Tuesday, July 23, 2013

Aisar Abdalá Jalil: El Signo del Deseo (por Waldo González López)


 
 
Aisar Abdalá Jalil:
 El Signo del Deseo


 
por Waldo González López


“No recuerdo el amor, sino el deseo.”
Severo Sarduy

Cada nueva exposición del artista plástico cubano Aisar Jalil es un regalo para los sentidos, una ofrenda al eterno y siempre renovado placer del sexo, una suerte de regalo al más universal de los placeres que nos otorgamos los humanos.

Nacido en el Camagüey de 1953 (hermosa ciudad y patria chica de tres grandes poetas: Gertrudis Gómez de Avellaneda, Emilio Ballagas y Nicolás Guillén), Aisar Abdalá Jalil cursó estudios en la Escuela Profesional de Artes de esa ciudad, la Escuela Nacional de Arte de La Habana y la Academia de Bellas Artes Repin, de Leningrado (en la exURSS), donde obtuvo el título de Master of Fine Arts en 1983. 

De 1973 a la actualidad, ha integrado jurados en salones y ha expuesto junto a otros artistas en muestras colectivas nacionales e internacionales, así como ha realizado exposiciones personales en diversas capitales y ciudades europeas, norteamericanas y latinoamericanas, entre otros ámbitos, donde sus piezas figuran en los más importantes museos, galerías y colecciones particulares.

UN ARTE PARA LOS NO PACATOS


Su vocación erótica —quizás tildada por algún pacato y timorato (y valga la rima) de cercana a lo porno, tal acontece en la mayoría de sus exposiciones, preferencias sexuales aparte— atrae a todos los que prefieren su admirable factura. 

A este poeta, crítico teatral y literario —como amante del arte erótico, el propio erotismo y el sexo—, sus óleos le evocan unos versos de mi amigo, el poeta y editor español Jesús Munárriz, quien escribiera en uno de sus estupendos poemas de amor-sexo o a la inversa, da igual:
es Dios quien se ama en nuestros cuerpos
—nuestros cuerpos dispuestos para el éxtasis por su sabiduría—
y su goce es el nuestro.
Con seis décadas de fértil existencia (cumplidas el pasado sábado 13 de julio), Aisar Jalil evidencia su incuestionable juvenilia: toda vez que, al poseer el don vitalicio del ad aeternum, continúa siendo el «bon amant» que ama el sexo, como llevarlo y representarlo con envidiable imaginería en sus óleos y dibujos.

Tal rasgo identifica el arte del creador en uno de los mayores placeres ofrendados por los humanos, en el siempre renovado reencuentro del goce entre dos, cuando se unen, entrecruzan y disfrutan con el máximo deleite de sus cuerpos en el placentero acto, milenario y siempre nuevo.

DE UN FABULOSO (Y REAL) IMAGINARIO

 
La asunción de la imago, asumida por el audaz creador, nos provoca el disfrute, gracias a su siempre renovado arte y su feraz impronta, acendrados en su definida poética, que, desde su aparición en el rico panorama de las artes plásticas de la Isla, convenció a la más aguzada crítica nacional e internacional. 

Valga el ejemplo del lamentablemente desaparecido Rufo Caballero —entre otros significativos—, quien resaltara, en su artículo sobre su expo “La historia de un caballo” (Taller Experimental de la Gráfica, 2007), lo carnavalesco, teatral y rocambolesco de su inconfundible estilo.

Justamente, he aquí tres de los rasgos que tipifican sus piezas. Estas expresan —rigor mediante— lo sexual y lo erótico de los “humanos, demasiado humanos” aludidos por el filósofo. 

Fabulación y realismo, ficción y testimonio vital, su desprejuiciada impronta revela —extensa e intensa praxis mediante— su auténtico idearium y su personal poética, reveladoras de sugerente lirismo.

En tal bojeo, desde la intimidad de los cuerpos, ¿quizás? “retrata” a algunos de los vecinos que lo entornan su querida Habana Vieja (donde reside y tiene su estudio), como fija también en el lienzo a algunos colegamigos que su escrutadora mirada intuye a través de su —a un tiempo— veraz tamiz erótico.

De tal suerte, este Hieronimus Bosch tropical —con impecable factura, no carente de un depurado humor—ubica sus cuidadas obras en el centro mismo de su muy gozoso Jardín de las Delicias, para ya asumir el goce total. En consecuencia, sus piezas siempre me evocan breves pero tácitas palabras del universal humorista Groucho Marx, quien, en carta al gran poeta Thomas S. Eliot, le confesara: “El sexo es algo maravilloso”.

DEL CRÍTICO RUFO CABALLERO EN UN CATÁLOGO

«Como no hay mal que dure cien años ni artista que lo permita, cuando en el mundo sean otras las circunstancias, ¿las obsesiones de Aisar quedarán sin lugar? No lo creo. Hay en ellas una dramaticidad, una sustancia genuinamente artística que trasciende sus humores, las coyunturas y las vergonzantes inmediateces. El arte ha sido siempre una extraña e indescifrable mezcla de placer y sufrimiento, de nobleza y acritud, de espasmo y orgía, de voluptuosidad y de fiereza. Aisar está marcado por ese pathos, por esa emocionalidad conflictuada; trae consigo la letra del arte y eso no se lo malogra ni la más tétrica de las expectaciones. El que resiste, el verdaderamente viril, no es el falo sino el arte.»

UNA MAYOR DEPURACIÓN 

Desde aquella expo —tal le confesé al artista al visionar en su hogar una parte de su muestra, sólo dos días antes de inaugurarla— me atrae sobremanera una más cuidadosa labor en los fondos, un trabajo de un aún mayor acabado y un delicado colorido que, todavía más pleno, revela su sólida formación en la Academia de Bellas Artes Repin, en la antigua Leningrado, donde tuvo acceso a los originales de los grandes maestros de la clásica pintura rusa. 

Así es su plausible impronta que, como bien afirmara la directora de la Galería, María Milián, en sus palabras del catálogo “De la fábula a la luz”: “[el] artista se nos convierte en un encantador de placeres, dándole sonidos al color y voces a una verdad onírica para llevarnos de la fábula a la luz”. 

Y desde meses atrás, de visita en Miami, está creando nuevas obras, en las que continúa sorprendiendo a muchos amantes del arte que sólo lo conocían a través de su página web

Por ello, si usted, ciberlector, gusta del arte erótico y quiere deslumbrarse con las hermosas las obras de este discípulo del Dios Eros, no debe perderse una muestra personal que pronto será disfrutada en una importante galería miamense. 

Allí, entonces, desde el azoro y el asombro, corroborará la madurez del creador, como su preferencia por este ancestral y siempre nuevo tema, inacabable e incambiable como la propia Vida.

MÁS DEL ARTISTA PLÁSTICO AISAR JALIL:


COLECCIONES

Obras suyas integran colecciones en el Museo de la Academia Repin (Rusia), Museo Nacional de Bellas Artes (La Habana), Museo Ignacio Agramonte (Camagüey, Cuba), así como colecciones privadas de México, Francia, España, Portugal, Estados Unidos, Inglaterra, Suecia, Italia, Canadá, Ucrania, Moldavia, Argentina, Armenia, Estonia, Georgia, Hungría, Polonia y Mongolia.


ALGUNAS DE SUS EXPOSICIONES PERSONALES

2011 "Onírica". Galería Collage Habana. La Habana
2010 "....Y hasta parece que sueñan". Galería del Centro de Arte, Holguín
2009 "Exposición de Aisar Jalil". Galería Gora. Montreal
2009 "La tempestad y la calma". Galería Galiano. X Bienal de La Habana
2008 "La historia de un caballo". Galería Panchimalco. San Salvador. El Salvador
2007 "Historia de las cosas de los hombres". Fundación Pedro Ruivo. Algarve. Portugal
2007 "El guardador del rebaño". Galería de la Biblioteca R. Martínez Villena. La Habana
2007 "La historia de un caballo". Taller Experimental de Gráfica. La Habana
2006 "La tarde pidiendo amor". Galeria Espacio de Arte. Almancil. Portugal
2005 "Flora y fauna". Galería Pequeño espacio. La Habana
2004 "Amor, amor, que malo eres". Fundación Pedro Ruivo. Algarve. Portugal
2004 "Vendabal sin rumbo". Galería La Astrolabe. La Rochelle. Francia
2003 "Camafruta". VIII Bienal de La Habana. Taller de Serigrafía. La Habana
2003 "Camafruta y otras historias". Galeria La Acacia. La Habana
2003 "El reino de la confusión". Galería Sacramento. Aveiro. Portugal.


ALGUNAS DE SUS EXPOSICIONES COLECTIVAS

2011 "1 Minuto de silencio" Casa Oswaldo Guayasamín. La Habana
2009 "Luces y sombras". San Francisco de Asís. La Habana
2008 "Pintores cubanos". Galería del Ayuntamiento de Soria. España
2007 "Memorias de ultramar". Galería de Arte ArtSpalla. Palma de Mallorca
2006 "Aquel lado del Atlántico". Galería Sacramento. Aveiro. Portugal
2006 "Arte Cubano: Académico, Moderno y Contemporáneo". Feria Internacional de Arte en Puerto Rico CIRCA PR
2006 "Feria Internacional ArtMiami. Miami
2005 "Mujer, miradas de hoy". Casa Lezama Lima. La Habana
2005 "Realidad maravillosa". Galería Guayasamín. La Habana
2004 "Memoria, presente y utopía". Convento San Francisco de Asís. La Habana
2004 "Cuatro décadas ante el espejo". Gran Arco de la Dèfense. Paris
2003 "Subasta on line". Hotel Panorama. La Habana.

Fotos: Cortesía del artista 

----------------------------------------------------------------------
Waldo González López. Poeta, ensayista, critico teatral y literario, periodista cultural. Publica en varias páginas: Sobre teatro, en teatroenmiami.com, Sobre literatura, en Palabra Abierta y sobre temas culturales, en FotArTeatro, que lleva con la destacada fotógrafa puertorriqueña Zoraida V. Fonseca y, a partir de ahora, en Gaspar, El Lugareño

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator