Showing posts with label Cuba. Show all posts
Showing posts with label Cuba. Show all posts

Thursday, January 7, 2021

Las cariátides de Camagüey

En esta foto se puede apreciar
que ya está construido el Hotel Residencial,
actualmente Puerto Príncipe.
(El hotel data del año 1946)
----------------

Cuando estudiaba en el pre de La Vigía (1983-1986), en la planta baja de este bello y resistente edificio, vendían guarapo...


----------------------
"Avenida de los Mártires 58, esquina a Rotario. 

1905-1915: Arq. Claudio Muns Piqué.

Edificio con portal al frente y dos niveles: uno público en la planta baja, como estaba establecido para la avenida en la que se encuentra, y otro privado en la planta alta.

Dicho portal está sustentado por pares de columnas en el primer nivel que se convierten en cuatro pares de cariátides en el segundo, hecho que le otorga un carácter peculiar a este edificio ecléctico, ya que estas figuras en fachada son únicas en la ciudad. El balcón de la fachada principal es de balaustres, mientras el pretil es calado con tramos lisos y con pilares rematados por copas". (Información tomada de "Guía de arquitectura y paisaje de Camagüey y Ciego de Ávila". Año 2008)

Hoteles en el Camagüey de 1909



"Hotels: Hotel Camagüey, American, north of Cuba rail road track and station ; formerly infantry barracks, now headquarters Cuba railway; occupied in part by officers United States Army during second intervention; accommodations for 150. Hotel Plaza, American, calle Avellaneda two stories, large dining hall, accommodations for 40. Hotel Delmonico, American, opposite above; several leased houses under one management, one story, accommodations for 50. Hotel Union, American, junction of Maceo and Independencia : three stories. 50 by 50 feet, in bad condition, accommodations for 50. Grand Hotel, Cuban, calle Maceo, large, three stories, patio, modern conveniences, accommodations for 75. Hotel Inglaterra, Cuban, Parque Agramonte, three stories, modern conveniences, accommodations for 50. Hotel Central, Cuban, calle Soledad, 50 by 50 feet, one story, accommodations for 25. There are also numerous fondas and boarding houses".

(Military notes on Cuba, 1909. War Department, USA)

Chano Pozo (Enero 7, 1915 – Diciembre 3, 1948)


Wednesday, January 6, 2021

Arroz en la mano (por Joaquín Estrada-Montalván)


(del Camagüey de los 90s). De pronto se abría el portón del fondo de la Volanta (por San Pablo), sacaban una "ollona" de "arroz saborizado", corrían los que por ahí deambulaban y sacaban el "cubalse" del bolsillo de atrás o las mujeres de la cartera o del "entreseno", desplegaban el "cubalse" para recibir un cucharón de "arroz saborizado". 

Quién "cubalse" no portaba, extendía las dos manos unidas y abiertas y en ellas era depositado el "cucharón de arroz saborizado".

Breves minutos duraba el "cucharonazo" debido a la voz corrida. 

De pronto el centro del centro de Camagüey, era ocupado por caminantes con sus dos manos extendidas, unidas, abiertas portando "arroz saborizado", camino triunfal a su hogar, portando sino el "maná del cielo", si "arroz saborizado", por que no había ma ná. 

(Social. Enero 1929) "Maravilloso Camagüey"


La Marcha por la Paz en Camagüey, el 11 de enero de 1959, una procesión casi olvidada (por Carlos A. Peón-Casas)



El testimonio del hecho lo aporta esta foto que ha dormido el sueño de los justos en esta poco vista primera edición del por entonces Órgano Oficial del Movimiento 26 de Julio en Camagüey, el mismo diario Adelante que conocemos hoy en tirada semanal, y no diaria como hubo de ser en sus orígenes, y hasta una época no muy lejana.

Lo cierto es que este ya bien poco común ejemplar, que es parte de los fondos de la Biblioteca Diocesana de Camagüey, y que el propio diario de marras no conserva en sus archivos sino sólo en versión digital, recogía aquel día 12 de enero de 1959, con foto a todo lo ancho de la primara plana, los sucesos de aquella procesión religiosa, que portando la efigie de la Madre de la Caridad, acaecía el domingo anterior a la fecha. Lo acontecido era así consignado por el cronista:
No se recuerda en los últimos cincuenta años una procesión mayor en Camagüey, que la que durante casi tres horas pasó por nuestras principales calles ayer domingo, llevando en peregrinación gloriosa a la Virgen de la Caridad, escoltada por el Ejército Rebelde del Movimiento 26 de Julio que la invocaba siempre entre sus frecuentes oraciones(1).
El suceso, según seguía acotando el diario, no era más que el reflejo de: “una expresión magnífica de religiosidad y del contenido espiritual de la lucha que nos ha dado la ansiada Libertad”(2), y testimoniaba el agradecimiento sincero a la Madre de los cubanos de parte de millares de fieles católicos camagüeyanos y de los soldados rebeldes recién llegados al llano desde la Sierra Maestra.

Bautizada como la Procesión de la Paz, recorrió un larguísimo itinerario desde la Avenida de los Mártires, discurriendo por las más céntricas calles citadinas: República, Estrada Palma, Cisneros, la Avenida de la Libertad, hasta confluir luego de una marcha apretada, en la Plaza de la Caridad, frente al templo homónimo. El propio diario acotaba la cifra de veinte mil católicos participando de tan solemne peregrinaje, miembros de todas las instituciones religiosas, los colegios católicos, y sus centros benéficos, sin sumar acaso una cifra no recogida de curiosos apostados a lo largo del recorrido. 

Allí tenía lugar, en el atrio del templo, un Te Deum cantado por el Coro de los R. P. Carmelitas, presidía la ceremonia el obispo local Mons. Ríu Anglés, y oficiaban los presbíteros Salvador Basulto, Filiberto Martínez y el padre Miguel de los Agustinos.

Otro diario emblemático de la ciudad, El Camagüeyano, también le dedicaba su primera plana al suceso, al que calificaba de “solemne y de una vastísima proyección social y popular”(3), y al que igualmente calificaba de “majestuoso desfile” donde se hicieron presentes:
todas las clases sociales y cívicas de Camagüey…cuya importancia numérica podía calcularse por el tiempo que duraba su paso por cualquier lugar. Fue un acto de reafirmación piadosa del hondo sentimiento cristiano de nuestro pueblo y una expresión cabal de la devoción unánime que guardan los cubanos para su egregia Patrona, la Virgen de la Caridad(4).
La foto que acompaña este texto, tomada por la mano de algún fotógrafo del propio diario Adelante de entonces, anónimo en este minuto para este redactor, dará el inevitable complemente de un hecho del que pocos lugareños entre nosotros pueden dar testimonio, y otros quizás lo rememorarán en lejanas playas. De cualquier modo es el argumento de un minuto de la historia local vivida, que solamente si se airea convenientemente se hace reconocible, en este hic et nunc, a casi seis décadas de distancia.


----------------------------------------------
  1. Adelante. Camagüey, Enero 12, Año de Liberación. Año 1. No.1
  2. Ibíd
  3. El Camagüeyano. martes 13 de Enero de 1959.
  4. Ibíd

Adolfo de Varona y de la Pera (por Frank de Varona)


Adolfo de Varona y de la Pera fue un eminente médico, pintor, pianista y escritor de temas médicos y de varias obras de teatro. Fue coronel Jefe Superior de Sanidad durante la Guerra de los Diez Años.

El historiador camagüeyano Miguel Antonio Rivas Agüero escribió un libro muy interesante, Médicos camagüeyanos en las luchas por la libertad de Cuba, publicado en 1989. Su libro nos narra pequeñas biografías de numerosos médicos camagüeyanos que participaron en todas las guerras de independencia curando y atendiendo a los mambises y sus familiares en la manigua.

Uno de estos valientes médicos fue Adolfo de Varona y de la Pera. Este médico nació en la villa de Santa María del Puerto del Príncipe, hoy Camagüey, Cuba el 6 de enero de 1839 en el seno una familia acomodada y respetada. Fue hijo del licenciado Agustín José de Varona y Socarrás y de Dolores de la Pera y Beltrán. Adolfo era el hermano mayor de Enrique José de Varona, el gran patriota, político, pensador, orientador, poeta, crítico literario, ensayista, periodista, filósofo, sicólogo, sociólogo y pedagogo.

Adolfo fue llevado por su padre a los siete años a Francia donde estudió en la escuela primaria y secundaria. Después se mudó a los Estados Unidos y se graduó de médico en la Universidad de Filadelfia en 1859. El año anterior se había graduado de médico homeópata en el Instituto Hanemanian en Filadelfia.

Regresó a Cuba por breve tiempo para revalidar su título en la Universidad de La Habana. Posteriormente amplió sus estudios en Alemania y Gran Bretaña. Recibió otro título de médico de la Universidad de Edimburgo y regresó a Puerto Príncipe donde abrió su consulta de médico. Además representó con éxito algunas de sus obras teatrales.

Al principio de su carrera ejerció como médico homeópata y luego se convirtió en un eminente cirujano. Escribió sobre homeopatía para la revista Bandera de la Medicina de Homeopatía y en Puerto Príncipe para el periódico El Fanal.

En 1868 Adolfo fue secretario de la Junta Patriótica en Puerto Príncipe. Adolfo fue arrestado antes de marchar a la manigua y condenado a muerte. Quedó en libertad por la amnistía del capitán general Domingo Dulce y se unió a los mambises como ayudante del general Manuel de Quesada y Loynaz. Posteriormente fue nombrado jefe Superior de Sanidad con el rango de coronel.


Manuel de Quesada y Loynaz nació en Puerto Príncipe el 29 de marzo de 1830 y falleció en San José, Costa Rica el 30 de enero de 1884. Fue electo general en jefe del Ejército Cubano por decisión unánime de la Cámara de Representantes.

El general Quesada fue depuesto del mando del Ejército Cubano el 17 de diciembre de 1869. Entonces el presidente Carlos Manuel de Céspedes lo comisionó para ir a Estados Unidos a tratar de obtener recursos económicos para enviar expediciones armadas a la isla. El coronel Adolfo de Varona partió a Estados Unidos en compañía del general Quesada.

Allí vivió Adolfo el resto de su vida donde continuó luchando por la libertad de Cuba. Ejerció la medicina, publicó trabajos científicos y ocupó puestos docentes en hospitales y colegios médicos. Después del fin de la Guerra de los Diez Años, Adolfo se estableció en Brooklyn en la ciudad de New York y fue un excelente cirujano y consultor de la Casa de Maternidad y del Hospital Homeopático. Además fue cirujano del Hospital de Caridad de la isla Ward y profesor de histología y de anatomía en el Colegio Médico y en el Hospital de Mujeres.

Adolfo publicó el libro Sewer Gases en 1879. Tenía casi terminada una gran obra Treatment of Wounds, cuando le sorprendió la muerte en Lakewood, New Jersey el 10 de febrero de 1888.

El libro de Miguel Antonio Rivas Agüero incluye otras biografías de médicos camagüeyanos que prestaron valiosos servicios a los mambises en las guerras de independencia. Entre ellos se encuentran los siguientes: Enrique Agramonte y Loynaz, Gregorio Agüero Zaldívar, Agustín Arango Agüero, Francisco R. Argilagos Güimferrer, Rafael Argilagos Güimferrer, Serapio Arteaga Quesada, Ramón Barrios y Puertas, Melchor Bernal de Varona, Aquiles Betancourt y del Castillo, Esteban Borrero Echeverría, José Ramón Boza Miranda, Agustín Cisneros Betancourt, Francisco Cosió Gómez, Carlos J. Finlay Barres, Emilio Loret de Mola de Varona, Antonio Luaces Iraola, Emilio L. Luaces Iraola, José Ojeda de Varona, Oscar Primelles Cisneros, Eugenio Aniceto Sánchez Agramonte, Daniel Sariol Ballagas, Manuel Ramón Silva Barbieri y Estaban de Varona de Varona.

Muchos camagüeyanos somos parientes y descendientes de estos grandes médicos patriotas y conocemos muchas personas con esos apellidos.


--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.
Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.
He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

Tuesday, January 5, 2021

(Bohemia. Julio 1936) El drama "Adúltera" de Martí. Por Gonzalo de Quesada y Miranda.

 


¿Existen los Reyes Magos?



por José Ignacio Rivero
(Publicado en El Diario de La Marina, 1940)


A Leslie Ricardo

Querida Leslie:

Pena me da decírtelo, pero tus amiguitas quizás tengan razón. Si tú no crees en los Reyes Magos, corres el riesgo de que los Reyes Magos no te visiten y se olviden para siempre de ti. Las cosas, Leslie, dejan de tener realidad cuando comenzamos a no creer en ellas. Tú ahora no lo comprendes porque eres una niña; mañana, estoy seguro de que sí.

Te han dicho tus amiguitas mayores que es absurdo aceptar la asombrosa rapidez con que unos cansinos camellos visitan en una noche de esperanzas a millones de niños; que es más lógico suponer que esos juguetes que aparecerán en millones de camitas la mañana del 6 de enero, habrán sido dejados ahí por las manos temblorosas de emoción de otros tantos millones de papás y de mamás que, al dejar los regalos, renuncian incluso a la gratitud de sus hijos atribuyéndoselos a los magníficos Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar, que tan buenos fueron con el hijo de Dios cuando vino al mundo.

Esta versión ha sembrado en tu ánimo la duda; y ya no estás muy cierta de si son tus padres los que acordarán de ti esa noche venturosa o los tres monarcas orientales que tanto quieren a los niños que se portan bien.

Pues mira, Leslie, el que existan o no, ello dependerá de ti. Si crees en los Reyes, los Reyes existen y seguirán acordándose de que existe Leslie; pero si Leslie no cree en los Reyes, ¿por qué los Reyes van a creer en Leslie?

Con ellos te ha de suceder ahora lo que te acontecerá, cuando ya no seas niña, con infinidad de cosas en las que tendrás que poner una fe muy grande para estar segura de su existencia. Mañana ya no serán unos Reyes sino quizás un príncipe (¿qué hombre no es un príncipe para una enamorada?) que te ofrendará algo muy distinto de tus juguetes de hoy, y tendrás que creer en el amor, en la eternidad y en lo que parece más imposible: en la eternidad del amor.

Tendrás que creer, sí, pues de lo contrario te será negada esa tremenda y dolorosa dicha que consiste en asomarse a una ventana de fuego para percibir ligeras ráfagas y sordos murmullos del infinito y de la eternidad, esas dos dimensiones de Dios.

Cree, Leslie, cree en los Reyes Magos. Una de las razones porque el mundo está tan triste es porque los niños dudan demasiado pronto de que los Reyes vengan todos los años a la tierra y de que los hombres, muchos hombres, dudan de que hayan venido alguna vez.

¡Si supieras, Leslie, cómo se empobrece el mundo cuando los niños participan de la incredulidad de los hombres, cuando los hombres pierden la ingenuidad de los niños!

Antiguamente, Leslie, los hombres eran más sabios. Supieron enriquecer al mundo con bellas leyendas, y de cada una hicieron una antorcha, y con ellas lo alumbraban. De aquellas claridades aún estamos viviendo, y aunque infinidad de hombres yacen poseídos de la furia de apagarlas todas para asumir en las espantosas tinieblas de sus elucubraciones sin gracias, otros millones de hombres luchan por mantenerlas encendidas. Por eso, Leslie, vivimos aún con alguna claridad. Pero si algún día los niños todos de la tierra dejasen de creer en los Reyes Magos, y los hombres todos de la tierra dejasen de creer en el Niño que tuvo por cuna un pesebre, nos quedaríamos a oscuras como si el género humano hubiese perdido la vista o el sol dejase de alumbrar.

Si supieras, Leslie, lo que te ha de costar con el tiempo creer en la existencia de seres benevolentes que dan algo a cambio de nada, hoy te aferrarías a la idea sana de que existen tres seres reales que te dan algo al precio mínimo de creas en ellos.

Te han dicho que son tus papás los que compran los juguetes y los ponen junto a tu cama. Si fuese así, no por ello dejarían de existir los Reyes Magos. ¿Quién ordena a los padres que premien a los hijos buenos sino Melchor, Gaspar y Baltasar? Tus padres no tendrían por qué comprarte juguetes en esta ocasión si no fuera por complacer a los Reyes Magos ¿Es que tus padres no te lo dan ya todo? Todo, todo, todo...¡Y a cambio de nada!

¿Quién puso en el corazón de tus padres por ti sino el buen Dios que hizo todas las cosas? Alguien te dirá que hasta los irracionales quieren a sus hijos. Pero es por breve tiempo. Al perro poco le importan sus cachorros, y la perra les disputará a dentelladas la comida, no bien puedan valerse por si mismos. Aunque entre los humanos, tribus hay donde los padres venden a sus hijos como si fuesen terneros, y en algunos países, fuertes y civilizados, donde no se adora a Cristo, los padres se valen de sus hijas para pagar sus deudas.

Los Reyes Magos existen, Leslie. Si fueran unos seres fantásticos, existirían también, porque no hay nada más real que la fantasía. Ella ha poblado el mundo de personajes que tienen mucha más vida que las miríadas de individuos que tus ojos pueden ver y tus manos tocar. Si un prodigio telúrico, desde algún remoto planeta se estudiase este otro en que vivimos, al referirse a, los seres que lo habitan quedarían registrados Don Quijote, Hamlet, Fausto, Don Juan, Ulises y un centenar más de personajes que, al decir del vulgo, no han existido nunca. Y es que los hombres de carne y hueso, querida Leslie, son tanto más reales cuanto más se aproximan a aquellos otros que forjaran o la fantasía de los poetas o el genio de los noveladores o la musa popular.

El mundo, Leslie, está hecho de quimeras, y dile a quien te diga que no existen los Reyes Magos que es un mentiroso delirante, pues existirán, Leslie, hasta que tú misma los destruyas.

Que ellos te colmen de dones, como compensación anticipada de las penas que te reserva la vida, son los fervientes deseos de este tu amiguito que cree en los Reyes Magos como una de las pocas cosas serias en que todavía se puede creer.

Monday, January 4, 2021

"Jesucristo-niño Vs Herodes, el dictador" (por el sacerdote habanero Kenny Fernández Delgado)


Jesucristo-niño Vs Herodes, el dictador.
Homilía pronunciada el día de Epifanía 3 de enero de 2021. 


Sobre el texto de Mt 1,1-18.

Hoy la Iglesia celebra el día de la Epifanía, es decir, día de la Manifestación; porque en este día Jesucristo se manifestó como rey, no solo de los judíos, sino a todas las naciones; en aquellos “reyes magos”, o como dice San Mateo: “magos del Oriente”, estábamos también nosotros los cubanos representados, ya que ellos son los primeros no-judíos que adoran a Jesús. Pero ellos no son los más importantes en este relato, como mucha gente cree, sino Aquel a quien ellos fueron a adorar, ¿y a quién fueron a adorar? ¿Al rey Herodes? No. Sino a otro rey, el llamado rey de los judíos que ha nacido. 

Al oir hablar de un nuevo rey que ha nacido, Herodes y todo Jerusalén se sobresaltan, dando lugar a una fuerte contraposición de manifestaciones: 

- Por un lado la estrella y los magos del Oriente manifiestan al niño-rey: Jesús.

- Por el otro: el rey Herodes, el grande, se manifiesta sobresaltado, y deseoso de asesinar al nuevo rey.


- El niño-rey, es mostrado como luz de las naciones, al ser iluminado por la estrella.

- El rey Herodes se muestra como falso adorador del nuevo rey, y quiere apagar esa nueva Luz, porque prefiere la oscuridad, la maldad.

- Jesús, ¿se manifiesta como un rey político? No, sino como rey espiritual, por encima de todo rey político, porque gobernará eternamente. Pero sus enseñanzas son la mejor base para la construcción de una sociedad justa a los ojos de Dios. 

- Herodes, ¿se manifiesta como un rey político? Sí, su liderazgo es terrenal, limitado, y hace mucho tiempo que se acabó, a pesar de sus pretensiones e intentos de eternizarse en el poder. Solo Dios es inmortal, la historia demuestra que ningún gobernante, ningún partido, y ningún sistema socioeconómico es inmortal.

- El niño-rey, manifiesta que ha venido a sembrar paz en todas las naciones, su liderazgo no se funda en el miedo, la mentira, la división, ni el silencio cómplice: sino que vino a manifestar, con su propia vida: el amor, la verdad, la justicia, la libertad de pensamiento, conciencia, y expresión que desea para todos (cf. Art 54 Constitución de la Rep. De Cuba de 2019).

- El rey Herodes manifiesta que es capaz de hacer lo que sea para mantenerse en el poder: miedo, odio, mentira, y toda clase de maldades… incluso matará a un grupo de niños menores de 2 años de edad, en Belén y sus alrededores.

- Dios defiende al niño-rey de muchas maneras. Y nos protege a nosotros. Y nos resucitará, como hizo con su Hijo.

- ¿Y quién defenderá a Herodes, cuando Dios lo llame a su presencia? ¿Acaso lo defenderán aquellos niños que mandó a matar?

- El niño-rey manifiesta que no ha venido para usurpar el trono del rey Herodes, ni su dinastía, sino para que todos los reyes y pueblos se arrepientan de sus malas obras, y se conviertan, y se decidan a amar a Dios por encima de todo, y a amar a todos como Él nos ha amado. El hijo de Dios quiere que los gobernantes busquen el bien común, y no solo el de sus partidarios y amigos. Quiere que cada pueblo se construya con todos y para el bien de todos.

- El rey Herodes manifiesta que quiere eternizarse en el poder, y por eso desequilibra el bien común a favor de su propio bien y el de sus partidarios, y al pueblo le da lo que sobra, si acaso. 

Cualquier parecido con la realidad actual que sufrimos, ¿es pura coincidencia? Al que le sirva el sayo, que se lo ponga.

Hoy, en nombre de Jesús, le pedimos a todos los seguidores del rey Herodes, los dictadores y tiranos de hoy. Que se arrepientan, y se conviertan de sus malas obras, porque eso es lo que quiere Dios: que se conviertan y vivan (así está escrito en la Biblia, en el libro del profeta Ezequiel y en otros lugares de la Biblia). Les pedimos que pongan la patria y la bandera por encima de ellos mismos, y de cualquier partido o movimiento social. Y que se abran al diálogo con todos los sectores de la sociedad, como mejor salida a la crisis que vivimos.

Pero también en el nombre de Dios le decimos al pueblo, que cuando hay contradicción insalvable, entre lo que dice Jesús, y lo que dice un gobernante de este mundo: hay que escoger lo que dice: ¡Jesús! 

Le decimos al pueblo, en nombre de Jesús, nuestro Dios, que si guarda silencio ante las injusticias de un gobierno, cualquiera que sea, será cómplice de las injusticias de ese gobierno. Y ante Dios tendremos que responder, porque: 

- Si callamos ante la corrupción gubernamental, somos cómplices. 

- Si callamos ante el maltrato, el hostigamiento, la tortura y el encarcelamiento de los que piensan y se expresan diferente al gobierno: somos cómplices. 

- Si apoyamos un acto de repudio a los que piensan o se expresan diferente al gobierno, somos cómplices. 

- Si callamos ante las mentiras de la televisión y los medios de comunicación, o nos prestamos para divulgar las mentiras de otros…, somos cómplices.

- Si guardamos silencio ante una injusta subida de precios… si no protestamos ante unas injustas tiendas en las que se vende en una moneda que nadie puede adquirir con su salario… y cualquier otra injusticia que exista o pueda existir… somos cómplices.

Por tanto, ante tan gran manifestación de luz en este niño-Dios, hagamos el compromiso: de romper la cadena de miedo, mentira, división y silencio cómplice que nos esclaviza. Esa cadena la romperemos con la fuerza del amor, la verdad, la unidad, y protestando sin violencia, sin rencor.

• Nos preguntamos: ¿Jesús, fue cómplice de la mentira, o mártir de la verdad? 

• Nos preguntamos: ¿Jesús quiere que seamos cómplices de los Herodes de hoy, o que seamos constructores de su reino de verdad, justicia y amor? 

• ¿Qué es lo que quiere Dios de los gobernantes cubanos? 

• ¿Qué es lo que quiere Jesús del pueblo cubano?

• ¿Qué quiere hoy de los cristianos cubanos? 

Escuchemos la voz del Dios, y adorémoslo, unidos a María, a José, los ángeles, los pastores y los magos del Oriente: por los siglos de los siglos. Amén.



---------------------
Texto tomado del Facebook personal del P. Kenny Fernández Delgado

El hombre sueña dentro de la noche y (un poema de Félix Luis Viera)

Nota: Cada lunes la poesía de Félix Luis Viera. Puedes leer todos sus textos, publicados en el blog, en este enlace. Traducción al italiano de Gordiano Lupi.





El hombre sueña dentro de la noche y


El hombre sueña y la noche lo acompaña,
anda el hombre dentro de la noche y se imagina:

primero:

“la noche es un gran fuego que se escapa
y debo atornillar mis manos a su fuga
porque esta noche, este fuego, no vuelven
y tenemos que devorarnos mutuamente”


segundo:

“la noche es un geranio incandescente
oloroso como una mujer en la distancia
(el hombre rectifica y dice flor de azahar en lugar
de geranio, para acercarse más a sus raíces)”

tercero:

“la noche es el agua de una playa
bajo los corrientazos de la luna, tres, cuatro
      palmeras
tremolando
con esa luna allá en su fondo
(como esos paisajes
       impresos para asesinar a la belleza)”

El hombre sigue soñando
                              y de pronto intuye
que es él quien viaja y acompaña a la noche, pero
sigue:

cuarto:

“la noche es todo lo oscuro, silencioso, lo baldío,
lo amenazante, el cabo de la traición, el fondo
          falso” y

deja entonces el hombre de contar, porque de
         pronto
comprende que se está metiendo en noches
        hondas, en
metáforas que gastaron su fortuna


Y entonces
piensa por fin el hombre que la noche
es tristemente nada si está solo como un proyectil
         que la desanda, piensa
que está quemando los radares, que no vino
junto al mar, bajo esta noche, precisamente
a malgastar definiciones

Y entonces
sale el hombre
dentro de la noche
en busca de una carne real un gesto real
          una palabra real
que la retenga

Diciembre 1979






L’uomo sogna dentro la notte e


L’uomo sogna e la notte l’accompagna,
va l’uomo dentro la notte e s’immagina:

primo:

“la notte è un gran fuoco che sfugge,
devo avvolgere le mie mani alla sua fuga
perché questa notte, questo fuoco, non tornano
e dobbiamo divorarci reciprocamente”

secondo:

“la notte è un geranio incandescente
profumato come una donna nel distacco
(l’uomo rettifica e dice fiore d’arancio invece
di geranio, per avvicinarsi di più alle sue radici)”

terzo:

“la notte è l’acqua d’una spiaggia
sotto i movimenti della luna, tre, quattro
          palme
che oscillano
con quella luna là nel suo fondale
(come certi paesaggi
         stampati per uccidere la bellezza)”

L’uomo continua a sognare
e all’improvviso intuisce
che è lui a viaggiare e accompagnare la notte, però
continua:

quarto:

“la notte è tutto l’oscuro, il silenzioso, il vano,
il minaccioso, la fine del tradimento, il fondo
                 falso” e

smette allora l’uomo di contare, perché
                 all’improvviso
comprende che sta entrando in notti
                      profonde, in
metafore che consumarono la loro fortuna

E allora
pensa alla fine l’uomo che la notte
è tristemente niente se sta solo come un proiettile
                  che la fa ritornare sui suoi passi, pensa
che sta bruciando i radar, che non è venuto
vicino al mare, sotto questa notte, solo
per sprecare definizioni

E allora
va l’uomo
dentro la notte
in cerca d’una carne reale un gesto reale
                 una parola reale
che la trattenga.

Dicembre 1979

 


----------
Félix Luis Viera, poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado, entre otros libros, siete poemarios, tres volúmenes de cuento y siete novelas.

Entre los premios que recibiera en su país natal, se cuentan el David de Poesía, en 1976; el Premio Nacional de Novela, en 1987, por Con tu vestido blanco, que recibiera al año siguiente el Premio de la Crítica, galardón que ya le había sido otorgado a este autor, en 1983, por su libro de cuento En el nombre del hijo.

En 2019 recibió el Premio Nacional de Literatura Independiente “Gastón Baquero”, otorgado por Neo Club Press, Vista Larga Foundation y otras instituciones culturales cubanas en el exilio.

Es ciudadano mexicano por naturalización. Reside en Miami.

----------------------------------------------
Gordiano Lupi, periodista, escritor y traductor, nació en Piombino, Italia, en 1960. Fundador, en 1999, junto con Maurizio y Andrea Maggioni Panerini de la editorial La Gaceta Literaria, ha traducido del español a varios autores cubanos, como Alejandro Torreguitart Ruiz, Guillermo Cabrera Infante, Félix Luis Viera y Virgilio Piñera, entre otros. Cuenta en su haber con un amplio trabajo sobre figuras del cine, entre ellas Federico Fellini, Joe D´Amato y Enzo G. Castellari. Ha publicado más de una decena de libros que abarcan diversos géneros, como Nero tropicale, Cuba magica, Orrore, ertorismo e ponorgrafia secondo Joe d´Aamto y Fidel Castro – biografia non autorizzata.

Gordiano Lupi es un luchador por la democracia para Cuba y un promotor de las artes y la cultura de la Isla.


(Revista Social. Enero 1917) ¿Quién es enero? Por Felipe Pichardo Moya


 

Los Loret de Mola y las Guerras de Independencia (por Frank de varona)


En la segunda mitad del siglo XVIII, procedente de la villa Monte de San Juan, Obispado del Maine, en Francia, se estableció esta familia en la villa de Puerto Príncipe. El primer miembro de esta familia fue Don Luis Loret de Mola. Al pasar de los años esta familia se multiplicó en Puerto Príncipe. 

Muchos miembros de esta robusta familia de patriotas camagüeyanos, los Loret de Mola, ofrecieron su juventud, hogar, dinero y muchos sus vidas peleando por la libertad de Cuba. A continuación presentamos un breve relato de sus hazañas en las guerras.

Enrique Loret de Mola y Boza

Nació en 25 de abril de 1841, hijo de Luis Loret de Mola y Batista y su primera esposa María Merced Boza y Miranda. Enrique se casó el 15 de julio de 1865 con Florinda Bueno e Iraola. Tuvieron cinco hijos. Uno de ellos, Luis Loret de Mola y Bueno, fue senador de la República de Cuba. 

A los 27 años Enrique respondió a la llamada de Salvador Cisneros Betancourt, el Marqués, y se incorporó al grupo de 76 camagüeyanos junto al río Las Clavellinas el 3 de noviembre de 1868. Entró como soldado y al terminar la Guerra de los Diez Años había alcanzado el rango de coronel del Ejército Libertador. Fue ayudante y hombre de confianza del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz. Junto con su hermano Elpidio participó en el rescate de Sanguily y en todas las batallas del Mayor General Agramonte. Después de la muerte de Bayardo sirvió bajo las órdenes del Mayor General Máximo Gómez. 

Peleó valientemente en numerosas batallas entre ellas la de Nuevitas, Santa Cruz, La Sacra, Guaímaro, Paloseco, Naranjo y Las Guásimas. En 1875 cruzó la Trocha militar del Júcaro con las fuerzas invasoras del General Gómez para penetrar Las Villas.

En la batalla del Jíbaro en 1876 se batió con el ejército español al mando del Capitán General Joaquín Jovellar. A pesar de estar a cargo de una caballería mucho menor que la del enemigo, Enrique Loret de Mola tomó la bandera y cargó al machete y derrotó al ejército español. El parte de guerra dijo: “Enemigo derrotado, héroe del día: Teniente Coronel Enrique Mola.” Días después fue ascendido a coronel. A pesar de luchar 10 años en la manigua en cientos de batallas nunca fue herido.

No estando bien de salud y siendo mayor no participó en la Guerra de 1895. Falleció en Camagüey en 1915. Martí escribió sobre la amistad de este patriota camagüeyano y su hermano Elpidio con Agramonte. Enrique es bisabuelo del director de esta revista, Eduardo Zayas-Bazán y Loret de Mola.

Elpidio Loret de Mola y Boza

Como su medio hermano Enrique, Elpido era hijo de Luis Loret de Mola y Batista y de su segunda esposa Concepción Boza y Miranda, hermana de su primera esposa. Nació el 17 de septiembre de 1853. Muy joven se unió al Ejército Libertador. Fue ayudante de su hermano Enrique y de Ignacio Agramonte, Julio Sanguily y Máximo Gómez. Tomó parte en el rescate de Sanguily y en casi todas las batallas importantes libradas en el territorio camagüeyano. En 1876 fue capturado y enviado prisionero a Ceuta en Marruecos.

Al final de la Guerra de los Diez Años fue liberado y trabajó en el central Senado con Bernabé Sánchez y después en el central Lugareño. Como su hermano, no participó en la Guerra del 95. Murió en Camagüey el 23 de marzo de 1934.

Carlos Loret de Mola y de Varona

Nació el 16 de septiembre de 1828. Fue hijo de Carlos Loret de Mola y Batista y de Juana de Varona y Loret de Mola. José Martí lo mencionó en el artículo de la Revista Universal en 1875. Se incorporó junto con su pariente Enrique Loret de Mola al ejército camagüeyano en Las Clavellinas. Fue nombrado gobernador civil del estado de Camagüey. En 1871 se marchó con su familia a Perú y posteriormente regresaron a Cuba.

Alejandro Loret de Mola y Batista

Se casó con Juana Mora y de la Pera y tuvieron dos hijos. Fue jefe de la fuerza de Caonao y murió en combate en la Jagua.

Gregorio Loret de Mola

Se casó en 1851 con Juana Sánchez-Pereira y Loret de Mola y tuvieron siete hijos. Murió en combate en la Guerra del 68.

Melchor, Alejandro, Adriana y Juanita Loret de Mola

Muertos a filo de machete y luego quemados por los españoles.

Melchorcito Loret de Mola

Era un menor de siete años cuando fue herido al machete pero subrevivió aquella matanza. Se casó con Elvira Miranda y del Castillo. Luego tomó parte en la Guerra del 95 llegando al rango de coronel del ejército libertador de Cuba.

Luis Loret de Mola

Llegó al grado de capitán y murió en combate.

Arturo Loret de Mola

Participó en la expedición de Bernabé “Bembeta” de Varona en el Virginius y junto a Bembeta y otros camagüeyanos fue fusilado en Santiago de Cuba.

Carlos Loret de Mola

Peleó en las dos guerras de independencia y llegó al grado de teniente coronel.

Pedro Loret de Mola

Fue oficial de infantería y murió cerca de Morón.

Francisco y Federico Palomino y Loret de Mola

Ambos fueron oficiales de caballería. Francisco inició la carga a machete en el rescate de Sanguily y murió en combate en la Horqueta. Federico murió en el ingenio Oriente de Luaces.

Virgilio Loret de Mola y Batista

Fue deportado a Ceuta durante la Guerra del 68.

Todo el camagüeyano que lleve el apellido Loret de Mola debe sentirse extremadamente orgulloso de su noble y antigua familia de Puerto Príncipe ya que pelearon valientemente y muchos dieron sus vidas por la libertad de Cuba.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.
 
Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.
 
He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

Tomar cerveza en el Camagüey o en la Cuba de los 80s (por Joaquín Estrada-Montalvân)



- Una cerveza costaba desde 60 centavos a 1. 20 pesos. 


1. En los restaurantes era una o dos cervezas por "plato fuerte" (se salía a tomar y mucho).

Variante uno: Se "tallaba" con el camarero y este desviaba hacia las mesas las cervezas que iban quedando de los otros pedidos.

Variante dos: Se observaba el salón y se iba por las mesas (que tenían "cara de pocas cervezas") y se pedía amablemente que las ordenaran. Podían venir directo a la mesa por medio del camarero o se pasaba por las mesas recogiendo las cervezas acordadas.

2. En el Caribe u otros centros nocturnos se cuadraba: " 'traime' una caja antes que se acabe" (noche con caja de cerveza debajo de la mesa)

3.  Tren especial (Santiago - Camagüey que fue el que cogí). Coche Comedor comprar "cuarto de pollo" a la gente pa quedarse con las dos cervezas que le correspondían.

3. 10 cajas para Bodas y Quince. En algunas fiestas decían "saca la cerveza que solo queda la familia".

¿Otras  variantes?

Sunday, January 3, 2021

El general de división Manuel Antonio de Varona Miranda (por Frank de Varona)

Manuel Antonio de Varona Miranda fue uno de los patriotas camagüeyanos que pelearon en las tres guerras de independencia de Cuba: la Guerra de los Diez Años (1868-1878), la Chiquita (1879) y la del ’95 (1895-1898). La familia Varona peleó en todas las guerras de independencia con valentía y distinción. Francisco de Varona y González alcanzó el más alto rango del Ejército Libertador, Mayor General, y peleó en las tres guerras de nuestra independencia como Manuel Antonio de Varona Miranda. Miguel de Varona y del Castillo, hijo del filósofo Enrique José de Varona, fue comandante y ayudante de Antonio Maceo. Posteriormente fue general y jefe del Ejército Nacional de la República de Cuba. Escipión de Varona y Agüero alcanzó el grado de comandante del Ejército Libertador de Cuba. 

De acuerdo con Jorge Juárez Cano en su libro Apuntes de Camagüey 23 miembros de la familia Varona murieron solamente en la Guerra de los Diez Años. Entre los que fueron fusilados por los españoles se encuentran mi bisabuelo José Fernando de Varona y Batista y mi tío abuelo Oscar de Varona Agüero. Varona Agüero fue fusilado en Santiago de Cuba en 1873 junto a su pariente el general Bernabé de Varona y Borrero (Bembeta), ambos de la expedición del Virginius. Diego Esteban de Varona y Gelabert murió con su esposa Ana Josefa Agüero y de Varona en 1875 y Carlos de Varona fue fusilado en 1870.

Nació el futuro general de división del Ejército de Liberación el 1 de enero de 1856 en la finca El Aguacate cerca de Sibanicú. Manuel Antonio fue uno de los tres hijos del matrimonio de Diego de Varona del Castillo y Rufina de Miranda Agüero. 

Cursó sus primeros estudios en Santa María del Puerto del Príncipe y cuando regresó a Sibanicú estalló el Grito de Yara el 10 de octubre de 1868. Entonces su padre y sus hermanos Pablo y Javier se unieron a las tropas mambisas. En 1870, Manuel Antonio, a la edad de 14 años, salió a pelear por la independencia de Cuba. 

El joven Manuel Antonio combatió en las zonas de Subanicú, Minas y Nuevitas a las órdenes del coronel Nené Perdomo. Después pasó a combatir en Oriente bajo las órdenes de los generales Guillermo Moncada, Flor Crombet y el Titán de Bronce Antonio Maceo. Cuando se firmó el Pacto del Zanjón que puso fin a la Guerra de los Diez Años en febrero de 1878 Manuel Antonio, quien entonces tenía 22 años, había alcanzado el grado de teniente.

Al año siguiente comienzó la Guerra Chiquita y Manuel Antonio combatió a las órdenes de Limbano Sánchez y participó en muchas batallas. Fue herido de gravedad en un combate y capturado prisionero por los españoles, quienes lo llevaron al Castillo del Morro en Santiago de Cuba. Logró su libertad gracias a las gestiones hechas por su madre y por una camagüeyana que era la prometida del gobernador militar de Oriente.

En el exilio Manuel Antonio de Varona colaboró con patriotas cubanos radicados en países del Caribe y América Central. Vivió en Venezuela por un tiempo y en 1895 viajó a la República Dominicana. Allí se unió a los generales Serafín Sánchez y Carlos Roloff y partió en la expedición a bordo del barco James Woodal. Desembarcaron en la zona de Punta Caney y Tayabacoa en la costa sur de Las Villas en 24 de julio de 1895. 

Manuel Antonio fue ascendido a capitán y recibió el mando de un batallón bajo las órdenes del general Carlos Roloff, quien era un polaco nacido en Varsovia en 1842 y que murió en Guanabacoa en 1907. Con sus soldados el capitán Varona destruyó vías férreas y puentes con el objetivo de obstaculizar el movimiento del ejército español en Las Villas. El 1 de octubre de 1895 Manuel Antonio de Varona fue ascendido a comandante y nombrado jefe del batallón Tiradores de Roloff. Su tropa combatió en las zonas de Tunas de Zaza, Santi Spíritus, Remedios, Caibarién, Morón y Júcaro. El general Roloff fue nombrado secretario o ministro de la guerra y se despidió del comandante Varona.

El 22 de octubre de 1895 el general Antonio Maceo comenzó la marcha invasora hacia el occidente partiendo de Los Mangos de Baraguá, lugar histórico de la protesta del general Maceo ante Arsenio Martínez Campo, el capitán general de Cuba. Maceo y el general en jefe del Ejército Libertador Cubano Máximo Gómez enfrentaron con su pequeño ejército de unos 2,500 mambises a más de 100,000 soldados españoles de línea y 60,000 voluntarios. También los mambises tuvieron que cruzar por dos trochas fuertemente defendidas por una serie de fuertes.

Los españoles estaban convencidos que con la inmensa superioridad de su ejército bien equipado y armado y dirigido por los mejores generales de España con mucha experiencia en guerras en África podrían destruir al pequeño y mal equipado Ejército Libertador.

Cuando el general Maceo invadió Las Villas le pidió al comandante Manuel Antonio de Varona, a quien conocía muy bien desde la Guerra de los Diez Años, que se incorporara al ejército invasor. Manuel Antonio entonces participó con audacia y valor en combates enconados y sangrientos tales como Boca del Toro, La Colmena, La Amarilla, Coliseo y El Estante. En Calimete los cubanos perdieron la batalla y se retiraron antes de ser destruídos por completo.

Varona marchó a la vanguardia de la columna invasora del Lugarteniente General Antonio Maceo y finalizó la brillantísima hazaña de la invasión militar del occidente de Cuba, una de las más famosas marchas militares triunfales de la historia mundial, en Mantua, Pinar del Río el 18 de enero de 1896.

El Titán de Bronce llegó cuatro días después para terminar la invasión de Cuba de lado a lado. Varona fue ascendido a teniente coronel y se le nombró jefe de la zona de Mantua. Dejaron atrás miles de soldados españoles heridos y muertos que habían sido en derrotados en múltiples combates. Ardieron ingenios, cañaverales y los campos de tabaco, y de esa forma se destruyó la economía de Cuba y España. 

Al finalizar la invasión de oriente a occidente el general Maceo recorrió 424 leguas en 90 días, peleó en 27 combates y ocupó 22 pueblos. El Capitán General Arsenio Martínez Campos renunció ante su fracaso al no poder detener la invasión y fue reemplazado por el “carnicero” Valeriano Weyler. El nuevo capitán general movilizó su ejército contra Maceo. El Titán de Bronce murió peleando el 7 de diciembre de 1896 en San Pedro.

La guerra continuó y el 15 de abril de 1898 Manuel Antonio de Varona obtuvo el rango de general de brigada. El 24 de agosto fue ascendido a general de división y se convirtió en uno de los 33 generales de ese rango, al igual que el camagüeyano Lope Recio Loynaz.

Una vez lograda la independencia de su patria, el general Manuel Antonio de Varona se dedicó a la agricultura en su finca con el fin de mantener a su extensa familia .El general Varona se casó dos veces. Con su primera esposa, María Cansino, tuvo dos hijos, Francisco y Pedro de Varona y Cansino. En su segundo matrimonio con María Teresa Rodríguez Parra y Quintero nacieron siete hijos María Teresa, Ana María, María Antonia, María Elena, Bernabé, Luis y Enrique de Varona Rodríguez Parra. Murió este insigne patriota camagüeyano el 6 de octubre de 1935 en La Habana a la edad de 79 años.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.
Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.
He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

Marta Abreu. Benefactora y patriota (por Teresa Fernández Soneira)


por Teresa Fernández Soneira
(para el blog Gaspar, El Lugareño)



El 3 de enero se cumple aniversario de la muerte de Marta Abreu Arencibia en París. En el centenario de su partida, Santa Clara le rindió homenaje, y una tarja fue colocada en el ayuntamiento. El amor de Marta Abreu por Cuba, y especialmente por su ciudad natal, Santa Clara, quedó evidenciado en las obras que realizó y en sus constantes preocupaciones, dando desinteresadamente una gran parte de su fortuna a la provincia y a la causa de la independencia. Por eso es que hoy la recordamos.

El 13 de noviembre de 1845, en la calle Sancti Spiritus de la ciudad de Santa Clara, nace Marta de los Ángeles Abreu Arencibia. Sus padres, Pedro y Rosalía, eran personas acaudaladas por lo que la familia vivía cómodamente. Poseían hermosos caballos, volanta y criados; viajaban con frecuencia a Europa y a los Estados Unidos, lo que hizo que Marta y sus hermanas Rosa Beatriz y Rosalía Paula, estuvieran en contacto con figuras prominentes y adquirieran una vasta cultura.

¿Cómo era Marta?, su biógrafo, Pánfilo Camacho la describe: “[…] de alta estatura y delgada de cuerpo, posee hermoso cabello castaño oscuro… peinado hacia atrás…de facciones finas, tez trigueña clara, ojos verdes… […] es esbelta y erguida, de una belleza moderada […]amiga de la lectura de libros escogidos, adquiere cultura excepcional dado el medio en que vive. La melancolía de la niñez deviene en un carácter que reúne la reciedumbre y la reflexión. Marta no es una mujer común”(1). No cifra Marta su existencia en tal o cual baile, como ocurre con la mayoría de sus amigas, ni tampoco está pendiente del halago de jóvenes casaderos. Aunque muchos se han acercado a ella con intereses amorosos, Marta no encuentra en ninguno lo que ella desea en un compañero”.

LA GUERRA DE LOS DIEZ AÑOS

El 10 de octubre de 1868 llegan noticias a Santa Clara de la hazaña de Carlos Manuel de Céspedes y sus seguidores de lanzarse a los campos de Cuba en son de guerra. En 1869 la insurrección ha prendido en Oriente y Camagüey, y en la finca Dos Hermanas, propiedad de los Abreu, el padre de Marta declara hombres libres a todos los esclavos que se sumen a la insurrección. Desde entonces Marta se adhiere a la causa de la libertad de Cuba y está al tanto de todos los acontecimientos. Pero Pedro Abreu llega a la convicción de que la guerra no va a terminar tan pronto y que amenaza con extenderse hacia las regiones occidentales. Es por ello que comienza a planificar el traslado de la familia para La Habana. Adquiere la casa número 72 del Paseo del Prado, una de las mejores de la ciudad. A la fiesta de inauguración de la residencia asiste el licenciado Luis Estévez Romero, abogado matancero que tiene su bufete en La Habana, donde atiende a lo mejor de la sociedad habanera. Es allí en aquella fiesta que Estévez se siente atraído por Marta y comienza a visitarla. Esta vez Marta se enamora y encuentra finalmente en Estévez el compañero que ansía. En 1874 Marta y Luis contraen matrimonio, y a los 12 meses les nace Pedro, el hijo fruto de su amor. Luego tendrían una niña que fallecería pocos días después de nacer.

LAS OBRAS DE MARTA


En 1876 fallece el padre de las Abreu y meses más tarde fallece la madre, por lo que la fortuna es distribuida entre las tres hermanas. Esto facilita a que Marta pueda llevar a cabo la labor social, educativa y cultural que siempre ha deseado para su provincia. Establece escuelas, un asilo para ancianos, la estación de bomberos y policía, un dispensario para enfermos pobres, y muchas otras obras sociales (ver reseña al final de este artículo). Con la fundación del Teatro La Caridad, el 8 de septiembre de 1885, festividad de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, obsequia Marta a Santa Clara con la institución cultural más importante de ese siglo en aquella ciudad. Los fondos provenientes de las funciones que se llevaban a cabo en el teatro eran utilizados a partes iguales entre las diferentes obras benéficas que ella había instituido.

Hay una curiosa anécdota que cuenta que Marta una vez viajaba por Suiza en compañía del científico, Dr. Carlos de la Torre, cuando vieron desde el tren a unas mujeres lavando en el río. Marta le dijo a Carlos de la Torre: “Se me ha ocurrido una idea; voy a hacer unos lavaderos en Santa Clara”. Y así fue. Mandó construir los lavaderos que tenían una bomba de agua para que las mujeres no tuvieran que ir al río a abastecerse. Estos fueron utilizados por casi 40 años. Los planes de Marta de beneficiar a su ciudad natal tenían una doble vertiente, como explica la historiadora K. Lynn Stoner: “Marta se comprometió con el movimiento independentista ya desde 1885, y mandó construir una planta eléctrica para su ciudad natal sin ayuda ni permiso de España”. Y continúa Stoner: “Trayendo luz a su ciudad significaba, y era así visto por sus ciudadanos, como una señal de seguridad y de apoyo a la soberanía nacional”(2). La planta eléctrica comenzó a funcionar en marzo de 1895, a sólo 14 meses de haberse comenzado a construir. El día de la inauguración se veían carteles por todas partes que decían: “¡Marta, Santa Clara te quiere!”; o “¡Marta, la gran santaclareña!”. En la Plaza Mayor levantaron una torre de madera, réplica de la parisina Torre Eiffel, recubierta de luces, y luego para festejar se celebró una gran gala en el teatro.

Marta se siente tan cubana y desea tanto la independencia de Cuba, que cuando en 1894 el ayuntamiento de Santa Clara presenta una moción para que se le conceda un título de Castilla con la denominación de condesa de Villaclara, se opone a esta distinción. No accede por su modestia y por su patriotismo. Marta no quiere ser condesa de Castilla; ella es cubana cien por cien y sólo quiere ser benefactora de Santa Clara sin que España tenga nada que ver en eso.

LA GUERRA DE 1895

“Mi última peseta es para la Revolución, y si hace falta más y se me acaba mi dinero, venderé mis propiedades […] y si eso todo fuese poco, nos iríamos nosotros a pedir limosna […], porque lo haríamos por la libertad de Cuba”, afirmó Marta Abreu.

En junio de 1895, al comenzar la guerra, Marta y su esposo se exilian a París. Para allá también se ha ido parte de la crema y nata de la sociedad cubana de la época: los azucareros, los cafetaleros, los hacendados y terratenientes. En las tertulias parisinas Marta conversa con las personalidades que impulsan esta guerra desde el exterior, y pide el apoyo de la aristocracia cubana. Envía cables a Estrada Palma con el seudónimo de “Ignacio Agramonte” para que se mantenga en el anonimato, y para averiguar cómo van los progresos de la guerra. Indaga sobre cuánto costaría alistar a un ejército, y sin pensarlo dos veces envía la cantidad 240,000 pesos, cuantiosa suma para aquella época, y que hoy significaría millones de dólares. Estando residiendo en París, Marta también se preocupa por dar a conocer su país a los franceses, y logra establecer en la Sorbona una sala dedicada a la cultura cubana.

Al concluir la guerra, en febrero de 1899, los esposos Estévez retornan a Cuba Libre. Aunque sólo unos pocos saben de su llegada, y a la servidumbre de su casa se le indica que se estén listos en espera de la visita, pronto empieza a correr la noticia por la ciudad. Santa Clara se preparaba para recibirlos con honores y agasajos, y el 19 de marzo, hacia el atardecer, arribaba Marta a su ciudad natal. Se sentía vecina, y nada más que vecina e hija de aquella ciudad querida, y para su regreso solo deseaba la sencillez. “¡Ha llegado Marta!”, decían los vecinos. “Viva la benefactora!” La alegría cundió en todas direcciones. Hubo brindis, discursos y alborozo por las calles.

Ya en su patria, Marta quiso continuar la tarea inacabada antes de su partida a Paris, así como la que demandaba los estragos producidos por la guerra. Había que reconstruir y fabricar; ayudar a los huérfanos; aliviar a las viudas y a los pobres. Tenía que también proseguir con su labor filantrópica y patriótica que incluiría levantar una escuela vocacional de arte, porque ella decía que había que despertar en el cubano su amor por las artes y la cultura.


Pero no podrían disfrutar mucho de Santa Clara ya que al Dr. Luis Estévez había sido nombrado para desempeñar el cargo de Secretario de Justicia bajo la administración norteamericana de ocupación bajo el General Leonardo Wood. Tendrían que trasladarse para La Habana. Marta desea estar en Santa Clara, pero se ve en una disyuntiva. Sin embargo, no vacila pues su corazón y su patriotismo la llevan a la resignación. Tiempo después vendría otra prueba para el matrimonio. Dice Fernando Ortiz: “A propósito de la designación de candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia de la República, el nombre de Luis Estévez y Romero se balanceó en la cresta de la ola”(3). Marta estaba nuevamente en el umbral, siempre dispuesta a subordinarlo todo, a ejercer su patriotismo por la necesidad histórica. Luis Estévez y Romero aceptaría la designación para la vicepresidencia de la República junto con Tomás Estrada Palma como Presidente. Los sueños de Marta tendrían que aguardar una vez más. Pero en 1905 Estévez renuncia como vicepresidente, y el matrimonio por fin se retira a su hogar en Cruces. Parece que ha llegado la hora de satisfacer definitivamente sus aspiraciones. En el sosiego de la paz hogareña, Marta vuelve a dedicarse, incansable, a sus tareas habituales: la casa, la cultura, la beneficencia.

EL ADIÓS DEFINITIVO A CUBA

Pero ni sus deseos íntimos, ni sus proyecciones públicas debían verse satisfechos ya que pocos años más tarde Marta y su esposo emprendían viaje a Europa. Los motivos inmediatos pueden quizás colegirse, pero no constan en ninguna parte, y no hay certeza ni autenticidad de las razones que los hizo dejar a Cuba. De “necesidad de resolver asuntos importantes” hablan algunos; de “criterios políticos” aludían otros; pero en concreto nada puede afirmarse con seguridad. El hecho es que el matrimonio regresó a París. ¿Sintió quizás Marta una profunda melancolía al perder de vista las playas de Cuba? ¿Le asaltó quizás un presentimiento?

Residiendo en Francia no cesó de recibir cartas de Santa Clara con pedidos y lamentos de desgracias, “aquello que no puede una menos que atenderlas y servirlas; - escribía Marta en una carta. “Estoy pasando mesadas a varias familias que se han quedado en la calle, y pagando colegios a niñas que me han recomendado y a otras que han quedado desamparadas”.

En París Marta tiene problemas de salud. En los últimos días de diciembre del 1908 es sometida a una cirugía, pero debido a las complicaciones de ésta, muere el 2 de enero de 1909. A Santa Clara llegan las noticias de su deceso y es tanta la devoción que tiene su pueblo por ella, que se declara duelo nacional por nueve días, y los edificios públicos se visten de cortinas negras. Más de 100 periódicos reseñan el suceso. Los funerales se llevan a cabo el 4 de enero en la iglesia de San Felipe de París y ese mismo día la entierran en el cementerio de Montmartre. Luis Estévez queda totalmente desconsolado. Su compañera de 35 años lo deja solo y triste; ha sido un gran golpe. Ni los nietos, ni el hijo, ni los cuñados lo hacen salir de su profunda depresión, y al mes y dos días después del fallecimiento de Marta, Luis Estévez Romero se suicida. Triste y trágico final para una pareja que tanto ennobleció y que tanto sacrifico y luchó por una Cuba mejor.


Años más tarde, el 20 de febrero de 1920, los restos de Marta Abreu y de Luis Estévez fueron exhumados y trasladados a La Habana en el vapor Flandes para ser sepultados en el panteón de la familia Abreu-Arencibia en el Cementerio de Colón.

Santa Clara fue siempre una de las preocupaciones constantes en la vida de Marta Abreu. La ciudad jamás dejó de estar en ella; siempre la llevó consigo, tanto en la mente como en el corazón. Pudiendo vivir cómoda y tranquilamente en Francia, al margen de lo que pasaba en Cuba, decidió sacrificar parte de su comodidad y ofrecer una porción considerable de la fortuna de sus cofres en beneficio de su país. Supeditó sus deseos a la necesidad que Cuba tenía entonces en la figura de su esposo. Sus contribuciones a la vida civil fueron vistas por todos en la isla como un compromiso público, un acto sagrado, que contribuyó a la causa de la democracia en la nueva nación. Su cubanía, su bondad y su grandeza de espíritu hicieron que se ganara el título de “La Gran Benefactora”. A Marta le debemos mucho los cubanos, y a pesar de los años transcurridos, su vida nos sigue enseñando lo que es la constante preocupación por los necesitados y el amor a la patria.


El Legado de Marta Abreu Arencibia. Fundaciones  y obras.  

  • El Teatro La Caridad – 8 de septiembre de 1885
  • Colegio San Pedro Nolasco (31 de enero de 1882)
  • Asilo de Ancianos San Pedro y Santa Rosalía
  • Obelisco dedicado a los sacerdotes Juan Martín de Concedo y Francisco Antonio Hurtado de Mendoza (15 de julio de 1886)
  • Dispensario El Amparo para niños pobres enfermos y sus familias (1 marzo 1897)
  • Escuela La Trinidad para niños negros
  • Escuela El Gran Cervantes para niños negros
  • Escuela El Buen Viaje
  • Reforma la Ermita del Buenviaje de los Padres Pasionistas
  • Escuela Santa Rosalía
  • Casa de Bomberos (1886)
  • Escuela municipal Concedo (1886)
  • Cuerpo de Policía de Santa Clara (1886)
  • Construcción de cuatro lavaderos públicos: La Pastora, El Carmen, del Puente
  • y el Condado. (18 mayo 1887)
  • Estación meteorológica de Santa Clara, incluyendo todos sus instrumentos
  • y equipamiento técnico (1889).
  • Planta eléctrica para el alumbrado público de la ciudad de Santa Clara (1 de marzo de 1895)
  • Estación de Trenes de Santa Clara
  • Erección del Puente sobre el Paso del Minero en Santa Clara
  • Instrumentos para la Banda de Música del Cuerpo de Bomberos (1899)
  • Donación de una bóveda para los pobres en el Cementerio de Santa Clara.
  • Contribuyó a la reparación del camino a Camajuaní
  • Contribuyó a las reformas que se hicieron a las iglesias del Buen Viaje y
  • la de Encrucijada.
  • Reconstrucción de los hospitales de San Lázaro y San Juan de Dios.
  • Mecenas de artistas, intelectuales y hombres de ciencia como los doctores Carlos de la Torre (científico), Julio Jover Anido (astrónomo) y Manuel Velasco (médico).
  • Quince envíos de remesas para la independencia de Cuba equivalentes a más de 240,000 pesos



-----------------------------------------
Citas y Notas 

  1. Camacho, Pánfilo: Marta Abreu, Una Mujer Comprendida, Ediciones Universal, Miami, 1995, p. 49.
  2. Stoner, K. Lynn: Militant Heroines and the consecration of the Patriarcal State: The glorification of Royalty, Combat and National Suicide in the making of Cuban National Identity, p 5.
  3. Fernando Ortiz: “Homenaje Póstumo”, Revista Bimestre Cubana, núm. 2, Vol. VII, marzo-abril, 1912.





-----------------------------------------------------
BIBLIOGRAFÍA

Camacho, Pánfilo: Marta Abreu: Una Mujer Comprendida, Ediciones Universal, Miami, 1995, Pág. 49.
De Castromori, Javier: “Marta Abreu y Luis Estévez en el centenario de sus muertes”, Memorando Vitae, www.blogger.com
Fernández Soneira, Teresa: Mujeres de la Patria, contribución de la mujer a la independencia de Cuba, vol. III, Ed. Universal, Miami (en preparación).
Fernández Triana, Juan Manuel: Marta Abreu, Excelsa Cubana, Centro del Patrimonio Cultural de Santa Clara. www.verbiclara.nireblog.com.
Fernando Ortiz, “Homenaje Póstumo”: Revista Bimestre Cubana, Núm. 2 Vol. VII, marzo-abril, 1912.
Stoner, K. Lynn: “Militant Heroines and the Consecration of the Patriarcal State: The glorification of royalty, combat and national suicide in the making of Cuban national identity”, Cuban Studies 34 (1): 71-96, enero 2003.


en Amazon
------------
en Amazon


----------------------
Teresa Fernández Soneira (La Habana 1947), es una historiadora y escritora cubana radicada en Miami desde 1961. Ha hecho importantes aportes a la historia de Cuba con escritos y libros de temática cubana, entre ellos, CUBA: Historia de la educación católica 1582-1961, Ediciones Universal, Miami, 1997, Con la Estrella y la Cruz: Historia de las Juventudes de Acción Católica Cubana, Ediciones Universal, Miami, 2002. En los últimos años ha estado enfrascada en su obra Mujeres de la Patria, contribución de la mujer a la independencia de Cuba, (Ediciones Universal, Miami 2014 y 2018). El volumen I dedicado a la mujer en las conspiraciones y la Guerra de los Diez Años, y el volumen 2, de reciente publicación, trata sobre la mujer en la Guerra de Independencia. En estos dos volúmenes la autora ha rescatado la historia de más de 1,300 mujeres cubanas y su quehacer durante nuestras luchas independentistas.

Gaspar, El Lugareño Headline Animator