Wednesday, October 3, 2012

Vivir en Cuba Hoy (por Andy S. Gómez)

Foto/Reuters
------------------

por  *Andy S. Gómez
(Cortesía del Institute for Cuban and Cuban-American Studies
 University of Miami)
 

Durante mi último viaje a Cuba para la visita del Papa Benedicto XVI, tuve la oportunidad de reunirme con muchos jóvenes para hablar del futuro y como ellos ven la presente situación en Cuba. Uno de estos jóvenes es un seminarista Católico. Su nombre es Luis Lael. Desde mi regreso, me he mantenido a través de correo electrónico en contacto con el. Para tener acceso al internet, Luis tiene que ir a casa de un amigo en el barrio para poder comunicarse conmigo. Muchas de las veces no hay conexión por días. 

 Recientemente le pregunte a Luis como estaban las cosas por Cuba. Esta fue su respuesta:

Estimado Andy, para mi es triste y desesperanzador el tema Cuba, de solo mencionarlo me descorazona un poco, usted me dirá luego pero fíjese, aquí no hay que ser muy letrado ni muy científico para darse cuenta de la realidad en que se vive, por ejemplo si le preguntáramos a un campesino a un guajiro del campo ¿Qué piensa usted sobre la situación en Cuba? Respondería: ¡Amigo! mire por usted mismo, los jóvenes de hoy no quieren saber del campo, los que permanecemos somos demasiados viejos, y para colmo el estado nos ha puesto a estudiar porque hasta para trabajar en el campo hay que tener doce grado, imagínese usted a estas alturas de la vida y con ese recado, ¡ha! 

Y ¿donde están las tierras? porque para donde quiera que uno mira lo que ve es marabú mucho marabú, además no hay animales con los que uno pueda contar para trabajar la tierra, digo ¿que tierra? si nosotros los campesinos apenas tenemos unos cordelitos que nos da con trabajo para ir viviendo, no hay instrumentos y cuando los encuentras no hay quien los page por su elevado precio, mucho menos pensar en un pequeño tractor y aunque se tenga, para qué, si te ben prosperando un poco se ponen para ti y te hacen tierra. 

Si le preguntáramos a un obrero nos diría: mire por usted mismo, yo trabajo en la fabrica ocho horas al día de lunes a sábados, la norma a cumplir cada día es más y más, también la calidad, pero el sueldo es el mismo- cuatro quilos que cuando se cobran pasan de una mano para otra porque para fin de mes todo se va en deudas, es como si a principios de mes comenzáramos de cero nuevamente, y entonces los dolores de cabeza vienen y van pero bueno ya es costumbre siempre es lo mismo. 

Si le preguntáramos a un médico nos diría: mire por usted mismo porque yo no tengo tiempo para atenderlo, no hay medicinas, la consulta está llena de pacientes y también de cucarachas que pasan de aquí para ya y nadie les hace caso, la ambulancia que pedimos hace dos horas no llega, y además tengo tremenda hambre, en toda la mañana trabajando no he comido nada ¡ha! 

Y otra cosa, me preocupa que no tengo brillantina para cocinar en casa, se me acabó la azúcar que usamos para el desayuno de los niños, tengo que ver donde encuentro tal o mas cual medicamento para mi esposa que está enferma y lo necesita, llamar a ver si me llegó la misión porque esa es mi esperanza de poder tener un televisor bueno y una lavadora para que mi mujer pueda lavar la ropa decentemente y las manos no se le llenen tanto de ampollas como las tiene por culpa de ese jabón criollo porque a pesar de que entran dos sueldos en casa no da para jabón de la Chopin, además estoy preocupado porque ya es tarde y hoy me toca pasar por la bodega a recoger el pan de la cuota para la merienda de los niños mañana sino mi mujer me mata. 

Si le preguntáramos a un ingeniero en cualquiera de sus esferas nos diría: mire por usted mismo, yo soy ingeniero químico, quedé excedente el año pasado como tantos otros en mi trabajo donde me encontraba emplantillado por más de 20 años y ahora vendo café por la izquierda todas las mañanas aquí en la terminal de trenes ¡y sabes! Me va mejor que en mi trabajo anterior, claro esto es hasta que me cojan y me pongan una multa de madre. 

Si le preguntáramos a un administrativo nos diría mire por usted mismo aquí si tu resuelves te resuelven y así estamos, además ya no hay de donde sacar porque todo viene en bolsitas y están bien contadas no hay ni para mi. Si le preguntáramos a un negociante de la calle nos diría: oye compadre mira por ti mismo, aquí la filosofía del momento es “tu me resuelves yo te resuelvo y los demás que resuelvan como puedan”. 

 Si le preguntáramos a un joven cubano de hoy nos diría oiga mire por usted mismo, nuestro futuro es una utopía ¿es que no se nota en nuestros rostros?, además mire, yo ahora me voy para la disco a ver si no pienso porque mientras más pienso más miserable e impotente me siento; y así podríamos recorrer toda nuestra sociedad donde más o menos encontraríamos los mismos postulados. 

 Ahora si me pregunta a mí un joven de estudios y de fe al mismo tiempo un guajiro del campo del “batey cubano” yo le diría: hay sufrimiento en el pueblo cubano, hay carencias éticas y morales muy serias, hay palabras que ya no se usan como antes: el por favor, permiso, disculpe, perdón, señorita, caballero, la amabilidad, la cortesía especialmente con las mujeres, el trato hacia los mayores, esto va en decadencia total y si resucitara Darwin quedaría a gusto con nuestra sociedad donde el más débil es absorbido abruptamente por la acción del más fuerte esto sin compasión. Entonces querido amigo no digo que en otras partes del mundo sea mejor o pero sino que aquí es como es porque como decía Varela “no hay patria sin virtud ni virtud con impiedad” y esto se nos fue arrebatado; usted sabe que un pueblo sin Dios es como un barco sin timonel siempre a la deriva, es verdad que hoy se hacen esfuerzos por el bienestar de la mayoría se nota poco pero se hacen, sólo que esfuerzos muy meticulosamente pensados es como cambiarle el collar a un perro, el perro sigue siendo el mismo solo que con otro collar. Por eso nuestra Iglesia y nosotros en y desde ella tenemos que prepararnos para ser con el testimonio de la palabra y de nuestras acciones luz y sal para nuestra gente siempre y cada vez más sedientas de Dios y de verdad. 


 *Andy S. Gomez es colaborador asociado de ICCAS y Asistente a la Presidenta Para Asuntos Internacionales, Universidad de Miami.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator