Sunday, June 10, 2018

Loie Fuller (por Florencia Guglielmotti)

Nota del blog: Sección semanal dedicada al Ballet y la Danza, a cargo de la la ballerina, coreógrafa y profesora Florencia Guglielmotti.


Loie Fuller, o Marie Louise Fuller como indica su partida de nacimiento, nació en Fullersburg, Illinois, Estados Unidos, el 22 de enero de 1862. Fue una niña prodigio que debutó como actriz a los 4 años, realizando numerosas giras dentro de Estados Unidos. Nunca recibió formación en danza, ella se consideraba una bailarina autodidacta; tampoco era delgada ni poseía líneas estilizadas, todo lo cual suplía con sus ligeros vestidos de gasa y tul que solo dejaban a la vista sus pies, sus manos y su redondeado rostro. Este vestuario, sumado a novedosos montajes lumínicos, generaban asombrosos efectos de movimiento. Así alcanzó fama y reconocimiento que rápidamente la llevaron a realizar una gira por Europa.


La primera presentación en el viejo continente la realizó en Alemania y de allí fue a Francia, con un espectáculo de 45 minutos en el Folie-Berger de París que fue un gran éxito. Radicada ya en la capital francesa y habiendo obtenido la aprobación de la intelectualidad local, llamó la atención de los hermanos Lumiére, quienes la filmaron con la intención de captar el juego de luces y movimientos con su cámara, sin embargo las tomas eran en blanco y negro, por lo que coloreaban a mano, cuadro por cuadro, imitando el efecto de la representación en vivo.

También fue tomada por Henri de Toulouse-Lautrec y Auguste Rodin como modelo para sus obras. Y mantenía interesantes intercambios sobre sus ideas de la luz con el matrimonio Curie, quienes eran amigos personales de Loie. Ella sentía gran apego por las ciencias naturales, creó la Danza de la mariposa (1892) y la Danza del lirio (1897), y por los nuevos inventos y descubrimiento que surgían, como fue el caso del cine, y también de la radio, creando la Danza del radio (1906). Su interés se desplazaba también hacia los elementos, la Danza del fuego (1895), y los fenómenos de la naturaleza, como la tormenta en Salomé (1895).


Su primer y más destacado trabajo fue el solo Danza de la serpiente (1890), de allí que a su estilo de danza se le denominara como “danzas serpentinas”. A medida que avanzaba en sus creaciones, el vestuario se volvía más complejo y voluminoso: llegó a bailar con vestuarios que alcanzaban los 6 metros de alto, 3.5 metros de diámetro y un peso de 10 kilos. Así mismo, la luminotecnia se complejizaba y llegó a tener un equipo de 40 técnicos en una función.

Fue una innegable innovadora, sin embargo, sus aportes a la danza están más relacionados con el uso del espacio y de la tecnología en la obra dancística que con la creación de un estilo propio de movimiento.

Falleció en París, el 21 de enero de 1928, a los 65 años, de neumonía.






------------------------------
Florencia Guglielmotti reside en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Es Profesora de Danza (titulada en la Escuela Nacional de Danzas "María Ruanova"), Licenciada y Profesora de Artes (recibida en la Universidad de Buenos Aires). Cursó estudios en la Escuela Nacional de Ballet de Cuba. Es Miembro de International Dance Council CID (UNESCO).

Actualmente se desempeña como Profesora de Danza Clásica y como Profesora Titular de Historia de la Danza en la Escuela Superior de Enseñanza Artística "Aída V. Mastrazzi". florenciagu@gmail.com

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator