Tuesday, February 12, 2019

Beato Olallo Valdés (por Joaquín Estrada-Montalván)


Algunos datos biográficos

José Olallo fue depositado al mes de nacido en la Casa Cuna de La Habana, por lo que no se conoce quienes fueron sus padres, o alguna otra información de su historia familiar. En su mano tenía una cinta, en la que se consignaba que había nacido el 12 de febrero (de 1820). Por esta razón su apellido es Valdés, que se les otorgaba a los niños que eran criados en esa institución y de los cuáles se desconocían sus apellidos familiares.

Olallo Valdés, tuvo una vocación religiosa temprana y al parecer influido por el ambiente de caridad en que se desarrolló su niñez y temprana juventud, se decidió por la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios. Terminado su noviciado y hecha la primera profesión de votos, en el mes de abril de 1835, fue remitido al Hospital de San Juan de Dios de Puerto Príncipe (hoy Camagüey), donde vivió el resto de sus días. En este lugar ejerció de enfermero, cirujano, y además se dedicó a la educación de los niños vecinos del barrio.

Entre las muchas anécdotas que se cuentan del P. Olallo, una de las más célebres es la que narra como el 12 de mayo de 1873, lavó el cadáver del Mayor Ignacio Agramonte que fuera tirado en el piso de las galerías del Hospital por los militares españoles y que además, se atrevió junto al sacerdote Manuel Martínez Saltage, a pronunciar el Oficio de los Difuntos.

Falleció en su celda del hospital el 7 de marzo de 1889, a causa de un aneurisma de la aorta abdominal. Su entierro en el Cementerio General fue una impresionante manifestación de duelo popular.

En el año 1901 el Ayuntamiento de la Ciudad dispuso en su homenaje, que a la Calle de los Pobres y a la Plaza de San Juan de Dios, se les cambiaran sus respectivos nombres por el de P. Olallo.

La Causa de su beatificación se inició, por el Proceso Diocesano, en 1990. Este primer paso, en su camino a los altares, culminó el 29 de noviembre de 2008, día que que fue proclamado Beato en la misma ciudad donde vivió su santa existencia terrenal.

El renacimiento de su obra


Foto/Blog Gaspar, El Lugareño. 27 de noviembre de 1999: Mons. Adolfo Rodríguez inaugura, en Camagüey, el Asilo de Ancianos “Padre Olallo”, de los Hermanos de San Juan de Dios.
--------------------

El 27 de noviembre del año 1999, la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios logró fundar en la ciudad de Camagüey un Hogar para Ancianos. El cual está dedicado a al beato cubano. La institución caritativa se encuentra ubicada precisamente en la calle que lleva su nombre y a unos 200 metros de distancia del antiguo Hospital, en el que ejerció por más de medio siglo. El Hogar presta servicio interno, de hospital de día, y tiene una consulta externa de fisioterapia. La labor se realiza en conjunto con el Ministerio de Salud Pública.

Los Hermanos de San Juan de Dios laboran actualmente en tres instituciones sanitarias en el país: dos en La Habana –el Hogar San Rafael, para ancianos, y el Sanatorio San Juan de Dios, para enfermos mentales– y en Camagüey, el Hogar P. Olallo.

Beatificacion del P. Olallo


Foto/Blog Gaspar, El Lugareño.
Crucifijo que se conserva en la Iglesia de San Juan de Dios, Camagüey,
ante el que rezaba (dice la leyenda) el P. Olallo.

----------------

Según explicó el  Félix Lizaso Barruete, Postulador General de la Orden de San Juan de Dios, la inciativa de inciar la Causa de Betificación del P. Olallo, fue de Mons. Adolfo, en esos momentos obispo de Camagüey y quien en estos momentos recorre su propio camino a los altares. 
La idea fue de la Iglesia en Camagüey. En 1989, a propósito de la celebración del centenario de la muerte de Olallo, el arzobispo, Mons. Adolfo Rodríguez, le pidió al Superior General de la Orden , fray Brian O'Donell, promover la Causa de José Olallo Valdés, Hermano Hospitalario, y una figura que en vida había alcanzado fama de santidad por sus virtudes y acciones humanitarias a favor de los pobres, enfermos y necesitados. La Orden apoyó la propuesta y expresó que podría ser presentada en memoria del tercer centenario de la Canonización de San Juan de Dios, a celebrarse en 1990. (P. Félix Lizaso Barruete, Postulador General de la Orden de San Juan de Dios. Entrevista en Palabra Nueva)

Daniela Cabrera Ramos, "la niña del milagro del Padre Olallo". 
Foto del año 2008
------------------------

El milagro que constituyó el culmen del proceso, es narrado a continuación: 

La orden procuró divulgar su figura a través de calendarios, estampas, novenas, etcétera… Por eso numerosas gracias llegaban a la postulación por intercesión de Olallo… Imaginé que un presunto milagro no demoraría mucho. Y así fue. El 18 de septiembre de 1999 conocemos de la curación inmediata de la niña Daniela Cabrera Ramos atribuida a la intercesión de Olallo. La pequeña de tres años padecía de un “Linfoma no Hodgkin, tipo Burkitt, estadio III”, el cual le afectaba gran parte de sus órganos, los que tenían muy disminuidas sus funciones normales. El riñón no filtraba, la niña no orinaba, estaba ya muy inflamada y con un cambio brusco de su coloración general.
”Los médicos le habían dicho a sus padres: ‘Lo sentimos; esta enfermedad, cuando llega, viene para matar’. Pero los milagros existen, y son, desde el punto de vista del Evangelio, signos de la misericordia de Dios, del amor de Dios. Y el signo hay que verlo muchas veces en el orden de la fe, que como decía Jesús: ‘tu fe te ha salvado’. Declara Yamila, la madre de la niña, que ella no tenía fe, era el padre de la pequeña quien con fervor le pedía a Olallo para que intercediera por ella. Él oía al padre Olallo decirle que su hija se iba a curar, que rezara mucho, que confiara… Tras la oración sentida y la fe sólida, se produjo el milagro de la curación: la niña orinó, la inflamación comenzó a bajar, y su coloración volvió a ser la de antes. El tumor desapareció. Para la madre, también se produjo un milagro: el de descubrir ¡y con qué prueba! la fe
(El sacerdote Félix Lizaso Barruete, hermano hospitalario de San Juan de Dios y Postulador General de la Orden en entrevista con Palabra Nueva)
La Iglesia Universal recuerda especialmente en el día de hoy al Beato Olallo, la devoción que no pocos tenemos por el P. Olallo hace que cada día le tengamos presente en nuestras oraciones.


---------------------------

Carta Apostólica donde Su Santidad inscribe en el Libro de los Beatos
al Venerable José Olallo Valdéz hermano hospitalario de San Juan de Dios.

Nos, acogiendo el deseo de nuestro Hermano Juan García Rodríguez, Arzobispo de Camagüey, y de muchos Hermanos en el Episcopado y de muchos fieles, después de haber oído el parecer de la Congregación para las Causas de los Santos, en virtud de nuestra Autoridad Apostólica, concedemos que el Venerable Siervo de Dios José Olallo Valdés, religioso de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que dedicó toda su vida al servicio y a la asistencia de los enfermos y necesitados, viviendo el espíritu evangélico del Buen Samaritano, de ahora en adelante sea llamado con el nombre de Beato, y que su fiesta pueda ser celebrada cada año el día 12 de febrero.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

Amén. 

Dado en Roma, junto a San Pedro, el día venticinco de noviembre del Año del Señor 2008, cuarto de nuestro Pontificado. 

Benedicto XVI, Papa


No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator