Wednesday, April 28, 2010

Con la verdad a cuestas ( Sección a cargo de Ena La Pitu Columbié)

Comienza hoy miércoles una nueva sección, Con la verdad a cuestas, en el blog Gaspar, El Lugareño, gracias a la cortesía Ena LaPitu Columbié, quien ha aceptado la invitación a compartir cada semana una muestra de sus fotos y un texto relacionado con las imágenes.

Las otras secciones fijas que tiene actualmente el blog son: La Luz Reconciliada (Lunes); Ley en el blog (Viernes), Oikos (Sábado) y Damas de Blanco (Domingo).

También, se estuvieron publicando de manera sistemática: Orígenes (Martes), Camagüey visto por Reynier (Miércoles) Fotos de Ninon Lavallee (Jueves) y Estampas Camagüeyanas.

Gaspar, El Lugareño

--------------------------------------------------------------------

---------------------------------
Con la verdad a cuestas

por Ena LaPitu Columbié




Joaquín Estrada Montalván me invitó a que me montara en el blog “Gaspar, El Lugareño” para hacer una travesía juntos por los mares cibernéticos. Me encantó la idea, la considero un lujo y acepté tan gentil invitación. Ahora todos los miércoles por un tiempo no determinado, este importante blog me abre las puertas para entrar en contacto con sus lectores y traerles pequeñas viñetas y fotos sobre mis viajes.


Comenzaré hoy con la primera visita que hice a Cuba desde mi salida en 1996. Fue el fin de año pasado y principios de este 2010 cuando rompí por fin el embrujo. Gracias Joaquín por la deferencia.

¿Cuál es la ruta de Baracoa?
(Primera parte)


Algún tonto desinformado dijo o escribió en alguna ocasión que Baracoa no está en la ruta de nadie. Tal sandez se debió seguramente a que ese personaje tomó en cuenta la ubicación geográfica de la ciudad —en el extremo más oriental de Cuba— y también que durante algunos siglos el pueblo estuvo casi incomunicado del resto de la isla por tierra. Supongo que con esto se creó el mito de que es la última ciudad de Cuba. Si bien es cierto que llegar a Baracoa siempre ha sido dificultoso, y que en la actualidad el camino por tierra ocurre por el viaducto La Farola, una carretera muy particular que alcanza una altura de más de 600 metros sobre el nivel del mar, y zigzaguea las montañas atravesando ríos por medio de más de una decena de puentes colgantes. La verdad es que Baracoa está en la ruta de Dios, o por lo menos lo estuvo.

Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa es la primera ciudad de Cuba, fundada como primera villa por Diego Velázquez el 15 de agosto de 1511, también fue la primera capital del país hasta 1515. Baracoa fue la sede del primer obispado y de la primera catedral cubana; en sus tierras se colocó la primera cruz de veinte que sembró Cristóbal Colón en el descubrimiento de América: La Cruz de la Parra, y por si esto fuera poco, Baracoa recibió el primer Escudo de Armas que ostentara una ciudad en América, concedida por Orden Real de su majestad La Reina de España Doña María Cristina de Hamburgo. En el emblema reza una inscripción en Latín Tempore primas que designa a la ciudad como la primera en el tiempo.

Pero Baracoa no sólo es la primera ciudad de Cuba, sino que también está llena de tesoros únicos. Se distingue por su belleza sorprendente, que funciona en el contraste de sus altas montañas atravesadas por largos y caudalosos ríos y rodeada toda ella de mar. Es precisamente por ese ambiente marino que toma su nombre de un vocablo aborigen que significa existencia de mar. También posee un sólido sistema de defensa que funcionaba contra los ataques de corsarios y piratas: Los fuertes La Punta, Seboruco y Matachín, así como los torreones de Joa y Caguase, joyas de la arquitectura colonial de la Isla. En sus aguas se encuentra el mamífero aborigen Manatí, y la ranita más pequeña del mundo, en sus bosques se refugia casi extinto el legendario Pájaro Carpintero Real y en sus tierras, la joya natural de Cuba, el más bello caracol del mundo La Polymita Picta. Otro de sus récords fue en un tiempo atrás el vuelo comercial más corto de Cuba y uno de los más cortos del mundo, desde la capital de su provincia Guantánamo con una duración de 8 minutos. Posee más de 50 sitios arqueológicos explorados, donde hay evidencias de las comunidades taínas de origen arahuaco, y muchos otros sitios vírgenes, 12 aves endémicas, 67 tipos de helechos exclusivos del lugar y más de 130 especies de madera preciosa entre muchos otros tesoros. Todas estas características y la vida apacible y sana, fueron razones suficientes para inspirar al escritor cubano Alejo Carpentier a incluirla en su novela La Consagración de la Primavera. Fascinante fue Baracoa por su belleza, sencillez, historia y leyendas. ¿Pero le ha servido de algo ser la Tempore primas?


-------------------------------------------------






Fotos/Blog Gaspar, El Lugareño (by Ena La Pitu Columbié)
----------------------------------------------------------------

ver el website de Ena La Pitu Columbié

Ena Columbié, “LaPitu” Guantánamo, Cuba. Poeta, ensayista, crítica, narradora y artista. Licenciada en Filología. Ha obtenido numerosos premios en crítica literaria y artística, cuento y poesía. Ha publicado los libros: Dos cuentos (Narrativa. Cuba 1987), El Exégeta (Crítica literaria. Cuba 1995), Ripios y Epigramas (Poesía Cuba 2001) y Ripios (Poesía. USA 2006) y en las antologías: Lenguas Recurrentes (1982), Lauros (Cuba 1989), Epigramas (Cuba1994), Muestra Siglo XXI de la poesía en español (USA 2005), La Mujer Rota (México 2008). Dirige la editorial, Ediciones EntreRíos. Ha colaborado como editora en la editorial La Araña pelúa de París y en La Peregrina Magazine, así como en diversos proyectos privados independientes.

Como fotógrafa ha publicado en revistas y periódicos de USA. Reside en Miami, Florida. USA.

8 comments:

Manny Lopez said...

Que buenas fotos las de mi amiga Lapitu!

Anonymous said...

Lindas e ilustrativas fotos. Aprecio tambien la leyenda. Gracias,
Elizabeth

Odette Alonso said...

Excelentes fotos, mi hermana. Ahora mismo estoy recordando mi primer viaje a Baracoa, por tierra, colgando de La Farola. Me bañé en el río Miel y volví, cual correspondía, en avión un par de veces más. En una de ellas me encontré con Maribel en el aeropuerto. Gratos recuerdos, amigos queridos que allí siguen o que salieron a poblar el mundo.
Un beso grande, mi hermana, para ti y para Joaquín. Felicidades por este espacio

Anonymous said...

Un lujo, Ena.
Búhamente,
M.E.

Anonymous said...

El corto pero muy descriptivo articulo en El Lugareño trae una ciudad cubana olvidada en muchos aspectos.
Gracias, espero poder leer sus li bros y otras publicaciones.
Dr. Armando F. Cobelo

Anonymous said...

Para los conocimos a Baracoa en su explendor .Da tristeza ver en esas imagenes, lo que queda de ella ; solo la naturaleza la salva ... Hablan por si sola las fotos de La Pitu ;el deterioro va senalando la ruta destructiva de La Involucion!. Felicidades por ese ojo y esa pluma! Ari.

Anonymous said...

Para los que conocimos a Baracoa en todo su explendor.Nos da tristeza ver esas imagenes ...marcando la huella de La Involucion !.Ojo certero pluma conciente e informada . Felicidades Ena ! Baracoa se salvara por su belleza natural...y por su gente.

Tommy C. said...

Fotos geniales que con dolor muestran el deterioro de una de las ciudades con "magia" como Caibarien, Remedios y otros lugares de nuestro pais, felicidades amiga por tu lente certero y tu palabra aguda.

Gaspar, El Lugareño Headline Animator