enlace.


Su verdadero nombre era Josephine Bausch, nació en Solingen el 27 de julio de 1940, en medio de la Segunda Guerra Mundial. Creció en el pequeño hotel restaurante de sus padres. A los 14 años ingresó a la escuela de Folkwang de Essen, bajo la dirección del coreógrafo Kurt Joos, quien combinaba movimientos, música y elementos de arte dramático, obteniendo su diploma en 1958.

Ganó una beca que le permitió, entre 1959 y 1962, continuar su formación en la Juilliard School of Music de Nueva York con profesores tan prestigiosos como Anthony Tudor, José Limón y Mary Hinkson. Luego Pina Baush fue contratada como bailarina por el New American Ballet y el Metropolitan Opera de Nueva York.

Al regresar a Alemania y dado su desempeño, Joos la invita a participar del nuevo ballet Folkwang, en el cual realizó su primera coreografía, “Fragmento”, basada en música del compositor húngaro Bela Bartok, en 1968. Un año después fue nombrada directora artística, sucesora de Joos, además de desempeñarse como coreógrafa y bailarina.

En 1972, Pina Bausch asumió la dirección del Wuppertal Opera Ballet, más tarde denominado Tanztheater Wuppertal Pina Bausch. Su primer trabajo creativo fue “Fritz”, con música de Wolfgang Hufschmidt, en 1974. Luego continuó sus mixturas de danza escénica con ópera, cuyos resultados fueron las obras “Iphigenia in Tauris” y “Orpheus and Eurydice”.


En 1975, coreografió “La consagración de la primavera”, con música de Igor Stravinsky. En este trabajo buscó una conexión con el escenario a través de la colocación de tierra húmeda en el suelo. Ésta es la base de su propuesta, que la puesta escenográfica sea una parte importante de la coreografía. Este mismo año conoció al diseñador polaco Rolf Borzik, con quien generó una cercana relación, convirtiéndose en su marido y más estrecho colaborador. Junto a él desarrollará nuevas propuestas, allanando el camino hacia la consolidación de la danza-teatro.


En 1976, crea “Los siete pecados capitales”, con música de Kurt Weill. Acá Pina se separa por completo de ciertas convenciones de la danza, introduciendo un método de creación colaborativo en el que ella le genera preguntas a sus bailarines y, a partir de sus respuestas, realiza la coreografía reflejando tanto el movimiento como lo emocional, incluyendo hasta las propias palabras utilizadas por el bailarín.


Junto a Borzik también realizó “Bluebeard – While listening to a tape recording of Béla Bartók’s Opera, Duke Bluebeard’s Castle”, “Come dance with me”, “Renate inmigrants”, todas de 1977, “Café Müller “ y “Kontakthof” de 1978, “Arien” y “Legend of Chastity” de 1979. En 1980, con solo 35 años, Borzik muere de cáncer. La obra “1980” fue entendida como un homenaje, como una despedida para su esposo. Más tarde, ese mismo año, conoce al poeta chileno Ronald Kay, con quien tendrá un hijo en 1981, Ralf Salomon.


Luego siguieron “Bandoneón” (1980), “Walzer” y “Carnations” ambas de 1982, “On the mountain a cry was heard” (1984), “Two cigarrets in the dark” (1985), “Viktor” (1986), “Palermo, Palermo” (1989), “A tragedy” (1994), “Danzón” (1995), “O Dido” (1999), “Wissenland” (2000), “Aqua” (2001), “Für die Kinder von Gestern, Heute und Morgen” y “Nefés” (ambas de 2002), “Ten Chi” (2004), “Rouh Out” (2005), “Vollmond” (2006), “Bamboo Blues” (2007), “Sweet Mambo” (2008) y “Kontakthof – Mit Teenagern ab 14” (2008).

Paralelamente a su trabajo creativo, Pina Bausch incursionó en el cine. Interpretó un papel en el film “E la nave va”, del director italiano Federico Fellini, en 1982, y repitió la experiencia en el largometraje “Habla con ella” del director español Pedro Almodóvar, en 2001. Además, dirigió una película de carácter abstracto titulada “La queja de la emperatriz”, en 1990. En 2009, y en asociación con Wim Wenders rodaron la película “Pina”, sobre sus coreografías. El film se estrenó en 2011 y obtuvo varios premios.

Pina no alcanzó a estrenar su última coreografía, “Como el musguito en la piedra, ay sí sí sí” (basada en una de sus estadías en Chile, de allí que el nombre de la obra sea el de la canción que interpretaba Violeta Parra) ya que falleció repentinamente de cáncer de pulmón, el 30 de junio de 2009, en Wuppertal. Pina Bausch fue, sin dudas, la coreógrafa que más ha influenciado a las nuevas generaciones de creadores, surgidas a partir de 1980, dejando su sello indiscutible en la danza-teatro del mundo.





-----------------------------
Florencia Guglielmotti reside en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es Profesora de Danza (titulada en la Escuela Nacional de Danzas "María Ruanova"), Licenciada y Profesora de Artes (recibida en la Universidad de Buenos Aires). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Es Miembro de International Dance Council CID (UNESCO).

Actualmente se desempeña como Profesora de Danza Clásica y como Profesora Titular de Historia de la Danza en la Escuela Superior de Enseñanza Artística "Aída V. Mastrazzi". Email: florenciagu@gmail.com

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator