Wednesday, September 25, 2019

La Bandera Cubana ondeó por primera vez en Nueva York (por Carlos A. Peón-Casas)



No me lo tiene que creer a mí. El dato lo traduzco tal lo leo, con el mismo asombro ante un suceso histórico ciertamente desconocido, al menos para este curioso escribidor, y encontrado al azar en una ya antigua edición en Inglés del National Geographic Magazine de 1949(1).

El hecho lucía igualmente sorprendente para el cronista que lo relataba, al considerar aquella primera vez newyorquina, antes de que la bandera ondeara, por primera vez, y con toda propiedad en suelo cubano.

La historia de los sucedido se vincula, inexorablemente a Narciso López, el venezolano que primero combatiera a Bolívar del lado español, y que luego, fuera líder de una de las primeras asonadas independentista en Cuba, y bajo cuya instancia se diseñara aquel temprano pabellón, que con el tiempo, llegaría ser nuestra insignia nacional.

La fuente que voy citando dice, concordando con lo que la historiografía más clásica ha venido repitiendo, que fue el poeta cubano Miguel Teurbe Tolón, quien a petición de López, dibujara aquel temprano diseño(2), ya concebido primero por el propio Narciso López.

El hecho sucedía en una muy humilde casa de huéspedes de la ciudad neoyorquina, cita:
en la calle de Warren, acera del río Norte, entre la calle Church y Collene Place, en los primeros días del mes de junio de 1849. Allí vivía Tolón y allí concurríamos todos los desterrados de entonces. El general López, Betancourt, Aniceto Iznaga, Pedro Agüero, Macías, Sánchez Iznaga, Manuel Hernández y otros varios(3).
Le tocó a una dama, Emilia, la esposa del poeta, darle vida con sus manos a aquella sagrada insignia, quien cosió sus partes y se la regaló finalmente a Narciso López.

El 11 de mayo de 1850, la bandera ondeó con toda su gracia en la Gran Manzana, en lo más alto del edificio que ocupara entonces, el periódico norteamericano Sun, Cirilo Villaverde, el relevante autor de nuestra Cecilia Valdés, así nos lo recuerda:
la izaron los hermanos Beach, dueños del Sun, en lo alto de su oficina, situada entonces en la esquina de abajo que forma la intercepción de la calle de Fulton con la de Nassau(…)(4)
Todo acaecía justo unos días antes de la partida de Narciso López y la que sería aquella fallida expedición revolucionaria a Cárdenas el 19 de aquel mismo mes.

Pero al parecer, y según nos aclara otro testimoniante, no fue aquella la que con toda seguridad, y ya en suelo cubano, ondeara en la Plaza de Armas de la Perla del Norte, presentada por su primer abanderado: Bill Redding.

Leyendo con atención a Emeterio Santovenia(5)  descubrimos que:
Una bandera como la descrita en la constitución provisional de Cuba autorizada por Narciso López fue hecha de rica seda en Nueva Orleans. Sus dimensiones: aproximadamente dos metros de largo por uno de ancho. Las manos bordadoras pusieron una de las cinco puntas de la blanca estrella fijada en el triangulo rojo hacia el centro de la barra del medio de la enseña(6)
Al abandonar Cárdenas, tras doce horas de ocupación, las tropas insurrectas partieron con aquel sacro pabellón, era su abanderado en aquel minuto Juan Manuel Macías, quien la denominó como “Primus in Cuba”, y de su mano regresó a Nueva York.

Por muchos años, y tras la trágica muerte de Narciso López, fue su celoso custodio. A su muerte, fue su hija Alicia Macías y Brown quien atesoró la enseña. En 1918 la donó al entonces Presidente de la República, el Mayor General Mario García Menocal, quien la recibió a nombre del gobierno de Cuba.

Pero en 1921, y todavía en su mandato, decidió traspasarla al cuidado del integérrimo ciudadano y Coronel del Ejercito Libertador: Manuel Sanguily, quien a su vez era ya depositario de documentos y objetos provenientes de Narciso López. A su deceso fue su hijo: Manuel Sanguily y Arizti, el legatario de tan patriótico signo.

Finalmente, en al año de 1944, aquel último, donó la bandera al Senado de la República de Cuba donde hubo de figurar a la derecha de la mesa presidencial, colocada allí en amplio testero, el 14 de diciembre de 1944.




-----------------------------------
  1. The National Geographic Magazine. May 1949. Flags of the Americas. Elizabeth W. King. p.639
  2. Cirilo Villaverde, testigo presencial del suceso, dejaría testimonio a posteriori de lo ya dicho, en carta aclaratoria al Director del Periódico “La Revolución de Cuba”, escrita el 12 de febrero de 1873 y publicada en aquel el 15 de febrero del mismo año. El periódico de marras había dado equívocamente, todo el crédito de la ideación de la enseña patria a Gaspar Cisneros Betancourt (El Lugareño). En Como surgió la idea de nuestra bandera. Bohemia. Año 42-Núm.21. La Habana. Mayo 21 de 1950. P.4
  3. Ibíd.
  4. Ibíd. p.251
  5. La bandera que por vez primera flameó en Cuba hace un siglo. Emeterio Santovenia. Bohemia. Año 42-Núm.21. La Habana. Mayo 21 de 1950. P.4
  6. Ibíd. p.16

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator