Wednesday, December 12, 2018

Cuba en USA, de Emilio Cueto (por Carlos A. Peón-Casas)


Cuba en USA(1).
Una memorabilia de la patria,
 según Emilio Cueto.


por Carlos A. Peón-Casas

Lo que somos y lo que seremos los cubanos, cualquiera sea la coordenada donde se haya ubicado esa cubanidad, vivida a todo trance, no sería nada, sin la magia inexorable, de esa puntual memorabilia, que como patina intangible, ha perdurado tras de sí en tan especiales circunstancias.

Emilio Cueto, el coleccionista y el investigador incansable, sabedor de lo irrevocable de tan exigente trance, ha decidido hacerlo vida propia, desde su particular vivencia; la del cubano a caballo entre dos orillas y dos realidades: la de la patria nunca extinta en su memoria, y la de su vital experiencia en Estados Unidos, país que ha habitado por casi seis décadas, y a quien podemos definir a partir de una bella paráfrasis de un texto clásico(2), devenida en su lema personal que reza: Nada cubano me es ajeno.

El rescate de ese hermoso diapasón de lo cubano, expresado de manera tangible e intangible en la cultura norteamericana, explicitado desde los hondones mas remotos de la historia, es el motivo principalísimo que ahora se nos regala en este libro tan necesariamente imprescindible, obra meritísima de Cueto, expresada desde sí mismo y a través de su ejemplar y siempre perfectible colección de arte, de todo lo que sobre Cuba pueda encontrarse.

De tal suerte este magnífico libro que ahora reseñamos, cobija como bitácora imprescindible las una y mil facetas de lo cubano, en especial simbiosis, con la cultura norteamericana, y viceversa, donde cualquiera de esas trazas de cubanidad, en su multipresencia, han venido ciertamente a enriquecerla, y también desde aquella, a interactuar con nuestra realidad insular.

Un simple vistazo al nutrido índice de la obra nos lo confirma. Cueto va explicitando a través de su enjundiosa colección, todos y cada uno de tales incidencias: la de los cubanos en EE.UU, y la de los norteamericanos en Cuba. En su obertura palatal de este bellísimo tratado, lo retrata con certeza cuando apunta que:
Estamos tan cerca del vecino del Norte que en algunos mapas de Estados Unidos puede apreciarse una sección de nuestra isla, del mismo modo que un trozo de Norteamérica, cayo Sable, aparece en nuestro escudo nacional(3).
No queda entonces una franja de las expresiones culturales cubanas que no se explicite a través de memorabilia de singular prestancia recreando: la literatura, la música, las artes visuales, el teatro, la danza, el cine, la televisión, la religión, la gastronomía, la danza, los deportes…

Igual los alcances posibles son explicitados a través de bibliotecas, archivos y museos, y una larga lista de restaurantes cubanos, y ciudades norteamericanas con el apelativo de Cuba y La Habana, dispersos por todo el territorio de la Unión.

Una bella sección del libro: Un Mundo de Cosas, nos deja también el sabor de lo cubano en intangibles, que superan toda imaginación, dice allí Cueto que:
Cuba está en el tamal en cazuela de la fonda de New Jersey, en el agua de violetas que las madres de Miami siguen poniéndoles a sus niños de apellido anglosajón, en la imagen de Cachita en la repisa del apartamento de la abuela, en el juego de dominó con los vecinos del condominio de Cleveland; en el tararear de un Son de la Loma o un Quiéreme Mucho en un suburbio de Dallas; en la propaganda comercial de la película Caracortada; en el reloj con la bandera de la estrella solitaria que se vende en Kendall; en una botella de vino de uva sembrada por un compatriota de Oregón, en el alma de cada cubano que invierte en la bolsa de Nueva York, corta la hierba en las afueras de Boston, limpia de noche un rascacielos en Chicago, da clases de español en una secundaria de Iowa, lee el Diario de las Américas por internet, sueña con varadero en los Angeles. O en cualquier rincón de la Yuma, enseña a su ahijada a recitar Los zapaticos de rosa…(4)
La obra es entonces, un verdadero tratado de lo cubano con todas sus letras, en Estados Unidos, pero igualmente por todas partes, fruto merecidísimo de años de intenso bregar, que ahora nos regala, en este inmejorable ejemplar, este incansable Emilio Cueto; quien abre por su intermedio, las puertas de su apartamento, ubicado en Washington D.C, el mismo que según The Washington Post Magazine: “alberga una entre las más importantes colecciones cubanas, en el mundo”(5).



-------------------
  1. Cuba en USA. Emilio Cueto/Julio Larramendi. Ediciones Polymita S.A. Ciudad de Guatemala, 2018
  2. “Homo sum humani nihil a me alienum puto”/“Soy hombre y nada humano me es extraño”, Terencio
  3. Ibíd. p 15
  4. Ibíd. p.299
  5. The Washington Post Magazine. Sunday, May 10, 2015. En CUBA EN USA, op cit. fig 1480, p.314-315

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator