Friday, May 11, 2012

(desde el estudio de Viera) Se puede ser sacerdote, poeta, y a la vez ¿torpe o vil?



No hagas mal uso del nombre del Señor tu dios,
pues él no dejará sin castigo al que use mal su nombre.
Ex 20.7



por Félix Luis Viera

El poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal (EC), quien recibió en días pasados el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, concedió recientemente una entrevista al semanario cultural oficialista cubano La Jiribilla (www.lajiribilla.cu). Dice en su introducción la entrevistadora, Nirma Acosta: “No hay espacio para la duda en este hombre que ha vivido lo suficiente como para saber deslindar al Bien del Mal”.


Una de las respuestas de EC: 

“No me considero un político, sino un revolucionario, y soy revolucionario porque soy un poeta”. 

Es decir, debemos entender que todos los poetas son revolucionarios (sea lo que fuere serlo); si bien, ya lo sabemos, todos los revolucionarios no son poetas.

¿O será que yo no estoy apto para entender lo que ha dicho EC?


Otra respuesta de EC:

La pregunta:

¿Entonces, el encuentro con la Revolución cubana fue de alguna manera la (sic) que completó y definió el camino de Ernesto Cardenal?

EC: “Sí. Aquí me di cuenta de que el camino era este: el de Cuba. Desde entonces he militado con la Revolución”.

¿Se puede militar en algo desde tan lejos, y sobre todo alejado de las penurias que, como en el caso que nos ocupa, establece ese algo? Pero sobre todo: ¿no es una infamia vivir material y espiritualmente tan distante de la miseria, la coerción, el sojuzgamiento en que viven los cubanos de hoy, y proclamarse a favor de quienes esto propician? ¿No es esto una gran pifia clerical? 

Por otra parte, ¿no será muy largo “el camino este: el de Cuba”, que en 53 años ha prodigado, fundamentalmente, lo dicho en el párrafo anterior?


Otra respuesta de EC:

“Sigo siendo revolucionario igual que antes, con la misma fe, convicción y la misma esperanza. Nunca he tenido una vacilación al respecto. Solo existen dos sistemas económicos posibles: la apropiación privada de las riquezas de la tierra, y la puesta en común de esas riquezas. No hay un camino intermedio entre el capitalismo y el socialismo. No existe una tercera vía. Hay que ser socialista”. 

¿No hay un tercer camino: la perfectibilidad del capitalismo? ¿No es lo que se está llevando a cabo en no pocas regiones del mundo? ¿O será perfectible un sistema político —el llamado “socialismo real”, el “campo socialista”— que desapareció de Europa y otras latitudes con el beneplácito de los pueblos que lo padecían?
¿Ignorancia, torpeza, capricho del poeta Cardenal? ¿Cinismo?


En la entrevista referida, otra respuesta de EC:

“No solo la poesía. La poesía me ha ayudado, pero yo diría que lo que más me ha ayudado es mi amor a la humanidad, al pueblo, mi amor a la Revolución. Ningún homenaje por mis 80 años (sic) ha sido más importante que este que se me hace en Cuba. Justamente por tratarse de Cuba, que es el único país socialista que queda, y el único que se mantiene rebelde ante el imperialismo. Qué sería de nosotros en América Latina sin Cuba. Entonces, mi primer y más grande reconocimiento se lo dedico siempre a este país”.

En esta respuesta yo leo lo siguiente: los únicos que aman a la “humanidad, al pueblo”, son los que aman a la Revolución... cubana (entonces, según lo que vemos, quedan pocos amadores de la humanidad, del pueblo). Los cubanos que, lejos de su tierra, siguen siendo de izquierda, de la llamada izquierda democrática —si es que así se puede definir—, los que continúan abogando por la igualdad entre los seres humanos, los que mantienen el principio de haz bien y no mires a quién, los que luchan contra la discriminación de cualquier tipo, los que se manifiestan en contra de las tantas desigualdades que hay en este mundo, los que coinciden con el precepto de ama al prójimo como a ti mismo, los que están seguros, y para eso ponen su esfuerzo, de que algún día existirá la real comunión entre los seres humanos, aquellos que persisten con su fe en el mejoramiento humano... se hallan, según el sacerdote Cardenal, del lado del Mal... Solo porque con razón, con conocimiento de causa, aborrecen a una dictadura que ha hundido a un pueblo en la miseria, el pánico, el ateísmo, la desesperanza...

Bueno... Yo sigo sin poder decidirme por uno de los dos adjetivos que escribí en el título de estas líneas.

-----------------------------------------------------------
Félix Luis Viera (Santa Clara, Cuba, 1945). Poeta, cuentista y novelista. Ha publicado los poemarios: Una melodía sin ton ni son bajo la lluvia (Premio David de Poesía de la Uneac*, 1976, Ediciones Unión, Cuba), Prefiero los que cantan (1988, Ediciones Unión, Cuba), Cada día muero 24 horas (1990, Editorial Letras Cubanas), Y me han dolido los cuchillos (1991, Editorial Capiro, Cuba), Poemas de amor y de olvido (1994, Editorial Capiro, Cuba) y La patria es una naranja (Ediciones Iduna, Miami, EE UU, 2010, Ediciones Il Flogio, Italia, 2011); los libros de cuento: Las llamas en el cielo (1983, Ediciones Unión, Cuba), En el nombre del hijo (Premio de la Crítica 1983. Editorial Letras Cubanas. Reedición 1986) y Precio del amor (1990, Editorial Letras Cubanas); las novelas Con tu vestido blanco (Premio Nacional de Novela de la UNEAC 1987 y Premio de la Crítica 1988. Ediciones Unión, Cuba), Serás comunista, pero te quiero (1995, Ediciones Unión, Cuba), Un ciervo herido (Editorial Plaza Mayor, Puerto Rico, 2002, Editorial L´ Ancora del Mediterraneo, Italia, 2005), la noveleta Inglaterra Hernández (Ediciones Universidad Veracruzana, 1997. Reediciones 2003 y 2005) y El corazón del Rey (2010, Editorial Lagares, México). Su libro de cuentos Las llamas en el cielo es considerado un clásico de la literatura de su país. Sus creaciones han sido traducidas a diversos idiomas y forman parte de antologías publicadas en Cuba y en el extranjero. En su país natal recibió varias distinciones por su labor en favor de la cultura. Fue director de la revista Signos, de proyección internacional y dedicada a las tradiciones de la cultura. En México, donde reside desde 1995, ha colaborado en distintos periódicos con artículos de crítica literaria, de contenido cultural en general y de opinión social y política. Asimismo, ha impartido talleres literarios y conferencias, y se ha desempeñado como asesor de variadas publicaciones.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator