Saturday, October 10, 2020

(Revista Social. Mayo 1919) Historia de un poema de Céspedes, por José Fornaris

Al Cauto

Naces, ¡oh Cauto! en empinadas lomas;
bello desciendes por el valle ufano;
saltas y bulles juguetón, lozano,
peinando lirios y regando aromas.

Luego el arranque fervoroso domas,
y hondo, lento, callado, por el llano
te vas a sumergir en el océano;
tu nombre pierdes y sus aguas tomas.

Así es el hombre; entre caricias nace;
risueño el mundo al goce le convida;
todo es amor, y movimiento y vida.

Mas el tiempo sus ímpetus deshace,
y grave, serio, silencioso, umbrío,
baja y se esconde en el sepulcro frío.


Carlos Manuel de Céspedes

(Diario de la Marina. Octubre 15, 1868) una reseña del alzamiento del 10 de ocubre de 1868


("Diario de la Marina", 15 de octubre de 1868) "La Gaceta oficial de ayer nos da la noticia de que el 10 del corriente se levantó en el Partido de Yara, jurisdicción de Manzanillo, una partida de paisanos, sin que hasta el presente, se sepa quién es el cabecilla que la manda, ni el objeto que se propone. Supónese que se han unido a ella los bandoleros perseguidos en otras jurisdicciones; pero no debe distinguirse por el número ni el valor cuando al encontrarse, en el mismo pueblo de Yara, con una pequeña columna de tropas, que había salido de Bayamo, en su persecución, huyó cobardemente dejando sobre el terreno un muerto, cinco escopetas, un trabuco, cuatro machetes, una lanza y diez caballos con monturas, sin haber causado otro daño a los defensores del orden y de la propiedad que un ligero herido. Las autoridades de Cuba, Puerto Príncipe y otras jurisdicciones, se han apresurado a enviar fuerzas para ahogar instantáneamente ese aborto, que tiene tanto de ridículo como de criminal."

Friday, October 9, 2020

Anuncio de Carlos Finlay en el "Diario de la Marina". Octubre 1868.



"Doctor D Carlos Finlay, recibe en su gabinete de consultas calle del Empedrado número 7, de 11 á 2 del día y en su casa calzada del Cerro 753, de 7 á 8 de la mañana".

Diario de la Marina. Octubre 1868

Espera (un poema de Thelma Delgado)



Mis secos y pálidos labios
Tu cálido beso esperan
Como la paloma en el invierno
Cubierta de nieve y sufriendo
A la primavera quiere ver llegar.

Mi alma se da a tu amor
Cómo el río se da al mar
Como las nubes se dan al viento
Y como la flor de la abeja
Se deja enamorar.

Todo tiene su lugar y su tiempo
Con paciencia he de esperar
Por ese día deseado
En que tu existencia tenga a mi lado
Y nuevas caricias pueda estrenar.



---------
Ver

Thursday, October 8, 2020

El "Diario de la Marina", en su edición del 19 de agosto de 1851, informa sobre la ejecución de Joaquín de Agüero y Agüero, D. José Tomás Betancourt, D. Fernando de Zayas y D. Miguel Benavides



La sección "Correo de la Isla", del Diario de la Marina, en su edición del 19 de agosto de 1851, da cuenta de dos notas de El Fanal de Puerto Príncipe (actualmente Camagüey).

La primera corresponde al 11 de agosto, en la que se anuncia que "mañana a las 6 de ella serán pasados por las armas en la sabana de Arroyo Méndez (...) los paisanos D. Joaquín de Agüero y Agüero, D. José Tomás Betancourt, D. Fernando de Zayas y D. Miguel Benavides, reos todos de sedición". Además, describe como será el traslado de los condenados y la manera que el ejercito español organizó el despliegue militar para ejecutar esta acción.

En la nota del 13 de agosto, El Fanal informa "bajo la impresión de un acontecimiento doloroso" que "D. Joaquín de Agüero y Agüero, D. José Tomás Betancourt, D. Fernando de Zayas y D. Miguel Benavides, ya no existen. A las seis y media de esta mañana [12 de agosto de 1851] han sido ejecutados".

--------------

San Antonio María Claret narra en su Autobiografía

Cabalmente en aquellos días cogieron las tropas a cuatro insurgentes o revoluciona[rios] [Joaquín de Agüero, Fernando de Zayas, Miguel Benavides y Tomás Betancourt] hijos de la misma Ciudad con las armas en las manos, y así es que fueron condenados a muerte. Y era tanta la confianza que de mi hacían los reos y aun sus parientes, que me llamaron para que fuese a la cárcel a confesarlos, y, en efecto, fui y los confesé. De tal manera fue creciendo la confianza que de mí hicieron, que me hicieron agenciar con el General a fin de que todos los que estaban comprometidos y se hallaban con las armas en las manos dejarían las armas y se volverían disimuladamente a sus casas sin que se les dijese cosa alguna y sin que constaran sus nombres. Así lo alcancé del General; por manera que toda aquella armada se desvaneció, se deshizo el acopio que tenían de armas, municiones y dinero, y todo quedó en paz.
-------------

En 1853, en lo que hoy es el Parque Agramonte, fueron sembradas cuatro palmas, en homenaje a estos cuatro mártires camagüeyanos. 

La idea inicial era construir, cuando las circunstancias lo permitieran, un monumento a cada uno. Luego se decidió mantener el homenaje con las palmas, las cuáles se han renovado hasta la actualidad. 

----------------------

En el barrio de La Vigía, cada uno tiene una calle que le recuerda con su nombre. (JEM)

8 de octubre de 1871. El Rescate del Brigadier General Julio Sanguily (por Frank de Varona)


Uno de los combates más brillantes y audaces de la Guerra de los Diez Años (1868-1878) en Cuba fue el rescate del Brigadier Julio Sanguily ejecutado por 35 jinetes a las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz. Esta hazaña de los 35 valientes centauros ocurrió el 8 de octubre de 1871 cerca de la ciudad de Puerto Príncipe, hoy llamada Camagüey.

El Brigadier Sanguily, quien estaba inválido debido a heridas recibidas en combates, pidió autorización al Mayor, como le decían sus soldados a Ignacio Agramonte, para ir al cercano rancho de Cirila López para que le lavaran la ropa. El Mayor le dijo “Esta bien, puedes ir; pero te advierto, Julio, que el día menos pensado tus audacias te van a poner en manos de los españoles.”

Llegando al rancho de Cirila, Sanguily se desvistió y se cubrió con una manta mientras le lavaban la ropa. De pronto fueron sorprendidos por una columna española. Sanguily ordenó a sus ayudantes y a las mujeres del rancho que huyeran al bosque. Al ser capturado se identificó con franqueza viril, “Pertenezco al Estado Mayor del Mayor General Agramonte. Soy el Brigadier Julio Sanguily.”

Los españoles decidieron regresar a marchas forzadas con sus 120 soldados a Puerto Príncipe con tan ilustre prisionero y otros prisioneros cubanos más que tenían capturados. El sargento Fernández amarró a Sanguily y llevó las riendas de su caballo. Mientras tanto el ayudante de Sanguily que escapó del rancho informó a la caballería de Agramonte de lo sucedido.

Ignacio Agramonte, llamado Bayardo de la Revolución, se dirigió a sus 70 soldados y pidió 35 voluntarios diciendo “Todo el que esté dispuesto a rescatarlo o morir, que de un paso al frente.” 

Montando en su caballo Mambí, Agramonte llamó a sus jinetes. Todos los miraron. Tenía 30 años y medía seis pies y dos pulgadas de estatura. Era delgado, erecto y recio. Su caballería, considerada la mejor del Ejército Libertador, estaba dispuesta al seguirlo al fin del mundo. Agramonte ordenó al comandante Henry Reeve, llamado el Inglesito, a que buscara la columna española acompañado de cuatro jinetes.

El Capitán Francisco Palomino Loret de Mola pareó su caballo al de Agramonte y le dijo “Creo, Mayor, que se intenta una acción para rescatar a mi jefe, y si eso es así, por ser su ayudante, le ruego me señale un sitio en el lugar más peligroso.” El Mayor respondió “Así, Capitán Palomino, marche usted al lado del Comandante Henry Reeve.”

Los españoles sudorosos y cansados llegaron con su famoso prisionero a beber agua alrededor de un pozo situado en el potrero de la finca “La Esperanza,” propiedad de Antonio Torres. Reeve los descubrió y galopeó a notificar a Agramonte. A la vista del enemigo, Agramonte desenvainó su sable y dijo “Compañeros! En aquella columna enemiga va preso el General Sanguily y hay que rescatarlo vivo o muerto o quedar todos en la demanda! El Mayor rugió “Corneta, toque a degüello!” 

El enemigo, que contaba con cuatro veces más soldados bien armados, fue sorprendido por la fulminante carga al machete. El sargento Fernández que custodiaba a Sanguily lo derribó del caballo y le hizo un disparo a corta distancia hiriéndole la mano. Pero antes de que lo pudiera matar, el sargento murió de un sablazo. Sanguily, herido, salvó su vida gritando repetidamente “ Viva Cuba!” para que en la confusión del ataque no lo mataran ya que iba vestido con ropa de soldado español. Los españoles fueron derrotados y huyeron. Habían muerto once españoles y un cubano en el combate. La caballería mambisa había capturado 60 caballos, 40 monturas, una tienda de campaña y una buena cantidad de balas, revólveres y sables.

Agramonte abrazó a Sanguily diciéndole, “Julio, te dije que el día menos pensado ibas a caer en poder de los españoles, pero no creí que fuese tan pronto.”

Entre los 35 centauros de ese glorioso ataque se encontraban, aparte de los ya mencionados, el Coronel Antonio Luaces Iraola, Teniente Coronel Emilio Luaces Iraola, Comandante Enrique Loret de Mola y Boza y su hermano, Elpidio Loret de Mola y Boza, Comandante Manuel Agüero, Capitán Andrés Díaz y el Alférez Manuel Arango, quien fue herido. La mayoría de estos valientes héroes camagüeyanos tienen descendientes en el exilio y en Cuba.

El Mayor General Ignacio Agramonte reunió a sus valientes soldados y les dijo “ Vuestros nombres, después de este hecho glorioso, figuraran en la historia de nuestras guerras como símbolo de arrojo y valor!”

Y así fue. Los cubanos, y en particular los camagüeyanos, recuerdan y veneran la bravura de aquellos patriotas. El rescate de Sanguily se considera como uno de los episodios más extraordinarios de la Guerra de los Diez Años.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.

Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.

He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

Sueño (un poema de Janisset Rivero)


Yo pudiera tocarte con mis ojos,
y descubrirte de nuevo
como si el tiempo fuera un espejismo.

Y pudiera estrecharte,
con la fuerza intangible de mis sueños,
como si jamás me hubiese ido…

pero prefiero quedarme aquí,
mirándote en mi alma,
intacto, alegre, mío.





------------------
Janisset Rivero (Camagüey, 1969) ha publicado los libros de poesía Ausente, editorial Aduana Vieja, octubre 2008 y Testigo de la noche, Editorial Ultramar, Miami, 2014. 

(Diario de la Marina. Febrero 28, 1957) La entrada de Camilo José Cela a la RAE. Crónica de Jorge Mañach


 

Wednesday, October 7, 2020

El Lugareño: "Ayer he tenido mucho gusto, un placer muy grande de darle un apretón de manos a lo Yankee a nuestro Apóstol Varela"


"Ayer he tenido mucho gusto, un placer muy grande de darle un apretón de manos a lo Yankee a nuestro Apóstol Varela que ha vuelto de Florida, tan famoso, tan restablecido, que nos tiramos una hora de conversación. ¡Qué hablador estuvo! ¡I yo qué contento! Porque has de saber que cuando se fué de aquí a Florida, de silla a silla no podía oir lo que me decía, i mi última visita fué de dos minutos a lo sumo en consideración a su estado. Yo me tragué que no volvería a verlo. Pues, chico, ha vuelto como te he dicho tan hablador, tan fuerte, tan sano, que es un primor. Me dijo que no había recibido ni leído tu folleto: que había un siglo que no sabía de tí, i yo le di razón de tu vida i milagros, i convino conmigo en que tú eras un collón, que siempre estabas lleno de aprehensiones i achaques. Yo traté de sondearle sobre negocios cubanos; pero me manifestó que estaba enteramente retirado de la escena i en nada tomaría cartas." (Carta del Lugareño a José Antonio Saco. Nueva York, Junio 19, 1849).




------------------

Foto/Ermita de la Caridad en Miami.

Pavlowa (un poema de Gustavo Sánchez Galarraga, 1915)

 

Imagen. Revista Social. Marzo 1931.
-----------------
---------------

Santiago Candamo y actores cómicos en Puerto Príncipe. Notas para un guión radial. (por Carlos A. Peón-Casas)



Tengo hoy el enorme gusto, en esta entrega ya habitual de los miércoles, de compartir con mis lectores, el texto que fuera primariamente un guión radial, correspondiente el jueves 24 de agosto de 2006, en el Programa Tricolor de la emisora Radio Camagüey. 

Mi colaboración como guionista en aquellas experiencias en la emisora insignia de la ciudad de Camagüey, me dio la oportunidad de remontar el inagotable perfil cultural de la otrora villa, dado el carácter de aquella entrega diaria, de una hora de duración, que desgranaba los avatares culturales de nuestras ancestrales raíces. 

Mi colaboración duro unos tres años, y para mi suerte, ese material tan variopinto, pero tan intensamente apegado a esa memoria del imaginario no tangible, pero imprescindible de nuestra comarca, salvado en una antigua PC, me permite hoy compartirlo con tantísimo gusto con los siempre atentos lectores, que se los disfrutarán con la misma intensidad que los no pocos radioyentes de aquel minuto. 

El texto de marras, un grupo de notas, para aquella ocasión era una mirada muy puntual a la memoria teatral de la otrora villa y ciudad del Príncipe. Aquella personal mirada se enfocaba en aquellos actores y aficionados al teatro cómico del siglo XIX, en su paso por la otrora villa y ciudad principeña, felices precursores de los actores del teatro bufo cubano actual. 

Y es que la promoción de tal manifestación artística, encontraba acomodo en las mejores coordenadas citadinas tan temprano como en los albores del siglo dieciocho. 

Por tal época, los patios de algunas antiguas mansiones principeñas, sirvieron entonces como improvisados escenarios donde se representaron muchas piezas teatrales, y los actores, fueron, por supuesto, los animados principeños. Ese fue el comienzo de una pujante labor teatral que alcanzó relevantes aportes en la otrora villa y posterior ciudad del Príncipe. 

Precisamente para los comienzos del siglo diecinueve, y con la llegada de la Real Audiencia a Puerto Príncipe, fueron aquellos funcionarios de la institución judicial, quienes promovieran las primeras representaciones de que se tenga memoria en la ciudad. 

Los detalles de la presencia de artistas de corte cómico en la otrora comarca quedan recogidos tan temprano como en el año 1806. Ese mismo año un principeño ilustre: Don Juan Ferrer, solicita autorización al Cabildo para “abrir un teatro modesto”, para dar cabida a algunos aficionados locales y foráneos que hacían de las representaciones del tipo cómico su principal modo de actuación. 

De tal manera, se buscaba, que el vecindario pudiera disfrutar sin entorpecimiento por parte de las autoridades, de aquellas divertidas representaciones cómicas, que para la tal fecha, ya habían sumado casi una decena de aquellas en la otrora villa. Tales actuaciones de los llamados “aficionados al arte cómico” se habían permitido provisionalmente, mientras llagaba la autorización del Capitán General. La tal autorización fue demorada una y otra vez, y todavía en el año 1809, los vecinos seguían solicitando tal permiso. 

Su ubicación en un área muy raigal de la ciudad, en una accesoria de la casa de una conocida saloniere de la época, Doña Luisa Rufina de Betancourt, la abuela de El Lugareño, en su lujosa casona de la calle de la Carnicería Vieja, esquina a la de San Ignacio. Aunque es justo aclarar que el tal llamado “teatro”, lo era sólo de nombre, dada su precaria conformación para las lides de la representación. 

Tal era el desorden, ante la presencia de aquellas tempranas representaciones del teatro cómico, que los patrocinadores de aquel rudimentario espacio tuvieron que redactar toda una reglamentación para hacer viables las representaciones. 

Entre las normas, se incluían la de no chiflar a los actores o tirarles cualquier fruta muy madura, como prueba de desagrado por sus actuaciones. 

El susodicho Candamo, fue uno de aquellos primeros actores cómicos que sumaron su arte junto a la de otros conocidos vecinos de la villa. 
Los artistas que tomaron parte en la representación venían encabezados por el celebrado director de cómicos. Las actuaciones en el Príncipe ascendieron a ocho, una de ella dedicada a su Majestad Fernando Séptimo. Obtuvieron de aquellas 99 pesos y 7 reales libres. El hecho ocurrió el 5 de enero 1809.[1]
Fue justamente en septiembre y octubre de 1810 la segunda visita del cómico y su troupee a la ciudad. Muchos de sus acompañantes repetían la visita a la ciudad. Entre ellos, José Naranjo, Valentín Rafo, Jerónimo Medrano, José González y Rosa Naranjo. En esa oportunidad fueron mandados a apresar. Al parecer los permisos exhibidos por el cómico y los suyos, no los autorizaban a representar obras cómicas en la otrora villa. 

Un antiguo documento de la Escribanía de Guerra, da cuentas de de un recurso promovido por el propio cómico sobre el asunto: 
que hallándose los quatro referidos en esta Villa celebrando funciones cómicas con permiso del señor Teniente Gobernador como es público y notorio(que han sido puestos) en la carcel publica en donde se hallan desde el día 12 de los corrientes en que fueron conducidos a ella con el mayor tropelia y maltrato, como si acaso fuesen fasinerosos (que no) pensaron jamás celebrar funciones cómicas si lo hicieron fue por la coyuntura que le brindó el público pidiéndoles no dejasen de representar algunas comedias. Obligados de lo cual y también de la necesidad que padecían de medios (…) no pueden menos que recordar a vuestra alteza los donativos que han hecho a nuestra católica Monarquía al señor Fernando Septimo que Dios guarde[2]
De nada valió aquel recurso exculpatorio. Las autoridades principeñas acordaron según constancia en aun antiguo expediente el “envío de aquellos a la Habana en el primer buque que zarpe de la Guanaja”[3]. Fueron acusados formalmente de inobedientes y al celebrado Candamo lo tildaron de “hombre de carácter insubordinado y opuesto a comprometimiento” 

La orden vino desde la Capitanía General, firmada por Someruelos, hombre fuerte de entonces, quien hizo firme la decisión disponiendo que: 
“(…) esas clases de individuos son unos vagos que andan de un pueblo a otro con el pretexto de semejante ocupación y así encargo a V. inmediatamente ponga en arresto, y remitir a esta capital (…) repitiendo a V. nuevamente que a ningún individuo de esta ni otra clase le permita hacer comedias sin que lleve expresa orden mía por escrito”[4]




------------------------------------------------------------------
[1] Costal al Hombro. Manuel Villabella. Ediciones Unión,1996. p.37 

[2] Archivo Nacional. Escribanía de Guerra. Juzgado Militar. Legajo 617…En Costal al Hombro, Op cit. p.39 

[3] Ibíd. p.40 (Se respetan la ortografía y giros del documento original) 

[4] Ibíd. p.40




El río Najasa (un poema de José Fornaris)


 

Tuesday, October 6, 2020

La novia de Lázaro (por Dulce María Loynaz)


A mi hermana Flor


y el que había estado
muerto, salió atadas las
manos y los pies con vendas
y su rostro estaba envuelto
en un sudario.
Vers. 44, Cap. 8, Evang. S. Juan.



I

Vienes por fin a mí, tal como eras, con tu emoción antigua y tu rosa intacta, Lázaro rezagado, ajeno al fuego de la espera, olvidado de desintegrarse, mientras se hacía polvo, ceniza, lo demás.

Vuelves a mí, entero y sin jadeos, con tu gran sueño inmune al frío de la tumba, cuando ya Martha y María, cansadas de esperar milagros y deshojar crepúsculos, bajaban en silencio lentamente las cuestas de todas las Bethanias.

Vienes; sin contar con más esperanza que tu propia esperanza ni más milagro que tu propio milagro. Impaciente y seguro de encontrarme uncida todavía al último beso.

Vienes todo de flor y luna nueva presto a envolverme en tus mareas contenidas, en tus nubes revueltas, en tus fragancias turbadoras que voy reconociendo una por una...

Vienes siempre tú mismo, a salvo del tiempo y la distancia, a salvo del silencio: y me traes como regalo de bodas, el ya paladeado secreto de la muerte.

Pero he aquí que como novia que vuelvo a ser, no sé si alegrarme o llorar por tu regreso, por el don sobrecogedor que me haces y hasta por la felicidad que se me vuelca de golpe. No sé si es tarde o pronto para ser feliz. De veras no sé; no recuerdo ya el color de tus ojos.

II

Tú dices que no es tarde y que la muerte no tiene más sabor que tiene el agua. Dices que fue apenas en la reciente lunada cuando te dejamos tras la terrible piedra del sepulcro y aún no segaron en la mies el trigo que estaba verde la mañana aquella en que salimos acastrar colmenas y nos besamos por la vez última...

Yo no contaba el tiempo, bien lo sabes. Sólo cuando te fuiste empecé a contarlo, empecé a morirme bajo los números y las horas y los días que en mi cuenta se hicieron infinitos como son infinitas las angustias que caben en un instante de mal sueño.

¿Por qué quieres que cuente bien ahora, que tenga prisa ahora, cuando ya con los dientes le gasté todos los filos a la prisa? Yo esperé un siglo sin esperar nada. ¿Y tú no puedes esperar un minuto esperándolo todo?

Dime, Lázaro: ¿Acaso no era más difícil resucitar que quedarte, cuando mi alma se abrazaba a la tuya forcejeando hasta desangrarse, con la muerte?

Vamos, refrena ahora los corceles de tu estrenada sangre y ven a sentarte junto a mí, ven a reconocerme.

Yo también soy ya nueva de tan vieja: de los milenios que envejecí mientras el trigo maduraba en la misma mies, mientras lo tuyo era tan sólo una siesta de niño, una siesta inocente y pasajera.

Y no te impacientes, amado mío, que yo aprendí paciencia como letra con sangre, bien entrada

III

No se me oculta no, que es la felicidad la que no espera. Hora es de ser feliz y habrá que serlo o no serlo ya nunca. Se me devuelve el bien que di por perdido, el amor, la dulzura en lontananza del hogar, de los hijos, de las veladas a la lumbre en invierno; bajo la enredadera en el estío, unas tras otras dulces, pequeñitas, alargándose hasta el confín del tiempo.

Todo eso comienza a tomar forma, a ponerse de nuevo al alcance de mi mano y de mi pequeña, femenina capacidad de imaginar la dicha.

Pero aun sabiéndolo así, no es culpa mía que esta dicha me tome de sorpresa, me encuentre desprevenida como invitados a la fiesta que llegan antes de que la casa esté arreglada.

Tiempo hubo de arreglarla y en verdad la arreglé muchas veces... Hasta que luego no la arreglé más y el polvo siguió cayendo, poseyendo la casa sin dueño.

No te empeñes, Lázaro mío, en echarme cuentas sobre el polvo: soy una novia vieja a la que habrá que perdonarle sus torpezas tanto como su piel marchita y sus ojos cerrados todavía a tal milagro.

Soy una novia vieja, y este amanecer en que vienes de donde vengas, de donde nadie vino antes, es un amanecer nuevo o demasiado viejo; es ciertamente como el primer amanecer del mundo. Toda la vida, toda la Creación, todo tú mismo están por delante.

Sólo yo quedé atrás. Todavía en las mieses de la mañana aquella, todavía en el beso perdido entre las mieses. Todavía en todo lo que ha dejado de ser, o no fue nunca.

IV

Como el primer amanecer del mundo... Eso es, y hay que ajustarse a eso. Pero mientras se ajusta el corazón, será inútil que me fatigues con premuras.

Tuve una noche larga... ¿No comprendes? Tú también la tuviste, no lo niego. Pero tú estabas muerto y yo estaba viva; tú estabas muerto y reposabas en tu propia muerte como en un lago sin orillas, como el niño antes de nacer en la remansada sangre de la madre.

En tanto yo seguía viva con unos ojos que querían taladrar tu tiniebla y unos huesos negados a tenderse y una carne mordida, asaeteada por ángeles negros rebelados contra Dios.

¡Tú estabas muerto y yo seguía viva sintiendo el paso, el peso, el poso de la noche que se me había echado encima, incapaz de morir o conmoverla!

Conmover la muerte... Eso yo pretendía. Conmover a la Inconmovible, a la Ciega, a la Sorda, a la Muda...

Fue otro quien lo hizo. Vino y la noche se hizo aurora, la muerte se hizo juego, el mundo se hizo niño.

Vino y el tiempo se detuvo, le abrió paso a su sonrisa como las aguas del Mar Rojo a nuestros antiguos Padres.

No necesitó más que eso, llorar un poco, sonreír un poco y ya todo estaba en su puesto.

Dulcemente. Sencillamente. Indolentemente.

V

Ahora tú eres su obra, el recién nacido de su palabra taumatúrgica.

Las que me digas en adelante, sólo serán el eco de la suya dominadora, vencedora de la muerte. Serán las que no supe arrancar de tu pecho vivo o muerto ni ganarle a su mano, ni beber en mi sed. Ellas caerán en mi alma horadada por la espera, como flores extrañas en un pozo.

¿Te será lícito servirte de ellas para jurarme amor en la ventana; para mimar al ternerillo enfermo, para cantar al son de la vihuela como gustabas de hacerlo al atardecer, de vuelta de las faenas campesinas?

No lo sé, ni tú mismo puedes saberlo ahora. Sé que estás aquí, pálido todavía y todavía erguido en el deslumbramiento de tu alba, devueltos a tus labios los besos que no tuviste tiempo de besar.

Pero sé también que entre tú y yo ha ocurrido algo inefable, y aunque yo estoy aquí como tú estás, yo me he quedado fuera del prodigio, ajena a lo que hacían con tus labios, con tu cuerpo, con tu alma, con todo lo que antes era mío...

Cierto, la vida apremia y no hay que pedir más milagros al Milagro: la vida apremia y tus labios están cerca, exactos en su media luna rosa.

Yo podría besarlos si quisiera y lo querré muy pronto, amado mío... Pero ¡qué miedo como lepra, qué duda para siempre de no besar en ellos lo que besaba entonces, lo que tal vez no valió la pena resucitar!

VI

Aprenderé de nuevo el vuelo de tus garzas, los diminutos ríos de tu sangre, la intimidad de tus luceros.

De la muerte rozada en punta de ala, borraremos las cicatrices mínimas, luz o sombra en tu carne rescatada.

Encontraré entre todo lo perdido, la miel que te era grata, la canción que te hacía sonreír y la que un día te ganó una lágrima. Y otra vez anudaré una cinta a mi trenza, una ilusión de novia a mi ventana.

Pero, ¿y si fueras tú quien no me hallaras? Si fueras tú quien en vano buscaras lo que dejaste tras esa ventana vanamente engalanada, y en la miel no adivinaras tus abejas, y en la ofrenda de mí misma sólo tuvieras la de mi fantasma?

Si fueras tú quien a tu vez me hablaras sorda, me besaras fría, me sacudieras rígida... Tú quien me sorprendiera muerta, muerta, sí, inexorablemente muerta hasta en la sonrisa,

liberada ya de cuanto pudiera ser gloria o tragedia en nuestro destino...

Ah, te estremeces, Lázaro, porque hasta ahora tú sólo has querido seguir siendo tú mismo y no te has preguntado si yo sigo siéndolo.

He podido morirme ante tus ojos que me ven viva todavía. He podido morirme hace un instante del encuentro contigo, del choque en esta esquina de mis huesos con tu rostro perdido... Choque de tu presencia y mi recuerdo, de tu realidad y mi sueño, de tu nueva vida efímera y la otra que ya te había dado yo en él y donde tú flotabas perfecto, maravilloso, inmutable, rabiosamente defendido...

Sí, yo soy la que ha muerto y no lo sabe nadie. Ve y dile al que pasó, que vuelva, que también me levante... Me eche a andar.

-------------
Fue publicado por primera vez en El Diario de la Marina. Febrero 14, 1957.





¿Puede un matrimonio sobrevivir sin intimidad? (por Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota del blog: Espacio semanal de Cecilia Alegría, La Dra. Amor, dedicado al amor de pareja



Encontrarse de la noche a la mañana en un matrimonio sin relaciones sexuales puede ser altamente frustrante o hasta devastador para muchos.

En circunstancias especiales, donde no queda más que resignarse, una pareja puede sobrevivir sin intimidad física por algún tiempo, pero no por mucho, dependiendo de las necesidades de cada uno en este campo.

La buena noticia es que hay maneras de solucionar el sombrío panorama de un matrimonio sin sexo, si ambas partes están dispuestas a dedicarse a ello.

El fabuloso papel de la intimidad emocional en la mujer

Si bien es cierto la intimidad física permite, por lo menos para los hombres, mantener la intimidad emocional viva, hay muchas parejas que pueden sobrevivir con relativos niveles de satisfacción mientras la intimidad emocional sea lo suficientemente buena. Porque cuando hay niveles de intimidad emocional adecuados, las caricias, los besos y abrazos se pueden dar sin que se llegue a consumar el acto sexual. Y a algunas parejas esto les basta.

¿Algunos matrimonios sin sexo pueden funcionar?

Si, siempre y cuando los dos no tengan queja sobre esta falta de intimidad.

Lo importante es que los dos lleguen a un acuerdo explicito o implícito de que las relaciones sexuales no son ya tan importantes para ser felices. Sin embargo, si uno de los dos no se siente cómodo con tal acuerdo, la conexión emocional también entrará en crisis.

Y sin esos dos tipos de intimidad, la supervivencia matrimonial se torna mucho más difícil.

¿Y qué pasa si uno de los dos no está feliz con la escasa o nula intimidad física?

En ese caso es imprescindible trabajar con la asesoría de un terapeuta o sexólogo y que salgan adelante como equipo, entendiéndose y apoyándose mutuamente.

Hay que revisar las causas que motivaron el alejamiento sexual. Pueden ser tan variadas como: tener hijos muy pequeños, no tener privacidad para hacer el amor, exceso de trabajo y cansancio corporal y mental, altos niveles de estrés, salud resquebrajada, minusvalía, caída de los niveles hormonales, envejecimiento y disminución de la libido, etc. etc.

Mientras las relaciones sexuales no vuelven a florecer en el lecho conyugal, hay que buscar otras formas de amarse físicamente.

¿Qué hacer?

Te presento 7 tips o recomendaciones para traer de regreso la intimidad sexual a tu matrimonio:

1) Hagan espacio en sus agendas para compartir tiempo de calidad y tiempo de intimidad. No tiene nada de malo agendar una cita romántica que termine en la cama.

2) Aclara tu mente con respecto a tus propias necesidades y deseos sexuales y exprésaselos a tu cónyuge.

3) Desarrolla una más sana relación con tu propio cuerpo.

4) Conversa sin temor de sexo con tu pareja porque desde el momento que se casaron ya no pueden ni deben tener secretos en esa área. 

5) Jueguen en la habitación, diviértanse, dense masajes, relájense, exploren sus cuerpos.

6) Dedíquenle más tiempo a la etapa del preámbulo y a besarse en diferentes partes del cuerpo.

7) Resuelvan los problemas que causan estrés y deterioran la relación y los traumas del pasado, con ayuda de un especialista.

Recuerden que, cuando hay amor, ¡no hay problema en un matrimonio que no tenga solución, sobre todo si trabajan como equipo!






--------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Medios Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia.

Ha publicado diez libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia, 2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón, USA, 2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017), Sexo Sagrado y Lazos del Alma (Indie Publishingnbsp, 2018), Alessia (Book Master Corp. 2019)

Isla mía, ¡qué bella eres y qué dulce! (un poema de Dulce María Loynaz)



Poema  CXXIV

Isla mía, ¡qué bella eres y qué dulce! Tu cielo es un cielo vivo, todavía con un calor de ángel, con un envés de estrella.

Tu mar es el último refugio de los delfines antiguos y las sirenas desmaradas.

Vértebras de cobre tienen tus serranías, y mágicos crepúsculos se encienden bajo el fanal de tu aire.

Descanso de gaviotas y petreles, avemaría de navegantes, antena de América: hay en ti la ternura de las cosas pequeñas y el señorío de las grandes cosas.

Sigues siendo la tierra más hermosa que ojos humanos contemplaron. Sigues siendo la novia de Colón, la benjamina bien amada, el Paraíso encontrado.

Eres, a un tiempo mismo, sencilla y altiva como Hatuey; ardiente y casta como Guarina.

Eres deleitosa como la fruta de tus árboles, como la palabra de tu Apóstol.

Hueles a pomarrosa y a jazmín; hueles a tierra limpia, a mar, a cielo.

Cuando te pintan en los mapas, a contraluz sobre ese azul intenso de litografía, pareces una fina iguana de oro, un manjuarí dormido a flor de agua.

Pero también pareces un arco entesado que un invisible sagitario blande en la sombra, apunta a nuestro corazón.

Isla grácil, te visten las auroras y las lluvias; te abanica el terral; te bailan los solsticios de verano.

Como Diana, libre y diosa, no quieres más diadema que la luna; ni más escudo que el sol naciente con tu palma real.

La mala bestia no medró en tus predios, y jamás ha muerto en ti un solo pájaro de frío.

Idílicas abejas pueblan de miel la urdimbre de tus frondas; allí vibra el zunzún desprendido de iris y destilan música viva los sinsontes.

Escarchada de sal y de luceros te duermes, Isla niña, en la noche del Trópico.

Te reclinas blandamente en la hamaca de las olas.

Tienes la rosa de los vientos prendida a tu cintura; tus mayos están llenos de cocuyos; tus campos son de menta, y tus playas, de azúcar.

Varas de San José en trance de boda, tórnanse todos los gajos secos clavados en tu tierra taumatúrgica. rocas de Moisés, todas tus piedras preñadas de surtidores.

Vela un arcángel escondido tras cada zarza tuya, y una escala de Jacob se tiende cada noche para el hombre que duerma en paz sobre tu suelo.

Otra escala sutil es para él, el humo rosa del tabaco que le alegra las siestas y le aroma de sueños el camino.

Para el hombre hay en ti, Isla clarísima, un regocijo de ser hombre, una razón, una íntima dignidad de serlo.

Tú eres por excelencia la muy cordial, la muy gentil. Tú te ofreces a todos aromática y graciosa como una taza de café; pero no te vendes a nadie.

Te desangras a veces como los pelícanos eucarísticos; pero nunca, como las sordas criaturas de las tinieblas, sorbiste sangre de otras criaturas.

Isla esbelta y juncal, yo te amaría aunque hubiera sido otra tierra mi tierra, pues también te aman los que bajaron del Septentrión brumoso, o del vergel mediterráneo, o del lejano país del loto.

Isla mía, Isla fragante, flor de islas: tenme siempre, náceme siempre, deshoja una por una todas mis fugas.

Y guárdame la última, bajo un poco de arena soleada. ¡A la orilla del golfo donde todos los años hacen su misterioso nido los ciclones!




De Poemas sin nombre (1953)

Monday, October 5, 2020

(Diario de la Marina. Diciembre 27, 1866) Crónica de las honras fúnebres de Gaspar, Betancourt Cisneros, El Lugareño


 

Poema 22 de "La patria es una naranja" (de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.



22


En una estación del Metro de la infinita Ciudad 
una mujer color de miel te ha sonreído,
no alcanzarían todos los edificios colindantes 
para compararlos con la concreción que insinúan sus carnes.
Una mujer con senos al parecer 
tan poderosos como las transnacionales. 
Ella venía andando por el andén de enfrente
mientras un juego de flautines iba manando de sus piernas.

Tú no podrás acercártele

pero
con tus ojos has tratado de decirle
que estás a punto de renunciar a la muerte
o que allí, en su entrepierna, te depositarías como un niño que desnace,
y aún más 
en esta noche 
cuando te sientes como un hombre que aún no ha sabido nacer.

La mujer te ha vuelto a sonreír y tú presientes 
que habita su soledad y adivina la tuya.

Pero ella está en el andén de enfrente
y su tren llega.



22


In una stazione della Metropolitana dell’infinita Città 
una donna color del miele ti ha sorriso,
non basteranno tutti gli edifici confinanti 
per paragonarli all’eccitazione che provoca la sua carne. 
Una donna con seni che si mostrano   
così poderosi da non sembrare messicani. 
Lei camminava lungo il marciapiede di fronte
mentre un gioco di ottavini proveniva dalle sue gambe.

Tu non potrai avvicinarla

ma 
con i tuoi occhi hai cercato di dirle 
che sei sul punto di rinunciare alla morte
o che lì, tra le sue gambe, ti poserai come un bimbo che nasce, 
tanto più 
in questa notte 
in cui ti senti come un uomo che ancora non ha saputo nascere.

La donna è tornata a sorriderti e tu intuisci 
che abita la sua solitudine e immagina la tua.

Ma lei è sul marciapiede di fronte 
e il suo treno arriva.




--------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado, entre otros libros, siete poemarios, tres volúmenes de cuento y siete novelas.

Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.

En 2019 recibió el Premio Nacional de Literatura Independiente “Gastón Baquero”, otorgado por Neo Club Press, Vista Larga Foundation y otras instituciones culturales cubanas en el exilio.

Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960. Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.

Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

Sunday, October 4, 2020

Concurso internacional para erigir una estatua a Gertrudis Gómez de Avellaneda en Camagüey (Año 1920)


Desconozco si la estatua que según las bases de este concurso internacional de 1920, se iba a erigir a la Avellaneda en la Plaza Pablo Trías (de San Francisco, del Sagrado Corazón, de la Juventud, José Martí) de la ciudad de Camagüey, fue construida y/o emplazada.


Entre lo curioso que se puede leer en las "bases" que acá comparto, es que la estatua debía representar a la Avellaneda sentada y con la corona de laurel que recibió en la Habana en 1860, como aparece en su conocido retrato (que también incluyo en la publicación). (JEM)



 

Nikolaj Hübbe (por Florencia Guglielmotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada al Ballet y la Danza, a cargo de la la ballerina, coreógrafa y profesora Florencia Guglielmotti.


Nikolaj Hübbe nació en Copenhague (Dinamarca) el 30 de octubre de 1967. A los 10 años ingresó a la escuela del Royal Danish Ballet. Entre sus maestros estuvieron Henning Kronstam, Niels Kehlet y Fredbjorn Bjornsson. Tras graduarse, en 1984, ingresó a la compañía y cuatro años después fue promovido a bailarín principal. Su destreza técnica, la altura de sus saltos y la velocidad de sus baterías hicieron que rápidamente ganara prestigio, destacándose como intérprete principal en ballets como “La sílfide” (de A. Bournonville), “Romeo y Julieta” (de K. Mac Millan), “Oneguin” (de J. Cranko) y “Apollo” (de G. Balanchine). 


En 1992, Hübbe fue contratado por el New York City Ballet como bailarín principal, debutando con el ballet de Balanchine, “Donizetti variation”. Durante su permanencia en la compañía interpretó roles principales tanto en ballets del repertorio tradicional como en obras de Jerome Robbins, Peter Martins y el ya mencionado Balanchine, entre otros. Allí permaneció hasta 2008, realizando su función despedida en el Lincoln Center, el 10 de febrero, junto a todas las figuras del NYC Ballet. 


Ese mismo año se traslada a su Copenhague natal tras ser contratado como director artístico del Royal Danish Ballet. Antes de asumir en su nuevo puesto, interpretó por última vez a James, en “La sílfide”, junto a toda la compañía, el 2 de abril de 2008. Desde que asumió la dirección hasta la actualidad, ha llevado a escena nuevas producciones de los clásicos de Bournonville: “Napoli” (en 2009) y “A Folk Tale” (en 2011). También realizó una exitosa puesta en escena del ballet “La Bayadera” de M. Petipa, en 2012, en colaboración con Eva Draw. En 2014, puso en escena una controvertida versión de “La Sílfide”, con una escenografía en blanco y negro, diseño de Bente Lykke Moller. En 2017 creó el ballet “Weimar”, con música de Kurt Weill, donde cada variación se adapta al intérprete y a su temperamento individual.








------------------------------
Florencia Guglielmotti reside en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es Profesora de Danza (titulada en la Escuela Nacional de Danzas "María Ruanova"), Licenciada y Profesora de Artes (recibida en la Universidad de Buenos Aires). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Es Miembro de International Dance Council CID (UNESCO).

Actualmente se desempeña como Profesora de Danza Clásica y como Profesora Titular de Historia de la Danza en la Escuela Superior de Enseñanza Artística "Aída V. Mastrazzi". florenciagu@gmail.com

Love lifted me (by Kenny Rogers)


La cubana (un poema de G. J. Valdés)


 

Saturday, October 3, 2020

(Revista Social. Febrero 1920) Hidalgo camagüeyano. A Mariano Brull (un poema de Felipe Pichardo Moya)


 

El Apego (por Orlanda Torres)

Nota del blog: Sección semanal en el blog Gaspar, El Lugareño, gracias a la cortesía de la psicóloga Orlanda Torres, quien ha aceptado la invitación a compartir con los lectores sus consejos y reflexiones sobre los conflictos cotidianos.


El apego es pobreza espiritual, cuando nos sentimos seguro en lo conocido, aunque nos lastime, nos volvemos prisionero de un acondicionamiento que está lacerando nuestro ser día a día, hasta que nos convierte en seres verdaderamente dependientes.

No evolucionamos, no crecemos y nos sumergimos al punto de que puede deteriorar nuestro ser.

Cuando le damos paso a lo desconocido estamos creando un mundo nuevo, donde podemos descubrir nuestras verdaderas potencialidades.

Si tenemos temor de vivir algo nuevo, nos convertimos en víctimas de nuestros propios temores y arrastraremos un pasado que no nos dejará avanzar.

Si nos desligamos del apego nos convertimos en seres más libres, porque lo desconocido, aunque trae incertidumbre lleva también un poco de felicidad y magia hacia un horizonte nuevo lleno de posibilidades y eso nos motiva a vivir.

Para conseguir nuestros objetivos, no es necesario continuar el mismo camino, podemos cambiarlo en cualquier momento, lo importante es que nos lleve a la meta a pesar de que tengamos que transitar un trayecto extraño para nosotros.

Recordemos que mientras más nos apegamos a las cosas más infelicidad nos puede producir.

Es necesario despojarse de todo aquello que nos ate. Todos merecemos alcanzar la libertad y en la libertad se encuentra la verdadera esencia de la vida.





----------------------------------
Orlanda Torres: Psicóloga, Escritora, Educadora, Orientadora Motivacional.
Autora de los libros: "Volando en Solitario" año 2015, Guayaquil - Ecuador. (Disponible en Amazon Kindle). "Los símbolos del Amanecer" (Editorial Voces de Hoy, 2020)
-Estudió en Miami Dade College: Certificate of Florida “Child Development Associate Equivalency”. Maestra de Educación Preescolar e Infantil en la ciudad de Miami.
-Licenciada en Psicología graduada en el 02/2017 - Atlantic International University.
-Orientadora Motivacional y Conferencias pueden contactar a Orlanda Torres a través de la página que administra www.fb.com/vivencialhoy
Publicaciones en Revista Sapo - Santiago de Chile – 2016
-La Estancia en el Paraíso de los Sueños
-Relación de Pareja y su gran Desafío
-Es la Felicidad una Elección
Conferencia en Radio - Miami, Florida
-Positivo Extremo Radio: Entrevista 123Teconte “Regreso a Clases y La Adolescencia”
-¿Como aprender a ser feliz?- Edificio Trade Building-.Innobis Coworking, Guayaquil - Ecuador
-La Inteligencia Emocional en la Relacion de Pareja- WENS Consulting Group, Guayaquil - Ecuador
Publicaciones en Revista Sapo - Santiago de Chile – 2018
- Ser Mujer
Administra:
www.vivencialhoy.blogspot.comwww.facebook.com/vivencialhoyFacebook.com: Orlanda Torres
Instagram: orlanda.torres.3
orlandatq@gmail.comtorres_q@yahoo.com
 

Gaspar, El Lugareño Headline Animator