Tuesday, September 4, 2018

Lázaro Martínez: Mis evocaciones de sus entregas coreográficas en el Ballet de Camagüey (por Angel Padrón Hernández)

Texto publicado originalmente en el blog de arte Damas 314. Agradezco a su autor Angel Padrón Hernández, que lo comparta aquí.

Adolfo Llauradó y Jorge Esquivel
---------------------

"Pequeña Serenata” coreografiada por Lázaro Martínez, con música de Jiri Stevem, y diseños de Jorge Lozano, tuvo su impactante estreno el 26 de noviembre de 1981 en el Teatro Principal de Camagüey. Dos intérpretes de lujo, el día se su estreno Vania Sanz y Jorge Vega .

"Pequeña Serenata”
Vania Sanz y Jorge Vega
-----------------------

Lázaro construyó el entramado coreográfico inspirado en una poema de Roberto Méndez Martínez, creando una atmósfera erótica para este hermoso pas de deux, cuyo la línea temática era una historia de amor que hacia analogía al poema. Aprovechó las excepcionales condiciones físicas de ambos bailarines – ella poseedora de una elasticidad corporal envidiable y él su figura apolínea– adornando con aquellos espléndidos intérpretes poses hermosas, cargadas impresionantes y una intensa relación danzaría de los dos cuerpos en escena provocaban en el espectador una sensación inefable, como análoga a que producía el poema que le dio origen a este lírico y hermoso paso a dos. Otros que mostraron ella sus condiciones excepcionales a las de Vania Sanz y Jorge Vega,  fueron Mónica Amaro y Pedro Martín, bailarín negro de una fuerte técnica e impresionante, quienes también alternaba en "Pequeña Serenata".

“Teleman para tres” con música de George Philip Teleman que tuvo su estreno el 5 de enero del año 1982 en el mismo Teatro Principal. Basado en estudios que realizó el propio Lázaro sobre unos bocetos de Rubens que nunca terminó, sobre el cuerpo humano, Martínez construyó esta obra — otras de las penosas omisiones en el repertorio actual del Ballet de Camagüey-, una especie de oda al cuerpo masculino “Teleman ….” la plasticidad de los bailarines Roberto Murias, Fidel Herruet y Guillermo Leyva no era asumido en toda su integridad, sino que el coreógrafo solo usaba partes de él, consiguiendo así un lenguaje danzario desarticulado y barroco. Movimientos hermosamente ejecutados con aquellos de torsos helénicos semidesnudos en los que se resaltara el vestuario sencillo de Lozano y la línea de los ejecutante, particularmente a Guillermo Leyva quien poseía una figura elegante y sobria, quien con sus ondulantes movimientos parecía un dios griego esculpido en un camafeo antiguo, los tres ejecutantes lograban trascender los bocetos en los que el coreógrafo se inspiró, se hacían corpóreos, tangibles, reales en escena, expresivos en sus movimientos apoyados por un diseño de iluminación que buscaba dar mayor expresividad a los tres cuerpos en sus contornos y contrastes.

"Yaku-Runa"
Angélica Díaz y Pedro Martín
--------------

Otro coreografía de Lázaro que me impactó especialmente fue "Yaku-Runa", con diseños del maestro Nazario Salazar, y música de Juan Blanco. Se inspiró en una leyenda amazónica que contaba la historia de un espíritu maligno que seducía los pescadores, que se aventuran en aquel río transformándose en bella y sensual mujer. La obra tenía un increíble ambiente, que nos remitía al exótico escenatio primitivo de la amazonia y al misterio de la leyenda misma, los personajes eran delfines que se relacionaban en un cuerpo de baile masculino, sumergiéndonos en una historia de sensualidad, donde la vida y la muerte adquirían dimensiones siniestras y extrañas. La dualidad entre la apariencia y la realidad eran la constante de esta coreografía. Elementos de la naturaleza –pencas de guanos colgando creando una tela, nos daban distintos significados de lo que estaba ocurriendo en escena. El aporte de Nazario Salazar gran y pundoroso artista de la plástica en el diseño escenográfico fue vital para el éxito de esta obra.

"Isthar"
Ereskigal (Berta Suárez),
 hermana de Isthar y Reina del Infierno
--------------------
"Isthar"
Laydis Escobar y Roberto Mutuas
-------------------

Lázaro Martínez quien se había estrenado en el Ballet de Camagüey con “Encuentros” con Música del Grupo Polaco S.S.S. inspirada en un filme, demostró con sus coreografías como “Aquiles y el Centauro”, "Isthar", “Con Ritmo y Con Ravel” “Sin Razón” ”Kwaidan” “Altazor” y algunas otras que quizás mi memoria no me ayude a recordar, sus grandes dotes para el difícil desempeño de conseguir emocionar al exigente público de esos tiempos en Camagüey.

-------------------

Diseño de vestuario para la obra Sentimental Saraband, de Lázaro Martínez. Creado por Nazario Salazar, artista de la plástica en Camagüey.
-----------
"Relaciones"
Meylem Gonzáles
-------

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator