Wednesday, June 27, 2018

Dos poemas guerreros del Camagüey (por Carlos A. Peón-Casas)


La memoria y la tradición que entroncan con sucesos de signo libertario en el otrora Camagüey, tienen en dos poetisas del terruño, Martina Pierra e Isabel Velasco y Cisneros, ejemplo suficiente, aunque a veces, y como es el caso, sus nombres, hayan dormido el sueño inmerecido del olvido mas falaz: el que se ignora a sí mismo.

Para enmendar tan inopinada desidia, referimos hoy a sendos textos poéticos de la autoría de estas insignes poetisas, pero también patriotas, que hemos podido rescatar de las páginas de una publicación más que centenaria, la revista El Fígaro(1).

Martina Pierra Agüero, según Calcagno, tiene que ser un nombre infaltable en las letras principeñas, como acaso el de la Avellaneda, de quien era también parienta y según nos sigue diciendo el ya citado bibliógrafo, en su bien informado Diccionario que:
“despuntó como aficionada en comedias de costumbres: de once años hizo su primera composición Una noche de Luna, de 14 colaboró con El Fanal, de dicha ciudad, y después en casi todos los literarios de la Isla(…) en el 51 acreció mucho su nombre literario con la publicación de su muy bella, vehemente poesía A la muerte de Joaquín de Agüero; y en ese año fatal para aquella ciudad, perdió como tantos otros de su familia, todos los bienes simpatizadora como era de la insurrección(…)”
El texto suyo que ahora aireamos data de esa misma época, y según se nos acota en la ya citada publicación El Fígaro, se trata de un Soneto que la poetisa hubiera de enviar a Joaquín de Agüero y Agüero, “junto con la primera Bandera Cubana y por la cual, fue la autora juzgada en Consejo de Guerra, el año 51”(3).
Reza así tan inspirada pieza poética:
De libertad, sublime y glorioso
el pendón recibid, camagüeyanos;
con entusiasmo desplegadlo ufanos,
que ha llegado el momento venturoso.

Hacedlo que tremole siempre hermoso,
en vuestras firmes y valientes manos,
y el que ostentan los déspotas tiranos
destruid, con influjo portentoso.

Valientes…! combatid…! mientras al cielo
Una plegaria alzamos, fervorosa,
para que Dios nos de pronto el consuelo

de libre ver a nuestra patria hermosa!
Combatid!...combatid…! que la victoria
Risueña os muestra el templo de la gloria(4).
De otro momento de la historia patria, ya en las postrimerías de la Guerra del 95, data el poema ¡Hurra!(4) de Isabel Velasco y Cisneros, de quien no tenemos mayores referentes, salvo la acotación que nos la reconoce como sobrina de Salvador Cisneros Betancourt, sus inspiradas cuartetas tienen como sujetos poéticos a los héroes cubanos y a la bandera patria.

Con ellas, ponemos cierre a esta necesaria rememoración sobre dos poetisas y dos textos patrióticos de indudable significación en la historia de nuestra patria chica puerto principeña, y nuestra común nación cubana
¡Gloria eterna a los héroes cubanos,
Que han alzado con gozo profundo,
En la patria, tocando hasta el cielo,
La bandera más linda del mundo!
¡La bandera del triangulo rojo,
Donde luce la estrella divina,
que aclamando los tiempos pasados,
nuestra suerte futura ilumina!

¡La bandera de listas azules,
que se ha visto cubierta de gloria;
la bandera rayada de blanco
que tan alta aparece en la historia!

¡La bandera de perla y zafiros
Con su estrella de de brillo profundo!
¡La bandera del triangulo rojo!
La bandera más linda del mundo!(5)

---------------------------------------------
  1. El Fígaro. Periódico Literario y Artístico. Habana 3 de Septiembre de 1899. Año XV. No. 33
  2. Diccionario Biográfico Cubano. Francisco Calcagno. New York, 1878. p.502
  3. El Fígaro Ibid. p.37
  4. Ibid. p.37
  5. Ibid. p.39

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator