Sunday, November 1, 2015

Sobre palomas. El buchón de origen español (por Rodrigo de la Luz)



Es una paloma con un pico menos cónico que el buchón tradicional. El movimiento del cuello es mas tiritante, sus hábitos en tierra y en vuelo son: flexibles, agiles, compulsivos, comparados a los de un esgrimista. Con respecto a las plumas, son exactas a las del buchón de robo o paloma de conquista que ya había evolucionado en Cuba; aunque se puede observar en algunas un ligero color gris en el borde o escotadura de las plumas del manto de la pechuga, de las remeras secundarias y primarias. No así en las cobijas de la rabadilla, de las alas o del área de la cola.

La mandíbula inferior del pico es muy común, las narices también, pero la mandíbula superior denota cierta belleza al igual que la nuca y el redondeado cráneo.

Son voladoras por excelencia, forofas; es decir entusiastas. La velocidad no es en ellas una gran virtud, su virtud consiste en sus maromas; (la detención del aleteo en pleno vuelo, su desplegar temperamentoso, la facilidad para planear y ascender o descender de un nivel a otro. Da la impresión de que no se cansan, sin embargo regresan exhaustas a más no poder, pero en diez o en quince minutos ya están listas para emprender un nuevo vuelo; todo esto debido a su gran seducción heredada del morocelo; así como su voluptuosidad.

Su radio de acción se extiende similar al de un mensajero (perfecto para el palomero que le gusta tomar riesgos).

Ya en tierra o en la buchera si le miras a los dedos; las uñas y los tarsos, parecen nuevamente las de un buchón común, pero algo en ellas denota fortaleza, superioridad en el agarre, símbolo de poderío.

La manera en la que las cobijas cubren los tobillos es casi exacta a las de otras muchas especies: Siguiendo con la observación "en tierra o en la buchera" son ardientes, irritables, al menor revoloteo de una de las vecinas que convive en el palomar las otras se colman de una impaciencia extrema, casi insoportable.

El rugido del macho es más intenso que el de la hembra, en ocasiones es muy agudo casi semejante al aullido de un lobo joven, O al de un joven demonio nocturno.

Son de gran carácter; en el sentido que si cambian de casa, o sea si se les vende, se les nota indignadas, indómitas.

Se aguantan, permanecen ariscas alrededor de una o dos semanas y esa es precisamente una de las pruebas de rigor. Durante ese periodo de adaptación su temperamento ardiente, agresivo, forofo se ve opacado por un gran silencio. Una postura sigilosa, amenazante como esperando un descuido del palomero para darse a la fuga es todo lo que pueden ofrecernos.

Son buenos criadores como sus primos los mensajeros o correos. Al menos que las manos del hombre las separen las parejas perduran de por vida.

Su alimentación consiste en granos variados, según el gusto, la situación económica del palomero y las necesidades de la temporada. No pueden faltar en su dieta el Calcio, la vitamina B12, el Potassium, el Zinc, el Leucine, etc. Así como gran cantidad de sol, si es posible aire natural no aire acondicionado, ni ventiladores - muy comunes- que remueven el aire vaporoso, con lo cual se recomienda palomares abiertos con ventanas y mallas, no construcciones herméticamente cerradas.




----------------------------------- 

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator