Friday, April 19, 2013

Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (por Frank de Varona)

Nota del blog: A partir del pasado viernes Frank de Varona comenzó a colaborar con una columna cada semana en el blog Gaspar, El Lugareño.

Inició la sección con una serie dedicada a celebrar los 500 años de "La Florida". Los textos de la serie pertenecen a su ensayo Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario.

Estatua de Juan Ponce de León
Bayside, Miami
--------------------------------------------
Juan Ponce de León


por Frank de Varona

Juan Ponce de León nació en la pequeña ciudad de Santervás de Campos, provincia de Valladolid en España en 1474. Descendía de una familia distinguida y noble y fue paje en la corte del rey Fernando el Católico. A una temprana edad combatió y participó en la conquista del reino musulmán de Granada. 

A los 19 años de edad se unió al segundo viaje del Gran Almirante Cristóbal Colón a las Américas en 1493 junto a 1200 colonos, marineros y soldados. La flota de Colón visitó numerosas islas en el Caribe y ancló en la costa de una bella isla que los taínos llamaban Borinquen y más adelante los españoles la bautizaron con el nombre de Puerto Rico. Ponce de León se estableció en la isla La Española, que hoy conocemos como Haití y República Dominicana.

En 1504, Ponce de León derrotó una rebelión de indígenas en Jigüey o Higüey y el gobernador de La Española, Nicolás de Ovando, lo recompensó nombrándolo gobernador de la nueva provincia y otorgándole la villa de Salvaleón cerca de la isla la Mona. Ovando le otorgó una encomienda con indígenas y en poco tiempo Ponce de León se hizo rico. Creó una finca de ganado y cultivos. Ponce de León se casó con Leonora y tuvieron tres hijas, Juana, Isabel y María, y un hijo, Luis. Construyó una enorme casa de piedra para su familia, la cual todavía existe hoy en día cerca de la ciudad de Salvaleón de Higüey.

En 1508, el rey Fernando de Aragón autorizó a Ponce de León a que dirigiera una expedición a Puerto Rico. Ponce partió de la isla la Mona con unos 50 hombres en un barco y desembarcó el 12 de julio de 1508 cerca de la actual ciudad de San Juan. Ponce encontró oro y creó el primer asentamiento en Puerto Rico llamado Caparra. Al año siguiente fue nombrado gobernador de Puerto Rico. En 1512, el hijo mayor de Cristóbal Colón, Diego Colón, quien era gobernador y virrey de La Española, lo destituyó.

Ponce de León regresó España y consiguió que el rey Fernando lo autorizara a explorar las islas de Bímini. En aquel tiempo se pensaba que al noroeste de Puerto Rico se encontraba un grupo de islas que se les daba este nombre. Ponce firmó unas capitulaciones o contrato con el rey en febrero de 1512 donde fue nombrado adelantado y gobernador de por vida de tierras que él descubriera pero tenía que financiar todos los gastos de la exploración y los asentamientos. 

El 3 de marzo de 1513 Juan Ponce de León equipó un bergantín, una carabela y un galeón con una tripulación de aproximadamente 200 personas que incluía a dos mujeres, Beatriz y Juana Jiménez, y a dos negros libres, Juan Garrido y Juan González. Sus tres pequeños barcos se llamaban Santiago, San Cristóbal y Santa María de la Consolación. Ponce de León contrató a uno de los mejores pilotos españoles de esa época, Antonio de Alaminos. La pequeña flota zarpó de Puerto Rico y navegando hacia el noroeste pasó por numerosas islas de las Bahamas, incluyendo San Salvador o Guananí, donde el almirante Cristóbal Colón había desembarcado el 12 de octubre de 1492. 

La aventura de España en un nuevo mundo descubierto en el continente de los Estados Unidos comenzó el 27 de marzo de 1513 cuando Juan Ponce de León vio la costa de esta península. El 2 de abril, que era Domingo de Pascuas de Resurrección, los españoles desembarcaron al sur de Cabo Cañaveral, probablemente en Melbourne Beach. Ponce de León tomó posesión del territorio a nombre de España. El adelantado pensó que había descubierto una isla y la bautizó con el nombre Pascua Florida en honor a la festividad religiosa en España o por las bellas flores, árboles y hermosa vegetación que encontró en estas tierras. Ponce elevó una oración a Dios Nuestro Señor por su descubrimiento y exclamó: “gracias el Todopoderoso que me ha permitido que pueda haber algo nuevo”. Como no había sacerdote no se pudo celebrar la Santa misa. 

Antes de llegar a La Florida descubrieron la Corriente del Golfo, que sería de suma importancia para la navegación de las flotas de Indias. Después de desembarcar y estar seis días explorando el nuevo territorio, Ponce zarpó con su pequeña flota el 8 de abril. Continuaron navegando hacia el sur a lo largo de la costa este de la península y desembarcaron no muy lejos de Melbourne Beach. Su primer contacto con los nativos de nuestro estado, los indios Ais, fue violento. Probablemente los indios de la península se acordaban de las expediciones españolas que venían a capturarlos para esclavizarlos antes de la llegada de Ponce de León. Los tres barcos continuaron navegando hacia el sur hasta llegar frente a las costas del presente Miami. Ponce dijo “llegué a Chequesca”, nombre de los indios tequestas que habitaban esta zona. Los expedicionarios desembarcaron para obtener agua en una isla a la que llamaron Santa Marta, que hoy en día se conoce como Key Biscayne.

Siguieron rumbo sur y llegaron a los cayos de La Florida. Desde los barcos las rocas de los cayos les parecían que eran hombres que sufrían y por eso el adelantado le llamó a estos cayos Los Mártires. Al cruzar por el último cayo continuaron navegaron hacia el norte por la costa oeste de la península hasta el área de Charlotte Bay, que llamaron la Bahía de Ponce de León. 

Los exploradores desembarcaron para conseguir agua y reparar sus barcos. Los indios calusas se acercaron a los españoles con el deseo de intercambiar productos pero pronto se volvieron hostiles y comenzaron a pelear. Hubo bajas de ambos lados y los españoles capturaron a ocho indios. El 4 de junio los indios atacaron en canoas a la pequeña flota española cerca de la isla de Sanibel. Diez días después levaron anclas. El 21 de junio la pequeña flota llegó a una isla donde encontraron muchas tortugas, a la cual Ponce nombró Tortuga, conocida hoy en día como Dry Tortugas. En esa pequeña isla obtuvieron provisiones y capturaron 160 tortugas.

Juan Ponce de León regresó a Puerto Rico el 19 de octubre de 1513 después de una ausencia de casi ocho meses. A su llegada Ponce encontró que indios caribes, los más fieros de todos los indígenas, habían atacado el asentamiento de Caparra. Los indios caribes mataron a varios españoles y destruyeron su casa. Por suerte, su familia pudo escapar con vida.

Aunque a Ponce de León se le ha dado crédito como descubridor de La Florida, probablemente no fue el primer español en llegar a la península. Colonizadores de la isla La Española frecuentemente venían a las Bahamas y a La Florida en busca de indios para esclavizarlos. Es por eso que los indios de La Florida lucharon duramente contra los españoles. Posteriormente, España realizó un increíble y enorme esfuerzo para conquistar La Florida y también para pacificar, evangelizar y educar a los indios por medio de la gran labor de sus misioneros dominicos, jesuitas y franciscanos.

Muchas personas actualmente creen que Juan Ponce de León vino a nuestra península en busca de la fuente de la juventud. Sin embargo, la mayoría de los historiadores han descartado esta historia como una leyenda o un mito. En las capitulaciones que firmó Ponce con el rey Fernando no existe mención alguna sobre la fuente de la juventud. Tampoco existe ninguna evidencia histórica que indique que Ponce sabía de la existencia de una fuente milagrosa y mucho menos que arriesgó su vida y fortuna con el fin de encontrarla. El responsable de esta leyenda fue Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, autor del libro Historia general y natural de las Indias publicado en 1535. Oviedo fue el que escribió que Ponce de León vino en busca de la fuente de la juventud, una fuente que muchos indios estaban convencidos que existía. Otro historiador, quien copió gran parte del libro de Oviedo, volvió a repetir la historia de la fuente de la juventud y la búsqueda de ella por Ponce. Este historiador fue Antonio de Herrera y Tordesillas que escribió Historia general de los hechos de los Castellanos en 1615. Juan Ponce de León, al igual que otros conquistadores, vino en busca de oro, riquezas, honores y fama.

Ponce decidió regresar a España y fue recibido con grandes honores por el rey Fernando de Aragón en su corte en Valladolid. El rey lo nombró caballero y le dio el título de adelantado con un escudo de armas, siendo el primer conquistador en recibir estos honores. Firmó una nueva capitulación o contrato con el rey confirmando su derecho a gobernar las islas de La Florida y Bímini. Se lo ordenó que organizara una flota y atacara a los indios caribes que continuaban en guerra contra asentamientos españoles en el Caribe. 

El adelantado y gobernador de La Florida compró tres barcos y levó anclas el 14 de mayo de 1515. Con su pequeña flota, Ponce atacó a los caribes en la isla de Guadalupe y probablemente luchó contra ellos en dos o tres otros lugares. Cuando Ponce se enteró del fallecimiento del rey Fernando en 1516 regresó a España para defender sus derechos y títulos. A su llegada se reunió con el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, el nuevo regente de Castilla, quien confirmó todos sus títulos y derechos.

Durante su estancia en España y su ausencia de La Florida, varios exploradores españoles visitaron la península. Pedro de Salazar en un viaje de 1514 a 1516 vino a La Florida en busca de esclavos. Su antiguo piloto, Antonio de Alaminos, fue contratado por Francisco Hernández de Córdoba en su expedición a la península de Yucatán. Al regreso de esa expedición, Córdoba desembarcó en la bahía de San Carlos (Charlotte Bay) en 1517. Por último, Alonso Álvarez de Pineda exploró la costa del golfo de México en 1519 y descubrió que La Florida no era una isla, como pensaba Ponce, sino una península. También descubrió el delta del río Mississippi al que llamó “Río del Espíritu Santo”.

Después de la muerte de su esposa en España, Juan Ponce contrajo matrimonio con una joven de Sevilla. Antes de partir el rey le ordenó al adelantado: “Trate a los indios lo mejor que pueda. Trate por todos los medios de convertirlos a nuestra Santa Fe Católica”. 

En 1521, el adelantado y primer gobernador de La Florida, Juan Ponce de León, logró regresar a la bahía de Ponce de León, el área actual de Charlotte Bay para comenzar la colonización de La Florida. El adelantado llevó 50 caballos, otros animales domésticos, entre ellos su perro Becerrillo, materiales de construcción, semillas y aperos de labranza. En su expedición le acompañaron 200 marineros, soldados, colonos, campesinos, artesanos y algunos sacerdotes. Al igual que en su primera expedición vinieron mujeres. 

No sabemos por qué Ponce de León escogió el mismo lugar donde estuvo en guerra con los indios calusas ocho años antes. Cuando los colonizadores comenzaron a construir sus viviendas, fueron atacados violentamente por los indios calusas, hiriendo gravemente en el muslo a Ponce de León con una flecha envenenada. Ponce ordenó retirarse a La Habana, Cuba, donde murió poco después de llegar a la edad de 47 años.

El primer gobernador de La Florida estuvo enterrado en la iglesia de San José hasta 1836 cuando sus restos fueron trasladados a la catedral de San Juan Bautista en la ciudad de San Juan, Puerto Rico. Su único hijo, Luis Ponce de León, fue ordenado fraile dominico y vivió en San Juan. Ponce de León fue el primero de muchos otros conquistadores que trataron de colonizar La Florida sin éxito.

La Florida, o sea los Estados Unidos, fue una tierra muy difícil de conquistar para España. Cuando hablamos de La Florida del siglo XVI nos referimos a toda la tierra al este del río Mississippi hasta el océano Atlántico y del estado actual de La Florida hasta Newfoundland en Canadá.

--------------------------------------------
Frank de Varona is an educator, historian, journalist, and internationally known expert on politics, economics, foreign affairs and national security issues. He was born in Cuba and, at the age of 17, he participated on the Bay of Pigs invasion in an effort to eradicate communism in Cuba. After spending two years in prison, he returned to the United States, where he earned three college degrees. He is married and has a daughter and a grandson.

Mr. de Varona had a 36-year career in the Miami-Dade County Public Schools as a social studies teacher, principal, region superintendent, and associate superintendent of instruction. He also was an associate professor of social studies in the College of Education at Florida International Education for seven years. Currently, he is a part-time Adult Education Coordinator in the Miami-Dade County Public Schools.

He has written 20 books and many articles in newspapers and magazines. Among his books are Hispanics in U.S. History Volume 1 and Volume 2 (1989), Hispanic Presence in the United States (1993), Latino Literacy: The Complete Guide to Our Hispanic History and Culture (1996) and Presencia hispana en los Estados Unidos: Quinto Centenario (2013). Mr. de Varona is the only Hispanic in the nation who has written three books in Spanish about Barack Obama: ¿Obama o McCain? (2008), El verdadero Obama (2010) and ¿Obama o Romney? (2012). 

No comments:

Gaspar, El Lugareño Headline Animator