Thursday, September 22, 2016

Autismo normal y Autismo patológico. ¿De qué se trata? (por Christina Balinotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada a la familia por la Dra. Christina Balinotti (https://www.facebook.com/christina.balinotti), quien ha aceptado la invitación a compartir cada jueves, un tema relacionado con su proyecto Universidad de la Familia. Este programa académico comenzará a funcionar en Miami en febrero de 2017, con un programa extenso de 45 semanas, en la Humboldt International University.
El texto de esta semana forma parte de su libro De Madres a Hijas, el ABC de la Familia (Alexandria Library, 2015).Los libros de la Dra. Christina Balinotti se pueden adquirir en Amazon en este enlace.
  


Nota del autor: El siguiente artículo es el primero de tres entregas semanales posteriores dirigidas a los padres, muy en particular, a las madres. Aquí les comparto su contenido.

 Introducción

La pediatra y psicoanalista de origen austro-húngaro, Margaret Mahler comenta que el desarrollo psicológico humano se produce en dos etapas diferentes entre sí, no obstante interrelacionadas, nacimiento biológico y nacimiento psicológico. Ambas instancias, explica, no coinciden en el tiempo. La primera, (nacimiento biológico), es un acontecimiento observable y espectacular circunscripto al parto que se evidencia en las últimas semanas de gestación y el primer mes de vida.

La segunda instancia, (nacimiento psicológico), constituye un proceso de lento desarrollo ocurrido dentro de la psiquis del niño y, cuyos principales logros, se extienden desde el 5to mes de vida extrauterina a los 3 años. Mediante este período el infante adquiere su individualidad e identidad a partir de la lenta separación física de la madre. No obstante, esta última etapa continúa activa a lo largo de la vida. Sus resonancias se observan en las conductas desplegadas durante las nuevas y diversas fases de nuestro ciclo vital: adolescencia, adultez, menopausia, andropausia, vejez, donde se descubren conductas derivadas del aprendizaje obtenido en aquella primitiva infancia. He aquí otro ejemplo destacado de la extrema importancia que reviste para el ser humano la relación con la madre durante los primeros años de existencia. Pasemos a la primera etapa.

Nacimiento biológico

Conformada, a su vez, por dos subfases: autismo normal y simbiosis normal. Hoy hablaremos de la primera subfase: autismo normal y su diferencia con el autismo patológico.

Autismo normal

Te sorprenderá descubrir que, en efecto, existe un autismo normal. Se desarrolla durante las últimas semanas de gestación y el primer mes de vida. Se define como un estado centrado en el cuerpo. Etimológicamente autismo, significa retirada a uno mismo. Un estado similar a la vida intrauterina. Como ya explicamos, tu bebé es un ser totalmente abierto a los estímulos internos que vienen de su cuerpo, (hambre, sueño, sed), pero prácticamente cerrado a aquellos estímulos derivados del ambiente externo. No reconoce, por lo tanto, a la madre ni al ambiente a su alrededor. Esta conducta es una maniobra de protección que apunta a la supervivencia. Una maniobra de encapsulamiento que lo protege de lo que siente como impactos perjudiciales provenientes del mundo exterior. Ilustro lo dicho con la imagen de una tortuga. Tu bebé es hipersensible a lo que sucede afuera de sí mismo por lo cual la biología lo provee de una fuerte barrera antiestímulos que le impide salir de su caparazón. Por lo tanto no es capaz de distinguir entre el mundo externo y su mundo interno. En cosas animadas o inanimadas. El neonato es un organismo puramente biológico. Receptáculo de tensiones físicas que debe descargar para mantener su equilibrio orgánico. Y lo hace vomitando. Retorciéndose, llorando. Conductas que prevalecen las primeras semanas de vida. No tiene conciencia de la madre que lo sostiene, calma y alimenta. Que satisface sus necesidades básicas. El pecho es parte de sus propios ritmos corporales, no un objeto separado de él.

Autismo patológico

Te interesará conocer la diferencia entre autismo normal y patológico. Aquí te ofrezco la explicación. El autismo patológico es un trastorno del desarrollo que surge a partir de una perturbación ocurrida en la etapa del autismo normal y, por supuesto, sobre una base neurofisiológica previa. El niño quedaría fijado a esta fase autística del primer mes de vida. No sale de ella. Continúa sin reconocer a la madre ni a su entorno familias. Hay un muro helado entre el autista y el mundo a su alrededor. La barrera que impide el ingreso de los estímulos procedentes del mundo exterior, parece no levantarse. Muchas son las causas que concurren entre sí: Hormonales, psicológicas, ambientales, neurobiológicas. De acuerdo con algunos psicólogos, contribuyen a este cuadro, golpes corporales o escenas de violencia entre los padres. Manipulaciones médicas dolorosas. El psicólogo René Spitz habla de niños separados muy tempranamente de sus madres. Por oposición, influye de igual forma, una madre ansiosa, adherida emocionalmente al niño, el cual se constituye en el apoyo afectivo y garantía de felicidad para la madre.

En el autismo patológico profundo, el niño niega la separación de su madre y la existencia del mundo externo. Recordar que “Reconocer a la madre como un otro es precondición para reconocer a los demás y salir al mundo” 

Se habla de la falta de empatía del niño autista. Ocurre debido a que la amígdala, zona cerebral donde se procesan las emociones y la capacidad de ponerse en los zapatos del otro, no funciona de manera eficiente. Así como tampoco, la capacidad para reconocer en el rostro del semejante las señales de tristeza, alegría, preocupación.

Es conveniente aclarar que el autismo no es una enfermedad sino un conjunto de anomalías. Signos y síntomas que impiden la socialización del pequeño. Se denomina, Trastorno del Espectro Autista (TEA) el cual se presenta en distintos grados, desde un autismo profundo, ya señalado, a un autismo de alto funcionamiento, descripto por ciertos autores como Síndrome de Asperger.

Referencia de interés relacionada con este artículo: ¿Qué es un signo? Ejemplo: Al llamar al niño por su nombre, no responde. ¿Qué es un síntoma? Ejemplo: Cuando es incapaz de comunicarse e interactuar con la sociedad de manera global.

La próxima semana, desarrollaré la simbiosis normal y patológica, segunda y última subfase correspondiente al "nacimiento biológico humano".


----------------------------------------
----------------------------------------------------------
Christina A. Balinotti: Escritora, Personalidad de Televisión y Radio. Experta en temas de Cultura y Psicología. Mujer de la Semana 2015 CNN Español. Pionera del Movimiento y Organización Femenidad Holística.

Fundadora/Directora del programa académico Universidad de la Familia, Ahora Sí, Miami 2016.
www.universidaddelafamiliaahorasi.org

Universidaddelafamiliaahorasi.miami@gmail.com

https://www.facebook.com/christina.balinotti
https://www.youtube.com/user/christina5679

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator