Tuesday, February 9, 2016

Crónica: Adela Herrera o, simplemente Adela (por Waldo González López)


Mi más reciente colaboración publicada en el blog Gaspar. El Lugareño, creado y dirigido por mi colegamigo Joaquín Estrada Montalván, fue la dedicada al entrañable colega recién fallecido Jorge Monje, innovador en su exitoso proyecto Microteatro.

Aunque no soy muy dado a los obituarios, por la tristeza y nostalgia provocadas en mí, como en los lectores amigos de quien desaparece, hoy me toca otro momento similar.

Solo pocos días atrás, supe desde Cuba — primero por un amigo de la Isla y, luego, por el blog de Pedraza Ginori, director de programas de la TV Cubana— de la muerte de la artista plástica Adela Herrera o, simplemente Adela, tal firmaba sus creaciones plásticas: lienzos, esculturas y diseños de vestuarios de mujer, surgidas de su fabulosa imaginería, cultivada en el estudio universitario y en diversas disciplinas artísticas abordadas con su talento por tan excelente persona y gran amiga, cuya pérdida sentimos tan hondo mi esposa Mayra y yo. 

Por ello, ofrezco ahora al ciberlector una breve evocación de la creadoramiga, a la que le siguen: mi crónica publicada, el 8 de agosto de 2004 en el portal Cubarte de la Isla; el mail de mi amigo, y otros dos brevísimos comentarios sobre su recordada Paladar, a la que invitados por Adela, concurriéramos en dos ocasiones Mayra y yo. 

PARA ADELA, CON Y SIN NOSTALGIA


A Adela la conocí durante mis estudios teatrales de cuatro años en la Escuela Nacional de Arte. No recuerdo la fecha exacta, pero sí conservo, desde entonces y para siempre, su amplia sonrisa, su inteligente conversación y su atractiva presencia.

Luego, conocí su participación en proyectos escénicos y, un buen día, por un artículo leído en la revista Revolución y Cultura, supe de su original casa-azotea y su no menos original Galería, instalada en el centro del capitalino barrio de El Vedado. 

Meses después, coincidiríamos en una exposición de un artistamigo común: ahí sería el reencuentro definitivo. A partir de este momento, nos reuniría una hermosa amistad, ampliada con mi esposa Mayra, quien, como yo antes, de inmediato fue cautivada por su personalidad, su querencia y su auténtica cubanía, bebida en su genuina esencia humana, a la que —tal el filósofo— nada humano le era ajeno, de acuerdo con su amplísima, desbordada cosmovisión, aprehendida y aprendida en las distantes y distintas cosmogonías estudiadas por ella. 

Tras charlar brevemente, me invitó a visitar su casa-galería. Demoré en acceder a su invitación, pero al fin pude ir y, como tantos, quedé hondamente impresionado por la —repito— originalidad de tan increíble pero cierta creación, pues tal era (y ojala siga siendo, aunque ya no estará su karma presidiendo tan fabuloso espacio) su trilogía casa-azotea-galería, cuya disposición se me antojaba salida de la creación de los también increíbles pero ciertos Piranesi y Dalí.

Tras la expo de la cual hablo abajo en mi crónica aparecida en el Portal Cubarte, yo, amante de su creación multidisciplinaria, le hablé y la convencí de realizar otra muestra en un hotel recién surgido en La Habana Vieja, sobre la que escribí las palabras del catálogo, leídas en la inauguración de la muestra y, penosamente para mí, extraviadas. 

Mas, concluyo ahora y doy paso a los textos anunciados, que espero ofrezcan una visión, si no total, cercana a lo visionado/disfrutado por quienes alguna vez, en aquel espacio multidimensional, redescubrimos la imaginería primera: la inusitada de los niños que reordenan el mundo con su visión original.


ADELAIDA HERRERA, LA CREACIÓN TOTAL
Por Waldo González López
Fecha: 2004-08-08 Fuente: CUBARTE 

¿Quién es esta creadora que urde la trama inmemorial de su pleno arte, gracias al que fabula dibujos, óleos, cerámicas, telas... desde su fabulosa casazotea de El Vedado, quizás dédalo tropical, acaso un laberíntico cuadro del Piranesi, o tal vez otro borgiano jardín de los senderos que se bifurcan? 

Adelaida Herrera (Adela, según firma sus telas, dibujos y cerámicas), me resulta una suerte de conjunción de carreras universitarias, profesiones y oficios, con la que seduce cada día del mundo a quienes descubren su arte de hermosos deslumbramientos y técnicas sugerentes, tras las cuales se oculta un estudio/esfuerzo de años y profundos laboreos. 

Con sus acuarelas, sus leves, evanescentes colores y su capacidad alusiva —que no rechaza lo figurativo—, Adela ofrece emociones, comunica sensaciones y, sobre todo, ficciona la realidad en busca no sólo de aquellos naufragios que conmocionaron la plástica cubana sólo un lustro atrás. También está su humania/animalia, suerte de transgresora línea en que devienen sus translúcidos seres animalizados y sus bestias humanizadas.

Se trata, acaso mejor, de una mixtura, riquísima, de ambas especies, criaturas/símbolos dotadas del mayor humanismo que vence y convence por su belleza, su función plástica, donde se advierte la larga presencia de una convincente esencia que ha llenado los trabajos y los días de esta valiosa creadora, cuya humildad la lleva a mantenerse apartada del mundanal ruido de galerías, farándulas y demás ingrávidas hojarascas que no cuentan entre sus intereses de profunda creadora y formadora de jóvenes artistas. 

Al presentar el cineasta Rigoberto López Pego su más reciente muestra —«Poesía para los humanos: Los presagios de Adelaida», Galería 23 y 12, El Vedado, abril del 2001—, abordó justamente tal rigor, cuando subrayó que sus óleos sugieren como corresponde, con el tino que ello supone, personajes legendarios del panteón africano-cubano, desde una perspectiva poética, incluso más allá: lírica. Así se nos revelan el ireme, el cauri, el güije y deidades como Elegguá, para alegrarnos el espíritu, por esa fusión de plena belleza, en asunción con nuestra identidad. 

Tal impronta se advierte y disfruta en todo lo que toca esta mujer, para convertirlo en el oro de la más sugerente creación, como una Reina Midas. Así, en sus óleos, platos, vasijas, platos y telas de rico colorido estampadas a mano. 

Qué más se puede pedir a nuestra Adela quien, con su universal cubanía, refleja como pocas de sus colegas la auténtica idiosincrasia y la genuina identidad de la Isla, ya suya por tanto como la aprende de memoria y aprehende en su ígneo arte. 

Con su sensibilidad y talento, Adela —tal dijera una intelectual y amiga suya— “ha generado un estilo excepcionalmente propio, inimitable, pero que se afilia a ese imaginario de nuestra pintura cuyos pilares están entre Fidelio Ponce y Antonia Eiriz [...]. Entre esos pilares, erigió Adelaida una experiencia artística y humana difícil de emular, imposible de ser encasillada en nomenclaturas”.

EL MAIL LLEGADO DESDE CUBA

 En su mail, refería mi amigo, el artista plástico y diseñador gráfico Jorge Martell, lo siguiente:
Otra figura, protagonista en la escena de la Época de Oro del Diseño Gráfico Cubano nos acaba de abandonar, una de las pocas mujeres diseñadoras gráficas de aquella época, Adelaida Herrera. 

Trabajamos juntos por más de una década, en la Editorial Pueblo y Educación del Instituto Cubano del Libro, siendo una figura llena de dinamismo, dispuesta siempre a incorporarse a cualquiera de las últimas tendencias que nos llegaban para beneficio de nuestra profesión.

Adela fue una mujer moderna, siempre contemporánea, siempre en lo último de la moda, siempre abierta al cambio, tanto, que cuando el ejercicio de nuestra profesión tuvo dificultades económicas en el país, ella supo dedicarse más a su pintura, que ya hacía, y a la artesanía artística, y así siguió por muchos años, agrandando sin límites su espectro creativo, hasta crear… repito crear, porque aquello no era un lugar de venta de comida, era una extensión de su incansable interés creativo, creando un exquisito restaurante-galería-taller artístico, donde cada plato era un compendio de varias manifestaciones del Arte juntas, unido al Arte de satisfacer a sus clientes, convirtiéndose en un éxito comercial y artístico en nuestra ciudad, visitado por artistas e intelectuales de máxima talla nacional e internacional, y donde ella, en mi primera visita a Cuba, después de muchos años sin vernos, tuvo la amabilidad de organizar y obsequiarme una inolvidable cena para mi recibimiento, que jamás olvidaré, junto a todos mis amigos y colegas.

Hoy, cuando por suerte nuestra escena profesional tiene una gran cantidad de mujeres muy jóvenes dedicándose a la profesión, y con la coyuntura perfecta del Festival del Cartel que se avecina, que estará dedicado a la mujer en el Diseño Informacional, insto a las mujeres colegas que lo organizan, a recordar de alguna manera a esta mujer, que llevó muy en alto su Arte y su femineidad, junto a otras mujeres contemporáneas, enriqueciendo el espacio profesional que estas jóvenes disfrutan actualmente.

Quiero hacer llegar mis condolencias a toda su familia y amigos muy cercanos, en especial a sus hijos, que tienen por padre, a Ernesto Perod, también un exponente de la creatividad gráfica de aquella maravillosa época, época que también fue, una gran “puesta en escena”, de la que vamos quedando, pocos actores.
DOS OPINIONES SOBRE ADELA Y SU PALADAR
Sobre su concurrida Paladar, tras visitarla y degustar su deliciosa comida, escribiría José María Brunet en marzo del 2010:
«He visto la información del Paladar de Adela o Adelaida Herrera pintora y gran mujer, en su casa que por cierto es el paladar he cenado 4 o 5 veces y siempre sales de su casa encantado, tiene un menú estupendo con entrantes muy variados cubanos y luego un segundo plato bueno y postre y muy bien servido y luego pagas las bebidas aparte es una delicia cenar en el ático de una casa con toda la vegetación que te puedes imaginar.»


Otro criterio es el de la escritora cubana Wendy Guerra:
A las nueve de la noche podemos ir a cenar al paladar de Adelaida Herrera, excelente escultora y pintora cubana, quien en su casa atelier prepara una comida de sueños.

Esta casa, construida por sus manos, es un verdadero oasis. Ha tardado años en tomar la fuerza y el cuerpo que hoy posee, parece que nos internamos en un gran jardín botánico.


---------------------------------------
WALDO GONZÁLEZ LÓPEZ (Puerto Padre, Las Tunas, Cuba. 1946) Poeta cubano, ensayista, crítico literario y teatral, antólogo y periodista cultural. Graduado de Teatro en la Escuela Nacional de Arte (1971) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana, Universidad de La Habana (1979).
Hasta el 2011, cuando abandonó la Isla para venir a residir a Miami, integró la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en sus Asociaciones de Poesía, Literatura para Niños y Teatro.
Laboró en la Escuela Nacional de Arte (donde impartió clases de Historia de la Literatura para Niños y Jóvenes, en la Cátedra de Teatro para niños fundada por él y la actriz y directora escénica María Elena Espinosa, y de Historia del Teatro Universal y del Teatro Cubano, también creó el Archivo de Dramaturgia).
Recibió importantes distinciones por su quehacer como escritor y periodista. Colaboró con publicaciones cubanas y extranjeras con ensayos, artículos, crónicas y poemas. Sus versos han sido traducidos al inglés y francés y publicados en revistas de EUA y Francia, así como ha publicado poemarios en México y Colombia, y un volumen de ensayos sobre lectura y literatura en Ecuador.
SÍNTESIS BIOGRÁFICA:
Estudia el preuniversitario en la ciudad de Holguín y lo abandona para trasladarse a la capital, donde primero cursa el idioma francés, luego estudia Teatro en la Escuela Nacional de Arte (ENA) y, más tarde, la carrera de Literatura Hispanoamericana, en la Universidad de La Habana, de las que se graduó, respectivamente, en 1969 y 1979.
Integró el Centro Cubano de la Asociación Internacional de Teatristas para la Infancia (ASSITEJ, auspiciada por la UNESCO); las Asociaciones de Artistas Escénicos y de Escritores de la UNEAC (Secciones de Poesía, Traducción Literaria y Literatura para Niños y Jóvenes). Fue Asesor del Teatro Nacional de Cuba.
En la Isla, publicó una quincena de poemarios, un volumen de ensayo, dos de crítica literaria y otro de crónicas, así como diversas antologías de poesía y poesía para niños, décima y décima para niños, cuento y teatro.
Ha traducido del francés, entre otros, a los importantes poetas Jacques Prévert, Marie de France, Molière y Joachim du Bellay. En 1994 apareció su antología París at night, del poeta francés Jacques Prévert (con selección y traducción suyos) Asimismo, en 1994 le solicitaron versiones de textos de importantes poetas de Polonia, luego incluidas en la antología Poesía polaca (Editorial Arte y Literatura, 1994).
Tradujo y dio a conocer en Cuba a la importante poeta contemporánea canadiense Denise Boucher, ex Presidenta de los Escritores de Québec, de quien vertió al español varios textos, publicados en un número especial de la revista Casa de las Américas.
Ensayos suyos fueron incluidos en varias antologías como: Nuevos críticos cubanos, Acerca de Manuel Cofiño y Valoración múltiple: Onelio Jorge Cardoso.
Su labor como poeta, ensayista, crítico y antólogo ha sido reconocida entre otros, por las pedagogas y antólogas puertorriqueñas Flor Piñeiro e Isabel Freire de Matos en su Literatura Infantil Caribeña; el profesor y ensayista jamaicano Keith Ellis, residente en Canadá, en su estudio Cuba’s Nicolás Guillén: Poetry and Ideology, y el antólogo y ensayista español Antonio Merino en su Nueva poesía cubana.
En el ámbito nacional, diversos ensayistas y críticos de prestigio se han ocupado de sus múltiples libros. Así, el ensayista, poeta y narrador Antonio Gutiérrez Rodríguez, quien en su volumen Estudios sobre la décima, incluye un estudio sobre sus espinelas.
En Cuba, fue jurado consuetudinario en eventos literarios, teatrales y de periodismo cultural, y participó en Congresos de la UNEAC, foros y otros encuentros con especialistas nacionales y de otros países.
Desde 1990 hasta 2001, fue periodista cultural de la revista Bohemia. Antes laboró en otras como Mujeres y Muchacha, de la que fue uno de sus fundadores en 1980.
INTERÉS POR LA POESÍA:
Un buen día de su adolescencia y, sin las muchas lecturas que vinieron después, tras leer El reino de este mundo, de Alejo Carpentier, su novela que más le sigue gustando, escribió su primer poemario (inédito) “A ras del tiempo”, a partir de hechos de realismo mágico y de lo real maravilloso, acontecidos en nuestra América fabulosa. Tal fue su iniciación seria con la poesía.
RECONOCIMIENTOS:
Diploma al Resultado Científico por su Colaboración a la nueva Historia de la Literatura Cubana, en tres volúmenes, otorgado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.
El Laúd y la Medalla del Cucalambé, impuestas por el Poder Popular provincial de Las Tunas.
El Diploma por la Labor Realizada en Apoyo a la Décima, concedida por la Universidad “Camilo Cienfuegos”, de Matanzas.
Reconocimiento por su labor Escritor y Crítico Literario otorgado por la Presidencia del Instituto Cubano del Libro.
Medalla “Raúl Gómez García”.
Primera Mención, Concurso “Plural” (México, 1990) a su poemario Salvaje nostalgia.
Premio "13 de Marzo" 1976, Universidad de La Habana, a su poemario para niños “Poemas y canciones”, publicado en 1977.
Premio “La Edad de Oro” de Canción para Niños.
Primera Mención Concurso “La Edad de Oro” a su poemario Poemas y canciones.
BIBLIOGRAFIA ACTIVA
SELECCIÓN DE SUS POEMARIOS:
Salvaje nostalgia (Mención Concurso “Plural”, México, 1991; publicado en Cuba ese año).Casablanca (Colombia, 1995). Las palabras prohibidas (antología de su poesía, entre 1983 y 1995; Cuba, 1997). Ferocidad del destino (2010). Espinelas con espinas (décimas, 1981).Que arde al centro de la vida (décimas, 1983), Estos malditos versos (décimas, México, 1999; Cuba, 2001.
CRITICA LITERARIA:
Escribir para niños y jóvenes (1983). La décima dice más (2004). La décima, ¿sí o no? (2006).
CRONICAS:
Niebla en la memoria (1990).
POEMARIOS PARA NIŇOS:
Poemas y canciones (1977). Donde cantan los niños (1983). Jinetes del viento (1989). Libro de Darío Damián (décimas, 1995).Voces de la querencia (2004).
ANTOLOGIAS DE TEATRO:
La soledad del actor de fondo (primera antología del monólogo teatral cubano), 1999. Teatro cubano de fin de siglo (cinco piezas en un acto, 2001).
OTROS LIBROS.
Entre el 2001 y el 2011 publicó, además:
Viajera intacta del sueño. Antología de la décima cubana (2001). Añorado encuentro. Poemas cubanos sobre boleros y canciones (2001). Este amor en que me abraso. Décimas de José Martí (2003). De tu reino la ventura. Décimas a las madres (2003). Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana (2004). La lectura, ese resplandor (antología de textos sobre literatura y lectura, (Ecuador, 2009). Esta cárcel de aire puro. Panorama de la décima cubana en el siglo XX (en coautoría con Mayra Hernández Menéndez; Editora Abril, en 2 volúmenes: 2009 y 2010).
LIBROS ÍNÉDITOS:
Libro de Rodrigo Damián (poesía para niños).
EN MIAMI:
Desde su arribo a Miami en julio de 2011, ha tenido una amplia participación en la vida cultural y en numerosos eventos, como los siguientes:
2011
-El teatrista y creador de la web teatroenmiami.com Ernesto García lo invita a colaborar con esta página (premiada por Google) y le ofrece una columna.
-Integra el jurado de la primera edición del Festival de Teatro de Pequeño Formato, de la Compañía ArtSpoken, dirigida por Yoshvani Medina.
-Conforma el equipo de colaboradores del anual Festival del Monólogo Latinoamericano, de la Compañía Havanafama, dirigida por Juan Roca.
-Es invitado a colaborar con la revista digital Palabra Abierta, por su fundador: el narrador, poeta y ensayista cubano Manuel Gayol Mecías.
2012
-Merece el Tercer Premio de Poesía del X Concurso Internacional “Lincoln-Martí”.
-Invitado por el destacado teatrista Matías Montes Huidobro, lee su ponencia «Nostalgia y crítica en la dramaturgia de Cristina Rebull», en el Congreso Internacional «Celebrando a Virgilio Piñera», celebrado del 12 al 15 de enero en la Universidad de Miami.
-Es invitado a colaborar en el blog Gaspar. El Lugareño, por su creador Joaquín Estrada Montalván.
2013
-Invitado por la Presidencia del Gremio Artístico Latinoamericano. GALA (integrada por la teatrista boricua Maddy Rivera y el escritor cubanoamericano Antonio Armenteros) integra la nueva agrupación.
-A petición de la Presidencia de GALA, funge como Jurado del Concurso Internacional de Poesía «Facundo Cabrales».

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator