Friday, September 10, 2021

Calle Constitución, de Guáimaro (por Desiderio Borroto Jr.)

Nota del blog: Sección semanal en el blog Gaspar, El Lugareño, dedicada a Guáimaro, a cargo del historiador Desiderio Borroto Jr.

Escuela Pûblica # 1 "Salvador Cisneros"
en época dd la Constitución de 1940
--------------------

Escuela Pûblica # 1 "Salvador Cisneros"
recien inaugurada
----------------

Plano donde se señala la casa, donde se celebrô
la Asamblea Constituyente de 1869
-------------------- 


La calle Constitución de Guáimaro debe su nombre actual a que fue en una casa de ésta arteria de la villa donde se celebró la Asamblea Constituyente el 10 de abril de 1869 pero en esa época esa calles se llamaba calle Las Damas y era una de las principales de la villa, extendía desde las calle Zanja (hoy Ana Betancourt) hasta la calle Santa Lucía por 10 cuadras, en la actualidad la cierra la calle Flores y se amplifica más allá de Santa Lucía dos cuadras más o sea hoy se extiende por trece cuadra.

En la antigua calle Las Damas, estuvo la casa de vacaciones del patriota Francisco Sánchez Betancourt que sería en abril de 1869 uno de los delegados a la Asamblea Constituyente mambisa, junto a él su esposa la principeña Concha Agramonte, la hija de ambos Concepción Sánchez Agramonte conocida como Conchita fue la inspiradora de la canción compuesta por Carlos Manuel de Céspedes y estrenada en una serenata frente a la ventana de esa casa el 7 de diciembre de 1865. También tuvo su casa en ésta calle el patriota José María García abuelo de Luz Palomares García, patriota que  prestó su casa para celebrar la Asamblea Constituyente del 10 de abril de 1869, antes José María García había colaborado con Joaquín de Agüero.

Centro de Veteranos de la Independencia,
 actualmente Archivo Histórico Municipal.
--------------------

Casa y taller de talabartería
de Proenza
------------------

Radio Guáimaro
---------------

En épocas posteriores la calle Las Damas albergó varias instituciones, de las que mencionamos algunas, el Centro de Veteranos de la Independencia, que hoy es el Archivo Histórico Municipal, la Escuela Pública No 1 “Salvador Cisneros” hoy Museo Municipal Casa de la Constitución, el parque infantil Joaquín de Agüero hoy mausoleo a Ana Betancourt, la Emisora Radio Guáimaro con dos de sus sedes en la misma calle además fue el límite norte del estadio de Guáimaro y hoy círculo infantil “Adriano Nieves”. Vivió y montó su taller de talabartería Proenza y en ese mismo inmueble vivió hasta su muerte Maruja Lamas. La calle Constitución adoptó ese nombre en 1925 cuando fue construida la Escuela Pública No 1 “Salvador Cisneros”, atesora mucho más historia que en otras entregas se comentarán.




-------------------------------
Desiderio Borroto Jr. (Guáimaro 1961) Licenciado en Historia por la Universidad de Oriente y Master en Cultura Latinoamericana por la Universidad de las Artes en Cuba. Historiador, escritor, guionista radial y curador. Ha obtenido varios Premios y reconocimientos por su obra como investigador histórico y escritor.

Tiene publicado varios libros, entre ellos Abrazado sobre la Tierra (1996), El Guajiro Barba (2001), Historia de Guáimaro: Época colonial (2003), Historia de Guáimaro: República y Revolución (2005), La Vista Gorda (2007), ensayos, entrevistas y artículos han aparecido en colecciones y antologías como: Cien años con Soler Puig (2016), Calixto García la nobleza de servir a la Patria (2018), Cuando la luz del mundo crece: Sesquicentenario de la Asamblea de Guáimaro (1869-2019) (2019). También publicaciones suyas ocupan páginas de los Cuadernos Principeños, Revista Antena, Revista Santiago, Revista Viña Joven. Además de antologías y revistas de España, Uruguay e Israel.

Eso es Amor (un poema de Thelma Delgado)



El canto del río al pasar
El perfume que nos regala una flor
El blanco de la espuma del mar
Eso es Amor.
La fuerza que sostiene los planetas
La musa que inspira al pintor
La oración que da paz a las almas
Eso es Amor.
Saber que eres, que vives, que existes
Me da fuerza, paz y valor
Cuando me dices -Calma, no te precipites
Eso es Amor.
Saber que aunque estemos distantes
Cerca estamos y nos damos calor
Sin importar si hay después o si hubo antes
Eso, eso es Amor.




-----------
Ver

Thursday, September 9, 2021

El nacimiento del Estado de Derecho (por Rafael Duharte Jiménez)



Durante la época colonial el concepto de justicia se desarrolló muy lentamente en la isla de Cuba, los indios encomendados y los negros esclavos carecieron de derechos, estos últimos recibieron algunos en el siglo XIX, con el Reglamento de Esclavos. Para españoles y criollos no seria hasta 1573, con las Ordenanzas Municipales u Ordenanzas de Cáceres, que llegaría a su fin la ley de la selva.

El primer Juicio de Residencia tuvo lugar en 1531 en la villa de Santiago, el residenciado fue el Gobernador Gonzalo de Guzmán a quien se acusó de: “consentir pecados públicos, blasfemos, jugadores, amancebados, no cumplió providencias ni cedulas, recibía dadivas, fue parcial, echo sisas y repartimientos…”, como puede apreciarse en las acusaciones se mezclan motivos de carácter político, religiosos, éticos y de corrupción.

En los albores del siglo XX, con la constitución del 1901 y el nacimiento de la República, dio su primeros pasos el Estado de Derecho. Dos pequeños episodios en aquellos lejanos tiempos nos permiten asomarnos al incipiente mundo de la ley.


El primero de enero de 1903, en las calles de Santiago de Cuba ocurrió un suceso que conmocionó la ciudad, el mismo fue descrito con lujo de detalles por el periódico "La Independencia en su edición del día siguiente: El señor Mariano Corona, veterano de la guerra de independencia, Representante a la Cámara y Director del periódico El Cubano Libre, iba por la calle de Santo Tomas con varios amigos y al pasar frente a la nevería La Cubana, del interior de esta se escuchó una voz que dijo, ¡Su madre! Y a continuación salieron del local el señor Insua y Ecay, director del diario La República y otras personas, iniciándose un ácido intercambio verbal que derivó en un ataque a bastonazos al señor Corona, el cual se defendió también con su bastón, pero como eran varios los agresores y rápidamente lo superaron, sacó su revolver y disparó dos tiros a Insua y Ecay que cayó muerto en la puerta entreabierta de la platería El Zafiro…"

Mariano Corona fue detenido inmediatamente y permaneció en prisión hasta que cinco días más tarde salio en libertad condicional, previa presentación de una fianza de 1000 pesos. El Juez de Instrucción solicitó a la Cámara de Representantes que retirara la inmunidad parlamentaria a Corona para poder procesarlo.

El día 12 de enero, Mariano Corona compareció en la sesión ordinaria de la Cámara de Representante y pidió de forma enfática a los allí reunidos, que accedieran favorablemente a la solicitud del juez de Instrucción de Santiago de Cuba; en tono firme dijo que de lo contrario se sentaría un precedente funesto y que “ellos estaban allí para dictar leyes sabias y democráticas y dar ejemplos de moralidad y justicia.”

Manuel Corona sufrió prisión durante un año y en febrero de 1905 fue indultado por el presidente de la República, con una recomendación favorable del Fiscal del Tribunal Supremo Dr. Freyre de Andrade, quien calificó la condena como “un error judicial”. Algún tiempo después Corona volvió a ser electo Representante a la Cámara por el partido Conservador y continuó siendo una figura de prestigio en mundo político de la época; luego de su muerte las autoridades santiagueras le pusieron su nombre a la céntrica calle San Juan Nepomuceno.

El dos de mayo de 1904, la prensa santiaguera comentó con titulares y quizás fotos la llegada en el tren de la Habana del verdugo Avelino Cabrera, alias Cara de Papa y su ayudante Manuel Barras, alias Come en Cubo y añadió que con ellos llegó la “maquina patibularia”. Se trataba de la ejecución de cuatro asesinos condenados a muerte que estaban en la cárcel de la ciudad.

Dos días más tarde, a la siete de la mañana, llegaron a la cárcel los magistrados de la Sala sentenciadora y el fiscal, iniciándose la ceremonia para el agarrotamiento de los cuatro reos. Según la prensa al terminar la última ejecución, que fue la de Alejo Jay, los ejecutores recibieron, junto al patíbulo, su paga: 68 pesos oro español el verdugo y 10.70 pesos su auxiliar; a las dos de la tarde los ataúdes fueron llevados al cementerio de Santa Ifigenia para ser enterrados.

Algunos periódicos comentaron que el presidente de la Republica Don Tomas Estrada Palma había sido asediado por numerosas instituciones y personalidades de la sociedad civil que le telegrafiaron solicitándole el perdón de los reos. El presidente negó el perdón, convencido de que la joven república debía apegarse a la ley.

Entre luces y sombras nacía el Estado de derecho en una isla en la cual durante siglos habían florecido, los Juicios de Residencia y las Facultades Omnímodas; la ley por primera vez tenía un papel protagónico en la vida pública. El largo y enmarañado camino de la civilización moderna había comenzado en Cuba.





-------------------------
Rafael Duharte Jiménez (Santiago de Cuba, 1947). Profesor, Historiador Ensayista y Guionista de radio y televisión. Ha publicado 12 libros, numerosos artículos y ensayos en revistas en Cuba y el extranjero y una Historia Audiovisual de Santiago de Cuba que consta de 355 audiovisuales de 12 minutos cada uno; conferencista en 28 universidades y centros de investigación en El Caribe, América Latina, Europa y Los Estados Unidos. Es miembro de la UNIHC y la UNEAC. Actualmente labora como especialista de la Oficina de la Historiadora de la Ciudad de Santiago de Cuba.

Wednesday, September 8, 2021

Misa en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre. Ermita de la Caridad. Miami. Septiembre 8, 2021. (Video completo y los textos de la Homilía de Mons. Felipe Estévez, obispo de San Agustín, Fl y de las palabras de Mons. Wenski, arzobispo de Miami)

 

Ver misa en vivo, en este link
---------------




Homilía de Mons. Felipe Estévez, obispo de San Agustín, Fl. 


Nos reunimos hoy, como hermanos y creyentes, aquí en Miami tropical en esta Ermita de la Caridad signo imborrable del gigantesco esfuerzo de este padre-Obispo tan querido por todos, Monseñor Agustín Aleido Román de tan feliz memoria. En verdad la Ermita es la casa espiritual de todos los cubanos y de todos los hijos de Dios que aquí peregrinan y dejan a los pies de la Virgen sus oraciones, sus más sentidos gemidos y esperanzas, expresión del pueblo peregrino de Dios siempre en marcha.

Hoy vengo desde la Diócesis Madre de San Agustín de la Florida, allí donde aquel que nos enseñó primero a pensar, el Venerable y siervo de Dios, el Padre Félix Varela, al que el prócer Jose Martí llamara “el santo cubano”, el Padre Varela que es recordado como el que nos enseñó a pensar primero. Hoy pedimos por nuestras familias, por nuestros ancianos, por nuestros jóvenes y niños, la dulce esperanza de la Patria, como expresa el Padre Varela en sus Cartas a Elpidio. Muchos ignoran que nuestro Santo Cubano, era devoto de la Virgen de la Caridad del Cobre, recibida de sus mayores. Durante su exilio norteamericano el Padre Varela publicó un libro sobre la Vida de la Virgen, para que sus fieles, los pobres irlandeses y norteamericanos que asistían a su parroquia, pudieran conocer y amar a la Virgen Madre de Dios y Madre nuestra. En ese libro incluía una Novena, redactada por el mismo, para que todos sus hijos pudiésemos orarle a la Madre y pedir su intercesión.

Esta noche vengo invitado por nuestro Arzobispo de Miami, Thomas Wenski, para celebrar esta fiesta de la Natividad de nuestra Madre Santísima de la Caridad ... la Reina de Cuba. Dicho en otras palabras, venimos a la casa de nuestros padres, a celebrar el cumpleaños de nuestra Madre. Aunque es nuestra madre es también y sobre todo la Madre de Nuestro Señor Jesucristo, tal como lo dice tan bien San Pablo hablando de Jesucristo, el Verbo encarnado, a los cristianos de Galacia: “nacido de mujer” para que nosotros lleguemos a ser hijos de Dios, quien es nuestro papá del Cielo (Abba), y esta dignidad de ser hijos de Dios es tal que no podemos conformarnos nunca en ser esclavos de nadie ni de ningún sistema alguno, ya que somos todos hijos libres con una gran herencia y esperanza: la vida eterna. Somos agraciados de escuchar la Palabra viva de Dios tal como nos enseña San Pablo a nosotros en esta inolvidable noche.

Nuestra Madre Santísima, la Madre de Jesús, tiene para nosotros los cubanos un nombre muy propio, Virgen de la Caridad del Cobre; lo que para otros pueblos es Guadalupe, Inmaculada, de la Providencia, de Coromoto, del Pilar o del Carmen, para nosotros es Caridad del Cobre. En nuestra propia forma de hablar “a lo cubano”, con nuestra confianza y cercanía, la llamamos cariñosamente Cachita, y en ello no hay ninguna falta de respeto, pues el achicamiento del nombre es una práctica común del cubano, confianzudo, dicharachero, pícaro y zalamero. Nuestras madres carnales nos llaman igual, achicando nuestro nombre con mucho cariño, haciéndonos sentir que siempre seremos sus hijos, sus bebés, aunque ya seamos adultos crecidos y con muchos años.

Pero nuestra madre al ser encontrada por Juan Moreno, muchacho negro, y dos hermanos de pura sangre india en las aguas de la Bahía de Nipe en 1612 por los llamados “tres juanes” y esta imagen encontrada flotando sobre una tabla donde podía leerse la frase de “Yo soy la Virgen de la Caridad”, nombre muy significativo y providencial — en verdad ese nombre expresa lo más profundo de su ser, el amor, un amor que como el de su divino hijo, nuestro hermano mayor: Jesús, habla de un amor incondicional, sacrificial y eucarístico, generoso, entrañable, porque el corazón es parte de nuestras entrañas, es el órgano que asociamos a ese sentimiento tan puro que es el amor. Y al de Caridad, se asocia el calificativo del Cobre, que nos recuerda aquel lugar oriental donde se hallaban las Minas del Cobre del rey, donde trabajaban los más pobres entre los pobres: indios, negros, mestizos, blancos, que fueron ejemplo de rebeldía temprana en nuestra historia colonial. Es de notar que desde los inicios la Virgen de la Caridad acompaña la gesta de libertad de su pueblo.

El nombre de Caridad nos remite a la idea más profunda de la tercera virtud teologal, aquella de la que San Pablo dijera, que de las tres, Fe, Esperanza y Caridad, Caridad era la mayor, la más importante, la mejor, pues sin amor nada tenía sentido, ni la inteligencia, ni la generosidad, ni el poder ... en fin nada. La Caridad nos habla de amor, más exactamente de misericordia, recordando que la palabra Misericordia hace referencia al cordis = corazón pues viene al encuentro de nuestra condición real, nuestra miseria (miser/cordia) ya que somos criaturas y pecadores necesitados siempre de mucha misericordia divina. El mismo San Pablo en su hermosísima Primera Carta a los Corintios, nos habla del amor con mayúsculas, al decir que este amor del corazón de Cristo es paciente, humilde, sufrido, benigno, sin envidia, sin jactancia, sin vanidad, sin egoísmo, sin ira, respetuoso del otro, veraz, creyente, que todo lo perdona.

Al Arzobispo Wenski convocarnos todos a venir a felicitar y celebrar el nacimiento de nuestra Madre Celestial en este terrible año de la pandemia global con su devastadora vertiente Delta, hacemos como todos los hijos, que queremos traerle a nuestra mamá un regalo: flores, bombones, frutas, algo que exprese nuestro amor por ella. Pero ella, nuestra Madre, nos conoce mejor que lo que nosotros mismos creemos, pues ella con solo mirarnos sabe si hay algo que nos preocupa, que nos roba la paz, que nos entristece, que nos turba y no nos deja ser felices. Y más que fijarse en el regalo que le traemos, ella quiere vernos felices pues ese es el mejor regalo que podemos hacerle a una madre. Y ella sabe lo que hoy nos preocupa a todos los cubanos y que ha causado tantas manifestaciones verdaderamente sorprendentes. Ella sabe que con nosotros traemos el dolor, la frustración, el temor, las penas de todo un pueblo que desde hace más de 62 años sufre por falta de libertad, de derechos, de paz, de dignidad, con necesidades sin cubrir, sin presente, sin un futuro mejor, sin esperanza ... Y ella conoce, por qué los cubanos de alta y de aquí, le ofrecemos en nuestras oraciones todo eso. Ella conoce lo que pasa en Cuba por las madres que han perdido a sus hijos en el mar o en las fronteras de países extraños, reprimidos en las calles y barrios de Cuba; ella conoce de los jóvenes desaparecidos, presos, maltratados, torturados ...

Ella conoce el dolor de los hijos, niños y jóvenes que hoy están separados de sus padres, porque están presos, desaparecidos o lejos de su casa, porque no se les permite regresar a su país. Ella conoce el dolor de las familias que ven a los niños crecer sujetos a un adoctrinamiento que les impide pensar con cabeza propia y expresarse con marchas y canciones, a unos jóvenes que no pueden realizar sus proyectos de futuro y crecimiento profesional para vivir honestamente de su trabajo, de los padres de familia que ven a sus hijos emigrar porque no hay otra posibilidad para ellos, de los que envejecen sin seguridad, sin una alimentación adecuada ni las medicinas que necesitan para enfrentar una epidemia y los achaques de la edad. Tal es nuestro vino y nuestro vino es en realidad muy amargo. Virgen de la Caridad, patrona nuestra no olvides a tu pueblo cubano.

Todo eso lo conoce nuestra madre Cachita, y al venir a su presencia hoy, ella quiere que junto a las ofrendas y regalos que presentamos en esta Eucaristía al aire libre frente al mar tan cerca de la Isla en agonía, ella quiere que le presentemos sin miedo nuestros dolores y penas, nuestros proyectos y sueños, para ella guiarnos por el buen camino como hacen todas las madres por sus hijos. Diciéndonos como Jesús le diría tantas veces a sus discípulos, no tengan miedo, y como el Santo Padre Juan Pablo II repetía incesantemente por el mundo entero, no tengan miedo: Y ella hoy nos repite una vez más lo que dijo en Caná de Galilea en una boda: “Hagan lo que Él les diga” y nos señala siempre hacia Jesús que es el Camino, la Verdad y la Vida. Nosotros hoy escuchamos su Palabra que nos guía y nos enseña el camino a seguir. Un camino en el que solo la verdad nos hará libres. En el que amándonos unos a los otros podamos todos trabajar en un proyecto común para reconstruir la “casa Cuba”, nuestra casa familiar desde nuestra verdadera identidad tan bien expresada con el dicho martiano “con todos y para el bien de todos” ... los de adentro y los de afuera porque somos todos hermanos sin exclusión alguna.

Ese es el camino en el que necesitamos encontrar y vivir la misericordia fundada en el perdón de las ofensas lo que pedimos día a día con los labios de Jesús en el Padre Nuestro, que no significa ni olvido ni “borrón y cuenta nueva” sino justicia y responsabilidad. Porque muchos creen erróneamente que perdón y reconciliación son la misma cosa, y no es así. Para perdonar no necesitamos que el que nos ha herido o hecho daño lo reconozca, al perdonar nosotros no le hacemos un favor a nadie más que a nosotros mismos. Perdonar al otro aun si es mi enemigo es decidir que queremos en nuestro corazón un cambio que da vida, en el que queremos paz duradera, amor, alegría y gozo. Pues un corazón donde se alberga el rencor, el odio, el resentimiento y el deseo de venganza es un corazón sucio e impuro, y en ese corazón el amor de Dios, el amor de Jesús crucificado no tiene espacio, es como el aceite y el vinagre que no se pueden mezclar. Si tenemos el corazón lleno de esos sentimientos negativos, allí no hay espacio para el amor ni para Dios y Jesús no puede habitar en él. Por eso este pueblo cubano tan dividido por “las enemistades y discordias” necesitamos todos y cada uno perdonar, empezando por acoger el perdón para nosotros mismos recibiendo humildemente el perdón de Dios por nuestros errores y pecados. Qué bien lo expresa la plegaria eucarística: “con tu acción eficaz consigues Señor que el amor venza al odio, la venganza deja paso a la indulgencia, y la discordia se convierta en amor mutuo”.

Al igual como tan bien nos enseña el pueblo hebreo, perdonar no es olvidar, no es “borrón y cuenta nueva”. Sabemos lo que ha pasado y no debemos olvidar. Es tan dolorosamente lamentable que hay aún hoy quienes se empeñan en acumular abuso sobre abuso y crímenes sobre crímenes, y siguen reprimiendo, abusando, cometiendo injusticias, olvidándose del pueblo al que dicen servir pero que en el fondo desprecian su dignidad humana y de hijos de Dios. Por eso, aunque perdonemos no hay que olvidar y podemos aun esperar que un día se haga justicia tanto en la tierra y si no, ciertamente en el Cielo y los que han abusado, torturado, asesinado a las víctimas indefensas donde quiera que se encuentren llegará el día en que tendrán que enfrentar la justicia en un juicio justo y civilizado.

En cambio, la reconciliación, que también necesitamos para construir la nueva Cuba, para realizarse necesita de las dos partes, la herida y la hiriente. La reconciliación es la que se nos hace un poco más difícil de lograr y por eso siempre debemos implorar la asistencia del Espíritu de Dios, pero con el sabio dicho “a Dios rogando y con el mazo dando” ... Para ello debemos y necesitamos seguir trabajando, porque sabemos que los poderosos son arrogantes y se creen impunes, para ellos la única verdad es la que les permite mantenerse en el poder y creer que ellos únicamente saben lo que es mejor para el pueblo. Estemos atentos a lo que nos dice hoy la Virgen María en su Magnificat profético, que el Dios de la historia “dispersa a los soberbios en sus planes, y derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes”. Por eso ese pueblo cubano que sufre 62 años de abusos, de crímenes, de injusticias y de iniquidades ... en el fondo del alma ese pueblo se pregunta: ¿cuándo los poderosos reconocerán sus errores y sus pecados? ... Por eso se hace difícil la reconciliación nacional, pero no es imposible. Hay que darle punto final al status quo con un verdadero y efectivo exorcismo, sacando de nuestros corazones el odio y la venganza, para que nunca más exista en la nación cubana la violencia física y verbal, el abuso, la humillación, las ofensas, los sufrimientos innecesarios, tanta indignidad. Eso no es amor, el nombre mismo de nuestra Madre es caridad ... y como tan bien lo dijeron los Obispos Cubanos en la reflexión de 1993, “el amor todo lo puede!” Aun relevante hoy ya que no podemos permitir “que la vida se nos vaya en un suspiro” y porque nada es imposible para Dios, porque en verdad la Virgen Madre nos dice que “él derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes”.

En esta gran Eucaristía celebramos la comunión queriendo ser como los primeros cristianos, “todos Unidos”, “celebrando la reconciliación que Cristo nos trajo, que hace desaparecer toda enemistad entre nosotros en la esperanza del banquete de la unidad eterna en los cielos y en la tierra nueva, donde brille la plenitud de la paz” en el amor eucarístico de Jesús que nos amó hasta el extremo.



---------------------------
Palabras de Mons. Wenski, arzobispo de Miami, al finalizar la misa.


Gracias, Monseñor Estévez, por su homilía esta noche. Gracias por esas palabras de aliento y esperanza.

Una vez más pedimos a la Patrona de Cuba que interceda ante su hijo Jesucristo por todo un pueblo que ha decidido reclamar sus derechos y que ha puesto la proa de su destino rumbo a la libertad. Un pueblo que se ha cansado de vivir en cadenas, que es vivir, como nos recuerda el Himno Nacional de Cuba, en afrenta y oprobios sumidos. Un pueblo noble y emprendedor que quiere vivir sin miedos ni vigilancias, en una nación donde no se persiga el pensamiento ni se ahoguen los sueños. Es ese mismo pueblo el que sigue siendo hostigado, reprimido y encarcelado como nunca, por exigir la justicia con valentía, negarse a repetir consignas de muerte, y gritar al mundo con todas sus fuerzas: Libertad; Patria y Vida.

Hoy recordamos como llegó la Virgen de la Caridad a estas tierras del sur de la Florida como peregrina de Dios, como una exiliada más, en las manos de un refugiado político, justo a tiempo para aquella gran Eucaristía del 8 de septiembre de 1961 junto a más de 30,000 de sus hijos. A lo largo de estos 60 años, aquí se quedó, en la Ermita junto al mar, para prodigar amor y consuelo a todos, para acoger al recién llegado; al que está en problemas, al que sufre la enfermedad o la nostalgia, al que quiere dar gracias por tantas alegrías y regalos

Por la poderosa intercesión de la Virgen Mambisa, queremos pedirle al Señor de la Historia que ayude al pueblo de Cuba que ya ha sufrido demasiado, que merece el derecho a elegir su destino para poder construir, como soñó el Apóstol de su independencia, José Martí, “una patria con todos y para el bien de todos”. Como también recordaba el Papa San Juan Pablo II durante su visita a Cuba en 1998, “los cubanos son y deben ser los protagonistas de su propia historia personal y nacional”.

Recordemos todos las palabras del Padre Félix Varela: “A los jóvenes…Diles que ellos son la dulce esperanza de la patria, y que no hay patria sin virtud, ni virtud con impiedad”.

Que, con esta premisa y la ayuda de Dios, llegue cuanto antes para Cuba la hora de la libertad, del derecho, y de la verdadera reconciliación que brota de la verdad y la justicia.


--------
Textos tomados del website de la Arquidiócesis de Miami

Estampa del Congreso Eucarístico Diocesano y Coronación de la Imagen de la Virgen de la Caridad, por el arzobispo Mons. Valentín Zubizarreta. Santiago de Cuba, 1936

 

--------
Ver en el blog

Grabado de la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona del 4o. Batallón de Voluntarios de La Habana, 1859.

 

Grabado de la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona del 4o. Batallón de Voluntarios de La Habana, 1859. 


Tomado de "La Caridad del Cobre, huellas sobre el papel".

Iglesia de la Caridad del Cobre, en Santa Cruz de Aragua. Venezuela. (Fotos de Roberto Alvarez)

 
Fotos/Blog Gaspar, El Lugareño
by Roberto Alvarez. Septiembre 8, 2021



La Madre de la Caridad vela con cariño sobre la llanura principeña. Pequeña crónica poética. (por Carlos A. Peón-Casas)




I

Con olas por estandarte/llegaste a la patria mía/para fundar aquel día/un lugar donde quedarte/pudo el pueblo así adorarte/con su fe sencilla y pura/remontándose a la hondura/del Amor que en ti nos salva/desde el ocaso hasta el alba/desde el llano hasta la altura.


Pequeña y morena, presides sobre la planicie principeña, te vistes de verde y ocre, con el paisaje donde pareces flotar, como en el calmado mar de tu bendita aparición. En este mismo océano mediterráneo donde un día se levantó esta bienaventurada comarca, que tú también has elegido habitar y bendecir. Eres la Madre de todos, y te haces presente en estos particulares llanos, que recorre la geografía del Camagüey una y otra vez legendario, al que el poeta llamara de “pastores y sombreros”. La Madre con muchos nombres: Caridad, Cachita, la Mambisa, la del Cobre... todos a uno hablando del Amor que es Uno… que nos salva y resucita…


II

Presides nuestro destino/ como Madre singular/que a sus hijos sabe dar/aliento para el camino/por ti se hace peregrino el que busca la verdad/y confiado en tu bondad/el que sufre y el que llora/te ofrece su amarga hora/y en ti funda su heredad.


Contigo van todos tus hijos, pues para ti, como Madre impar, todos valen lo mismo; y los arropas con tu mirada consoladora, y les das paz en medio de la tribulación y el dolor. Contigo van, a ti suplican, cantan, lloran y ríen a un tiempo. Se arroban delante de tu pequeña imagen, como tantos otros, los que moran en lejanas playas, y anhelan tu consuelo y sueñan con volver a tu lado para amarte, y hacer florecer esta bendita comarca. Todos a un tiempo son tus hijos, todos a una, los preciados retoños que dispersos por el mundo plural, cuidas con desvelo, y por los que imploras al Padre de todo consuelo, desde tu inabarcable corazón maternal.


III

Madre del pueblo cubano/danos hoy tu bendición/ y acepta en tu corazón/al que te tiende su mano/ten compasión del hermano/que en ti pone su confianza/ se mar de dulce bonaza/para el que busca tu amparo/ y en la borrasca sé el faro/que alumbre nuestra esperanza.(1)


La oración de tus hijos sube como el incienso, mientras recorres la llanura, y en cada tramo de tu lento pero gracioso caminar, las manos se alzan al Cielo, y se confunden con el azul infinito que habla de lo Eterno, lo inclaudicable, lo imperecedero… La llanura es vasta y a lo lejos se pierde en sobrada lontananza. Tus pasos breves pero firmes, siguen recorriendo el corazón de esta tu tierra, que reverdece con tu presencia, desde el espíritu sediento de amor de tus retoños, que claman a ti desde lo hondo, y te ofrecen a tu paso singular, lo mejor y más tierno de sus sueños, desvelos y esperanzas.





----------------------

Versos a la Patrona (por Carlos A. Peón-Casas)

Obra de Sergio Lastres
-----------------



I


Con olas por estandarte
llegaste a la patria mía,
para fundar aquel día
un lugar donde quedarte.
Pudo el pueblo así alabarte
con su fe sencilla y pura,
remontándose a la altura
del Amor que en ti nos salva,
desde el ocaso hasta el alba,
desde el llano hasta a la altura

Presides nuestro destino
como Madre singular,
que a sus hijos sabe dar
consuelo para el camino.
Por ti se hace peregrino
el que busca la Verdad,
y confiado en tu bondad
el que sufre y el llora,
te ofrecen su amarga hora,
y en ti fundan su heredad

Madre del pueblo cubano
danos hoy tu bendición
y acepta en tu corazón
a quien te tiende su mano.
Dale consuelo al hermano
que en ti pone su confianza,
sé mar de dulce bonanza
para el que busca tu amparo,
y en la borrasca sé el faro
que alumbre nuestra esperanza.


II


Madre nuestra, madre amada
velando siempre incesante
con afán reconfortante
en la noche desvelada.
Como esa luz realzada
por un místico clamor,
fundas razones de amor
en tus hijos bien amados.
dispersos, pero aferrados
a tu manto protector.

Siempre la madre sufrida
que a su prole ve partir,
alcanza apenas a ungir
con su lágrimas la herida.
De tan nefasta estampida
en pos de un sueño mejor,
le queda sólo el temblor
del adiós enardecido,
y el corazón compungido
Ante tanto desamor.

Pero es la Madre constante
en sus afectos primeros,
y por todos los senderos
esparce su luz radiante.
Con gozo siempre exultante
troca el pesar en sonrisas,
serena la torpe prisa
del corazón desvariado,
y le da al atribulado
su Amor cual marca indivisa

(Miami. Septiembre 8, 1961) Exilio cubano recibe la imagen de la Virgen de la Caridad

Vista panorámica del Miami Stadium, el 8 de septiembre de 1961, cuando unos 30,000 exiliados cubanos se congregaron allí para recibir la imagen de la Virgen de la Caridad, que llegó ese mismo día desde la Isla.

Este año se celebra el 60 aniversario de su llegada a Miami.

(Foto/La Voz Católica/Rogelio Zelada)
--------------------



-----------
Para conocer los detalles de la manera que trasladaron la imagen de la Virgen de la Caridad, desde La Habana a Miami, en el Diario Las Américas


 

------------------
Ver
La devoción a la Virgen de la Caridad en Miami (por Mons. Agust­ín Román)

Canto a la Caridad (autor José de Jesús Llanes)

Obra de Joel Jover
--------------





Por el camino viejo del Cobre
Marcha un buen hombre
Buscando a la Caridad.

Qué bueno es peregrinar
Por un camino divino
Que nos conduce a un destino
Lleno de amor y de paz
Convoca la Virgen buena
A todo el pueblo cubano
Que marcha unido de mano
Por el camino del Cobre
Virgen buena, llegaré
Para darte muchas gracias
Todo lo que te pedí
Lo has puesto en mi corazón
El odio no cabe en mí
Ahora puedo perdonar
Qué bueno es poder amar
Sin prejuicios ni rencores.

Con este ramo de flores
Virgen de mi devoción
Amarillos girasoles
Virgen de la Caridad
En nombre de mi familia
En nombre de mi mamá
Muchas gracias, Virgencita
De la Caridad del Cobre.
Me retiro, Virgen buena
Pero no me marcho sólo
Tu imagen vive en mis ojos
Y la fe en mi corazón.


Tuesday, September 7, 2021

Virgen de la Caridad de Illescas, en Toledo, de donde proviene la devoción cubana a la Caridad del Cobre.

Siete preguntas que puedes hacer para mejorar tu relación (por Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota  del blog: Espacio semanal de  Cecilia Alegría, La Dra. Amor,  dedicado al amor de pareja.


Uno de los mayores y más comunes errores que cometen las parejas es hacer las preguntas equivocadas. Una de ellas es, por ejemplo: ¿Qué te pasa? ¿Estás molesto(a) conmigo? Esta pregunta supone que la cara larga de nuestro ser amado tiene que relacionarse contigo, lo que de por sí parte de una perspectiva egocéntrica: No todo lo que pasa por la cabeza de esa persona tiene que ver con lo que tú dices o haces. Una mejor manera de aproximarse al otro con esa preocupación sería preguntar: ¿Podrías compartir conmigo lo que te molesta o te preocupa, por favor?

Amar al otro significa, sin duda, interesarse por sus necesidades, pensamientos y sentimientos sin parecer detectives privados, para lo cual debemos hacer preguntas respetuosas y delicadas como las siguientes:

1) ¿Puedo ayudarte en algo?

Si tienes algo de tiempo libre, nada mejor que regalárselo a tu ser amado, preguntando antes en qué, específicamente, desearía que le colaboraras. Hay esposos que con buenas intenciones se meten a ordenar los cajones ajenos solo para darse cuenta luego de que metieron la pata.

2) ¿De qué manera te puedo demostrar cuánto te amo?

Muchas parejas son buenas en decir las famosas 2 palabras, pero no las concretan en hechos, en acciones, con la frecuencia que el otro desearía…y recordemos que los hechos hablan más alto que las palabras.

De repente tú crees que espera que cortes el jardín cuando lo que ella quiere es que la ayudes en la cocina.

3) ¿Hay alguna cosita que te gustaría que cambie en mí para hacerte feliz?

Aquí ya estás pasando a palabras mayores porque te arriesgas a escuchar una verdad dolorosa que no te va a gustar. Pero al haber preguntado con cierta picardía y gracia sobre alguna "cosita" (entendiendo que no habrá lugar para un análisis psicológico exhaustivo) esto puede aligerar la conversación y tornarla más agradable.

Sin querer, en ocasiones haces o dices cosas que hacen sentir a tu pareja incómoda. Esta pregunta te permitirá enmendar rumbo y no continuar fastidiándola, por ignorancia.

4) ¿Hay algún lugar especial al que te gustaría ir este fin de semana?

Esto le da a tu pareja la posibilidad de elegir un lugar que tal vez no sea de tu predilección. En cuyo caso, no te quedará más que honrar su decisión. De eso se trata el amor. De dar y entregar, de esforzarse y sacrificarse por el otro, por hacerlo feliz.

Y si te pide un "getaway" para un fin de semana entero y el presupuesto no te da para ello, ofrécele que comenzarán a ahorrar con miras a darse una escapada a ese lugar maravilloso, los dos solos.

5) ¿Qué es lo que más te hace feliz de nuestra vida juntos?

Esta pregunta hará que tu amada(o) piense en todas las cosas buenas que comparten y que son motivo de alegría y satisfacción para ambos. Y el pensar en esto, los ayudará a sentirse aún más conectados.

6) ¿Qué te gustaría que hiciéramos que no hemos hecho antes juntos?

Aquí se puede producir una lluvia de ideas. Cuando tu cónyuge comience, tú puedes aportar las tuyas, haciendo fluir la imaginación de ambos, hasta llegar a algún acuerdo concreto y hacer algo nuevo en el corto plazo, lo que los llevará a sentirse más cerca el uno del otro.

7) ¿Hay algo que puedo hacer para que te sientas más amado(a)?

Esta pregunta tan dulce puede dejar pensativa a tu pareja por algunos minutos. Pero, aunque ustedes tengan una relación excelente, es probable que tu cónyuge encuentre algo que podrías hacer para que el amor de ustedes crezca aún más.

Cuando la vida nos atrapa en la rutina e innumerables ocupaciones, nada mejor que experimentar con preguntas profundas, diferentes, que sirvan para dinamizar la relación.



 


 -------------------
La Dra. Amor te invita a informarte sobre su CLUB DE SOLTEROS CRISTIANOS -versión virtual- visitando su website www.ladoctoraamor.com




--------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia.

Ha publicado doce libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia, 2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón, USA, 2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017), Sexo Sagrado y Lazos del Alma (Indie Publishingnbsp, 2018), Alessia (Book Master Corp. 2019), El Poder del Amor Ágape: como restaurar tu matrimonio después de una infidelidad (2021)

Virgen Mambisa


(Bohemia. Septiembre 17, 1961) "Menos pollos y más conciencia revolucionaria", es la consigna del momento.

 

Monday, September 6, 2021

EPD Rvdo. Ramón Castro


La cancillería de la Diócesis de Ciego de Ávila, por medio de una nota informativa, dio a conocer en el día de ayer el fallecimiento del Rvdo. Ramón Castro, quién ejerció por muchos años el diaconado en la S. I. Catedral San Eugenio de la Palma. 

Nota Informativa

Con profundo pesar hemos conocido que en el día de hoy ha partido a la casa del Padre el Rvdo. Ramón Castro, diácono permanente de esta diócesis de Ciego de Ávila que desde hace algunos años residía en la ciudad de Madrid en España junto a sus hijos.

Han sido muchos los frutos de su labor pastoral en esta diócesis y específicamente en la S. I. Catedral de San Eugenio de Ciego de Ávila. No es posible olvidar su servicio en las comunidades que atendió, los sacramentos del bautismo y el matrimonio celebrados, su total disponibilidad para asistir a los enfermos en el hospital, su trabajo, junto a su esposa Elena Expósito, en la pastoral familiar y su entrega a todo aquello que durante su ministerio le fue encomendado.

Roguemos al Señor que reciba en su descanso eterno a nuestro hermano Ramón Castro, que premie con abundancia su entrega a la Iglesia y a su familia y que le conceda a su familia el consuelo y la fuerza para enfrentar el dolor de su partida, con la confianza de que, como el siervo bueno y fiel, ha de encontrarse disfrutando de la gloria de su Señor.

Que el Señor le conceda el descanso eterno y la luz perpetua brille para él. Que Descanse en Paz.


Dado en Ciego de Ávila, a los 5 días del mes de septiembre de 2021.

Randol Pineda, Canciller.

(Lyceum. Habana. Marzo-Abril 1958) "Nuevas iglesias cubanas". Dibujo de Portocarrero.

 

Mensaje radial de Mons. Wilfredo Pino, arzobispo de Camagüey, con motivo de la Fiesta de la Virgen de la Caridad, el 8 de septiembre de 2021.

Procesión de la Virgen de la Caridad
Camagüey. Septiembre 8, 2019.
----------------

Queridos hijos e hijas: ¡Qué bueno poder tener nuevamente esta oportunidad de dirigirles unas palabras cuando faltan solo dos días para la fiesta de la Virgen de la Caridad, pasado mañana miércoles, 8 de septiembre.

Todo hijo debe ser agradecido con su madre, porque la acusación más grande que se le puede hacer a un hijo es llamarlo ingrato. Un hijo mal agradecido, que no da gracias por todo lo que su madre hace por él, es un mal hijo, un ingrato. Y nosotros no quisiéramos que la Virgen de la Caridad, nuestra Madre, pensara así de sus hijos, los cubanos. Ante su bendita imagen en el Santuario del Cobre rezamos los cubanos de cualquier época, raza, clase, ideología, mujeres y hombres, jóvenes y viejos, de una provincia o de otra, sanos y enfermos, obreros y profesionales, artistas y deportistas… ¿Habrá algún cubano que no haya oído o dicho alguna vez en su vida: “Virgencita de la Caridad”? Ella se ha vuelto tan cubana como nuestra esbelta palma real, nuestro tocororo blanco, rojo  y azul, y nuestra perfumada flor de la mariposa.

Cercano ya el día de su fiesta, al pensar qué mensaje de saludo y aliento compartir con ustedes hoy, recordé algo que me sucedió, hace unos 30 años, celebrando la Misa del domingo en Santa Cruz del Sur. Mientras predicaba me di cuenta que mis palabras no estaban llegando a los que me oían. Parecía que tenían la mente en otro lugar. Su preocupación era otra. Ciertamente, yo les hablaba de algo importante para sus vidas pero que no era lo que ellos necesitaban y querían escuchar en ese momento. Fue, al llegar a la iglesia de Macareño para la siguiente Misa, que supe la razón. Encontré a las personas conversando sobre las dificultades que se anunciaban porque se decía que iba a comenzar el “Período Especial” y hablaban de las limitaciones que vendrían. Cada uno de los presentes añadía un nuevo dato con algo que se había enterado. Y los demás, al escuchar, sentían que la tierra se abría bajo sus pies. ¿Qué mensaje trasmitirle, entonces, a esa pequeña comunidad en mi predicación? La respuesta me la dio el mismo Señor en la Oración Colecta de la Misa de ese día, que ahora les comparto:

¡Oh Dios! que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo: inspira a tu pueblo el amor a tus enseñanzas y la esperanza en tus promesas, para que, en medio de las vicisitudes del mundo, nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

“En medio de las vicisitudes del mundo”, o sea, en medio de las cosas de este mundo que hoy son, tal vez mañana no sean o quizás pasado mañana vuelvan a ser… Sencillamente: todos los presentes, los fieles y yo, vimos retratada en esa frase la situación por la que se decía que empezábamos a pasar. Varias décadas después, podría ser lo mismo que nos sucede ahora. De momento hemos sentido que perdimos la paz. Los acontecimientos vividos hace unas semanas han provocado una sucesión de hechos que han generado angustia y preocupación: manifestaciones, golpes con palos, pedradas, jóvenes presos, cubanos ofendiéndose unos a otros, etc. Todo esto unido a la preocupación permanente por los enfermos y sus medicinas, las colas de cada día, los familiares que fallecen, los niños encerrados en sus casas, la vuelta de los apagones, la angustia que genera el no saber cuándo acabará esta epidemia, las noticias falsas, etc. 

¿Qué debemos hacer nosotros en vicisitudes como éstas? Hacer lo que sí no va a cambiar, o sea, lo que nos pide la oración mencionada: “Amar las enseñanzas de Dios y la esperanza en sus promesas”. Es una buena advertencia porque podría ser que estemos más preocupados por las cosas de este mundo que por seguir las enseñanzas de Dios cumpliendo sus mandamientos. Y podríamos tener una fe con anemia que ha conseguido que olvidemos lo prometido por Jesucristo: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mt 18, 26-20). Y por haber olvidado esto hemos perdido la esperanza.

En medio de todas estas vicisitudes que pasamos como pueblo, la oración nos invita a tener “nuestros corazones firmes en la verdadera alegría”. Para ello nos viene bien recordar, entonces, como dichas a nosotros, las palabras que San Pablo dirigió a los cristianos de Tesalónica (1ra 5, 12-22) desde una cárcel romana: “Estén siempre alegres en el Señor… amonesten a los que viven desconcertados… sostengan a los débiles…que nadie devuelva mal por mal… vivan en paz unos con otros… esfuércense por hacer siempre el bien entre ustedes y con todo el mundo…oren sin cesar… den gracias a Dios en toda ocasión… sean pacientes con todos… cuídense del mal en todas sus formas… examínenlo todo y quédense con lo bueno”. 

No debemos olvidar que Jesucristo pasó por situaciones difíciles y rezó, en su pasión, el salmo 22 que es una de las más extraordinarias súplicas de todos los salmos de la Biblia, por la forma en que el salmista relata su angustiado dolor y por la apasionada plegaria que eleva el Señor. Se trata de un hombre que sufre corporal y espiritualmente y que, además, se siente despreciado por la gente y abandonado por Dios, y que mantiene, sin embargo, una inquebrantable confianza en el Señor y sabe que llegará su salvación definitiva.  Entre muchas súplicas, el salmo dice: “Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás lejos de mi clamor y mis gemidos? Te invoco de día y no respondes, de noche, y no encuentro descanso; y sin embargo, tú eres el Santo. En ti confiaron nuestros padres: confiaron, y tú los libraste; clamaron a ti y fueron salvados, confiaron en ti y no fueron defraudados. Tú, Señor, no te quedes lejos; tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme, tú que no te olvidas de los pobres ni de cuantos te buscan. Y todos los confines de la tierra se acordarán y volverán al Señor; todas las familias de los pueblos se postrarán en su presencia.”

A todos nos debe consolar saber que en Camagüey, y en otras partes de Cuba, hay personas que, en estos largos meses de epidemia, se dedican a levantar el alma de los demás utilizando las redes sociales y el teléfono para alegrar a los tristes, resolver medicinas gratis, consolar a los afligidos y animar a los que se sienten sin fuerzas. Gratitud también para con las Iglesias, instituciones y países que nos están ayudando en nuestras necesidades.

Mirando otras páginas de la Biblia (Jn. 2, 1-11), podemos leer que, en una boda que se celebraba en el pueblo de Caná de Galilea, estaba presente la Virgen María con Jesucristo y sus discípulos. Allí ella se dio cuenta de la necesidad urgente que se le presentó a aquel joven matrimonio, e intercedió para que Jesucristo, su Hijo, hiciera el milagro. Los cubanos necesitamos imitar la caridad de la Virgen y crecer en el amor. Recemos por nuestra Patria a la Patrona de Cuba. El deseo de cambiar muchas cosas que deben ser cambiadas está en la mente y el corazón de muchísimos cubanos. Pidamos que todo esto se sepa hacer bien, sin amenazas, sin tener que asustar a la gente, sin tener que expulsar a nadie de ningún lugar sino contando con todos. Recemos para que los primeros en cambiar sus actitudes seamos todos nosotros porque también somos pecadores y nadie tiene derecho a tirar “la primera piedra” o a llevar un palo en la mano para defender su verdad.

Recemos también a la Virgen de la Caridad por nuestra Iglesia cubana para que sea la misma de siempre. Que siga siendo y haciendo lo que hasta ahora es y hace: la Iglesia siempre idéntica. Probada por años en la paciencia. Reconciliadora y sanadora de memorias enfermas. Llamando al amor y a la esperanza. Una Iglesia que no se ha cansado en estos últimos 60 años de llamar al diálogo entre todos porque “hablando, la gente se entiende”. Una Iglesia que conversa con unos y con otros, con los de aquí y los de allá. Que enseña el respeto, la tolerancia y a ponerse en el lugar del otro. Una Iglesia que quiere recordar a todos que “la violencia engendra violencia”. Una Iglesia que, junto con el Pan de Dios en cada Misa, se esfuerza en ayudar a muchos a encontrar el pan de cada día, la medicina de cada día, la ropa de cada día, la esperanza de cada día, el aliento de cada día. Una Iglesia pobre, necesitada, pero que no se cansa de multiplicar sus “cinco panes y dos peces” (Mc. 6, 41). 

Pidámosle a la Virgen que sepamos preocuparnos más por los problemas de los demás que por nuestros propios problemas, porque, lamentablemente, desde hace años muchos cubanos buscan resolver solamente “su problema”, no los problemas de Cuba y de los demás. Tratemos de vencer nuestro egoísmo. Eso es algo difícil pero no imposible. Recemos la conocida oración de Santa Teresa: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta. Solo Dios basta”.

Termino dándoles a todos la bendición de Dios, deseando que vaya sobre los que están enfermos de la Covid en sus casas, hospitales o Centros de Aislamiento, los presos, los minusválidos, los que viven solos, los que están lejos de su familia y de su tierra cubana, los abuelitos de los Hogares de Ancianos, los que sufren, los matrimonios sin hijos o con hijos difíciles, los que se sienten tristes, los que lamentan la muerte reciente de un ser querido y sufren por no haber podido enterrarlo como hubiesen querido. Bendición que llegue también a los que han perdido la alegría que nace de la virtud de la esperanza, y a todo el personal de Salud que, desde hace meses, da lo mejor de sí ayudando sin descanso a vencer la epidemia. Reciban la bendición de Dios y, al recibirla, hagan sobre su cuerpo la señal de los cristianos, la señal de la cruz. 

Jesucristo, el Señor, esté siempre a su lado para defenderlos. Que él vaya delante de ustedes para guiarlos, y detrás de ustedes para protegerlos. Que él vele por ustedes y los sostenga. Y que la bendición de Dios Todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre todos ustedes y los acompañe hoy y siempre. AMÉN. 




---------------------
Aviso de Mons. Wilfredo Pino, arzobispo de Camagüey.

Agradezco a nuestra Emisora Provincial poder trasmitir a la población este importante aviso:

Como seguramente conocen, en este año, y por motivos de la epidemia, no tendremos las procesiones acostumbradas en honor de la Virgen de la Caridad. La razón es conocida por todos: una reunión de tantas personas resulta algo peligroso por la posible propagación de la epidemia. Les he pedido a todos los sacerdotes celebrar la novena de la Virgen en sus comunidades, grandes y pequeñas, así como tener abiertas sus iglesias el día 8 para facilitar la asistencia de los fieles. En la iglesia de la Caridad de Camagüey se celebrarán ese miércoles, día 8, cuatro misas en la mañana con el siguiente horario: 6, 8, 10 y 12 del día. Los peregrinos que solo dispongan de tiempo para dejar sus flores o encender una vela, lo podrán hacer en la entrada principal del Santuario, que cerrará sus puertas, por las restricciones de la pandemia, a las 2 de la tarde. Todos no deberán olvidar llevar su nasobuco y guardar, ya dentro del Santuario, la distancia requerida. Las autoridades de Salud recomiendan que, debido al número de personas presentes, no se lleve a los niños para evitarles un posible contagio. Gracias por su comprensión. Que Dios los bendiga a todos.

Nunca al fin (un poema de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.




Nunca al fin


Afirmo que hay una casa pequeña en un
   claro de bosque,
flores alrededor, pajarillos
que cantan desde los ramajes todo el día.
Va hacia la casa un camino que se abre
   entre el follaje.
La luz trasciende los verdores, toca tierra
y es como si floreciera la luz desde la
   propia luz.
La pequeña casa dentro del pequeño pai-
   saje es azul pálido, blancas
sus puertas y ventanas.
Y en la puerta una mujer se asoma
   al final de la tarde
esperando
al hombre que a esa hora regresa
   diariamente.

Afirmo que es mentira.
No hay casa ni flores ni pajarillos ni
   bosque
ni camino.
Ni luz ni ventanas blancas.
Afirmo que es mentira,
nunca al fin hubo nada de esto
ni lo habrá.
Afirmo que es mentira,
yo nunca regresaré al atardecer
y tú nunca me esperarás en puerta alguna.

Febrero de 1981



Mai alla fine


Affermo che c’è una casa piccola in un
   arioso bosco,
fiori intorno, uccellini
che cantano dai rami tutto il giorno.
Va verso la casa un sentiero che si apre
   tra le fronde.
La luce esalta la vegetazione, tocca terra
ed è come se fiorisse la luce dalla
   stessa luce.
La piccola casa dentro il piccolo
   paesaggio è azzurra, bianche
le sue porte e finestre.
E sulla porta una donna si affaccia
   alla fine della sera
attendendo
l’uomo che a quell’ora ritorna
   quotidianamente.

Affermo che è una menzogna.
Non ci sono fiori né uccellini né
   bosco
né sentiero.
Né luce né finestre bianche.
Affermo che è una menzogna,
mai alla fine ci fu niente di questo
né ci sarà.
Affermo che è una menzogna,
io mai ritornerò al tramonto
e tu mai mi attenderai davanti a qualche porta.

Febbraio 1981



--------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado, entre otros libros, siete poemarios, tres volúmenes de cuento y siete novelas.

Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.

En 2019 recibió el Premio Nacional de Literatura Independiente “Gastón Baquero”, otorgado por Neo Club Press, Vista Larga Foundation y otras instituciones culturales cubanas en el exilio.

Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960. Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.

Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.
Click here to visit www.CubaCollectibles.com - The place to shop for Cuban memorabilia! Cuba: Art, Books, Collectibles, Comedy, Currency, Memorabilia, Municipalities, Music, Postcards, Publications, School Items, Stamps, Videos and More!

Gaspar, El Lugareño Headline Animator

Click here to visit www.CubaCollectibles.com - The place to shop for Cuban memorabilia! Cuba: Art, Books, Collectibles, Comedy, Currency, Memorabilia, Municipalities, Music, Postcards, Publications, School Items, Stamps, Videos and More!