Wednesday, September 11, 2019

Hemingway y Gary Cooper, amigos entrañables (por Carlos A. Peón-Casas)


La amistad de estos dos grandes, el primero desde sus marcas de escritor inmortal, el segundo signado por los grandes protagónicos que Hollywood produjo a perpetuidad, los vincula ciertamente por esas mismas coordenadas, la del cine y la literatura, o al menos, dicho con más precisión, por un par de versiones al cine de dos de las novelas más populares de Papa: Adiós a las Armas y Por quién doblan las campanas, donde Cooper fue muy celebrado protagonista.

La primera fue versionada prontamente en 1932, luego de ver la luz editorial en 1929, pero para tal época todavía el escritor y el actor, no se conocían personalmente.

Del hecho da fe una biografía muy reciente de Papa, firmada por Mary V. Dearborn(1), quien asegura que en lo particular a Hemingway le había disgustado la versión fílmica donde Cooper había protagonizado al joven Frederic Henry.

Baker por su parte nos recuerda que:
Hemingway tuvo a bien, ante su inconformidad por la versión fílmica de su novela Adiós a las Armas, que consideraba una verdadera abominación, enviar una declaración pública a su agente literario Max Perkins donde puntualizaba entre otras cosas su disgusto por el final feliz dado al filme que contradecía el original, e incluso por los intentos esgrimidos por los agentes publicitarios, de ensalzar su heroísmo guerrero y sus habilidades como boxeador(2).
El texto en cuestión apuntaba lo que sigue:
Mr. Hemingway (escribía él mismo), quien es un escritor de ficción, declara que estuvo en Italia durante una pequeña parte de la última guerra, esto fue así debido a que un hombre estaba menos expuesto a morir allí que en Francia. Condujo, o intentó conducir una ambulancia y se ocupó de otros asuntos menores, y nunca se vio envuelto en ninguna acción heroica. Cualquier persona cuerda sabe que un escritor no pude noquear a un peso pesado a no ser que se llame Gene Tunney. Aunque Mr. Hemingway agradece el intento publicitario de convertirlo en un personaje glamoroso como Floy Gibbons o Tony el caballo de Tom Mix, lo desaprueba, y le agradece a la gente del cine que dejen su vida privada en paz(3)
No obstante, Hemingway y Cooper, terminarían conociéndose y fundando una duradera amistad en Sun Valley, donde ambos solían concurrir a las lides de caza de la que ambos eran grandes aficionados.

Cooper había hecho ya la experiencia de un safari en Africa dos años antes que Hemingway, y de la ocasión exhibía el trofeo de sesenta animales a su favor incluyendo dos leones. Hemingway por su parte tenía a su cuenta treinta y una piezas y tres leones.

Tenían en común otras cosa, como el hecho de ser ambos conversos al catolicismo, en particular por la influencia de sus esposas(4).

En aquella primera vez en Sun Valley, Hemingway todavía estaba inmerso en la escritura de su novela Por quién doblan las campanas, pero ya las grandes casas productoras de Hollywood veían un filón en la posible adaptación de la novela al cine, y corrían ya rumores de que incluso la Paramount, visualizaba al propio Hemingway encarnando el rol de Hudson, pretendiendo que el escritor se sometiera a una prueba de pantalla(5).

Pero Hemingway desde el mismo principio, apostaba por Cooper para el papel. El actor ya había sido galardonado con un Oscar en 1941por su actuación en Sergeant York(6).

La historia fílmica vio la luz en 1943, con Cooper como protagonista en el rol de Robert Jordan, y la actriz Ingrid Bergman, caracterizando a María.

La cercanía de estos dos grandes siguió un curso regular con más de una alternancia en los predios de caza norteamericanos, cambiando el setting de Wyoming al de Idaho, en especial el de Sun Valley, donde Hemingway hubo de tener su “ultima residencia en la tierra”, antes del pistoletazo fatal.

En 1951 Gary Cooper se dio un salto hasta los predios de Finca Vigía, coincidió allí con otra multitud de invitados, Mary recuerda la ocasión, en que el actor “vino por una noche y estuvimos hablando de sus dilemas privados hasta el amanecer, y continuamos la conversación el día siguiente”(7).

Al parecer el actor confrontaba serios problemas matrimoniales, y se dice que Hemingway lo aconsejó, desde su experiencia de tres divorcios y cuatro enlaces matrimoniales, que perseverara en aquellos afectos, y apostara por la reconciliación, como así mismo sucedió.

La vida, les jugó otra coincidencia final. Ambos amigos murieron en el mismo año, con sólo una pequeña diferencia de dos meses. Cooper, de un cáncer avasallador, y Papa, como bien se sabe, por el marasmo de circunstancias físicas y mentales que lo precipitaron a aquel pistoletazo fatal.

Una anécdota recreada por Mary Dearborn, su biógrafa ya citada, alude a la ultima vez que aquellos dos amigos se saludaron vía telefónica, y que constituyó singularmente la despedida entre ambos.

El hecho sucedía en abril de 1961.
Los Hemingway y sus viejos amigos los Arnolds coincidieron para ver la edición de los Oscars de aquel año. A Gary Cooper, ya moribundo por su cáncer de próstata, se le otorgaban un premio honorario(…) Cuando el show terminó, Mary decidió llamar a los Cooper, establecida la comunicación Mary conversó con Cooper y su esposa Rocky por unos diez minutos(…) Pero Ernest sólo pudo hacerlo por unos treinta segundos, con el que fuera su entrañable compañero de cacerías, la leyenda subsiguiente dice que Cooper, a modo de despedida dijo a Hemingway: ¨Te apuesto que yo salto la cerca antes que tú¨(8)
Se sellaba allí, a no dudarlo la proximidad de aquellos dos gigantes, signada por una vida de vitalidades y sugerencias: uno en el glamoroso, pero demandante mundo del cine y la actuación, el otro desde el duro y solitario oficio del escritor, en ambos: iconos incuestionables, unidos a perpetuidad, por pasiones y sueños, y por el signo perdurable de la amistad sincera.



-----------------------------------
  1. Ernest Hemingway. A Biography. Mary V. Dearborn. NY, 2017, p.414
  2. Ernest Hemingway. A Life Story. Carlos Baker. Charles Scribner’s Sons. NY, 1969. p.235
  3. Ibíd.
  4. Conversos buscadores de Dios. 12 historias de los siglos XX y XXI. Pablo J. Ginés. Madrid, 2019. p.23
  5. La Paramount compró los derechos del libro por 100.000, un record para la época. Ernest Hemingway. A Biography, op cit, p.414
  6. Ibíd. p.416
  7. How It Was. Mary Welsh Hemingway. Futura Publications. London, 1978. p.295
  8. Ernest Hemingway. A Biography. op.cit. pp. 623-624

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator