Wednesday, March 8, 2017

"La Virgen María en la Literatura Cubana". Un ensayo revelador. (por Carlos A. Peón-Casas)


La historia que contamos, incluida por supuesto la de la literatura vernácula, con sus inevitables apegos a las coordenadas de la tradición católica, discurre una y otra vez, en atisbos, ciertamente minimizados en un especie de trasfondo, o segundo plano, de silencio amañado, donde parecen gravitar los asuntos que a juicio de ciertos dómines, merecen siempre el menor crédito, oh tempora oh mores

Por eso es bueno que aparezcan a la luz, ejemplos como el de este proverbial ensayo de Andrés de Piedra Bueno, y con el que consiguiera en 1955 “el premio otorgado al tema “La Virgen María en la Literatura Cubana en el Concurso Mariano celebrado en la Habana, Cuba, con motivo del centenario del Dogma de la Inmaculada Concepción” .

El autor, que sería igualmente galardonado con el premio de poesía del referido certamen con su “Décimas a la Inmaculada Concepción”, vería publicado en su minuto ambos trabajos en esta publicación monográfica muy al uso de aquellos tiempos, con tiradas exiguas, pero verdaderos tesoros bibliogrñaficos para el investigador que tiene la suerte de descubrirlas y saborearlas a su aire.

El motivo de aquella publicación, hoy verdadera rara avis, que se atesora en la Biblioteca Diocesana de Camagüey, era agradecido por el laureado autor quien igualmente correspondía en el mínimo prólogo, la impresión de estas páginas, por las autoridades eclesiásticas de aquel minuto, como un vehículo singular y contribución siempre valedera “al estudio de la letras cubanas”.

El ensayo, de por sí enjundioso, recorría una y otra manifestación literaria, desde la oratoria, pasando por la poesías, la historia, la novela, el cuento, la leyenda, la ensayística, hasta llegar al periodismo, y concluir con e folklore y el teatro, donde de uno u otro modo, hubiera de haberse explicitado, por autores diversos, en la literatura cubana, el tema mariano, con alusiones a las distintas advocaciones de María la Virgen, que se veneran en Cuba.

Su lectura resulta una verdadera revelación para quien quiera mirar esta presencia ya secular en nuestra letras, y que ciertamente ha merecido la atención hasta de autores foráneos, conectados inextricablemnete con nuestra realidad, como lo hiciera Hemingway en sus inevitables alusiones a nuestra Cachita en su ya clásico e inmortal El Viejo y el Mar.

Hay para el lector atento, en este bien dotado folleto, más de un detalle singular, como acaso este ejemplo de unas Misceláneas Literarias, que el autor cita de una que debe ser infaltable recopilación de nuestro Jorge Mañach, aparecidas en un libro suyo difícilmente encontrable: “Glosario”, publicado en 1924.

Se trata de una temprana evocación en tiempo de crónica, del autor de Martí el Apostol, por entonces ya un celebrado periodista, en la que alude a una visita suya al poblado por aquella misma época, y que nos sirve de atinado cierre a esta primera mirada a tan revelador libro que hoy reseñamos:
Por qué ahora la Virgen, la buena Virgencita cubana, vive como dice Monseñor Guerra,. “de prestado, en la iglesuca de EL COBRE-un mísreo poblado que la ircunda. Antaño., Nuestra Señora tenía su lindo templo románico. Pero un día vinieron hombres de lengua extraña, rubicundos y enérgicos, con picos, barrenos y vagones. Alzaron artefactos, armaron casetas, abrieron hoyos y comenzaron a sacra tierra y a horadar, a horadar, a horadar…Tanto horadaron que otro día, el altar de la Virgencita se vino abajo, y el techo de la iglesita también. Bravamente el cura del poblado se lanzó bajo los escombros y rajo en brazos la menuda imagen, colocándola en el altar mayor de la parroquia, donde ahora está. Por eso os decía que el metalismo egoísta de los hombres había hecho menester un segundo santuario…El buen Arzobispo lo hará tan pronto se serenen las cosas en la República. Invocará la ayuda de todos los cubanos, recogerá el óbolo de todos los pueblos de la Isla, y allí cerca, en otra eminencia rodeada de picudas lomas, cerquita del cielo azul, la Virgencita divinamente feúcha tendrá un nuevo santuario gótico que armonice con la áspera y elevada serranía.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator