Friday, July 12, 2013

Fernando Figueredo Socarrás (por Frank de Varona)

Un camagüeyano que hizo valiosas contribuciones tanto en Cuba como en los Estados Unidos, fue Fernando Figueredo Socarrás quien nació en Puerto Príncipe el 9 de febrero de 1846 y falleció en La Habana el 13 de abril 1929. Su padre Bernardo Figueredo y Téllez era de Bayamo y su madre Tomasa Socarrás de Varona de Camagüey. Nació en la casa de sus abuelos maternos como era común en aquella época.

Estudió en Bayamo y en La Habana y a los 18 años pasó a estudiar en la Escuela de Ingeniería de Troy en el estado de Nueva York. Allí hizo amistad con Teddy Roosevelt que le llamaba cariñosamente “Figue.” Informado por su padre de la situación en Cuba regresó a Bayamo en 1868 incorporándose a las tropas de Carlos Manuel de Céspedes quien lo nombró Ayudante-Secretario. Participó en el primer y en el último combate de la Guerra de los Diez Años. Fue testigo presencial de todos los eventos más importantes de la guerra. Estuvo presente en el combate y la toma de Bayamo al igual que en su defensa e incendio. Acompañó al Padre a la Convención de Guáimaro donde Céspedes fue electo Presidente de la República en Armas. Participó en el ataque a Las Tunas. Ascendido a capitán estuvo presente en Bijagual cuando Céspedes fue depuesto de la presidencia por la Cámara de Representantes. Posteriormente Figueredo fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la División del Mayor General Manuel Calvar que operaba en Oriente. Después de la muerte de Céspedes en San Lorenzo, Figueredo visitó el lugar del suceso y vio las ruinas de la casa del Padre de la Patria y el lugar donde fue asesinado por los españoles.

Tomás Estrada Palma lo nombró Canciller y Secretario del Consejo de Gobierno de la República en Armas. En 1875 y 1876 Figueredo fue electo a la Cámara de Representantes de la República en Armas. Participó con el General Antonio Maceo en la entrevista con el Capitán General Arsenio Martínez Campos el 15 de marzo de 1878 en los Mangos de Bataguá. Con el General Maceo y el General Calvar continuó la lucha hasta una segunda entrevista con el Capitán General Martínez Campos en la Torre de Barigua el 28 de mayo de 1878. Al terminar la Guerra de los Diez Años, Fernando Figueredo, que ya era coronel del Ejército Libertador, parte con su esposa de la manigua, Juanita Antúnez, y su hijo para Puerto Plata, República Dominicana. Con su esposa, con la que tuvo nueve hijos, contrajo matrimonio tres veces, el primero fue un matrimonio civil bajo las leyes de la República en Armas, después por un ministro protestante y finalmente por un sacerdote católico. En Puerto Plata continuó trabajando por la libertad de Cuba y debido a la protesta del Cónsul de España, el gobierno dominicano le pidió que cesara sus actividades políticas. Entonces decidió mudarse a Cayo Hueso (Key West) en 1881.

En el Cayo Figueredo dictó una serie de conferencias sobre la Guerra de los Diez Años debido a que él como nadie había participado en todos los sucesos más importantes de esta guerra. Estas conferencias en Cayo Hueso se efectuaron de 1882 a 1885 y años después fueron publicadas en un libro llamado La Revolución de Yara en La Habana en 1902. Dice en su introducción al libro que “estuve en el primero y en último combate de la Guerra de los Diez Años; escuché el primero y último tiro de ese gran esfuerzo que por romper sus cadenas realizó durante diez años una parte del noble pueblo de Cuba.”

En Cayo Hueso, Fernando Figueredo continuó luchando por la independencia de Cuba. Con otros patriotas cubanos creó la Convención Cubana una organización para unir todas las agrupaciones patrióticas de Cayo Hueso. Junto con José Francisco Lamadrid, José Dolores Poyo recibió a José Martí en el muelle del Cayo y se convirtió en uno de sus mejores colaboradores. Era precisamente en casa de Figuereos donde se quedaba Martí cuando visitaba Cayo Hueso. Una mañana al bajar Martí para el desayuno la hija de Figueredo, Tomasa, de siete años le regaló unas flores a Martí y éste le dedicó a la niña unos lindos versos.

Fernando Figueredo además de su trabajo por la independencia de su patria también participó en la vida pública de la Florida como ciudadano de los Estados Unidos. En 1885 se convirtió en el primer cubano electo Representante a la Legislatura de la Florida representando Cayo Hueso. Más tarde fue nombrado superintendente de escuelas del Condado Monroe. Con miles de cubanos Figueredo se trasladó al área de Tampa y fundó la ciudad de West Tampa siendo Figueredo electo su primer alcalde el 5 de junio de 1895.

Durante la Guerra de 1895 en Cuba el Coronel Figueredo quiso regresar a pelear a la manigua pero le pidieron que aceptara el puesto de Sub-Delegado del Partido Revolucionario Cubano. Figueredo preparó a jóvenes de la Florida para ir a pelear a Cuba y fue encargado de recaudar dinero para la revolución en Tampa y Cayo Hueso. Con gran honestidad Figueredo recaudaba entre $30 y $50 mil dólares al mes que enviaba a Tomás Estrada Palma, quien después de la muerte de José Martí, lo sustituyó como Delegado del Partido Revolucionario Cubano en Nueva York. Después del triunfo de la guerra de independencia, Figueredo renunció a su puesto en la alcaldía de West Tampa el 12 de enero de 1899 y regresó a Cuba donde ocupó altísimos puestos en varios gobiernos.

Leonardo Word, gobernador de Cuba durante la primera intervención militar estadounidense, lo escogió para Secretario de Estado y Gobernación. El primer presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma, lo nombró en 1902 Director General de Comunicaciones y dos años después Intendente General de la República. Charles E. Magno, gobernador de Cuba, durante la segunda intervención de Estados Unidos, lo nombró Tesorero General de la República cargo que ocupó por unos 15 años. A pesar de estos puestos importantes murió pobre sin mancha de peculado conservando su gran reputación de honestidad. Participó en la Academia de la Historia de Cuba y aparte de la Revolución de Yara escribió los siguientes libros: La Toma de Bayazo publicada en Tampa en 1894 y biografías de edro (Perucho) Figueredo y del General José Miró Argentes. Murió en su casa del Vedado el 13 de abril de 1929.

Néstor Carbonell publicó un trabajo llamado Elogio del Coronel Fernando Figueredo Socarrás en 1935 donde dice que Figueredo due “el compañero de Céspedes en los primeros días de la estupenda década; de Maceo, cuando la protesta de Baraguá y de Martí cuando la organización del Partido Revolucionario Cubano. Fue un hombre útil y bueno en alto grado, leal al deber y al honor a la familia y a la patria…”Fernando Figuerdo Socarrás fue un gran patriota camagüeyano que no sólo participó en las guerras de independencia de Cuba y en gobiernos de la República sino también contribuyó al mejoramiento de Cayo Hueso y West Tampa y a la Florida en general. Sus descendientes hoy en día viven en Miami.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.
Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.
He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012).

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator