Showing posts with label Cuba. Show all posts
Showing posts with label Cuba. Show all posts

Thursday, January 27, 2022

Carlota Vidaud (por Marta L. Carbonell)


Carlotica para mí fue una mujer santa, no santurrona, siempre se adelantó a su tiempo. Lectora incansable siempre al día en cuestiones sociales y teológicas.

Muy preocupada por la juventud. Dios quiso que viviera con su madre frente al Instituto y esto le daba la oportunidad de acercarse e invitar a todos los jóvenes que conocía a participar de cuanto evento tenía noticia a nivel nacional e internacional en los cuales, según ella, debíamos participar. Así fuimos a la Asamblea de Pax Romana en La Habana representando a la JEC, Juventud Estudiantil Católica.

Nos facilitaba libros y revistas, como Paris Match a la que estaba suscrita. Puede decirse que el francés era sus primera lengua ya que era la que siempre hablaba con su madre.

Divertidisima, caminaba mucho y muy rápido. Su cabello era muy fino y lacio. Era imposible que se viera despeinada pero siempre cargaba un peinecito y lo usaba frecuentemente. Tenía los ojos azules y se pintaba a diario. No puedo decir que se ‘maquillara’ porque se daba unos brochazos y listo.

Muy fiel a la Iglesia, asistía a Misa a diario, sin dejar por eso de cuestionar la posición de la jerarquía en diversos asuntos. Estuvo en Roma alguna vez. Conocía y ayudaba a todo el mundo sin alardes.

La detuvieron por colaborar con el MRAP y la sancionaron a 2 años de reclusión domiciliaria en la causa 51 de 1971. Esta causa se conoció popularmente como la causa de los católicos.

A pesar de muchos intentos de amigos y familiares, Carlotica se negó a salir de Cuba donde permaneció hasta su muerte el 21 de enero de 2021.



------------
Ver en el blog


Wednesday, January 26, 2022

2021. El año en el que el teatro en español de Miami venció a la pandemia (por Wilfredo A. Ramos)


El recién terminado 2021 fue sin duda un año de grandes retos, temores e intensos desasosiegos en general. No menos lo fue para el gremio teatral hispano de Miami que vivió la posibilidad de ver suspendidas toda su programación por tiempo indefinido, algo que finalmente no sucedió, pudiendo abrir durante el mes de febrero, poco a poco, los escasos espacios de presentación que van quedando para el teatro de la ciudad. Algunos eventos aún mantuvieron su formato a través de la Internet, pero la casi totalidad abrió sus puertas y se hicieron presentes en distintos escenarios, incluso en aquellos no convencionales.


Entre las primeras salas en abrir sus puertas estuvo la sala Teatro 8, que bajo la dirección de Alejandro Vales y Jessica Alvarez-Dieguez, subieron el telón con “La que se va a armar” obra dirigida por los argentinos Carolina Laursen y David Chocarro, con un elenco todo de actores españoles que por vez primera actuaban en esta ciudad. Además, con las comedias “Terapia amorosa. El Arte de pelear” y “Actrices”, ambas bajo la dirección del binomio Vales-Diéguez, mantuvieron la cartelera de dicha sala ocupada a lo largo de todo el año, solo cediendo paso a funciones puntuales de las puestas: “Frida mía”, hermoso trabajo de Rosalinda Rodríguez y, “Por el placer de volver a verla”, reposición de un excelente título estrenado durante el 2020, del canadiense Michel Tremblay, con dirección de Jessica Álvarez-Diéguez, interpretado por ella y su esposo Vales, un trabajo que le confirió el premio como mejor actriz protagónica del año 2020 en Miami.


El Teatro Trail y el Café-Teatro Catarsis, bajo la dirección de la actriz colombiana Marisol Correa, presentaron durante todo el presente año, títulos como “Papá Fritos”, “Mi robot sexual”, “Los vecinos de arriba”, las habituales comedias ligeras en su sala grande, mientras que en Catarsis, los espectáculos de café concert, “De carne y hueso". "La cantina del despecho”, con dirección del conocido actor cubano Juan David Ferrer y actuación de la propia Correa, quien alternaba su personaje con otras actrices, acompañada del magnífico dúo musical integrado por Margarita Durán y Angela Moncada, así como “Fumando espero, el penúltimo cuplé”, trabajo concebido, dirigido e interpretado por la actriz española Eugenia Sancho, acompañada al piano por Evita Garrucho, bajo la producción de Marti Productions, ambos espectáculos poniendo la nota teatral en ese espacio caracterizado por presentar principalmente espectáculos de Stand up Comedy.



El Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami, regresó a los escenarios del Miami Dade County Auditorium y del Carnival Studio Theater del Arsht Center, después del impasse del año anterior producto de la pandemia, en su edición XXXV mostrando agrupaciones teatrales de México, Uruguay, Colombia, Ecuador y Estados Unidos, representado este último país, como es habitual, por la compañía Teatro Avante dirigida por Mario E. Sánchez, presidente del evento, la cual subió a las tablas la obra del dramaturgo cubano residente en España, Abel González Melo, “Ubú Pandemia”. En cuanto a las presentaciones foráneas hay que destacar a la agrupación mexicana Los Pinches Chamacos con la puesta en escena del espectáculo “Papá está en la Atlantida” de Javier Malpica, con dirección de Esteban Castellanos y el unipersonal escrito, dirigido y actuado por el ecuatoriano Carlos Gallegos, “Barrio Caleidoscopio”, ambos excelentes trabajos. Además se presentaron de Uruguay, “Nociones básicas para la construcción de puentes”, escrita y dirigida por Jimena Márquez , “Murga Madre”, de Pablo Routin con dirección de Fernando Toja y “Tom Pain (Basado en nada)”, adaptación del original del norteamericano Will Eno, dirigida por Lucio Hernández, mientras que Colombia puso la nota de teatro para niños en el festival con la puesta es escena de “Un bosque encantado”, escrita y dirigida a tres manos por Camila Rivera, Tatiana Samper y Daniel Roa.


La casa productora Arca Images, bajo la dirección general de Alexa Kube, quien celebró este 2021 sus veinte años de existencia, subió a las tablas del Miami Dade County Auditorium “Vuelve a contármelo todo”, de Abel G. Melo, con dirección de Larry Villanueva, “Fallen Angels”, del dramaturgo cubano radicado en Francia Joel Cano, dirección compartida Cano-Villanueva y “Hotel Desiderium”, escrita y dirigida por Nilo Cruz. Vale destacar que las dos primeras obras tuvieron sendas presentaciones simultáneas en escenarios de Madrid y París, respectivamente.

La joven agrupación Margi Happennings, quien tiene a la conocida actriz Marilyn Romero como su directora y a Gigi González como productora general, presentaron en un escenario nada convencional como el que suele ser el hermoso patio de una casa, la obra “Una tarde de sol”, versión de la obra de los españoles hermanos Alvares Quintero “Mañana de sol”, teniendo como intérpretes a esos dos grandes actores que son Marta Velazco y Gerardo Riverón, para asumir, casi finalizando el año, la lectura dramatizada de un texto del conocido director y actor cubano Marcos Casanova, “Mariposas en flor”, en el espacio del Adriana Barraza Black Box.


Otras tres puestas en escena mostradas en espacios no convencionales fueron “Broda” asumida por la también novel agrupación Teatro Salvaje, que dirigen el argentino Luciano Cortés y la norteamericana Lauren Gaspard, presentada en un improvisado escenario en el patio de una casa, trabajo este que acoge varias técnicas actorales como las del mimo, el clown, el juglar, en un espectáculo sumamente interesante. Otro de estos espectáculos fue el unipersonal “La vida en rosa”, basado en cuentos del escritor cubano Rolando Morelli, los cuales fueron adaptados por la actriz Marcia Arencibia-Henderson, directora de Thespis Acting Project, quien además asumió la dirección y actuación del mismo, en los salones del Miami Hispanic Cultural Arts Center, lugar donde presentara bajo su propia dirección la obra del reconocido escritor y dramaturgo cubano José Abreu Felipe, “La felicidad”. En este mismo escenario no convencional tuvo lugar la lectura, ya corriendo los últimos días de diciembre, de la obra “Onile Iya” de la teatrista cubana radicada en México, Yelina Rodríguez, bajo la dirección de Erom Jimmy Cuesta, la que reunió a un grupo de actores que más que una lectura dramática rozaron el borde de una puesta en escena, acompañada la misma con la música en vivo de una agrupación de tambores batá. Este trabajo consistió en la tesis de grado de la escritora para su Maestría en Dramaturgia de la Universidad de Baja California.


Casi finalizando el año Havanafama Teatro Estudio pudo estrenar por fin en su sede, la anunciada puesta de “Calígula”, título emblemático de la dramaturgia del francés Albert Camus, en adaptación de David Ponce y dirección de Juan Roca, mientras que con anterioridad repuso “Las Pericas” del dramaturgo cubano Nicolás Dorr y “Las chicas de Copacabana”, una versión libérrima de la obra “La orquesta”, del dramaturgo francés Jean Anouilh.

Area Stage, compañía dedicada al teatro infantil, que posee su propio conservatorio de teatro para niños y que va cumpliendo ya sus 32 años de fundada, aunque han funcionado como una institución angloparlante, a partir del pasado diciembre han decidido alternar en su programación obras dirigidas al público en español, lo que comenzó con la presentación de la obra “Cuento de Navidad” del británico Charles Dickens, dirigida por la española Nuria Ferrer, en una producción de PAFF (Primer Acto Florida Foundation), nueva organización dedicada a la promoción del teatro y la cultura en español en este país.

Otro colectivo teatral que se mantuvo activo durante todo el pasado año fue El Ingenio Teatro, institución que dirige Lilliam Vega, el cual mantuvo su ya habitual e importante trabajo con los niños del Centro Mater Art Project, a través de una gran variedad de talleres, los cuales incluyeron un campamento de verano de teatro musical, pero también realizando un hermoso trabajo con personas de la tercera edad, culminando ambos proyectos con presentaciones teatrales donde participaron ambas comunidades involucradas. Ejemplo de ello fue la puesta en escena del espectáculo “S.O.S. Planet” en el Teatro Manuel Artime. No podemos dejar de mencionar dentro de sus actividades, el ya habitual encuentro de Autores inolvidables, que en esta, su quinta edición estuvo dedicado a Federico García Lorca, con la presentación de la obra “Yerma”, en versión de Raquel Carrió, evento que fue acompañado de una mesa redonda donde diversos especialistas hablaron sobre la vida, obra y repercusión de la misma en el teatro cubano e internacional de este importante autor español.


El Festival Internacional de Teatro Casandra, organizado también por El Ingenio Teatro, dedicado a la mujer dentro de este medio artístico, llegó a su quinta edición,con participantes de Dinamarca, República Dominicana, Cuba, USA y España, teniendo por característica que la mayor parte de sus actividades, como puestas en escena internacionales, conferencias y mesas redondas, serían realizadas vía Zoom, con solo una o dos actividades presenciales, entre las que estuvo el estreno de “El pueblo de Esteban”, espectáculo basado en dos cuentos del escritor colombiano Gabriel G. Márquez, en la sala Artefactus Black Box, bajo la dirección de Lilliam Vega.

Este pasado 2021 con sus días de incertidumbres, fueron determinantes para que los pocos espacios dedicados a presentar teatro en la lengua de Cervantes, tomaran la importante decisión de unirse y crear una institución que los representara y les diera voz ante las autoridades de la ciudad y del Condado, con el objetivo de solicitar alguna ayuda económica que les permitiera asumir los costos de alquiler y pago de utilidades de estos espacios físicos ante la temporal situación de cierre de dichas instalaciones, producto de la alarma de salud pública existente, siendo de esta manera que nace HISTEPA (Hispanic Theater & Producers Association), en la cual se verían incorporadas Havanafama Teatro Studio, Artefactus Cultural Project, Adriana Barrasa Black Box, Teatro Trail, Teatro 8 y Paseo de las Artes Regency. Esta asociación lograría sus primeros frutos siendo escuchadas sus necesidades, otorgándoles algo de la ayuda económica necesaria que sirvió para ofrecer un respiro ante la tan tensa situación reinante. Por su parte, en agradecimiento a lo logrado, dichas instalaciones ofrecieron con carácter gratuito cada una, una función para el público de la ciudad que respondió colmando dichas salas, convirtiendo dicho evento en una fiesta teatral.


La sala que lleva el nombre de la internacionalmente reconocida actriz mexicana Adriana Barrasa en la ciudad del Doral, mantuvo sus cursos de formación de actores bajo la dirección de su excelente equipo de profesores, realizando la graduación de cada uno de sus dos niveles con la puesta en escena de las obras “Marathon” de Ricardo Monti y “En esta obra nadie llora” de Mariana de Althaus, ambas bajo la dirección de Jacqueline Briceño. Ese espacio repuso la obra “Príncipe Azul” del argentino Eduardo Griffero, interpretada por Jorge Hernández y Arnaldo Pipke, dirigida también por la Briceño, que al frente de Conecta Miami Arts, dirigió otras dos puestas, ambas en el escenario del One Stage Black Box del Miami Dade County Auditorium: “Ellas las de Gabo”, a partir de textos narrativos de García Márquez, trabajo que clausuraría el taller de actuación para jóvenes actores profesionales, la primera y “Marguerite... o crónicas de una mujer dormida”, unipersonal en donde la propia Briceño asume la dramaturgia, la dirección y la interpretación, en un excelente reto unipersonal acompañada por tres magníficos y prolíficos músicos.

Por su parte el Paseo de las Artes Regency, en su nuevo espacio mantuvo una programación dividida entre sus obras de quince minutos al estilo de microteatro y las puestas en escena en su sala teatral, con títulos como “La bicicleta”, “Señoras de Maracaibo”, “Cuentos de camino” y “La Reina de las Nieves”, alternando con espectáculos de Stand up Comedy.


MicroTeatro Miami, en su habitual espacio del Centro Cultural Español, comenzó una tímida programación fuera de sus contenedores habituales para, casi al final del año, retornar a los mismos con su ya repetitiva programación de piezas de comedias más que ligeras, siendo los únicos dos trabajos a destacar por sus respectivas concepciones creativas, sus intensidades dramáticas y su excelentemente logrado trabajo de interpretación, “Adios a Cuba”, de la autoría de Luis Enrique Valdés Duarte, dirigido e interpretado por Yerandy Basart, con la participación de la pianista Gisela Calero Rosales y “Llanto de Patria”, trabajo sobre textos de Hannah Imbert, dirigido y actuado por Letty Carmona.


Finalizando este recuento teatral del año 2021, nos encontramos a la agrupación Artefactus Teatro, en la barriada de Kendall, que dirige Eddy Díaz Souza, institución que realizó un muy meritorio trabajo a pesar de las inciertas condiciones que permanecieron durante estos pasados 365 días, manteniendo el espacio abierto y con funciones la casi totalidad del tiempo, logrando continuar de esta manera con la realización de dos de sus eventos: el II Solo Theater Fest y el IV Open Arts Fest. El primero, dedicado al unipersonal, no pudo contar con participación foránea y reunió en esta edición únicamente espectáculos de la ciudad, representados por “El álbum”, de Virgilio Piñera, dirigido por Raúl Martín, “La gran tirana”, de Carlos Padrón, con dirección de Verónica Lynn, “Sin retorno”, de Rolando Moreno, dirigido por Tomas Doval, “La vida en rosa”, de Rolando Morelli, dirigido por Marcia Arencibia-Henderson, “Ofelia”, de Jorge Carrigan, bajo dirección de Eddy Díaz-Souza, “La ventana” y “No me hagas llorar”, ambos escritos y dirigidos por el propio Souza.


El segundo de los eventos pudo mantener su carácter internacional gracias a la presentación de la agrupación mexicana, Los Pinches Chamacos, con el unipersonal “Los niños perdidos”, el cual parte de un texto del escritor Francisco Hinojosa, con dirección y actuación de Esteban Castellanos, así como la compañía ecuatoriana Casa Toledo con “Un Otelo en apuros”, trabajo en clave de humor y reflexión, sobre el clásico del inglés William Shakespeare, en dirección de Joseín Morán.


Por la parte nacional tuvo lugar el estreno de la “Alguna vez en Miami”, concebida y dirigida por Díaz-Souza, mientras que la agrupación Troop de Actores presentó “Pepito y Florentino", un texto de la dramaturga cubana Nitsy Grau, dirigido por Leopoldo Morales, El Ingenio Teatro, como ya dijimos anteriormente, subió a escena “El pueblo de Esteban” y la Fundación Cuatrogatos, dedicada a la promoción de la literatura en español, realizó la presentación de dos espectáculos basados en textos de la argentina Maria Elena Walsh, “En mis tiempos había un tiempo” y del cubano-americano Antonio Orlando Rodríguez, “El Señor Luciérnaga”.

Por otra parte, esta misma agrupación teatral en coordinación con la casa productora Fundarte, llevaron a la escena del Miami Dade County Auditorium el espectáculo infantil “Insectos y Bicharracos”, el cual contó con el trabajo musical de la reconocida compositora Rita Rosa Ruesga, estando la dirección en manos de Eddy Díaz-Souza.

No podríamos darle cierre a este extenso resumen del año 2021 que ya dejamos atrás sin mencionar a manera de homenaje póstumo los nombres de aquellas personas pertenecientes a nuestro medio teatral fallecidos en nuestra ciudad: Nattacha Amador, Broselianda Hernández, Abel Rodríguez, Rosa Fornés, Fernando Hidalgo y Miriam Lezcano, quienes de una u otra manera nos dejaron añorando su legado artístico. A estas tristes noticias tenemos que agregar una más, la de la dolorosa desaparición de otra sala de teatro en nuestra ciudad, el icónico Teatro 8, que fuera abierta durante la década del setenta del pasado siglo por la muy importante directora teatral cubana María Julia Casanova, un espacio menos para la presentación de nuestros espectáculos, un lugar menos para que trabajen nuestros teatristas.

Con este resumen de un año dejado atrás hemos querido mostrar que a pesar de las vicisitudes, angustias y carencias con que el teatro en español de esta ciudad ha vivido, a pesar de cierres, controles y pandemias, nuestro teatro puede sentirse orgulloso porque ganó la batalla.




Wilfredo A. Ramos
Enero 22, 2022

Una Moción presentada por los Delegados Sres. José Lacret Morlot y Salvador Cisneros sobre abolición de la Pena de Muerte. (por Carlos A. Peón-Casas)


La Convención Constituyente que redactó la que fuera la Constitución de 1901, fue establecida en la ciudad de La Habana el 5 de noviembre de 1900. Tres camagüeyanos eran delegados por la jurisdicción de Puerto Príncipe: Salvador Cisneros Betancourt, Manuel Ramón Silva y José R. Xiques. Los dos primeros en su carácter de propietarios, y el último como suplente.

Durante aquella fase preparatoria y entre las Enmiendas que fueron sometidas a escrutinio se hallaba la ya citada Moción(1). Contenida en aquel petitorio, se narra un suceso que involucraba al antiguo Márquez de Santa Lucia en los épicos años de la Guerra de Independencia.

Concierne, con más detalles a la etapa de la Guerra del 95 cuando el aludido Cisneros Betancourt, estaba al frente de las tropas que completaban la invasión a occidente, en los límites entre las Villas y Matanzas.

Sin dudas recrea un suceso de un minuto amargo en su larga existencia, un hecho que por demás le torturaría la conciencia y que vendría a ser finalmente aireado en 1901, en ocasión de los trabajos preparatorios de la Constitución de la República de Cuba aprobada aquel año.

La presentamos al lector en su integridad para una más justa apreciación de los hechos, confiando además que en la narración de la historia patria, subrayada y con mayúsculas, una simple omisión puede hacer la diferencia:
A la Convención:

Señor Presidente de la Convención Constituyente de Cuba:

Tanto a usted como a todos mis compañeros los señores Delegados a esta Constituyente, debo dirigirme para explicar mi conducta pasada referente a la abolición de la pena de muerte y la conducta futura que observaré respecto al mismo particular; mi conciencia estará siempre intranquila mientras no cumpla la palabra dada a una viuda y un hermano de rehabilitar el nombre del marido y del hermano mandado a fusilar por mí, previa, como siempre, sentencia de Consejo de guerra en nuestra revolución; además el fusilado era mi íntimo amigo.

Apelo a Dios y a los miembros del Consejo, vivos muchos de ellos, para afirmar la veracidad de mis palabras.

Acampaba a principios de la invasión en los límites de Sagua y Matanzas, siendo yo jefe de la fuerza y segundo jefe el entonces coronel Robau, éste me manifestó que mi amigo el capitán Eustaquio Pérez había violado a una joven.

No presté caso a ese “se dice”

Una hora después uno de mis ayudantes me participó confidencialmente, que en el campamento se murmuraba de mí, por no haber fusilado a ese capitán.

Llamé a Robau y le dije que yo era más viejo que él en años y en guerra y que jamás mis manos se habían manchado con una gota de sangre fuera del combate, y que acusase bajo su responsabilidad, si era conocedor del delito.

Acusó. Nombré Consejo de Guerra poniendo a su frente abogados distinguidos como el teniente coronel Jerez.

Se probó el delito. Se me leyó la sentencia. Mandé formar cuadro por el jefe de día, y fue fusilado en mi presencia el delincuente, cumpliendo así el fallo del Consejo de Guerra, formado por jóvenes ilustrados del campamento.

Dormí tranquilo aquella noche, aunque apesarado por la pérdida del amigo y por el delito que se le fusilaba, que yo creía incapaz de cometer.

Tres meses después la familia llorosa por la muerte del esposo y del hermano, me hizo sospechar que el fallo del Consejo había sido injusto, aunque la sentencia bien ejecutada.

Robau había sido engañado. Y ofrecí solemnemente a esa familia rehabilitar el nombre de su deudo borrando al mancha que sobre ella recaía y juré más aún solemnemente, luchar en lo que resta de mi vida, por la abolición de la pena de muerte aplicada por quienes puedan imponerla injustamente, como ha sucedido en este caso, sin tener jamás la facultad que a los hombres no pertenece, de volver la vida robada.

A usted, pues, señor Presidente y a esa Delegación toda, dirijo mi petición para poner nuevamente a discusión la abolición de la pena de muerte, confiado en que, haciendo yo mi propia confesión de un asesinato jurídico, sin buscar la excusa de una sentencia de Consejo de Guerra que cumplí, confiado sobre todo en los votos ofrecidos por algunos de mis compañeros que a última hora titubearon, para obtener la mayoría que casualmente me faltó.

Los testigos que yo cito son: el teniente coronel Jerez, jefe entonces de mi Estado Mayor, ayudante Amiel Azizurrieta, Yradier, etc., cuyos domicilios ignoro, evitándose dar a la publicidad esta confesión que rehabilita a un hombre que ya no existe, que ya no puede defenderse, y a una familia que lleva un nombre injustamente manchado.

Convencido como estoy, por otra parte, que medida tan extrema ningún escarmiento produce y sí tan sólo repite por distintos procedimientos, el mismo delito que se intenta castigar; propongo pues, la revisión del acuerdo por el cual se resolvió que de aquella pena solo queden excluidos los delitos políticos formulando en cambio la siguiente modificación

“Queda abolida la pena de muerte en el territorio de la República sin que por ninguna clase de delitos pueda hacerse aplicación de la misma”.

Por tanto ruego a la Presidencia y a los señores Delegados se sirvan aceptar mi solicitud de revisión.

Habana 12 de Febrero de 1901*




-----------------------------
1. Enmiendas Presentadas a la Constitución de 1901. En Memoria de la Cámara de Representantes. Decimotercero Período Congresional. Tomo XIII. Vol. II. Habana, 1931. p.232

*Desechada el 12 de Febrero de 1901.

Tuesday, January 25, 2022

San Miguel, Camagüey, en el año 1909


San Miguel
, Camagüey. - Barrio and village. The American colonies, Riverside and Atalaya, are in this barrio; also the sitio of Baga and some smaller places. The village of San Miguel is about 10 miles south of Nuevitas, and consists of 3 stores, a bakery, schoolhouse, rural guard station, and about 60 houses. There are also the ruins of an old sugar mill. Water is obtained from wells and cisterns. Telephone connection with Baga. The village is the terminus of a proposed railroad from Guáimaro, and is connected with the sea by an old railroad running to Bagá. There are roads running from this village north to Nuevitas, south to Palo Seco, on Cuba Company Railroad, west to Minas, and east to Santa Rosalia. (Military notes on Cuba, 1909. War Department, USA)

Monday, January 24, 2022

Altagracia, Camagüey, en el año 1909

 
Elevado de Altagracia. Foto reciente.
Tomada de un video de Lourdes Cruz.
------------
Altagracia. - Barrio and village. Village is about 12 miles northeast of city of Camagüey along the Puerto Príncipe and Nuevitas Railroad. Contains 16 houses and 2 stores. Population, about 100. People are engaged in raising cattle and there is a molasses mill, Las Dos Marías, about 1 mile south west. Water is obtained from wells and cisterns; supply poor. Railroad station and telegraph. No telephone. Railroad siding of 75 yards at station. 

Roads: North, logging roads. Southwest, fairly good road over savanna to Camagüey. East, Camino de Camaján; fairly good road toward Minas. (Military notes on Cuba, 1909. War Department, USA)

Que se haga leyenda (un poema de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de  Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog,  en este enlace.  Traducción al italiano de Gordiano Lupi.   

 

Que se haga leyenda


Era una calle estrecha de adoquines gastados
y tenía a cada lado una hilera de álamos.
De manera que todo estaba dispuesto para la
      nostalgia;
más cuando ocurrió en un crepúsculo frío
      de diciembre
y eran las nubes oscuras y macizas.
Ella iba sola, prácticamente sola, pues aunque
      junto
      a él,
los pasos de él eran los pasos del ausente.
Al final de la calle se abría una suerte de plazuela
     natural
de yerba y roca, y luego
     el mar.
Había una barca.
Del mar venían voces que parecían una manada
     de perros lagrimeando.

Tu adiós apenas se vio, ya estaba
casi completamente
     oscuro.
Ahora, no parece realidad, por eso
es mejor que se haga leyenda.


Noviembre de 1980




Che diventi leggenda

Era una strada stretta con il selciato logoro
e aveva a ogni lato una fila di pioppi.
Quindi tutto era disposto per la
      nostalgia;
ancor più perché accadde in un crepuscolo freddo
      di dicembre
quando le nubi erano oscure e minacciose.
Lei procedeva sola, praticamente sola, perché anche
     insieme
     a lui,
i passi di lui erano i passi dell’assente.
Alla fine della strada si apriva una sorta di spiazzo
     naturale
di erba e scogli, subito dopo
     il mare.
C’era una barca.
Dal mare provenivano voci che sembravano un branco
     di cani in lacrime.

Il tuo addio si vide appena, era già
quasi completamente
     oscuro.
Adesso, non sembra realtà, per questo
è meglio che diventi leggenda.


Novembre 1980



---------------------------------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.
----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960.
Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros.
Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari.
Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.
Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

Saturday, January 22, 2022

Noche de reconocimientos de la Editorial Ateje (por Wilfredo A. Ramos)



La muy joven aun Editoral Ateje, un sueño convertido en realidad gracias al tesón y al amor por la literatura, del periodista y escritor Luis de la Paz, ha cumplido este mes de Enero, su primer año de vida, por lo que ha querido celebrarlo no solo mostrando el resultado de este intenso período de trabajo, donde se hiciera posible el que vieran la luz diez títulos, todos de autores cubanos que han desarrollado su obra fuera de las fronteras de su tierra natal, objetivo fundamental en el trabajo de esta institución, sino que además, para contribuir con mayor fuerza a la promoción de estos autores, ha concebido la entrega de reconocimientos en tres géneros literarios: Poesía, Narrativa y Teatro, para de esta forma exaltar a aquellas figuras importantes e indespensables de las letras de la diáspora cubana.

De la Paz ha querido que cada premio, en cada uno de los géneros, lleve el nombre de una personalidad que represente de manera destacada el legado del mismo, por lo cual designó al premio de poesía con el nombre del Angel Cuadra, reconocido poeta y tenaz luchador anticastrista, quien fuera Vice-Presidente del Pen Club Internacional en su capítulo de Miami, fallecido recientemente, el de narrativa con el nombre de Carlos Victoria, importante narrador perteneciente a la imprescindible Generación del Mariel, mientras que el de teatro ha sido designado con el nombre del intelectual cubano José “Pepe” Escarpanter, investigador y critico teatral, quien fuera el primero en investigar y escribir sobre el teatro cubano escrito y realizado en el exilio.

Zoé Valdés
---------
Orlando Rossardi
------------
Matías Monte Huidobro
-------------------

Con estos nombres en representación de cada distinción, la tarea de escoger a los merecedores de tales lauros no fue tarea fácil, por lo que después de diversas consultas, de la Paz, en nombre de la Editorial Ateje decidió hacer merecedor de los mismos en esta primera entrega a Zoé Valdés en narrativa, a Orlando Rossardi en poesía y a Matías Monte Huidobro en teatro, abriendo de esta manera el camino para que otras de las diversas y destacadas figuras de la literatura cubana del exilio asean también reconocidos por su obra.

A través de breves resúmenes, de la Paz fundamentó el por qué de la decisión de hacer tales reconocimientos, así que por una parte habló de la extensa, reconocida, premiada y publicada internacionalmente obra de la Valdes, por otra expuso el importante trabajo como dramaturgo e investigador teatral de Huidobro, quien impartiera clases durante un largo período de tiempo en la Univesidad de Hawai, quien no solo se ha centrado en escribir sobre teatro, sino que ha abarcado otros géneros como el relato y la novela, con los cuales ha contribuido a crear una obra sólida y variada, que aun en la novena década de vida lo encuentra trabajando con la misma interesa y vitalidad que siempre lo ha caracterizado, siendo el fundador de la revista literaria Caribe, la que habiendo pasado ya a otras manos continua en existencia, siendo la publicación literaria en español más antigua en los estados Unidos, mientras que al referirse a Rossardi destacó que quien ha sido no solo escritor, investigador y profesor universitario, es también miembro de número de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, correspondiente de la Academia Panameña y de la Real Academia de la Lengua Española, perteneciendo al PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio y a la Asociación de Educadores Cubanoamericanos, méritos estos conseguidos por el gran valor de su obra poética.

El marco para este jubileo cultural no ha podido ser otro que el de las tertulias literarias que organiza el propio Luis de la Paz desde hace ya diez años en los salones del Miami Hispanic Cultural Arts Center, en la Pequeña Habana, lugar que primero, desde bajo la dirección de su creador Pedro Pablo Peña, hasta nuestros días con Eriberto Jimenez al frente, le ha abierto sus puestas para la realización de tan importante labor de promoción cultural y literaria.


Debido a los actuales y conocidos por todos problemas derivados de la situación sanitaria mundial, sus controles y demás, la actividad no pudo reunir a todos los agasajados, por lo que solamente se contó con la presencia física de Orlando Rossardi, mientras que Zoé Valdes, lo haría vía Zoon desde la ciudad de París y Matías Monte Huidobro desde su casa en la ciudad del Doral, aquí en Miami Dade. El reconocimiento consistió en una placa, donde se deja constancia de la excelencia de su obra. Los tres intelectuales agradecieron profundamente este reconocimiento a la vez que mostraron su emoción por compartirlo, ya que todos, además de la mutua admiración por sus respectivas obras, en algún momento han compartido también lecturas de sus trabajos juntos en diversos eventos literarios.


La velada finalizó con una breve representación escénica de un relato de Matías Monte Huidobro, “Ratas en la Isla”, llevada a cabo por la agrupación Thespis Acting Project, que dirige Marcia Arencibia--Henderson, quien tuvo a su cargo la dirección, participando además dentro del elenco de actores que dramatizaron dicho trabajo, integrado también por Raydel Casas y Christian Ocón.

Sin duda alguna esta noche del 21 de Enero, fue una noche de reconocimiento y alabanza a la literatura cubana realizada por aquellos que decidieron dejar atrás su país en busca de la libertad que el suyo les negaba, manteniendo en sus textos el imborrable e indudable sello de cubanía, logrando que sus obras no puedan dejar de ser consideradas parte de la Gran Literatura Cubana.



Texto y fotos.
Wilfredo A. Ramos
Miami, Enero 21, 2022

Friday, January 21, 2022

De la Pelota en Guáimaro: Club Queso Norte (por Desiderio Borroto Jr.)

Nota del blog: Sección semanal en el blog Gaspar, El Lugareño, dedicada a Guáimaro, a cargo del historiador Desiderio Borroto Jr.


El club de beisbol Queso Norte de Guáimaro fue uno de los equipos de pelota que hicieron un segmento de la historia de éste deporte en la villa. A mediados de la década de los años cuarenta del siglo pasado se construyó al final de la calle Avenida de la Libertad en su rumbo norte, una fábrica de queso que se proveía de las producciones lecheras de las hacienda ganaderas cercanas al pueblo. La Fábrica Queso Norte que tomó el nombre por su ubicación en la trama urbana guaimareña alcanzó popularidad en los pobladores por sus producción exquisita, para sostener de alguna manera la aceptación y a la vez seguir afianzando su posición en el mercado local, la fábrica Queso Norte decidió patrocinar un club de pelota.

El club de pelota Queso Norte patrocinado por la fábrica del mismo nombre se fundó en 1947 y lo dirigió Luis Eduardo Torres que además manager, era el receptor del equipo y lo integraron entre otros, Arquímedes Chapellí, Roberto Chichí Mantecón, Gonzalo Herrera y Tata Solís un pícher que luego de jugar con el Club Queso Norte fue contratado profesionalmente para jugar con el Club Almendares uno de los más fuerte y reconocido clubes cubanos de la pelota profesional. El club guaimareño de pelota Queso Norte se mantuvo activo a finales de la década de los años cuarenta enfrentando a equipos del propio Guáimaro o de otras localidades como Elia, El Francisco, Tunas etc. El equipo Queso Norte está inscripto en la nómina de clubes beisboleros de la Cuna de la Constitución.

------------------
Ver en el blog





-------------------------------
Desiderio Borroto Jr. (Guáimaro 1961) Licenciado en Historia por la Universidad de Oriente y Master en Cultura Latinoamericana por la Universidad de las Artes en Cuba. Historiador, escritor, guionista radial y curador. Ha obtenido varios Premios y reconocimientos por su obra como investigador histórico y escritor.

Tiene publicado varios libros, entre ellos Abrazado sobre la Tierra (1996), El Guajiro Barba (2001), Historia de Guáimaro: Época colonial (2003), Historia de Guáimaro: República y Revolución (2005), La Vista Gorda (2007), ensayos, entrevistas y artículos han aparecido en colecciones y antologías como: Cien años con Soler Puig (2016), Calixto García la nobleza de servir a la Patria (2018), Cuando la luz del mundo crece: Sesquicentenario de la Asamblea de Guáimaro (1869-2019) (2019). También publicaciones suyas ocupan páginas de los Cuadernos Principeños, Revista Antena, Revista Santiago, Revista Viña Joven. Además de antologías y revistas de España, Uruguay e Israel.

Thursday, January 20, 2022

(Miami) Invitación a la misa de la Candelaria, Patrona de Camagüey

 

Ermita de la Caridad
3609 South Miami Avenue
Miami, FL 33133

El ajiaco santiaguero en el siglo XX (por Rafael Duharte Jiménez)


En la primera mitad del siglo XX el cocinero–historia continuó introduciendo nuevas viandas en la olla santiaguera. Sobre este proceso, aún pendiente de estudio, la prensa de la época ha dejado un leve registro.

El llamado Centro Catalanista al parecer existía ya en 1902. Un lustro después la prensa se refirió a la fundación del Grop Cataluña y al Nuevo Centro Catalán, los cuales tuvieron su origen en escisiones del referido Centro Catalanista; el acto de inauguración del Nuevo Centro Catalán fue presidido por J. Casamitjana; en 1910 los inquietos catalanes cambiaron el nombre de la sociedad por el de Centro Catalán y al año siguiente la disolvieron.

Asombrosamente no contamos con un estudio riguroso de la presencia catalana en la cultura santiaguera, auque se ha avanzado en el conocimiento del tema gracias a las investigaciones de la historiadora Ana Ortega.

El día 9 de mayo de 1909, la revista Rosalía reseñó la fundación del Centro Gallego; cinco años después se inauguró el primer pabellón denominado Concepción Arenal y posteriormente el segundo, con el nombre de Francisco Barrios. Años mas tarde se celebró el acto inaugural de la sociedad artística y de recreo Los Pinos Nuevos integrada por jóvenes descendientes de gallegos y luego se constituyó una nueva sociedad de socorro mutuo, asistencia sanitaria e instrucción llamada Juventud Galaica.

Catalanes y gallegos fueron los principales integrantes de la comunidad hispana de Santiago de Cuba, los más emprendedores, aunque había pequeños grupos de asturianos, baleares y canarios.

Los españoles lograron un alto nivel de integración a la sociedad santiaguera como muestra el siguiente comentario del periódico Diario de Cuba sobre la apertura del Palacio Social del Centro de la Colonia Española, en agosto de 1956: “el acto comenzó con el izamiento de las banderas de Cuba y España, el himno nacional y La Marcha Real Española (…) En el discurso inaugural el Secretario General de la Colonia Española leyó un bosquejo histórico de la institución, resaltó el espíritu de confraternidad hispano-cubano y dijo que el 80% de los asociados eran cubanos.”

Muchos españoles, a pesar de que sus abuelos y padres habían peleado treinta años contra los independentistas cubanos, regresaron como inmigrantes en los primeros lustros del siglo y se integraron de forma dinámica a la sociedad santiaguera, aunque preservando su identidad regional en sociedades culturales separadas.

El domingo 8 de septiembre de 1918 el periódico La Independencia reseñaba lo que llamó “la primera fiesta celebrada por los asturianos entre nosotros, organizada por la laboriosa colonia asturiana”.

La presencia hispana en Santiago de Cuba ha contado con los aportes del valioso trabajo de investigación de dos historiadoras santiagueras, Maritza Pérez Dionisio y Mónica García, ambas profesoras de la Universidad de Oriente.

En 1917 el cronista social del periódico El Cubano Libre comentó que el 15 de julio “La colonia mejicana residente en esta ciudad, que puede decirse que es ya bastante numerosa, celebró dignamente el aniversario 107 de la proclamación de su independencia…”.

En 1911 el periódico La independencia publicó una nota sobre la inauguración del centro social republicano chino llamado Lun Sin Tong al que asitio el alcalde municipal y se izaron las banderas de Cuba y China.

El domingo 23 de octubre de 1921, la prensa local comentó que ese día había sido escogido por “la laboriosa colonia china republicana para la inauguración de la nueva sociedad, Liga Nacional China; dos años más tarde se inauguró el nuevo domicilio social del Club Republicano Chino Chi Kang Tong.

En 1926 la sociedad china Kuo Min Tang celebró el quinto aniversario de su fundación; dos años después se constituyó la sociedad de instrucción y recreo Club Kon Sion; luego se fundaron La Joven China y Colonia China. En agosto de 1940 se conmemoró el primer aniversario de la fundación la Asociación Alianza de Defensa China.

Los orígenes de la comunidad china en Santiago de Cuba se remontan al siglo XIX cuando fueron traídos cientos de chinos a las minas de El Cobre para trabajar allí junto a los negros esclavos; según el historiador Oscar Abdala, principal estudioso del tema, sólo un chino pudo regresar a su tierra natal en los albores del siglo XX.

Los árabes tuvieron una presencia notable en el comercio de la ciudad de Santiago de Cuba donde rivalizaron con gallegos, catalanes y judíos. El 13 de abril de 1908, el periódico La Independencia comentaba a sus lectores que “la colonia siriana maronita celebró en el templo de Dolores, la tradicional fiesta de Ramos”. Al año siguiente el mismo periódico informaba que se había electo un comité presidido por M. Cremati y Calil Babum para organizar una sociedad de educación y socorros mutuos con el nombre de Sociedad Siriana.

El 11 de enero de 1923, se constituyó una sociedad denominada Unión Sirio Libanesa, presidida por Calil Babum. Dos años más tarde el Gobierno Provincial aprobó el reglamento de una sociedad de instrucción y recreo llamada Progreso Sirio Libanés. Por esta época los árabes tenían ya una posición importante en el comercio y obviamente buscaban cierto reconocimiento social; Babum dueño de aserrios y astilleros era ya un personaje en la vida económica de la ciudad. No contamos aún con un estudio sobre la huella de los árabes en la cultura santiaguera.

En 1928 algunos calculan que la presencia hebrea en el país ascendía a unas diez mil personas, provenientes de Rusia, Polonia, Hungría, Alemania, Checoslovaquia, Rumania, Lituania y Turquía. La Unión Israelita de Oriente se constituyó en Santiago de Cuba como una sociedad de instrucción, recreo y ayuda mutua en 1924. También se fundaron otras dos sociedades, La Asociación Israelita de Oriente y el Centro Hebreo de Oriente, ambas integradas por judíos de origen asquenazí.

En algunos barrios de la ciudad a los hebreos les decían polacos, aunque muchos no habían venido de Polonia, según cuenta la historiadora santiaguera Eugenia Farin Levi, principal estudiosa del tema.

La prensa de aquella época abordaba esencialmente el mundo citadino y solía ignorar el quehacer de grupos de emigrantes en las zonas rurales. Así por ejemplo, la única referencia en la prensa a la profusa inmigración de jamaicanos y haitianos que arribo en los primeros lustros del siglo, sólo se consignaba a partir de las referencias a las goletas en que arribaban por el puerto.

No encontramos ni una palabra sobre la pequeña comunidad de jamaicanos que vivió en áreas del barrio del Tivolí, la cual tenía su propia iglesia con ceremonias y sermones en inglés y jugaba criket en la Alameda; menos aún sobre las comunidades haitianas que florecieron en las montañas.

Sobre los jamaicanos todavía se conoce muy poco; en el caso de los haitianos, existe un conocimiento más amplio, sobre todo de las prácticas del Vodú, gracias a los trabajos publicados por Joel James, José Millet y Ricardo Alarcón.

Pudiera pensarse que se trataba de una discriminación de carácter racista, pero es que tampoco los periódicos decían una palabra sobre la laboriosa colonia sueca de Bayate (que conocemos gracias el gran pintor naif Luís el Panadero y al sabio Fernando Boytel) o los norteamericanos que trabajaban en las minas de Daiquirí y Firmeza. Todo un mundo rural que sin dudas debió dejar una huella en el ajiaco regional.

Santiago de Cuba, capital de la provincia de Oriente, fue en la primera mitad del siglo pasado, un centro receptor de inmigrantes, porque la ciudad proyectaba la imagen de “lugar de oportunidades”; unos venían buscando trabajo, otros fortuna y algunos huían de la intolerancia y el racismo que se entronizaba en sus países de origen. Todos tenían la ilusión de lograr un futuro mejor, muchos se frustraron, pero algunos lo lograron y se quedaron aquí para enriquecer el viejo ajiaco santiaguero que se cocinaba desde el siglo XVI, entre las montañas de Cuba y el Mar Caribe.



-------------
Ver en el blog



-------------------------
Rafael Duharte Jiménez (Santiago de Cuba, 1947). Profesor, Historiador Ensayista y Guionista de radio y televisión. Ha publicado 12 libros, numerosos artículos y ensayos en revistas en Cuba y el extranjero y una Historia Audiovisual de Santiago de Cuba que consta de 355 audiovisuales de 12 minutos cada uno; conferencista en 28 universidades y centros de investigación en El Caribe, América Latina, Europa y Los Estados Unidos. Es miembro de la UNIHC y la UNEAC. Actualmente labora como especialista de la Oficina de la Historiadora de la Ciudad de Santiago de Cuba.
Click here to visit www.CubaCollectibles.com - The place to shop for Cuban memorabilia! Cuba: Art, Books, Collectibles, Comedy, Currency, Memorabilia, Municipalities, Music, Postcards, Publications, School Items, Stamps, Videos and More!

Gaspar, El Lugareño Headline Animator

Click here to visit www.CubaCollectibles.com - The place to shop for Cuban memorabilia! Cuba: Art, Books, Collectibles, Comedy, Currency, Memorabilia, Municipalities, Music, Postcards, Publications, School Items, Stamps, Videos and More!