Wednesday, November 18, 2015

Post-crónica: VIII Encuentro Nacional de Historia “Iglesia Católica y Nacionalidad Cubana” (por Carlos A. Peón-Casas)



Ya después de consumada esta octava convocatoria, promovida por la Sección de Cultura de la Conferencia de Obispos católicos de Cuba, recordamos siempre con fruición aquel primer Encuentro que data del año 1996, celebrado en la ciudad de Camagüey, a instancias del que fuera su precursor y coordinador entonces de la ante citada Sección, el Sr. Joaquín Estrada Montalván.

Este recién finalizado convite, que ya va adquiriendo en el tiempo una bien ganada madurez, fue convocado esta vez por su actual coordinador, el padre santaclareño Juan Manuel Fernández Triana, y tuvo por sede, la Casa diocesana La Milagrosa, ubicada en el bellísmo enclave del barrio de la Playa en la otrora Atenas de Cuba, la bella ciudad de Matanzas, entre los días 4 y 7 de este noviembre del 2015.

En las Palabras de bienvenida, a cargo del P. Jesús Marcoleta, Canciller del Obispado de Matanzas, y Responsable de la pastoral de la Cultura en esa misma diócesis, se hizo patente una idea: la creación de una Academia de la Historia Eclesial en Cuba, que aglutine el bien obrar de tantos investigadores católicos y no, sobre asunto tan necesario para la Iglesia cubana, a saber: la preservación de la vital memoria tangible e intangible, a lo largo de más de cinco siglos de peregrinaje en nuestra Patria.

Propuesta que nos parece muy apropiada y pertinente dado el decursar imparable de estos convites que ya sobrepasan los quince años, el tiempo justo que exigía el que fuera también inolvidable animador de estas celebraciones, nuestro querido Monseñor Adolfo, Primer Arzobispo de Camagüey, quien cuando le fuera presentado el Proyecto de esta andadura, diría a nuestro amigo Joaquín: “conversamos sobre esto dentro de quince años, pero comienza hoy mismo"(1)

Lo visto y vivido durante estos fructíferos y fraternales días, nos anima ahora a rememorar los detalles más significativos de este convite particular que nos ha dejado, sin dudas, un grato sabor de boca.

Aunque la participación general, haya quedado por debajo de los precedentes eventos, ese detalle cuantitativo no desmerece para nada la impronta cualitativa de los conferencistas especialmente invitados y los ponentes; quienes conjuntamente han dado lucidez y realce a todas y cada una de las presentaciones y debates.

Es loable destacar entre los primeros citados, las intervenciones del MsC. Antonio López de Queralta Morcillo, director del Museo Arquidiocesano de Santiago de Cuba, a cuyo cargo estuvo la impartición del Curso pre evento intitulado: “Los Museos de Arte Religioso. Su Importancia”; la de la Dra. Alicia García Santana, investigadora y Miembro Correspondiente de la Academia de Historia de Cuba, sobre la “Evolución de la arquitectura religiosa en Cuba”; y la que con carácter especial dictó el Dr. Edelberto Leiva Lájara, coautor junto al también Dr. Eduardo Torres Cuevas, del libro “Historia de la Iglesia Católica en Cuba”, y que versó sobre las particularidades de tan interesante y amplísimo tema, desde la Conquista y hasta entrado el siglo diecinueve. 

De especial significación, fue igualmente la Intervención especial del Dr. Arnaldo Gierbolini Rodríguez, catedrático del Departamento de Historia de la Pontificia Universidad católica de Puerto Rico acerca de “Las relaciones históricas entre las Iglesias de Cuba y Puerto Rico”.

Entre los ponentes resultaron muy atractivos los trabajos de jóvenes investigadores, como los del Lic. Alvaro Verde Tribons, y su interesante propuesta: “Del hecho al símbolo: representación de la élite habanera sobre la muerte en el siglo XVIII y el acto de testar para el bien morir”; o el de la Lic. María Elena Meneses Muro quien discurrió sobre “Soberanía de la nación vs soberanía del catolicismo: indagación en la memoria del último arzobispo español de Santiago de Cuba”.

En realidad, asistimos igualmente con interés parejo a la mayoría de aquellos, aunque nos fuera imposible el seguimiento de todas ellos, dada la circunstancia de que fueron programadas en dos sesiones paralelas de trabajo, experiencia que ha sido común en otras ediciones, pero que entendemos, para una próxima vez, todos los trabajos pudieran presentarse en una sola Comisión de Trabajo, facilitando la cercanía de todos a todas las exposiciones.

Otras actividades colaterales abundaron en este Encuentro, como lo fueron las muy oportunas presentaciones de libros con temáticas alusivas a la historia eclesial cubana, y una excelente velada musical a cargo del trío de cuerdas Shalom.

Por lo demás, es de agradecer la excelente gestión organizativa del evento, las magníficas atenciones recibidas durante estos días del obsequioso y bien dispuesto personal de servicio de la casa Diocesana La Milagrosa, y el clima de excelente compartir entre todos los que concurrimos allí desde las distintas diócesis cubanas.


----------------------------------------------------------
1.En la Presentación del libro Iglesia Católica y Nacionalidad Cubana. Encuentros Nacionales de Historia. Tomo 1. Ed Universal, Miami, 2005. p.16. Editado y Compilado por Joaquín Estrada Montalván.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator