Thursday, September 12, 2019

Crónica: #In Vitro en Teatro Ocho (por Waldo González López)

Fotos/Tomadas de Facebook
----------------

“El humor es la penúltima
 etapa de la desesperación”

Isidoro Blaisten


El teatro argentino nace con el estreno de Juan Moreira, a partir de la clásica novela gauchesca de Eduardo Gutiérrez, publicada como folletín entre 1879 y 1880 en el diario La Patria Argentina. Mas, en 1884, Gutiérrez reescribió la obra como ‘mimodrama’ para representarse en el circo, con lo que surgió el teatro rioplantense.

Tan importante fue y es el humor en el país, que años atrás fue instituido el seis de octubre como el Día del Circo, en homenaje a Pepe Podestá, quien nacido esa fecha en el Montevideo de 1858, desarrollaría una labor pionera, ya que creó el circo criollo y ‘Pepino el 88’, payaso que fue modelo del cómico rioplatense.

Por ello, con el circo, nacería el humor que, en la tierra de Jorge Luis Borges [del que muchos ignoran su aguda veta humorística], posee una intensa y extensa trayectoria y una larga tradición surgida entre canónicos comediantes que se darían a conocer en el propio circo, como luego en el teatro y la cinematografia rioplantenses, la que, por su rigor, calidad y profesionalismo, crearía una industria reconocida no solo en Latinoamérica, sino también en Europa, que tanto influiría en los dramaturgos y guionistas, directores y actores. De tal suerte, no pocas cintas filmadas en los ‘40s y ‘50s aun se pasan en gustados espacios de canales latinos de Miami y otras ciudades latinoamericanas.

Gracias a ello, muchos que hoy peinan canas recuerdan gratos momentos de su infancia, adolescencia y juventud frente a los televisores disfrutando los filmes con actores de la talla de los también cantantes Carlos Gardel y Libertad Lamarque, como de numerosos intérpretes-humoristas que descollaron en programas de TV, tales los inolvidables: Niní Marshall, Luis Sandrini, Enrique Pinti, Alfredo y Carmen Barbieri, Tato Bores, Gogó Andreu, Pepe Iglesias, Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Antonio Gasalla, Juan Carlos Calabró, Juan Carlos Altavista, Pepe Arias, Juan Carlos Mesa, Cacho Garay y tantos otros que prevalecieron por su talento sin nunca emplear la vulgaridad, el mal gusto, la procacidad, sino apenas las ‘segundas intenciones’ alusivas a situaciones referentes al sexo.

Si buscamos otro ejemplo en Latinoamérica, tenemos en Cuba al clásico actor y humorista Leopoldo Fernández, quien tras décadas de preferencia entre los nacidos en la Isla, durante su última presentación en La Habana aludió al tirano Fidel Castro, tras la que sufriría prisión y enfermaría por las torturas padecidas en la carcel, hasta que por fin pudo exiliarse en Miami, donde continuaría su exitosa carrera, la más importante entre los humoristas de la época, al punto de que aún se pasan en numerosas radios y televisoras latinas sus programas y filmes con sus gustados personajes Tres Patines, Pototo y otros, en los que jamás mostrara la más mínima nota de grosería, ni empleara un lenguaje soez.

#IN VITRO


Tras su estreno en Argentina y México, el sábado pasado se presentó en función única #In Vitro, escrita y representada por la humorista y abogada Pany Chama [en cuya idea original colaborara Gustavo Lago], bajo la dirección de Sergio Fabrizi y apoyada por un breve equipo técnico.

El tema de #In Vitro hasta donde conozco, es inédito en la escena latinoamericana, pues los Monólogos de la vagina, de la norteamericana Eve Ensler, célebres por representados en innumerables países, solo se acercan al asunto, porque dirigen su atención a la violencia de género, que, en 1996, cuando se escribiera y representara en Nueva York, era una temática tan candente como continúa siendo hoy, veintitrés años más tarde.

Los Monólogos… se estrenarían con una sola actriz, pero como los subtemas le daban vida a 12 personajes, la dirección decidió incluir tres intérpretes, ya que todas [tal bien subraya el título] tienen la vagina como tema central con variantes: la sexualidad, la menstruación, la masturbación, el orgasmo, el parto, la violación y la mutilación genital. Este crítico, adquirió la obra publicada, leyó el guion original y asistió a una de las funciones en el Teatro Trail, interpretadas por destacadas actrices, que corroboraron su calidad y la de la escena latinoamericana, tal saben los fans de las tablas, residentes en Miami y quienes nos ocupamos de la necesaria, si bien ignorada o vilipendiada tarea de valorar las puestas.


En #In Vitro, monodrama [unipersonal] la autora-humorista argentina aborda con humor de todos los colores los duros problemas sicofísicos y emocionales que debió sufrir durante más de una década para concebir sus trillizos, tras once tratamientos de fertilidad, conflicto reflejado en la pieza bajo las ¿humorísticas? Consignas de #No Bajar los Brazos y #Abrir Las Piernas, tal se señala en el programa de mano.


En su unipersonal autobiográfico [cuyo subtítulo es ‘El camino a la fertilidad asistida’], Pany Chama cuenta y representa [des]provista del clásico humor argentino [del que ella parece desconocer la excelente labor realizada por los humoristas arriba citados y tantos otros] la poco común praxis de valentía de esta genuina madre [y lo subrayo], ya que tal esfuerzo le impondría riesgos, afrontando muy serias experiencias que pudieron afectar su salud.

Por el tema, la obra, atrapa la atención del público femenino, al que da esperanzas, en especial, a las que transitan el tortuoso camino que a Pany, no obstante el sufrimiento padecido, le proporcionaría no solo un hijo, sino trillizos. Mas, la doble y compleja tarea de ser a un tiempo autora y humorista, le resulta dificil a Pany, quien —ya no tan joven como cuando comenzara su larga lucha por obtener su ansiado hijo— quizás por desconocer los recursos actorales necesarios para ahondar y diversificar el tema, no profundizó en el tema, al que debió no solo haberlo provisto de [gratuito] humor, sino apoyar el humanista mensaje de apoyo a otras madres que luchan por su hijo…, pero el humor fácil tiraría por la borda el texto, del que se esperaba un desarrollo y, en consecuencia, alcance.


Algunos rasgos utilizados por Pany podrían haber enriquecido la obra, pero pierden eficacia por su malogrado uso: su sentido del humor [empleado hasta la saciedad] y su capacidad de improvisación, que le permite no dejar escapar nada de lo que sucede en la sala, incorporando cualquier comentario escuchado a los espectadores, implicándolos en la acción, lo que, ciertamente, evidencia su capacidad humorística. Asimismo, la reiteración y la extensa e intensa duración de su unipersonal, malogran los pobres resultados la obra, como el asimismo repetitivo empleo de sus escasos recursos actorales, lo que hace cansina la hora y poco más de duración. Otro aspecto en que falla Pany es la excesiva rapidez en la emisión del texto, que no deja escuchar ni entender no pocos de sus parlamentos.

Por estos y otros señalamientos, resultó deslucido el estreno la pieza de Pany Chama, en la escena de la acreditada sala de la Compañía Cirko Teatro: Teatro Ocho, que concitó a sala llena público argentino y cubano, pero pienso que no todos saldrían satisfechos, a diferencia de otras obras y puestas de calidad exhibidas y repuestas por la laboriosa agrupación. En consecuencia, al crítico le resultó extraña la presentación de esta pieza en la prestigiosa Sala Ocho, donde se estrenan y reponen comedias de valía, no solo argentinas, sino tambien españolas, canadienese y cubanas, entre otras nacionalidades.

Por ello, creo que, a pesar de este malogrado estreno, el director general y artístico, y actor Alejandro Vales, como su esposa, la actriz y también realizadora Jessica Álvarez Diéguez, continuarán ofreciendo comedias de calidad, por su contenido humano, y no solo buscando la risa por la risa, ergo: la risa fácil, lamentable opción hoy común en algunas presentaciones ¿humorísticas? de algunos escenarios miamenses y que, por primera vez, aconteció en la, repito, prestigiosa Teatro Ocho.



----------------------------------
Waldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946) Poeta, ensayista crítico teatral y literario, periodista cultural. Graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios, 6 libros de ensayo y crítica literaria, varias antologías de poesía y teatro. Desde su arribo a Miami (2011), ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor de 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012. Colaborador de las webs: teatroenmiami.com (Miami) y Encuentro de la Cultura Cubana (España), Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), y los blogs OtroLunes (Alemania), Palabra Abierta (California), Gaspar. El Lugareño, y el diario digital El Correo de Cuba (ambos en Miami)

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator