Wednesday, August 24, 2016

Dos poemas de Rodrigo de la Luz






El Vampiro

¿En que parte del cuello
prefieres la mordida del vampiro ?

¿En que parte prohibida?
¿En que parte, en que diminuto espacio
quieres sentir el ultraje y el insulto?

Te fumaste tú suerte.
Arropaste una errática existencia
guiado por caballos percherones.

Ahora el vampiro reclama tú cuello
trémulante en la luz de la tiniebla :

La extracción será suave, silenciosa;
no afectará tús ojos ni el cerebro…

Algo pesado tintinea por los aires.
Se advierten los colmillos,
largos como infinitas carreteras.

No habrá hacha, alfileres, bisturí,
será un boquete en sumo delicado.

Algo discreto, una abertura, un orificio,
un agujero perfecto para la succión y la oquedad.

El hoyo quedará,
solo tú entenderas de que se trata.

Nadie podrá advertirlo.

Unicamente en la tumba del difunto
se encontrarán las cruces y los ajos
reclamando su voz hacia la luz.


Vuela

Vuela, aunque caigas después
cargada de metáforas, de fábulas.

No te hundas en las flores del hastío.
No bajes los peldaños alargados.

Vuela, no hagas caso al odioso
que frenaba tus alas con monedas.

Aunque luego te sientas inconforme
como un sordo
delante de una orquesta, vuela.

Vuela libre de espasmos y de arpegios.

Intentalo.
Persiste, persevera,
aunque luego te caigas al vacio.

Vuela.


 -------------------------------------------------
 Del libro inédito  Los destellos finales

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator