Tuesday, January 14, 2014

Crónica: El incambiable Luis Carbonell (por Waldo González López)

Sin duda, el emblemático Luis Carbonell, desde muchos años atrás, ha sido el gran divulgador de la mejor poesía hispanoamericana, y no sólo de tema afro o ‘mulata’, como lo encasillaron algunos. 

No. Desde 1949 el justamente denominado «Acuarelista de la Poesía Antillana» ha sido, es y será (ojalá que por mucho tiempo todavía) quien, por su amplia cultura literaria y, en especial, poética (gracias a su amor por el mejor verso escrito en nuestra lengua), ha sido, es y será quien mejor ha representado la Poesía, así en mayúscula. 

Asimismo, por su decidida vocación oral (en la que nadie ha podido superarlo en nuestra lengua… ni la misma Berta Singermann, según aseguran algunas figuras que lo vieron actuar en escenarios cubanos y norteamericanos), ha sido, es y será (ojala que por mucho tiempo todavía) el guía de tantos intérpretes de la oralidad poética y narrativa.

Tal bien ha señalado el poeta y ensayista cubano Virgilio López Lemus, “sin su voz de gran juglar, dormirían dentro de la tapa cerrada de libros poco frecuentados. Su virtud es hallar la joya lírica y expresiva donde otros no la ven, y ponerla de relieve. Él es un artista del mestizaje creativo, propio no solo de la identidad cubana, sino de la convergencia identitaria caribeña”. 

López Lemus también apuntó que “Sus dotes histriónicas, ejercitadas en espectáculos de teatro unipersonal, se manifiestan en su meticulosa interpretación de obras de numerosos poetas (Guillén, Tallet, Ballagas, Pedroso, Loynaz, Acosta, los españoles Camín y García Lorca, el puertorriqueño Palés Matos, el venezolano Aquiles Nazoa, el dominicano José Antonio Alix y un largo etcétera), y lo sitúan como caso único dentro de nuestra tradición artística, no porque no haya habido otros declamadores, no porque no poseamos (y muy buenos) directores o asesores musicales, sino porque él en sí mismo es una singularidad del mejor relieve artístico».

SU «HERMANA» ESTHER BORJA

Por su larga amistad y admiración con su «hermana» Esther Borja (tal él definiría siempre a la recién desaparecida e inolvidable cantante: nuestra inolvidable “Damisela Encantadora”), grabó en 1956 el recordado disco de larga duración: Esther Borja canta a dos, tres y cuatro voces —donde ella interpreta clásicos de nuestra cancionística a varias voces—, concebido por éste, su inseparable colegamigo, acompañado al piano por Numidia Vaillant. Por supuesto, Luis lo produjo y dirigió artísticamente.

Aquí incluiría clásicos de la cancionística cubana como, entre otros, Te odio, me odias (Ernestina Lecuona y Félix B. Caignet), En el sendero de mi vida (Oscar Hernández), Noche azul (Ernesto Lecuona), Ausencia (Jaime Prats), La tarde (Sindo Garay), Ojos brujos (Gonzalo Roig) y Longina (Manuel Corona). Por su calidad, se reeditaría, en formato CD, y merecería Premio Especial del Festival Cubadisco de 2004. 

EL MEJOR ASESOR Y EL MEJOR REGALO

Su asidua asesoría a numerosos grupos musicales como (entre muchos otros, los de Orlando de la Rosa, las D’Aida, el Cuarteto del Rey, el Trío Antillano y Los Cañas) le haría acreedor de más de sesenta discos, entre ellos el preferido por el distintivo artista, toda vez que constituyó el mejor el reconocimiento a su arte mayor: El Grupo León Jiménez, constituido por fans de Santo Domingo auspició la grabación, en abril de 2003 y en su propia voz, del incambiable CD, que este cronista calificara de “genuina joya poético-discográfica”. 


Aún recuerdo que, apenas grabado por sus amigos dominicanos y de vuelta a La Habana, Luis me llamó con la mejor noticia: “Waldo, quiero que vengas a recoger un regalo que te traje: el hermoso disco La mulata, Ñáñigo al cielo y otros poemas”. 

Cierto, hermoso regalo y justo reconocimiento por la sostenida calidad de su arte peculiar, único, donde declama veintitrés textos de los mejores poetas hispanoamericanos durante casi una hora.


En el prólogo del disco-libro (que incluye los textos poéticos, fotos de sus actuaciones en distintas épocas y espacios, caricaturas de Blanquito y cuya excelente factura es la mejor invitación a leer los poemas y escuchar las grabaciones), nos dice José A. León Asensio, Presidente del Grupo León Jiménez, quien así prefiguraba la apertura oficial de la institución cultural en octubre de 2003:

El arte de Luis Carbonell ha pervivido en la memoria colectiva de los dominicanos por más de cinco décadas, desde que a principios de los años cincuenta, su voz se diera a conocer en todo el territorio nacional a través de las más potentes emisoras cubanas.
En el año 1958, su primera gira por el país acabó de consagrarlo como uno de los artistas más queridos y admirados por los dominicanos, y desde entonces, muchos giros del habla popular cubana de aquellas estampas de su repertorio, se convirtieron en expresiones cotidianas de nuestro pueblo. 

El camino recorrido por Luis Carbonell durante sus sesenta años de vida artística ininterrumpida, en constante proceso de evolución, lo ha llevado a crear su propio espacio dentro de un género que ha alcanzado con él los más altos niveles de excelencia.

Para el Grupo León Jiménez constituye un privilegio patrocinar la presente grabación de este gran artista de América, que ha plasmado en interpretaciones de indudable trascendencia, esta antología de veintitrés poemas de las voces más altas de la poesía del Caribe.
 

Otro intelectual dominicano, Arístides Incháustegui, califica al cubano, en su artículo «El arte de Luis Carbonell» (también incluido en el libro-disco), como “un artista único en su género”, y recuerda un dato que muchos desconocen u olvidan: Luis fue el creador en su país del unipersonal (stand-up), pues dramatizaba cuentos del repertorio universal, incorporando los distintos personajes de cada texto. Así, apenas apoyado por mínimos elementos escenográficos, llegaría a encarnar hasta 17 voces en un solo espectáculo. 

Sobre la permanencia de Luis en el gusto popular de los dominicanos, afirma Incháustegui:
Carbonell visitó por primera vez la República Dominicana en 1958. En esa oportunidad, la impronta que dejaron sus actuaciones en la capital y en diversos pueblos del interior del país fue tan duradera, que a su regreso en 1987, el público dominicano respondió masivamente a esta nueva serie de presentaciones suyas. Retorno al país en 1991 para presentarse en la capital. 

La Vega, Santiago y Puerto Plata, siempre con el mismo éxito.

Auxiliado por su voz redonda, «azul», grave y dúctil, Luis Carbonell ha desarrollado un estilo de declamación muy personal con el que ha logrado una mayor profundidad en su arte, que lo ha llevado a trascender su condición de cubano para convertirlo en hombre universal con un mensaje de integración cósmica.
Recuerdo, particularmente otro reconocimiento recibido, por el Maestro, esta vez en Cuba: el documental A cuatro voces, estrenado en el cine “23 y 12”, del Vedado. Realizado pocos años atrás por el experimentado realizador televisual Tony Lechuga y asesorado por Miguel de la Uz (el desaparecido cantante y ex integrante del destacado cuarteto Los Modernistas), en este apreciado material fue entrevistada esta genuina figura de nuestra cultura, guía de la casi totalidad de los cuartetos cubanos.

Y otro homenaje singular que ahora evoco fue el espectáculo de valía, en el que intervinieron los actores Asseneh Rodríguez, Carlos Ruiz de la Tejera y Mario Aguirre; los cantantes Rosita Fornés, Bárbara Llanes, Lourdes Torres, Gilberto Aldanás, Raquel Hernández y Coco Freeman; el Premio Nacional de Música, compositor y director orquestal Roberto Varela, la Camerata Romeu, el pianista Ulises Hernández (quien el próximo fin de semana se presentará, con la cantante Miriam Ramos, en el On Stage Black Box del Miami Dade County Auditorium), el Grupo Vocal Voces, los Ballets Laura Alonso y de la Televisión Cubana, la Compañía de Danza Santiago Alfonso y Los Papines, presentado por la locutora y periodista Rosalía Arnáez. 

Fue una noche de genuina cubanía la que nos ofreció este elenco de alto nivel que, sin duda alguna, reunió lo mejor de la música, la actuación, el ballet y la danza cubanas contemporáneas. 

UN ARTISTA CUBANO IMPRESCINDIBLE


Más, mucho más podría escribir sobre el gran artista cubano, cuya extensa e intensa trayectoria merece también mucho más. Pero se agradecen estos justos y necesarios homenajes, concedidos por figuras de las culturas dominicanas y cubanas, al querido Luis Carbonell, a quien desde mi columna de los martes en El Lugareño, le digo: Gracias, Maestro, por existir para el arte y para todos los cubanos de las dos orillas y del resto del mundo.



---------------------------------------
WALDO GONZÁLEZ LÓPEZ (Puerto Padre, Las Tunas, Cuba. 1946) Poeta cubano, ensayista, crítico literario y teatral, antólogo y periodista cultural. Graduado de Teatro en la Escuela Nacional de Arte (1971) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana, Universidad de La Habana (1979).
Hasta el 2011, cuando abandonó la Isla para venir a residir a Miami, integró la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en sus Asociaciones de Poesía, Literatura para Niños y Teatro.
Laboró en la Escuela Nacional de Arte (donde impartió clases de Historia de la Literatura para Niños y Jóvenes, en la Cátedra de Teatro para niños fundada por él y la actriz y directora escénica María Elena Espinosa, y de Historia del Teatro Universal y del Teatro Cubano, también creó el Archivo de Dramaturgia).
Recibió importantes distinciones por su quehacer como escritor y periodista. Colaboró con publicaciones cubanas y extranjeras con ensayos, artículos, crónicas y poemas. Sus versos han sido traducidos al inglés y francés y publicados en revistas de EUA y Francia, así como ha publicado poemarios en México y Colombia, y un volumen de ensayos sobre lectura y literatura en Ecuador.
SÍNTESIS BIOGRÁFICA:
Estudia el preuniversitario en la ciudad de Holguín y lo abandona para trasladarse a la capital, donde primero cursa el idioma francés, luego estudia Teatro en la Escuela Nacional de Arte (ENA) y, más tarde, la carrera de Literatura Hispanoamericana, en la Universidad de La Habana, de las que se graduó, respectivamente, en 1969 y 1979.
Integró el Centro Cubano de la Asociación Internacional de Teatristas para la Infancia (ASSITEJ, auspiciada por la UNESCO); las Asociaciones de Artistas Escénicos y de Escritores de la UNEAC (Secciones de Poesía, Traducción Literaria y Literatura para Niños y Jóvenes). Fue Asesor del Teatro Nacional de Cuba.
En la Isla, publicó una quincena de poemarios, un volumen de ensayo, dos de crítica literaria y otro de crónicas, así como diversas antologías de poesía y poesía para niños, décima y décima para niños, cuento y teatro.
Ha traducido del francés, entre otros, a los importantes poetas Jacques Prévert, Marie de France, Molière y Joachim du Bellay. En 1994 apareció su antología París at night, del poeta francés Jacques Prévert (con selección y traducción suyos) Asimismo, en 1994 le solicitaron versiones de textos de importantes poetas de Polonia, luego incluidas en la antología Poesía polaca (Editorial Arte y Literatura, 1994).
Tradujo y dio a conocer en Cuba a la importante poeta contemporánea canadiense Denise Boucher, ex Presidenta de los Escritores de Québec, de quien vertió al español varios textos, publicados en un número especial de la revista Casa de las Américas.
Ensayos suyos fueron incluidos en varias antologías como: Nuevos críticos cubanos, Acerca de Manuel Cofiño y Valoración múltiple: Onelio Jorge Cardoso.
Su labor como poeta, ensayista, crítico y antólogo ha sido reconocida entre otros, por las pedagogas y antólogas puertorriqueñas Flor Piñeiro e Isabel Freire de Matos en su Literatura Infantil Caribeña; el profesor y ensayista jamaicano Keith Ellis, residente en Canadá, en su estudio Cuba’s Nicolás Guillén: Poetry and Ideology, y el antólogo y ensayista español Antonio Merino en su Nueva poesía cubana.
En el ámbito nacional, diversos ensayistas y críticos de prestigio se han ocupado de sus múltiples libros. Así, el ensayista, poeta y narrador Antonio Gutiérrez Rodríguez, quien en su volumen Estudios sobre la décima, incluye un estudio sobre sus espinelas.
En Cuba, fue jurado consuetudinario en eventos literarios, teatrales y de periodismo cultural, y participó en Congresos de la UNEAC, foros y otros encuentros con especialistas nacionales y de otros países.
Desde 1990 hasta 2001, fue periodista cultural de la revista Bohemia. Antes laboró en otras como Mujeres y Muchacha, de la que fue uno de sus fundadores en 1980.
INTERÉS POR LA POESÍA:
Un buen día de su adolescencia y, sin las muchas lecturas que vinieron después, tras leer El reino de este mundo, de Alejo Carpentier, su novela que más le sigue gustando, escribió su primer poemario (inédito) “A ras del tiempo”, a partir de hechos de realismo mágico y de lo real maravilloso, acontecidos en nuestra América fabulosa. Tal fue su iniciación seria con la poesía.
RECONOCIMIENTOS:
Diploma al Resultado Científico por su Colaboración a la nueva Historia de la Literatura Cubana, en tres volúmenes, otorgado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.
El Laúd y la Medalla del Cucalambé, impuestas por el Poder Popular provincial de Las Tunas.
El Diploma por la Labor Realizada en Apoyo a la Décima, concedida por la Universidad “Camilo Cienfuegos”, de Matanzas.
Reconocimiento por su labor Escritor y Crítico Literario otorgado por la Presidencia del Instituto Cubano del Libro.
Medalla “Raúl Gómez García”.
Primera Mención, Concurso “Plural” (México, 1990) a su poemario Salvaje nostalgia.
Premio "13 de Marzo" 1976, Universidad de La Habana, a su poemario para niños “Poemas y canciones”, publicado en 1977.
Premio “La Edad de Oro” de Canción para Niños.
Primera Mención Concurso “La Edad de Oro” a su poemario Poemas y canciones.
BIBLIOGRAFIA ACTIVA
SELECCIÓN DE SUS POEMARIOS:
Salvaje nostalgia (Mención Concurso “Plural”, México, 1991; publicado en Cuba ese año).Casablanca (Colombia, 1995). Las palabras prohibidas (antología de su poesía, entre 1983 y 1995; Cuba, 1997). Ferocidad del destino (2010). Espinelas con espinas (décimas, 1981).Que arde al centro de la vida (décimas, 1983), Estos malditos versos (décimas, México, 1999; Cuba, 2001.
CRITICA LITERARIA:
Escribir para niños y jóvenes (1983). La décima dice más (2004). La décima, ¿sí o no? (2006).
CRONICAS:
Niebla en la memoria (1990).
POEMARIOS PARA NIŇOS:
Poemas y canciones (1977). Donde cantan los niños (1983). Jinetes del viento (1989). Libro de Darío Damián (décimas, 1995).Voces de la querencia (2004).
ANTOLOGIAS DE TEATRO:
La soledad del actor de fondo (primera antología del monólogo teatral cubano), 1999. Teatro cubano de fin de siglo (cinco piezas en un acto, 2001).
OTROS LIBROS.
Entre el 2001 y el 2011 publicó, además:
Viajera intacta del sueño. Antología de la décima cubana (2001). Añorado encuentro. Poemas cubanos sobre boleros y canciones (2001). Este amor en que me abraso. Décimas de José Martí (2003). De tu reino la ventura. Décimas a las madres (2003). Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana (2004). La lectura, ese resplandor (antología de textos sobre literatura y lectura, (Ecuador, 2009). Esta cárcel de aire puro. Panorama de la décima cubana en el siglo XX (en coautoría con Mayra Hernández Menéndez; Editora Abril, en 2 volúmenes: 2009 y 2010).
LIBROS ÍNÉDITOS:
Libro de Rodrigo Damián (poesía para niños).
EN MIAMI:
Desde su arribo a Miami en julio de 2011, ha tenido una amplia participación en la vida cultural y en numerosos eventos, como los siguientes:
2011
-El teatrista y creador de la web teatroenmiami.com Ernesto García lo invita a colaborar con esta página (premiada por Google) y le ofrece una columna.
-Integra el jurado de la primera edición del Festival de Teatro de Pequeño Formato, de la Compañía ArtSpoken, dirigida por Yoshvani Medina.
-Conforma el equipo de colaboradores del anual Festival del Monólogo Latinoamericano, de la Compañía Havanafama, dirigida por Juan Roca.
-Es invitado a colaborar con la revista digital Palabra Abierta, por su fundador: el narrador, poeta y ensayista cubano Manuel Gayol Mecías.
2012
-Merece el Tercer Premio de Poesía del X Concurso Internacional “Lincoln-Martí”.
-Invitado por el destacado teatrista Matías Montes Huidobro, lee su ponencia «Nostalgia y crítica en la dramaturgia de Cristina Rebull», en el Congreso Internacional «Celebrando a Virgilio Piñera», celebrado del 12 al 15 de enero en la Universidad de Miami.
-Es invitado a colaborar en el blog Gaspar. El Lugareño, por su creador Joaquín Estrada Montalván.
2013
-Invitado por la Presidencia del Gremio Artístico Latinoamericano. GALA (integrada por la teatrista boricua Maddy Rivera y el escritor cubanoamericano Antonio Armenteros) integra la nueva agrupación.
-A petición de la Presidencia de GALA, funge como Jurado del Concurso Internacional de Poesía «Facundo Cabrales».

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator