Friday, August 2, 2013

El general de división Manuel Antonio de Varona Miranda (por Frank de Varona)

Manuel Antonio de Varona Miranda fue uno de los patriotas camagüeyanos que pelearon en las tres guerras de independencia de Cuba: la Guerra de los Diez Años (1868-1878), la Chiquita (1879) y la del ’95 (1895-1898). La familia Varona peleó en todas las guerras de independencia con valentía y distinción. Francisco de Varona y González alcanzó el más alto rango del Ejército Libertador, Mayor General, y peleó en las tres guerras de nuestra independencia como Manuel Antonio de Varona Miranda. Miguel de Varona y del Castillo, hijo del filósofo Enrique José de Varona, fue comandante y ayudante de Antonio Maceo. Posteriormente fue general y jefe del Ejército Nacional de la República de Cuba. Escipión de Varona y Agüero alcanzó el grado de comandante del Ejército Libertador de Cuba. 

De acuerdo con Jorge Juárez Cano en su libro Apuntes de Camagüey 23 miembros de la familia Varona murieron solamente en la Guerra de los Diez Años. Entre los que fueron fusilados por los españoles se encuentran mi bisabuelo José Fernando de Varona y Batista y mi tío abuelo Oscar de Varona Agüero. Varona Agüero fue fusilado en Santiago de Cuba en 1873 junto a su pariente el general Bernabé de Varona y Borrero (Bembeta), ambos de la expedición del Virginius. Diego Esteban de Varona y Gelabert murió con su esposa Ana Josefa Agüero y de Varona en 1875 y Carlos de Varona fue fusilado en 1870.

Nació el futuro general de división del Ejército de Liberación el 1 de enero de 1856 en la finca El Aguacate cerca de Sibanicú. Manuel Antonio fue uno de los tres hijos del matrimonio de Diego de Varona del Castillo y Rufina de Miranda Agüero. 

Cursó sus primeros estudios en Santa María del Puerto del Príncipe y cuando regresó a Sibanicú estalló el Grito de Yara el 10 de octubre de 1868. Entonces su padre y sus hermanos Pablo y Javier se unieron a las tropas mambisas. En 1870, Manuel Antonio, a la edad de 14 años, salió a pelear por la independencia de Cuba. 

El joven Manuel Antonio combatió en las zonas de Subanicú, Minas y Nuevitas a las órdenes del coronel Nené Perdomo. Después pasó a combatir en Oriente bajo las órdenes de los generales Guillermo Moncada, Flor Crombet y el Titán de Bronce Antonio Maceo. Cuando se firmó el Pacto del Zanjón que puso fin a la Guerra de los Diez Años en febrero de 1878 Manuel Antonio, quien entonces tenía 22 años, había alcanzado el grado de teniente.

Al año siguiente comienzó la Guerra Chiquita y Manuel Antonio combatió a las órdenes de Limbano Sánchez y participó en muchas batallas. Fue herido de gravedad en un combate y capturado prisionero por los españoles, quienes lo llevaron al Castillo del Morro en Santiago de Cuba. Logró su libertad gracias a las gestiones hechas por su madre y por una camagüeyana que era la prometida del gobernador militar de Oriente.

En el exilio Manuel Antonio de Varona colaboró con patriotas cubanos radicados en países del Caribe y América Central. Vivió en Venezuela por un tiempo y en 1895 viajó a la República Dominicana. Allí se unió a los generales Serafín Sánchez y Carlos Roloff y partió en la expedición a bordo del barco James Woodal. Desembarcaron en la zona de Punta Caney y Tayabacoa en la costa sur de Las Villas en 24 de julio de 1895. 

Manuel Antonio fue ascendido a capitán y recibió el mando de un batallón bajo las órdenes del general Carlos Roloff, quien era un polaco nacido en Varsovia en 1842 y que murió en Guanabacoa en 1907. Con sus soldados el capitán Varona destruyó vías férreas y puentes con el objetivo de obstaculizar el movimiento del ejército español en Las Villas. El 1 de octubre de 1895 Manuel Antonio de Varona fue ascendido a comandante y nombrado jefe del batallón Tiradores de Roloff. Su tropa combatió en las zonas de Tunas de Zaza, Santi Spíritus, Remedios, Caibarién, Morón y Júcaro. El general Roloff fue nombrado secretario o ministro de la guerra y se despidió del comandante Varona.

El 22 de octubre de 1895 el general Antonio Maceo comenzó la marcha invasora hacia el occidente partiendo de Los Mangos de Baraguá, lugar histórico de la protesta del general Maceo ante Arsenio Martínez Campo, el capitán general de Cuba. Maceo y el general en jefe del Ejército Libertador Cubano Máximo Gómez enfrentaron con su pequeño ejército de unos 2,500 mambises a más de 100,000 soldados españoles de línea y 60,000 voluntarios. También los mambises tuvieron que cruzar por dos trochas fuertemente defendidas por una serie de fuertes.

Los españoles estaban convencidos que con la inmensa superioridad de su ejército bien equipado y armado y dirigido por los mejores generales de España con mucha experiencia en guerras en África podrían destruir al pequeño y mal equipado Ejército Libertador.

Cuando el general Maceo invadió Las Villas le pidió al comandante Manuel Antonio de Varona, a quien conocía muy bien desde la Guerra de los Diez Años, que se incorporara al ejército invasor. Manuel Antonio entonces participó con audacia y valor en combates enconados y sangrientos tales como Boca del Toro, La Colmena, La Amarilla, Coliseo y El Estante. En Calimete los cubanos perdieron la batalla y se retiraron antes de ser destruídos por completo.

Varona marchó a la vanguardia de la columna invasora del Lugarteniente General Antonio Maceo y finalizó la brillantísima hazaña de la invasión militar del occidente de Cuba, una de las más famosas marchas militares triunfales de la historia mundial, en Mantua, Pinar del Río el 18 de enero de 1896.

El Titán de Bronce llegó cuatro días después para terminar la invasión de Cuba de lado a lado. Varona fue ascendido a teniente coronel y se le nombró jefe de la zona de Mantua. Dejaron atrás miles de soldados españoles heridos y muertos que habían sido en derrotados en múltiples combates. Ardieron ingenios, cañaverales y los campos de tabaco, y de esa forma se destruyó la economía de Cuba y España. 

Al finalizar la invasión de oriente a occidente el general Maceo recorrió 424 leguas en 90 días, peleó en 27 combates y ocupó 22 pueblos. El Capitán General Arsenio Martínez Campos renunció ante su fracaso al no poder detener la invasión y fue reemplazado por el “carnicero” Valeriano Weyler. El nuevo capitán general movilizó su ejército contra Maceo. El Titán de Bronce murió peleando el 7 de diciembre de 1896 en San Pedro.

La guerra continuó y el 15 de abril de 1898 Manuel Antonio de Varona obtuvo el rango de general de brigada. El 24 de agosto fue ascendido a general de división y se convirtió en uno de los 33 generales de ese rango, al igual que el camagüeyano Lope Recio Loynaz.

Una vez lograda la independencia de su patria, el general Manuel Antonio de Varona se dedicó a la agricultura en su finca con el fin de mantener a su extensa familia .El general Varona se casó dos veces. Con su primera esposa, María Cansino, tuvo dos hijos, Francisco y Pedro de Varona y Cansino. En su segundo matrimonio con María Teresa Rodríguez Parra y Quintero nacieron siete hijos María Teresa, Ana María, María Antonia, María Elena, Bernabé, Luis y Enrique de Varona Rodríguez Parra. Murió este insigne patriota camagüeyano el 6 de octubre de 1935 en La Habana a la edad de 79 años.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.
Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.
He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator