Friday, March 1, 2019

Dance for Peace, Miami 2019 (por Baltasar Santiago Martín)

Nota del blog: Agradezco a Baltasar Santiago Martín, que comparta con los lectores, su texto Dance for Peace, una gala preciosa, por y para la niñez y la juventud y Danzar por la Paz en Miami 2019, de Patricia Aulestia, incluidos en el próximo número de la revista Caritate, febrero-marzo 2019.




Dance for Peace, una gala preciosa
por y para la niñez y la juventud


por Baltasar Santiago Martín

Aunque ya desde antes de su realización, mi querida y admirada amiga Patricia Aulestia nos había puesto al tanto –por boca de Leonardo Reale y Carlos Guerra, sus apasionados y entusiastas organizadores– de los orígenes, motivaciones y detalles de esta gala Dance for Peace, les diré que la función del sábado 23 de febrero de 2019 desbordó las expectativas más halagüeñas, tanto mías como las del público presente, que repletó la parte delantera del Miami Dade County Auditorium.

Tras las palabras de bienvenida en español del reconocido crítico de danza Orlando Taquechel, Eric Fliss fue el encargado de argumentar y presentar en inglés el premio de esta edición a Edward Villella, quien agradeció la entrega de dicho reconocimiento, para dar paso ala proyección de un documental sobre la UNICEF, con hermosos rostros de niños y niñas de diferentes razas y culturas.

La gala propiamente dicha comenzó con la música del himno Dance for Peace, compuesto por Silvina Rouco, como fondo para una dinámica coreografía de Yanis Pikieris, donde primero intervinieron, cual un in crescendo generacional, niñas más pequeñas, hasta llegar ya a jóvenes bailarinas profesionales, y tres parejas mixtas bailando al unísono de las composiciones grupales; todo ello muy bien sincronizado de principio a fin.

Dance Town Divas, coreografía de Manny Castro para una canción de Beyonce, fue la chispeante –y yo diría que hasta “bollywoodense” – propuesta de Dance Town para esta gala, brillante desde el vestuario y el calzado, y por supuesto, por la sincronizada interpretación.

Le siguió Big Beautiful, coreografía de Brigid Baker, con el tema One Last Bar then Joe can Sing, de Gavin Bryars, como banda sonora, donde 3 bailarinas y un bailarín, vestidos los cuatro con sayas y blusas multicolores, demostraron gran dominio técnico y fuerza expresiva, aunque el coreógrafo debe acortar la música para que la obra no parezca tan repetitiva.

Mina & Vlad, un dueto del ballet Drácula (coreografía y libreto de Chiara Ajkun; con música de Lindsey Stirling), propició que Momoko Burbine y Klevis Tafaj, dotados bailarines de Ajkun Ballet Theatre, embellecieran la escena con sus bien entrenados cuerpos.

Habaneras, el elegante y a la vez voluptuoso pas de cinq femenino coreografiado por Eriberto Jiménez –a partir de una inspiración del Maestro Pedro Pablo Peña–, con la hermosísima música de Ignacio Cervantes para piano como soporte, fue la oferta del Ballet Clásico Cubano de Miami para que Adriana Méndez-Tosín, Jessie Marrero, Jennifer Villalón –la figura central, con Carlos Ignacio Galíndez como su “macho castigador” –, Courtney Stohlton y Myriam Frederick recrearan con su estilizado baile la atmósfera de esa Habana de antes, que tuvo en Amelia Peláez a su más fiel pintora, por lo que una de sus emblemáticas y coloridas creaciones fue utilizada como fondo.

Una cómica parodia del solo La muerte del cisne, interpretado por Camilo A. Rodríguez –travestido por Travis Halsey– llenó el escenario de plumas, que tuvieron que ser recogidas con el telón cerrado, por lo que Elizabeth Guerrero y Martín Cardoso debieron bailar luego su propia coreografía, titulada Zamba argentina, con la cortina del teatro como fondo.

No podía faltar en esta Gala Dance for Peace la presencia de Arts Ballet Theatre of Florida, que en su primera aparición escogió un riguroso y demandante pas de deux del ballet Le Papillon, coreografía del Maestro Vladimir Issaev (también director de la compañía) y música de J. Offenbach, que fue bailado sin objeción alguna por Ayami Sato y Taiyu He.

Después de un breve intermedio, de nuevo el tango se apoderó de la escena, esta vez cantado por el excelente Gabriel Mores al piano, para luego dar paso a tres virtuosas parejas, que bordaron con gracia y maestría la “tanguera” coreografía de Elizabeth Guerrero.

Insensatez, coreografía de Leonardo Reale (como tributo por el 10mo aniversario de la muerte de Mercedes Sosa) y música de Vinicius de Moraes y Tom Jobin, trajo al escenario a Mayrel López y a Alexey Minkin, de Dimensions Dance Theatre of Miami, para que ambos ratificaran su clase y lo acertada de su decisión de integrarse a la exitosa troupé de Carlos Guerra y Jennifer Kronenberg.

Danzón, con coreografía de Yanis Pikieris y música de Arturo Márquez, fue la segunda participación de Arts Ballet Theatre of Florida en la gala, donde creo que la compañía completa se lució con bravura, especialmente los solistas de los tres pas de deux, aunque sin desdorar el brillante trabajo de conjunto.

Muy a tono con los tiempos trumpistas que vivimos, Bridges not Walls impactó a la audiencia por su mensaje tan claro y directo, sin panfleto alguno, reforzado por imágenes de rostros disímiles y textos alusivos (de un poema de Warsan Shire), como “Nadie se va de casa, a no ser que la casa sea la boca de un tiburón”. Dance Now! Miami de veras que se lució con esta coreografía de Hannah Baumgartem y Diego Salterini, con música de Ezio Bosso y The London Cellos Ensemble.

Miami City Ballet School envió como su representación a Itzkan Barbosa y a Cameron Carazaro, que escogieron un pas de deux de Liebtanze, coreografía de Durante Verzola y música de Fran Schubert, una pieza tierna, mesurada, que bailaron con gusto y precisión, sin escatimar ni cargadas ni agarradas.

Como broche de amor para cerrar esta preciosa Gala Dance for Peace, Dimensions Dance repuso Tangos del Plata, extraordinaria coreografía de Leonardo Reale, el artífice original de Danzar por la Paz, con música de Mariano Mores, Astro Piazzolla y Walter Oliverio, donde no quedó lugar a dudas de que esta compañía va por el mejor camino hacia la trascendencia artística, pues la excelente iluminación y el elegante y sugerente vestuario realzaron la pulida técnica y la musicalidad del virtuoso grupo de bailarines.

¡Dance for Peace, una gala, un sueño hecho realidad, con todos los talentosos participantes en escena, con los acordes del Himno a la alegría, de Beethoveen, flotando en el aire!


Danzar por la Paz 
en Miami 2019


por Patricia Aulestia


Danzar por la Paz es un encuentro de Danza a nivel global, que busca fortalecer la Cultura de Paz, la No Violencia y el beneficio para los niños del mundo, donde lo recaudado es para la UNICEF de cada país en donde se realiza el evento.

Leonardo Reale, su fundador y director, nos dice: “Danzar por la Paz se realiza ininterrumpidamente en Argentina desde el año 2014 hasta la fecha, sumando cinco ediciones en Buenos Aires y una en San Juan (Argentina). A partir del año 2018 se realizó por primera vez en Santiago de Chile, a beneficio de UNICEF Chile, comenzando de esta manera el camino de llevar la Gala Danzar por la Paz por el mundo”.

Carlos Guerra, cofundador y codirector artístico junto a Jennifer Kronenberg de Dimensions Dance Theatre of Miami, nos relata: “La idea de traer Danza por la Paz a Miami surgió cuando Jennifer y yo participamos en Danzar por la Paz 2017 en Buenos Aires, donde tuvimos la oportunidad de apreciar de manera directa la importancia del evento”, y agrega: “El evento reconoce a figuras importantes en cada Gala y vamos a aprovechar la oportunidad para rendir homenaje al gran bailarín, maestro y coreógrafo Edward Villella, fundador del Miami City Ballet, que regresará a Miami para estar con nosotros el sábado 23 de febrero”.

Explica Leonardo: “El programa preparado para la Gala incluye a alumnos de tres escuelas: Miami Youth Ballet y Mandelstam Dance Academy, que actuarán juntos, y la Miami City Ballet School, con un pas de deux extraído de una obra que presentaron con éxito en Wynwood hace apenas unos días, en un programa titulado Poetry in Motion”.

Comenta Orlando Taquechel, crítico de danza para la plataforma digital Artburst Miami y autor del libro La danza en Miami (1998-2017): las reseñas cuentan su historia: “Esta es una Gala para recaudar fondos para UNICEF USA, así que la participación del talento local en formación le dará adecuada representación a los más jóvenes que son el futuro de la danza”.

Reale puntualiza: “Además de Dimensions Dance Company, que por supuesto no podía faltar, las otras agrupaciones profesionales de Miami participantes son Brigid Baker Whole Project, Cuban Classical Ballet of Miami, Dance NOW! Miami, Arts Ballet Theatre of Florida y Dance Town, a las que se unirán Ballet Vero Beach y Ajkun Ballet Theatre de Nueva York, junto a la actuación estelar de Gabriel Mores y Elizabeth Guerrero”.

Taquechel, que ha seguido de cerca el proceso de producción de la Gala y sirvió como presentador de su lanzamiento oficial el pasado sábado 9 de febrero en el centro cultural Cubaocho, de La Pequeña Habana, asegura: “Desde el momento en que se dio a conocer que la Gala vendría a Miami, el interés de los artistas por participar ha sido enorme. Por razones diversas, incluyendo consideraciones acerca de la longitud del programa, no todos los interesados van a formar parte de la función del sábado 23, pero Leonardo y Carlos han armado un programa verdaderamente estelar, que nos promete una noche inolvidable”.

¡Viva la danza!

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator