Wednesday, March 26, 2014

La Tula a dos siglos de su nacimiento, ¿de qué Avellaneda estamos hablando? (por Carlos A. Peón-Casas)

Creo de entrada que nuestra Tula se hubiera opuesto a tanto jolgorio con motivo de los doscientos años de sus natales. Es la reacción más clásica, de quienes tienen conciencia de su gloria pero no la rebajan, permitiendo que se les ensalce y se les glorifique en afanes celebratorios prodigados casi siempre a destiempo.

Instuyo, que el verdadero sentir de la excelsa poetisa, la narradora impecable y la teatrista de grandes talentos, hubiera sido un homenaje sencillo, más natural: quizás bastara la humilde voz que desgranara sus mejores versos en el crepúsculo de esta ciudad, y que fue la suya hace dos siglos, donde sus versos revolotearon en pos de sus primeros e inconfesados amores adolescentes. 

Bastaba entonces con muy poco para recordarla. Ojalá que la multitud de agasajos sirvieran a la postre para lo que al final amerita su recuerdo: la perdurabilidad del largo opus de sus creaciones que duermen, desconocidos y rara vez revisitadas, el largo sueño del olvido.

Ojalá que luego de apagados los ecos laudatorios proferidos a los cuatro vientos, sus textos imperecederos , como otro Lázaro, escucharan la gozosa y luminiscente voz resucitadora.

En Camagüey, antes Puerto Príncipe, a 24 de marzo de 2014.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator