Thursday, December 25, 2014

Calles y callejones de Camagüey: Callejón de Arucas, Del Rosario, Coronel Borrero (por Marcos A. Tamames-Henderson)

Nota del blog: Cada jueves se publica en el blog, gracias a la cortesía de Marcos Antonio Tamames-Henderson, una selección de su nuevo libro Calles y callejones de Camagüey. Entre la leyenda y la historia. 

El callejón de Arucas se encuentra paralelo a San Idelfonso y nace en Santa Ana para extenderse a la derecha hasta Jesús, María y José. Su nombre debe encontrar origen en el apellido de uno de los vecinos asentados en su entorno, probablemente a don Carlos de Aruca, de la parroquia Santa Ana en 1797. El apellido puede estar vinculado al hecho de que este vecino fuera originario de Arucas, municipio perteneciente a la provincia Las Palmas, al norte de Gran Canaria en España, donde el modo de llamar a la ciudad es tan fuerte que se reconoce su iglesia, bajo la advocación de san Juan Bautista, como Catedral de Arucas, amén de que no alcance esta jerarquía eclesiástica.

En cuanto a del Rosario, parece estar vinculada a la devoción religiosa. No olvidemos que una de las capillas laterales de la iglesia Mayor está bajo la advocación de esta virgen y son varias las esclavas que, en el entorno de esta calle y desde finales del XVIII, ostentan el nombre de María del Rosario, entre las que se encuentran la de casta arará que perteneciente a doña Catalina Ortega en 1798 y la mandinga de Ignacio Marrero en 1799. No hay que descartar la posibilidad de que para citarle se tome como referente solo el nombre femenino tal y como aparece en el Plano topográfico de Puerto Príncipe y sus cercanías (1883) que dedicara Tomás Valiés y Benabarre al ilustre don Enrique Capriles y Asuna, defensor de las Carolinas y primer gobernador civil nombrado para Puerto Príncipe, donde coloca el texto “C. del Rosario”.

En relación con el cambio de nombre según el listado levantado el 21 de diciembre de 1927 por el DSAM consta la permanencia de su nombre y se especifica que se le reconoce indistintamente por callejón del Rosario o de Arucas, informe que se lee en sesión del 12 de marzo de 1928. De modo que a partir de esta fecha se incorpora al potencial de espacios urbanos donde legitimar o rendir tributo a una personalidad del ámbito político o cultural.

El nombre Coronel Esteban Borrero Echevarría aparece como propuesta de una de las calles de la ciudad el 23 de agosto de 1927. Para entonces el concejal Luis R. Sala Céspedes sugiere el callejón de Tío Perico, mas ante la duda del estado en que se encuentra el nombre de esta calle se solicita informe a secretaría. La segunda oportunidad se anuncia en sesión del 11 de abril de 1930 y se realiza en relación con el callejón de las Micaelitas; y la tercera y definitiva días después, en la del 28 de abril; ocasión en la que Sala comunica que no han sido modificado los nombres a los callejones Tío Perico y de Aruca, razón por la que rehace la sugerencia de rendir tributo en este último a Esteban Borrero, acuerdo que se confirma el 7 de mayo de ese año.

Así, incorporaron los camagüeyanos en la ciudad un referente para recordar a Esteban Borrero y Echevarría (Puerto Príncipe 1849-San Diego de los Baños 1906), el médico, literato, educador y patriota que alcanzó el grado de coronel. Antonio Barreras Núñez lo llama el gran cervantista cubano y destaca como signo de perseverancia el hecho de combinar el trabajo en un taller de zapatería con el de repartidor de pan en tiempos de postguerra. Dentro de sus obras el historiador Jorge Juárez Cano destaca la composición A la mujer, publicada en el Correo de las Damas en 1876 y anota que “junto a Varona, Tejera, Betancourt, los Sellen y Valera Zequeira redactó Arpas Amigas, calurosamente juzgada por Revilla en El Globo de Madrid”. Apunta Juárez que se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad de La Habana el 8 de octubre de 1879, al tiempo que subraya que sus tareas literarias le consagraron como “exquisito poeta y cuentista admirable”; que partió a Cayo Hueso al iniciarse la Revolución el 24 de Febrero de 1895 y más tarde “el austero don Tomás Estrada Palma lo nombró Delegado General del Partido Revolucionario Cubano en Costa Rica y El Salvador”. El académico de la Historia de Cuba, Sr. Chacón y Calvo insertó sus poemas “De lo más interno” y “Flor de un día” en Las cien mejores poesías cubanas (Madrid, 1922).

En de Arucas debían encontrar los camagüeyanos el referente para recordar a uno de los protagonistas en la fundación de la Sociedad de Estudiantes Clínicos de La Habana y la Sociedad Antropológica, así como de las publicaciones Gaceta Médica, la Revista de Ciencias Médicas y la Enciclopedia Médica, entre otras. La memoria colectiva ha mantenido en la cotidianeidad el nombre de Arucas, este fragmento urbano que cualifica el CH, pero dista considerablemente del área declarada PCH.


--------------------------------------
Marcos Antonio Tamames-Henderson (Jamaica, Guantánamo, 1961). Lic. Historia del Arte (1997), MSc. en Historia del Arte y en Conservación y Rehabilitación de Centros Históricos (2007). Miembro de la Uneac, Unaic, Unhic. La Editorial Ácana ha publicado sus libros De la Plaza de Armas al Parque Agramonte. Iconografía, símbolos y significados (2001, 2da ed. 2003); Tras las huellas del patrimonio (2004); La ciudad como texto cultural. Camagüey 1514-1837 (2005); Una ciudad en el laberinto de la ilustración (2009) y La cofradía de los signos urbanos (2012). Premio Especial Roberto Balmaceda (Uneac, 2002), Juan Marinello (2006), Juan Torres Lasqueti (2005, 2010, 2011 y 2012), Ensayo Histórico Enfoque (2007), Crítica Histórica José Luciano Franco (2005), Publicaciones, teoría y crítica en el V Salón de Arquitectura (2005) y Jorge Enrique Mendoza (2004), entre otros.

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator