Friday, March 16, 2018

En honor de Mons. Eduardo Boza Masvidal (por Joaquín Estrada-Montalván)



La Iglesia y Cuba han sido siempre mis dos grandes amores,
al servicio de los cuales he querido consagrar mi vida,
y ellos se entrelazan y se complementan maravillosamente
en la vida y el ministerio del sacerdote.
Mons. Eduardo Boza Masvidal



 
Mons. Boza, el número trece de catorce hermanos, nació en la ciudad de Camagüey el 18 de septiembre de 1915, en una familia profundamente cristiana. Su casa estaba situada en la calle Avellaneda, número 18, según la numeración de aquellos años. Fue bautizado el 4 de noviembre del año 1915 en la Iglesia de la Soledad. De su infancia él narra en sus memorias:
Recuerdo cuando iba a las flores de mayo en la Iglesia de La Soledad, que nos reuníamos muchísimos niños, [...] guardo muy gratos recuerdos también de las fiestas populares, de los carnavales, en los cuales los niños nos divertíamos mucho [...] era agradable pasear por el Casino Campestre.
Alrededor del año 1922 se traslada con su familia a vivir a La Habana, en el barrio del Vedado. Estudió en el Colegio de los hermanos de La Salle, hasta que se graduó del bachillerato en el año 1934. Estudió en la Universidad de La Habana en la facultad de Filosofía y Letras, donde fue miembro del la Agrupación católica Universitaria (ACU). Hizo su tesis de grado sobre el sentido poético de san Francisco de Asís, lo que le permitió a partir de estos estudios, según él, que fuera “uno de mis santos favoritos, junto con Santa Teresita del Niño Jesús, cuya vida de sencillez y humildad también me entusiasmaba”.

Entra al Seminario de la Habana en septiembre de 1935, haciendo los primeros años de manera externa, para poder continuar con los estudios universitarios. Es ordenado sacerdote por Mons. Arteaga, Arzobispo de la Habana el 27 de febrero de 1944. Sirvió en varias parroquias habaneras, como en el Cerro, Madruga, y en La Caridad. Fue profesor de Historia de la Iglesia en el Seminario del Buen Pastor, Capellán del Colegio de las Religiosas del Sagrado Corazón. Organizó las escuelas parroquiales, en Madruga y en la parroquia de La Caridad. Colaboró en la fundación y el buen funcionamiento de la Acción Católica y de otras asociaciones religiosas en los lugares donde estuvo sirviendo. Fue, asimismo, Capellán Nacional de los Scouts de Cuba, desde el año 1947 hasta 1961.

En la parroquia de La Caridad se distingue en el apostolado por los más necesitados. Él describe la labor de aquellos momentos:
una catequesis de centenares de niños, una de adultos por la noche, se llenaba la Iglesia, especialmente de gente pobre [...] funcionaba también el Dispensario Médico Parroquial [...] en todo esto trabajaban muchos laicos [...] ellos eran los que me empujaban a mí.
También trabajó en la reconstrucción del templo, de la casa parroquial, en la devoción de la patrona de Cuba, seria interminable si nos quisiéramos referir totalmente a su labor en esta parroquia.

Fue nombrado Rector de la Universidad de la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Villanueva en el año 1959, célebre este centro por el alto nivel académico del claustro de sus profesores. En marzo de 1960 fue designado por el Papa Juan XXIII, como Obispo Auxiliar de La Habana, manteniendo su ministerio en la parroquia de La Caridad.

En septiembre de 1961, momento crítico de las relaciones Iglesia-Estado, es expulsado de Cuba, junto a alrededor de 130 sacerdotes en el barco Covadonga. Después de peregrinar por España y Colombia, se asienta definitivamente en Venezuela.

Mons. Boza, se mantuvo desde su lejanía física muy cercano a Cuba y acompañando siempre espiritualmente a los cubanos emigrados. En noviembre 1987 visitó Cuba, en esa ocasión celebró misa en Camagüey en la parroquia del Cristo. En 1998, con motivo de la visita de SS Juan Pablo II, estuvo por última vez en la Isla.

En la noche del 16 de marzo de 2003 falleció Mons. Eduardo Boza Masvidal. 

Actualmente se encuentra en curso el proceso de su beatificación.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator