Saturday, April 15, 2017

Mons. Wilfredo Pino: "Camagüey ha rescatado una de sus joyas históricas"

 Fotos/Enrique (Fidelito) Cabrera
--------------------------------------------------

Ayer nos hemos pasado TODO el día con dos taladros con sus respectivas “motas” dándole brillo al Sepulcro. ¡Ha quedado precioso!

Y, como decimos los cubanos, la “tapa al pomo” fue ponerle las campanitas. Para que lo sepan, son exactamente 100 campanitas. Así que nos han quedado 20 de repuesto, aunque pensamos que no se perderá ninguna porque están bien aseguradas.

Si alguien pensaba que el Sepulcro iba a quedar “como antes”, eso era imposible, porque le falta la mitad de la plata que fue robada.

Pero con los trabajos que se le hicieron a la carpintería y el reacomodo de las partes de plata, y el trabajo del artista mejicano que terminó su trabajo ayer en la mañana, y las campanitas… ¡el Sepulcro se recuperó un mundo!

Ayer por la noche, en La Merced, yo les decía a los que serán de la Comisión de Orden en las Procesiones de Semana Santa que tenía la impresión de que cuando el Sepulcro salga el Viernes de La Merced a la calle, la gente o va a llorar o va a aplaudir.

¡Camagüey ha rescatado una de sus joyas históricas!

Y la Urna de la Virgen Dolorosa, que también sufrió robos de la plata, no se ha quedado atrás. Con los taladros y sus “motas” le han devuelto un brillo que no tenía desde hace tiempo. Yo no recuerdo haberla visto tan brillante como ahora.

También para su información les copio a continuación parte de una hoja que he escrito para el archivo diocesano:
El excelente trabajo de restauración del Santo Sepulcro ha sido obra del artista mexicano Jesús González Escalante, Técnico en Artes Plásticas, nacido en Toluca el 12 de julio de 1975 y trabajador del Centro Cultural San Pedro Nolasco, dirigido por la Orden de la Merced en México. Su técnica ha consistido en cubrir la nueva madera con una imitación de plata en hojas (“pan de plata”). Trabajó ininterrumpidamente durante 14 días, desde el viernes 24 de marzo hasta el 6 de abril del 2017.
Por su parte, toda la extraordinaria labor de carpintería fue realizada, un mes antes, por Sergio Ferrá y su ayudante Adrián Cánovas, así como Alfredo Matos, trabajadores del Almacén-Taller Diocesano de Camagüey. Ayudaron en el lijado de la madera los sacerdotes José Marcos Saavedra y Manuel Ruiz y el diácono Luis Omar Reyes, mexicanos los tres y pertenecientes a la Orden de la Merced. La pintura para conservación de la madera fue realizada por Léster Viñas, Ernesto Varona, Alfredo Robert y Alexander García, bajo la dirección de Yon Salazar, todos cubanos y también trabajadores del Almacén-Taller Diocesano. Los matrimonios de Karel y Annette y de Lorenzo y Noelia, camagüeyanos residentes en Estados Unidos, consiguieron y donaron las ­­­­100 campanitas del Santo Sepulcro así como lo necesario para la limpieza de las partes de plata. En los muchos detalles finales fue decisivo el trabajo de Fidelito Cabrera y Guillermito Peña.

Al terminar la Semana Santa de este año 2017, el Santo Sepulcro y la Urna de la Virgen, al igual que las imágenes del Cristo Resucitado y las de la Virgen Dolorosa y la Virgen de la Alegría se guardarán en su iglesia de La Merced, en lo que era el Museo de la Misa del Papa en Camagüey, que ha sido previamente asegurado en sus puertas y rejas."  


Mons. Wilfredo Pino
Arzobispo de Camagüey,
Jueves Santo, 2017 


------------------------------------------------------------
ver en el blog:  

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator