Tuesday, December 10, 2013

Crónica: Senén, eres Sensacional (por Waldo González López)

Si escribo el nombre de Absón Senén Suárez Hernández, seguro muchos, menos aún en Miami, no sabrán de quién hablo. Pero si digo sencillamente Senén Suárez, si no todos, muchos, la mayoría saben de quién hablaré ahora mismo. Lo que sí muchos ignoran es que él tocaba el tres con la mano siniestra (o izquierda), algo no común entre los intérpretes del popular cordófono, instrumento nacional cubano. 

Los que peinamos canas, recordamos a este jovial matancero que, nacido en el matancero pueblo de Manguito en 1922, vendría a fallecer sólo pocas semanas atrás, el 6 de octubre, a los 91 años de edad, en su hogar del Vedado, visitado a menudo por el cronista que ahora teclea con nostalgia, al recordar la bonhomía del valioso creador cubano.

Al maestro, me uniría una tardía pero cercana amistad, gracias a nuestra coincidencia en la web Cubarte, donde ambos colaborábamos: él en su columna Reflexiones y Vivencias y quien escribe en la suya de literatura. 

Desde muy joven descollaría en el amplio panorama musical del país y, en particular, haría brillar, con no pocos y logrados éxitos —suyos y de otros autores cubanos y extranjeros—, la radio, la TV y los cabarés capitalinos con su gustado Combo, durante las décadas de los ’60 y ’70.

LOS INICIOS 

Para hablar de este notable músico cubano, hay que remontarse a sus inicios, cuando, apenas adolescente, recibiría sus primeras clases de tres con su primer maestro Sabino Peñalver, y de teoría, solfeo y armonía con otros músicos de la década del 30. Por esta época, integra grupos musicales, como las Orquestas de Ito y de los Hermanos Valladares, para ya luego lograr sus primeros triunfos, tras resultar ganador en la Corte Suprema del Arte, popular programa radial de ese tiempo. 

Otros momentos y otros espacios tendría quien sería uno de nuestros más afamados compositores e instrumentistas, por su colaboración con el Conjunto de Gales (donde tocó el tres) y el de Luis Plat y sus Guaracheros (con la guitarra prima). 

Asimismo, fundó el Conjunto Colonial e integró el equipo de Celso Vega y su Quinteto, con los que realizaría grabaciones para la Panart. Más tarde formaría parte de Los Guaracheros de Oriente, bajo la dirección del inolvidable Ñico Saquito, y del Conjunto Ernesto Grenet, acompañante durante varios años de figuras de gran popularidad, como Rita Montaner.

MÁS TRIUNFOS

En 1950 organiza el tándem que le daría la mayor celebridad: el Conjunto Senén Suárez con el que grabaría en 1952 para la firma Puchito, el emblemático “Guaguancó callejero”, de Ignacio Piñeiro, cuya popularidad le abriría las puertas de disqueras como la RCA Víctor. 

En 1957 graba con los maestros Orestes Urfé, Walfredo de los Reyes, Tata Güines, Gustavo Tamayo, El Pibe, Homero y Adriano Rodríguez, el LD Los mejores músicos de Cuba y publica un método de guitarra (con seis ediciones hasta la fecha); por esos años ofrece también célebres solos instrumentales de guitarra en el Salón Rosado, del Hotel Capri. 

Ya en 1959 reestructura el antiguo conjunto para convertirlo en la que sería una de las agrupaciones más populares de los ’60 y ’70: el Combo de Senén Suárez, con nuevos éxitos en la música instrumental, tal el tan gustado tema del filme homónimo La muchacha de la valija, así como “El primer beso” y “Vi un león”. Igualmente están en esos años las noches con su conjunto en el Cabaret Tropicana que hicieron época.

UN GRAN CATÁLOGO 

Impresionante catálogo el de Senén que, con más de cien obras distribuidas en los más diversas géneros, abarca un amplio espectro que va desde el son hasta el rock, pasando por el bolero, la guaracha, la guajira y la rumba (en distintas modalidades), y tantas otras expresiones de nuestra rica música popular.

Recuerdo ahora números de gran aceptación, como “Mi bumba né”, “Vengo cepillando”, “Dele pena”, “Sandunguéate”, “La sopa en la botella”, “Soy campesino, “Mi noble querer”, “Ahí namá quiero el ritmo”, “Qué sabroseao”, “Guasabeando el rock and roll” y otros que le atrajeron los aplausos y la admiración de todos. 

Con tal catálogo, donde se incluye su clásico bolero “Eres sensacional” —que haría época en la voz de Alfonsín Quintana—, la música de nuestro compositor, arreglista, tresero, guitarrista y director de grupos sería llevada al cine y a muchos discos por las prestigiosas voces de Celia Cruz, Benny Moré, Fernando Álvarez, Bienvenido Granda, Nelson Pinedo, Carlos Argentino, Oscar D’ León, como por conjuntos de la talla de la Sonora Ponceña, la Orquesta Aragón y tantas otras que harían interminable esta relación. 

OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS 

El mundo del espectáculo, las giras artísticas y los medios masivos le ocuparían no poco de su preciado tiempo al autor. Programas estelares televisuales (Telefiesta) como radiales en varias emisoras (RHC Cadena Azul, Progreso, Liberación y COCO), con espacios dedicados a su creación, así como giras (Venezuela en los’50 y, a partir de los ’60, Indonesia, Canadá, URSS, Guinea, Nicaragua, Granada y Angola, entre otras múltiples actuaciones y países), conforman su asombroso currículo artístico. 

Pocos años atrás, lo entrevisté y, siempre sencillo, me confesó diversos aspectos de su vida en la música, algunos de los cuales transcribo ahora para El Lugareño:
Maestro, usted se retiraría en 1988, con cerca de 150 composiciones, más de cien grabadas en numerosos discos. ¿Cuál fue la que primero grabó?

-Fue Mi bumbabé en 1945 y la grabó Cascarita con la orquesta Casino de la Playa.

¿Hay nuevos CD grabados? 

-Sí, se grabó en España, en 1994, Guaguancó callejero; luego sería Alborada, en el Madrid de 1998, con tres números míos del 46 y el 47: “La cuenta del vigilante”, “Siempre te adoraré” y “Toda una eternidad”. También Regreso feliz, en el 2002, con 19 temas, entre ellos mi bolero “Eres sensacional”, que canta Fernando Álvarez, quien igualmente hizo “Mi falso querer”, como se incluye “Soy campesino”, en la voz del inolvidable Benny Moré.

Senén, usted cantó con inolvidables del bolero y el son...

-Bueno, cierto, Waldo, porque, entre otros, canté con Orlando Vallejo, Tony Tejera, Roberto Valdés, Estanislao (Laíto) Sureda, Raúl Planas, Paulina Álvarez, Bobby Leonard, Edelia Ferrer, Pedro Gómez y tantos otros... 
Si aún joven publicó un método de guitarra, en su plena madurez y con experiencia adquirida —ya jubilado, tras la investigación y el estudio durante más de un lustro—, entregaría un sólido trabajo sobre uno de los más ricos complejos de nuestra música popular: Las raíces del son

Dedicado «a mis padres Hilario y Lorenza» y presentado en la Barcelona de 1998, por dos prestigiosas musicólogas cubanas, las doctoras María Teresa Linares y Victoria Eli, resultaría un suceso en el mundo especializado de Hispanoamérica.


Al maestro Senén Suárez le serían otorgadas algunas de las distinciones que confieren a las altas personalidades de la cultura cubana, como Orden por la Cultura Nacional, la Medalla Adolfo Guzmán 2000 y varios reconocimientos de la Asociación de Músicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y el Centro Promotor de la Música Benny Moré, con motivo de cumplir, años atrás un 30 de julio, su aniversario 80 este notable compositor e instrumentista cubano, cuya muerte dejó vacío en la música popular cubana, cuya riqueza y difusión tanto él apoyó, como creador e investigador.


Laito Sureda y Senen Suárez - Ay que ricura  
------------------------------------------------------- 



 Senen Suárez Y Su Conjunto -  Malanga Murió 

---------------------------------------
Waldo González López. Poeta, ensayista, critico teatral y literario, periodista cultural. Publica en varias páginas: Sobre teatro, en teatroenmiami.com, Sobre literatura, en Palabra Abierta y sobre temas culturales, en FotArTeatro, que lleva con la destacada fotógrafa puertorriqueña Zoraida V. Fonseca y, en el blog Gaspar, El Lugareño.  

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator