Friday, May 31, 2019

Magaly Suárez, una orgullosa maître de esfuerzos y resultados (Entrevista por Baltasar Santiago Martín)

Nota del blog: Agradezco a Baltasar Santiago Martín, que comparta con los lectores, su entrevista a Magaly Suárez, incluida en el próximo número de la revista Caritate.


Magaly Suárez es una excepcional maître de la danza, con más de 30 años de experiencia internacional. Nacida en La Habana, Cuba, se graduó con honores, con los títulos de bailarina y profesora, de la Escuela Nacional de Ballet en 1980.

Ella descubrió su pasión por la enseñanza muy temprano en su vida, y fue preparada para ello por los mejores maestros de dicha escuela.

A lo largo de su destacada carrera, Magaly tuvo la oportunidad de enseñar durante diecinueve años en la misma Escuela Nacional de Ballet donde estudió y se graduó, y de visitar muchos países, inspirando y tocando la vida de muchos estudiantes de ballet.

Ella ha formado y trabajado con excelentes bailarines, muchos de los cuales actualmente ocupan posiciones principales y de solistas en las mejores compañías de danza estadounidenses, europeas y latinoamericanas.

“Mamicha” –como le dicen cariñosamente sus amigos, alumnos y admiradores– fue fundadora, junto al recordado Maestro Pedro Pablo Peña, del Ballet Clásico Cubano de Miami (CCBM), y directora artística del mismo desde 2006 hasta diciembre de 2009, donde organizó ballets completos como Carmen, Giselle, El corsario, Cascanueces, Paquita y El lago de los cisnes con gran éxito.

Ha sido invitada a montar ballets y enseñar en muchas escuelas y compañías profesionales en todos los Estados Unidos y en el extranjero.

Ha trabajado con el Ballet de Cincinnati, el Ballet Corella, el Ballet de Orlando, el Festival de Danza de Carreño y el Festival Internacional de Ballet de Miami, entre otros.

En su búsqueda para formar bailarines de ballet de calidad, la Magaly ha desarrollado su propia metodología de enseñanza, basada en la Escuela Cubana de Ballet. Es experta en la técnica del ballet clásico y en todo su repertorio, y muy competente en otros estilos de danza.

Coach muy exitosa, ha entrenado y entrena a muchos bailarines para competiciones internacionales de ballet.

Actualmente, Magaly es la propietaria y la directora de arte de su escuela de ballet clásico en Pompano Beach, Florida, y directora artística del Ballet Clásico de Florida, completamente dedicada a enseñar y preparar a sus estudiantes.


Caritate se honra con tenerla en portada, junto a Adiarys y a su hijo Taras, y entre sus páginas, y para conocer más de su fructífera vida y carrera profesional, la sometimos a un amistoso interrogatorio “confesional”:

Magaly, ¿cuándo y de qué modo empezaste en el mundo de la danza?

Desde muy pequeña iba a la Escuela de Ballet con mi papá, que trabajaba allí, y las maestras Ramona de Sáa y Mirta Hermida descubrieron que tenía condiciones, y a los 8 años comencé las clases de ballet.

¿Cuál ha sido el mayor desafío que has encontrado hasta ahora en tu carrera?

Enseñar ballet en los EE.UU. es muy difícil, pues uno trabaja con los alumnos, pero en muchos casos los padres no entienden, porque no hay tradición de ballet como en otras artes o en los deportes.

¿Qué cosas te inspiran?

La juventud y sus sueños; la música; ver a mi hijo y a los otros bailarines cubanos con esa pasión por la danza.

¿Qué te ha llenado más: bailar, coreografiar, dirigir o enseñar?

Definitivamente, enseñar.

¿Qué trabajo te ha marcado más profesional y emocionalmente?

He aprendido de todo lo que hecho, y todo para mí ha sido importante, pues me ha ayudado a crecer profesionalmente. Como ejemplos te puedo citar cuando monté los ballets El Corsario, Giselle y El lago de los cisnes para un público tan conocedor del ballet como el de Miami; La bella durmiente en Hawaii, y El lago de los cisnes en España, con Angel Corella.

¿Qué sientes cuando tus discípulos te llaman afectuosamente “Mamicha”?


Es una forma más familiar de llamarme; es gracioso, pues muchas personas solo me conocen como “Mamicha”.

¿Qué opinas de la exigencia que hay en las escuelas y compañías de ballet, y sobre los requisitos de edad que piden?; ¿te parece algo justo o injusto?

Pienso que el ballet debe comenzarse entre los 8 y 9 años de edad, y la instrucción debe tomar por lo menos 8 o 9 años de estudio. No creo que pueda comentar mucho sobre las exigencias de las escuelas, ya que aquí no existe una metodología como en las grandes escuelas.

Las compañías, lo mismo. Los bailarines provienen de diferentes escuelas, lo cual para mi gusto dificulta el trabajo y la homogeneidad, sobre todo en los cuerpos de baile.

¿Para ti quiénes son los que eligen la carrera de bailarín(a), los padres o los propios bailarines(as)?

La carrera es muy dura; no es posible que un padre pueda elegir esta carrera para un hijo.

¿Qué sueles enseñar en tus clases?

Enseño la técnica del ballet clásico: los diferentes pasos, el movimiento, la musicalidad, la proyección artística, la coordinación. La clase de ballet es lo más importante del día para un bailarín.

A lo largo de tu vida, ¿qué rescatas como lo más valioso, como para decir “gracias a la vida por tal cosa”?

Mi familia.

¿Cuál es la importancia de que Miami y la Florida tengan un ballet con la Escuela Cubana?

Hay un gran público cubano en Miami con conocimiento y tradición de ballet.

¿Consideras que la danza ocupa el lugar que merece en la sociedad?

No. Es triste, pero es así, siendo posiblemente el arte más completo de todos.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

Las funciones en Boca Ratón, el dia 8 y 9 de junio, presentando La Bayadera y un programa variado; la función del dia 23 de junio en el Teatro Artime de Miami, con otro programa variado; voy dos semanas a enseñar en un programa de verano en África del Sur, y el día 8 de julio comienza mi programa de verano en mi escuela “The Art of Classical Ballet”, en Pompano Beach.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator