Showing posts with label Foto. Show all posts
Showing posts with label Foto. Show all posts

Thursday, November 19, 2020

Enrique José de Varona (por Frank de Varona)

Enrique José de Varona y de la Pera,
 pensador, patriota y orientador


por Frank de Varona


Uno de los fundadores de la cultura cubana y figura destacadísima entre los grandes intelectuales que dio Cuba en el siglo XIX y principios del siglo XX fue Enrique José de Varona y de la Pera. Varona fue un excelente patriota, político, pensador, orientador, poeta, crítico literario, ensayista, periodista, filósofo, psicólogo, sociólogo y pedagogo. Nació en el seno de una familia acomodada de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey, el 13 de abril de 1849. 

Fue hijo del licenciado Agustín José de Varona y Socarrás y de Dolores de la Pera y Beltrán. Estudió en las Escuelas Pías de su ciudad natal, en el colegio San Francisco de Asís en Regla y en el Cerro y terminó su bachillerato en el Instituto de Matanzas. Cuando su obra literaria y filosófica fue conocida en Hispanoamérica y en el mundo se le otorgó el título de Licenciado y Doctor en Filosofía de la Universidad de La Habana en 1891 y 1892.

Desde muy joven demostró su afición por los libros y adquirió una enorme cultura. Fue autodidáctico y adquirió un enorme caudal de conocimientos. Comenzó a estudiar idiomas desde los 11 años y llegó a aprender griego, latín, alemán, inglés, francés e italiano.

A los 18 años ganó un concurso poético donde se rendía homenaje al Lugareño al cumplirse el primer aniversario de su muerte. Ese mismo año, a finales de 1867, publicó su primera obra, una colección de composiciones poéticas con el título de Odas anacreónticas. Colaboró desde muy joven con El Fanal, periódico principal de Puerto Príncipe. Participó en la Sociedad Santa Cecilia y estuvo a cargo como presidente de la sección de literatura de esa institución.

Cuando estalló la Guerra de los Diez Años, el joven Varona se incorporó a los insurrectos camagüeyanos en noviembre de 1868 en el campamento de Las Clavellinas. Varona se enfermó en la manigua y se vio obligado a regresar a su casa en Puerto Príncipe. Desde entonces se dedicó al estudio, la investigación y a publicar poemas, ensayos y libros. 

De la pluma de Varona salieron importantes trabajos sobre literatura comparada y estética. Entre los años 1873 y 1875 escribió varios trabajos entre los cuales se encuentran tres artículos de literatura comparada: El personaje bíblico Caín en las literaturas modernas, El marido hace mujer de Antonio Hurtado de Mendoza y La escuela de los maridos de Molière. Posteriormente, Varona publica estos trabajos en un libro llamado Estudios literarios y filosóficos que vio la luz en La Habana en 1883.

Se casó con su prima Tomasa del Castillo y fue muy feliz en su matrimonio. En 1878 Varona se trasladó con su esposa e hijos a La Habana. Ese año Varona publicó un folleto llamado Ojeada sobre el movimiento intelectual en América. Varona adquirió un extraordinario conocimiento de la obra de los grandes filósofos del movimiento positivista francés, tales como Augusto Comte, Alexander Bain y Emilio Littré. Igualmente leyó a los ingleses John Stuart Mill y Herbert Spencer. Varona se convirtió en un extraordinario filósofo positivista de Hispanoamérica, de la misma categoría de Justo Sierra y Eugenio María de Hostos.

José Antonio Cortina, un joven entusiasta del progreso y gran orador, fundó la Revista de Cuba (1877-1884). Desde los primeros números, Varona comenzó una ininterrumpida colaboración. Impartió numerosas conferencias y discursos en las veladas literarias, centros y sociedades culturales de la isla que eran tan de moda en esos tiempos.

El ilustre camagüeyano publica libros de poesías, uno llamado Poesías en 1878 y Paisaje Cubano en 1879. En el libro Arpas amigas de 1879 y Arpas cubanas de 1904 aparecen algunos de sus poemas, junto a la obra de otros poetas cubanos. En Arpas cubanas apareció el famoso poema de Varona "Alas".

En 1880, Enrique José Varona comenzó un gran ciclo de conferencias filosóficas que posteriormente se publicaron en libros. Estos tres cursos se conocen con el título de Conferencias filosóficas. Al escuchar a Varona sus alumnos quedaron asombrados ante la inmensa suma de sus conocimientos. 

El primero de estos libros fue Lógica que se publicó 1880, después se publicaron Psicología y Moral. En estos libros y en los posteriores tenía Varona el deseo de superar en la juventud cubana el ansia de conocimiento con la esperanza que así se pudiera alcanzar la verdadera libertad. Por eso hizo una dedicatoria a la juventud cubana en su obra Lógica donde escribió lo siguiente: "A la juventud cubana, en cuyo corazón deseo fervorosamente que jamás se extinga el amor a la ciencia, que conduce a la posesión de sí mismo y a la libertad". Comienza así su carrera como orientador de la juventud. Varona sabía que el conocimiento es el camino que lleva a la libertad y ese camino era el que él quería que Cuba siguiera hasta convertirse en una república libre y soberana.

Félix Lizaso en su libro El pensamiento vivo de Varona, publicado en Buenos Aires en 1949, explicó que en la vida de Varona hay tres etapas principales de su actividad creadora. El primer período se inicia con sus trabajos literarios y filosóficos y culmina en la serie de conferencias filosóficas. Este período dura hasta que deja de publicarse su Revista Cubana. Esta revista de Varona la comenzó a la muerte de José Antonio Cortina y la desaparición de la Revista de Cuba.

El segundo período es de una actividad política. A la muerte de José Martí, Varona lo sustituye en la dirección del periódico Patria, órgano del Partido Revolucionario Cubano en 1895. Varona estuvo al frente de ese periódico durante toda la Guerra de 1895. Con la instalación de la República el 20 de mayo de 1902, comenzó la tercera etapa de su vida.

Entre los años 1885 y 1895 colabora Varona con las revistas La Habana elegante, El libre pensamiento y La ilustración cubana. En 1887 publica en Barcelona su libro Seis conferencias que incluyen su famoso trabajo sobre Cervantes, Víctor Hugo, Emerson, la educación de la mujer, la importancia social del arte y las teorías de Platón y Michelet sobre el amor. José Martí tuvo un gran aprecio por Enrique José Varona. 

Desde Nueva York, al año siguiente, en 1888, Martí hace un análisis sobre el libro Seis conferencias de Varona. Martí observó que, en este libro, Varona demostraba la belleza de su prosa y la excelencia de su estilo, que según Martí, venía del perpetuo fulgor de su pensamiento. 

Martí escribió lo siguiente:
Y el lenguaje, al que es el pensamiento lo que la salud a la tez, llega por esas dotes en este escritor a una lozanía y limpieza que recuerdan la soberana beldad de las mujeres, éticas y sencillas, de la tierra del Camagüey, donde nació Varona. De la fijeza del conocimiento le viene la seguridad del estilo, de su certidumbre del valor de cada detalle la flexibilidad y la majestad de la que indudablemente tiene en sí, acrecentada con su noción bella y sólida de la del mundo. Cada conferencia ostenta un caudal de voces propio, escogida sin esfuerzo entre la flor del vocabulario conveniente al asunto...
Martí quiso que Varona conociera su propio trabajo y le envió, por ejemplo, dos números de la Revista Venezolana, y también su libro Ismaelillo. A pesar de que Varona estuvo un tiempo trabajando con el autonomismo, eso no impidió Martí que lo estimara profundamente. Varona fue electo por su provincia diputado a las Cortes españolas. De regreso hizo escala en Nueva York y pudo conocer a José Martí y hablar detenidamente con él. Pronto, en 1887, se separó Varona del autonomismo, al darse cuenta de la intransigencia del gobierno español. 

Martí le escribió una carta el 1 de diciembre de 1881 donde le dijo lo siguiente: "Bien puede ser, amigo mío, que se le haya olvidado de su amigo Martí, que, no por haberle visto poco ni usado escribirle, le tiene en menos de lo que sabe que usted vale". Le escribió otra carta de 1882 donde le dijo "Le debo respuesta, y se la pago con placer y cariños". Martí escribió otra una carta a Varona donde dijo lo siguiente: "Yo no veo en mi tierra, fuera de los afectos naturales de familia, personas a quien deba yo querer más que a usted, por la limpieza de su carácter y la hermosura de su talento". En otra ocasión, José Martí describió a Varona en un artículo publicado en El economista americano de esta forma: "habla el cubano Varona una admirable lengua, no como otras acicalada y lechuguina, si no de aquella robustez que nace de la lozanía y salud del pensamiento.

Durante su estancia en Nueva York durante la guerra de independencia, Varona redactó en 1895 el documento Cuba contra España, que fue circulado por los países hispanoamericanos. Varona explicó en este documento las razones que justificaban la revolución cubana. Describió el atraso en que vivía Cuba y las causas del mismo debido a la explotación económica y a la violación de los derechos individuales que practicaba la metrópolis. También explicó la incompetencia de la administración pública española en Cuba con sus impuestos excesivos, los cuales perjudicaron el desarrollo de las industrias tabacaleras y pecuarios. Cuestionó severamente Varona la esclavitud del gobierno colonial español y quiso la libertad para los todos los esclavos negros.

Terminada la Guerra Hispana-cubana-americana en 1898, Enrique José Varona regresó a Cuba. El gobierno interventor estadounidense lo nombró primeramente al cargo de Secretario de Hacienda y después a Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes. Llevó a cabo una reforma completa de toda la enseñanza, desde la primaria hasta la universitaria. Con el llamado Plan Varona comenzó la modernización de la educación en Cuba. Quiso Varona que Cuba tuviera más maestros que soldados. Usando sus ideas positivistas, Varona reformó la educación cubana hacia una mayor diversificación técnica. 

Se le designó profesor de sociología de la Universidad de La Habana en 1900 y se convirtió en uno de los más brillantes e influyentes catedráticos del país. Varona fue presidente de la Academia de la Historia de Cuba. 

En 1907, escribió Desde mi belvedere, libro que pude leer mientras cumplía prisión en el Presidio Modelo de Isla de Pinos como resultado de mi participación en la invasión de Bahía de Cochinos el 17 de abril de 1961. Este libro contiene numerosos artículos sobre temas variados que Varona publicó en varios periódicos. Muchos artículos tratan sobre figuras literarias como José María Heredia y Heredia, Balzac, Edgar Allan Poe, Charles Baudelaire, Nietzsche, Heine y otros.

Fue electo vicepresidente de la República junto a Mario García Menocal en 1912 y sirvió en ese cargo de 1913 a 1917. Al mismo tiempo asumió la presidencia del Partido Conservador. En 1917 sale a la luz su libro Violetas y ortigas, obra donde abundan críticas literarias sobre autores cubanos, españoles y extranjeros. En 1918 publicó su obra Con el eslabón en donde hace evidente el pesimismo que caracterizó los últimos años de su vida.

El doctor Elio Alba-Bufill, Profesor Emérito de City University of New York y Secretario Ejecutivo Nacional del Círculo de Cultura Panamericano, escribió lo siguiente sobre Varona:
 La posición destacadísima de Varona en la historia de la cultura cubana es indiscutible. Su importancia literaria ha sido reconocida por grandes figuras de la intelectualidad de Cuba, Hispanoamérica y España. Fue uno de los más sobresalientes críticos positivistas en el continente americano y su dimensión como ensayista rebasa las fronteras nacionales para alcanzar carácter continental. 
El profesor Alba-Bufill añadió lo siguiente:
La preocupación de Varona por su patria y el deseo que su pueblo mejorara las condiciones de vida, lo llevaron a estudiar con interés y seriedad los problemas que atravesaba la isla y a pronunciarse públicamente sobre ellos, la mayoría de las veces, salvo el breve período de exilio, en plena colonia, afrontando con valentía y civismo el riesgo que conllevaba tal actitud en la represiva sociedad colonial.
Enrique José Varona se convirtió en la conciencia moral de la nueva República. Sufrió mucho, cuando las pasiones entre políticos al querer el primer presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma, ir una reelección, provocó una pequeña guerra. Como consecuencia, Cuba sufrió otra intervención norteamericana de 1906 al 1909.

El insigne camagüeyano, al igual que José Martí, rechazó el comunismo. Pudo ver Varona los peligros para el futuro del mundo que representaban las ideas marxistas. Varona fue uno de los primeros intelectuales y pensadores hispanoamericanos que comprendió el riesgo que el comunismo constituye para nuestra América. Escribió en 1885 lo siguiente: "El comunismo aunque pretenda hacerse oportunista, no es menos peligrosa quimera, que empieza por ser la negación de toda libertad y acaba por anular toda iniciativa, y por tanto, todo verdadero goce de los mismos bienes que pretende esparcir equitativamente y profusamente". Aunque los comunistas en Cuba han nombrado una universidad en su nombre, nunca han revelado al pueblo de Cuba lo que Varona pensaba de lo terrible que es el comunismo.

Varona estuvo opuesto a la prórroga de poderes del presidente Gerardo Machado, la cual provocó una guerra civil en Cuba. Ya anciano se convirtió en el guía espiritual de la juventud universitaria y defendió los ideales democráticos. Tras la caída del dictador Gerardo Machado, tuvo lugar la muerte de Enrique José Varona y de la Pera, el 19 de noviembre de 1933, a los 84 años de edad en su casa del Vedado, La Habana.

En 1936 se inició en La Habana la edición oficial de las obras de Varona, pero ésta aparecieron muy lentamente. Varona es por la extensa obra uno de los espíritus más amplios y fecundos de la cultura cubana. 

Enrique José Varona es un gran orgullo para todos los que como él, nacimos en el legendario Camagüey. Varios colegios y calles llevan su nombre por diferentes ciudades de Cuba, al igual que una universidad para pedagogos. Pero él no solamente se convirtió en una gloria para la República de Cuba sino también una gran figura literaria en Hispanoamérica y en el mundo.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.

Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.

He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

(Camagüey) Casa Natal y tres poemas de Enrique José Varona

Calle Lugareño esq. San Ramón.

En esta esquina se conforma una pequeña plazoleta, donde confluyen, además de Lugareño y San Ramón, el final del callejón de San Antonio y el inicio de la calle Horca.


Aquí nació el 13 de abril de 1849
Enrique José Varona
Su labor cívica, su pensamiento filósofico
y su obra literaria
dieron gloria a la patria.

-----------------
"... desde la escuela a la universidad
la necesidad, el propósito y el deber de los profesores se concentra
en formar hombres".
Enrique José Varona

"I.S.P. José Martí. Camagüey"

(Fotos. Marzo 2020)


-------------------
La casa antes de las reformas que se le hicieron  en la primera mitad del siglo XX. 


-------------------

A una amiga curiosa

Comprendo que con ansia de saber,
O por curioso espíritu sutil,
De hosco volcán, que no enguirnalda abril,
Quieras el hondo cráter entrever.

O que eleves tu afán de conocer
Al astro muerto, pálido pensil,
Que no refresca nunca aura gentil,
Ni tiñe de la aurora el rosicler.

Yermos glaciales, si en su busca vas,
Regiones de pavor, aquí y allí
En torno de tus pasos hallarás.

Mas si hay piedad, y sé que la hay, en ti,
No pretendas, amiga, ver jamás
El desolado erial que escondo en mí.

1894



¿Qué es el poeta?

¿Qué es el poeta? Cuando el mundo infante
Medroso avanza de sorpresas lleno,
una plegaria férvida que asciende
Cual blanca nube de fragante incienso.

¿Qué es el poeta? Cuando el mundo eleva
La frente osada al estallar del trueno,
una esperanza que sus himnos rima
En el sonoro escudo del guerrero.

¿Qué es el poeta? Cuando el mundo yerra
Entre ruinosas glorias macilento,
un inmenso dolor que se humaniza,
Y condensa sus lágrimas en versos.


XXIII

¡Ciencia del mundo! Vana ciencia torturadora, tú que fomentas y castigas mi ansia curiosa de conocer cuanto está afuera de mí, tú que aguijas y no sacias mi sed infinita de penetrar los enigmas del hombre y la naturaleza, espantado como estoy por los abismos que mi interior descubro, ¿de qué me sirves? ¿de qué me has servido? ¿He sufrido menos mi tortura, porque haya visto a los demás dilacerados en el mismo potro? ¿Me he mofado menos de mi desvarío, porque haya sentido pasar la mascarada turbulenta de mis hermanos en locura? ¡Quién pudiera, como Próspero, quitarse de los hombros el manto mágico, y arrojándolo de una vez para siempre al abismo, clamar en un largo suspiro de descanso: Queda allí sepultado, saber mío!


----------------
Ver en el blog

(Bohemia. Enero 17, 1915) Enrique José Varona, es recibido como socio en la Academia Nacional de Artes y Letras

El 11 de enero de 1915, se celebró en La Habana,  el acto solemne en el que Enrique José Varona, fue aceptado como socio en la Academia Nacional de Artes y Letras.

El discurso de contestación estuvo a cargo de Aniceto Valdivia, Conde Kostia.

Según la reseña de Bohemia, escrita por Guillermo de Sanz,  los discursos fueron opuestos, sin seguir la tradición de tales eventos, "pesimista" el de Varona y "optimista" el del Conde Kostia 
Varona y Valdivia son dos colosos, han estado admirables. Bien han hecho en seguir sendas opuestas. Uno entra en la vida con el corazón; otro con el pensamiento. Pero entiéndase que Valdivia es poeta, y los poetas lo ven todo color de rosa. En cambio Varona es filósofo, y con su criterio exagera los aspectos sombríos de la vida.
lo que produjo un interesante debate. (JEM)



(Social. Octubre 1926) Los 25 libros que Enrique José Varona recomendó a la juventud cubana


Wednesday, November 18, 2020

La boda del que sería el último Capitán General de Cuba en la Iglesia de la Soledad de Camagüey (por Carlos A. Peón-Casas)


Para cuando ocurrió el citado enlace matrimonial, el 27 de Julio de 1870, Don Adolfo Jiménez- Castellanos y Tapia, tenía 26 años, y no era más que un capitán del Regimiento de Infantería de la Reina, destacado en la ciudad, en plena campaña española contra la insurgencia mambisa en tierras del Camagüey. 

A Don Adolfo que le tocaba entonces la parte más intrincada y fogosa de de aquel minuto de la guerra, pero al parecer no todo fueron batallas para el intrépido capitán. El amor pareció también florecerle en la persona de una camagüeyana: Doña María del Carmen Barreto y Estévez, vecina de la calle Reina, República actual, nacida en el seno de una familia patricia en aquel Puerto Príncipe siempre señorial 

Ante nosotros, cuando escribimos estas páginas develadoras de la historia de la otrora ciudad del Puerto del Príncipe, obra la copia pertinente del matrimonio de marras. El texto va revelando los pormenores de aquella sacra ceremonia. 

Para empezar, el novio por ser un oficial español destacado en la ciudad, precisó de la correspondiente “información extrajudicial de estilo”, documento proveído desde el Arzobispado de Santiago de Cuba, y por el cual: 
el Sr. Dr. José Orberá y Carrión, canónigo Doctoral de la Sta. Iglesia Metropolitana Subdelegado Castrense, Vicario Gral y Vicario Capitular de este Arzobispado, sede vacante (…) se dignó aprobar el expediente de soltería y cristiandad del contrayente(…)[1]
La ceremonia se efectuaba ante el Pbro. Lic. D. Ceferino Silva, Cura Rector por el designio de su Majestad, el Rey, y a cargo de la parroquia de término de Nuestra Señora de la Soledad. Lo acompañaba en calidad de asistente el Pbro. D. Fernando Urrutia, capellán castrense del Regimiento de la Reina de Infantería, al que estaba destinado el novio. Al parecer la pareja residió en Camagüey por la próxima década. 

La historia nos narra como en 1865, terminados sus estudios en el Colegio de Infantería, con el grado de sub-teniente y sólo 21 años de edad, pidió ser destinado a Cuba. Ya en 1874 ostentaba los grados de teniente coronel, y al final de la Guerra de los Diez Años era coronel. Fungió además como comandante general interino de Puerto Príncipe hasta 1882.Ese año regresó a España, luego de diecisiete años ininterrumpidos en suelo cubano. 

Ausente por un tiempo de Cuba, regresó a esta a finales de 1895, ya investido como General de División, y nombrado comandante general de la 2da división, del segundo cuerpo del ejército, volvió a tierras camagüeyanas a enfrentar a Máximo Gómez. 

En abril de 1898 fue promovido a teniente general, y ya en noviembre se encargó interinamente del gobierno y Capitanía General de Cuba. El primero de Enero de 1899, le tocó rendir la plaza, y entregar la Isla de Cuba a las tropas norteamericanas cumpliendo lo estipulado por el Tratado de Paris[2]

Al embarcar ese mismo día rumbo a España, conmovido hasta las lágrimas, dijo al General Clous: “General muchas gracias por sus atenciones y ruéguele usted a Dios que no se le permita encontrarse nunca en el amargo trance en que yo me he encontrado hoy”. [3]



-----------------------------------------------
[1] No. 71. Giménez D. Adolfo con Doña María Carmen Barreto. Libro 10 de Matrimonios Blancos. Parroquia de la Soledad. 
[2] Con notas de la Enciclopedia Universal Ilustrada. Europeo-Americana. T.XXVIII p.2781-2782. 
[3] Ibíd.

(Bohemia. Junio 1913) "De Alma y Paisaje". Poesía de Regino E. Boti.

 


Los "senos desarrollados y hermoseados", ya eran tema en La Habana (o la Cuba) de 1911.


Bohemia. Diciembre 1911
------------

Tuesday, November 17, 2020

(Bohemia. Noviembre 23, 1924) Dos poemas de Gustavo Sánchez Galarraga


 

¿Cuál es uno de los más valiosos secretos de un largo y feliz matrimonio? (por Cecilia Alegría, La Dra. Amor)

Nota del blog: Espacio semanal de Cecilia Alegría, La Dra. Amor, dedicado al amor de pareja.



¡No dejen de comunicarse y continúen conectados!

Inclusive cuando la discusión se torne desagradable porque dejar los problemas colgando, practicando la política del avestruz (la de esconder la cabeza bajo tierra pretendiendo que no pasa nada) les causará más problemas.

Las parejas que mantienen su apertura emocional, estando disponibles el uno para el otro, son las que duran más y mantienen sus niveles de satisfacción más altos. Están presentes cuando son necesitados, prestan atención a lo que dice el ser amado, hablan con la verdad sin echar culpas, no juzgan ni mucho menos condenan, y son flexibles en cuanto a los resultados de las negociaciones.

Si tu pareja se siente cómoda trayendo a la discusión sus preocupaciones, frustraciones, necesidades no satisfechas, desilusiones y hasta resentimiento, y tú la escuchas con compasión, sin atacarla como forma de defensa, tienes el futuro de tu relación asegurado.

Te invito a marcar con una X todas las variables negativas que practicas con regularidad y con una V las positivas y luego compara cuántas tienes de cada tipo.

1. Te distraes con facilidad cuando el otro habla o

Le brindas tu atención concentrada

2. Te interesa poco lo que te cuenta o

Muestras genuina curiosidad e interés

3. Tienes un temperamento impaciente o

Practicas la paciencia cuando tu pareja dice o hace algo que no te agrada

4. Sueles mostrarte distante desde el punto de vista afectivo o

Eres una persona muy afectuosa 

5. Te caracterizas por ser:

Rencoroso o Predispuesto a perdonar

Impredecible o Consistente

Independiente o Comprometido con la relación

Inasequible o Receptivo

Las frases o palabras que aparecen en primer lugar son las que mantienen a tu pareja alejada de ti, aunque no sea ésa su intención. Son mecanismos de defensa que te impiden conectar con el otro y comunicarte íntimamente.

La dinámica de la relación puede y debe ser modificada para bien, en cuanto la persona evasiva toma conciencia del patrón que reproduce y que llevará su relación al fracaso de no ser modificado.

La mayor parte de las veces es importante que acudan a terapia de pareja para que el diagnóstico de por qué llegaron a este estado sea más acertado y preciso y se planteen vías de solución viables para el cambio a mediano plazo.

¡No dejen de comunicarse y continúen conectados!

Sí, parece muy sencillo en teoría, pero no lo es tanto en la práctica. Y es hora de hacer algo. Antes de que sea demasiado tarde.




--------------------------------------------------------
Cecilia Alegría, La Dra. Amor (www.ladoctoraamor.com): Consejera de Parejas, Love and Life Coach, Conferencista Internacional, Periodista y Conductora de Radio y TV. Destaca en los Medios Latinos en Miami dando consejos sobre cómo triunfar en el terreno amoroso y ayudando a miles de parejas a resolver sus problemas. Forma parte del grupo fundador de profesores del programa Universidad de la Familia.

Ha publicado diez libros entre los que se encuentran: Comunicación Afectiva=Comunicación Afectiva (Espasa Calpe, España, 2000). 120 preguntas y respuestas para ser mejores personas (Editorial Norma, Colombia, 2004), No hay amor más grande (Editorial Aragón, USA, 2012), Amando un Día a la Vez (Ediciones Varona, U.S.A. 2015), Al rescate de tu comunicación de pareja (Ediciones Varona, USA 2017), Sexo Sagrado y Lazos del Alma (Indie Publishingnbsp, 2018), Alessia (Book Master Corp. 2019) 

(Bohemia. Diciembre 10, 1911) Bellezas camagüeyanas


 

Monday, November 16, 2020

(Ordenanzas Municipales. Ciudad de la Habana,1856) "El día del Santo Patrono de esta ciudad y su víspera..."


Art . 10. - El dia del Santo Patrono de esta ciudad y su víspera, todos los vecinos de la carrera por donde deba pasar la procesion, limpiarán el frente de su casa respectiva; adornarán con colgaduras sus ventanas y balcones, y en las noches de ámbos dias iluminarán las fachadas de sus edificios; bajo la multa de dos á cinco pesos.


(Se ha respetado el texto como fue escrito)

Poema 67 de "La patria es una naranja" (de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.


Poema 67  de La patria es una naranja ( Ediciones 2010, 2011, 2013) (Poesía del exilio) 


                          67


La Madre de Osvaldo ha muerto, allá, en el centro de la Isla, de la patria,
de modo que para él todas las flores de los mercados de flores de la ciudad de México
han quedado congeladas.
Ahora mismo su Mamá está muerta allá en la patria y él prende una vela
y confía en que su luz llegue hasta el cadáver.
El cadáver de la Madre ya no podrá verlo a él
ni él podrá ver
cómo pasan sus hermanos el último camino por donde irá la Madre.
Son gajes del exilio, dirán.
Apenas quedan flores en los interminables mercados de flores de la interminable ciudad de México
porque Osvaldo ahora mismo se las está enviando todas a la Madre muerta.

Antes, en la patria,
este hombre era uno de aquellos fuegos invasores que se mencionan en los himnos,
fue yunque y martillo,
pistola y pluma.
¿Acaso alguna vez debió de asesinar a una margarita en nombre de la Rosa?
¿En nombre del rojo a veces debió negar algún matiz del cielo?
En la patria
escribió un poema sobre un tanque de guerra
y tuvo esos hilos que conducen a los más sagrados expedientes.

Fue un hombre sobrepuesto entre el futuro y más allá del futuro.
Pero un día vio que las montañas caían
por la tenacidad de los mismos que habían mandado levantarlas
y que las montañas volvían a caer
después que los mismos, tenazmente, mandaban de nuevo a levantarlas.
Y se agotó:
estuvo seguro de que ni una sola de las frutas largo tiempo anunciadas
daría la cosecha largo tiempo anunciada.

Y hoy, ahora mismo, desde tan lejos,
salen y salen bandadas y bandadas y bandadas de palomas
con flores en sus alas para la Madre muerta
allá, tan lejos.


1998


                               67


La Madre di Osvaldo è morta, là, nel centro dell’Isola, della patria,
in modo tale che per lui tutti i fiori dei mercati di fiori della Città del Messico
sono rimasti congelati.
In questo momento sua Madre è morta là nella patria e lui accende una candela
e confida che la sua luce arrivi fino al cadavere.
Il corpo morto della Madre ormai non potrà vederlo
né lui potrà vedere
come affronteranno i suoi fratelli l’ultimo cammino della Madre.
Sono i guadagni dell’esilio, diranno.
Rimangono pochi fiori negli interminabili mercati
di fiori dell’interminabile Città del Messico.
Perché Osvaldo in questo momento li sta inviando tutti alla Madre morta.

Prima, nella patria,
quest’uomo era uno di quei fuochi invasori che si citano negli inni,
fu incudine e martello,
pistola e penna.
Forse qualche volta dovette assassinare una margherita in nome della Rosa?
In nome del rosso a volte dovette negare qualche sfumatura del cielo?
Nella patria
scrisse una poesia su un carro armato
ed ebbe in mano i fili che conducono alle cause più sacre.

Fu un uomo teso verso il futuro e ben oltre il futuro stesso.
Ma un giorno si rese conto che le montagne cadevano
per la tenacia degli stessi che avevano ordinato di erigerle
e che le montagne tornavano a cadere
dopo che le stesse persone, tenacemente, ordinavano di nuovo di erigerle.
E si stancò:
fu sicuro che neppure uno dei frutti da lungo tempo annunciati
avrebbe dato il raccolto per lungo tempo annunciato.

E oggi, in questo momento, da così lontano,
escono ed escono stormi e stormi e stormi di colombe
con fiori nelle loro ali per la Madre morta
là, così lontano.



1998


 
---------------------------------------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado siete poemarios; tres libros de cuento; cuatro novelas y una noveleta.
Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.
Su poemario La patria es una naranja, que aborda el tema del exilio a la par que incursiona en la realidad mexicana, ha tenido una buena acogida de crítica y público y recibió en Italia el Premio Latina in Versi en 2013.
Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960.

Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.  Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.

El día de San Cristóbal (de La Habana). Bohemia. Noviembre 1935

 


El Templete de La Habana. Un monumento a la fe. (por Teresa Fernández Soneira)

El Templete
 a comienzos del siglo XX
-----------------


Bernal Díaz del Castillo, uno de los más importantes historiadores de la conquista de América, afirmó que aquellos que se habían lanzado a las Indias habían ido “por servir a Dios y a su Majestad, para dar luz a los que estaban en tinieblas, y también por haber riquezas que todos los hombres buscamos”. La fe, la valentía y el honor fueron capaces de elaborar el engranaje de una obra tan portentosa. Por haberse celebrado recientemente los 500 años de la fundación de La Habana, repaso hoy uno de los más antiguos escenarios de esa epopeya: el Templete.

Después de realizar el bojeo de la Isla en 1514, Diego Velázquez escogió un lugar cerca del río Mayabeque, en la costa sur del occidente de Cuba, para el asentamiento de la villa. Pero después de cuatro años, y de advertir que el lugar era insalubre, se decidió mudar al grupo de 50 colonos allí establecidos a la costa norte para fundar la nueva villa de San Cristóbal de La Habana. La comitiva de hombres, caballos y provisiones emprendió la expedición, y después de largas jornadas llegaron al lugar elegido junto al Puerto de Carenas. Allí, no lejos de la orilla del mar, levantaron un altar debajo de una ceiba y celebraron una misa al aire libre para prepararse espiritualmente y para dar gracias por la nueva fundación. Seguidamente el primer cabildo prestó juramento.

Se cuenta que con el correr del tiempo aquella majestuosa ceiba, testigo de los históricos hechos, se secó, pero el lugar siguió siendo de especial significación para los habaneros como conmemorativo de la instalación de los españoles en esa ciudad. Con el objeto de recoger esta tradición, en 1754 se erigió un monumento en el extremo noroeste de la Plaza de Armas, frente a la Casa de Gobierno que consistía en una columna de tres caras con una pequeña estatua de la Virgen del Pilar en lo alto. Desde varias leguas de distancia de la capital transportaron tres ceibas que fueron plantadas alrededor del obelisco y se colocó una lápida con la siguiente inscripción: “Detén el paso caminante; adorna este sitio un árbol, una ceiba frondosa, más bien diré signo memorable de la prudencia y antigua religión de la joven ciudad pues ciertamente bajo su sombra fue inmolado solemnemente en esta ciudad el autor de la salud. Fue unida por primera vez en reunión de los prudentes concejales y no perezca en lo porvenir la fe habanera”.

Segundo obispo de Cuba, 
Juan José Díaz de Espada y Landa (1756-1832)
--------------

En 1828 bajo el gobierno del capitán Dionisio Vives, se construyó en el lugar un templete, obra de Antonio de la Torre y Cárdenas, siendo bendecido el monumento por el obispo Espada y Landa. El edificio, de estilo neoclásico, tiene un pórtico con seis columnas toscanas y un tímpano coronado al frente. Su interior es muy sencillo: el pavimento es de mármol y las paredes están decoradas con tres lienzos del artista francés Jean-Baptiste Vermay (1786 - 1833), quien fuera director de la Escuela Nacional de Bellas Artes San Alejandro de La Habana, y cuyos restos reposan hoy en este Templete. Los lienzos de Vermay representan la primera misa, el primer Cabildo y la fiesta de la inauguración. Al pequeño edificio se le rodeó con un elegante enverjado en bronce, y en la portada se colocó un escudo con las armas de la ciudad y la inscripción: “La siempre fidelísima ciudad de La Habana”.

La Habana, ciudad de monumentos, balcones, patios, fortalezas y templos, es una de las más antiguas del continente americano y, aunque como dijera aquella ilustre cubana de mediados del siglo XIX, Mercedes Santa Cruz, condesa de Merlín, “Cuba no tiene…ni pirámides, ni torreones ruinosos, solamente un árbol gigante y las cenizas de Colón”, también yo añadiría que posee un hermoso Templete que representa la fe y la honra de todos aquellos hombres que antes de comenzar su ardua labor de colonización, se reunieron a la sombra de un árbol para orar.

Óleo de Jean-Baptiste Vermay (1786-1833), pintor francés afincado en Cuba, titulado "La primera Misa dicha en Cuba por el Padre Las Casas bajo la ceiba memorable". Realizado en 1826 y es una de las obras que adornan las paredes del Templete. Tomado de Cathlicvs. ©


Nota: Texto publicado originalmente en La Voz Católica, el 26 de septiembre 1990.



---------------
Teresa Fernández Soneira (La Habana 1947), es una historiadora y escritora cubana radicada en Miami desde 1961. Ha hecho importantes aportes a la historia de Cuba con escritos y libros de temática cubana, entre ellos, CUBA: Historia de la educación católica 1582-1961, Ediciones Universal, Miami, 1997, Con la Estrella y la Cruz: Historia de las Juventudes de Acción Católica Cubana, Ediciones Universal, Miami, 2002. En los últimos años ha estado enfrascada en su obra Mujeres de la Patria, contribución de la mujer a la independencia de Cuba, (Ediciones Universal, Miami 2014 y 2018). El volumen I dedicado a la mujer en las conspiraciones y la Guerra de los Diez Años, y el volumen 2, de reciente publicación, trata sobre la mujer en la Guerra de Independencia. En estos dos volúmenes la autora ha rescatado la historia de más de 1,300 mujeres cubanas y su quehacer durante nuestras luchas independentistas.

Habaneras de Cádiz

...

Las olas de la Caleta, que es plata quieta,
rompían contra las rocas de aquel paseo
que al bamboleo de aquellas bocas
allí le llaman El Malecón
...

(Ordenanzas Municipales. Ciudad de la Habana,1856) Teatros


Art . 190 . — No se abrirán al público las puertas de los teatros hasta que llegue la fuerza destinada á la conservacion del órden; pena de quince á veinte pesos. 

Art . 191 . — En todos los teatros de esta ciudad deberán tener sus empresarios un depósito de bombas, cubos y útiles para usarlos en caso de incendio; pena de treinta á cincuenta pesos. 

Art . 192 . – Los concurrentes, sin distincion de clase, ni fuero, se abstendrán de fumar dentro de la sala, y en los aposentos, corredores ó escaleras; solo podrán hacerlo en el lugar que se destine al efecto; pena de uno á tres pesos. 

Art . 193 . — Se prohibe dar golpes en el suelo ó bancos con bastones ó paraguas, ni proferir expresiones que puedan ofender la decencia y turbar el órden, sosiego y diversion del público; pena de uno á diez pesos.

Art . 194 . — Desde el momento en que se levante el telon permanecerán los concurrentes descubiertos y sentados; pena de uno á tres pesos. 

Art . 195 . — No se repetirá ninguna de las piezas ejecutadas ni saldrá autor, ni actor á recibir aplausos, sin prévio permiso de la autoridad que presida; pena de veinte á treinta pesos. 

Art . 196 . - Queda absolutamente prohibido el arrojar al escenario todo objeto que no sean coronas, flores y versos; como tambien el dirigir la palabra ó señas á los actores, ni estos al público; pena de cinco á treinta pesos. 

Art . 197 . - A la conclusion del espectáculo se dejarán libres los corredores y escaleras, á fin de que la salida quede expedita; pena de uno à tres pesos. 

(Se ha respetado el texto como fue escrito)


Bahía de La Habana (por José Lezama Lima)


Al pie de las murallas
el aire tartamudo
desliza sus sirenas,
plata mansa sin hoy
mana sus lunares
entre lunas cansadas
sin balcones. ¿Qué será,
qué será? Bajo el arco
y pestañas, la tarde,
-codorniz de Ceilán-
rompe en flechas sus colores.
Descuidas las islas
pie ligero y concha reciente,
de sonrisas y flautas,
sobre faldas tan lindas
pasajeros con cintas
y mañanas redondas!
Verdinegros incógnitos
los celos de la noche
¿Qué será, qué será?
El alfiler del rocío
redobles del aire tierno,
se extingue en ay, ay, ay, ay.
La sorpresa de la rosa en el agua,
vida entre vidas,
la rechazan las olas
con heridas sin gritos.
Las estrellas se mecen
al compás que no existe
del agua amanecida,
y así puede mecer
a los niños de Arabia,
con heridas y gritos.
Y loca entre balcones
la tarde recurvando,
empina entre algodones
su voz que ni se escucha
perdida entre latidos:
¿Qué será, qué será?

Sunday, November 15, 2020

Renate Schottelius (por Florencia Guglielmotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada al Ballet y la Danza, a cargo de la la ballerina, coreógrafa y profesora Florencia Guglielmotti.

Los textos anteriores, se pueden leer en este enlace.



Nació en Flensburgo, Alemania, el 8 de diciembre de 1921. Su familia se trasladó a Berlín, en 1929, para que Renate pudiera estudiar danza clásica en la Ópera Municipal de dicha ciudad y danza moderna con Ruth Abramovitz y Alice Uhlen, en la escuela de Mary Wigman, principal representante de la danza expresionista alemana.


Su padre, Justus W. Schottelius, era arqueólogo, escritor y director de teatro, reconocido antinazi, y su madre, pianista, era judía. En un intento por alejar a su hija de las consecuencias del ascenso del nazismo y de la Segunda Guerra, en 1936, todos emigraron de Alemania. Los padres de Renate se instalaron en Colombia y ella, con apenas 14 años, fue enviada sola a Argentina, donde fue recibida por un tío. Tras su llegada se instaló en Buenos Aires e ingresó al Conservatorio Nacional de Música, Artes Escénicas y Declamación “Carlos López Buchardo”, donde estudió danza clásica con Dora Del Grande. En ese momento, no había dónde estudiar danza moderna, por lo que ella la estudiaba sola, recreando lo que había aprendido en Alemania.


En 1940 comienza a dar clases de danza, aunque su fuente principal de ingresos era un tedioso trabajo de secretaria. La docencia y la creación fueron sus dos grandes pasiones. En 1941 estrena su obra “Pequeña coral” con música de J. S. Bach, que se transformaría en su obra insignia, con la cual cerraba todos sus “recitales solistas” (funciones breves donde una sola bailarina realizaba varias obras de su autoría), muy comunes en esa época.

En 1941 conoce a Miriam Winslow, en quien encuentra a su maestra y mentora. Ingresa a su compañía y se desempeña como bailarina de la misma entre 1942 y 1947, período en el cual realizan varias giras por el interior de país. 

En 1952 crea el Grupo Experimental de Danza Contemporánea, integrado por Patricia Stokoe y Lía Labarone y Roberto Trinchero entre otros. Aquí Renate trabajaba en forma cooperativa con el resto de los miembros del grupo y, de ese modo, realizaban creaciones grupales. Pasada la primera etapa experimental, se transformó en el Grupo de Danza Contemporánea con el cual, en 1956, realizaron una función con obras propias en el Teatro Colón.

En el ínterin, en 1953, viaja a Estados Unidos y se perfecciona con M Graham, J. Limon, H. Holm y A. De Mille. Así mismo, aprovecha la oportunidad para estudiar composición con D. Humphrey y L. Horst. En 1958 viajó a su país natal, en plan turístico. Hacia fines de los años ´60 regresa a Estados Unidos, pero esta vez para enseñar en el Boston Conservatory, donde dictaba clases de técnica, composición y pedagogía. Allí trabajó durante seis años, alternando también con viajes a Suecia, donde daba las mismas clases que en Boston, en la Ópera de Suecia y en el Cullberg Ballet. También impartió sus clases en Holanda, Suiza, Francia, Canadá, Uruguay, Brasil y Perú, pero siempre retornando a Argentina en cuanto le era posible. Su vasta labor pedagógica se basó en la formación artística, y no sólo técnica, de los bailarines, orientándolos además en el estudio de diferentes estilos de danza.

En 1962 fundó, junto a otros representantes de la danza moderna y del ballet, la Asociación Amigos de la Danza, que buscaba zanjar la brecha entre ambas disciplinas (el clásico y el moderno) y, a su vez, convocaba a coreógrafos noveles dándoles la oportunidad de mostrar sus trabajos junto a obras de artistas ya consagrados.


Al crearse el Grupo de Danza del Teatro San Martín (luego denominado Ballet de Danza Contemporánea del Teatro San Martín), en 1968, dirigido por Oscar Aráiz, Renate fue convocada como coreógrafa y montó su obra “Recordad el amor”. Otras obras reconocidas de la coreógrafa son “Aria”, con música del Padre R. Angles, “Estamos solos” y “Mensaje”, ambas con música de Adolfo Mindlin, “La historia del soldado”, con música de Stravinsky, y “Paisaje de gritos”, con música de J. S. Bach y M. Karkoff, entre tantas otras.

En 1989 recibió el Premio Konex que la distinguió como una de las más destacadas coreógrafas de la Argentina. Entre 1990 y 1997, convocada por Oscar Aráiz, quien nuevamente dirigía el Ballet del Teatro San Martín, se desempeñó como asesora artística del mismo.


El 27 de septiembre de 1998, a los 76 años, Renate Schottelius fallece en la ciudad de Buenos Aires, como consecuencia del cáncer que padecía. Dejó, además de sus obras y su legado pedagógico, a grandes discípulos que enriquecen la danza contemporánea argentina y mundial, como Oscar Aráiz, Ana Deustch, Diana Theocharidis y Ana María Stekelman, entre otros.





-----------------------------
Florencia Guglielmotti reside en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es Profesora de Danza (titulada en la Escuela Nacional de Danzas "María Ruanova"), Licenciada y Profesora de Artes (recibida en la Universidad de Buenos Aires). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Es Miembro de International Dance Council CID (UNESCO).

Actualmente se desempeña como Profesora de Danza Clásica y como Profesora Titular de Historia de la Danza en la Escuela Superior de Enseñanza Artística "Aída V. Mastrazzi". florenciagu@gmail.com

Gaspar, El Lugareño Headline Animator